BUSCAR en este Blog

martes, 25 de octubre de 2016

Discurso de Donald Trump (13.10.2016)



     Presentamos aquí en castellano el discurso que diera el candidato presidencial estadounidense Donald Trump hace doce días, el 13 de Octubre, en West Palm Beach, Florida, tomando como base la transcripción que del mismo ofreciera su sitio donaldjtrump.com, además de pequeños agregados que hemos hecho de acuerdo al video de dicho evento. Hay algunas frases que no fueron registradas en dicha transcripción ni nosotros tampoco las hemos puesto. Las críticas contenidas aquí son bastante directas, siendo mayormente comentarios sobre la campaña mediática de destrucción desatada en su contra, y hay que decir que son anteriores al tercer y final debate entre él y la otra contendiente. Y también que se trata de un discurso improvisado, no leído.


Discurso de Donald Trump
Florida, 13 de Octubre de 2016



     Gracias. Gracias, amigos; es muy bueno estar aquí en Florida.

     En 26 días vamos a ganar este gran Estado y vamos a ganar la Casa Blanca.

     Nuestro movimiento está cerca de sustituír un establishment político fracasado y corrupto, totalmente corrupto, con un nuevo gobierno controlado por ustedes, el pueblo estadounidense.

     No hay nada que el establishment político no hará, y ninguna mentira que ellos no dirán, para aferrarse a su prestigio y su poder a costa de ustedes.

     El establishment de Washington, y las corporaciones financieras y de los medios de comunicación que lo financian, existen sólo por una razón: para protegerse y enriquecerse.

     El establishment tiene billones de dólares en juego en esta elección. Como un ejemplo, un solo trato comercial que a ellos les gustaría aprobar, implica billones de dólares controlados por muchos países, corporaciones y grupos de presión.

     Para aquellos que controlan las palancas del poder en Washington, y para los intereses especiales globales con los que ellos están asociados, sin tener en mente el bien de ustedes, nuestra campaña representa una verdadera amenaza existencial, como no la han visto antes.

     Ésta no es simplemente otra elección de 4 años. Ésta es una encrucijada en la historia de nuestra civilización que determinará si Nosotros el Pueblo recuperamos el control de nuestro gobierno o no.

     El establishment político que lo está intentando todo para detenernos es el mismo grupo responsable de nuestros desastrosos tratos comerciales, la masiva inmigración ilegal y las políticas exteriores y económicas que han desangrado a este país. El establishment político ha provocado la destrucción de nuestras fábricas y nuestros empleos, ya que ellos huyen a Méjico, China y otros países en todo el mundo. Nuestras cifras de empleo recién anunciadas son anémicas, y nuestro producto nacional bruto, o PBI, está apenas encima del 1%, y sigue disminuyendo. Los trabajadores en Estados Unidos están ganando menos que hace casi 20 años, y sin embargo ellos están trabajando más duro.

     Ésta es una estructura de poder global que es responsable de las decisiones económicas que han robado a nuestra clase trabajadora, que han despojado a nuestro país de su riqueza y que han puesto ese dinero en los bolsillos de un puñado de grandes corporaciones y entidades políticas.

     Sólo mire lo que este corrupto establishment ha hecho a nuestras ciudades como Detroit y Flint, en Michigan, y a ciudades rurales en Pennsylvania, Ohio, Carolina del Norte y a través de nuestro país. Ellos han dejado desnudas a esas ciudades, y han asaltado la riqueza para ellos mismos y se han llevado sus empleos, y no van a volver a menos que yo sea elegido Presidente.

     La Máquina de [Hillary] Clinton está en el centro de esta estructura de poder. Hemos visto esto de primera mano en los documentos de WikiLeaks en los cuales Hillary Clinton se reúne en secreto con bancos internacionales para trazar la destrucción de la soberanía estadounidense a fin de enriquecer a esos poderes financieros globales, sus amigos con intereses especiales, y sus donantes. Esto es muy verdadero... Ella será encarcelada.

     Y, del mismo modo, los correos electrónicos muestran que la Máquina de Clinton está muy estrechamente, e irrevocablemente, atada a organizaciones de los medios de comunicación que, escuchen esto, le entregan las preguntas y respuestas antes de sus debates con Bernie Sanders. También le dan a Clinton el poder de aprobación y de veto sobre las citas escritas sobre ella en el New York Times. Y los correos electrónicos muestran que los reporteros colaboran y confabulan directamente con la campaña de Clinton para ayudarla a ganar la elección, completamente.

     Estando en juego el control de ellos de nuestro gobierno, con billones de dólares en gran riesgo, la Máquina de Clinton está determinada a conseguir la destrucción de nuestra campaña, la que se ha convertido ahora en un un gran movimiento cuyo similar nuestro país nunca ha visto antes, jamás; pero nosotros no les dejaremos hacer eso.

     El arma más poderosa desplegada por los Clinton son los medios corporativos de comunicación, la prensa. Seamos claros en una cosa: los medios corporativos de comunicación en nuestro país ya no están involucrados en el periodismo. Ellos son un interés especial político, no diferente a cualquier grupo de presión u otra entidad financiera con una agenda, que no es para ustedes sino para ellos mismos. Y la agenda de ellos es elegir a la criminal [crooked] Hillary Clinton a cualquier costo, a cualquier precio, no importa cuántas vidas ellos destruyan.

     Para ellos, esto es una guerra; y para ellos, nada en absoluto está fuera de los límites.

     Ésta es una lucha por la supervivencia de nuestra nación, créanme, y ésta será la última oportunidad para salvarla el 8 de Noviembre, recuerden esto. Esta elección determinará si somos una nación libre o si tenemos sólo la ilusión de la Democracia, estando de hecho controlados por un pequeño puñado de intereses especiales globales que manipulan fraudulentamente el sistema, y el sistema está manipulado.

     Ésta es la realidad, ustedes lo saben, ellos lo saben y yo lo sé, y también bastante del mundo lo sabe.

     El establishment y sus medios de comunicación que lo posibilitan manejan el control de esta nación mediante instrumentos que son muy conocidos. Cualquiera que desafíe su control es considerado un sexista, un racista, un xenófobo y moralmente deformado. Ellos lo atacarán a usted, ellos lo difamarán, ellos procurarán destruír su carrera y todo lo relacionado con usted, incluída su reputación. Y ellos mentirán, mentirán siempre más. Ellos harán todo lo que sea necesario.

     Los Clinton son criminales, recuerden eso. Esto está bien documentado, y el establishment que los protege se ha involucrado en un masivo encubrimiento de la amplia actividad criminal en el ministerio de Asuntos Exteriores y la Clinton Foundation a fin de mantener a los Clinton en el poder. Nunca en la Historia hemos visto nosotros un encubrimiento como éste, uno que incluye la destrucción total de 33.000 correos electrónicos, 13 teléfonos, algunos destruídos con un martillo, computadores portátiles, pérdida de cajas con evidencias, y muchísimas otras cosas.

     La gente que es capaz de tales delitos contra nuestra nación es capaz de cualquier cosa.

     Y así ahora nos enfrentamos a la difamación y los libelos que fueron lanzados justo anoche sobre mí por la Máquina de Clinton, el New York Times y otras publicaciones de los medios, como parte de un ataque concertado, coordinado y vicioso.

     No es coincidencia que estos ataques lleguen en el exacto mismo momento, y todos juntos al mismo tiempo, cuando los documentos de WikiLeaks exponen la masiva corrupción internacional de la Máquina de Clinton, incluyendo 2.000 correos electrónicos más recién esta mañana.

     Esas maliciosas afirmaciones acerca de mí de conducta inadecuada con mujeres son totalmente y absolutamente falsas, y la Máquina de Clinton sabe que lo son. Todo ha sido fabricado. Es pura ficción y mentiras completas. Esos acontecimientos nunca ocurrieron. Las afirmaciones son absurdas, ridículas y desafían la verdad, el sentido común y la lógica.

     Ya tenemos pruebas sustanciales para refutar esas mentiras, y será hecho público del modo apropiado y en el momento oportuno, muy pronto. Esas mentiras provienen de publicaciones cuyas historias pasadas, y afirmaciones pasadas, han sido ya desacreditadas. Las publicaciones de los medios ni siquiera intentaron confirmar los hechos más básicos, porque incluso una investigación simple habría mostrado que aquéllas son falsas difamaciones.

     Lo que me está sucediendo no es diferente de lo que le pasó a otra gente inocente, como la historia escrita en la revista Rolling Stone. Y aquella revista debería ser puesta fuera del negocio.

     Hace seis meses el New York Times escribió una larga historia atacándome, y la testigo central que ellos usaron dijo que la historia era falsa, que ella había sido citada de manera inexacta. Ella dijo que yo era un gran tipo, y que nunca hizo aquellos comentarios.

     Nosotros exigimos una retractación, pero ellos rechazaron imprimirla, tal como ellos rechazaron imprimir los comentarios de otra fuente que me elogió en su libro, o las palabras de otra maravillosa mujer que dijo cosas agradables.

    Aquella historia fue un fraude y una gran vergüenza para el New York Times, una historia de primera plana, al centro y con fotografía a color. Una desgracia. Ella será parte de la demanda judicial que estamos preparando contra ellos. Ahora hoy, los mismos dos desacreditados escritores, que deberían haber sido despedidos del diario, cuentan una historia totalmente fabricada y falsa que supuestamente ocurrió en un avión hace más de 30 años, otro cuento ridículo, ningún testigo, nada de nada.

     También, una escritora de la revista People escribió una historia acerca de Melania y yo en nuestro primer aniversario [de matrimonio]. La historia era hermosa, encantadora, pero anoche oímos, después de 12 años, una nueva afirmación de que yo hice sugerencias inapropiadas a esa escritora durante la entrevista. Hago una pregunta muy simple: ¿por qué eso no fue parte de la historia que apareció hace 12 años? Yo era una de las estrellas más grandes de la televisión, y aquélla habría sido una de las historias más grandes del año. Mire las palabras de ella. Aquello habría sido el titular. Pero no, eso sólo aparece 26 días antes de una muy importante elección. Es increíble.

    Ese inventado relato ha sido desacreditado ya por el testimonio de un testigo ocular, y el mismo testigo identificado por la autora ha dicho que la historia es completamente falsa. ¿Pueden creerlo?.

     Este fin de semana el New York Times publicó un artículo sensacionalista de una página entera con otra afirmación de una persona que ha sido totalmente desacreditada en base a los muchos correos electrónicos y cartas que ella ha enviado a nuestra oficina a través de los años. Pero el New York Times rechazó usar las pruebas que les presentamos. A otros medios también les presentaron esa historia, pero después de ver la evidencia que les proporcionamos, rechazaron imprimirla.

     Esto es parte de un esfuerzo concertado, conducido por el New York Times, que está luchando desesperadamente por su importancia y supervivencia financiera, y que probablemente no estará circulando en unos años más, en base a su perspectiva financiera, y que se ha hecho cada vez más vicioso y vil.

     No permitiré que la Máquina de Clinton convierta nuestra campaña en una discusión de sus difamaciones y mentiras, sino que permaneceré enfocado en los asuntos que tiene que enfrentar el pueblo estadounidense.

     Pero permítanme declarar esto tan claramente como puedo: estos ataques son orquestados por los Clinton y sus aliados de los medios de comunicación. Sin la prensa ella es absolutamente cero. Ella ha hecho una tonta de sí misma. Y ésas no son materias presidenciales. Esos ataques son falsos y calumniosos en todo sentido. Estamos ahora a menos de un mes de la elección más importante de nuestra vida —en realidad, una las elecciones más importantes en la historia de nuestro país— y las encuestas nos muestran con muy poca diferencia. Y la nueva encuesta Rasmussen, altamente respetada, nos muestra recién esta mañana 2 puntos adelante a nivel nacional.

     De modo que ahora la Máquina de Clinton le ha propuesto a un pequeño puñado de gente, de las decenas de miles con las que durante los años me he reunido, he trabajado y he empleado, que hagan acusaciones irracionales y falsas que no logran superar siquiera la prueba más básica del sentido común. Nuevamente, no se trata nada más que de una tentativa de destruír nuestro movimiento y para que los Clinton mantengan su corrupto control de este gobierno.

     Cuando declaré mi candidatura yo sabía el mal estado en que estaba nuestro país. Yo había visto de primera mano la corrupción y la enfermedad que se ha apoderado de nuestra política. Yo sabía que ellos lanzarían cada mentira que pudieran sobre mí, y sobre mi familia y mis seres queridos.

     Yo sabía que ellos no se detendrían ante nada para tratar de frenarme. Pero nunca imaginé que serían tan viles, ni tan malvados ni tan depravados.

     Pero tomo todos estos amargos ataques por ustedes. Los tomo por nuestro movimiento, de modo que podamos tener nuestro país de vuelta.

     Nuestra gran civilización, aquí en Estados Unidos y a través del mundo civilizado, ha encontrado un momento de ajuste de cuentas.

     Lo hemos visto en el Reino Unido, donde ellos votaron para liberarse del gobierno global y de tratos comerciales globales y tratos de inmigración globales que han destruído su soberanía y la de muchas naciones.

     Pero la base central del poder político mundial está aquí en Estados Unidos, y es nuestro corrupto establishment político el que es el mayor poder detrás de los esfuerzos en la globalización radical y en la privación de derechos de la gente trabajadora.

     Sus recursos financieros son ilimitados. Sus recursos políticos son ilimitados. Sus recursos mediáticos son incomparables. Y, lo más importante, la profundidad de su inmoralidad es absolutamente ilimitada.

     Ellos permitirán que terroristas islamistas radicales entren en nuestro país por miles. Ellos permitirán el gran caballo de Troya, y no quiero ver a la gente mirar en cien o doscientos años que eso nos fue predicho, porque fuimos gobernados por gente inepta, incompetente y corrupta como Barack Obama y Hillary Clinton. No queremos ser parte de esa historia.

     Nuestro corrupto establishment político es una máquina que no tiene alma.

     Yo sabía que vendrían estos falsos ataques. Yo sabía que este día llegaría. Y yo sabía que el pueblo estadounidense se levantaría por encima de ello y votaría por el futuro que se merece.

     La única cosa que puede parar a la corrupta Máquina de Clinton son ustedes. La única fuerza lo bastante fuerte para salvar este país somos nosotros. La única gente lo bastante valiente para derrotar por votación a este corrupto establishment son ustedes, el pueblo estadounidense. Nosotros vamos a tener una política de Estados Unidos Primero.

     Ellos controlan, increíblemente, el ministerio de Justicia, y ellos incluso clandestinamente se reúnen con el ministro de Justicia de Estados Unidos —en la parte de atrás del avión de ella, mientras está en la pista de aterrizaje, durante 39 minutos— para hablar muy probablemente de su nueva designación en una Administración de Clinton justo antes de que el ministro de Justicia tome una decisión en cuanto a si procesar o no a Hillary Clinton.

     Del mismo modo, ellos han corrompido al director de la FBI hasta el punto en el cual las historias ya están diciendo que los grandes hombres y mujeres que trabajan para la FBI están abochornados y avergonzados por lo que él ha hecho a una de nuestras grandes instituciones. Hillary Clinton es culpable de todas las cosas que el director Comey declaró en su conferencia de prensa y audiencias ante el Congreso, y mucho más, y sin embargo él la dejó libre de responsabilidad, mientras las vidas de otros están siendo destruídas por hacer muchísimo menos.

     Ésta es una conspiración contra ustedes, el pueblo estadounidense, y no podemos dejar que esto suceda.

     Éste es nuestro momento de ajuste de cuentas como sociedad y como civilización.

     Yo no necesité hacer esto, créanme. Yo construí una gran compañía, y he tenido una maravillosa vida. Yo podría haber disfrutado de los beneficios de años de negocios exitosos para mí y mi familia, en vez de pasar por este horror absoluto del espectáculo de mentiras, engaños y ataques malévolos. Lo estoy haciendo porque este país me ha dado muchísimo, y siento fuertemente que era mi turno de corresponder al país que amo.

     Muchos amigos míos y expertos políticos me advirtieron que esta campaña sería un viaje hacia el infierno. Pero ellos se equivocan, porque será un viaje al cielo ya que ayudaremos a muchas personas que están desesperadamente en necesidad de ayuda.

     En mi anterior modo de vida yo era una persona enterada de muchas cosas, tanto como cualquier otro. Y sé lo que es ser una persona enterada: no es malo. Ahora estoy siendo castigado por abandonar el especial club de ellos y revelarles a ustedes las terribles cosas que están ocurriendo contra nuestro país. Como yo solía ser parte del club, soy el único que puede arreglarlo. Estoy haciendo esto por la gente, y por este movimiento, y tomaremos de vuelta este país para ustedes y Haremos a Estados Unidos Grande Otra Vez (Make America Great Again).

     El corrupto establishment sabe que somos una gran amenaza para su empresa criminal. Ellos saben que si nosotros ganamos su poder se acabará y volverá a ustedes, el pueblo. Las oscuras nubes que penden sobre nuestro gobierno pueden ser levantadas y sustituídas por un futuro prometedor, pero todo depende de si permitimos que los corruptos medios de comunicación decidan nuestro futuro, o si dejamos que el pueblo estadounidense decida nuestro futuro.

     Si a esta campaña de destrucción que lleva a cabo Clinton se le permite trabajar, entonces ninguna otra persona altamente exitosa —que es lo que nuestro país necesita— postulará otra vez, alguna vez, a este cargo.

     No les voy a mentir. Estos ataques falsos son absolutamente hirientes. Que se mienta con respecto a uno, que uno sea calumniado, que sea difamado tan públicamente y delante de su familia, es doloroso.

     Lo que la Máquina de Clinton me está haciendo, a mí y a mi familia, es indignantemente malvado más allá de las palabras. Es reprensible más allá de la descripción.

     Pero sé también que no es acerca de mí sino que es acerca de todos ustedes. Es sobre todos nosotros, juntos, como país. Éste es un movimiento cuyo similar nunca hemos visto en la historia de nuestro país.

     Es sobre los veteranos [de guerra] que necesitan asistencia médica, sobre las madres que han perdido hijos por el terrorismo y el crimen, es sobre las ciudades del interior y los pueblos fronterizos, los cuales necesitan desesperadamente nuestra ayuda; es sobre los millones de estadounidenses desempleados, cuyos trabajos se han ido a Méjico y a muchos otros países. Esta elección es sobre la gente aplastada por el Obamacare, y es acerca de derrotar a ISIS y de designar jueces de la Corte Suprema que defenderán nuestra Constitución.

     Esta elección es también, y me importan mucho, acerca de las comunidades afro-estadounidense e hispánica, las cuales han sido sumergidas en delitos, pobreza y escuelas que fracasan por las políticas de la criminal [crooked] Hillary Clinton. Ellos han privado a estos ciudadanos de su futuro, y si gano les devolveré su esperanza, sus empleos, su educación, su seguridad y oportunidades. La educación de las ciudades interiores es casi indigna. No tienen trabajo, ni seguridad. No podemos permitir eso. Les digo a los afro-estadounidenses: ¿qué más tienen que perder? Vamos a arreglar eso. Traeré de vuelta los empleos. Tendremos una mejor educación, una gran seguridad en las ciudades del interior. Y ayudaremos a la gente hispánica. Los voy a liberar, como no se ha visto antes.

     Esta elección es sobre cada hombre, mujer y niño en nuestro país que merece vivir en seguridad, prosperidad y paz.

     Nos levantaremos por encima de las mentiras, las calumnias y las absurdas difamaciones de reporteros absurdos.

     Votaremos a favor del país que queremos.

     Votaremos a favor del futuro que queremos.

     Votaremos a favor de la política que queremos.

     Y votaremos para poner a este corrupto cártel gubernamental fuera del negocio, y fuera del negocio inmediatamente.

     Removeremos de nuestra política los intereses especiales que han traicionado a nuestros trabajadores, nuestras fronteras, nuestras libertades y nuestros derechos soberanos como nación. Acabaremos con la política de la ganancia, terminaremos el gobierno de los intereses especiales, le pondremos un alto al asalto de nuestro país, y a la privación de derechos de nuestro pueblo.

     Nuestro Día de la Independencia está a mano, y está llegando, finalmente, el 8 de Noviembre. Únanse a mí para tomar de vuelta nuestro país, y para crear un brillante, glorioso y próspero nuevo futuro para nuestro pueblo. Haremos Estados Unidos Grande Otra Vez, y eso sucederá rápidamente. Que Dios los bendiga. Gracias.–




3 comentarios:

  1. ¡Ningún hombre de Estado buscó la Paz tanto como Adolf Hitler!

    https://www.youtube.com/watch?v=Gt7Go2YNuok

    ResponderEliminar
  2. La historia que nos cuentan es una gran mentira. No es posible que 8.000 millones de personas no podamos aplastar a 100 familias y a un micro pais que nos están aplastando a los demás, que somos, repito, 8.000 millones. Espero que gane Trump y que se sepa proteger, encarcelando en el primer minuto de su mandato a los miles de criminales que mandan hasta ahora en su pais y en el mundo entero.

    ResponderEliminar
  3. En realidad, esto es una lucha entre el nacionalismo y patriotismo que encarna Trump y la corrupta maquinaria globalista del establishment (llámese partido demócrata y republicano). God bless Trump.

    ResponderEliminar