BUSCAR en este Blog

miércoles, 6 de abril de 2016

Paul Grubach - Holocausto: Mito e Ideología Sagrados



     En el sitio codoh.com se publicó a comienzos de 2007 el siguiente clarificador texto (The Holocaust as Sacred Myth and Ideology) del señor Paul Grubach, muy poco después de la conferencia internacional efectuada en Irán (Diciembre de 2006) acerca de la veracidad del así llamado "Holocausto", enorme campaña psicológica en la que están empeñados todos los acólitos y servidores de las Potencias y de los Arcontes. El señor Grubach, un tenaz crítico de dicha mentira, da cuenta en este estudio de por qué cojea tanto la fea criatura, citando diversas referencias a la mencionada Conferencia y al engendro publicitario, haciendo notar su estrecha afinidad con el totalitarismo teocrático tan propio de quienes han creado y propalado la mentira, a los cuales y a cuyo circo, sin que ya sea sorpresa, se han sumado los apóstatas jerarcas de la Puta de Babilonia y todas las hijas de dicha ramera, las sionistas Iglesias Protestantes (con las escasas honrosas excepciones, si las hubiera).


El "Holocausto" como Mito e Ideología Sagrados.
Reflexiones Finales tras la
Conferencia de Irán sobre el "Holocausto"
por Paul Grubach
1º de Enero de 2007




I. El Espectro

     Un espectro está rondando a la Civilización Occidental. Es el espectro del Revisionismo del "Holocausto". Las élites de poder de Europa, Estados Unidos y más allá se han unido en una santa alianza para exorcizar este espectro: el Papa y el Presidente estadounidense, los Primeros Ministros británico y canadiense, los ministros de Asuntos Exteriores francés y ruso, la Canciller y el ministro de Justicia alemanes, el Sionismo internacional y los medios de comunicación occidentales. La lista sigue sin parar.

     En Diciembre de 2006, un acontecimiento decisivo tuvo lugar en la historia del Revisionismo del "Holocausto", la disciplina histórica que declara que no hubo ningún plan nacionalsocialista para exterminar a los judíos de Europa, que las "cámaras de gas nazis" nunca existieron, y que el número de judíos muertos durante la Segunda Guerra Mundial ha sido groseramente exagerado. El 11 y 12 de Diciembre de 2006 la República Islámica de Irán albergó una conferencia internacional durante la cual fueron presentados diferentes puntos de vista sobre el "Holocausto" y las cuestiones que lo rodean.

     Una de las muy pocas descripciones imparciales de la Conferencia fue publicada por una fuente improbable, la influyente publicación de negocios y finanzas Investor’s Business Daily. «El enemigo declarado de Israel», señalaron ellos correctamente, «albergó una conferencia de dos días para escépticos del "Holocausto", en la cual los asistentes expresaron dudas de que los nacionalsocialistas exterminaran a 6 millones de judíos durante la Segunda Guerra Mundial» [1]. Es importante añadir que hubo oradores y asistentes que aceptaban la opinión tradicional del "Holocausto". Esta fue la primera vez en la Historia, sin embargo, que un Gobierno soberano albergaba una conferencia en la cual los puntos de vista revisionistas del "Holocausto" fueron bienvenidos.

[1] "Iran Summit Questions Holocaust", Investor’s Business Daily, 12 de Dic. de 2006, p. A1.

     En general, la reacción mundial fue a la vez rápida y muy negativa. Los líderes de Washington, Londres, Berlín, París, Ottawa, Moscú y numerosos otros Congresos emitieron condenas severamente redactadas. Una comunicación noticiosa de Yahoo del 13 de Diciembre de 2006 declaró: "Israel encabezó la clamorosa protesta internacional por la reunión" [2]. En efecto, la consiguiente reacción internacional se desplegó como el resultado de un plan secreto formulado en los santuarios interiores del Knesset [Parlamento] israelí.

[2] "Olmert Asks Pope to Call On Christians to Protest Holocaust Denial", Yahoo! News, 13 de Dic. de 2006.

     Según fuentes de noticias, el escalón más alto de la Iglesia Católica, el Vaticano, calificó al "Holocausto" como una "tragedia inmensa" para toda la Humanidad, en una declaración que no admitía ninguna duda de que dicho asesinato de masas realmente ocurrió. La Casa Blanca dijo en una declaración de prensa el 11 de Diciembre que la reunión relativa al "Holocausto" efectuada en Irán es "una afrenta al mundo civilizado entero, así como a los tradicionales valores iraníes de tolerancia y respeto mutuo".

     En Londres, el Primer Ministro Tony Blair calificó a la conferencia iraní como "chocante más allá de lo creíble". La Canciller alemana Angela Merkel expresó su indignación: «Me gustaría dejar en claro que rechazamos con toda nuestra fuerza la conferencia que está teniendo lugar en Irán sobre la supuesta inexistencia del "Holocausto"». El Primer Ministro canadiense Stephen Harper alegó que «la conferencia albergada por el Presidente Mahmud Ahmadineyad con el único objetivo de negar el "Holocausto" es una ofensa para todos los canadienses». El ministro francés de Asuntos Exteriores Philippe Douste-Blazy se quejó de que «La conferencia representa un resurgimiento de teorías "revisionistas" que muy simplemente no son aceptables». El ministerio ruso de Asuntos Exteriores publicó una declaración, diciendo que «Rusia comparte la determinación de la Asamblea General de Naciones Unidas para no permitir la negación del "Holocausto"» [3].

[3] Para estas y otras citas de líderes mundiales, vea en el sitio web de la ADL, "Iran Hosts Anti-Semitic Hatefest in Tehran: Responses from World Leaders". Online: http://www.adl.org/main_International_Affairs/iran_holocaust_conference.htm?Multi_page_sections=sHeading_4

     Aquí, el lobby internacional del "Holocausto" hizo un masivo "llamado a las autoridades". Ellos acicatearon a numerosos gobiernos para hacer públicas estas condenas porque ellos saben muy bien que grandes números de personas creerán ciegamente la afirmación de que «el "Holocausto" sucedió» si la gente que está en posiciones de autoridad dice que es "verdadero", independientemente de cuán poco sólida y débil pueda ser la evidencia para la doctrina del "Holocausto". De hecho, es una tarea muy fácil mostrar cuán cuestionable es realmente la visión tradicional del "Holocausto" [4].

[4] Por ejemplo, vea de Paul Grubach "Reflections in the Aftermath of the Iran Holocaust Conference: Is the Holocaust an Indisputable Fact as World Leaders Say?". Online: http://codoh.com/library/document/156/


II. La Debilidad de la Doctrina del "Holocausto"

     Expresando la verdad oficial grabada en piedra, el New York Times declaró: "La reunión de dos días no incluyó ningún intento de llegar a un acuerdo con respecto a la naturaleza de la bien documentada matanza hecha por los nacionalsocialistas, ofreciendo sólo una plataforma a aquellos que persiguen la fantasía de que ello nunca ocurrió" (14 Dic. 2006, p. A3).

     Esto es falso en dos aspectos. Primero, hubo oradores que aceptaban la visión tradicional del "Holocausto" y que discreparon del punto de vista revisionista. Por ejemplo, el 13 de Diciembre de 2006, un artículo en ese propio periódico (!) señaló que un investigador iraní insistió en que ciertos aspectos del "Holocausto" están bien documentados [5].

[5] Nazila Fathi, "Israel Fading, Iran’s Leader Tells Deniers of Holocaust", The New York Times, 13 de Dic. 2006, p. A 10.

     Segundo, es muy fácil mostrar que el presunto "Holocausto" no está bien documentado. Para decirlo suavemente, está basado sobre especulaciones muy cuestionables. Considere sólo una muy pequeña muestra de las pruebas que un revisionista podría reunir. Éstos no son ni siquiera los mejores ejemplos sino sólo los más simples para explicar en una pequeña cantidad de espacio.

     El historiador del "Holocausto" Leon Poliakov indicó hace décadas que no hay ningún documento para demostrar que los nacionalsocialistas tuvieran alguna vez algún plan para exterminar a los judíos de Europa: "La campaña para exterminar a los judíos, en cuanto a su concepción así como muchos otros aspectos esenciales, permanece cubierta en la oscuridad. Inferencias, consideraciones psicológicas y reportes de tercera o cuarta mano nos permiten reconstruír su desarrollo con considerable exactitud. Ciertos detalles, sin embargo, deben permanecer para siempre desconocidos. Las tres o cuatro personas principalmente implicadas en la elaboración real del plan para el exterminio total están muertas y ningún documento han sobrevivido; quizá no existió nunca ninguno" (Leon Poliakov, The Harvest of Hate: The Nazi Program for the Destruction of the Jews of Europe, 1979, p. 108).

     En resumen, la "evidencia" que "demuestra" la existencia de un supuesto plan nacionalsocialista para exterminar a los judíos es simplemente la conjetura de los historiadores del "Holocausto". La prueba documental dura está faltando.

     Uno de los principales historiadores del "Holocausto", Raul Hilberg, admitió que la prueba científica para la existencia de las "cámaras de gas de Hitler" está faltando. No existe ningún informe de autopsia auténtico y genuino para mostrar que los judíos fueron muertos con el gas tóxico. Nadie ha publicado nunca ninguna fotografía de judíos siendo gaseados [6].

[6] The Sault Star (Canadá), "Scientific Evidence of Holocaust Missing", 18 de Enero de 1985, p. A11; vea el testimonio de Hilberg en Barbara Kulaszka, ed., Did Six Million Really Die? Report of the Evidence in the Canadian "False News" Trial of Ernst Zundel—1988, Samisdat, 1992, p. 39. Jean-Claude Pressac, Auschwitz: Technique and Operation of the Gas Chambers, 1989, p. 429.

     Como el fallecido Jean-Claude Pressac (ampliamente considerado como una autoridad en las supuestas cámaras de gas de Auschwitz) se vio forzado a admitir, en los planos, documentos de construcción y órdenes de trabajo que se remontan a la construcción y el posterior uso de los edificios que supuestamente alojaron las "cámaras de gas de Auschwitz", no hay ninguna referencia explícita al uso de cámaras de gas o Zyklon B con propósitos homicidas (Pressac, p. 429).

     El historiador del "Holocausto" Robert Jan van Pelt concedió que la "evidencia" para los asesinatos masivos de judíos en Treblinka, Sobibor y Belzec —donde, según se afirma, millones fueron asesinados— es escasa, en el mejor de los casos. En referencia a estos tres campos, él escribió: "Hay pocos testigos oculares, ninguna confesión que pueda compararse con la dada por (el comandante de Auschwitz Rudolf) Höss, ningún resto significativo, y pocas fuentes de archivo" [7].

[7] Robert Jan van Pelt, The Case for Auschwitz: Evidence from the Irving Trial, Indiana University Press, 2002, p. 5.

     El doctor Van Pelt también admite que las afirmaciones del tiempo de la guerra de que los judíos fueron electrocutados en masa en "cámaras de electrocución" en Belzec y en "cintas transportadoras eléctricas" en Auschwitz son también falsedades (Ibid, pp. 145 y 159). Si la evidencia que "demuestra" que los judíos fueron electrocutados en masa son falsas, ¿acaso no es también posible que la "evidencia" que "demuestra" que los judíos fueron asesinados en "cámaras de gas" sea también falsa, o al menos muy sospechosa?.

     La historiadora del "Holocausto" Deborah Lipstadt concedió que la historia de que los nacionalsocialistas hicieron jabón a partir de cadáveres judíos es aparentemente otra falsedad de los tiempos de la guerra. Ella también apuntó a la evidencia que conduce a creer que el testimonio de testigos oculares, que forma la mayor parte de la "prueba" de la visión tradicional del "Holocausto", no es fiable [8].

[8] Deborah Lipstadt, Denying the Holocaust: The Growing Assault on Truth and Memory, The Free Press, 1993, pp. 101, 188.

     El historiador israelí Yehuda Bauer reconoció que el hecho anteriormente "grabado en piedra" de que cuatro millones de almas fueron asesinadas por los nacionalsocialistas en Auschwitz era un mito deliberado creado para servir a una ulterior agenda política. Esto muestra que una conspiración (distorsiones premeditadas introducidas para fines políticos) estuvo implicada en la formación de la doctrina del "Holocausto" [9].

[9] Yehuda Bauer, "Auschwitz: The Dangers of Distortion", Jerusalem Post International Edition, 30 de Sept. 1989, p. 7; Peter Steinfels, "Auschwitz Revisionism: An Israeli Scholar’s Case", New York Times, 12 de Nov. 1989. Robert Jan van Pelt plantea un caso similar, p. 109.

     La lista de las altamente cuestionables afirmaciones, falsedades, contradicciones e incoherencias en la doctrina tradicional del "Holocausto" es aparentemente interminable.


III. Respuestas de los Medios de Comunicación

     Las condenas a la Conferencia provenientes de fuentes de los medios predominantes de comunicación de Occidente fueron similares a las condenas gubernamentales. La opinión editorial que apareció en Forward, quizás el periódico judío más importante de Estados Unidos, fue típica. Titulada "El Cónclave del Odio", declaraba: «El régimen iraní puede haber hecho un favor al mundo cuando decidió hospedar la reunión internacional de esta semana de negadores del "Holocausto". Al desenrollar la alfombra roja para la reunión más desagradable en la reciente memoria de charlatanes, chalados, racistas Blancos y nacionalsocialistas no reformados de cada oscuro rincón del mundo, Mahmud Ahmadineyad y sus muchachos matones han hecho más obvio que nunca la clase de gente que ellos son. Su extravagante festival del odio ha dejado muy en claro a la comunidad mundial, en una forma que nada más podría hacerlo, quién es el que se sienta en Teherán y que planea construír una bomba nuclear» ("The Conclave of Hate", Forward, Dic. de 2006, p. A 12).

     El patrón occidental de los informes noticiosos y editoriales sobre la Conferencia era notablemente similar. Ellos simplemente condenaron a aquellos que asistieron con epítetos despectivos. Ellos declararon que la visión tradicional del "Holocausto" es un hecho indiscutible. Ellos rechazaron examinar imparcialmente el punto de vista alternativo, el caso para el revisionismo del "Holocausto". Y finalmente, ellos promovieron mentiras absolutas acerca de la Conferencia. Éstas son tácticas de repertorio en cuanto a cómo las fuentes predominantes de noticias occidentales abordan el revisionismo del "Holocausto", y, como veremos, es comparable a las técnicas de propaganda usadas por regímenes totalitarios para controlar el pensamiento de las masas. Sólo en raras ocasiones hubo reportes y despachos informativos ecuánimes y honestos sobre la reunión iraní.


IV. Propaganda de Masas y la Ideología del "Holocausto"

     El New York Times, poseído por los judíos, es el periódico más importante de Estados Unidos, y muy ciertamente está entre las fuentes noticiosas más respetadas del mundo. Para Estados Unidos al menos, ése es el "diario oficial", y en gran medida, todas las noticias en la nación, particularmente las extranjeras, son lo que el NY Times llama noticias. El NY Times no sólo refleja y manifiesta lo que muchas élites de poder piensan, sino que crea dicho pensamiento. Con pocas excepciones, la manera en que el NY Times abordó la conferencia en Irán sobre el "Holocausto" ilustra cómo los principales medios occidentales de comunicación en general se refirieron a la Conferencia.

     En su libro recientemente publicado, The Jewish Enemy: Nazi Propaganda During World War II and the Holocaust, el historiador Jeffrey Herf llamó la atención hacia las técnicas de propaganda de masas y las "leyes básicas" de la influencia de masas que fueron defendidas por ciertos nacionalsocialistas alemanes. Ellas son: "La simplificación intelectual, la limitación a unos pocos puntos claves, la repetición de aquellos puntos, el enfoque en un punto de vista subjetivo con exclusión de otros, y una apelación a las emociones y a contrastes absolutos entre bueno y malo o verdad y mentiras, más bien que a matices o tonos de gris" [10].

[10] Jeffrey Herf, The Jewish Enemy: Nazi Propaganda During World War II and the Holocaust, Harvard University Press, 2006, p. 33.

     Con estas "leyes básicas de la propaganda de masas" en mente, examinemos una buena parte de lo que el NY Times publicó acerca de la conferencia del "Holocausto" en Irán.

     El primer artículo, antes de que la Conferencia comenzara, fue de algún modo equilibrado e imparcial. Se titulaba «Irán Invita a Investigadores para Evaluar el "Holocausto" como Historia o Ficción». Aquí hay un extracto: «La conferencia a ser efectuada en Teherán... incluiría a más de 60 eruditos de 30 países, y examinaría una gran variedad de cuestiones, incluyendo si las cámaras de gas realmente fueron usadas» [11]. El artículo posteriormente señala que el Presidente Ahmadineyad de Irán declaró en diversas ocasiones que el "Holocausto" ha sido exagerado o que es un completo mito, y que ha sido usado como un instrumento de propaganda para promover los intereses de Israel.

[11] Nazila Fathi, "Iran Invites Scholars to Assess Holocaust as History or Fiction", The New York Times, 6 de Dic. de 2006, p. A 5.

     El viceministro de Asuntos Exteriores Manuchehr Mohammadi fue citado diciendo que la Conferencia "proporcionaría la oportunidad a investigadores de ambos lados de presentar sus informes en libertad y sin ideas preconcebidas". Por lo visto, aquí es donde termina el reportaje objetivo sobre la Conferencia. Los artículos posteriores que he examinado son, en su mayor parte, una imagen de espejo de las técnicas de propaganda de masas de unos controlados medios de comunicación.

     El reporte de noticias del 12 de Diciembre comienza con estas palabras: «Irán sostuvo el lunes una reunión que incluyó a negadores del "Holocausto", académicos desacreditados y supremacistas Blancos de todo el mundo, so pretexto de una conferencia para "debatir" la aniquilación nacionalsocialista de seis millones de judíos» [12].

[12] Nazila Fathi, "Iran Opens Conference on Holocaust", The New York Times, 12 de Dic. de 2006, p. A 3.

     Esto es enormemente inexacto. Ellos dejaron de indicar, por ejemplo, que entre los asistentes a la conferencia había eruditos izquierdistas, como Serge Thion de Francia, un respetado sociólogo. Tampoco ellos notaron que el abogado estadounidense de la libre expresión durante mucho tiempo, Bradley Smith, fue uno de los oradores. La esposa de Smith es de ascendencia mejicana, y su ex-esposa era judía, difícilmente lo "correcto" para el paradigma de un "supremacista Blanco".

     Además, el escritor, corresponsal de periódico y anfitrión de un programa de entrevistas de radio Michael Collins Piper, que estuvo presente en la Conferencia, indicó que había presente un número considerable de intelectuales no europeos, desmintiendo así la insinuación del NY Times de que aquélla era "una reunión de supremacistas Blancos". Él escribió: «La Conferencia fue una reunión diversa y ecléctica que presentó no sólo a un grupo de rabinos judíos Ortodoxos anti-sionistas sino que también incluyó a oradores Negros del continente africano, así como a asistentes musulmanes palestinos y académicos europeos que insistieron en que el "Holocausto", como es popularmente recordado, realmente ocurrió, y que fue una tragedia principal en la cual muchos millones de judíos fueron deliberadamente exterminados» [13].

[13] Michael Collins Piper, "What Really Happened in Iran". Online: http://whatreallyhappened.com/WRHARTICLES/iranholocaustconf.php?q=iranholocaustconf.php

     En otra parte Piper escribió que muchos oradores eran «gente de color de África y Asia y de todas partes del Oriente Medio. La conferencia de Irán fue difícilmente el así llamado cónclave "supremacista Blanco" o "racista" que los medios estadounidenses de comunicación falsamente describieron» (Ibid.).

     Notando que había asistido el ex-líder del Ku Klux Klan doctor David Duke, los medios informativos hicieron una afirmación manifiestamente falsa acerca de su discurso. Ellos sostuvieron que Duke dijo que "las cámaras de gas en las cuales perecieron millones realmente no existieron". Esto es descaradamente falso, y se le insta al lector a que escuche o que lea el discurso de Duke en su totalidad. En ninguna parte él dijo que las "cámaras de gas" existieron o no. Él simplemente abogó por la libre investigación en este asunto.

     Vayamos al artículo del 13 de Diciembre. Allí se declara: «A pesar de promesas de apertura de mente, cuando uno de los participantes habló de la investigación que confirmaba el "Holocausto", sus opiniones fueron rápidamente rechazadas. Aquel orador, un historiador iraní, Gholamreza Vatandoust, de la Universidad de Shiraz, dijo: "Algunos hechos sobre el "Holocausto" han sido documentados". Pero él fue criticado inmediatamente por Robert Faurisson, un académico francés, que dijo que él nunca había encontrado documentos que apoyaran el "Holocausto"» [14].

[14] Nazila Fathi, "Israel Fading, Iran’s Leader Tells Deniers of Holocaust", The New York Times, 13 de Dic. de 2006, p. A 10.

     El artículo del 13 de Diciembre continúa: «Uno de los pocos rabinos ultra-Ortodoxos en la Conferencia, Moshe Aryeh Friedman de Austria, dijo: "No soy un negador del "Holocausto", pero creo que es legítimo plantear dudas sobre algunas estadísticas"».

     Lo que esto sugiere es que la Conferencia no fue «una reunión de negadores del "Holocausto" y supremacistas Blancos», como fue declarado al comienzo del artículo. Hubo en efecto asistentes que cuestionaron la visión revisionista del "Holocausto", y hubo también personas judías presentes que no son "supremacistas Blancos".

     Como ya se dijo, el asistente Michael Collins Piper indicó que hubo varios oradores que aceptaron la visión tradicional del "Holocausto". En sus propias palabras: «Muchos [oradores] tomaron la posición de que la historia básica del "Holocausto", como ha sido contada en los medios de comunicación, fue esencialmente lo que sucedió, pero que independientemente de lo que haya sucedido —en cualquier grado— ello no justificaba el actual tratamiento por parte de Israel del pueblo palestino».

     Aquí está la observación más importante. El NY Times no hizo ningún intento en ninguno de sus artículos para enumerar los argumentos y las evidencias de los revisionistas del "Holocausto", y para luego examinarlos objetivamente. Específicamente, ellos no hicieron ningún intento de examinar imparcialmente los argumentos y pruebas de las presentaciones del doctor Robert Faurisson y del doctor Frederick Toben [15].

[15] Robert Faurisson, Las Victorias del Revisionismo  http://editorial-streicher.blogspot.com/2015/01/robert-faurisson-las-victorias-del.html  
Frederick Toben, «The "Holocaust-Shoah" in Time & Space, not Memory»  http://toben.biz/wp-content/uploads/2013/05/Forty_Days_in_Teheran-16-31.pdf

     Ésta es una táctica de propaganda de masas de un régimen totalitario. Ellos se concentraron en un solo punto de vista subjetivo —su visión tradicional del "Holocausto"— y excluyeron los argumentos y evidencias revisionistas. Como Jeffrey Herf señaló, ése era un rasgo principal de la propaganda de masas nacionalsocialista: el foco en un punto de vista subjetivo y la exclusión de otros.

     Vayamos ahora al editorial del 15 de Diciembre de 2006. Comienza así: «La conferencia de esta semana en Irán de negadores del "Holocausto" y racistas fue, como era de esperarse, un circo de negación del "Holocausto" y racismo, debatido por académicos desacreditados e incluso por el ex-líder del Ku Klux Klan, David Duke» [16].

[16] "Rogues and Fools", The New York Times, 15 Dic. 2006, p. A 40.

     Esto es demostradamente incorrecto según sus propios artículos. En el artículo del 13 de Diciembre nos enteramos de que había gente presente que aceptaba la visión tradicional del "Holocausto" y que no estaba de acuerdo con la visión revisionista, y que hubo rabinos presentes. Además, como indicó el asistente Michael Collins Piper, había investigadores e intelectuales de Asia y África, desmitiendo con ello la insinuación de que aquélla fue una conferencia de "racistas Blancos".

     El editorial continúa: "El Presidente Mahmud Ahmadineyad de Irán aparentemente cree sus propias afirmaciones de que el asesinato de seis millones de judíos por los nacionalsocialistas es un mito generado para justificar la creación del Estado de Israel. Esto es bastante atemorizante. Junto con esto están sus llamados a borrar a Israel del mapa...".

     Ellos dicen que es "atemorizante" si alguien no cree que los nacionalsocialistas mataron a seis millones de judíos. Sin embargo, según su moralidad, no es "atemorizante" para ellos revisar con simpatía un libro que afirma que la creencia en Dios y en la religión es una ilusión peligrosa. En la edición del 22 de Octubre de 2006 de su Reseña de Libros del New York Times, hubo una discusión larga y tranquila del libro ateo anti-cristiano y anti-musulmán del científico Richard Dawkins.

     ¿Por qué es "atemorizante" creer que el asesinato de seis millones de judíos por los nacionalsocialistas es un mito, pero no es atemorizante sostener que Dios y toda religión son una enorme ilusión? Lo que el NY Times decide etiquetar como una "creencia atemorizante" nos habla más acerca de su ulterior doble estándar judío-sionista que sobre la realidad.

     Además, es totalmente falso que Ahmadineyad haya pedido que "Israel sea borrado del mapa". Según el profesor de la Universidad de Michigan y estudioso del Oriente Medio Juan Cole, lo que él dijo realmente es esto: "El Imán dijo que este régimen que ocupa Jerusalén debe desaparecer de las páginas del tiempo" [17].

[17] Online: http://www.juancole.com/2006/05/hitchens-hacker-and-hitchens.html   Para una breve discusión de esto con una adecuada documentación y enlaces a escritos de Juan Cole, véase http://www.fpp.co.uk/Letters/History_07/Persia_220307.html

     Ahmadineyad posteriormente clarificó lo que él quiso decir, al cierre de la Conferencia: "El régimen sionista será borrado pronto, de la misma forma en que lo fue la Unión Soviética, y la Humanidad conseguirá la libertad". Él también pidió elecciones entre "judíos, cristianos y musulmanes, de modo que la población de Palestina pueda seleccionar su gobierno y su destino para ellos en una forma democrática" [18].

[18] Christine Hauser, "Leaders Condemn Talks against Holocaust", The Plain Dealer, Cleveland, Ohio, 13 Dic. 2006, p. A 9.

     El Presidente Ahmadineyad propuso que el Estado sionista sea sustituído por un Estado democrático donde los diferentes grupos étnicos funcionen como iguales social y políticamente. Esto es lo que él quiso decir cuando dijo que Israel desaparecería tal como desapareció la Unión Soviética. Sin embargo, la distorsión de que él dijo que "Israel debería ser borrado del mapa", implicando así que el pueblo israelí debería ser destruído, es una mentira que fue repetida repetidas veces por fuentes mediáticas dominantes y grupos influyentes [19].

[19] Por ejemplo, la Anti-Defamation League promueve esta falsedad. Vea "Iran’s President Mahmoud Ahmadinejad in his Own Words"  http://www.adl.org/israel-international/iran/c/ihow/iranian-president-2010.html

     Como notó el profesor Arthur Butz, una de las principales implicaciones de su clásico revisionista, La Patraña del Siglo Veinte, es que "los medios de comunicación en las democracias occidentales han quedado expuestos como constituyendo una máquina de mentiras de una extensión mayor que lo que incluso muchas de las mentes más independientes han percibido" [20]. La manera en la cual el New York Times cubrió la conferencia del "Holocausto" de Irán parece confirmar este punto de vista.

[20] Arthur Butz, The Hoax of the Twentieth Century: The Case Against the Presumed Extermination of European Jewry, 2003, p. 299. En castellano en https://ia902604.us.archive.org/0/items/LaFabulaDelHolocausto/butze.pdf


V. Dios, Religión, Ciencia y la Ideología del "Holocausto"

     Los futuros historiadores encontrarán completamente irónico que las reacciones a la Conferencia de parte de los gobiernos occidentales y de los principales medios informativos realmente justificaron la ahora famosa observación del Presidente Mahmud Ahmadineyad, el mismo hombre y puntos de vista a quien estas élites de poder quieren condenar al ostracismo, demonizar y condenar.

     En referencia al sionismo político y a ciertos gobiernos occidentales, el Presidente Ahmadineyad fue citado diciendo que: "Ellos han fabricado una leyenda bajo el nombre de Masacre de los Judíos, y ellos la sostienen más alto que a Dios mismo, que a la religión y a los profetas. Si alguien en su país cuestiona a Dios, nadie dice nada, pero si alguien niega el mito de la masacre de los judíos, los voceros sionistas y los gobiernos pagados por el sionismo comenzarán a gritar" [21].

[21] President Reiterates that Holocaust Is "Myth", noticia de la agencia Reuters, 14 Dic. 2005.

     Ésta fue una declaración escuchada en todo el mundo. A veces se requiere un crítico fuera de una cultura particular para llamar la atención del mundo hacia la hipocresía y parcialidad que corrompe a dicha cultura. Haciendo la declaración precedente, el Presidente Ahmadineyad ha hecho tal servicio tanto a la sociedad occidental como al mundo en general, ya que él ha expuesto la hipocresía y el doble estándar que plaga a la sociedad occidental, una sociedad que afirma que apoya la libertad de expresión y qie no tiene religiones impuestas por el Estado.

     A fines de los años '60 el intelectual judío Hugh Schonfeld publicó un libro titulado The Passover Plot, siendo su tesis que el cristianismo es una enorme y descarada mentira. Según Schonfeld, Jesucristo planeó su propio arresto, crucifixión y resurrección. Él dispuso que fuera drogado en la cruz, simulando la muerte de modo que él pudiera ser sacado sin peligro más tarde y así confirmar las profecías mesiánicas. Schonfeld nunca fue censurado por los editores, los medios de comunicación o condenado públicamente por los gobiernos occidentales, ni tampoco fue deportado desde su hogar en Londres hasta una celda de prisión por sus escritos anti-cristianos [22].

[22] Hugh J. Schonfeld, The Passover Plot: New Light on the Life and Death of Jesus, Bantam, 1967.

     Su libro fue publicado por un respetado editor principal de Estados Unidos (Bantam Books) y reseñado con simpatía y comentado en respetadas publicaciones de los medios estadounidenses de comunicación.

     A principios de los años '70 el intelectual de la Universidad de Manchester John Allegro publicó su obra The Sacred Mushroom and the Cross. La tesis del libro es que el cristianismo es un enorme fraude, y que el concepto del dios cristiano es una alucinación inducida por drogas. El hombre que conocemos como Jesucristo era la personificación ilusoria de un culto de fertilidad basado en el uso de una droga psicodélica. El libro de Allegro fue publicado por respetados editores predominantes en Estados Unidos (Doubleday, Bantam), y comentado en respetadas publicaciones de los medios estadounidenses de comunicación [23]. Una vez más, Allegro nunca fue condenado públicamente por los gobiernos occidentales, ni censurado por los editores predominantes, ni luego deportado a una celda de prisión por sus escritos anti-cristianos.

[23] John M. Allegro, The Sacred Cross and the Mushroom: A Study of the Nature and Origins of Christianity within the Fertility Cults of the Ancient Near East, Bantam, 1971.

     Considere el caso del doctor Michael Shermer, un ateo aburrido e intelectualmente mediocre que reforzó su carrera promoviendo la ideología del "Holocausto" [24]. Shermer, fundador de la Sociedad de Escépticos, tiene un largo historial de atacar a la religión y el concepto de Dios. Shermer no sufre ninguna persecución o acoso. ¡Muy por el contrario! Él es una figura reconocida en círculos académicos y es también una celebridad de los medios de comunicación.

[24] Michael Shermer y Alex Grobman, Denying History: Who Says the Holocaust Never Happened and Why do They Say It?, University of California Press, 2000.

     Sólo recientemente, el renombrado biólogo evolutivo Richard Dawkins publicó su libro ateo y muy anti-religioso La Ilusión de Dios, por medio de las respetadas y principales empresas editoras Houghton Mifflin y Bantam Press. A Dawkins se le dio tiempo para presentar sus puntos de vista ateos a millones de oyentes en su documental de la BBC. Sus argumentos fueron considerados muy en serio en la edición del 22 de Octubre de 2006 de la Reseña de Libros del New York Times y del 23 de Septiembre de 2006 del Guardian Unlimited de Gran Bretaña. El libro es abiertamente promovido y vendido en grandes distribuidoras de libros por todas partes de EE.UU. y Gran Bretaña. La reacción de los gobiernos occidentales y de los medios de comunicación fue similar. Los gobiernos occidentales estuvieron silenciosos, y los medios predominantes de comunicación lo promovieron.

     En Marzo de 2007 el popular Discovery Channel presentó un documental, "La Tumba Perdida de Jesús", que atacaba los principios fundamentales de la religión cristiana. Allí se afirma que Jesús se casó con María Magdalena, engendró un hijo, y nunca resucitó. Que eso es ofensivo para millones de cristianos no hay ni que decirlo [25].

[25] Dion Nissenbaum, "Experts Debunk Claims in Jesus Documentary", The Plain Dealer, Cleveland, Ohio, 27 Feb. 2007, p. A 4.

     El caso del profesor francés de Filosofía de escuela secundaria y escritor Robert Redeker ilustra la hipocresía y doble estándar muy claramente. En un comentario de periódico en el diario francés Le Figaro, él hizo un ataque mordaz contra el profeta Mahoma y la religión islámica. Él escribió que Mahoma era un "un jefe militar despiadado y saqueador, un masivo asesino de judíos, y polígamo", y etiquetó al Corán como "un libro de violencia increíble". Después de recibir amenazas de muerte, incluso una de un foro islámico en Internet, entró en la clandestinidad bajo la protección de la policía [26].

[26] Elaine Sciolino, "Teacher in Hiding After Attack on Islam Stirs Threats", The New York Times, 30 Sept. 2006, p. A 3.

     El gobierno francés salió en defensa del señor Redeker. El Primer Ministro Dominique de Villepin calificó a las amenazas como "inaceptables". Él luego añadió esta muy evidente mentira: "Estamos en una democracia. Cada uno tiene derecho a expresar sus opiniones libremente, respetando a otros, por supuesto" (Ibid.).

     Que esto es una mentira escandalosa es demostrado por el caso del académico revisionista del "Holocausto" doctor Robert Faurisson. Según la European Jewish Press, él «fue removido de su cátedra universitaria sobre la base de sus opiniones [revisionistas del "Holocausto"] conforme a la Ley Gayssot, un estatuto francés aprobado en 1990 que prohíbe la negación del "Holocausto"». Además, el Presidente francés Jacques Chirac ordenó una investigación acerca de los comentarios hechos por el intrépido académico revisionista en la conferencia iraní del "Holocausto", con la posibilidad de que el gobierno francés pueda hacer nuevas acusaciones contra él por "negación del Holocausto". A él ya le dieron una condena a cárcel de tres meses, suspendida, por comentarios revisionistas del "Holocausto" que él hizo en la televisión iraní en Octubre de 2006 [27].

[27] "French president orders probe into revisionist comments", European Jewish Press, 25 Dic. 2006. Online: https://ejpress.org/index.php?option=com_content&view=article&id=6120&Itemid=6

      Entonces tengamos las cosas perfectamente claras. El gobierno francés defiende a un hombre que insulta a la religión islámica, a pesar de que sus declaraciones son ofensivas para millones de musulmanes. En realidad, ellos defendieron el derecho de él a la libertad de expresión en una muy publicitada declaración, y le ofrecieron protección policial también. Sin embargo, ese mismo gobierno francés permite que un profesor francés sea removido de su cátedra universitaria, ordena investigaciones acerca de sus comentarios, y le da condenas de cárcel suspendidas, debido a sus creencias revisionistas del "Holocausto". Esto claramente desmiente la hipócrita afirmación del Primer Ministro Dominque de Villepin de que Francia es "una democracia donde cada uno tiene derecho a expresar sus opiniones libremente, mientras respete a otros". Uno tiene el derecho a insultar y atacar a la religión islámica, pero a los revisionistas del "Holocausto" no se les permite expresar libremente sus puntos de vista.

      El patrón es el mismo en todos estos casos. Los gobiernos occidentales y las publicaciones de los medios de comunicación no censuraron ni condenaron abiertamente esos ataques contra Dios y la religión, a pesar de que son ofensivos para millones de cristianos y musulmanes. Los medios de comunicación abiertamente promovieron esas publicaciones, y los gobiernos occidentales estuvieron silenciosos. Además, en el caso del ataque sobre el Islam en Francia hecho por Robert Redeker, el gobierno incluso le ofreció apoyo.

     No obstante, cuando el Presidente Ahmadineyad convocó una conferencia que cuestionaba la veracidad de la doctrina del "Holocausto", los gobiernos occidentales y los gigantes de los medios informativos se unieron en un coro para condenarlo en voz alta y vehementemente. En las propias palabras del líder iraní: "Si alguien en su país niega a Dios, nadie dice nada. Pero si alguien rechaza la Masacre de los Judíos, los voceros sionistas y los gobiernos pagados por el sionismo comienzan a gritar". ¡Y gritos dieron ellos! Esto en sí mismo justificó la afirmación del Presidente Ahmadineyad de que las élites de poder occidentales han levantado la ideología del "Holocausto" por encima de Dios y de la religión.

     Una "teocracia" es una forma de gobierno en el cual los gobernantes de la sociedad afirman que su autoridad para gobernar les ha sido dada directamente por una deidad [28]. Bajo una forma teocrática de gobierno, al concepto de Dios y a la religión se les da el status de "no-criticable" o "no-refutable". El concepto de Dios debe ser aceptado sin cuestionamiento. Punto. Cualquiera que no acepte la existencia de Dios, o que intente refutar la existencia de Dios, es, por definición, "malo e inmoral", y está sujeto a una severa persecución. En las sociedades teocráticas, la existencia de Dios no es materia de debate.

[28] Roger Scruton, A Dictionary of Political Thought, Harper & Row, 1982, p. 461.

      Una declaración similar podría ser hecha para la ideología del "Holocausto" en la actual sociedad occidental: no es materia de disputa. Expresando una máxima que se mantiene firme en los medios de comunicación y las academias de Occidente, la historiadora del "Holocausto" Deborah Lipstadt ha declarado con autoridad: «La existencia del "Holocausto" no es materia de debate» (Lipstadt, p. 1).

     El historiador del "Holocausto" Raul Hilberg afirmó que en la Europa del siglo IV "la religión cristiana no era una de muchas religiones sino la religión verdadera, la única. Aquellos que no estaban en su rebaño eran ignorantes o estaban en el error" [29]. En nuestra sociedad, la doctrina del "Holocausto" no es una de muchas interpretaciones sino la interpretación verdadera, la única. Aquellos que no están en su rebaño son, por definición, nazis ignorantes y malvados, anti-judíos y fanáticos engañados (Lipstadt).

[29] Raul Hilberg, The Destruction of the European Jews, Holmes & Meir, 1985, p. 5.

     A través de todo Estados Unidos y gran parte de Europa, la ideología del "Holocausto" ha obtenido el status que tiene el concepto de Dios en las sociedades teocráticas. Debe ser aceptada sin cuestionamiento, a priori. Y cualquiera que la cuestione o que la rechace se arriesga a ser censurado, severamente perseguido o encarcelado.

     A principios de 1979, en el periódico más respetado de Francia, Le Monde, 34 historiadores publicaron un manifiesto en apoyo de la ideología del "Holocausto". El párrafo final afirma que los gaseamientos masivos de judíos ocurrieron realmente y que nadie puede negar su existencia sin cometer un ultraje a la Verdad: "La pregunta de cómo técnicamente tal asesinato de masas fue posible no debería ser planteada. Fue técnicamente posible porque ocurrió. Éste es el punto de partida necesario para todas las investigaciones históricas del tema. Nos toca recordar ese punto con la debida simplicidad: no hay ni puede haber un debate sobre la existencia de las cámaras de gas" [30].

[30] Citado en Pierre Vidal-Naquet, Assassins of Memory: Essays on Denial of the Holocaust, Columbia University Press, 1992, p. XIV.

     Una vez más, en una sociedad teocrática la existencia de Dios es evidente y debe ser aceptada a priori... ¡punto!. En nuestra sociedad, la existencia de las "cámaras de gas nazis" es "evidente por sí misma" y debe ser aceptada, a priori.

     La doctrina del "Holocausto" no sólo ha sido levantada por encima de Dios y la religión sino también por sobre la ciencia misma, puesto que ya no puede ser objetivamente examinada por los críticos. Irán ofreció enviar un equipo de expertos a Polonia para examinar la evidencia del presunto "Holocausto" [31]. El plan fue inmediatamente rechazado por funcionarios polacos. "Bajo ninguna circunstancia deberíamos permitir esto", insistió el ministro de Asuntos Exteriores polaco Stefan Miller. "Está más allá de todas las normas imaginables el que tal cosa sea discutida", añadió (Ibid.).

[31] Marc Perelman, "Iran Proposal for Shoah Rebuffed by Europeans", Forward, 24 Feb. 2006, p. 7. "Drawing the Line on Iran", Forward, 24 Feb. 2006, p. 10.

     Nuevamente, este comportamiento le da aún más credibilidad a las afirmaciones de Ahmadineyad. Él declaró: "Ellos han fabricado una leyenda bajo el nombre de la Masacre de los Judíos".

     Al rechazar permitir que los iraníes fueran para evaluar las evidencias, Polonia le otorga verosimilitud a la afirmación de Ahmadineyad de que al menos algunas pruebas del "Holocausto" son en realidad fabricadas, y los gobiernos occidentales están temerosos de que él exponga esto ante el mundo. Pero, igual de importante, al negar a los escépticos el derecho a cuestionar las pruebas, la doctrina del "Holocausto" ha sido colocada más allá del alcance del análisis científico.

      Karl Popper, un destacado filósofo de la ciencia, propuso que una afirmación (una teoría, una conjetura) tiene el status de pertenencia a las ciencias empíricas si, y sólo si, es potencialmente refutable [32]. Si el "Holocausto" no puede ser cuestionado ni debatido y si sus pruebas no pueden ser evaluadas por los escépticos, y debe ser ciegamente aceptado como un "hecho", entonces no es refutable. Si no es refutable, entonces no es una teoría científica. Al hacer de la doctrina del "Holocausto" algo no-refutable, las élites de poder occidentales lo han convertido en un dogma que se auto-perpetúa y cuasi-religioso.

[32] The Encyclopedia of Philosophy, 1967 ed., s.v. "Karl Raimund Popper", por Anthony Quinton.

     El psicólogo evolutivo profesor Kevin MacDonald señala que ciertos movimientos intelectuales del siglo XX dominados por los judíos han desarrollado una clara atmósfera de autoritarismo. Por ejemplo, el movimiento psicoanalítico fue fundado en su mayor parte por judíos, y permaneció como "un movimiento muy autoritario en el cual los límites grupales son rígidamente mantenidos y en el cual los herejes son expulsados" [33].

[33] Kevin MacDonald, A People That Shall Dwell Alone: Judaism as a Group Evolutionary Strategy, with Diaspora Peoples, Writers Club Press, 2002, p. 364.

     La cultura judía histórica se ha caracterizado por ser autoritaria y colectivista. El profesor MacDonald explica: "La prioridad del control del comportamiento individual por parte de la comunidad, un rasgo fundamental de un tipo colectivista de sociedad, es una característica muy sobresaliente del judaísmo predominante..." (Ibid., p. 363). Los grupos judíos han proyectado ese rasgo cultural en la doctrina del "Holocausto". Ella es una ideología muy autoritaria que no tolera ningún desacuerdo y que persigue a los herejes. A través de todo el así llamado "Occidente libre" la gente pueden sufrir una severa persecución o incluso una condena a prisión por simplemente cuestionarla.

     Fred Leuchter, en un tiempo el principal experto en Estados Unidos en la tecnología de la cámara de gas, vio su carrera destruída y su matrimonio arruinado porque él publicó un informe que muestra que las llamadas "cámaras de gas de Auschwitz" nunca existieron. El científico alemán Germar Rudolf y el activista revisionista Ernst Zündel están actualmente en prisiones alemanas por rechazar la ideología del "Holocausto". El historiador británico David Irving pasó trece meses en una prisión austriaca por supuestamente violar las "leyes de negación del Holocausto". En numerosos países a través de toda Europa uno puede terminar en prisión durante años por rechazar la ideología del "Holocausto". Grupos judíos estuvieron detrás de la creación e implementación de esas opresivas leyes [34].

[34] Véase Mark Weber, "Freedom for Europe’s Prisoners of Conscience!: Irving, Zundel, Rudolf still in Prison". Online: http://www.ihr.org/news/061112_prisoners_of_conscience.shtml


VI. El "Holocausto" como Mito Sagrado

     En el Tribunal de Núremberg de la posguerra, los Aliados alegaron que los alemanes exterminaron a cuatro millones de personas en el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau. Hasta 1990 una placa conmemorativa en Auschwitz decía: "Cuatro millones de personas sufrieron y murieron aquí a manos de los asesinos nacionalsocialistas entre los años 1940 y 1945". Durante una visita en Junio de 1979 a dicho campo, el Papa Juan Pablo II estuvo delante de ese monumento conmemorativo y rezó y bendijo a los cuatro millones de víctimas [35].

[35] Véase Paul Grubach, "The Christian Religion and the Iran Holocaust Conference: An Open Letter to Pope Benedict XVI". Online: http://codoh.com/library/document/152/

     En Julio de 1990 el Museo Estatal de Auschwitz del gobierno polaco, junto con el centro israelí Yad Vashem del "Holocausto", admitieron que la cifra de cuatro millones era una burda exageración, y las referencias a ella fueron en consecuencia removidas del monumento de Auschwitz. Funcionarios israelíes y polacos anunciaron una cifra revisada provisional de al menos 1,1 millón de muertos, siendo aproximadamente el 90% judíos de casi cada país de Europa.

     Como ya se destacó, la afirmación de que los alemanes exterminaron a cuatro millones de personas en Auschwitz se admite ahora que es un mito deliberado y una falsedad políticamente inspirada.

     En su discurso en la Conferencia, el diplomático revisionista doctor Frederick Toben señaló correctamente que, una vez más, el sucesor de Juan Pablo, el Papa Benedicto XVI, bendijo al presunto 1,5 millón de víctimas, lo cual muestra que hay en efecto un esfuerzo concertado para elevar la ideología del "Holocausto" al status de "mito sagrado" (Toben, «The "Holocaust-Shoah" in Time & Space, not Memory», op. cit.).

     En un sentido político, así es cómo es definido un "mito": «Cualquier falsa creencia que (a) es de importancia simbólica en la vida emocional del creyente, (b) está basada en una necesidad de creer más bien que en una convicción racional, (c) está asociada con historias que son aceptadas no como Historia (o no basada en evidencia histórica) sino como ilustraciones o parábolas, y (d) está dotada con una cualidad "sagrada", que puede extenderse a las relaciones sociales, instituciones o configuraciones políticas asociadas con ella, concediéndoles así un aire de legitimidad» (Scruton, p. 311).

     En cuanto a la falsedad políticamente inspirada de que cuatro millones de personas fueron asesinados en Auschwitz, así es cómo el fallecido Papa Juan Pablo II propuso que debería ser usada. En palabras del New York Times: "Con su voz que se ha ido enronqueciendo durante el sexto día de la visita a su Polonia natal, el Papa pidió que todos sus oyentes se comprometan con el cuidado de los seres humanos y los oprimidos, como testimonio para los cuatro millones —incluyendo 2½ millones de judíos— que murieron en los campos que él podía ver desde la elevada plataforma del altar" [36].

[36] John Vinocur, «Pope Prays at Auschwitz: "Only Peace!"», The New York Times, 8 de Junio de 1979, p. A1.

     Note cómo la falsa cifra de "cuatro millones de asesinados" encaja con los criterios para definir un "mito". Es una creencia manifiestamente falsa que ha tomado una importancia simbólica en la vida emocional de la gente. El Papa propuso que aquello debiera ser una fuerza motivadora para la acción social. La cifra de cuatro millones no estaba basada en el análisis racional sino más bien en una "necesidad de creer" por una razón política ulterior. Y finalmente, la falsedad de los cuatro millones fue dotada por el Papa mismo con una cualidad "sagrada", que puede transferirse a las relaciones sociales, instituciones u ordenamientos políticos asociados con ella, otorgándoles de esa manera un aire de legitimidad.

     Para crédito del NY Times, ellos realmente indicaron cómo la ideología del "Holocausto", que incluye la falsedad de los cuatro millones, concedió un aire de legitimidad a los acuerdos políticos de 1979: "Los sufrimientos de Polonia a manos de la Alemania nacionalsocialista todavía son vistos como una fuente de unidad, y la liberación del país por el Ejército Rojo es considerada como la impronta de la legitimidad de la dirigencia marxista del país" (Ibid.).

     La cifra de "cuatro millones de asesinados en Auschwitz" se ha ido, y la dirigencia marxista de Polonia ha sido transferida al basurero de la Historia. Pero la necesidad de creer en el mito de Auschwitz sobrevive. Ha sido "revisado" para prestar un aire de legitimidad a intereses socio-políticos contemporáneos.

     El profesor Van Pelt reveló los motivos de por qué Polonia tiene un interés creado en promover la ideología del "Holocausto". En 1947 el gobierno polaco decretó una ley que conmemoraba el martirio de Polonia y otras naciones en el campo de concentración de Auschwitz (Van Pelt, p. 14). En otra parte él escribió: "A medida que las relaciones entre el Este y el Oeste se deterioraban después de la guerra, con la mayor parte de Alemania convirtiéndose en parte de la OTAN y con aquel país rechazando reconocer la legitimidad de la anexión polaca de posguerra de los antiguos territorios alemanes de Prusia del Este, Pomerania y Silesia, el número de víctimas se convirtió en un asunto político. Los jefes comunistas de Polonia eran reacios a ceder una pulgada en sus reclamaciones contra Alemania mientras el gobierno de Bonn no reconociera la integridad territorial de la República Popular de Polonia, y por lo tanto ellos siguieron sosteniendo, como un asunto de política, que 4 millones de personas habían sido muertas en Auschwitz" (Ibid., p. 109).

     Sea legítima o no la posición polaca en cuanto a los disputados territorios, las autoridades de Polonia todavía tienen un interés creado ulterior en promover la ideología del "Holocausto". Ella no sólo sirve como una piedra angular del nacionalismo polaco sino que proporciona una "salvaguardia" contra cualquier futura exigencia alemana de que Polonia devuelva a Alemania los disputados territorios. El encarcelado científico revisionista del "Holocausto" Germar Rudolf lo resumió perfectamente cuando él escribió: "Muchos polacos temen en sus corazones que el Estado de Polonia de posguerra perdura y se acaba con Auschwitz" [37].

[37] Germar Rudolf, The Rudolf Report: Expert Report on Chemical and Technical Aspects of the "Gas Chambers" of Auschwitz, Theses & Dissertations Press, 2003, p. 273.

     Seguramente hay también intereses y gobiernos no-judíos detrás de la promoción de la ideología del "Holocausto". El fallecido historiador revisionista Charles Weber lo declaró de esta manera: «Con lo corrosivos, polémicos y destructivos que son el material del "Holocausto" y la tesis del exterminio, ciertamente no debemos considerar a los judíos como exclusivos responsables de su continua propagación» [38].

[38] Charles Weber, "Cui Bono? An American Veteran’s Views on Non-Jewish Toleration and Propagation of the Extermination Thesis", The Journal of Historical Review, primavera de 1982, vol. 3, Nº 2, p. 105. Online: http://www.ihr.org/jhr/v03/v03p105_Weber.html

     Considere el caso de Rusia. Aquí está la declaración del representante ruso ante Naciones Unidas en cuanto a la reciente resolución de Naciones Unidas que condena la "negación del Holocausto": «El Ejército Rojo había liberado el campo de exterminio de Auschwitz, uno de los más grandes. La memoria del heroísmo de los soldados soviéticos y de los muchos millones de víctimas en su país nunca podría reconciliarse con el "interés político oportunista" que procuró distorsionar el significado de aquella historia» [39].

[39] Asamblea General, GA/10569, 26 de Enero de 2007, "General Assembly Adopts Resolution Condemning Any Denial of Holocaust: United States Representative Says to Deny Events of Holocaust Tantamount to Approval of Genocide in All its Forms". Online: http://www.un.org/press/en/2007/sgsm10855.doc.htm

     Claramente, la ideología del "Holocausto" pone a los rusos en el papel de "heroicos libertadores". Cualquier rechazo de dicha doctrina pondría perfectamente bien el foco en los crímenes, genocidio y opresión del régimen estalinista, siendo su resultado final la demolición de uno de los pilares de la ideología patriótica rusa, y la comprensión a nivel mundial de que el comunismo estalinista que vino de Rusia era un sistema más opresivo y malvado que lo que lo fue alguna vez el nacionalsocialismo. Incluso la violenta opositora intelectual al revisionismo del "Holocausto" Deborah Lipstadt admite que Stalin mató a más personas que Hitler (Lipstadt, p. 213).

     Nuevamente, el revisionista Charles Weber lo declaró de la siguiente manera: «El material del "Holocausto" ha resultado ser un complemento útil en diversos otros esfuerzos de la propaganda soviética, incluyendo los "juicios" de Núremberg y la borradura de la conciencia, mediante el contraste, de muchos crímenes de la Unión Soviética contra otras naciones, tales como la masacre de Katyn».

     El representante de la Federación Rusa ante Naciones Unidas Vitaly Churkin insinuó que esto es lo que está detrás del apoyo de Rusia a la reciente resolución de Naciones Unidas que condena la "negación del Holocausto": «Los Estados miembros se vieron obligados a incluír en aquella condena los intentos de revisar la historia de la Segunda Guerra Mundial y los méritos de aquellos que tomaron las armas para luchar contra los nacionalsocialistas. Cualquier tentativa de convertir en héroes a los secuaces del fascismo debe ser rechazada».

     Las élites no-judías de poder estadounidenses y británicas también tienen un interés creado en promover la ideología del "Holocausto". Como lo reveló recientemente el historiador Jeffrey Herf en su estudio El Enemigo Judío, la ideología del "Holocausto" pinta a los estadounidenses y a los británicos bajo una luz buena y ética, y así "justifica" su esfuerzo de guerra entero contra Alemania.

     Como lo aclara Herf, una de las características importantes de la propaganda de masas es que apela a contrastes absolutos entre el bien y el mal. La doctrina del "Holocausto" cumple los requisitos perfectamente. Él escribió: «Los reportes acerca de de la Solución Final [la tentativa nacionalsocialista de exterminar a los judíos durante la 2ªGM] subrayaban la absoluta dicotomía moral entre la Alemania nacionalsocialista y sus aliados, por una parte, y las Naciones Unidas [estadounidenses, británicos, etc.], por otra. Ellos reforzaron la convicción de los Aliados de que aquélla era una guerra entre la libertad y la tiranía, el bien y el mal, la civilización y la barbarie» (Herf, p. 176).

     En una declaración formal que refleja la opinión oficial del gobierno de Estados Unidos, se declaraba: "La derrota de 1945 de la Alemania nacionalsocialista a manos de Estados Unidos y sus aliados finalmente le puso un final a la campaña de genocidio del dictador Adolf Hitler".

     En pocas palabras, suprima la ideología del "Holocausto", y una importante "justificación" del esfuerzo de guerra estadounidense y británico contra Alemania se ve arrojada al basurero de la Historia. Los estadounidenses y los británicos comenzarán a hacer preguntas incómodas, como "¿por qué fuimos a la guerra contra Alemania? Tal vez no deberíamos haber ido a la guerra contra Alemania, y tal vez fue un enorme error haberse aliado con el criminal régimen estalinista".


VIII. La Ideología del "Holocausto" e Israel

     El mayor beneficiario de la ideología del "Holocausto" es indudablemente el Estado de Israel y las élites de poder que apoyan fervientemente al sionismo político. Como fue revelado en la edición del 4 de Febrero de 2005 del Jerusalem Post, la doctrina del "Holocausto" es parte del fundamento ideológico de Israel: «La tragedia del "Holocausto" fue un importante impulso en el reestablecimiento del hogar del pueblo judío en su antigua tierra, notó (el ministro israelí de Asuntos Exteriores Silvan) Shalom» [en un discurso ante Naciones Unidas] [40].

[40] Liat Collins, "From the Ashes", The International Jerusalem Post, 4 Feb. 2005, p. 4.

     En Mayo de 2003, indicando una piedra angular de la política exterior estadounidense, la ministra de Asuntos Exteriores Condoleeza Rice dijo al diario de Israel Yediot Ahronot que "la seguridad de Israel es la clave para la seguridad del mundo" [41].

[41] Avraham Shmuel Lewin, "Rice: Israel’s Security is Key to Security of Rest of World", 14 de Mayo de 2003. Online: http://www.freerepublic.com/focus/f-news/913627/posts

     Si la seguridad de Israel es la clave para la seguridad del mundo, y dado que la ideología del "Holocausto" sostiene a Israel, entonces se deduce que al respaldar la ideología del "Holocausto" usted apoya la seguridad del mundo. Al desacreditar la ideología del "Holocausto" usted amenaza la seguridad del mundo. Así piensa el ala pro-sionista del establishment estadounidense de Seguridad Nacional. Ésta es muy ciertamente una razón de por qué el gobierno estadounidense publicó una declaración formal condenando el revisionismo del "Holocausto".

     A la fecha de escribir esto, Estados Unidos y/o Israel están a punto de llevar a cabo un golpe militar con Irán. Aquí está como el Forward, el periódico judío más importante de EE.UU., describió la situación: "La emergente guerra contra Irán es una historia diferente. Esta vez, el papel de Jerusalén no es fantasía. La sensación de alarma de Israel ha estado en el centro de la historia desde el comienzo. Tanto el Washington Post como el New Yorker reportaron esta semana que los estrategas y los expertos de Inteligencia israelíes estaban desempeñando un serio papel en la formación del apoyo a la guerra. El propio Presidente Bush dijo en Cleveland el mes pasado que la seguridad de Israel era una preocupación central, si no la principal, en la evaluación de la amenaza iraní" [42].

[42] "The Risks of War", Forward, 14 de Abril de 2006, p. 10.

     Si hay un golpe militar contra Irán, uno puede predecir que la ideología del "Holocausto" será usada para "justificarlo". Después de todo, EE.UU. e Israel tienen que impedir "otro Holocausto".


IX. La Ideología del "Holocausto" y la Teoría Marxista

     Lo que el historiador Jeffrey Herf revela en su estudio no es ninguna sorpresa. La ideología del "Holocausto" "justifica" y "legitima" los masivos pagos de restitución que van a Israel desde Alemania.

     "Entre 1953 y 1965", señala Herf, "la República Federal entregó al Estado de Israel bienes tales como barcos, herramientas para máquinas, trenes, automóviles, equipamiento médico y tecnología telefónica que fueron cruciales para la construcción de infraestructura. Las entregas de Alemania Occidental equivalieron a entre el 10 y el 15% de las importaciones israelíes anuales" [43].

[43] Jeffrey Herf, Divided Memory: The Nazi Past in the Two Germanys, Harvard University Press, 1997, p. 288.

     Lo que es interesante aquí es que esta relación financiera entre Alemania e Israel sirve como un ejemplo de la teoría marxista de la explotación económica.

     El filósofo político Roger Scruton explica la función de la "ideología" en las teorías marxistas: «"Ideología" denota cualquier conjunto de ideas y valores que tiene la función social de consolidar un orden económico particular, y que es explicada por ese solo hecho y no por su verdad inherente o razonabilidad... La ideología consigue apoyo para la hegemonía de una clase social, persuadiendo a las clases oprimidas para que acepten la descripción de la realidad que presenta su subordinación como algo "natural". Ella por lo tanto tiene tres funciones principales: legítimar, desconcertar y consolar» (Scruton, p. 213).

     Las contradicciones, sinsentidos y falsedades absolutas en la ideología del "Holocausto" son legión. La promoción de la ideología del "Holocausto" en Alemania no ha de ser explicada debido a su verdad inherente o sensatez. Más bien, su predominio es en gran parte explicado por el hecho de que sirve para "justificar" y "legitimar" la relación económica explotadora impuesta sobre una Alemania postrada por los Aliados victoriosos, entre los pueblos alemán e israelí. La ideología del "Holocausto" "persuade" a las masas alemanas de que su subordinación financiera a Israel es "totalmente correcta moralmente, y natural".

     No obstante, la doctrina del "Holocausto" y el statu quo sociopolítico que ella "justifica" contienen dentro de sí las semillas de su propia destrucción. Mientras más es agredida la identidad nacional alemana con falsedades del "Holocausto", más la gente alemana es económicamente explotada por esto, de manera que cada vez más alemanes llegarán a rechazar la doctrina del "Holocausto" y el orden sociopolítico que está asociado con ella.

     Si los actuales gobernantes alemanes estuvieran realmente interesados en construír una sociedad democrática estable, ellos permitirían la libertad de debate en cuanto al asunto del "Holocausto", e intentarían llegar a la verdad entera. Basar los sistemas políticos sobre falsedades demostrables que degradan y explotan al pueblo alemán produce una situación políticamente muy inestable y volátil [44].

[44] Para una discusión de esto, vea de Paul Grubach, "Should Germany and Austria Tolerate Holocaust Revisionism?: Reflections on the Upcoming Irving, Zundel and Rudolf Trials". Online: http://www.codoh.com/library/document/145/


X. La Ideología del "Holocausto" y la Identidad Judía

     La doctrina del "Holocausto" es una parte integral del paquete ideológico entero que forma la identidad judía, y el revisionismo del "Holocausto" es percibido como una grave amenaza para dicha identidad.

     El doctor Robert Jan van Pelt percibe el revisionismo del "Holocausto" como un malvado asalto sobre la auto-imagen e identidad judía. En una discusión franca y honesta, él admitió que cuando leyó la literatura revisionista del "Holocausto", él se "había llegado a enfrentar cara a cara con un peligroso abismo personal". Su conclusión implícita es que ésta es una de las principales razones de por qué el revisionismo del "Holocausto" debería ser atacado y destruído (Van Pelt, p. 70).

     El profesor Van Pelt luego cita a la escritora judía Erika Apfelbaum en cuanto a por qué el revisionismo del "Holocausto" es "tan malo" y por qué debería ser atacado y refutado. Ella declaró: «La actual historia judía está profundamente arraigada en Auschwitz como el símbolo general de la destrucción del pueblo judío durante el "Holocausto". Para alguien cuyo pasado está arraigado en Auschwitz, la experiencia de leer a través de la torturada lógica y la documentación de los revisionistas es similar a la experiencia psicológicamente desorientadora de los experimentos de privación sensorial o de aislamiento en prisión, donde uno pierde el contacto con la realidad. El efecto insidioso de leer esa literatura [revisionista del "Holocausto"] consiste en perder la propia identidad como un sobreviviente y, más generalmente, como un judío. Por lo tanto, las alegaciones revisionistas sirven para desposeer a los judíos de su historia, y al hacer aquello, al buscar destruír la historia de un pueblo, un genocidio simbólico reemplaza a uno físico» (Ibid.).

     Finalmente, la comunidad judía mundial va a tener que afrontar las mentiras y exageraciones de la historia del "Holocausto", y reconstruír su identidad religiosa y étnica en otra cosa que las falsedades del "Holocausto". Ése será un desafío mayor para los judíos en el futuro.


XI. Comentario Final: ¿Qué Debe Hacerse?

     La ideología del "Holocausto" desempeña un papel político, social y económico enorme en los asuntos mundiales. Es como si el sistema emocional, intelectual e institucional entero del mundo post-Segunda Guerra Mundial hubiera sido construído alrededor de ello. Dicha ideología sirve como una "justificación" ideológica para las configuraciones sociopolíticas en muchas partes del mundo hoy. A pesar de que ella es una ideología manifiestamente débil y frágil, tiene una asombrosa elasticidad. La razón de ello es clara de ver: hay poderosos intereses judíos y no-judíos detrás de ella.

     Una de las mejores demostraciones de la debilidad de la doctrina del "Holocausto" es el hecho de que está rodeada de tabúes estrictamente forzados, condenas a prisión y amenazas de destrucción de carreras para protegerla de la crítica racional. Ya tan solo eso debería decir a la gente cuán débil y frágil realmente es. Una creencia que descansa sobre buena razones y evidencias sólidas no necesita restricciones legales y tácticas extra-legales y deshonestas para protegerla.

     El statu quo sociopolítico mundial que la ideología del "Holocausto" "justifica" y "legitima" está amenazado con el colapso. En este mundo de guerra y violencia interminable, es el deber de los intelectuales e investigadores intentar aparecer con resoluciones pacíficas a los problemas que enfrenta la Humanidad. Depende ahora de los poderosos intereses judíos y no-judíos que están detrás de la ideología del "Holocausto" involucrar a sus oponentes, los revisionistas, en un debate libre y democrático para que podamos llegar a la verdad acerca del destino de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. De esta manera, podremos ayudar a construír un orden mundial más racional y humano.–





No hay comentarios:

Publicar un comentario