BUSCAR en este Blog

viernes, 16 de diciembre de 2016

La "Corrección Política" y la Censura



     Se publicó en Mayo pasado en el sitio katehon.com el siguiente interesante artículo de Bobana Andjelković que examina el fenómeno, que se da especialmente en Estados Unidos, de la así llamada "corrección política", de sus antecedentes y sus implicaciones, y de cómo no es sino un disfraz para ejercer la censura de expresión. También encontramos el mismo artículo en una redacción (o traducción) previa, de Agosto de 2015, por lo cual lo tradujimos del sitio mencionado incorporando algunas palabras y frases de la redacción original.


La FALSEDAD de la "CORRECCIÓN POLÍTICA"
y la CENSURA DISFRAZADA
por Bobana M. Anđjelković
1º de Agosto de 2015




LA FALSEDAD

     Hay diferentes definiciones y enfoques en cuanto a qué es la verdad. Desde las antiguas filosofías del Lejano Oriente hasta las filosofías analíticas, combinadas con la cibernética de los siglos XX y XXI, todas ellas tienen fundamentos, argumentos e hipótesis que pueden ser debatidas. Todas ellas pueden ser aceptadas o no, pero la mayoría de ellas tienen fundamentos firmes y coherentes. Aquellos a quienes les gustan las relativizaciones, lo cual es el pasatiempo favorito de los filósofos populares superficiales y contemporáneos, usarían indebidamente el hecho de que persisten diversas aproximaciones a la cuestión de la verdad, y concluyen que el concepto de "verdad" depende del punto de vista del sujeto, o incluso cuestionan por qué la verdad es importante en un caso y contexto específicos.

     Al final del día, lo importante es ser capaz de dejar de lado las visiones vulgares de esos ignorantes, a los que les gustaría devaluar siglos de pensamiento humano. A través de los siglos ha habido genuinos esfuerzos para desarrollar diversos puntos de vista y perspectivas que abarcan el rango de distintos conceptos humanos, que son comprensibles y que tienen sólidos fundamentos, y que pueden ser tratados como valores generalmente aceptados. Uno puede aceptarlos o no, pero la sinceridad de sus orígenes está por encima del reproche: ellas no se derivaron de motivos oportunistas personales.

     Siempre que uno pueda argumentar alguna opinión o tesis basada en argumentos coherentes, compartirla con otros y estar preparado para entrar en una discusión, tanto si está de acuerdo con la presuposición o no, tanto si hay o no una oposición firme desde el otro lado, está garantizado, a pesar de todo, pensar, debatir, concluír, cambiar de opinión, posición o enfoque filosófico. Es importante para los seres humanos desarrollarse, evolucionar, obtener conocimiento y desarrollar nuevas y mejores ideas que las que se tenían previamente. Todo esto es distinto de la incoherente relativización, que forma el núcleo de la falsedad de la Corrección Política.

     ¿Por qué la relativización es un peligroso callejón sin salida evolutivo en el curso tanto del desarrollo personal como civilizacional?. ¿Qué se quiere decir, en el contexto contemporáneo, cuando se hace la afirmación declarativa restrictiva del discurso: "Eso podría ser de ese modo para ti, pero para mí, es simplemente de otro"?. Lo que está faltando aquí es la comprensión de lo que significa llegar a ser personalmente libre, aprender, cambiar para mejor, aceptar los propios éxitos y caídas, pensar y repensar, reconocer y seguir valores humanos generales y valores de conceptos generales en la vida, los cuales, si se pierden, dan origen a diversas conmociones y malentendidos, desde los interpersonales a los grupales, e incluso a distubios estatales o inter-estatales.

     ¿Qué tiene que ver esta relativización con la Corrección Política? La introducción de la corrección política como una valiosa contribución a la lucha por la libertad es un absoluto disparate, inaceptable para la Humanidad, y es absolutamente involucionante del nivel del discurso. La corrección política sólo puede ser útil para aquellos que tienen la intención de esclavizar la mente humana, de socavar los modos de pensamiento y de vida naturalmente adquiridos, e imponer algunos otros en su lugar.

     La corrección política es también útil para propósitos específicos tanto pequeños como grandes, como la creación de argumentos retóricos para ganar una discusión, manipular a alguien, o incluso obtener poder político en un periodo muy corto de tiempo. Ésta son las razones de por qué los que proponen este modelo necesitan relativizaciones, porque en lugar de un sistema coherente de valores existe sólo uno superficial, uno basado en una incapacidad de proyectar sus intereses a largo plazo más allá de sus necesidades inmediatas o derivadas del ego, cínicamente disfrazadas como una preocupación genuina por los demás. Ellos encuentran que es concluyentemente más seguro relativizarlo todo y dedicarse al oportunismo, o incluso ir más allá del oportunismo y establecer el utilitarismo como una conducta ética estándar. Es importante mencionar aquí que la alianza del utilitarismo con los débiles no está ni siquiera basada en la tradición de Maquiavelo.

     La corrección política no está relacionada con el desarrollo o el progreso humano; es en realidad antinatural, y llega con el desarrollo de un lenguaje específico o jerga. La corrección política es un valor impuesto, logrado exclusivamente dando dinero a aquellos que la promueven, lo que los habilita para imponer esos sospechosos valores, para hacer que la Humanidad se distraiga del desarrollo natural (del cual nadie puede pasar por encima), para favorecer a ciertos grupos y oprimir a otros, y para finalmente atomizar y separar a las personas unas de otras. Pero al mismo tiempo debe ser creada la apariencia de que hay en algún lugar una lucha por preocuparse de los otros, por la igualdad, la fraternidad y todas las demás palabras políticamente cargadas que de hecho perdieron sus valiosos significados en el proceso de la destrucción del lenguaje.

     Explorar algunos ejemplos concretos en su encarnación contemporánea nos permitirá arrojar un poco de luz sobre el asunto. Si la gente negra se refiere a sí misma en sus conversaciones entre ellos como "nigger", mientras bromean o cuando son afectuosos entre sí, ¿por qué no es políticamente correcto que todos los demás llamen a las personas negras como "nigger"? El tema de la "gordura avergonzante" versus la "aceptación de la gordura" es uno de los nuevos horizontes que surgen de la ideología social de la "corrección política". Cuando una persona está gorda, ¿por qué no es políticamente correcto decirle que está gorda y tratar de ayudarla? La obesidad es una cuestión de salud y no un asunto de "aceptación". El otro nuevo tema se relaciona con los minusválidos. Si alguien no puede caminar y está en silla de ruedas, ¿por qué ya no es políticamente correcto denominar a esa gente como físicamente discapacitados sino que se impone que "ellos tienen necesidades especiales" o que son gente "capacitada de manera diferente"?. ¿No es este neologismo quizá más abusivo aún? En lo que los psicólogos generalmente concuerdan sobre esto es que lo que esa gente necesita es ser tratada de manera tan normal como sea posible, como adultos con capacidad, y no hacer de ellos algo especial de ninguna manera. Eso es lo que ellos piden de los otros seres humanos.

     Estos ejemplos son ilustrativos de la hipocresía y la falsedad de la corrección política. Aparte de su falsedad, está el hecho de que la presión hecha por aquellos que hacen lobby a favor de la corrección política es peor que la censura tradicional, o incluso que la propaganda racista, y sus efectos son peores que cualquier tipo de insulto que pueda ser lanzado.


CENSURA DISFRAZADA

     También es necesario abordar el verdadero origen histórico de la corrección política. Data de los debates y discusiones políticas entre los extremistas políticos, de su jerga y su política, como una sustitución hecha por una falsa actividad democrática. Comenzó como un producto del estalinismo en el Partido Comunista, y se trataba de un eufemismo usado contra aquellos que cruzaban la línea permitida del pensamiento ideológico. Continuó en los falsos debates políticos democráticos en Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial, donde llegó a ser más que obvio que la prosecución de esa agenda no tenía nada que ver con el logro social. El objetivo declarado era que las personas debían tratarse normalmente unas a otras con igualdad, sin importar qué diferencias existieran entre ellas. Pero el resultado deseado, a pesar de ello, está más relacionado con la locura política, el extremismo disfrazado, el utilitarismo y quizá incluso con individuos o grupos que la promueven seriamente perturbados psicológicamente.

     Si el término "corrección política" se origina en la ortodoxia estalinista de la URSS, y en las orquestadas campañas sociales, políticas y mediáticas en Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial, a fin de ayudar a transferir poder desde las instituciones gubernamentales oficiales a instituciones no-gubernamentales no oficiales, ¿cómo llegó a ocurrir que la corrección política pueda ser vista creíblemente como una preocupación genuina por la libertad y la igualdad? Es más una máscara para la censura no oficial o, más precisamente, un intento de controlar a los miembros de la sociedad en una manera disfrazada a través del lenguaje cotidiano, con el objetivo de modelar las mentes evitando ser rígido y abiertamente controlador. Ella intenta tomar la apariencia de una fuerte lucha por la libertad de cada individuo en la Tierra, sin importar cuáles sean las opiniones políticas, religiosas, sexuales o de cualquier otro tipo de cualquier individuo, pero también significa que grupos o individuos despreciables pueden reclamar el derecho a existir y a actuar abiertamente.

     A medida que pasa el tiempo y que la corrección política está siendo impuesta obligatoriamente a los individuos, parece que algo está terriblemente equivocado. Diversos grupos minoritarios comenzaron a promoverse agresivamente entre la mayoría, lo cual es un ejemplo muy ilustrativo de cómo funciona todo el mundo. Actúan como si nunca antes hubiera existido gente homosexual, como si nunca antes hubieran existido religiones alternativas,  como si nunca antes hubieran existido actitudes políticas extrañas, y como si las mujeres hubieran estado encadenadas en mazmorras durante siglos.

     En la época en que hombres prácticamente desnudos deambulan por las calles de Estocolmo en Suecia, con vestimentas sadomasoquistas, con niños de kindergarten llorosos y confundidos que son llevados a caminar junto con ellos, algunos otros grupos están llamando a la prohibición de algunos libros o a legalizar las relaciones sexuales con animales, para no mencionar especialmente las prácticas pedófilas de los grupos más distinguidos que están en el poder. ¿Dönde está lo políticamente correcto en eso?.

     En la época en que el público general en Estados Unidos está obsesionado con una celebridad que cambia su género, y cuando la brutalidad policial alcanza serios niveles de enfermedad social, pero las obras de Mark Twain, en realidad críticas del racismo real, son censuradas a causa del uso correcto de la palabra "nigger", a la mayoría de la gente, que todavía tiene algún tipo de moralidad y valores de vida, como la empatía y el sentido común, no se les pregunta si ellos aprueban o están de acuerdo. Mientras se aprueban experimentos de cambio de género sobre la gente, los otros humanos en Estados Unidos comen comida basura, y se parecen cada vez más a personajes ficticios como el obeso Jabba el Hutt de Star Wars, que a seres humanos, lo cual también puede ser considerado como un experimento realizado en humanos vivos. ¿Qué es lo políticamente correcto en todo eso?.

     En una época en que parece que sólo la corrección política protege a cada uno, y en que se exige libertad para cada uno, la comunidad internacional permite que Israel asesine al pueblo palestino en el territorio del Estado de Palestina, tanto en Cisjordania como en la Franja de Gaza. A Israel se le permite que no levante el asedio de Gaza, a Israel se le permite usar campañas mediáticas de falsa bandera, y operaciones militares de falsa bandera para comenzar ignominiosas guerras y matanzas en el ocupado Estado de Palestina. Israel lleva a vivir ciudadanos extranjeros, judíos y conversos, colonos ilegales que ni siquiera hablan hebreo, fanáticos religiosos de Derecha desde todas partes del mundo, a la tierra de otro pueblo y a actuar como ciudadanos israelíes, pero al pueblo autóctono del Estado de Palestina no se le permite vivir allí libremente, en sus propiedades privadas o estatales, sino que son expulsados y se les rechaza el derecho al retorno, y todo eso bajo la mirada de la comunidad internacional.

     Israel destruye la cultura de los beduinos incluso después de ser advertido por la comunidad internacional. Los asentamientos que Israel construye en suelo palestino son ilegales de acuerdo al derecho internacional. Israel por lo general usa las conversaciones de paz para distraer la atención de la construcción de más asentamientos ilegales mientras las conversaciones se están efectuando, pero cada vez que eso es denunciado como una vergonzosa violencia hacia el Estado de Palestina y sus ciudadanos, Israel invoca el argumento del anti-judaísmo y el "Holocausto". ¿Qué es lo políticamente correcto en ese falso argumento?.

     ¿Son el "Holocausto" y el anti-judaísmo los únicos argumentos, falsos por cierto, que Israel es capaz de plantear para justificar sus crímenes durante 70 años? Han pasado 70 años desde el fin del "Holocausto", y casi un siglo desde el comienzo de la ocupación abierta y apoyada y de la violencia desmedida hacia el Estado de Palestina y sus ciudadanos en su propio suelo. El deporte favorito de los soldados israelíes en años recientes es asesinar a niños palestinos. A las fuerzas israelíes de ocupación también se les permite entrar en lugares religiosos islámicos y cristianos con armamento pesado. ¿Qué es lo políticamente correcto en eso?.

     Tribus indígenas africanas son destruídas y, de nuevo, es usado el falso argumento como cobertura: la preocupación humanitaria por la gente. Los recursos naturales son robados, los modos de vida de la gente son cambiados a viva fuerza bajo el falso argumento de cuidar de ella. Los gobiernos son cambiados por la fuerza, se imponen los estándares de una sociedad foránea, se provocan guerras civiles, y la gente es dejada muriéndose de hambre. Lo mismo les sucedió a los aborígenes en Australia, a las tribus nativas en Norte y Sudamérica, y a algunas tribus y naciones en partes de Asia.

     Afortunadamente, hay todavía partes del mundo que están sanas todavía. Ellas han conseguido mantener con vida sus grupos humanos y sus culturas, tanto como les ha sido posible en la época de la furia de la alianza mundial de ignorantes, superfluos y cobardes, cuyos únicos valores radican en las grandes sumas de dinero, el sangriento dinero extranjero, en su mayoría originado en el así llamado mundo desarrollado. ¿Qué es lo políticamente correcto en eso?.

     Durante las últimas décadas la comunidad internacional ha estado produciendo una nueva zona de guerra silenciosa en los Balcanes, mediante fragmentaciones y divisiones, mediante guerras civiles y el bombardeo de la OTAN, con la ayuda de políticos locales sobornados, cuyos puntos de vista políticos varían desde el nacionalismo extremo hasta el destructivo capitalismo del Salvaje Oeste, dependiendo de qué les fuera ordenado ser por sus grandes jefes del así llamado mundo desarrollado. ¿Qué es lo políticamente correcto en eso?.

     ¿Cuál es el propósito de la UNESCO si Bagdad, Trípoli, Damasco, Kabul y otros antiguos lugares de desarrollo y herencia cultural están en ruinas?. ¿Cuál es el propósito de la ONU si Estados Unidos lidera guerras delegadas o directas por todo el mundo?. ¿Cuál es el propósito de las misiones de paz internacional de la ONU si ellas no pueden actuar de acuerdo al derecho internacional y mantener la paz?. ¿Cuál es el propósito de cualquier servicio policial estatal si está militarizado y es más un peligro que una protección para los contribuyentes que pagan sus salarios? Y, ¿qué es lo políticamente correcto en todo eso?.

     Pero, incluso si los países del así llamado mundo desarrollado hacen posible, bajo cualquier falso argumento, aniquilar culturas materiales que fueron el suelo fértil del desarrollo para muchas otras culturas, o robar artefactos de aquellos destruídos países y llevarlos a los museos del mundo desarrollado, no es posible, a pesar de todo, eliminar a la gente sana y el sentido común. A éstos, por lo tanto, se los elimina mediante la manipulación y por medio de la implementación de herramientas para construír dobles estándares y disolviendo la conciencia humana natural. Pero más pronto o más tarde, el sentido común aparecerá de nuevo, porque es una característica natural. Cuando a la Naturaleza se le impide existir a través de sus mecanismos regulares, ella encuentra algún otro modo de combatir la enfermedad, porque la Naturaleza es un mecanismo que se auto-regula, el cual las nuevas ciencias aplicadas tratan de copiar con sus maquinarias pero fracasan en ello, produciendo quimeras.

     Hay muchos ejemplos de dobles estándares éticos en estos días: personas que trabajan para la industria militar pero que en su tiempo libre son activistas por la libertad; gente que trabaja para la industria farmacéutica, que vende lo que equivale a veneno, pero que luego lucha en favor de alimentos orgánicos y saludables en su tiempo libre; gente dedicada a deportes competitivos pero que asegura sus propias victorias mediante el dopaje; gente que vive en la Naturaleza pero tala árboles sin plantar otros; falsos artistas que crean mediante el ensamblaje de obras de otros artistas reconocidos (estilo "copiar y pegar" disfrazado) y que luego presentan aquello como algo propio.

     La corrección política está apoyada por funcionarios con poder judicial que hacen mal uso del sistema judicial, por grupos armados cuyo poder se basa en ser máquinas de matar, y por científicos que emplean su experiencia para fines nefastos.

     Otra importante herramienta de censura disfrazada es la publicidad que usa un falso arte. La industria de la publicidad es una industria de falsos valores, que produce una degradación de la capacidad cognitiva (producción de estupidez) entre sus consumidores y crea dobles estándares para encubrir el mal uso de las plataformas judiciales, militares y científicas. Los falsos artistas que trabajan para las deplorables compañías publicitarias no son lo suficientemente buenos para ser reconocidos como artistas genuinos y creativos de algún tipo, de modo que la publicidad es su manera de mostrarse y de ser reconocidos. Los dueños del dinero saben eso, porque ellos también son individuos débiles que necesitan la maquinaria de la propaganda para conseguir reconocimiento y fama, de manera personal o pública, a fin de llenar llenar el vacío de que están hechos.

     Así es cómo ellos forman una alianza de los débiles, frustrados e ignorantes, con el fin de hacerse a sí mismos importantes y usar en maneras despreciables el poder obtenido, y luego lo presentan todo como si fuese otra cosa. Ellos disuelven los verdaderos valores e imponen otros falsos, disfrazados en el avisaje de diversos productos y servicios, produciendo mundos de una falsa felicidad mediante una guerra relámpago de manipulación audiovisual. Desde la perspectiva del uso del lenguaje, aunque ellos son políticamente correctos, al mismo tiempo son analfabetos. El contenido superficial y estúpido de cualquier clase de anuncios comerciales está en completa consonancia con la falsedad y la censura disfrazada de la corrección política.

     El objetivo es el mismo: la implementación de una idiocracia [gobierno de los idiotas]. La publicidad comercial es un buen ejemplo metafórico de cómo funciona la corrección política: la actividad de gente idiota de mente estrecha a la que se le paga para que produzca más idiotas. Ella brilla engañosamente a través de frases de un lenguaje sin sentido, usualmente en contradicción con el contenido de las imágenes, a fin de realizar trucos sobre la mente, seguido de mega-éxitos de la industria musical, presentados como algo significativo y más grande que la vida. Todo eso está destinado a atraer a los individuos, para que éstos se sientan especiales y grandes, mientras que su verdadero objetivo es provocar el temor de que uno nunca consiga la grandeza vista en el anuncio comercial; eso puede destruír al mismo individuo de manera física, mental, emocional o moral. Esto es especialmente así si se trata de individuos inestables, llenos de tensiones o que carecen de integridad.

     La publicidad está destinada a disolver la estructura humana de los valores, desarrollada por humanos sanos e inteligentes en su entorno natural y socio-natural, a fin de robotizar y devaluar la vida humana, y para imponer estándares de vida inestables, falsificados, fácilmente remplazables e inhumanos, los cuales sería cambiados en la medida en que cambian las necesidades oportunistas de la alianza de los cobardes, asistidos por aquellos que permitieron ser poseídos y manejados por un temor atractivamente envuelto y políticamente correcto.




No hay comentarios:

Publicar un comentario