BUSCAR en este Blog

jueves, 7 de enero de 2016

Elias Akleh - El Adoctrinamiento Judío de los Cristianos



     El doctor Elias Akleh, autor de los dos siguientes artículos que ofrecemos en castellano, es un escritor árabe de ascendencia palestina. Él y su familia, dice la información, fueron expulsados de Haifa después de la "Nakba" (Catástrofe palestina) de 1948, y luego desde Beit-Jala después del "Nakseh" (Revés palestino) de 1967, y vive ahora en Estados Unidos, donde ha publicado numerosos análisis políticos y culturales en diversos sitios. El primer artículo fue publicado en intifada-palestine.com hace tres días, y el segundo, aparecido en dos partes en mwcnews.net, fue presentado en Febrero de 2013. Ambos textos tienen un tema en común: la manipulación e infiltración judaica del cristianismo, el estadounidense pero también el de todas partes, y el relato de diversos ejemplos históricos y de la actualidad en la Palestina ocupada, donde se manifiesta un virulento y patológico odio a todo lo cristiano por parte de la gente talmúdica.


EL ADOCTRINAMIENTO JUDAICO
DE LOS CRISTIANOS ESTADOUNIDENSES
por Elias Akleh
4 de Enero de 2016



     Durante mis 36 años viviendo en Estados Unidos he notado un proceso sistemático y gradual de un judaico lavado de cerebro y adoctrinamiento de los cristianos estadounidenses. La élite judía sionista estadounidense, los rabinos talmúdicos de Chabad Lubavitch, han controlado el sistema bancario financiero estadounidense por medio de la sionista y privada Reserva Federal, han controlado la economía estadounidense, han controlado las publicaciones de los medios estadounidenses de comunicación, los periódicos, las radios y las estaciones de televisión, Internet y las publicaciones de los medios sociales; han controlado el sistema educacional estadounidense, han controlado las industrias principales, han poseído y manipulado los complejos militares estadounidenses, han manipulado a congresistas e incluso a Presidentes mediante soborno y/o extorsión, han dictado la política exterior e interior estadounidense, y recientemente en las etapas finales han enajenado a los cristianos estadounidenses de su fe y los han adoctrinado en la camuflada tradición judaica.

     He visitado iglesias cristianas de diferentes denominaciones, y hay muchas de ellas. En una franja de la calle de 11 kilómetros de extensión cerca de mi vecindario conté 17 iglesias diferentes. La religión es un negocio muy provechoso. Al asistir a los servicios uno raramente oye sermones sobre las verdaderas enseñanzas de Jesús. Si oye alguno, ellos hablan de la vida de Jesús y sus milagros. La mayoría de los sermones se concentran en el Antiguo Testamento, en la interacción de Abraham con Dios, en el pueblo elegido judío de Dios, el éxodo, Moisés y sus diez mandamientos (realmente hay más de 600 mandamientos: Éxodo 20:23), en las violentas guerras judías contra los habitantes autóctonos de Palestina, y en el apremio para bendecir a Israel, el pueblo elegido, favorito y amado de Dios, para que uno pueda evitar la ira de Dios y ganar sus bendiciones. Lo peor de todo es cuando usted encuentra a un rabino judío invitado en la iglesia para que enseñe a los goyim cristianos acerca del pueblo elegido de Dios y la Tierra Prometida por Dios.

     Hablando con algunos fieles después del servicio uno puede descubrir cuán profundo es este adoctrinamiento, hasta el punto de que muchos creen que Dios está uniendo fuerzas con el actual Estado israelí en sus guerras contra los árabes. Quedé muy sorprendido de descubrir que esos fieles, algunos de los cuales son científicos y profesores, pierden todo el pensamiento lógico cuando ellos, mientras afirman que Dios es amor, creen que Dios ama sólo a los judíos. Las otras naciones no son amadas por Dios, sino que, como afirman los rabinos judíos, los goyim fueron creados sólo para servir a los judíos. Ellos no logran concebir el prejuicio, el racismo y el supremacismo judío existente en este concepto pagano.

     Lo que es más asombroso es la completa ignorancia de los sacerdotes cristianos en cuanto a las verdaderas enseñanzas cristianas que ellos afirman predicar. Al acercarse a algunos de ellos con preguntas como ¿por qué celebramos la Navidad con un árbol?, ¿en qué consiste la dualidad de la naturaleza humana?, ¿qué significa realmente la Santa Trinidad?, o preguntas más simples como ¿por qué Jesús se describió a sí mismo a veces como "el hijo de Dios" y otras como "el hijo del Hombre"?, uno descubriría cuán completamente ignorantes son esos sacerdotes. Todo lo que ellos saben es cómo realizar rituales, ignorantes de lo que esos rituales significan. El ciego guiando a los ciegos.

     Estados Unidos está lleno de iglesias pseudo-cristianas, organizaciones, escuelas, canales de televisión y sitios web de Internet cristianos, cuyo objetivo encubierto es lavar el cerebro y pacificar a los cristianos estadounidenses. Los más eficaces de éstos son el Proyecto Philos [1], los Sionistas Cristianos, y Cristianos Unidos en Pro de Israel (Christians United for Israel, CUFI), entre muchos otros, tales como el tele-evangelista bautista Pat Robertson, el tele-evangelista Jerry Falwell, y el tele-evangelista pentecostal Jimmy Swaggart.

[1] http://rightweb.irc-online.org/profile/philos_project

     La misión declarada del Proyecto Philos incluye "educar a los cristianos en las cuestiones teológicas, históricas y políticas que rodean a Israel y al pueblo judío". El grupo Sionismo Cristiano es simplemente una organización política judía que sigue pidiendo a los cristianos estadounidenses que financien las guerras de Israel para conseguir la salvación mediante el Rapto / Armagedón. El director ejecutivo de CUFI es un judío sionista, David Brog, primo del ex-Primer Ministro israelí Ehud Barak, y su hombre de fachada es el predicador John Haggee, que no dejaría de defender a Israel y pedir guerras nucleares contra Irán. Estas instituciones pseudo-cristianas son financiadas por organizaciones judías sionistas como el Comité Judío Estadounidense, la Liga Anti-Difamación, el Congreso Judío Estadounidense y el AIPAC.


     Estas mismas organizaciones judías han emprendido una guerra religiosa contra el cristianismo en Estados Unidos. Ellas han financiado y han patrocinado numerosos pleitos judiciales, y han tenido éxito, para prohibir el despliegue de símbolos religiosos cristianos en terrenos públicos, en las instituciones federales y en las escuelas públicas, citando la "Separación del Estado y la Iglesia", lo cual realmente estaba destinado a impedir que el gobierno estadounidense, básicamente cristiano desde su establecimiento, favoreciera a una denominación cristiana sobre otra.

     De este modo, erigir un Árbol de Navidad o la Cruz, los símbolos del amor y la paz, está prohibido en la Casa Blanca, pero la erección de la más grande menorá judía, el símbolo de guerra y destrucción, fue permitida en la Casa Blanca. Los medios de comunicación controlados por los sionistas tuvieron éxito también en convertir los saludos de "Feliz Navidad" en "Felices Fiestas", "vacaciones de Navidad" en "vacaciones de invierno", y la palabra "Christmas" en "Xmas", significando la letra "X", suprimido.

     Estos judíos talmúdicos sionistas y sus instituciones pseudo-cristianas están adoctrinando a los cristianos estadounidenses con falsas creencias de que Jesús era un judío o un rabino, siendo que él era realmente un esenio palestino revolucionario. Los judíos como el pueblo elegido de Dios y Palestina como su tierra prometida sólo para los judíos, más la obtención de las bendiciones de Dios al bendecir a los judíos y al Estado de Israel, son las principales creencias que enfatizan esas instituciones.

     Ellos pacifican a los estadounidenses por medio de enseñanzas como "ama a tu enemigo", "ofrece la otra mejilla", "perdona a aquellos que pecan contra ti", "salvación por medio del sufrimiento" y "sólo los mansos heredarán el reino de los cielos". La creencia sin sentido del "judeo-cristianismo" se ha extendido entre los cristianos estadounidenses. Está destinada a engañar a los cristianos para que crean que el judaísmo es la raíz del cristianismo, y que los judíos son los hermanos mayores de los cristianos.

     El hecho del cual muchos estadounidenses son ignorantes, es que Jesús y su cristianismo son el enemigo número uno del judaísmo. Este odio y enemistad están enfatizados en los libros religiosos judíos, en su literatura, en su cultura, en sus celebraciones, en su entretenimiento y en sus sistemas educacionales. El odio judío contra Jesús es fomentado a sus niños por la televisión. La televisión israelí crea programas de entretenimiento insultando a Jesús y su madre María.

     La actriz judía estadounidense Sarah Silverman, que es recibida en Hollywood con alfombra roja, entretiene a su alborozado y risueño auditorio con su deseo de matar a Cristo otra vez. Las enseñanzas religiosas judías describen a Jesús como sexualmente inmoral y a su madre como una puta [2]. Para comprender la profundidad del odio judío talmúdico contra Jesús uno tiene que leer "Jesus in the Talmud", un libro escrito por un judío, Peter Schafer [3], un profesor de estudios judaicos del departamento de religión en la Universidad de Princeton.

[2] http://www.noahide.com/yeshu.htm
[3] http://www.pdfarchive.info/pdf/S/Sc/Schafer_Peter_-_Jesus_in_the_Talmud.pdf

     Esta enemistad también se encuentra en el libro religioso judío la "Torá Mishná" escrita por Moisés Maimónides, uno de los principales árbitros y filósofos rabínicos en la historia judía. Esa Mishná enseña que es un "mitzvah" (deber religioso) erradicar a los enemigos judíos, como Jesús de Nazaret y sus discípulos.

     Un hecho muy importante que hay que reconocer es que el judaísmo moderno es simplemente una extensión disfrazada del antiguo culto pagano sexual y de fertilidad del dios El / Ba’al / Yahvé. Según el Antiguo Testamento éste es un dios terrorista, belicista, celoso, furioso y sin hogar, que exige a su pueblo que le construya una casa, un templo. En la Antigüedad, cada tribu tenía su propio dios y se llamaba a sí misma el pueblo de Dios. Israel (la gente de El) es una herencia de los tiempos antiguos. Ba'al es una palabra hebrea que significa varón-marido. Ese dios El / Ba’al / Yahvé tenía una consorte / esposa conocida como Ashera o Astarté según una antigua inscripción hebrea encontrada en una cerámica del siglo VIII a.C. desenterrada en los sitios arqueológicos de Kuntilet Ajrud y Khirbet el-Kom en Palestina [4].

[4] http://www.stopthereligiousright.org/exodus.htm

     El erudito bíblico y teólogo Thomas L. Thompson menciona en su libro "The Mythic Past", en la página 170, que Asherah, también conocida como Shekinah y como la Reina del Cielo, es la consorte y la amada de Yahvé y la esposa de El o Ba'al (Varón marido). El escritor judío Raphael Patai da una descripción similar en su libro "La Diosa Hebrea".

     La Biblical Archeology Review citó al periódico israelí Ha'aretz Magazine de Octubre de 1999, que escribió lo siguiente [5]: "Será una desagradable sorpresa para muchos que el dios de Israel, YHWH, tenía una consorte, y que la religión israelita temprana adoptó el monoteísmo sólo en el período menguante de la monarquía y no en el monte Sinaí".

[5] http://www.freerepublic.com/focus/news/704190/posts

     La diosa Reina del Cielo también es mencionada muchas veces en el Antiguo Testamento. Un ejemplo es Jeremías 44:16-17, cuando los judíos que vivían en Egipto contestaron a Jeremías diciendo: "¡No te escucharemos! Quemaremos incienso a la Reina del Cielo y derramaremos ofrendas de bebida para ella, como lo hemos hecho nosotros y nuestros padres, nuestros reyes y nuestros príncipes, en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén".

     Los talmudistas y su instrumento terrorista que es el Estado de Israel son "El Anticristo", que está absorto en la destrucción de todo el mundo de los goyim, comenzando en el Oriente Medio, a fin de establecer su culto judío satánico de El / Ba'al / Yahvé. Los judíos odian y miran hacia abajo a todos los no-judíos / gentiles / goyim. Los principales rabinos judíos describen a los Gentiles como ganado creado en forma humana sólo para servir a los judíos.

     Esta guerra judaica anti-cristiana fue comenzada inmediatamente después del establecimiento de Israel en 1948. Las iglesias y comunidades cristianas palestinas, como en Nazaret y Haifa, fueron brutalmente atacadas de manera rutinaria por judíos extremistas. El peor brote de profanación organizada de propiedades e iglesias cristianas ocurrió en Septiembre de 1963, cuando cientos de miembros del grupo vigilante ultra-ortodoxo religiosamente extremista llamado la Sociedad de Activistas del Campo de la Torá (Hever Peelei Hamahane Hatorati), orquestaron ataques simultáneos contra misiones y escuelas cristianas en las ciudades de Jerusalén, Haifa y Jaffa.

     Este odio y los ataques judíos anti-cristianos todavía están teniendo lugar en el presente en la Tierra Santa. Incluso periódicos israelíes como Haaretz reportaron este odio. Bajo el título de "Cristianos en Jerusalén Quieren que los Judíos Dejen de Escupir sobre Ellos" [6], el periódico reportó: "Según el arzobispo Manougian de Jerusalén, el gobierno israelí es anti-cristiano. Los sacerdotes y las monjas cristianos están siendo escupidos cada día por judíos en Jerusalén, y las iglesias cristianas están siendo quemadas y destrozadas rutinariamente".

[6] http://www.haaretz.com/christians-in-jerusalem-want-jews-to-stop-spitting-on-them-1.137099

     El sitio web israelí "Tikun Olam" dio un ejemplo del odio israelí contra los cristianos el mes pasado justo antes de Navidad. Bajo el título de "Guerra Israelí contra la Navidad y el Cristianismo" [7], su sitio web reportó que Bentzi Gopstein, líder del dictatorial grupo judío Lehava, financiado por el gobierno israelí y por organizaciones judías extremistas, está pidiendo la limpieza étnica de todos los cristianos y palestinos de la Palestina ocupada.

[7] http://www.richardsilverstein.com/2015/12/22/the-israeli-war-against-christmas-and-christianity/?utm_source=digg

     Por medio de las muchas organizaciones estadounidenses pro-sionistas, numerosas emisoras de radio pseudo-religiosas, estaciones de televisión judeo-cristianas, y diversos periódicos cristianos sionistas, los talmudistas sionistas han lavado el cerebro y han adoctrinado con éxito a casi 40 millones de cristianos estadounidenses. Los estadounidenses están viviendo bajo la misericordia del sistema bancario usurero judío, se han convertido en consumidores más bien que en productores, se convirtieron en absurdos judeo-cristianos, aceptaron el homosexualismo como algo normal, y con entusiasmo se convirtieron en soldados delegados de los judíos, luchando las guerras de Israel.

     La pregunta decisiva ahora es si el resto de los cristianos estadounidenses pondrán la otra mejilla para sufrir más abuso talmúdico, o harán lo que Jesús hizo: ¡azotar y echar a esos talmudistas cambiadores de dinero de las iglesias y completamente de nuestras vidas!.–




LA GUERRA contra los CRISTIANOS ESTADOUNIDENSES
por Elias Akleh
11 y 18 de Febrero de 2013



Parte I: Historia Corta

     Los cristianos estadounidenses han sido durante mucho tiempo el objetivo de una guerra religiosa encubierta cuyos campos de batalla incluyen sus hogares, sus escuelas públicas, sus iglesias y sus escuelas dominicales. Ellos son sometidos a masivos programas de lavado de cerebro bien planificados y científicamente basados, cuyos objetivos son distorsionar y debilitar sus creencias cristianas, y dividirlos en grupos diferenciados más pequeños que pueden ser fácilmente manipulados, controlados y esclavizados para servir ciega y lealmente a las genocidas agendas coloniales del sionismo e Israel bajo la falacia de servir al pueblo elegido de Dios. Grupos como Sionistas Cristianos y Cristianos Unidos en Pro de Israel son víctimas de tal guerra. Tales grupos son las ovejas perdidas de los cristianos estadounidenses.

     Las escuelas religiosas adoctrinan a sus estudiantes desde la infancia en la racista teología judaica del pueblo elegido de Dios en la Tierra Prometida por Dios. Muchos sacerdotes se concentran en el Antiguo Testamento (Talmud judío) en la mayor parte de sus ceremonias, excepto durante Navidad, Pascua de Resurrección y otras pocas ocasiones. Algunos incluso invitan a rabinos judíos a sus iglesias para que prediquen sobre la presunta divinidad de los judíos y para recolectar donaciones monetarias para Israel. Sintonizando en la televisión a muchas estaciones cristianas uno sólo puede oír llamados belicistas a purgar la Tierra Prometida de paganos islámicos y financiar a los judíos israelíes para reconstruír el Templo a fin de apresurar el Arrebatamiento y la Segunda Venida de Jesús. El sionismo colonial parece haber ocupado la mayor parte del cristianismo de la misma forma en que ocupó Palestina.

     "Sionismo cristiano" es un término incongruente, ya que el cristianismo y el sionismo son totalmente opuestos y antagonistas uno frente a otro. El cristianismo es una religión pacífica y afectuosa, mientras que el sionismo es un movimiento político colonial genocida. El cristianismo está basado en las amorosas enseñanzas de Cristo con un dios compasivo, mientras que el sionismo está basado en las elitistas enseñanzas judaicas racistas con un dios airado, celoso, vengativo y belicista.

     Adineradas organizaciones judías sionistas están detrás de esta guerra contra el cristianismo en Europa y en las Américas. Ellos son los fundadores de grupos de cristianos sionistas como Christians United for Israel (CUFI) con más de un millón de miembros cristianos estadounidenses. El director ejecutivo de CUFI no es ni siquiera cristiano, sino más bien un devoto judío sionista llamado David Brog, que es primo del actual ministro de Defensa y ex-Primer Ministro israelí y criminal de guerra Ehud Barak, que condujo la agresión contra palestinos sitiados en la Franja de Gaza. La biografía de Brog publicada en el sitio web de CUFI lo describe como uno de los 50 judíos más influyentes en Estados Unidos.

     Estas organizaciones judías sionistas han sido la fuerza impulsora para prohibir todos los símbolos cristianos y su cultura dentro de la vida pública estadounidense, y su sustitución con símbolos religiosos judíos y cultura judía. Mediante sus lobbystas políticos pagados ellos proscribieron las manifestaciones cristianas de la Navidad en sitios públicos y prohibieron los villancicos, la celebración y los rezos en las escuelas públicas. Ellos han cambiado los saludos de "Feliz Navidad" por saludos de "Felices Fiestas". Ellos han quitado el Árbol de Navidad del patio delantero de la Casa Blanca y lo han sustituído por una enorme menorá judía. Por medio de las fuentes mediáticas controladas y financiadas por los sionistas, televisión, películas y periódicos, ellos han estado inyectando a la cultura cristiana estadounidense con la cultura judía. Estados Unidos está tan infectado por la cultura y la ideología judía sionista que el Gobierno ha estado enviando tropas estadounidenses al mundo árabe en el Oriente Medio para luchar y morir por el sionista Israel.

     El cristianismo, las enseñanzas de Cristo, es una continuación de las enseñanzas de Melquisedec, el rey de Salem (Jerusalén, Al-Quds, árabe para la ciudad santa), el sacerdote del "Dios más Alto" que bendijo a Abram con pan y vino. Después de esa bendición "Dios" hizo un convenio con Abram (Génesis 14:18-20). David era también "un sacerdote para siempre según la Orden de Melquisedec" (Salmo 110:4). La Orden de Melquisedec era superior al sacerdocio levita y más alta que la Orden de Aarón: «Por lo tanto, si la perfección se realizara por medio del clero levítico ¿qué necesidad posterior habría para que surgiera otro sacerdote "según el orden de Melquisedec" y que no fuera llamado "según el Orden de Aarón?"» (Hebreos 7:11).

     El judaísmo consiste en las enseñanzas de Judá, el cuarto hijo del patriarca Jacob. Judá odiaba a su hermano menor José y confabuló contra él. Él presionó a sus hermanos para que se le unieran y vendieran a José a comerciantes ismaelitas por 20 piezas de plata. Sintiendo culpa y vergüenza por la pena de su padre, los hermanos depusieron y excomulgaron a Judá, quien dejó la casa de su padre y vivió con los cananeos casándose con una de sus hijas (Génesis 37:38). Judá estableció su propio orden: el judaísmo, con los fariseos como sus sacerdotes, separados de su padre Jacob, y su tribu llegó a ser conocida como judíos más bien que israelitas. El judaísmo es la religión de los fariseos, que desarrollaron tradiciones talmúdicas y kabalísticas, creadas para controlar, manipular y esclavizar a la gente.


     Los fariseos se habían desarrollado como un clero político muy poderoso dentro del Sanedrín, el Consejo judío, que rivalizaba con las otras tres principales escuelas judías de pensamiento: los saduceos, los esenios y los zelotes. Los saduceos eran los principales antagonistas de los fariseos que competían por el control de la gente. Algunos historiadores creen que los fariseos habían conspirado junto con los romanos durante las guerras judío-romanas (70 d.C.) cuando los romanos aplastaron a las otras tres escuelas de pensamiento y gobernaron la tierra y designaron a Yohanan ben-Zakkai, un fariseo principal, como un patriarca judío para que gobernara a todos los judíos. Ben Zakkai restableció el Sanedrín bajo control fariseo. Los fariseos se convirtieron en los rabinos y recolectaban el diezmo de la gente. Ellos tenían el control del Templo y lo habían convertido en un banco usurero para sus cambistas de dinero.

     Los fariseos siempre habían procurado matar a Jesús por emancipar a la gente del control esclavizador de los fariseos. Juan el Bautista y Jesús llamaron a los fariseos "raza de víboras". Jesús les dijo: "Si ustedes son los hijos de Abraham, hagan las obras de Abraham, pero ahora ustedes procuran matarme" (Juan 8:39-40). Él también les dijo: "Ustedes son de su padre el diablo, y los deseos de su padre ustedes quieren cumplir. Él fue un asesino desde el principio, y no está en la verdad" (Juan 8:44). Finalmente Jesús expulsó a sus cambistas de dinero del templo y les ordenó: "¡No conviertan la casa de mi Padre en una casa de mercado!" (Juan 2:16).

     Al crucificar a Jesús los fariseos habían perdido la guerra contra él. Muchos, incluso judíos, habían adoptado el cristianismo. Los fariseos comprendieron su fracaso cuando Roma, también, adoptó el cristianismo como su principal religión. Sin embargo, ellos no abandonaron la guerra sino que adoptaron tácticas diferentes. Ellos conspiraron para atacar a los cristianos desde dentro, pretendiendo esclavizar a los cristianos por medio de su propia religión. Gracias a su riqueza acumulada y a su control de las principales profesiones en la sociedad, poderosos fariseos (falsos conversos) se infiltraron en la Iglesia cristiana y causaron la eliminación de muchos libros cristianos durante la reunión del primer Concilio de Nicea en 325 d.C., determinando así el contexto del Nuevo Testamento oficial. Ellos también comenzaron una búsqueda y castigo para eliminar toda oposición posible y quemar todos los supuestos libros blasfemos conocidos como los libros apócrifos de la Biblia.

     Los judíos de la Diáspora fueron todavía victimizados por los fariseos, ahora como rabinos judíos, que mantuvieron el control de ellos por medio de sus distorsionadas enseñanzas judaicas. Esos rabinos políticos le lavaron el cerebro a los judíos para que acumularan riqueza mediante la usura y otras cuestionables formas, como el alcoholismo, la prostitución, las guerras y el comercio de esclavos. Ellos establecieron instituciones financieras y bancos de préstamo que finalmente controlaron los recursos vitales de cualquier país, incluyendo su economía, su comercio, su educación, sus medios de comunicación y finalmente su sistema político. Ellos habían fomentado y financiado revoluciones y habían perpetrado genocidios de cristianos [1] e incitado guerras religiosas entre cristianos y musulmanes. Finalmente, fue creado el sionismo para congregar a los judíos en Palestina a fin de reconstruír el Templo y convertir Jerusalén en la capital política más influyente del mundo entero.

[1] http://www.mwcnews.net/focus/editorial/18550-holocausts.html

     Los judíos sionistas llegaron a infiltrarse en el Vaticano mismo en una tentativa de distorsionar el cristianismo y engañar a los cristianos para que sirvieran a los judíos y a Israel. En su libro "From Enemy to Brother: The Revolution in Catholic Teaching on the Jews, 1933-1965"  (Harvard, 2012), John Connelly, un profesor de Historia en la Universidad de California en Berkeley, afirma que judíos convertidos al catolicismo, como Johannes Oesterreicher, Gertrud Luckner, Paul Demann, Geza Vermes, Renee Block, el sacerdote Gregory Baum y el sacerdote Bruno Hussar, entre otros, fueron los principales impulsores detrás de la "Declaración del Vaticano II" de 1962 conocida como "Nostra Ætate", que revertió completamente el modo de ver de la Iglesia en cuanto a los judíos y su religión.

     Dicha declaración contiene afirmaciones de que Jesucristo, su madre y sus apóstoles eran judíos, y que la Iglesia tuvo su origen en el Antiguo Testamento. Allí se niega que los judíos puedan ser considerados colectivamente responsables de la muerte de Cristo, y llamaba a los judíos los "más amados" por Dios, y que los judíos "poseían una santidad especial". Esa declaración finalmente permitió que los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI visitaran Israel en 2000 y 2009 respectivamente, donde ellos estuvieron en veneración en el Muro de los Lamentos (la islámica muralla Al-Buraq) y en el Memorial del "Holocausto" lamentando la muerte de judíos alemanes, pero no dijeron nada sobre los genocidios de palestinos cristianos y musulmanes o del sitio de Gaza.

     El Papa Juan Pablo II se había sometido al judaísmo sionista cuando visitó la sinagoga de Roma el 13 de Abril de 1988, ocasión en que afirmó la pecaminosa mentira de que "los judíos son nuestros hermanos mayores en la fe". Los judíos NO son hermanos de los cristianos ya que ellos no creen en Jesús y ellos lo maldicen a él y a su madre en cada oportunidad que tienen. Ese Papa desvergonzadamente trató de absolver al judaísmo y de engañar a los cristianos cuando él declaró que "las semillas infectadas por el anti-judaísmo nunca deben echar raíces... el judaísmo es una respuesta a la revelación de Dios en el Antiguo Pacto... y los rezos eucarísticos están de acuerdo al modelo de la tradición judía”, en su "Audiencia General" en Roma, como lo reporta el periódico oficial del Vaticano L’Osservatore Romano el 5 de Mayo de 1999 bajo el título de "Cristianos y Judíos Comparten Mucho Juntos".

     La influencia sionista sobre la Iglesia ha sido tan eficaz que en 1995 el cardenal Joseph Bernardin de Chicago dio un discurso en la Universidad Hebrea culpando al Evangelio de Juan por "incitar el anti-judaísmo". Él también inició un diálogo acerca de "una necesidad para su (del Evangelio de Juan) nueva redacción o supresión".

     ¿Va la Iglesia, finalmente, a adoptar el Sionismo?.


Parte II: Sionización de los Cristianos

     Los sionistas no sólo ocuparon Palestina y crearon el Estado israelí sino que también han ocupado los gobiernos de los países más poderosos, sobre todo la administración estadounidense. Ellos controlan tanto el partido Demócrata como el Republicano y han ocupado el Congreso con sus comprados congresistas. Ellos también han ocupado la Casa Blanca y determinan quién se convierte en Presidente. Los sionistas dictan la política exterior e interior estadounidense. Ellos controlan casi cada aspecto de la vida estadounidense, comenzando con el control de la natalidad / aborto, la educación, la industria, la economía, e incluso la muerte. Ellos hicieron esto por medio de su sistema de usura de cinco mil años de antigüedad.

     Por medio de su sistema de usura y su comercio de drogas, alcohol, prostitución y esclavitud, los judíos sionistas acumularon una gran riqueza y poder que les permitió finalmente crear y controlar la Reserva Federal estadounidense, los principales bancos centrales occidentales y sus instituciones financieras. Ellos también han controlado las economías y, por ese medio, los gobiernos de ambas Américas y de los países europeos. Ellos fueron capaces de comprar a políticos y jefes de Estado imponiendo sus propias agendas sionistas. La implementación de las agendas sionistas necesita la capitulación de las masas. Un proyecto de sionización global, usando principalmente al cristianismo, los sistemas de educación y los recursos de los medios de comunicación, fue desarrollado y está a mitad de camino.

     Los sionistas descubrieron que el método más eficaz para sionizar a los estadounidenses era por medio de su religión, el cristianismo. Mediante el plan de estudios impuesto por los sionistas al menos a los 12 primeros años de la educación pública, mediante las 200 organizaciones pro-sionistas, mediante el lobby israelí (AIPAC), aproximadamente 1.700 emisoras de radio religiosas, 245 estaciones cristianas de televisión, y aproximadamente 120 periódicos cristianos, los sionistas han sionizado exitosamente a casi 40 millones de cristianos estadounidenses.

     El judeo-cristianismo y el sionismo cristiano, aunque ideologías incongruentes y antagonistas, se han convertido en la moda y se han extendido extensamente entre los ingenuos, faltos de sentido crítico y ciegamente fieles cristianos estadounidenses. Los sionistas cristianos, tales como los Amigos Anglicanos de Israel y Christians United for Israel, son más leales a Israel y a los judíos sionistas que a su propio país y pueblo. Estos grupos han sido engañados para creer en la falacia de que la Biblia (el Nuevo Testamento) es una extensión del Talmud judaico (Antiguo Testamento), y que ellos no podrían entender la Biblia sin estudiar el Talmud. Sus "pastores" predican principalmente del Talmud, enfocándose en la presunta divinidad de y el amor de Dios a los judíos (sionistas), y raramente predican sobre el mensaje perdonador, afectuoso y pacífico de Jesús.

     Cuando se trata de Israel estas almas perdidas son realmente más sionistas que los líderes judíos sionistas israelíes. Ellos defienden el terrorismo estatal de Israel, sus crímenes de guerra, y las violaciones de las leyes internacionales y de derechos humanos como una aceptada auto-defensa contra la supuesta amenaza existencial para el pueblo elegido de Dios, el único pueblo que tiene un "convenio sagrado" (un contrato de tipo comercial) con un dios tendencioso. Los sionistas cristianos han apoyado todas las guerras de agresión israelíes contra todos sus vecinos, incluyendo el uso de armas ilegales como bombas de uranio empobrecido y bombas de fósforo. En sus sitios web ellos prometen apoyar a Israel para asegurar sus fronteras, para enfatizar el sufrimiento de los judíos infligido por los cristianos y para exigir compensaciones, para presionar a la Iglesia para que confirme la herencia divina judía, para apoyar a Israel política, económica y militarmente, y para proteger a Israel de los musulmanes paganos.

     Tristemente, aquellos sionistas cristianos o no estudiaron su Biblia o realmente no entendieron lo que ellos leyeron. Parece que ellos no usan el pensamiento independiente racional y lógico y son totalmente dependientes de las distorsionadas explicaciones con las que su sacerdocio sionista político los alimenta.

     Si ellos leyeran críticamente el Antiguo Testamento descubrirían que el dios judaico es un dios racista terrorista (Éxodo 33:15). Él le ordenó a su pueblo elegido judío que cometiera genocidios (1 Samuel 15:3, Deuteronomio 20:16), fratricidio (Éxodo 32:27-28), canibalismo (Levítico 26:29), robos y estafas (Éxodo 3:22), esclavización de otros (Levítico 25:44-45), y que predica la avaricia y la usura (Deuteronomio 23:20). Él es un dios celoso (Éxodo 20:5, 34:16, Deuteronomio 6:15), que odia a todas las naciones de la Tierra, incluyendo a sus propios judíos elegidos (Números 14:27-45, 16:31-35), y los amenaza con la aniquilación si ellos no le sirven diligentemente (Deuteronomio 28:15-68), y exige que todo el oro y la plata le sean entregados (Éxodo 25:3). Éstas son sólo unas pocas descripciones de muestra del dios judaico en el Antiguo Testamento. Este dios judaico es un dios pagano; él es realmente Satán en su alma.

     Si ellos hubieran leído periódicos extranjeros independientes y mirado emisiones de la televisión no-estadounidense, o incluso los propios periódicos de Israel y sus canales de televisión, ellos habrían descubierto el odio extremo que la psique colectiva judía alberga contra Jesús específicamente y contra los cristianos en general. Bajo el título "El Nuevo Testamento: Venganza Pagana" [2] los Noéicos judaicos [relativos a las leyes dadas a Noé] describen al cristianismo como una religión pagana inventada para controlar a las naciones y para combatir a la presunta religión verdadera del judaísmo y para "desgastar a los santos (los judíos)". Las leyes Noéicas consideran la adoración de Jesús como una idolatría que es castigable con la muerte. Los eruditos israelíes de la Torá han ordenado: "Si bien los cristianos aceptan generalmente la Biblia hebrea como realmente proveniente de Dios, muchos de ellos (aquellos que aceptan la supuesta divinidad de Jesús) son idólatras según la Torá, castigables con la muerte". Aparentemente, para los judaicos la divinidad es exclusiva sólo de los judíos, no de Jesús.

[2] http://www.noahide.com/paganism.htm

     El rabino Ovadia Yosef [1920-Oct. 2013], el principal rabino sefardí de Israel y un reconocido erudito talmúdico, y la principal autoridad en la Halajá [las leyes judías], enseña la ideología supremacista de que los no-judíos (los Gentiles, incluyendo a los cristianos) tienen almas animales creadas para servir a los santos (los judíos). Junto con todos los rabinos judíos israelíes, pide la exterminación de todos los palestinos, cristianos así como musulmanes. Esto fue reportado en los periódicos Jerusalem Post y Haaretz.


     Moisés Maimónides, que vivió y prosperó bajo la protección del líder musulmán Salah al-Din al-Ayubi, es considerado el más importante de los árbitros y filósofos rabínicos en la historia judía. Su libro la Mishná Torá es considerado una autoridad canónica en la ley talmúdica. Él enseñó que los cristianos deberían ser exterminados. En su Mishná, capítulo 10, página 184, él declaró: "Es un mitzvah [un deber religioso] erradicar a los traidores judíos, los minim [cristianos] y los apikorsim [herejes]... ya que ellos causan dificultades a los judíos y alejan de Dios a la gente, como lo hizo Jesús de Nazaret y sus discípulos".

     Todas las figuras rabínicas judaicas y toda la literatura judaica están llenas de odio hacia los no-judíos, no importa quiénes sean ellos. Ese odio es alimentado y reforzado en la psique colectiva de las nuevas generaciones judías en Israel por medio de su sistema educacional [3], desde el kindergarten hasta sus instituciones de post-graduados, incluyendo sus escuelas religiosas (yeshiva), las organizaciones judías más extremistas, racistas y elitistas. El efecto de este adoctrinamiento racista puede ser visto en las muchas violentas guerras israelíes contra sus vecinos, y en sus crímenes terroristas extremistas contra los palestinos.

[3] http://www.mwcnews.net/focus/analysis/16389-brainwashing-jews.html

     Israel se ha convertido en una cultura de odio que no tiene ninguna vergüenza al difundir su veneno en sus canales de televisión. El programa israelí de Historia televisada para niños Toffee and the Gorilla, presentó a una joven israelí en ropas menores y un muñeco representando la crucifixión de Jesús, llamándolo un "nazi" y el enemigo de los judíos. La televisión israelí regularmente ridiculiza a la Iglesia y hace burla de Jesús y su madre María a la cual llama una puta. Esto es exactamente lo que el Talmud (Sanedrín 106a) enseña: que Jesús era un bastardo y que su madre era una prostituta.


     Dentro de la Palestina ocupada (el terrorista Israel) los palestinos cristianos son severamente perseguidos más que los musulmanes. Antes de que el Estado israelí fuera establecido en la tierra palestina usurpada en 1948, la comunidad cristiana palestina se contaba en 200.000, comparada a aproximadamente 600.000 judíos. Ahora la población cristiana es menos del 1% de la población de la Palestina ocupada, debido a la persecución israelí. El gobierno israelí usurpa las propiedades de la Iglesia y presiona a los funcionarios no-palestinos de la Iglesia para que vendan o arrienden dichas propiedades al gobierno israelí.

     Los cristianos palestinos, sus iglesias, sus escuelas, y hasta los sacerdotes, están todavía bajo ataques físicos e insultos por parte tanto de civiles como de soldados israelíes.  

     Los rabinos extremistas judaicos israelíes estimulan la formación de grupos vigilantes religiosos como Hever Peelei Hamahane Ha-Torati (Sociedad de Activistas del Campo de la Torá) y Yad Le’Achim, quienes solían atacar a misioneros cristianos e instituciones de los cristianos. El 10 de Septiembre de 1963 cientos de estos grupos vigilantes atacaron simultáneamente misiones cristianas en las ciudades de Jaffa, Haifa y Jerusalén, en un esfuerzo concertado para intimidar a los cristianos. En 1995 el soldado israelí Daniel Koren, de 22 años, entró en la iglesia católica de San Antonio en Jaffa disparando 100 balas en el altar y la cruz. Él afirmó más tarde que sus convicciones judaicas lo impulsaron a destruír todos los símbolos cristianos no-judíos.

     Los crímenes de odio anti-cristiano han llegado a ser muy desenfrenados últimamente en la Palestina ocupada, sobre todo en Jerusalén. Intimidar y escupir a sacerdotes cristianos y monjas en las calles por parte de estudiantes religiosos ultra-ortodoxos y jóvenes ciudadanos israelíes se ha salido de control de manera muy escandalosa, hasta el punto de que el periódico israelí Haaretz lo reportó en sus páginas [4]. Una última manía terrorista anti-cristiana llamada "etiqueta de precio" se ha convertido en el último delito común contra iglesias y monasterios cristianos. Los atacantes vandalizan la propiedad de la iglesia con lemas anti-cristianos de odio y muchas veces prenden fuego a la iglesia. Tales ataques terroristas fueron reportados extensamente por la agencia israelí de noticias Ynet [5]. Las investigaciones israelíes de tales delitos no condujeron a ninguna condena, llevando al arzobispo Manougian, jefe de una de las iglesias más antiguas en Jerusalén, a acusar al gobierno israelí de ser anti-cristiano.

[4] http://www.haaretz.com/christians-in-jerusalem-want-jews-to-stop-spitting-on-them-1.137099
[5] http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-4318831,00.html

     El odio judío contra el cristianismo es tan satánico que su literatura religiosa, como Shabbath 116a, los anima a quemar los libros cristianos sagrados. En 2008 estudiantes judíos ortodoxos amontonaron cientos de copias del Nuevo Testamento y les prendieron fuego [6]. En Julio de 2012 el parlamentario Nissim Ze’ev (partido Shas) pidió la quema del Nuevo Testamento [7] porque fue escrito por herejes, como lo reporta el periódico israelí Jerusalem Post.

[6] http://muslimvillage.com/2010/09/11/6081/orthodox-jews-burn-hundreds-of-bibles-in-israel-world-media-silent/
[7] http://www.jpost.com/Diplomacy-and-Politics/Rivlin-to-Ben-Ari-Stop-giving-Knesset-a-bad-name

     El judaísmo expresa un severo prejuicio, xenofobia, hipocresía e intolerancia religiosa. El odio judío a toda la gente no-judía, especialmente a los cristianos, es patológico. Ellos no tienen ningún respeto por los sentimientos de billones de otras personas que respetan a Jesús y su madre. Sus rabinos no tienen la moral para enseñarles tal humanidad. Su ilusión supremacista expresa un severo y patológico complejo de inferioridad. Su mecanismo de defensa compensador consiste en incitar guerras entre otras religiones (musulmanes contra cristianos, goy contra goy) mientras ellos arman a ambos lados y recogen la riqueza.

     Ellos cometieron los ataques terroristas del 11-S contra Estados Unidos para comenzar lo que ellos llamaron la guerra global contra el terrorismo islámico. Ellos inventaron la islamofobia. Ellos convencieron a los cristianos estadounidenses de que el cristianismo se derivó del judaísmo, y así los muchachos cristianos estadounidenses tienen la obligación religiosa y el deber de luchar las guerras de Israel en el Oriente Medio para proteger a los "santos", el "pueblo elegido de Dios", de los musulmanes paganos.

     La triste realidad que los ingenuos cristianos estadounidenses no han comprendido todavía es que es el judaísmo, y no el Islam, el verdadero enemigo del cristianismo así como de todos los no-judíos. Si hubieran estudiado el Corán, el libro sagrado islámico, antes de odiarlo y quemarlo, los cristianos estadounidenses habrían descubierto que el Islam está más cercano al cristianismo. El mensaje del Islam de hermandad, amor y paz es similar a las enseñanzas de Jesús. Similar al cristianismo, el Islam es una religión universal para todas las naciones y no es exclusivo de sólo un grupo elitista, como el judaísmo. El Islam reconoce a todos los profetas cristianos, comenzando desde Adán hasta llegar a Mahoma, incluyendo a Jesús (Issa, en árabe) y a su madre. El Islam reverencia a la Virgen María hasta el punto que dedicó un capítulo entero en el Corán a su nombre, algo que ni el judaísmo ni el cristianismo nunca han hecho.–



2 comentarios:

  1. Cuidado con los integristas, tanto judios como musulmanes, y como también cristianos, sobre todo ciertos protestantes. Jesús en ti confío!!

    ResponderEliminar
  2. Infiltrados en todo para dividir, destruir, mentir a favor de su causa perversa.

    ResponderEliminar