BUSCAR en este Blog

domingo, 15 de septiembre de 2013

Bill Hughes - Sobre Jesuítas y Conspiraciones en EE.UU.



     De tiempo en tiempo se suele echar mano a algún colectivo para culparlo de los males de este mundo. A la solapada sociedad de los jesuítas se le vienen cargando los dados ya hace siglos también. Pero sin duda no han de ser gratuitas las acusaciones si hasta el mismísimo Papa un tiempo se hartó de ellos. Del libro Los Terroristas Secretos (2002) del religioso estadounidense Bill Hughes (libro al alcance de cualquiera en la red) presentamos ahora sus tres primeros capítulos, que hemos editado, que tienen que ver con la denuncia de la garra vaticánica queriendo apoderarse de Estados Unidos con la mano de los jesuítas (ahora que están tan de moda), y de cómo han actuado en el pasado, en especial con la vida de antiguos presidentes estadounidenses. Entrega el texto alguna contextualización de por qué dicho afán, y expone en parte la mentalidad jesuítica que ha dado origen a esos atentados.


Los Terroristas Secretos (1)
por Bill Hughes



     Estados Unidos se encuentra viviendo en un peligroso momento, posiblemente el más peligrosos de su historia. Una organización secreta ha estado trabajando desde adentro para destruir a Estados Unidos, su Constitución y todo aquello que representa su fundamento como nación. Este libro presenta todos los detalles y muestra cuán lejos ha podido llegar esta organización terrorista en su proceso de destruír a Estados Unidos.



CAPÍTULO I
ESTADOS UNIDOS COMO BLANCO


     Estados Unidos tendrá que enfrentar muy pronto al enemigo más mortal que jamás haya enfrentado. Este enemigo no sólo se trata del ejército militar enemigo que usualmente ha tenido que enfrentar, sino de uno que posee la organización y la capacidad de llevar a cabo operaciones de espionaje masivas y clandestinas dentro de Estados Unidos. Utiliza una fachada que es virtualmente perfecta para esconder sus operaciones. Dicho sea de paso, ahora mismo este enemigo está trabajando secretamente para minar los principios que han hecho de esta nación la nación más grande del mundo. Este enemigo se ha infiltrado en los niveles y en los departamentos más altos del gobierno de Estados Unidos y representa un peligro extremo. Veamos un poco de historia para poder comprender los métodos que este enemigo ha utilizado en el pasado y cómo está trabajando secretamente hoy en día.

     Europa estaba finalmente descansando. Las guerras napoleónicas habían terminado, habiendo durado más de 20 años. Napoleón con su inteligencia y creatividad había rociado a Europa con la sangre de sus hijos más nobles. Después de un largo tiempo, por fin había paz. Después de la guerra los soberanos europeos se reunieron en un concilio general en Viena. El Congreso se llevó a cabo durante un año, terminando el mismo en 1815.

     «El Congreso de Viena era una conspiración secreta contra los Gobiernos Populares a quienes los "los altos partidos" anunciaron al final del Congreso que ellos habían formado una "santa alianza". Esto era sólo un manto debajo del cual se escondieron para engañar a la gente. El Congreso de Verona tuvo como propósito principal la RATIFICACION del Artículo 6 del Congreso de Viena que en resumen era una promesa para impedir o destruír a los Gobiernos Populares dondequiera que se encontraran y reestablecer la monarquía en aquellos lugares donde la misma hubiese sido puesta a un lado.

     «Los "altos partidos" eran Rusia, Prusia [Alemania], Austria y el Papa Pío VII, rey del Estado Papal. Todos ellos se unieron para crear el tratado secreto (Burke MacCarty, The Suppressed Truth about the Assassination of Abraham Lincoln, Arya Varta Publishing, 1924, p.7).

     De acuerdo a McCarty, el Congreso de Viena formó la Santa Alianza, cuya meta principal era la destrucción de todos los gobiernos populares. Los gobiernos populares son aquellos en los cuales el gobierno les permite a los ciudadanos disfrutar de ciertos derechos inalienables. ¿Puede usted pensar en algún gobierno que en el año 1815 le otorgara a sus ciudadanos derechos inalienables?.

     El senador Robert L. Owen puso en el registro congresional el siguiente enunciado, el cual muestra claramente que el primer blanco de la "Santa Alianza" era Estados Unidos:

     «La Santa Alianza, habiendo destruído el gobierno popular de España e Italia, había diseñado muy bien su plan para destruír el gobierno popular de las colonias americanas que había comenzado a revolucionar a Portugal y a Sudamérica bajo el exitoso ejemplo y la influencia de Estados Unidos.

     «Fue debido a esta conspiración en contra de las Repúblicas Americanas de parte de las monarquías europeas que el gran hombre de Estado, Canning, llamó la atención del gobierno acerca de lo que estaba sucediendo» (Ibid. pp.9, 10).

     El senador Owen comprendió, de acuerdo a lo que se dijo en el Congreso de Viena, que las monarquías unidas de Europa buscarían la manera de destruír la república de Estados Unidos y los derechos que con derramamiento de sangre la nación había obtenido.

     El senador Owen no era el único que sabía acerca de esta conspiración en contra de la libertad de EE.UU. y de su Constitución. En 1894, R. W. Thompson, Secretario de la Marina estadounidense, escribió lo siguiente:

     «Los soberanos de la "Santa Alianza" habían amasado un gran ejército y pronto entrarían en un juramento mediante el cual se dedicarían a evitar cualquier levantamiento popular que favoreciera un gobierno libre y él [el Papa Pío VII] designaría a los jesuítas para estos fines. Los mismos, apoyados por el poder papal, trabajarían hacia ese fin. Él sabía cuán fielmente ellos cumplirían su misión, por lo que les aconsejó en su decreto de restauración observar estrictamente "sus consejos y recomendaciones", ya que Loyola había hecho de la absolución la base de la Sociedad jesuíta» (R.W. Thompson, Las Huellas de los Jesuítas, Hunt & Eaton, 1894, p.251).

     Thompson señaló exactamente quiénes serían los agentes a quienes los monarcas europeos usarían para destruír la República estadounidense: aquellos cuyos nombres son ¡los jesuítas de Roma!. Desde 1815 ha habido un ataque continuo contra EE.UU. de parte de los jesuítas que han tratado de destruír los derechos constitucionales de esta gran nación.

     El famoso inventor de la clave Morse, Samuel B. Morse, también escribió acerca de este complot siniestro en contra de Estados Unidos:

     «El autor se pone como misión señalar que existe una conspiración en plena acción en contra de las libertades de la República, bajo la dirección del príncipe Guillermo de Austria, el cual, reconociendo su incapacidad de poder vencer a esta nación grande y libre por medio de la fuerza y de las armas, intenta lograr sus propósitos por medio de un ejército de jesuítas. El arreglo que se lleva a cabo para lograrlo sorprendería a quien abra el libro con la misma incredulidad que nosotros lo hicimos» (Samuel B. Morse, Foreign Conspiracy Against the Liberties of the United States, Crocker y Brewster, 1835, Prefacio).

     La cantidad de libros que describen detalladamente los planes siniestros del Congreso de Viena y de los jesuítas en contra de la República estadounidense son numerosos. Que esta conspiración ha venido ocurriendo desde 1815 es un hecho histórico. Mostraremos que esa conspiración está en todo su apogeo hoy día y es por eso que EE.UU. enfrenta tantos problemas y se encuentra a punto de perder sus libertades.

     La mayoría de las personas conocen muy poco de los jesuítas del Papa. La razón principal es porque ellos constituyen una sociedad sumamente secreta.

     Para poder entender lo que es la Orden de los jesuítas consideremos la siguiente cita:

     «A través de la historia del cristianismo, el Protestantismo ha sido amenazado por grandes enemigos. Los primeros triunfos de la Reforma pasaron y Roma reunió nuevas fuerzas esperando completar su plan de destrucción. En ese momento se creó la Orden de los jesuítas, la más cruel, inescrupulosa y poderosa de todas las campeonas del Papado. Completamente desarraigados de los lazos terrenales, de los afectos humanos, muertos para el clamor del afecto natural, y con una razón y una conciencia silenciada, no conocía reglas ni apegos a nadie ni a nada sino a la orden a la que pertenecen, y no conocen otra labor que la de extender el poder de la misma. El evangelio de Cristo ha capacitado a los creyentes para soportar el sufrimiento sin desmayar a pesar del frío, el hambre, el trabajo y la pobreza, para levantar la bandera de la verdad al frente de los calabozos, de la vara y del maltrato. Para combatir esas fuerzas, el jesuitismo inspiraba a sus seguidores con un fanatismo que les permitía enfrentar los peligros, y para oponerse al poder de la verdad hacer uso de las armas del engaño y la mentira. No había crimen demasiado grande que ellos no pudieran cometer, ningún engaño que ellos no pudieran practicar, ni encubrimiento que fuese demasiado difícil para que ellos no lo pudieran asumir. Supuestamente comprometidos a vivir en humildad y pobreza perpetua, su meta era asegurase de tener riquezas y poder, para dedicar las mismas a la destrucción y eliminación del Protestantismo y para el reestablecimiento de la supremacía Papal.

     «Al aparecer como miembros de su orden, utilizaban un manto de santidad, visitando las prisiones y los hospitales y asistiendo a los enfermos y a los pobres, profesando haber renunciado al mundo y llevando el santo nombre de Jesús, quien iba supuestamente igual que ellos haciendo el bien. Pero debajo de su manto de santidad se escondían los propósitos más criminales y mortales. Era un principio fundamental de la orden el lema de "el fin justifica los medios". Por ese código, el mentir, robar, cometer perjurio y asesinar eran no solamente loables sino también perdonables cuando servían a los intereses de la Iglesia. Bajo diversos disfraces los jesuítas lograban infiltrarse en oficinas de Estado, llegando a ser los consejeros de los reyes y creando la política de las naciones. Se convirtieron en sirvientes al servicio de sus amos. Establecieron colegios para los hijos de los príncipes y los nobles, y escuelas para la gente común; y los hijos de los Protestantes tenían que observar los ritos papales. Se exhibió toda la pompa romana para confundir las mentes y cautivar la imaginación, de modo que la libertad que habían cultivado con sangre los padres fue traicionada por los hijos. Los jesuítas se dispersaron por toda Europa, y adondequiera que iban seguían su plan de avivar la figura del Papa» (E. G. White, The Great Controversy, pp. 234, 235, Pacific Press Publishing Assn., 1911).

     Los jesuítas funcionan como la policía secreta del Papa. Ellos trabajan con la mayor confidencialidad y mantienen sus operaciones en la mayor secretividad. No le dejan saber a nadie que son jesuítas. En su apariencia externa son como cualquier persona común y corriente.

     Citaremos:

     «Ellos son jesuítas. Esta sociedad de hombres, después de haber ejercido su tiranía por más de doscientos años, a la larga se convirtieron en algo tan formidable para el mundo, amenazando subvertir todo el orden social, de modo que aun el Papa, cuyos fieles devotos son los jesuítas ―y tienen que serlo por el voto que hacen― se vio prácticamente obligado a disolver la orden [El Papa Clemente suprimió la Orden de los jesuítas en 1773].

     «No llegaron a estar suprimidos por más de cincuenta años sin que el despotismo del Papado requiriera de sus funciones para crear una resistencia ante la luz de la libertad democrática, y simultáneamente el Papa [Pío VII] formó la "Santa Alianza" y [en 1815] revivió la orden de los Jesuitas en todo su poder...

     «¿Necesitan los estadounidenses saber quiénes son los jesuitas?. Ellos son una sociedad secreta, un tipo de orden masónica con características añadidas de un odio repugnante y mil veces más peligroso. Ellos no son únicamente sacerdotes o de un credo religioso particular: son comerciantes, abogados, editores y hombres de cualquier profesión que no poseen ninguna insignia exterior por la cual puedan ser identificados; se encuentran prácticamente en todas las sociedades. Pueden asumir cualquier apariencia, tanto la de ángeles de luz como la de ministros de las tinieblas, para lograr su propósito final... Todos ellos son personas educadas y preparadas, y han jurado comenzar en cualquier momento y en cualquier dirección, y para llevar a cabo cualquier servicio ordenado por el General de su orden, no están atados a sus familias, a sus comunidades o a su país por los lazos que atan a cualquier hombre común; están comprados de por vida a la causa del Pontífice Romano» (J. Wayne Laurens, G. D. Miller, 1855, pp. 265-267).

     Ignacio de Loyola fundó la Orden de los jesuítas en 1540. Su posición en la Iglesia Católica Romana fue solidificada por el Concilio de Trento, que se llevó a cabo desde 1546 a 1563. El Concilio de Trento se realizó con una gran meta en mente: buscar la forma de detener la Reforma Protestante. La Reforma comenzó en 1517 cuando Martín Lutero, el valiente monje alemán, clavó 95 tesis en la puerta de la capilla de Wittenburg. Estas tesis desafiaban entre otras cosas la doctrina de las indulgencias que Roma le había enseñado a la gente, por la cual se enseñaba que un hombre podía salvarse a sí mismo y a sus seres queridos si depositaba suficientes monedas en la ofrenda que daba a la Iglesia católica.

     Las enseñanzas de Lutero de que la Biblia es el único estándar para toda la doctrina y todas las prácticas y de que una persona es justificada ante Dios por la fe en Jesús-Cristo causó conmoción en los corazones de miles a través de toda Europa y provocó asombro en las inmediaciones del Vaticano.

     Por tanto, el Concilio de Trento fue acordado para tratar de detener la Reforma, por lo que se le conoce como la Contra-Reforma. Los jesuítas serían las principales herramientas de Roma para deshacer y destruír cada traza de Protestantismo dondequiera que fuese hallada. Los documentos más grandes de Estados Unidos, la Declaración de Independencia y la Constitución, están llenos de declaraciones Protestantes que resultan ser absolutamente intolerables para los jesuítas de Roma. ¿Le resulta curioso el hecho de que el Vaticano condene los documentos bajo los cuales se funda la nación de Estados Unidos?.

     «El Vaticano condena la Declaración de Independencia como perversa y llama a la Constitución de Estados Unidos un documento satánico» (Avro Manhattan, The Dollar and the Vatican, Ozark Book Publishers, 1988, p.26).

     A continuación parte del juramento de los jesuítas:

     «Yo, prometo y declaro que no tengo opinión ni voluntad propia, ni ninguna reserva mental ni vivo ni muerto, sino que sin titubear obedeceré cada mandamiento u orden que reciba de mis superiores en la Milicia del Papa... Más aún, prometo y declaro que cuando se me presente la oportunidad haré guerra secreta o abiertamente contra las herejías, los Protestantes y los liberales, según sea dirigido para extirparlos y exterminarlos de la faz de la Tierra, y que no me importará la edad, el sexo o la condición, y que ahorcaré, quemaré, volaré, herviré, estrangularé y quemaré vivos a todos los infames herejes, desgarraré las entrañas de las mujeres y moleré las cabezas de los niños contra las paredes para eliminar para siempre a esa desgraciada raza. Y cuando no pueda hacerlo abiertamente, utilizaré la copa con el veneno, la cuerda estranguladora, la bala sin consideración alguna del honor, del rango o de la autoridad que posea la persona cualquiera que sea su condición en la vida, ya sea pública o privada, tal y como sea dirigido por algún agente del Papa o por algún superior de la Hermandad de la Santa Fe, la Sociedad de Jesús» (Edwin A. Sherman, The Engineer Corps of Hell; or Rome’s Sappers and Miners, Private Suscription, 1833, pp. 118-124).

     El sólo pensar que alguien pueda estar de acuerdo con un juramento así reta la razón. Nunca podría imaginarse que existiese un juramento tan abominable como el anteriormente citado. La palabra "hereje" se refiere a cualquier persona que no esté de acuerdo con lo que diga el Papa.

     En una carta de John Adams al presidente Thomas Jefferson acerca de los jesuítas leemos:

     «¿Tendremos nosotros aquí una cantidad increíble de ellos alrededor de nosotros con tantos disfraces como únicamente el rey de los gitanos puede ponerse?. Se visten de pintores, de publicadores, de escritores y hasta de maestros. Si ha habido alguna vez un grupo de hombres que merezca condenación eterna tanto en la tierra como en el cielo ésa es la Sociedad de Loyola» (George Reimer, The New Jesuits, Little, Brown, and Co., 1971, p.14).

     Napoleón Bonaparte hizo la siguiente declaración:

     «Los jesuítas son una organización militar, no una orden religiosa. Su jefe es un general del ejército y no un simple sacerdote o un abad de un monasterio. La meta de esta organización es el PODER. El poder en su forma más déspota. Poder absoluto, poder universal, poder para controlar el mundo por la voluntad de un sólo hombre. El jesuitismo es el más absoluto de los depotismos; y a la misma vez el mayor y el más enorme de los abusos...

     «El General de los jesuítas insiste en ser el amo y el soberano sobre cualquier otro soberano. Dondequiera que se admite a los jesuítas los mismos se convierten en amos y en soberanos sobre cualquier soberano. Esta Sociedad es dictatorial por naturaleza, por lo que es un enemigo irreconciliable de cualquier autoridad constituída. Cada acción, cada crimen sin importar cuán atroz sea es un trabajo al que se le considera meritorio siempre y cuando se haga para cumplir con los intereses de la Sociedad de los jesuítas o para cumplir una orden del General» (General Montholon, Memorial of the Captivity of Napoleon at St. Helena, pp. 62, 174).


     «No había forma de disfrazarse que ellos no poseyeran, por lo que podían penetrar en cualquier lugar. Podían penetrar silenciosamente tanto en el guardarropa de un monarca como en el gabinete de un jefe de Estado. Podían infiltrarse de forma secreta en una Asamblea General y mezclarse sin provocar sospecha alguna en las deliberaciones y los debates.

     «No había idioma que ellos no pudieran hablar, ni credo que no profesaran; sin embargo, no había iglesia en la que ellos no incursionaran ni membresía de iglesia a la que pertenecieran que continuara funcionando. Ellos podían desacreditar al Papa ante los luteranos, y jurar su intención solemne de guardar el juramento» (J. A. Wylie, La Historia del Protestantismo, Vol.II, p. 412).

     A la luz de estas declaraciones surgen varias preguntas. Ya que los jesuítas comenzaron su ataque directo a Estados Unidos en 1815 y nada se les interpone en su camino, ¿están entonces las prácticas políticas que se llevan a cabo en EE.UU. controladas por este déspota de Roma?. ¿Han sido los asesinatos de ciertos Presidentes, como Abraham Lincoln, William Mc Kinley, James Garfield y William Henry Harrison, inspirados por los jesuítas?. Atrocidades tales como la de Waco, la de la ciudad de Oklahoma y la destrucción de las Torres Gemelas en la ciudad de Nueva York, ¿habrán sido planificadas en las paredes del Vaticano?. Y qué decir de la hermosa Constitución y de la Carta de Derechos que ha venido a implantarse como consecuencia de todos los ataques que han ocurrido en las últimas décadas. Será el premio mayor para los jesuítas el destruír los justos derechos que hemos conseguido y que se han obtenido pagando un precio bien alto.

     Como si el Congreso de Viena no hubiera sido lo suficientemente claro en cuanto a los objetivos de los monarcas europeos y de la orden de los jesuítas, se acordó llevar a cabo dos congresos más.

     El primero de ellos se llevó a cabo en Verona en 1822. Durante ese Congreso se decidió que Estados Unidos sería el blanco de los emisarios jesuítas y que éste sería destruído a cualquier precio. Todos los principios de la Constitución serían disueltos y se reemplazarían con principios jesuítas, de modo que se exalte el Papado y el mismo ejerza dominio sobre Estados Unidos.

     La otra reunión se llevó a cabo en Chieri, Italia en 1825. Allí se decidió lo siguiente:

     «En 1825, unos once años después del resurgimiento de la orden jesuíta, se llevó a cabo una reunión secreta con los líderes de los jesuítas. La misma se llevó a cabo en Chieri, cerca de Turin, en la parte Norte de Italia. En ese encuentro se discutieron planes para el avance del poder papal en todo el mundo, la desestabilización de gobiernos que representaran obstáculos y la destrucción de cualquier esquema que se interpusiera en su camino y sus ambiciones.

     «Ésa es nuestra meta: los Imperios del mundo. Debemos hacerles entender a los grandes hombres de la Tierra que la causa del mal, levadura leuda, existirá en cuanto exista el protestantismo. Se abolirá el Protestantismo... los herejes son los enemigos que estamos dispuestos a exterminar completamente...

     «Y la Biblia, esa serpiente que con su cabeza erecta y sus ojos relampagueantes nos amenaza con su veneno mientras se arrastra en la tierra, debe ser transformada en un bastón tan pronto podamos apoderarnos de ella» (Hector Macpherson, Los Jesuítas en la Historia, Ozark Book Publishers, 1997, anexo).

     La meta de Chieri es clara: destruir el Protestantismo a cualquier precio y restaurar el poder temporal del Papado, en el mundo entero. Según vemos a Juan Pablo II viajar por el mundo y ser aceptado mundialmente como "el hombre de paz", podemos apreciar cómo el plan de los jesuítas creado en Chieri está en función.

     Estas tres reuniones en Viena, Verona y Chieri se llevaron a cabo con la mayor secretividad posible. Sin embargo, un hombre que asistió a las primeras dos reuniones no pudo guardar silencio. El ministro británico de asuntos exteriores contactó al gobierno de Estados Unidos para advertirle que los monarcas de Europa estaban planificando destruír las instituciones libres de EE.UU.

     «Fue debido a esta conspiración en contra de la República estadounidense de parte de las monarquías europeas que el gran hombre de Estado inglés Canning llamó la atención del gobierno hacia lo que se estaba planificando, y los hombres de Estado de Estados Unidos, incluyendo a Thomas Jefferson, que aún vivía cuando esto sucedió, tomaron parte activa para que se llevara a cabo la declaración del Presidente Monroe en su mensaje anual al Congreso estadounidense en cuanto a que EE.UU. consideraba la conspiración como un acto de hostilidad hacia ese gobierno, un acto poco amistoso, si esa coalición o cualquier potencia europea tratase de establecer en el continente cualquier control sobre cualquier república americana, o de adquirir cualquier derecho territorial.

     «Ésta es la llamada Doctrina Monroe. La amenaza del tratado secreto de Verona de suprimir el gobierno popular en las repúblicas americanas es la base de la Doctrina de Monroe. Este tratado secreto expone claramente el conflicto entre el gobierno monárquico y el gobierno popular, el gobierno de la minoría contra el gobierno de la mayoría» (Burke McCarty, La Verdad Oculta sobre el Asesinato de Abraham Lincoln, pág. 10).

     La Doctrina Monroe fue la respuesta de Estados Unidos al Congreso de Viena y de Verona. Estados Unidos consideraba un acto de guerra si cualquier nación europea buscaba expansión territorial en el hemisferio occidental. Los jesuítas han sido capaces de infiltrarse y de atacar secretamente a América para tratar de lograr precisamente lo que la Doctrina Monroe trataba de evitar. Han podido lograrlo porque lo han hecho secretamente y bajo la fachada de ser una iglesia.

     En una carta al Presidente Monroe, Thomas Jefferson le hizo las siguientes observaciones:

     «La pregunta que me presentas en las cartas que me has enviado, es la más profunda que me han hecho después de la relacionada con la Independencia. Ella nos hizo una nación y ha marcado el ritmo y la dirección en la que navegaremos a través del océano del tiempo a medida que el mismo se abre ante nosotros. Y nunca podríamos navegarlo en condiciones más apropiadas. Nuestra primera y más fundamental regla debe ser el no envolvernos en los asuntos de Europa. La segunda debe ser nunca utilizar a Europa como intermediaria en los asuntos de este lado del Atlántico. América, Norte y Sur, tiene unos intereses completamente diferentes de los de Europa, intereses que le son particulares. Por tanto debe tener un sistema propio, separado y completamente aparte del sistema europeo. Aunque los europeos traten de convertirse en el hogar del despotismo, nuestra tarea debe ser hacer de nuestro hemisferio un hemisferio de libertad... [Nosotros debemos] declarar nuestra protesta en contra de las violaciones atroces en contra de los derechos de las naciones, por la interferencia de cualquiera en los asuntos internos de la otra, intervención que comenzó con Bonaparte y que hoy en día continúa de parte de aquellos que llevan a cabo alianzas ilegales llamándose a si mismos Santos...

     «Nos opondremos por todos los medios a la intervención forzosa de cualquiera otra potencia... Lo anteriormente propuesto involucra un proceso de toma de conciencia a largo plazo, y unos efectos tan decisivos para nuestro destino futuro como para provocar en mí el interés que me induce a tomar el riesgo de afrontar diversas opiniones, lo cual sólo probará mi interés de contribuír con todo mi esfuerzo en todo aquello que sea útil a nuestra patria» (Archivos de la Universidad de Mount Holyoke).

     Jefferson vió todo esto como una gran crisis en la historia de Estados Unidos, porque los astutos y dispuestos jesuítas habían sido destinados a tener a EE.UU. como blanco de destrucción. La Doctrina Monroe desafió cualquier avance que Europa pudiera hacer en contra de América. Sin embargo, Monroe no entendía realmente que los ingeniosos jesuítas no harían uso de las armas inicialmente para obtener sus objetivos. Ellos utilizarían el engaño en una forma secreta. Apelarían a las necesidades básicas del hombre. Plantarían sus hombres en posiciones de riqueza y poder y harían uso de su influencia para obtener el gran premio: la subversión y la destrucción de cada principio Protestante que se hubiese incluído en la Constitución de Estados Unidos.



CAPÍTULO 2
EL PRESIDENTE ANDREW JACKSON


     Andrew Jackson fue electo a la presidencia en el año 1828. Su valentía y sus destrezas militares al vencer en la guerra de 1812 eran bien reconocidas. Peleó muchas batallas en combate abierto, pero ahora se enfrentaba a un enemigo completamente diferente. Este enemigo se denominaba a sí mismo estadounidense como él mismo, y clamaba desear lo mejor para Estados Unidos igual que él, además de ocupar altas posiciones igual que él.

     Los jesuítas iban a destruír a EE.UU. tal y como se había determinado en los siniestros congresos de Viena, Verona y Chieri, y fue bajo la presidencia de Andrew Jackson que comenzaron a aplicar su traición con todas sus fuerzas. Estos jesuítas se movieron entre los estadounidenses, pareciendo estadounidenses. De hecho, eran ciudadanos estadounidenses, pero su fidelidad estaba comprometida con el papa de Roma. Sus propósitos eran los propósitos del papado. Esta gente era traidora y representaba una amenaza a la existencia del Estados Unidos continental.

      «Una nación puede sobrevivir a sus tontos y aun a sus ambiciosos, pero no puede sobrevivir a los traidores que se encuentran en ella misma. Un enemigo a la puerta es menos temible porque muestra sus banderas abiertamente en contra de la ciudad. Pero el traidor se mueve entre los que están a la puerta abiertamente, su murmullo se mueve desde los callejones hasta los pasillos del gobierno mismo. Porque el traidor no parece traidor, habla en un lenguaje que le es familiar a sus víctimas y utiliza sus rostros y sus vestimentas y apela a lo más profundo del corazón del hombre. Pudre el corazón de una nación; trabaja secretamente y como un desconocido en la noche para derrumbar los pilares de la nación, infecta el cuerpo político para que el mismo no pueda resistir más» (Marco Cicerón hablándole a César, Craso y Pompeyo y al senado Romano).

     Dos de estos traidores eran John C. Calhoun y Nicholas Biddle.

     Andrew Jackson ganó la presidencia en 1828 por un margen amplio. Su vicepresidente fue John C. Calhoun de Carolina del Sur. Calhoun se dio cuenta de que el amor por la libertad era muy fuerte en el corazón de todos los estadounidenses. Él notó que la esclavitud había mermado rápidamente porque casi todos los territorios comprados a España y Francia habían sido liberados. Sin una expansión de la esclavitud, la misma sería derrotada eventualmente. Para poder detener las tendencias anti-esclavistas en Estados Unidos, Calhoun comenzó un periódico en Washington llamado El Telégrafo de Estados Unidos. En ese periódico él comenzó a promulgar la idea de los derechos de los Estados.

     La doctrina de los Derechos de los Estados provocaría inevitablemente la abolición total de Estados Unidos. La doctrina presuponía que cada Estado tenía el derecho inalienable a hacer lo que quisiera. Bajo los principios del derecho de los Estados, si un Estado deseaba retirarse de la Unión podía hacerlo. Esto eliminaría eventualmente a Estados Unidos.

     Calhoun tomó una llaga podrida y la utilizó como una razón para impulsar a los Estados del Sur a que renunciaran a formar parte de la Unión. La llaga podrida eran las altas tarifas impuestas a las exportaciones extranjeras, que hacían que la mercancía europea fuese más cara. Ya que Europa compraba grandes cantidades de algodón en el Sur de Estados Unidos tanto como otros productos, las tarifas altas hacían que los comerciantes del Sur ganaran menos dinero por los productos que exportaban. Estos impuestos ayudaban a los fabricantes del Norte, ya que los comerciantes del Sur se veían obligados a comprarles a ellos.

     Calhoun convenció a los Estados del Sur de que en realidad ellos estaban en desventaja en términos de comercio por lo que ellos tenían el derecho de retirarse de la Unión por este motivo.

     «Los habitantes del Sur que se dedicaban primordialmente a la agricultura se convencieron fácilmente de que la imposición de tarifas más altas era injuriosa para ellos. Calhun procedió a explicarles que el aumento en los impuestos iba a ser para algunos artículos en especifico y que había sido hecho con el propósito de beneficiar a los intereses particulares del Norte. Le dijo entonces a la gente del Sur: "A ustedes se les han aumentado los impuestos para que ustedes beneficien a los comerciantes del Norte", y tomando este asunto como bandera plantó la semilla de la nulificación en los habitantes del Sur... Esta nueva democracia bastarda significaba que se les otorgaba el derecho de destruír , pacíficamente o por la fuerza (cuando estuviesen preparados) a la Unión Federal» (John Smith Dye, The Adder’s Den, p. 22).

     Poco después de que Calhoun comenzara su periódico, se llevó a cabo una reunión para honrar la memoria de Thomas Jefferson. En dicha reunión se le pidió a Andrew Jackson que hablase. El se levantó y declaró: "Nuestra Unión Federal, la misma debe conservarse". Luego de decir esto Jackson se sentó. Entonces Calhoun se levantó y dijo:

     «La Unión es lo más que valoramos aparte de nuestra libertad. Debemos todos recordar que únicamente puede ser preservada si se respetan los derechos de los Estados y si existe una distribución equitativa de los beneficios y desventajas de la Unión» (Ibid. p. 19).

     Calhoun puso a la Unión en un segundo lugar después de las libertades. La Unión y la Constitución fueron lo que constituyeron nuestra libertad. Si la Unión se disolvía, los Estados estarían batallando unos contra otros, tal como los países europeos a través de la Historia. Se utilizarían constantemente los recursos, de forma que esto provocaría una guerra constante entre ellos. Éste era el objetivo de Calhoun y del Papado desde el principio. Su meta era destruír a Estados Unidos.

     Calhoun utilizó el asunto del aumento en las tarifas para crear fricción entre el Norte y el Sur. El Congreso podría haber cambiado fácilmente las tarifas para que no hubiese habido razón alguna para la secesión de los Estados del Sur. Muchos comentaron acerca de los métodos utilizados por Calhoun, entre ellos Daniel Webster, quien dijo:

     «Señor, el mundo no podrá creer que toda esta controversia y los medios desesperados que se requieren para apoyar la misma, no tiene ningún otro fundamento más que el de la diferencia de opinión de la mayoría de la gente de Carolina del Sur, por una parte, y la vasta mayoría de la gente en Estados Unidos, por otra. El mundo no creerá los hechos. Nosotros que lo vemos y lo escuchamos, difícilmente podemos creerlo» (ibid, p. 25).

     Daniel Webster sabía que el asunto iba más allá que el de una simple tarifa: ¡Calhoun era el instrumento que habían utilizado los jesuítas para dividir a Estados Unidos en dos!.

     John Quincy Adams declaró lo siguiente en la Casa de Representantes:

     «En oposición al compromiso del señor Clay, no se necesita ninguna víctima, y usted aún propone atarnos de pies y manos para derramar nuestra sangre sobre el altar, para calmar el descontento del Sur, un descontento que tiene unas raíces mucho más profundas que el asunto de las tarifas y que continuará aún después de que ese asunto se haya olvidado» (Ibid, p. 25).

     Adams tenía razón al hacer su observación. El asunto de las tarifas murió, pero los ánimos de división ya habían dividido a Estados Unidos en dos. La sangre de la Guerra Civil puede trazarse desde el jesuíta John C. Calhoun.

     Como vemos, Calhoun pretendía dividir a Estados Unidos en dos. Recordemos las palabras del ex-sacerdote católico Charles Chiniquy.

     «Roma vio que la existencia de Estados Unidos era una amenaza grande en contra de ella. Desde el principio sembró maliciosamente los gérmenes de la división y del odio entre los dos grandes sectores de la nación, y tuvo éxito al conseguir dividir el Norte y el Sur en el asunto de la esclavitud. Esa división era su oportunidad de oro para lograr que uno aplastara al otro, logrando así una política favorable a sus intenciones» (Charles Chiniquy, Cincuenta Años en la Iglesia de Roma, Chick Publications, p. 298).

     Calhoun no era un ciudadano fiel a Estados Unidos. Su trabajo consistía en hacer prosperar la agenda del papa. Parecía ser un estadounidense pero era un jesuíta en el ejército del Papa en su esfuerzo por destruír a Estados Unidos.

     El sacerdote Phelan hizo la siguiente declaración:

     «Porque si el gobierno de Estados Unidos estuviera en guerra con la Iglesia, mañana diríamos: "Al diablo con el gobierno de Estados Unidos". Y si la Iglesia y todos los gobiernos del mundo estuvieran en guerra, diríamos: "Al diablo con todos los gobiernos del mundo". ¿Por qué es que el Papa tiene un poder tan grande?. ¿Por qué es él quien dirige al mundo?. Todos los Emperadores, todos los reyes, todas las princesas, todos los Presidentes del mundo fueron monaguillos míos» (Sacerdote Phelan, Western Watchman, 27 de Junio de 1912).

     John C. Calhoun era uno de los monaguillos papales que hacía lo que se le pidiese que hiciera.

     Andrew Jackson en su mensaje al Congreso en 1832 dijo lo siguiente:

     «El derecho de la gente a tener un Estado que los absuelva a su antojo de sus obligaciones más solemnes y sin el consentimiento de otros Estados, lo que amenaza la libertad y la felicidad de millones de personas que componen esta nación, no puede ser reconocido. Dicha autoridad resulta ser completamente repugnante, tanto para los principios bajo los cuales se ha constituído el Gobierno General y bajo los objetivos que se ha propuesto obtener» (John Smith Dye, The Adder’s Den, p. 25).

     Jackson sabía que el plan de Calhoun había sido diseñado para destruír a Estados Unidos y sus libertades constitucionales, y eso era completamente inaceptable para él. Jackson representaba la oposición a lo que se había determinado en los Congresos de Viena, Verona y Chieri, y los jesuítas tenían que lidiar con él.

     Nicolás Biddle, otro de sus agentes, llevó a cabo la segunda fase del ataque jesuíta. Biddle era un economista brillante que se había graduado de la Universidad de Pennsylvania a la edad de trece años. Era un maestro en la ciencia del dinero. Cuando Jackson comenzó su periodo presidencial en 1828, Biddle estaba en control absoluto del banco central federal del gobierno. Esta no era la primera vez que se establecía un banco central. En dos ocasiones anteriores se habían establecido bancos centrales, primero bajo el control de Robert Morris y luego bajo el control de Alexander Hamilton, pero en ambas ocasiones fallaron por causa de acciones fraudulentas de parte de los banqueros que estaban en control. Después de la guerra de 1812 se trató de establecer un nuevo banco, y fue en este tercer intento que encontramos al señor Biddle.

     ¿Quién estaba detrás de Nicholas Biddle y del intento de tener un banco central en Estados Unidos?.

     «La cruda realidad es que la dinastía banquera de los Rothschild en Europa era la fuerza dominante, tanto financiera como políticamente, en la formación del Banco de Estados Unidos» (G. Edward Griffin, La Criatura de la Isla Jekyll, American Opinion Publishing, p. 331).

     «A través de los años N. M. Rothschild, el fabricante de textiles de Manchester, había comprado algodón de los Estados del Sur. Los Rothschild habían desarrollado compromisos serios con los estadounidenses. Nathan había hecho préstamos en varios Estados de la Unión y se había convertido en el banquero europeo oficial de Estados Unidos, y era un fiel favorecedor de la idea del Banco de Estados Unidos» (Derek Wilson, Rothschild: La Riqueza y el Poder de una Dinastía, Charles Scribner’s Sons, p. 178).

     «Los Rothschild tuvieron una gran influencia en términos de dictar las leyes financieras del gobierno estadounidense. Los informes legales confirman que ellos tenían el poder en el antiguo banco de Estados Unidos» (Gustavus Myers, La Historia de las Grandes Fortunas Estadounidenses, Random House, p. 556).

     Los instigadores de Biddle en su esfuerzo por establecer el Banco Central fueron los Rothschild. ¿Para quién trabajaba la familia Rothschild?.

     «Consciente de que los Rothschild eran una familia judía importante, los busqué en una Enciclopedia Judaica, y descubrí que ellos poseen el título de "los guardianes del tesoro del Vaticano"... El nombramiento de Rothschild le ofreció al papado negro [la autoridad jesuíta] una privacidad y una secretividad financiera absoluta. ¿Quién pensaría que una familia judía ortodoxa fuese la clave de las riquezas de la Iglesia Católica Romana?» (F. Tupper Sassy, Gobernadores de Maldad, Harper Collins, p. 160-161).

     Los Rothschild eran jesuítas que utilizaron su trasfondo judío como una fachada para cubrir sus actividades siniestras. Los jesuítas trabajando a través de los Rothschild y de Biddle se proponían ganar control del sistema bancario de Estados Unidos.

     Andrew Jackson no estaba muy a gusto con la idea del Banco Central. Cuando Biddle hizo el intento de renovar el contrato del banco central en 1832, el presidente Jackson puso su reelección en juego y vetó el intento del Congreso de renovar el contrato. Lo vetó por tres razones: el banco se estaba convirtiendo en un monopolio, era inconstitucional, y representaba un gran peligro para la nación el tener un banco que estuviera dominado de forma casi total por intereses extranjeros (los jesuítas).

     Jackson sentía que la seguridad de Estados Unidos estaba en riesgo si se dejaba en manos de esos intereses extranjeros. Él dijo:

     «¿No constituye un peligro para nuestra libertad e independencia el tener un banco que tiene tan poco en común con nuestra nación?. ¿No representa el mismo una causa de temor al pensar en la pureza y la paz de nuestro proceso eleccionario y en la independencia de nuestro país en guerra?. El tener control de nuestro dinero, el recibir el dinero público y el mantener a miles de nuestros ciudadanos en un estado de dependencia, sería peor y más peligroso que cualquier enemigo militar y naval» (Herman E. Cross, Documentary History of Banking and Currency in the United States, Chelsea House, pp. 26, 27).

     Los comentarios de Jackson no son nada nuevos. Otros también entendieron el poder que se les había otorgado a aquellos que tenían a su cargo el Banco. Mayer Rothschild dijo:

     «Permítanme hacer y controlar el dinero el dinero de la nación y no me importará quien escriba las leyes» (G. Edward Griffin, La Criatura de la Isla Jekyll, America Opinion, p. 218).

     Ésta es la regla de los jesuítas "Rothschild": El que tenga el dinero determina cuáles son las reglas.

     Thomas Jefferson decía lo siguiente acerca del Banco Central:

«Un banco central privado que emita el dinero público es una amenaza grande a las libertades de la gente aún más que cualquier ejército. No debemos permitirles a nuestros gobernadores que nos envuelvan en una deuda perpetua» (Ibid. p. 329).

     Los jesuítas usaron a Biddle y a Rothschild para ganar su lugar en los bancos estadounidenses, porque sabían que de ese modo podrían controlar a la gente y efectivamente reescribir la Constitución de acuerdo a la Ley Papal. Jackson estaba tratando de detenerlos.

     Examinemos más detenidamente la situación del Banco Central y veamos por qué la situación es tan peligrosa. La mayoría de las personas no entienden lo del Banco Central, el Banco de la Reserva Federal.

     Es necesario entender que el Banco de la Reserva Federal no le pertenece al gobierno de Estados Unidos como muchos piensan. El banco central, el Banco de la Reserva Federal, es un banco privado que le pertenece a las personas más ricas y poderosas del mundo. Este banco no tiene nada que ver con el gobierno de Estados Unidos, aparte de la conexión que les permite realizar las operaciones que se describen a continuación. El Banco de la Reserva Federal tiene un monopolio total del dinero y son apoyados por el gobierno. Antes de tener el banco central, los bancos competían unos con otros y los consumidores recibían los beneficios de la competencia. Esto ya no ocurre.

     Todos sabemos que hoy en día Estados Unidos toma dinero prestado y que opera basándose en deudas astronómicas. ¿Y por qué ocurre esto?. El sentido común dice que la política de mantener una deuda tan enorme tarde o temprano destruirá la organización que tenga este tipo de práctica, porque el interés en la deuda aumentará más que los ingresos, haciendo imposible la realización de pagos.

     Ahora, a nuestro escenario. Así a grandes rasgos es como funciona esa operación. Supongamos que Estados Unidos quiere tomar prestado un billón de dólares. El gobierno emite un bono por esa cantidad más o menos como hace la Compañía de Aguas cuando necesita recaudar dinero para nuevas tuberías o para una nueva represa. El gobierno le envía ese bono de un billón de dólares al Banco de la Reserva Federal y éste a su vez emite una orden al Departamento de Imprenta y Grabado para que impriman un billón de dólares en billetes. Luego de más o menos dos semanas, cuando los billetes han sido impresos, el Departamento de Imprenta y Grabados envía los billetes al Banco de la Reserva Federal quien a su vez emite un cheque de alrededor de dos mil dólares para pagar por la impresión de los dos billones de dólares en billetes. Entonces, el Banco de la Reserva Federal presta los dos billones de dólares al gobierno de Estados Unidos y la gente del país paga el interés a una suma exorbitante cada año. El Banco de la Reserva Federal no tiene que poner un sólo centavo de todo este dinero. Vemos pues que cuando el gobierno de Estados Unidos debe aunque sea un dólar, ese dólar más el interés va a los bolsillos de los dueños del Banco de la Reserva Federal. Esto constituye el mayor y más colosal robo perpetrado en la historia de la Humanidad, y el mismo es tan subliminal y tan sutil que las víctimas ni siquiera se dan cuenta de lo que está ocurriendo. Entendemos entonces por qué los jesuítas quieren mantener todas estas operaciones en secreto.

     La Constitución de Estados Unidos le da el poder al Congreso para emitir el dinero. Si el Congreso emitiera su propio dinero, como se establece en la Constitución, no tendría que pagar los billones de dólares de interés que está pagando ahora cada año a los banqueros por la deuda nacional, por un dinero que viene de la nada. Si el dinero fuera emitido por el Congreso estaría libre de deudas.

     Biddle le respondió a Jackson, quien rehusaba permitirle reestablecer el Banco Central, mediante la reducción del dinero asignado a la gente. Lo hizo rehusando otorgarles préstamos. Al hacerlo así hubo un giro en la economía y el dinero desapareció. El desempleo aumentó. Muchas compañías se declararon en quiebra porque no podían pagar sus préstamos. La nación entró en un estado de pánico depresivo. Biddle pensaba que podía forzar a Jackson a mantener el Banco Central. Estaba tan confiado que públicamente alardeaba de que él había sido el causante de todas las penas que sufría Estados unidos. Debido a su orgullo tonto, otras personas se levantaron en defensa de Jackson y ése fue el final del Banco Central. Ése fue su final hasta que el mismo fue reestablecido en 1913. Fue entonces reestablecido por las mismas personas, los (jesuítas de Roma) con el mismo propósito de hacer que Estados Unidos se inclinara ante ellos, y para plantar el poder temporal del Papa en EE.UU.

     El plan de los jesuítas de crear un Banco Central en Estados Unidos fue temporalmente detenido durante la presidencia de Andrew Jackson. Él se había opuesto a la doctrina de los derechos de los Estados de Calhun, y había detenido los intentos de Biddle de continuar con el Banco Central. Cuando otras cosas fallan, el juramento de los jesuítas establece que se debe matar a aquel que se interponga a ellos.

     «El Presidente se había ganado el odio de los científicos monetarios tanto en EE.UU. como en el exterior [los jesuítas estaban furiosos]. No nos sorprende por tanto que el 30 de Enero de 1835 se le tratara de asesinar. Milagrosamente, ambas balas del agresor fallaron y Jackson se libró de la muerte por un giro del destino. Fue el primer atentado realizado contra la vida de un Presidente de Estados Unidos. El presunto atacante fue Richard Lawrence, quien estaba completamente loco o simuló estarlo para escapar el castigo. Sin embargo, Lawrence fue encontrado no culpable debido a su enfermedad mental. Más adelante, él mismo alardeaba con sus amigos diciéndoles que había estado en contacto con personas poderosas de Europa quienes le habían prometido ayudarle y protegerle de cualquier castigo si lo atrapaban» (Ibid. P. 357).

     La Orden de los jesuítas se tomó en serio el apoderarse de Estados Unidos. Se infiltraron en el gobierno en los más altos niveles y utilizaron sus agentes para controlar el sistema de bancos estadounidenses. Utilizarían los asesinatos de ser necesarios para destruír cualquier oposición a sus planes. Andrew Jackson por poco fue asesinado por un emisario de los jesuítas, que alardeaba acerca de unos europeos poderosos (los jesuítas) que lo liberarían si lo atraparan tratando de asesinar al Presidente. Hubo otros Presidentes que provocaron la ira incesante de Roma. Varios fueron asesinados y algunos escaparon a la muerte.



CAPÍTULO 3
LOS PRESIDENTES HARRISON, TAYLOR Y BUCHANAN


     William Henry Harrison fue electo a la presidencia de Estados Unidos en el año 1841. Tenía 67 años al momento de su elección, pero era muy saludable y robusto. Todos los que le conocían coincidían en que no tendría ninguna dificultad en completar sus cuatro años de presidencia. Sin embargo, sólo 35 días después de haber juramentado la presidencia murió el presidente Harrison, el 4 de Abril de 1841. Todas o casi todas las enciclopedias dicen que murió de pulmonía después de haber pronunciado su discurso inaugural bajo un frío severo en Washington D.C., pero no es lo correcto. El no murió de pulmonía.

     Cuando Harrison comenzó la presidencia había una gran tensión en el país. Existía mucha tensión entre el Norte y el Sur por el asunto de la esclavitud. Había también contiendas por la anexión de Texas con relación a sí debía ser admitida como un Estado libre o como un Estado vasallo. Había ocurrido un intento de asesinato al presidente Jackson seis años antes. Harrison comenzó su presidencia veinte años antes de la Guerra Civil. La influencia de los jesuítas tenía ya un peso grande sobre EE.UU.

     Como hemos visto anteriormente los Congresos de Viena, Verona y Chieri estaban determinados a destruír el gobierno popular dondequiera que lo encontraran. El primer blanco era Estados Unidos y la destrucción de todos los principios Protestantes. Se les había ordenado a los jesuítas el llevar a cabo dicha destrucción.

     Andrew Jackson tuvo que enfrentar el ataque violento de los jesuítas por medio de las artimañas políticas de John Calhun y la astucia financiera de Nicholas Biddle. William Henry Harrison también había rehusado llevar cabo las metas que tenían los jesuítas para EE.UU.

     En su discurso inaugural hizo los siguientes comentarios:

     «No admitimos ningún gobierno por derecho divino en cuanto al poder se refiere. Nuestro Benefactor y Creador no ha hecho distinciones entre los hombres, de modo que todos sean iguales y que el único derecho legítimo de gobernar sea otorgado a los gobernantes por el deseo expreso de los gobernados» (Burke McCarty, The Suppressed Truth about the Assassination of Abraham Lincoln, Ayra Varta Publishing, p. 44).

     Por hacer tales declaraciones, el presidente Harrison provocó la ira mortal de los jesuítas.

     «Con esas palabras inconfundibles el presidente Harrison hizo clara su posición; desafió a los enemigos de nuestro gobierno popular. Harrison hizo mucho más: con sus palabras firmó su sentencia de muerte. Sólo un mes y cinco días después el cuerpo muerto del presidente Harrison estaba en la Casa Blanca. Murió envenenado con arsénico que le fue administrado por los representantes de Roma. Se había cumplido el juramento de los jesuítas» (Ibid. p. 44).

     Por casi mil años los Papas católicos pensaron que ellos gobernaban por derecho divino, que su poder venía directamente de Dios y que todos los hombres tenían que inclinarse ante su autoridad y control. Si un gobernante no sometía su posición y su país en las manos del Papa, esa persona no tenía el derecho a gobernar. Cuando Harrison dijo "No admitimos ningún gobierno por derecho divino", él estaba declarando que ni él ni Estados Unidos se someterían al control del Papa. Para el Papa y sus malvados jesuítas esta declaración fue una bofetada en el rostro que consideraban que debía lidiarse con ella inmediatamente.

     No había sido únicamente Harrison el que había rechazado la autoridad de Roma, ya que él estaba únicamente citando lo que la Declaración de Independencia y la Constitución habían declarado antes que él. Nuestra República rechaza totalmente el control que el Papa y los jesuítas están tratando de aplicar. Cuando una nación, un Estado o un individuo rehúsan someterse a la autoridad del Papado quedan eliminados, y a menos que Dios intervenga, las vidas de aquellos que se opongan al Papado terminarán.

     Este concepto es completamente extraño al pensamiento de la gente que ha vivido bajo un gobierno constitucionalmente libre. El derecho inalienable de adorar a Dios de acuerdo a los dictados de la propia conciencia y de tener un gobierno en el que no haya un Rey son asuntos que se toman de forma trivial hoy día en Estados Unidos. No nos damos cuenta de que las declaraciones de Harrison constituían un puñal dirigido al corazón de la misma existencia del Papa.

     Otro gobierno que rehusó ser forzado a hacer lo que decía el Papado fue el de la reina Isabel de Inglaterra. Ella era una de las hijas de Enrique VIII y gobernó a Inglaterra de 1558 hasta 1603. Ascendió el trono después de la muerte de su medio hermana "Bloody Mary", quien gobernó a Inglaterra de 1553 hasta 1558. Mary era una soberana católica y Elizabeth era protestante.

     «Después de su ascensión Elizabeth le escribió a Sir Richard Crane, el embajador inglés en Roma para informarle a la gente acerca de su ascensión al trono. Pero le fue informado por "Su Santidad" que Inglaterra era un sirviente de la Santa Sede y que Elizabeth no tenía ningún derecho de subir al trono sin su autorización; que ella no había nacido de una relación matrimonial legal por lo que no podía reinar sobre Inglaterra; que lo mejor que podía hacer era renunciar sus derechos al trono, y someterse completamente a su voluntad; de esa forma sería tratada del modo más tierno posible. Pero si rehusaba su "consejo" ¡no se salvaría de él!. Ella declinó el consejo del Papa, y habiendo actuado así se aseguró el odio de los piadosos y sus sucesores» (J.E.C. Shepherd, The Babington Plot, Wittenburg Publications, p. 46).

     La Reina Isabel sabiamente rehusó el supuesto "derecho divino" del Papado a gobernar y controlar el trono de Inglaterra. Por esa razón hubo al menos cinco intentos de asesinarla. Todos esos intentos fallaron ya que ella tenía un servicio secreto excelente y su vida estaba segura.

     Cuando el Papado se dio cuenta de que le habían fallado todos los intentos de asesinar a Isabel, se volvió en contra de uno de sus hijos católicos, Felipe II de España. En el año de 1580 el Papado organizó la invasión de España a Inglaterra.

     «Más adelante fue el Papa Sixto X quien le prometió a Felipe de España un millón por ayudarle a equipar su "armada invencible" para destruír el trono de Isabel, y la única condición que pidió el Papa a cambio de su regalo era "tener a cargo el nombramiento del soberano de Inglaterra y que el reino se convirtiera en uno fiel a la Iglesia"» (Ibid, p. 47).

     La famosa Armada Española fue enviada a destruír Inglaterra porque la reina Isabel no quería entregar ni su trono ni su reinado al Papa. Durante treinta años los jesuítas trataron de matar a Isabel, pero fallaron en sus intentos. Finalmente, conspiraron con Felipe II de España para aniquilar su armada.

     «Acusamos a los Papas de la sucesión de ser los primeros en tratar de destruír a la reina Isabel durante su vida adulta. Tenían la intención de destruírla a ella y a su reinado para forzar a los ingleses a volver al sistema malvado y esclavizante llamado la Iglesia Católica romana. No era el Papa únicamente el principal creador de las intrigas que se movían en contra de Inglaterra sino también la fuente principal de la cual surgían las traiciones contra el país.

     «El Papa insistía en ejercer una total y absoluta soberanía y autoridad sobre todos los reyes y príncipes, atreviéndose a asumir las prerrogativas de "deidad" al concebir sus armas "espirituales" y "temporales"» (Ibid, pp. 98-99).

     Del mismo modo, tal y como William Henry Harrison hizo su juramento de convertirse en el Presidente de Estados Unidos, los jesuítas vieron en él a un hombre que se oponía a sus planes. Desgraciadamente, el presidente Harrison fue envenenado sólo 35 días después de haber juramentado.

     «El general Harrison no murió por causas naturales —no existía en él ningún problema de enfermedad— sino que fue algo abrupto y fatal. El no murió de apoplejía, que es una enfermedad, sino de los efectos súbitos del arsénico, los cuales son fatales. Ésta es el arma principal del médico asesino. Los siguientes ácidos pueden producir muerte instantánea: ácido oxálico, ácido prúsico y las sales de estricnina, y al provocar la muerte instantáneamente le ofrece poca oportunidad al asesino de escapar ya que la víctima muere rápidamente. Por tanto, su muerte no fue un caso agudo de envenenamiento en el que el paciente muere instantáneamente, sino que su caso fue uno de envenenamiento crónico en el que el paciente muere lentamente. Él vivió aproximadamente seis días después de recibir la droga» (John Smith Dye, The Adder’s Den, p. 37).

     El Senador de Estados Unidos Thomas Benton coincide:

     «No había ningún problema de salud que diera indicios de lo que sucedió o que provocara dudas en cuanto a que él pudiese concluír su término como Presidente con el mismo vigor con el que lo comenzó. Su ataque fue súbito y evidentemente fatal desde el principio» (Senador Thomas Venton, Visión de Treinta Años, Vol. 2, p. 21).

     William Henry Harrison se convirtió en el primer Presidente en ser víctima de los jesuítas en su intento de apoderarse de Estados Unidos, de destruír la Constitución e instalar al Papado como el gobierno principal de Estados Unidos. Si algún Presidente de Estados Unidos o cualquier otro líder se rehusaba a recibir las órdenes de los jesuítas, también se convertía en blanco de asesinato. Zachary Taylor rehusó participar en la destrucción de Estados Unidos y fue el próximo en caer.

     A Taylor se le conocía como un gran militar. Sus amigos lo llamaban "viejo, fuerte y siempre listo". Llegó a la Casa Blanca en 1848, y dieciséis meses después estaba muerto.

     «Ellos utilizaron la invasión a Cuba como una prueba para el Presidente Taylor, y tenían sus planes preparados para llevar a cabo sus proyectos nefastos durante la primera parte de su administración; sin embargo, desde el principio el Presidente Taylor destruyó todas las esperanzas de consumación de esos planes durante su término» (Burke McCarty, The Supressed Truth about the Assasination of Abraham Lincoln, Arya Varta Publishing, p. 47).

     Esto sería lo que hubiese sucedido si Zachary Taylor hubiese invadido Cuba: estaban allí representados los católicos de Austria, de España, de Francia e Inglaterra, todos esperando preparados para combatir con Estados Unidos si éste hubiese invadido a Cuba. ¿Qué oportunidad hubiese tenido esta joven república contra los poderes unidos de la Europa católica en ese momento?. El Papado entendía esto perfectamente y por eso presionaron tanto a Taylor para que invadiera Cuba.

     Taylor cometió otro "crimen" contra Roma. Él se manifestó con pasión acerca de la conservación de la Unión. Los jesuítas estaban tratando fuertemente de dividir la nación en dos, y el Presidente estaba tratando por todos los medios de mantenerla unida. El agente jesuíta John C. Calhoun visitó el Departamento de Estado, y le pidió al Presidente que no mencionara nada en su próximo discurso acerca de la Unión. Pero Calhoun no tuvo mucha influencia sobre Taylor ya que después de su visita Taylor le añadió a su mensaje un pasaje acerca del tema:

     «La unidad de Estados Unidos debe estar en los corazones de cada estadounidense. Por más de medio siglo, mientras muchos reinos e Imperios han sido destruídos, esta unión se ha mantenido inconmovible... A mi juicio su disolución sería la mayor calamidad, por lo cual evitar que esto ocurra debe ser la meta constante de cada estadounidense. De su conservación debe depender nuestra felicidad y la de muchas generaciones venideras. No importando los peligros que la amenazan yo me mantengo firme en mantenerla íntegra en su totalidad por los deberes y responsabilidades que me han sido conferidos por la Constitución» (John Smith Dye, The Adder’s Den, pp. 51-52).

     Mc Carthy recoge la historia de aquí:

     «No había argumento posible alguno en lo siguiente: los líderes que favorecían la esclavitud no tenían apoyo de parte de Taylor, por lo que decidieron asesinarlo...

     «Los planificadores principales temían que se levantaran sospechas del asesinato del Presidente, tan reciente en su administración como en el caso del presidente Harrison. Le permitieron servir un año y cuatro meses, y el 4 de Julio se le administró arsénico durante una celebración en Washington a la cuál él había sido invitado para ofrecer un discurso. Él asistió al mismo en perfecta salud en la mañana, y ya a las cinco de la tarde estaba enfermo y murió el lunes siguiente habiendo estado enfermo el mismo número de días y con los mismos síntomas que sufrió su antecesor, el presidente Harrison» (Burke McCarty, The Suppressed Truth about the Assasination of Abraham Lincoln, Arya Varta Publishing, p. 48).


     «Aquellos que ejercían el poder sobre los esclavos [los jesuítas] tenían razones suficientes para considerarlo un enemigo y su historia les hizo comprender que él nunca se rendiría. Aquellos que tenían el control de la esclavitud habían jurado hacía mucho tiempo que nadie que se opusiera a sus intenciones en cuanto a la esclavitud debería ocupar la silla presidencial. Se propusieron matarlo...

     «Aquellos que ejercían el poder sobre los esclavos [los jesuítas] entendieron las intenciones de Taylor y se dispusieron a hacer con él lo mismo que habían hecho con el general Harrison, y esperaban únicamente una oportunidad favorable para llevar cabo su intento diabólico. La celebración del 4 de Julio estaba cercana; y se propusieron aprovecharse de ese día y administrarle entonces la droga mortal» (John Smith Dye, The Adder’s Den, pp. 52-53).

     Seis años después, James Buchanan, un demócrata de Pennsylvania fue elegido Presidente. James Buchanan había cenado y bebido con los habitantes del Sur y parecía que sería partícipe de sus deseos.

     «El nuevo Presidente demostró ser muy hábil al "cortar" para ambos lados: a pesar de ser un hombre del Norte, se había identificado fuertemente con los líderes del Sur, y les había hecho entender que él estaba con ellos "en cuerpo y alma". Dividía sus favores...

     «El caballero había estado sin duda bien alerta y había escuchado los rumores abolicionistas... Fríamente les informó que él era el Presidente del Norte tanto como el del Sur. Este cambio de actitud fue demostrado por su postura en contra de Jefferson Davis y su partido, y dejó saber sus intenciones de establecer la cuestión de la esclavitud en los Estados libres para satisfacción de la gente de esos Estados» (Burke McCarty, The suppressed Truth about the Assasination of Abraham Lincoln, Arya Varta Publishing, p. 50).

     James Buchanan no tuvo que esperar mucho para saber lo que los jesuítas le harían por traicionarlos.

     «El día de George Washington todos se enteraron de la posición asumida por Buchanan, y al día siguiente fue envenenado. El plan era profundo y bien diestro: Como era su costumbre en su posición el señor Buchanan había reservado una mesa para él y sus amigos en el comedor del Hotel Nacional. Se sabía que el Presidente gustaba de tomar té. De hecho la gente del Norte raramente consumía otras cosas en las tardes. Los hombres del Sur preferían el café. Para asegurarse de que tanto Buchanan como sus amigos del Norte serían envenenados, se regó arsénico en el té y en el azúcar en la mesa en que ellos se sentarían. El azúcar pulverizada en las tazas que se usaron en las mesas en que se estaba tomando café no tenía veneno. Ni un solo hombre del Sur fue afectado o sufrió daño alguno. Murieron 50 ó 60 personas en esa mesa en la misma tarde, y por lo menos 38 más murieron a consecuencia de los efectos del veneno. El presidente Buchanan fue envenenado, y su vida pudo salvarse con gran dificultad. Sus médicos lo trataron siguiendo las instrucciones que les proveyó él mismo, porque él entendió qué era lo que había sucedido.

     «Desde la aparición de la epidemia, las mesas en el Hotel Nacional se mantenían vacías. ¿Habían sufrido los dueños del Hotel, los empleados y los sirvientes como consecuencia de lo sucedido?. Si no ¿en qué medida sus dietas diferían de las de los clientes?.

     «Había mucho más envuelto en esa calamidad que lo que se veía a simple vista. Era un asunto que no podía tomarse como algo trivial» (The New York Post, 18 de Marzo de 1857).

     James Buchanan fue envenenado y por poco muere. Logró sobrevivir porque supo que se le había administrado arsénico y pudo informárselo a sus médicos. Él sabía que los jesuítas habían envenenado a Harrison y a Taylor.

     La orden jesuíta había cumplido con su juramento una vez más de que envenenarían, matarían o harían lo que fuese necesario para eliminar a los que se opusieran a sus planes. Desde 1841 a 1857 el mundo pudo ver a tres Presidentes atacados por los jesuítas tal y como se mencionara en los Congresos de Viena, Verona y Chieri. Dos murieron y uno logró escapar con dificultad. Ellos no permiten que nada se interponga en su camino ya que ellos quieren lograr el dominio total de Estados Unidos y la destrucción de la Constitución. Al mirar a EE.UU., el sacerdote de Roma ha declarado:

     «Nosotros también estamos determinados a tomar posesión de Estados Unidos; pero debemos proceder con el mayor secretismo.

     «Silenciosa y pacientemente debemos masificar nuestros católico-romanos en las grandes ciudades de Estados Unidos, recordando que el voto de cualquier individuo aunque esté cubierto de harapos tiene tanto peso en la escala de poderes como el del millonario Astor, y que si tenemos dos votos en contra del suyo él se convertirá en alguien con tan poco poder como el de una ostra. Debemos entonces multiplicar nuestros votos; llamemos a nuestros católicos irlandeses pobres pero fieles de todos los rincones del mundo y reunámoslos en los diversos rincones de las ciudades de Washington, Nueva York, Boston, Chicago, Buffalo, Albano, Troy, Cincinnati.

     «Bajo las sombras de estas grandes ciudades, los estadounidenses se consideran una raza grande e inconquistable. Miran a los pobres católicos irlandeses con un desprecio total como si los mismos fuesen útiles únicamente para cavar sus canales, barrer sus calles y trabajar en sus cocinas. Que nadie despierte a esos leones dormidos [los estadounidenses], hoy día. ¡Oremos porque continúen durmiendo durante muchos años más, y que cuando despierten se encuentren con que ya nadie les favorece y que serán sacados de cada posición de honor, de poder y de riqueza!... ¡Qué voluntad será la que nombre a los llamados gigantes cuando ni un senador o miembro del Congreso sea elegido a menos que se haya sometido al Santo Padre, el Papa!. No sólo elegiremos al Presidente sino que dominaremos a los ejércitos, escogeremos los hombres para la marina y tendremos la llave del tesoro nacional!...

     «Entonces, ¡sí!, gobernaremos Estados Unidos y lo pondremos a los pies del Vicario de Jesucristo para que le ponga fin a su sistema de educación que se encuentra ausente de Dios y a sus leyes impías de libertad de conciencia, que son un insulto a Dios y al hombre!» (Charles Chiniquy, Fifty Years in the Church of Rome, Chick Publications, pp. 281-282).−


2 comentarios:

  1. Creía que el articulo iba a relatar la introducción del SSJJ en los Colegios de Boston, Maryland, etc. en el siglo XIX, clave del asunto. La relación Rotshchild-conversos sefarditas-Revolución francesa-Independencia USA-Wall Street......con los papas negras, desde su expulsión 1773......Desde los años 1936...(fascio católico Italia-España-Baviera-Polonia....) muchos SSJJ se pasaron a la Teología de la Liberación.....o sea, contra el imperialismo made in USA....

    ResponderEliminar
  2. Seria interesante saber algo más de las actividades normales de los Jesuitas en USA desde que fueron expulsados....ya que siempre han existido varias corrientes en los Jesuitas....una estaba alineada con los Imperios católicos (casa de Habsburgo) , otra con los Celtics (casa Estuardo-Irlanda-Boston-expulsados en 1773.....colaborando en revoluciones Francia y USA (estado de Maryland, etc.)......Las conspiraciones suelen ser mucho más complicadas que intentar asesinar a un rey francés (se culpó a los J) o a un presidente....

    ResponderEliminar