BUSCAR en este Blog

jueves, 10 de noviembre de 2016

Donald Trump y la Crisis Venidera



    El señor Donald Trump, flamante Presidente electo estadounidense, permanecerá en la Historia como un ejemplo principal de un masivo ataque y hostigamiento de parte de todo el corrupto Establishment, el Gobierno y los arteros, cobardes y mentirosos medios de comunicación, y hasta de su propio partido, dirigidos por la deshonestidad institucionalizada y mediante el genocida marxismo cultural, evidente hasta última hora, con el fin de impedir su elevación al máximo cargo de dicha nación y para mantener los beneficios del poder, que al parecer no son más que los del dinero. Desde aquí saludamos su victoria contra todos los obstáculos y a favor de su pueblo que lo eligió. Hace veinte días The Saker, un analista político ruso que vive en Estados Unidos, publicó en el sitio unz.com el siguiente artículo que presentamos en castellano, quien, ante la eventualidad de que llegase Trump a ser electo, plantea algunas sugerencias que quizá debiese acoger éste para el éxito del esfuerzo que ha propuesto llevar a cabo. Hemos incluído además un breve análisis publicado ayer por el comentarista Paul Craig Roberts con respecto a Trump.

Trump Debería Seguir el Ejemplo de Putin
en la Crisis Venidera
por The Saker
22 de Octubre de 2016



     Haber mirado el último debate presidencial [entre Donald Trump y la criminal, 19 de Octubre] fue una experiencia bastante deprimente. Creo que Trump lo hizo bastante bien, pero ése no es realmente el punto aquí. El punto es el siguiente: no importa quién gane, una crisis aguda es inevitable.

     Opción uno: Hillary gana. Ella es Obama en esteroides, sólo que peor. Recuerde que Obama mismo era Dubya [el apodo de George W. C. Bush], sólo que peor. Por supuesto, Dubya era sólo [Bill] Clinton, sólo que peor. Ahora el círculo está cerrado. Volvamos a la Clinton. Excepto esta última vez, tenemos a una mujer que es profundamente insegura, que fracasó en cada cosa que intentó hacer, y que ahora tiene un registro de tres décadas de desastres y fracasos. Incluso cuando ella no tenía ninguna autoridad para comenzar una guerra, comenzó una (le dijo a Bill que bombardeara a los servios [Marzo-Junio de 1999]). Ahora ella tiene aquella autoridad. Y ahora ella tuvo que estar de pie allí, delante de millones de personas, y oír que Trump le decía: "Putin fue más listo que tú en todo momento" (¿vio usted su cara congelada cuando él dijo eso?) .

     Trump tiene razón: Putin realmente fue más listo que ella y que Obama en cada etapa. El problema es que ahora, después de tener un Presidente (Obama) con un complejo de inferioridad hacia Putin, tendremos a una Presidente con el mismo complejo de inferioridad y con una determinación mórbida de imponer una zona de no-vuelo sobre las fuerzas rusas en Siria. Mirando a Hillary, con su feo pelo corto y sus ridículos pantalones, pensé dentro de mí: "Ésta es una mujer que está tratando con fuerza de demostrar que ella es en todo tan ruda como cualquier hombre", excepto por supuesto que ella no lo es. Su registro también la muestra como débil, cobarde y con un sentido de total impunidad. Y ahora, ¿aquella malvada lunática mesiánica [1] con un profundamente arraigado complejo de inferioridad va a convertirse en la Comandante en Jefe? ¡Que Dios nos ayude a todos nosotros!.

[1] http://thesaker.is/the-messianic-lunatic-in-her-own-words/

      Opción dos: Trump gana. Problema: él estará completamente solo. Los neocons tienen el control total —repito: total— del Congreso, los medios de comunicación, la banca y las finanzas, y los tribunales. De Clinton a Clinton ellos se han infiltrado profundamente en el Pentágono, en el Departamento de Estado (Foggy Bottom), y en las agencias de tres letras [FBI, CIA, IRS, DHS, etc... ]. La Reserva Federal es su bastión. ¿Cómo demonios tratará Trump con esos rabiosos radicales neocons? Considere la cruel campaña de odio que todas esas "personalidades" (desde actores a políticos y reporteros) han desatado contra Trump. Ellos han quemado sus puentes; ellos saben que lo perderán todo si Trump gana (y, si él resulta ser alguien fácil de derrotar, su elección no hará ninguna diferencia de todos modos).

     Los neocons no tienen nada que perder y lucharán hasta el final. ¿Qué probablemente podría hacer Trump para conseguir hacer algo si él está rodeado por neocons y sus agentes de influencia?: ¿hacer entrar a un equipo completamente diferente?; ¿cómo va él a examinarlos? Su primera opción fue tomar a Michael Pence como Vicepresidente: un desastre (él ya está saboteando a Trump en cuanto a Siria y sobre el resultado de la elecciones). Temo escuchar a quién designará Trump como Jefe de Gabinete de la Casa Blanca ya que temo que sólo para apaciguar a los neocons él designe a alguna nueva versión del infame Rahm Emanuel... Y si Trump demostrara que él tiene a la vez principios y coraje, los neocons siempre pueden darle un tratamiento tipo Dallas [alusión al asesinato de J. F. Kennedy] y sustituírlo por Pence, ¡y ya está!.

      Veo sólo una salida:

El (Imperfecto) Modelo de Putin

     Cuando Putin subió al poder, él heredó un Kremlin igualmente tan corrupto e infestado de traidores como lo está la Casa Blanca hoy en día. En cuanto a Rusia, ella estaba en gran parte en la misma forma lamentable que la Ucrania de hoy. Rusia también estaba dirigida por banqueros y marionetas anglo-sionistas, y la mayor parte de los rusos llevaba vidas miserables. La gran diferencia es que, a diferencia de lo que está pasando con Trump, la versión rusa de los neocons estadounidenses nunca vio el peligro llegando de parte de Putin. Él fue seleccionado por las élites dirigentes como representante de los servicios de seguridad para que sirviera junto con un representante del gran dinero corporativo, Dmitri Medvédev.

     Aquélla fue una solución de compromiso entre las dos únicas partes de la sociedad rusa que todavía funcionaban: los servicios de seguridad y dinero del petróleo y del gas. Putin parecía un pequeño burócrata en un traje que no le ajustaba, un pequeño tipo tímido y algo torpe que no representaría ninguna amenaza, dirigiendo Rusia, para los poderosos oligarcas del grupo de los semibankirshchina (los Siete Banqueros) [2]; salvo que él resultó ser uno de los más formidables gobernantes en la historia de Rusia.

[2] https://en.wikipedia.org/wiki/Semibankirschina

     Lo siguiente es lo que Putin hizo tan pronto como llegó al poder:

—Primero, él restableció la credibilidad del Kremlin con las fuerzas armadas y los servicios de seguridad aplastando rápida y efectivamente la insurrección wahabita en Chechenia. Eso estableció su credibilidad personal ante la gente en la que él tendría que confiar para tratar con los oligarcas.

—Segundo, él usó el hecho de que cada uno, cada hombre de negocios y corporación en Rusia, de una u otra manera violó la ley durante los años '90, aunque sólo fuera porque realmente no había ninguna ley. En vez de tomar duras medidas contra gente como Berezovski o Khodorkovski por sus actividades políticas, él los aplastó con (esto es absolutamente verdadero) acusaciones de corrupción. De manera crucial, él hizo aquello de manera muy pública, enviando un claro mensaje al otro archi-enemigo: los medios de comunicación.

—Tercero: Contrariamente a las alucinaciones de las agencias occidentales de derechos humanos y liberales rusos, Putin nunca reprimió directamente ningún disenso, ni tomó medidas enérgicas contra los medios de comunicación ni, menos aún, ordenó el asesinato de nadie. Él hizo algo mucho más inteligente. Recuerde que los periodistas modernos son antes que nada press-titutas, ¿verdad? Al tomar despiadadamente medidas enérgicas contra los oligarcas, Putin privó a las press-titutas de su fuente de ingresos y apoyo político. Algunos emigraron a Ucrania, otros simplemente dimitieron, y unos cuantos fueron dejados en una especie de reservación o zoológico en unas cuantas publicaciones de los medios informativos muy claramente identificables, como Dozhd TV, Ekho Moskvy Radio o el periódico Kommersant. Aquellos que emigraron se hicieron irrelevantes; en cuanto a aquellos que se quedaron en el "zoológico liberal", ellos quedaron inocuos ya que no les quedaba ninguna credibilidad. De forma crucial, todos los demás "recibieron el mensaje". Después de eso, todo lo que se requería era la designación de unos cuantos verdaderos patriotas (como Dmitri Kiselev, Margarita Simonian y otros) en posiciones claves, y cada uno entendió rápidamente que los vientos de la fortuna se habían dado vuelta entonces.

—Cuarto: Una vez que las principales publicaciones de los medios de comunicación fueron llevadas de vuelta a la cordura, no se requirió demasiado tiempo para que los partidos "liberales" (en el sentido ruso, significando a favor de EE.UU.) entraran en una espiral de muerte de la cual ellos nunca se han recuperado. Eso, por su parte, provocó la expulsión de todos los "liberales" desde la Duma [asamblea legislativa rusa], la que ahora tiene sólo cuatro partidos, todos ellos más o menos "patrióticos".

     Ésa es la parte que funcionó.

     Hasta ahora, Putin no ha expulsado a los quintacolumnistas —a los que yo llamo "Integracionistas Atlánticos" (para mayores detalles, incluyendo sus nombres, vea este artículo [3])— del gobierno mismo. Incluso el conocido Alexei Kudrin no fue despedido por Putin sino por Medvédev. Los servicios de seguridad tuvieron éxito en deshacerse finalmente de Anatolii Serdyukov, pero ellos no tenían el poder necesario para ponerlo en la cárcel. Todavía pienso que ocurrirá una purga [4], aunque Alexander Mercouris discrepa de eso. Cualquiera sea el caso, lo que es cierto es que Putin no le ha echado mano a los quintacolumnistas en el sector de la banca y las finanzas, y que ese sector ha sido muy cuidadoso para no darle un pretexto para que tome medidas contra ellos.

[3] http://thesaker.is/putins-biggest-failure/
[4] http://thesaker.is/is-putin-preparing-a-governmental-purge/

     Rusia y Estados Unidos son países muy diferentes, y ninguna receta puede ser simplemente copiada de uno a otro. De todos modos, hay valiosas lecciones del "modelo Putin" para Trump, no siendo la menor de las cuales el que sus enemigos más formidables probablemente están sentados en la Reserva Federal. Un analista ruso, Rostislav Ishchenko, ha sugerido que Trump podría de alguna manera obligar a la Reserva Federal a aumentar las tasas de interés, lo que provocaría una reacción en cadena de bancarrotas de los bancos estadounidenses, lo cual podría ser la única manera de aplastar finalmente a la Reserva Federal y de tomar de nuevo el control de la banca estadounidense. Tal vez. Honestamente, no estoy calificado para tener una opinión sobre eso.

     Lo que es cierto es que por el momento Estados Unidos seguirá pareciéndose a esto:


     Rico en patriotismo barato, y por otra parte, pobre.

     Hillary piensa que ése es un éxito sensacional. Trump piensa que ésa es una desgracia. Yo sostengo que la opción intermedia es realmente muy simple.

     A aquellos que dicen que no puede haber un cisma en las élites anglo-sionistas, les contestaré que el ejemplo de la conspiración para impedir que Dominique Strauss-Kahn se convirtiera en el siguiente Presidente francés [5] muestra que, al igual que las hienas, los líderes anglo-sionistas realmente se vuelven a veces unos contra otros. Eso sucede en todos los regímenes, sin tener en cuenta su ideología política (piense en la SS contra la SA en la Alemania nacionalsocialista, o en trotskistas contra estalinistas en la bolchevique URSS).

[5] https://es.wikipedia.org/wiki/Caso_Strauss-Kahn


De Escobas y Partes del Cuerpo

     León Trotsky solía decir que la Rusia soviética necesitaba ser limpiada de anarquistas y nobles con una "escoba de hierro". Él incluso escribió un artículo en el diario Pravda titulado "Necesitamos una Escoba de Hierro". Otro maníaco genocida, Felix Derzhinskii, fundador de la conocida policía secreta la Cheka, solía decir que un oficial de la policía secreta debía tener "un corazón ardiente, una cabeza fría y manos limpias". Uno buscaría en vano debilidad, o incluso compasión, en gente como ésa. Aquéllos son "creyentes fieles" conducidos por una ideología, sociópatas sin sentido de empatía, gente profundamente mala con un odio genocida contra cualquiera que se interponga en su camino.

     Hillary Clinton y su pandilla de neocons son los sucesores espirituales (y a veces incluso físicos) de los bolcheviques soviéticos, y ellos, al igual que sus antepasados bolcheviques, no vacilarán un segundo en aplastar a sus enemigos. Donald Trump —suponiendo que él es de verdad y que realmente quiere decir lo que dice— tiene que entender eso y hacer lo que Putin hizo: golpear primero y golpear con fuerza. Stalin, a propósito, también hizo exactamente aquello, y durante un tiempo los trotskistas fueron aplastados, pero en los años posteriores a la muerte de Stalin ellos gradualmente volvieron de nuevo sólo para apropiarse del poder otra vez en 1991. Pienso que la gente todavía no sabe si Putin tendrá éxito en remover finalmente a los quintacolumnistas del poder.

     Lo que es cierto es que Rusia es al menos semi-libre del control de esa gente, y que Estados Unidos es su último baluarte ahora mismo. Su odio maníaco contra Trump puede ser en parte explicado por el sentido de peligro que esa gente está sintiendo, siendo amenazados por primera vez en lo que ellos ven como su patria (no quiero decir eso en un sentido patriótico sino más bien de la misma forma en que un parásito siente cariño por "su" anfitrión). Y tal vez ellos tienen alguna buena razón para temer. Yo por cierto esperaría que ellos la tuvieran.

     Estoy más bien entusiasmado por la forma en que Trump manejó la última tentativa de hacer que él se encogiera de miedo. Ayer Trump se atrevió a declarar que, puesto que la elección podría ser manipulada o robada, él no se compromete a reconocer su resultado. Y aunque cada persona semi-letrada sepa que las elecciones en Estados Unidos han sido manipuladas y robadas en el pasado, incluídas las presidenciales, al decir eso Trump cometió un caso principal de "delito de pensamiento" (crimethink). Los medios sionistas de comunicación (Ziomedia) se abalanzaron sobre él con una hipócrita indignación y pusieron una inmensa presión sobre él para que se retractara de su declaración (la que, a propósito, contradijo la postura de Pence). En vez de darse una vuelta y retractarse de su "delito", Trump confirmó lo dicho. Esperemos que él siga mostrando el mismo coraje.

     Trump está haciendo ahora lo que Jean-Marie Le Pen hizo en Francia: él le está mostrando a los neocons que él se atreve a desafiarlos abiertamente, que él rechaza jugar de acuerdo a las reglas de ellos, que la indignación de ellos no tiene ningún efecto sobre él, y que ellos no van a conseguir censurarlo ni, menos aún, hacerlo callar. Eso es también lo que él hizo cuando, una vez más, rechazó acusar a los rusos de ciber-ataques y, en cambio, repitió que sería una buena cosa para Rusia y Estados Unidos ser amigos.

     Nuevamente, no estoy seguro de cuánto él será capaz de seguir esa línea, pero por el momento no se puede negar que él está desafiando abiertamente al "Estado profundo" [Estado dentro del Estado, que controlaría de facto la política] y al Imperio anglo-sionista.


Conclusión

     Estados Unidos está a punto de entrar en la que podría ser probablemente la crisis más profunda y más peligrosa de su historia. Si Trump es elegido, él tendrá que lanzar inmediatamente un ataque bien planeado contra sus opositores sin darles ningún pretexto para acusarlo de represiones políticamente motivadas. En Rusia, Putin pudo contar con el apoyo de los militares y de los servicios de seguridad. No sé con quién puede contar Trump, pero estoy bastante confiado en que todavía hay patriotas verdaderos en las fuerzas armadas estadounidenses.

     Si Trump consigue a la persona adecuada para que encabece a la FBI, él también podría usar aquella agencia para limpiar la casa y dar curso a una corriente constante de acusaciones de corrupción, conspiración, abuso de autoridad, obstrucción de la justicia y abandono del deber, etc. Puesto que tales delitos son generalizados en los actuales círculos del poder, ellos son también fáciles de demostrar, y tomar medidas drásticas contra la corrupción le conseguiría a Trump una ovación de pie de parte del pueblo estadounidense. Después, tal como Putin en Rusia, Trump tendrá que tratar con los medios de comunicación. Cuán exactamente, no lo sé. Pero él tendrá que enfrentar a esa bestia y derrotarla. En cada paso en ese proceso él tendrá que conseguir el apoyo activo de la gente, tal como Putin lo hace. ¿Puede él hacerlo? No lo sé. Honestamente, tengo dudas, porque, de partida, todavía no tengo confianza en él.

     Pero, de manera más relevante, yo sostendría que derrocar al "Estado profundo" y restaurar el verdadero poder de la gente es aún más difícil en Estados Unidos que lo que lo fue en Rusia. Yo siempre he creído que el Imperio Anglo-Sionista tendrá que ser echado abajo desde el exterior, muy probablemente por una combinación de derrotas militares y económicas. Todavía creo eso. Sin embargo, yo podría estar equivocado —de hecho, espero que yo lo esté— y tal vez Trump sea el hombre que derribe ese Imperio a fin de salvar a Estados Unidos. Si existe tal posibilidad, por tenue que sea, pienso que nosotros tenemos que creer en ella y actuar en base a ella ya que todas las alternativas son mucho peores.–




La Clase Trabajadora Ganó la Elección
por Paul Craig Roberts
9 de Noviembre de 2016


     La elección presidencial estadounidense es histórica, porque el pueblo estadounidense fue capaz de derrotar a los oligarcas. Hillary Clinton, una agente de la oligarquía, fue derrotada a pesar de la viciosa campaña de los medios de comunicación contra Donald Trump. Esto muestra que tanto el establishment político de ambos partidos políticos como el de los medios de comunicación ya no tienen credibilidad entre el pueblo estadounidense.

     Queda por ver si Trump puede seleccionar y designar un gobierno que lo servirá a él y a sus objetivos de restaurar los empleos de los estadounidenses y establecer relaciones amistosas y respetuosas con Rusia, China, Siria e Irán.

     También queda por ver cómo la oligarquía responderá a la victoria de Trump. Wall Street y su agente, la Reserva Federal, pueden provocar una crisis económica a fin de poner a Trump a la defensiva. Agentes corruptos de la CIA y el Pentágono pueden realizar un ataque de bandera falsa que interrumpiría las relaciones amistosas con Rusia.

     Trump podría cometer un error y retener a neoconservadores en su gobierno.

     Con Trump hay al menos esperanza. A menos que Trump sea obstruído por malos juicios en los nombramientos que haga y por obstáculos puestos en su camino, deberíamos esperar un final al orquestado conflicto de Washington con Rusia, el retiro de los misiles estadounidenses en la frontera de Rusia con Polonia y Rumania, el final del conflicto en Ucrania, y el final del esfuerzo de Washington para derrocar al gobierno sirio. Sin embargo, logros como éstos implican el fracaso total de la oligarquía. Aunque Trump derrotó a Hillary, la oligarquía todavía existe y es todavía poderosa.

     Trump dijo que él ya no ve la utilidad de la OTAN 25 años después del colapso soviético. Si él se atiene a su opinión, eso significa un gran cambio político en los vasallos de Washington que forman parte de la Unión Europea. La hostilidad hacia Rusia por parte de los actuales funcionarios de la Unión Europea y de la OTAN tendría que cesar. La canciller alemana Merkel tendría que enmendar sus errores o ser reemplazada. El secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg tendría que ser despedido.

     No sabemos a quiénes seleccionará Trump para que sirvan en su gobierno. Es probable que Trump no esté familiarizado con las diversas posibilidades y sus posiciones con respecto a los asuntos. Eso realmente depende de quién esté aconsejando a Trump y qué consejo ellos le dan. Una vez que veamos su gobierno, sabremos si podemos tener esperanzas para los cambios que ahora tienen una posibilidad.

     Si la oligarquía es incapaz de controlar a Trump y si él es realmente exitoso en controlar el poder y el presupuesto del complejo militar y de seguridad y en hacer que Wall Street sea políticamente responsable, él podría ser asesinado.

          Trump dijo que él pondrá a Hillary en prisión. Él debería hacer primero que fuera procesada por traición y crímenes de guerra junto con todos los neoconservadores. Eso limpiaría la cubierta para la paz con las otras dos grandes potencias nucleares sobre las cuales los neoconservadores buscan la hegemonía. Aunque éstos todavía tendrían contactos con el oculto "Estado profundo", sería difícil para las alimañas organizar operaciones de bandera falsa o un asesinato. Agentes corruptos del complejo militar y de seguridad todavía podrían tener éxito en un asesinato, pero sin los neocons en el gobierno un encubrimiento sería más difícil.

     Trump tiene más entendimiento y perspicacia que lo que sus opositores comprenden. Para que un hombre como Trump se arriesgara a adquirir tantos poderosos enemigos y arriesgara su riqueza y reputación, él tuvo que haber sabido que la insatisfacción de la gente con el establishment dirigente significaba que él podría ser elegido Presidente.

     No sabremos qué esperar hasta que veamos quiénes son los Secretarios y Subsecretarios. Si se trata de la gente habitual, sabremos que Trump ha sido capturado.

     Un duradero resultado feliz de la elección es la completa desacreditación de los medios estadounidenses de comunicación. Los medios predijeron una fácil victoria de Hillary, e incluso el control del Senado estadounidense por parte del partido Demócrata. Incluso más importante para la pérdida de influencia y credibilidad por parte de los medios de comunicación, a pesar del cruel ataque de ellos contra Trump durante todas las primarias presidenciales y la campaña presidencial, los medios no tuvieron ningún efecto fuera de las costas del Noreste y del Oeste, los territorios familiares del Uno Por Ciento. El resto del país no hizo caso de los medios de comunicación.

     No pensé que la Oligarquía permitiría que Trump ganara. Sin embargo, parece que los oligarcas fueron engañados por su propia propaganda mediática. Asegurados de que Hillary era la segura ganadora, ellos no se prepararon para poner en práctica planes para robar la elección.

    Hillary está abajo, pero no los Oligarcas. Si a Trump se le aconseja que sea conciliatorio, que ofrezca su mano, y que lleve al establishment a su gobierno, el pueblo estadounidense estará otra vez decepcionado. En un país cuyas instituciones han sido tan completamente corrompidas por la Oligarquía, es difícil conseguir un verdadero cambio sin que haya derramamiento de sangre.–




1 comentario:

  1. Es tranquilizante saber que "la Clinton" perdió las elecciones.
    Ahora, tal como comentan en este artículo, esperamos que Trump logre liberar a su país de todos y cada uno de los que lo están pudriendo. Será una tarea difícil, pero si toma buenas decisiones y logra el apoyo de los sectores clave, quedará grabado en la historia que Trump logró darle libertad y tranquilidad al pueblo estadounidense.

    Saludos.

    ResponderEliminar