BUSCAR en este Blog

miércoles, 6 de agosto de 2014

Paul C. Roberts - El Virus Ébola y la Guerra con Rusia



    Un valiente y lúcido escrito del conocido analista internacional estadounidense Paul Craig Roberts hemos puesto en castellano y presentamos ahora. Fue publicado hace cinco días en su propio sitio (paulcraigroberts.org), y hace un examen clarividente de las consecuencias a que pueden conducir las arrogantes fechorías del tonto de la Casa Blanca y sus secuaces, que, como el autor señala, no son sino manifestaciones de la llamada "doctrina Wolfowitz", nombrada así por un judío parásito de la burocracia gubernamental estadounidense durante muchos años, que fue luego presidente del Banco Mundial, y cuyas manos todavía no se secan.

Si la Guerra Nuclear No Nos Extermina,
el Virus Ébola Puede
por Paul Craig Roberts
1º de Agosto de 2014



     Recién oí en la Radio Pública Nacional dos cosas que han destruído totalmente todo trozo diminuto de confianza que todavía yo tenía en la dirigencia estadounidense. He concluído que el término "estadounidense inteligente" es una contradicción en los términos.

     Las élites estadounidenses han decidido que su pueblo no está suficientemente amenazado por guerras y caos económico, de modo que ellos están trayendo el virus Ébola a Estados Unidos. La Radio Pública Nacional reportó que dos personas infectadas por el virus Ébola, que no puede ser curado y que es por lo general mortal, están siendo traídas al Hospital de la Universidad Emory en Atlanta, Georgia.

     Todo lo que se requiere es una tos, un estornudo, una gota de saliva, y el virus queda suelto en uno de los principales centros de transporte de EE.UU.

     ¿Alguna pandemia? Pocos dudan de que la mayor parte del mundo emitiría un gran suspiro de alivio por sacarse de encima a Washington.

     Según se afirma, los portadores del Ébola serán puestos en cuarentena en cuartos especiales. Pero ya sabemos que los hospitales estadounidenses no pueden contener siquiera infecciones estafilocócicas [1]. ¿Qué sucede con los utensilios, los platos, las tazas y los vasos con que las personas infectas con Ébola comen y beben?. ¿Y quién va a limpiar las ropas de cama? Un error de una sola persona, una gota en un guante de goma, y el virus queda suelto.

[1. http://rt.com/usa/177408-nightmare-bacteria-antibiotic-southeast/].

     Si no morimos de Ébola, todavía tenemos que esquivar la guerra nuclear. Escuché parte de la conferencia de prensa de Obama. Obama acusó a Putin de hacer todo lo que sólo Obama está haciendo.

     Si Obama cree lo que él dijo a la prensa, él está completamente desinformado por sus consejeros. Si él no cree la burda propaganda que propala, él está conscientemente conduciendo el impulso hacia la guerra con Rusia, lo que probablemente significa la guerra con China también, y el final de todos nosotros.

     Tenga presente que después de ocho años los militares estadounidenses fueron incapaces de ocupar Iraq con éxito, y que después de 13 años Estados Unidos es incapaz de derrotar a unos pocos miles de talibanes ligeramente armados en Afganistán.

     Rusia y China no son Iraq, Libia o Afganistán.

     La guerra con Rusia será nuclear. Washington se ha preparado para ello. Washington ha abandonado el tratado de Misiles Anti-Misiles Balísticos (ABM), ha creado lo que sostiene que es un escudo contra misiles balísticos, y cambió su doctrina de guerra para permitir un primer golpe nuclear estadounidense. Todo esto está obviamente dirigido a Rusia, y el gobierno ruso lo sabe. ¿Cuánto tiempo Rusia seguirá sentada esperando el primer golpe de Washington?.

     Rusia no ha hecho nada salvo interponerse, tardíamente, en el camino de las mentiras de Washington que éste usa para comenzar guerras. Rusia (y China) le siguió la corriente a las mentiras de Washington sobre las armas iraquíes de destrucción masiva. Rusia (y China) aceptó las mentiras de Washington de que la intentada conquista y ocupación de Afganistán durante 13 años tenía que ver con encontrar a Osama bin Laden. Rusia (y China) cayó en el engaño de Washington de que una resolución de Naciones Unidas estableciendo una zona de no-vuelo sobre Libia era para impedir que la fuerza aérea de Gaddafi bombardeara a su propio pueblo, sólo para descubrir más tarde que Washington empleó mal la resolución para enviar a la fuerza aérea de la OTAN a derrocar al gobierno libio.

     Cuando Washington trazó una "línea roja” en la arena en cuanto al uso del gobierno sirio de armas químicas contra las fuerzas exteriores que Washington había organizado y enviado a Siria para derrocar al gobierno, fingiendo todo el tiempo que estos mercenarios islamistas eran los verdaderos portavoces de la democracia en Siria, la mayoría del mundo supo que Washington estaba a punto de organizar un ataque químico y culpar a Assad. Cuando Washington orquestó el ataque ocurrido según lo programado, esta vez Rusia y China no lo secundaron. Ni tampoco lo hizo el Parlamento británico. Washington fue incapaz de producir ninguna evidencia para las acusaciones que hizo, y esperaba que contaría por lo menos con los británicos para apoyar su asalto militar sobre Siria. Rusia, sin embargo, fue capaz de producir pruebas, y la evidencia frustró el complot de Washington contra Siria.

     La intervención de Rusia enfureció a Washington, como lo hizo la intervención de Rusia que bloqueó el complot de Washington para atacar a Irán. Washington, carente de toda prueba, y en contradicción con los informes de la Agencia Internacional de Energía Atómica de inspectores en terreno en Irán en cuanto a que no había ninguna desviación de uranio del programa legal de energía hacia un programa de armas, ya había establecido el ataque contra Irán. Irán fue rodeado por aproximadamente 40 bases militares estadounidenses y dos de las flotas de Washington frente a sus costas.

     Pero Rusia maniobró, y elaboró un trato que Washington tuvo que aceptar, que mantenía el enriquecimiento de uranio iraní en el bajo nivel usado para la energía, un nivel lejos por debajo de los requerimientos para armas.

     Dos puntos negativos contra Rusia, cuyo gobierno impidió guerras que Washington quería. Se suponía que Rusia (y China) iba a respaldar las mentiras de Washington, tal como los Estados marionetas de Europa, Canadá, Australia y Japón, países que hace mucho entregaron su soberanía a Washington.

     Lamentablemente para Rusia, ésta demostró que ella había conseguido el poder y la influencia suficientes como para bloquear los proyectos de guerra de Washington y, en consecuencia, se puso en acción contra Rusia la Doctrina Wolfowitz. He citado esta doctrina en columnas recientes, pero usted puede averiguarla y leerla por usted mismo [2]. Dicha doctrina es la base de la política exterior de Washington, y declara que el objetivo principal de la política exterior de Washington es impedir el ascenso de cualquier país que pudiera servir como un freno a la hegemonía de Washington sobre el mundo. (La doctrina menciona explícitamente a Rusia, pero también se aplica a China).

[2. Véase, p. ej., http://www.paulcraigroberts.org/2014/05/25/war-inevitable-paul-craig-roberts/].

     Washington está perturbado por causa de que Rusia ha frustrado dos veces sus intenciones de guerra, y de que el Parlamento del Estado marioneta de los estadounidenses de Gran Bretaña votó alineado con los rusos.

     Washington también está preocupado por las crecientes relaciones económicas y políticas entre los Estados marionetas de EE.UU. de la Unión Europea y Rusia. Los países de la Unión Europea, sobre todo Alemania, tienen numerosos y provechosos vínculos económicos con Rusia, y toda Europa es dependiente de la energía suministrada por los rusos.

     Washington concluyó que estaba en peligro de perder su control sobre Europa. Mientras el gobierno ruso estaba descuidando su responsabilidad disfrutando de las Olimpiadas, Washington llevó a cabo su golpe en Kiev.

     La neo-conservadora Victoria Nuland, designada por Obama como subsecretaria de Exteriores, anunció en una rueda de prensa en Diciembre pasado que Washington había gastado 5.000 millones de dólares comprando una quinta-columna de ONGs ucranianas que podían ser puestas en demostraciones callejeras para desestabilizar al gobierno, y en el entrenamiento y compra de políticos ucranianos que servirían como los títeres de Washington. Nuland, por supuesto, describió la compra de Ucrania por Washington como "promoción de la democracia" en Ucrania.

     El golpe de Estado realizado por Washington contra un gobierno democráticamente elegido llevó al poder a elementos extremos que proclamaron su odio contra los judíos y los rusos. Estos elementos destruyeron monumentos rusos conmemorativos de guerra erigidos para recordar la liberación de Ucrania efectuada por Rusia de manos del Tercer Reich, aprobaron legislaciones proscribiendo al idioma ruso como un idioma oficial, y se involucraron en violentos ataques físicos contra la población de habla rusa.

     Ucrania siempre ha sido un área de fronteras cambiantes. Como algunos lo han dicho, "Ucrania es un país en busca de fronteras". Cuando Ucrania era una provincia soviética, los líderes soviéticos anexaron, por diversos motivos, tradicionales provincias rusas a la República Socialista Soviética de Ucrania. Cuando la Unión Soviética colapsó en 1991, la presión de Washington sobre una débil Rusia provocó la separación de Ucrania desde Rusia, y esto incluía a Crimea, una parte de Rusia desde el siglo XVIII y el puerto de aguas cálidas [que no se congelan en invierno] de Rusia.


     Las poblaciones rusas de los antiguos territorios rusos que los líderes soviéticos tontamente habían anexado a Ucrania, quedaron alarmadas por la rusofobia extrema del gobierno que Washington estableció en Kiev. Los antiguos territorios rusos votaron para reincorporarse a su madre patria y separarse del rusofóbico Estado marioneta de los estadounidenses establecido en Kiev.

     El gobierno ruso aceptó la petición de Crimea, pero no las peticiones de las otras antiguas provincias rusas, a fin de manifestar a Europa que Rusia no era provocativa ni tampoco la fuente de la crisis. Putin incluso hizo que la Duma (Cámara baja) rusa rescindiera el poder de él para intervenir militarmente en Ucrania a fin de proteger a las provincias secesionistas.

     Esta inhibición hace más daño que ayuda a la posición del gobierno ruso. Washington usó su máquina de propaganda para etiquetar la autodeterminación de los crimeanos como "invasión y anexión de Crimea por Rusia".

     La inhibición de Rusia en cuanto a las peticiones para reincorporarse a Rusia de las otras antiguas provincias rusas causó que Washington estimulara el ataque militar de su gobierno marioneta en Kiev contra las provincias separatistas que Rusia rechazó aceptar. La propaganda de Washington entonces tuvo éxito en la inculpación de Rusia por la guerra que Washington lanzó en las provincias separatistas.

     Washington no está interesado en la verdad, y Rusia no puede ganar una guerra de propaganda contra Washington que controla la lengua mundial, que es la inglesa, la lengua de la propaganda de Washington. Los medios occidentales de comunicación consisten en idiotas que están posibilitando la tendencia de Washington hacia la guerra y la exterminación de la vida sobre la Tierra.

     Si el gobierno ruso hubiera aceptado la petición de las provincias separatistas, no habría ninguna guerra. El gobierno ucraniano es demente y está controlado por Washington, pero no va a atacar territorios reconocidos por Rusia como territorio de ésta.

     Mostrando inhibición, Rusia ha convencido a Washington de que ella es débil, y Washington ha aumentado la presión. Rusia ha convencido a Europa que no hay ningún costo para ésta si se hace cómplice de las sanciones de Washington. Confiando en la buena voluntad, la razonabilidad, la verdad y la evidencia, Rusia ha interpretado mal a Washington y a sus cobardes marionetas europeas.

     Lo que Obama dio a entender con su conferencia de prensa en la Casa Blanca hoy (1º de Agosto), cuando dijo que Putin debería usar la diplomacia —que Putin ha estado usando sin ningún efecto—, es que Putin debería entregar Crimea, por sobre la objeción de los crimeanos y de la gente rusa, al gobierno marioneta de Washington en Kiev, de modo que Washington pueda desalojar a Rusia de su puerto de clima cálido y acceso al mar Mediterráneo, haciendo así de la base naval de Rusia en Tartus, Siria, algo superfluo. Obama también quiere que Putin envíe a las áreas separatistas de Ucrania, áreas que tradicionalmente fueron parte de Rusia, fuerzas militares rusas para someter a dichos territorios para reintegrárselos al gobierno marioneta de Washington en Kiev.

     Ésta es la posición "diplomática" de Washington. Sólo una persona totalmente demente podría considerar la posición de Obama como realista.

     Como una persona que es considerada imparcial por los medios mundiales de comunicación y que llega a conclusiones razonables independientemente de la propaganda de Washington, a menudo soy entrevistado por organizaciones de medios independientes extranjeras y estadounidenses. Últimamente, los medios rusos se han dirigido a mí en varias ocasiones. Lo que he aprendido es que los medios rusos están perplejos por la hostilidad de Washington hacia Rusia.

     Rusia no está maniobrando en el viejo Sur Confederado tratando de poner al Sur estadounidense contra Washington para la rapiña, asesinato y destrucción de la cultura del Sur por parte de Washington, pero éste está maniobrando en el Sur ruso tratando de poner a Ucrania, durante mucho tiempo una parte de Rusia, contra esta última.

     Como los rusos, excepto quizás por su gobierno, no están conscientes de la Doctrina Wolfowitz, ellos no saben que el objetivo principal de Washington es impedir el ascenso de cualquiera otra potencia que pudiera limitar el papel de Washington como el exclusivo Unipoder, el Estado supremo (hegemón) sobre la Tierra.

     En vez de comprender la verdadera amenaza, las organizaciones de medios rusas me preguntan si el presupuesto ruso puede resistir si responde a las sanciones de Washington y la Unión Europea cortando el suministro de energía a Europa.

     Cada vez que escucho esta pregunta quedo sorprendido. Rusia puede cerrar la mayor parte de la industria europea y privar de calor a los europeos en invierno, ¿y los medios rusos me preguntan si Rusia puede permitírselo?.

     ¿Puede Rusia permitirse ser demonizada por mentiras, ser humillada por sanciones propagandísticas que harán daño a Europa y a algunas corporaciones estadounidenses, para comunicar la imagen de que Rusia es tan débil como para estar indefensa ante las sanciones occidentales y así aceptar las sanciones, sin demostrar el costo que ello significa para Europa y Estados Unidos?.

     ¿Le ha lavado Washington el cerebro incluso a los rusos?.

     Estoy preocupado por la crisis que Washington ha orquestado, porque creo que conduce a la guerra, que será nuclear. ¿Usted está listo para ser destruído por las mentiras de Washington sobre un avión de pasajeros malasio? Estoy convencido de que Washington está detrás de la destrucción del MH-17, porque el espectáculo propagandístico de Washington ya estaba listo y fue instantáneamente presentado. Que Washington es responsable, es la razón de que Washington no publicará sus fotografías satelitales del área durante el momento de la destrucción del avión de pasajeros. Que Washington es responsable, es la razón de que Washington conteste a las contundentes pruebas rusas con mentiras y propaganda. Es Obama y los títeres de Obama en Kiev los que rechazan negociar, no Rusia.

     Rusia tiene tantas cabezas nucleares como Washington, y el "escudo de misiles anti-misiles balísticos" de Washington es una farsa. Si el insano gobierno estadounidense conduce a una crisis —que únicamente Washington creó— que lleve a la guerra, moriremos todos, ¿y por qué? La respuesta es: por una MENTIRA de Washington.

     ¿Quiere usted morir por una mentira, otra mentira de Washington?.

     Si usted no quiere, entonces mejor hagáselo saber a Washington.

     Rusia no puede poner fin esta crisis a menos que se muestre sumisa. He dado antes las razones por las que Rusia debería llevar su caso ante Naciones Unidas. O bien, el gobierno ruso tiene que hacer que Europa conteste dos preguntas. Una es si Europa quiere ver cortado su suministro de energía por Rusia, energía que Washington, a pesar de sus mentiras, no puede reemplazar sino dentro de 3 o más años, si es que puede en absoluto... La otra es si Europa quiere guerra con Rusia y si piensa Europa que aquellos países idiotas que albergan los misiles de Washington no serán atacados con armas nucleares y exterminados.

     La crisis en Ucrania continuará a costa de Rusia y de toda la Humanidad hasta que Rusia explique al estúpido, arrogante y lleno de hybris Occidente que las acciones criminales y agresivas de éste contra Rusia implican un costo real, y que Rusia está lista para imponer el costo.

     La propagandizada gente en Occidente no tiene ni idea del destino hacia el cual sus gobiernos dementes la están conduciendo. Rusia tiene que dejar claro a los pueblos propagandizados y lavados de cerebro de Occidente que ella no va a ser un Estado marioneta de Occidente ni va a aceptar la agresión gratuita del Tonto de la Casa Blanca.

     Ayudaría a salvar la vida en la Tierra si China también dejara esto en claro.

     Mientras más pronto, mejor.

     A menos que el mundo tome las riendas de los criminales dementes de Washington, el mundo ha firmado su propia sentencia de muerte.–




No hay comentarios:

Publicar un comentario