BUSCAR en este Blog

miércoles, 9 de septiembre de 2015

John Kaminski - La Hipótesis Neanderthal



     En el sitio johnkaminski.info la parte 76 de la serie The Nature of the Next Chapter es el siguiente breve e interesante artículo de su autor, el conocido cronista estadounidense John Kaminski, y escrito hace cinco años, que trata acerca de ideas e hipótesis planteadas por el canadiense Michael Bradley en libros y artículos, particularmente sobre la existencia de un pequeño porcentaje en la Humanidad actual que tendría un fuerte predominio de genes Neanderthal, los que ciertamente transmiten una perturbación y una inclinación a la violencia irracional.


La Hipótesis Neanderthal
por John Kaminski
23 de Agosto de 2010



     Si es verdadera, entonces la guerra es inevitable, y ha pasado mucho tiempo para que se debiese haber emprendido la lucha.


     El mundo entero está perplejo por la indisimulada locura que parece pervertir y contaminar cada historia noticiosa en el mundo. ¿Por qué ellos envenenarían deliberadamente el océano?. ¿Por qué ellos bombardearían países inocentes?. ¿Por qué envenenan ellos la comida, ensucian el aire, y producen fármacos supuestamente beneficiosos que, cuando se los examina con cuidado, siempre parecen contener venenos escondidos, que actuarán en un futuro?.

     ¿Por qué ellos tratan deliberadamente de matar a nuestros propios hijos?.

     Pero antes del por qué viene el quién. Muchos de nosotros hemos pasado décadas tratando de identificar a los autores, y muchos de nosotros pensamos que tenemos una idea bastante buena acerca de quién está detrás de todas estas atrocidades artificiales que han arruinado nuestras vidas a través de los siglos.

     Entre los más grandes expositores de estas tragedias ha habido escritores judíos renegados, que traicionaron su propio dogma enfermo para demostrar que ellos también eran seres humanos.

     Benjamin Freedman, en su famoso discurso de 1961 en el Hotel Willard, hasta ahora ha escrito la mejor descripción de por qué comenzó la Primera Guerra Mundial. Arthur Koestler [La Decimotercera Tribu] hizo famosa la noción de que los judíos no eran hebreos sino rusos y otros diversos europeos yíddish del Este. Más recientemente, Shlomo Sand ha detallado de forma convincente cómo, para empezar, no hubo ninguna cultura judía, y cómo ésta fue armada a la ligera a partir de refugiados degolladores de todo el mundo, y fue creada una historia entera del judaísmo a partir de la fantasía sádica que ahora estrangula al mundo con su odio falso y corrompido.

     Pero otro judío, uno de mi edad y de nuestra generación, Michael Bradley, bien puede exceder a estos humanitarios patriotas judíos-humanos con el alcance y profundidad su atractiva hipótesis.

     Los judíos son los remanentes de los Neanderthal, dice él, casi hechos desaparecer por los CroMagnon hace 7.500 años, que han alimentado un odio inmortal hacia sus enemigos, que hoy son todos los no-judíos del mundo.

     Bradley, un escritor judío, nos advierte:

     "Es tiempo de que los pueblos no semíticos del mundo se unan en una alianza multirracial bajo una bandera a fin de limitar severamente las actividades judías antes de que ellos acaben con nosotros y todo lo demás en el planeta... Sin embargo, advertiré a cada uno que bien puede ser demasiado tarde".

     En dos libros asombrosos, Bradley escribe acerca de la matanza que hicieron los CroMagnon de los Neanderthal cerca de 5600 a.C. Los remanentes de los casi extintos jorobados se retiraron profundamente en las impenetrables montañas del Cáucaso, donde su vengativo desquite ha sido sentido en cada área del esfuerzo humano desde entonces.

     Bradley considera que el monoteísmo es un complot Neanderthal para controlar más eficazmente a la gente que es escogida como huésped de sus perversidades parasitarias, con la implicación de que toda civilización humana ha estado bajo la influencia de las predisposiciones del ADN Neanderthal.

     Las muestras de ADN demuestran que las poblaciones semíticas poseen hasta un 70% del ADN Neanderthal, lo que explica por qué lo que es ahora la nación de Israel ha sido el epicentro de la violencia mundial desde la mayor parte de la Antigüedad, concluye Bradley.

     Él insiste en que son los judíos de hoy quienes están saqueando el mundo en cada nivel de realidad, y pide un análisis multirracial de este grupo completamente pérfido, que está ahora ocupado destruyendo el mundo por medio de su control del dinero y de todos los gobiernos del mundo.

     "Esto es precisamente lo que argumenté en The Iceman Inheritance (1978), en Chosen People from the Caucasus (1992) y lo que Erik Trinkaus al menos dedujo en su libro The Neandertals, de 1992. Sin embargo, mis propios cálculos indican que algunas poblaciones semíticas de Oriente Medio se acercan a un 50% de Neanderthal, y en algunas pequeñas áreas muy específicas, hasta un 70%. Considerando las usualmente modestas poblaciones semíticas en valles de montaña y paisajes áridos del Cáucaso de Oriente Medio, esta clase de concentración del ADN Neanderthal entre algunos grupos no afectaría mucho a aquel "entre 1 a 4%" de la población mundial total".

     En su sitio web [michaelbradley.info], Bradley presenta una conclusión asombrosa:

     «En mi opinión, hay dos principales sub-especies de Humanidad técnicamente hablando que actualmente compiten por la dominación de nuestro mundo».

      «Su pretensión de ser un "pueblo elegido" es una típica obsesión grupal Neanderthal, que es realmente una predisposición racista genética contra todos los otros humanos. Se trata de una mentalidad genéticamente determinada de "nosotros contra ellos". Su alto nivel de su conocida agresión Neanderthal contra los forasteros es responsable de su desproporcionada influencia social dondequiera que ellos se hayan instalado en Occidente... Los judíos ashkenazim, como grupo, entre los caucásicos vivos, exhiben rasgos que los vinculan más fuertemente a los Neanderthal debido a las prohibiciones judías contra el matrimonio con forasteros. Sus genes Neanderthal han sido mantenidos "todos en familia", como en efecto así ha sido. Estos genes Neanderthal no fueron diluídos por el inter-matrimonio, como ha ocurrido con la mayor parte de los otros caucásicos».

     Según Bradley, la herencia Neanderthal del pueblo judío moderno explica mucho acerca de sus problemas en curso no sólo con la gente nativa de Palestina sino con toda la otra gente en el planeta. Él escribe:

     «Esta desafortunada combinación de alta agresión se mezcla con una tendencia hacia la inestabilidad emocional y la histeria cuando ellos se sienten nerviosos o amenazados... que es todo el tiempo en que ellos no están con el control absoluto. Y ellos son arrogantes, pero inquietos, incluso entonces. Un síntoma étnico de esa inestabilidad emocional es la tendencia judía hacia la hipocondría. Todavía ellos no pueden controlar (aún) la muerte. Esta desafortunada combinación de alta agresión mezclada con una tendencia hacia la histeria y la inestabilidad emocional ha resultado ser una situación peligrosa y trágica durante el curso de la historia occidental. La agresión de ellos anima los continuos intentos judíos de controlar las sociedades, mientras que la inestabilidad emocional hace difícil para la mayor parte de los judíos distinguir razonablemente entre la crítica social justificada por parte de sus vecinos no-judíos, y los ataques».

     «Insensibles incluso frente a preocupaciones objetivas por la excesiva influencia judía en las sociedades, y reaccionando con agresión histérica ante cualquiera de tales supuestos "ataques" contra su comportamiento y ante las súplicas de los no-judíos para que limiten aquello, los judíos siempre han provocado la violencia contra ellos mismos. Y luego, con mucha satisfacción emocional, se sienten victimizados y atribuyen la situación al "anti-judaísmo" innato entre sus vecinos».


     En esencia, la reseña de sus obras hecha por Barnes Review concluye:

     Bradley sostiene que la gente y las culturas que surgieron de las montañas del Cáucaso (un conocido refugio de las últimas poblaciones remanentes de Neanderthal) en tiempos proto-históricos e históricos habrían permanecido muy inteligentes, muy agresivas y psico-sexualmente inadaptadas (promoviendo con ello un alto nivel de cohesión grupal). Estos rasgos, asevera Bradley, explican la supervivencia de los hebreos bíblicos contra de todas las predicciones y explican también la excesiva influencia social de los judíos occidentales modernos.

     Bradley sostiene que no hay ninguna mística de "pueblo elegido". El "monoteísmo" —una Divinidad puramente masculina y abstracta— es simplemente un resultado de adaptaciones físicas y mentales, o "inadaptaciones", de los Neanderthal de la época de las glaciaciones. La demostrada cohesión grupal de los Neanderthal y su agresividad extrema, juntas dieron origen a una perspectiva de "pueblo elegido" ferozmente insular. La fusión cultural de las dos corrientes separadas de "judíos" [ashkenazis y sefarditas], desde el siglo XVI, ha desempeñado un importante papel en la evolución de la Civilización Occidental y por ello en el moldeamiento del actual perfil cultural del mundo entero.

     Bradley sostiene que un nivel singularmente alto de agresión Neanderthal remanente, perpetuada por prohibiciones étnicas contra el matrimonio con extraños, ha sido responsable del importante papel desempeñado por aquellos que se llaman a sí mismos "judíos" en el descubrimiento y la conquista de las Américas, el comercio transatlántico de africanos Negros como esclavos, y la colonización cultural de los hombres de color realizada por Occidente. Éste ha sido un papel demasiado a menudo distorsionado y disfrazado por fuertes lamentaciones por causa de un "anti-semitismo".

     Para mí, éste un formidable ejemplo de un judío que escribe como un ser humano, en la destacable tradición de Freedman, Koestler y Sand.

     Pero las implicaciones de otra especie actual determinada a exterminar a sus milenarios enemigos —quizás ésta es la original "compensación por un antiguo dolor causado" de que habla Píndaro [frag. 133]—, algo evidenciado por todas las ruinas de una civilización saboteada, significa algo terrible.

     Cuando un depredador —sobre todo uno superior— debe exterminar a cada último de sus competidores, esto significa que ninguna solución pacífica es posible. Uno sólo tiene que contemplar la condición diaria del mundo, mutilado como está por lo que Bradley llama la salvaje herencia Neanderthal de los titiriteros judíos de hoy.

     Las implicaciones de la Hipótesis Neanderthal son que ningún proceso pacífico de rescate del mundo desde las manos de los judíos es posible.–




Continúa un texto de Michael Bradley en
http://editorial-streicher.blogspot.com/2015/09/michael-bradley-y-iceman-inheritance.html



6 comentarios:

  1. Julius!
    Nuevamente Kaminski.
    Desde otro punto, uno interno, la misma visión de los delincuentes de siempre.
    Gracias por la publicación, una vez más, por todo el trabajo que se toman.
    Victoria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti y a todos los que se toman la molestia de leer lo que presentamos. Efectivamente la hipótesis del señor Bradley es novedosa y coherente, y por ello veremos de publicar más sobre él. Saludos.

      Eliminar
  2. Hombre,si nos atenemos a la cronología oficial,con los riesgos que ello implica,muy coherente no es.Se suone que los neardentales,en su mayoria,desaparecieron hace unos 30.000 años,por lo tanto no cuadra mucho esta hipótesis,saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperando aún por ver qué tiene que decir el propio autor de la hipótesis, da la impresión de que él no se atiene a lo que mencionas como cronología "oficial", y hace referencia científica a la existencia actual de remanentes Neandertales (aprox. un 7%), aparte de saberse que ADN Neanderthal existe en gran parte de las razas humanas modernas. Que hayan desaparecido totalmente, no. Por lo demás, más que el significado literal, parece que habría que rescatar el sentido de lo que dice.

      Eliminar
  3. Esto es verdaderamente Revolucionario. Ya intuía algo de esto, que los humanos actuales no somos una sola especie, sino varias. Interesantísimo. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. y si los Neander son así, no seria que serian estos el vehículo de los llamados "demonios" ...

    ResponderEliminar