BUSCAR en este Blog

viernes, 21 de febrero de 2014

Sobre el Excesivo Plutonio que Posee Japón



     En el contexto de los últimos permanentes derrames de material radiactivo japonés en sus tierras y en el mar, de consecuencias aún incalculables para el resto del mundo, y que ha alcanzado niveles escandalosos sin que los medios predominantes le den la debida cobertura, el sitio zerohedge.com introduce el siguiente tema, una noticia surgida en China que habla de la inquietud en dicho país y en otros de la zona con motivo de una vasta existencia de plutonio en Japón, que indicaría, a juzgar por la poco clara conducta de éste, una cierta voluntad de hacerse con armamento nuclear. Ambas notas, de hace 4 y 3 días, son de la agencia china de noticias Xinhua (peopledaily.com.cn y xinhuanet.com), y hemos traducido la segunda. Al final hemos agregado en castellano un breve artículo de hace dos días (thediplomat.com) que hace un comentario y contextualización de la comunicación china y del asunto japonés del plutonio.


China Exige una Explicación de Japón
por "Ese Otro Plutonio"
19 de Febrero de 2014



     El mundo se ha cansado del inexorable aumento de los niveles de radiación y de la charla propagandística que rodea a los asuntos nucleares en Japón como los plantea dicho gobierno en los últimos años desde que Fukushima cambió el futuro de esa nación. Sin embargo, hay otra fuente de materiales nucleares que está enfureciendo cada vez más a los chinos. Las tensiones y la retórica se han elevado recientemente; pero esta vez los chinos están haciendo una pregunta legítima: "Si un país afirma que se mantiene fiel a los tres principios no-nucleares pero al mismo tiempo acumula mucho más material nuclear que el que necesita, incluyendo una cantidad masiva de plutonio de uso militar, el mundo tiene una buena razón para preguntar por qué. (...) Después de todo, Shinzo Abe y su gabinete han causado ya demasiados problemas a la paz y estabilidad de la región".


China Cuestiona a Japón
sobre Plutonio de Nivel Militar


BEIJING, 17 Febrero de 2014 (Xinhua) — China urgió hoy lunes a Japón a que devuelva a los proveedores los más de 300 kilogramos de material nuclear que podrán usarse para armar decenas de armas nucleares y a que equilibre sus existencias nucleares.

     "Las grandes existencias de material nuclear de Japón, incluídas sustancias nucleares de nivel militar, afecta a la seguridad nuclear y supone riesgos a la no-proliferación", indicó el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying.

     Además, está en contra de las regulaciones del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), que exige que los países mantengan un equilibrio entre la demanda y el suministro de materiales nucleares, según Chunying.

     Estados Unidos ofreció 331 kilogramos de plutonio de nivel militar a Japón durante la Guerra Fría, según la agencia de noticias Kyodo de Japón. El plutonio, almacenado por la agencia de la energía atómica nipona, podrá ser utilizado para fabricar entre 40 y 50 armas nucleares. Asimismo, Japón cuenta con otras 44 toneladas de plutonio disponibles para reactores nucleares.

     Estados Unidos ha urgido a Japón a que devuelva los 331 kilogramos de plutonio desde la primera cumbre de seguridad nuclear celebrada en 2010. Se espara que ambas partes alcancen un acuerdo durante la tercera cumbre programada para Marzo en Holanda.

     "Japón ha evitado devolver el material, lo que ha provocado preocupación internacional. China está muy preocupada y espera una explicación", sostuvo Chunying.

     El vocero instó a Japón, miembro del Tratado de No Proliferación Nuclear, a que respete sus obligaciones y devuelva el material cuanto antes.

     "También urgimos a Japón a que resuelva el desequilibrio entre su demanda y su abastecimiento de material nuclear, de acuerdo con los requisitos del OIEA", agregó Chunying.



Tokio Debe al Mundo una Explicación
sobre Su Reserva de Plutonio de Uso Militar


BEIJING, 18 Febrero 2014 (Xinhua) — Si un país sostiene que se adhiere a los tres principios no nucleares, pero al mismo tiempo hace acopio de muchos más materiales nucleares de los que necesita, incluida una enorme cantidad de plutonio de uso militar, el mundo tiene una muy buena razón para preguntar por qué.

     Definidos por el Primer Ministro Eisaku Sato en un discurso ante la Cámara de Representantes en 1967, los tres pincipios no nucleares, parte importante del desarrollo pacífico de posguerra de Japón, establecen que Japón no producirá, no poseerá ni permitirá la entrada de armas nucleares a su territorio.

     No obstante, desde que el primer ministro Shinzo Abe asumió el cargo hace un año, se ha escuchado en diversas ocasiones el clamor de los conservadores del ala derecha de Japón en favor del desarrollo de armas nucleares.

    Como signatario del Tratado de No Proliferación Nuclear, Japón debería adherirse a sus obligaciones internacionales. Como la única víctima de ataques nucleares en el mundo, en la etapa final de la Segunda Guerra Mundial, debería entender claramente las terribles consecuencias de la proliferación nuclear.

    Sin embargo, cinco décadas no han sido suficiente tiempo para que el país insular, donde algunos políticos desean, abiertamente o en privado, armas nucleares, devuelva los 331 kilogramos de plutonio de uso militar —suficiente para 40 ó 50 bombas atómicas— que recibió de Estados Unidos durante la Guerra Fría.

    Algunos expertos japoneses han señalado que, con las cantidades necesarias de materiales nucleares de uso militar, su país sería capaz de desarrollar bombas atómicas dentro de un año.

    Incrementando la preocupación del mundo, Japón también acumula según se informa más de 1,2 tonelada de uranio enriquecido y otras 44 toneladas de plutonio, que de manera aplastante superan sus necesidades civiles.

    La catástrofe ecológica y ambiental del desastre nuclear de Daiichi en Fukushima en 2011 ha mostrado claramente que los sobreabundantes materiales nucleares son realmente bombas de tiempo para un país sísmicamente activo como Japón.

    Más aún, el almacenamiento de más materiales nucleares que los necesarios es también contra las regulaciones de la agencia de vigilancia nuclear, la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA), la cual requiere que países mantengan un equilibrio entre la demanda y el suministro de materiales nucleares.

    La posesión algo obsesiva de materiales nucleares no es el comportamiento de un país responsable y confiable, como Japón se retrata a sí mismo en la comunidad internacional.

    Esto lleva solamente la duda y la sospecha al ya volátil Este de Asia.

    Si el gobierno japonés realmente quiere desempeñar un papel constructivo para la estabilidad regional, debería explicar frente al mundo francamente su renuencia, y devolver los materiales nucleares almacenados tan pronto como le sea posible. Después de todo, Abe y su gabinete ya han causado demasiados problemas a la paz y la estabilidad regionales.



El Problema del Plutonio de Japón
El Almacenamiento de Plutonio por Japón
Está Causando Preocupaciones Regionales y Globales
por Shannon Tiezzi
19 de Febrero de 2014


     Según el Japan Times, fuentes tanto del gobierno japonés como estadounidenses han confirmado que la administración Obama quiere que Japón devuelva más de 300 kilogramos de plutonio que le fue dado a Japón "para objetivos de investigación" durante la Guerra Fría. Se estima que el plutonio podría ser usado para hacer entre 40 y 50 armas nucleares. El plutonio es guardado actualmente en la instalación crítica rápida de la Agencia de Energía Atómica de Japón.

     El gobierno de Japón al principio estaba poco dispuesto a devolver el plutonio, diciendo que era necesario para la investigación en reactores rápidos. Ahora, sin embargo, las fuentes dicen que Tokio ha estado de acuerdo con la petición. Se espera que Estados Unidos y Japón revelen un trato formal en la cumbre de seguridad nuclear del próximo mes en los Países Bajos.

     Sin embargo, el cuestionamiento del plutonio de Japón es más profundo que los argumentos sobre el destino de aquellos 330 kilogramos. Además del plutonio proporcionado por Estados Unidos hace décadas, Japón también tiene aproximadamente 44 toneladas de plutonio de calidad inferior, almacenado tanto en Japón como en el extranjero. Las reservas excesivas son debido a la política de Japón de reprocesar combustible nuclear gastado. Más bien que almacenar el combustible gastado, Japón lo reprocesa para separar el plutonio para su reutilización. Japón es el único Estado sin armas nucleares en hacer esto.

     Actualmente, aunque Japón haya cerrado sus reactores nucleares (y no esté usando el plutonio), hay proyectos para abrir una nueva planta de reprocesamiento en Rokkasho. Según un informe del Panel Internacional de Materiales Fisibles, esta nueva planta separaría aproximadamente 8 toneladas de plutonio cada año, suficiente "para hacer mil bombas de tipo Nagasaki".

     Nadie está completamente seguro lo que Japón hará con todo aquel plutonio. Después del desastre de 2011 en la central nuclear de Fukushima, los reactores nucleares de Japón han permanecido ociosos. El plutonio que habría sido usado para la generación de energía permanece así no usado, y el plan de reprocesamiento sólo añadiría a la reserva. Las excesivas cantidades de plutonio están causando preocupaciones regionales acerca de los motivos de Japón, así como preocupaciones globales por la seguridad de estas reservas de combustible nuclear.

     Un simposio (co-patrocinado por The Asahi Shimbun Co. y la Universidad de Princeton) sostenido a principios de Enero en Tokio subrrayó las preocupaciones regionales por el plutonio de Japón. Steve Fetter, ex-director ayudante en la Oficina de Política de Tecnología y Ciencia de la Casa Blanca, sostuvo que Japón no debería seguir acumulando plutonio sin proyectos claros para usarlo para la generación de energía. Él señaló que la reserva creciente de plutonio sugiere a otros países que Japón está efectivamente desarrollando "un tipo de disuasivo nuclear" sin tomar realmente el paso de construír una bomba. Las acciones de Japón podrían también animar a otros países de la región, incluyendo a Corea del Sur, a rechazar la presión internacional que mató sus propios programas de reprocesamiento de combustible nuclear.

     En el mismo simposio, la ex-ministra de Asuntos Exteriores japonesa Yoriko Kawaguchi dijo que Japón nunca tomaría el paso de desarrollar armamentos nucleares. "Convertirse en nuclear significaría la retirada del NPT [Tratado de No Proliferación] y enfrentar sanciones internacionales como Corea del Norte e Irán", dijo ella, añadiendo que el pueblo japonés nunca apoyaría tal movimiento.

     China no está convencida, como era de esperar, ya que la confianza entre Pekín y Tokio está tocando fondo últimamente. En la rueda de prensa del lunes, el portavoz de Ministerio de Asuntos Exteriores Hua Chunying destacó que "China tiene graves preocupaciones por la posesión de Japón de materiales nucleares de potencial uso militar". Hua instó a Japón a devolver el plutonio de alta calidad a Estados Unidos y a tranquilizar a la comunidad global en cuanto a sus reservas restantes.

     Los medios estatales chinos se hicieron cargo del tema también, con un comentario el martes en Xinhua [el artículo anterior a éste] sosteniendo que Tokio "debe" al mundo una explicación por su almacenamiento de plutonio. El artículo parte diciendo: "Si un país sostiene que se adhiere a los tres principios no nucleares, pero al mismo tiempo hace acopio de muchos más materiales nucleares de los que necesita, incluida una enorme cantidad de plutonio de uso militar, el mundo tiene una muy buena razón para preguntar por qué". El autor también citó a expertos japoneses sin identificar que dijeron que Japón podría desarrollar bombas atómicas dentro de un año, considerando la presencia de materiales nucleares de grado militar.

    Existe una clara preocupación en China de que las reservas de plutonio de Japón podrían terminar finalmente siendo usadas para desarrollar armamentos nucleares. Existe un precedente histórico para esto: India se convirtió en un Estado nuclearmente armado después de usar el reprocesamiento para conseguir materiales nucleares. Para China, la reserva de plutonio de Japón es una pieza de evidencia más de que Shinzo Abe está buscando el retorno de Japón a sus días de gloria militaristas.

    Esta acumulación de plutonio también amenaza los esfuerzos globales de no-proliferación nuclear, y por lo tanto está en contradicción directa con el énfasis del presidente estadounidense Barack Obama en la seguridad nuclear. "Simplemente no podemos continuar acumulando cantidades enormes del mismo material, como el plutonio separado, que estamos tratando de mantener lejos de los terroristas", dijo Obama en un discurso de 2012 en la Universidad Hankuk en Seúl. La Casa Blanca aparentemente ha estado presionando silenciosamente a Japón para que abandone el plan de reprocesamiento, y comience simplemente a almacenar combustible nuclear gastado más bien que separar el plutonio.

    Hay complicadas razones domésticas de Japón para seguir con la apertura de la planta de reprocesamiento en Rokkasho, incluyendo los grupos de intereses creados que insisten en las ventajas económicas de seguir con dicha construcción. Pero Tokio no debería pasar por alto la preocupación regional y global causada por la apertura de una nueva planta de reprocesamiento cuando Japón no tiene ningún plan concreto para usar o eliminar sus actuales reservas de plutonio.–





No hay comentarios:

Publicar un comentario