BUSCAR en este Blog

viernes, 25 de abril de 2014

Nazismo o Nacionalsocialismo



     En el blog "Der Angriff" (nseuropa.blogspot.com) encontramos este breve artículo publicado allí hace un año y medio, el cual ponemos en castellano por su lúcido planteamiento que deja de lado las consideraciones románticas de ciertos fenómenos y movimientos para ser completamente realistas en vista de un acuciante futuro. Su autor escribiría desde Australia. En cuanto al uso de la palabra "nazi", se sabe que jamás ningún medio oficial alemán se refirió de ese modo al propio nacionalsocialismo. Hay un libro de Goebbels cuyo título es dudoso (El Nazi-Sozi) o bien ligero, y está una moneda falsificada que se ha mostrado mucho como prueba de una expedición alemana a Palestina en los años '30, demostrando los nexos germano-sionistas, moneda en la que lamentablemente el orfebre puso la palabra "nazi", que jamás se empleó oficialmente (siendo claramente una inventada palabra despectiva), demostrándose así su caracter falsario.



¿Nazismo o Nacionalsocialismo?
por Rienzi
11 de Noviembre de 2012



     Somos bombardeados día y noche por una serie interminable de artículos, series, miniseries, maxiseries, películas, pseudo-documentales, libros y cualquier otra forma de propaganda audiovisual. El objetivo de este impacto casi insoportable es dejar muy en claro que todos los problemas de este mundo son responsabilidad de una secta de malvados y sanguinarios hombres Blancos conocidos como Nazis. Esta secta prosperó en Alemania entre los años 1933 y 1939. Se nos dice que, por algún extraño giro satánico, ellos lograron "lavarle el cerebro a un pueblo civilizado y culto, que abrazó sus horrendas ideas incondicionalmente". Sé que parece un poco simplista, pero ¡mientras más simplista, mejor!. ¡Sólo gente enferma carente de cualquier idea política "racional" puede apoyar al "régimen más malo en la Historia de Humanidad"!. De otro modo, ¿cómo podemos explicar o entender que esta gente, ¡los malignos alemanes!, no sólo lucharon prácticamente solos contra la más poderosa alianza militar que la Historia haya conocido alguna vez (y casi ganaron), sino que ellos también pasaron los últimos tres años de la guerra bajo la más horrorosa campaña de bombardeos aéreos masivos e irrestrictos (otro nombre para la limpieza étnica) sin volverse contra su líder?.

     ¿No es ésta suficiente evidencia de que a esta gente le había sido lavado el cerebro por sus satánicos dirigentes?. De otra manera, cómo podemos explicar que, en medio de la miseria y desolación más horrible, esta gente siguió trabajando con más determinación y energía que nunca, produciendo, en 1944, más aviones y tanques que en 1940?. ¿Cómo es posible que, en sus principales ciudades, reducidas a escombros, uno pudiera ver grandes rayados callejeros que orgullosamente decían: "¡Nuestras paredes se han derrumbado, pero no nuestros corazones!". ¡Por supuesto!, nos dicen. —Aquellos rayados fueron escritos y colocados por el personal del Ministerio de Propaganda... Lo gracioso es que nadie parece notar la estrecha correlación entre los rayados y el comportamiento y el espíritu de la gente. Tal comportamiento no puede ser impuesto por regulaciones del gobierno.

     Como haya sido, este "Imperio del mal" fue destruído en 1945, y el pueblo alemán con él. Los llamados alemanes de hoy son un montón de traidores raciales que se odian a sí mismos que valen su peso en mierda. ¡Nadie es más "anti-nazi" que los alemanes "buenos"!. Qué pena que nadie les dijo que aunque se arrastren y lloren a los pies de sus amos judíos, ellos nunca serán perdonados. ¡Sus amos tienen una buena memoria!. ¡Ellos saben que, dejados a sí mismos, sin las leyes terroristas del régimen judeo-bolchevique de Berlín, los esclavos encontrarán nuevos líderes, gente que no había olvidado lo que realmente pasó en Alemania entre 1918 y 1945, y luego ellos despertarán de su pesadilla como lo hicieron sus antepasados con el grito de guerra "Deutschland Erwache!" (¡Alemania Despierta!).

     Ahora es el momento para volver a lo básico. ¿Qué significa la palabra "nazi"? Fue un nombre corto e insultante acuñado por los comunistas y los medios judíos de comunicación de la República de Weimar para describir al joven movimiento revolucionario creado por un ex-cabo del Ejército Real bávaro llamado Adolf Hitler. Para él y para sus seguidores, ellos nunca fueron algo más que "nacionalsocialistas". No fue una coincidencia cualquiera que cuando el nuevo movimiento (Hitler siempre se refirió a él como tal durante los años de lucha; era esencialmente un Bewegung [movimiento] y no un Partei [Partido]) iba a ser organizado y registrado como un partido político fuera llamado "National-Sozialistische Deutsche Arbeiter Partei" (NSDAP), el Partido Nacional-Socialista de los Trabajadores Alemanes. Como Eric, Robert y Maguire lo han dicho cien veces: ¡Hitler fue un verdadero revolucionario y un verdadero líder de la clase obrera!. Y esto me lleva al asunto de un artículo publicado en VNN (vanguardnewsnetwork.com) titulado "Los Conservadores Entienden Mal el Nazismo". ¡Veamos si lo aclaramos de una vez por todas!.


(A) Los conservadores, en cualquier país, no son más que basura Blanca adinerada que prefiere la sociedad de los judíos en vez de los de su propia clase que no son ricos. Para ellos no hay nada más desagradable que la pobreza, y nada más embarazoso que la sociedad de la gente de clase obrera. Los conservadores alemanes temieron y, la mayor parte de ellos, odiaron a Hitler y su movimiento desde su mismo comienzo. Ellos nunca vieron (¡cómo podrían!) la grandeza y la nobleza de la idea que proclamaba una nueva Alemania donde no habría ninguna distinción de clases y sólo una aristocracia: la aristocracia de los trabajadores (es decir, los verdaderos productores de riqueza).

     Ellos apoyaron a Hitler porque estaban aún más asustados de los comunistas, pero cuando llegó el momento de abandonar el barco (en 1944) mostraron realmente sus verdaderos colores con su cobarde y patético intento de asesinar al Führer. Volviendo la mirada hacia aquellos días, lamenté muchas veces el hecho de que los comunistas no hubieran llegado al poder en Alemania en 1933. En ese caso, aquellos bastardos traidores, la corrupta "aristocracia" y sus amigos ricos, habrían recibido el merecido tratamiento que Hitler dejó de administrar. Aquellos a quienes se les ha mostrado clemencia están rara vez agradecidos por ello. Ellos comprarán su tiempo y luego, cuando el soberano magnánimo haya caído de su caballo, ellos lo apuñalarán.

     El caso de Mussolini es aún más revelador. En sus escritos políticos tardíos de 1944, después de su rescate por los comandos de la Waffen-SS bajo Otto Skorzeny, el líder italiano dijo: "El fascismo había pagado con su caída el pecado imperdonable de no llevar hasta sus límites una política revolucionaria y totalitaria verdadera después de conseguir el control del Estado italiano". No sólo él no derribó a la corrupta, masónica, pro-judía y anglófila familia Real italiana sino que les permitió una participación en el gobierno. En la victoriosa "Marcha sobre Roma" de 1922 estaban ya las semillas de la caída en 1943. Su gran compatriota Niccolo Machiavelli había dicho: "No pongas tu confianza en príncipes", a lo que puede añadirse también: "ni en conservadores". Los conservadores no malentendieron o malentienden el nacionalsocialismo. ¡Ellos lo odiaban!. Y siempre lo harán; porque ellos han decidido compartir el bote con los judíos que les permitieron conservar sus lujosas mansiones y sus sirvientes (preferentemente hombres no-Blancos, que son más baratos) a cambio de poder político.


(B) En el mismo artículo su autor dice que el socialismo es un concepto izquierdista, y que Hitler usó esa palabra para persuadir a los trabajadores alemanes. Esto es, nuevamente, ignorancia tradicional nacida de un punto de vista "conservador" típico. No hay nada malo con el socialismo como un sistema que garantiza y preserva los derechos y la dignidad de los trabajadores. El socialismo de Adolf Hitler es el verdadero socialismo. El brebaje judío conocido como Marxismo es un camino falso que no conduce a ninguna parte sino al hambre, la miseria y, finalmente, a la muerte.

     Dentro de sus limitaciones como un miembro del establishment académico de finales del siglo XIX, que es conservador en el fondo, Oswald Spengler golpeó el clavo en la cabeza cuando dijo que el tan glorificado "socialismo" de los clubes liberales y marxistas era una falsificación basada sobre fantasías intelectuales de filántropos de la alta burguesía. El verdadero socialismo, como él dijo, ya había estado existiendo durante siglos, en las órdenes militares medievales y en los gremios, donde el bienestar de la comunidad/orden estaba por encima del de los individuos. Él incluso siguió analizando su carácter peculiar dentro de la nación alemana en su folleto "Socialismo Prusiano". Allí él expone la teoría de que la peculiar forma orgánica del socialismo desarrollada a lo largo de los siglos por el pueblo alemán recibe su forma definitiva en el Estado prusiano, donde "el Rey es solamente el primer sirviente del Estado" y donde "el primer deber de cada ciudadano es servir al Estado", como escribió Federico el Grande. Este ideal típicamente prusiano de servicio desinteresado e incondicional al Estado / Nación / Pueblo / Comunidad, es la piedra angular de un principio ético que Hitler revivirá y pondrá en práctica con todo el poder y la eficiencia de un Estado moderno y totalitario. De hecho, Hitler es el restaurador de un antiguo orden basado en la supremacía de la comunidad por sobre el individuo.

     Un "historiador" alemán liberal dijo que "el Nacionalsocialismo tenía profundas raíces en la memoria ancestral del pueblo alemán, y de allí su glorificación de la antigua sociedad alemana sin clases de la Edad Media". Una de las expresiones más claras y nobles del nuevo y genuino socialismo del Tercer Reich, fue su movimiento llamado "Kraft durch Freude" (Fuerza mediante la Alegría), donde por primera vez, y última, en la historia europea un gobierno construyó una flota de elegantes cruceros para el solaz de sus trabajadores. En vez del odioso y humillante sistema de clases anglo-estadounidense, los barcos alemanes de pasajeros del Tercer Reich eran "sin clases". Ese mismo revelador detalle, junto con algunas imágenes hermosas mostrando la discreta elegancia de sus cuartos, fue mencionado en un episodio de la miniserie "The Great Liners" mostrada aquí en Australia en el canal ABC. ¡Aquello era socialismo ario!.

     No hay ninguna necesidad de estar avergonzado de la palabra Socialismo, ni para pedir excusas por su uso. Con Adolf Hitler Alemania recuperó un sentido de justicia social y armonía olvidado hacía tiempo. El nacionalsocialismo significa una verdadera justicia social basada en el desempeño del individuo dentro de la comunidad y en su actitud hacia la comunidad. Con justificado orgullo, Adolf Hitler haría hincapié en el excelente rendimiento de la juventud alemana en los Juegos Olímpicos de 1936 como una consecuencia de su política social. "Los ingleses reservaron todos los privilegios e instalaciones de su sistema educativo a una minoría, y su desempeño en las Olimpiadas lo mostró. En sus campos deportivos sólo las clases altas son permitidas; aquí toda la gente tiene una posibilidad para mostrar su habilidad y fuerza" ("Las Conversaciones de Sobremesa de Hitler", de Heim y Picker).

     Como Maguire y Robert observaron correctamente, el nacionalsocialismo es un punto de partida. Desafortunadamente muchas personas todavía creen que es posible, o incluso obligatorio, recrear el Tercer Reich. ¡Seamos realistas!. La cosa más importante para una futura actividad política viable es tener muy claros algunos puntos básicos. No somos "nazis"; somos nacionalsocialistas. Eso significa que le damos prioridad a una idea del Estado-Nación basado en los principios de la pureza racial, una conciencia nacional-racial basada en una cultura y tradiciones comunes y, finalmente, un sistema de justicia social donde la dignidad y los derechos de los trabajadores son protegidos y no hay espacio para los parásitos capitalistas que ponen las ganancias individuales por encima y por delante del beneficio de la comunidad.

     El mayor crimen que el hombre Blanco pudo haber cometido alguna vez fue haber olvidado su identidad racial y la importancia de ello. El segundo acto de traición contra sí mismo fue adorar al dios de los judíos (el Dinero), que condujo a su propia destrucción como una entidad social sana y homogénea; el principio de la "distinción de clases" echó raíces profundas y dividió a hermanos y hermanas. Lo que sucedió en Alemania durante aquellos pocos años gloriosos fue una breve pausa en una larga lucha. No podemos regresar, pero podemos, y debemos, aprender del pasado. No hay ningún futuro si nos aferramos al pasado de una manera romántica e idealizada.

     La SS y la SA fueron la manifestación de un momento único en la historia del pueblo alemán; un momento que no puede ser repetido. Está todo bien al escuchar emocionadamente sus hermosas canciones, pero seamos realistas y prácticos. Somos los hombres Blancos del siglo XXI, tenemos que ganar un lugar para nosotros y nuestros hijos, y estamos en un ambiente muy hostil; no hay ningún espacio para banderas, estandartes y uniformes hermosos. Como von Moltke el Viejo dijo: "Es muy importante para un soldado tener una cabeza fría así como un corazón caliente". ¡Para que no olvidemos!.–



3 comentarios:

  1. La medallla conmemorativa esa es falsa? Demostracion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, dicha medalla conmemorativa se demuestra como falsa por lo que señalamos: ningún documento oficial alemán NS ocupó alguna vez el término "nazi". El único, y que no es claro que ése sea su título verdadero o el tono de él, es el folleto de Goebbels. Fuera de ello (y de dicha medalla) NUNCA el nacionalsocialismo se refirió a sí como "nazi". Si esto no es suficiente evidencia en contrario, como se dice en este artículo, demuéstrese entonces lo contrario.

      Eliminar
  2. Excelente artículo.
    Hace mucho tiempo que no visitaba este sitio, pero me doy cuenta de que sin importar el tiempo que transcurra siempre habrá algo interesante e instructivo.
    Felicitaciones.

    Wolf.

    ResponderEliminar