BUSCAR en este Blog

jueves, 23 de mayo de 2013

Edgar J. Steele - Mátenlos, Mátenlos a Todos


     En www.conspiracypenpal.com está este breve artículo del abogado señor Edgar Steele, escrito hace poco más de once años y, a pesar de ello, pleno de un sentido permanente. Se deja leer sin más. Lo adjuntamos a otros que del mismo autor hemos publicado, y obviamente esperamos que la suerte le sea todo lo favorable que pueda en los turbios momentos en que los dueños judíos del gulag estadounidense lo han puesto.    


¡Mátenlos, Mátenlos a Todos!
por Edgar J. Steele
1º de Enero de 2002




"Pero en las ciudades de estos pueblos,
que Yahvé tu dios te da por herencia,
no dejarás vivo nada que respire"
(Deuteronomio 20:16).

 
     Alguien recientemente me preguntó: "¿Qué es un neo-conservador?". Mi respuesta fue: "Un ex-liberal, un sionista patriotero de domingo; o un esclavo del sionismo".  

     Eso condujo a mi definición de sionista: "Un supremacista judío, en particular uno con un estilo irónicamente nazístico".
 
     En justicia, la etiqueta de "sionista" no es completamente correcta, ya que la agenda de Estados Unidos ahora ha llegado a parecerse en realidad muy estrechamente a la de Israel, si es que no está estrictamente alineada con la intención de los Elegidos. Usted sabe: "Mate a los árabes... mátelos a todos", que son una especie de cananeos de nuestros días.
 
     La "tierra prometida", para aquellos que confían en un recuerdo algo inestable de los versículos bíblicos, fue prometida por Yahvé a los descendientes israelitas de Abraham. El único problema era —y este hecho generalmente recibe poca o ninguna atención— que la tierra prometida, Canaán, ya estaba ocupada por... los cananeos, por supuesto. Y había muchos de ellos.
 
     Y no era sólo la tierra de los cananeos lo que Yahvé prometió a los Elegidos, según Moisés —que habla en nombre de Yahvé a través de todo el libro del Deuteronomio, sino que era el mismo fruto del esfuerzo de los cananeos lo que a los Elegidos les estaba siendo concedido:
 
       "Cuando Yahvé tu dios te haya llevado a la tierra que prometió a tus padres, a Abraham, a Isaac y a Jacob, ciudades grandes y prósperas, que tú no edificaste, y casas llenas de bienes, que tú no llenaste, y pozos que tú no cavaste, y viñas y olivos que tú no plantaste pero de los cuales comerás hasta quedar satisfecho, entonces ten cuidado, no sea que te olvides de Yahvé tu dios, que te sacó de la tierra de Egipto, de la casa de esclavitud" (Deuteronomio 6:10-12).
 
     Y mátenlos, mátenlos a todos:
 
     "Pero en las ciudades de estos pueblos, que Yahvé tu dios te da por herencia, no dejarás con vida nada que respire, sino que sin falta los destruirás por completo, al hitita, al amorreo, al cananeo, y al pereseo, al heveo y al jebuseo, como te ha mandado Yahvé tu dios, para que ellos no te enseñen a seguir sus prácticas abominables que realizan en honor de sus dioses, con lo cual pecarías contra Yahvé tu dios" (Deuteronomio 20:16-18).
 
    No se preocupen, dijo Yahvé. Sólo mátenlos, mátenlos a todos... hasta el último de ellos... incluso a los pequeños bebés en brazos. La lectura del Antiguo Testamento es completamente instructiva. Compruébelo. De hecho, mientras usted está allí, usted podría leer también todo el asunto, por fin. La materia reiterativa del Antiguo Testamento puede ser pasada por alto sin mucha pérdida (todo el asunto del "y engendró a...", por ejemplo).
 
     Así ellos lo hicieron. Cada hombre, mujer y niño, hasta los niños de pecho. Los mataron. Los mataron a todos ellos. Bueno, tantos como los que caían en sus manos, de cualquier modo. Después de todo, "Oye: Yahvé me dijo que lo hiciera". O, en las palabras inmortales de los Blues Brothers, "Estamos en una misión encargada por Dios".
 
     Y para obtener puntos adicionales, Yahvé les dijo que conservaran las casas de todos los cananeos y sus cosechas y su ganado como algo a lo que tenían derecho. Todo eso les fue "prometido" también, ya que él los había "elegido" sobre todos los demás para ser su pueblo.
 
     "Vaya", usted podría decir, "esos cananeos realmente deben haber sido tipos malos para merecer esa clase de tratamiento". Mi sentimiento ante esa presunción es parecido a estar delante de un jurado representando a alguien que ha sido erróneamente acusado de un delito. Ellos presumen que él es culpable, pues de lo contrario ni siquiera ESTARÍAMOS allí, después de todo. Muchos inocentes son condenados, por extraño que pueda parecer. Muchos otros inocentes se declaran culpables de acusaciones menores para evitar la posibilidad de estar una larga temporada encarcelados. El sistema apila los informes y carga las acusaciones, sabiendo que los acusados preferirán llegar a un trato antes que arriesgarse a un proceso judicial. Esto es particularmente verdadero cuando uno puede apelar y conseguir la libertad condicional, conservando así el registro de condenas del Fiscal de Distrito.
 
       Por lo que puedo referir de la Biblia, los cananeos eran simplemente gente que respira completamente inútil, muy similar a como sus descendientes palestinos hoy son vistos por tanta gente en Israel y Estados Unidos, la nueva tierra prometida. Una vez más, no olvide quién escribió la Biblia, o la "Torá", como son conocidos colectivamente los cinco primeros libros, del Génesis al Deuteronomio, por los Elegidos.
 
     Usted ve, Canaán era nieto de Noé. Canaán fue maldecido por Noé porque el padre de Canaán, Cam, un día tuvo el descaro de decirle a Noé que se pusiera alguna ropa (Génesis 9). Por esto, Canaán fue puesto a servir a sus dos tíos, Sem y Jafet. Entre paréntesis, éstos eran los tres hijos (Sem, Cam y Jafet) que acompañaron a Noé en el arca durante el diluvio.
 
     El tátara-tátara-tátara-tátara-tátaranieto de Sem fue Abraham, con quien Yahvé hizo un convenio especial por alguna razón no mencionada (por supuesto, éste había hecho un convenio especial con Noé también, pacto que se suponía que tendría efecto sobre todos los descendientes de Noé), y a quien Yahvé dio la tierra de los cananeos (Génesis 17:8).
 
    Abraham tuvo dos hijos, uno con su esposa y uno con su criada (hay una gran parte de esta promiscuidad en el Antiguo Testamento, a propósito). 
 
     El hijo legítimo de Abraham, Isaac, tuvo dos gemelos, Esaú y Jacob. Jacob iba a engañar a Esaú en cuanto a sus derechos de nacimiento y la bendición del padre (Esaú fue sacado primero del vientre, por lo tanto era el "primer nacido"), y luego huyó durante 20 años, sólo para volver con sus dos mujeres y dos criadas, con las cuales él tuvo 11 hijos (le dije sobre este adulterio, recuerde), y para tener su nombre cambiado por el de "Israel" por Yahvé. Los descendientes de Jacob/Israel fueron los que finalmente quedaron bajo la esclavitud del Faraón y luego la dejaron, vagaron en el desierto y luego saquearon la tierra prometida, la tierra ocupada por los descendientes de Canaán (el nieto de Noé) así como por Ismael, el hermanastro de Isaac y el otro hijo de Abraham (con la criada, recuerde).
 
     Uno supone que los israelitas fueron los antepasados de los "judíos" de hoy, pero no hay ninguna mención de aquella palabra en el Antiguo Testamento. Uno de los hijos de Israel fue llamado Judá, aunque... él y sus hermanos vendieron a José para la esclavitud egipcia, usted puede recordar. Entonces, muchos afirman que la mayor parte de los judíos de hoy son realmente algo llamado los "jázaros", porque ellos descienden de los habitantes de un país euroasiático que se convirtió al por mayor al judaísmo porque a su rey le gustó el lenguaje escrito de los hebreos.
 
       No importa cómo usted considere la Biblia, si como la palabra literal y divina de Yahvé o no, un hecho es indiscutible: el Antiguo Testamento fue escrito por los judíos. ¿Podría posiblemente esto ser historia vuelta a escribir para... mantener las apariencias, digamos?.
 
     Imagine al criminal endurecido bajo la custodia policial: —"¿Por qué lo hiciste?; ¿por qué mataste a aquella familia entera, e incluso al bebé?". —"Dios me dijo. Dios dijo que yo podría conservar su casa, el departamento en la nieve, el Chevy y el Rover, y el perro de la familia, también". Correcto. Y los miembros de la familia asesinada eran todos parientes distantes, para empezar, no olvide.
 
     Para Israel, las acciones de hoy contra los palestinos y otros árabes se han convertido en un genocidio instintivo, la esencia misma de la yihad. Canaán visitado de nuevo. Eso es justo lo que el resto del mundo ve ocurriendo en la Cisjordania ahora mismo, pero los medios estadounidenses de comunicación lo describen como palestinos que lanzan piedras y que reciben su merecido. 
 
     Para Estados Unidos, en gran parte dirigido por y para los sionistas, es necesario un motivo diferente, por supuesto. Y una diferente intención declarada.
 
        El petróleo del Mar Caspio proporciona el motivo. Sólo cuando fracasaron las negociaciones con los talibanes por los derechos del oleoducto que cruza por Afganistán decidimos que la fuerza sería necesaria. Ellos nos dicen que fue sólo coincidencia que el ataque terrorista del 11-S ocurriera cuando sucedió, porque nos disponíamos ya a sustituír a la fuerza al gobierno afgano por alguien que colaborara con respecto al oleoducto. Además, los talibanes habían detenido la producción de la mayor parte de la fuente de heroína del mundo: las plantaciones afganas de amapolas de opio. Eso, también, es completamente otra historia.
 
     La intención de Estados Unidos, mediante Bush II, es vengarse por este ataque sobre la "libertad y democracia". 
 
     Antes de que comenzáramos a dejar caer aquellos paquetes amarillos de comida en los campos minados afganos, haciendo volar en pedazos por ello a civiles por el precio de huevos deshidratados por congelación, ya estábamos hablando de sacar a Sadam Hussein también. Y el sable se estaba agitando por Irán también. 
 
     Pero el efecto es el mismo: mátenlos, mátenlos a todos. Algo así como una yihad sionista, usted sabe. Qué coincidencia.
 
       Hemos declarado la victoria en Afganistán, pero todavía seguimos enviando más hombres y más material bélico. Hay conversaciones sobre marchar por cada país del Medio Oriente e instalar democracias similares a las existentes en Occidente. 
 
     Veamos ahora: hablábamos de neocons, ¿verdad?. Ellos no son el ala derecha, muchachos y muchachas, aunque muchos de ellos ahora vilipendien a los liberales y a los activistas pacifistas como si lo fuesen. La única cosa que la derecha tiene que ver con los neocons es su totalitarismo, y éste es simplemente una modificación de su encarnación anterior como comunistas donde "el fin justifica los medios".
 
     Los fascistas y los comunistas son ambos especies de un mismo género, usted sabe. Ellos sólo discrepan sobre quién posee nominalmente las cosas. Ambos exigen el control absoluto sobre cada uno y sobre todo, el mismo gravamen de la tiranía.
 
     Es confuso, porque estos neocons abogan por aumentar los militares e ir por ahí a matar y matar y matar. Solía ocurrir que ése fuera una especie de mantra conservador. Por supuesto, entonces eran los comunistas los que se suponía que debían ser muertos. Si usted solía ser conservador y usted ha estado dormitando durante los últimos años, o se distrajo con los juegos de fútbol y el valor total de su cartera de acciones, usted podría notar que los jugadores han experimentado cambios, un poco. Es posible que usted pueda tener un sentimiento vagamente inquietante acerca de simpatizar con ellos. Escuche a aquel sentimiento, porque significa todo.
 
    Para aquellos que están familiarizados con el sabor actual de la conversación por radio, Michael Savage es el niño-símbolo para el neoconservadurismo. No casualmente Michael "Salvaje" es judío, aunque él firmemente rechaza identificarse como tal, aunque sea directamente desafiado. Su verdadero nombre es Michael Wiener. Él critica fuertemente y sin parar todo lo liberal, sobre todo la inmigración irrestricta hacia Estados Unidos, pero él es el penúltimo sionista. Wiener/Savage sigue argumentando incansablemente sobre cuán tendenciosa es la prensa estadounidense contra Israel (por extraño que pueda parecer) y evoca imágenes de la nueva religión estatal, el "Holocausto", cada día. Él califica a todos los que discrepan con él, o con cualquier acción israelí o política estadounidense-israelí, como un "nazi". Sobre todo lo demás, él es la viva imagen del molde fundamental de un derechista. Y él está golpeando los tambores de guerra en voz muy, muy alta.
 
     Mátenlos, mátenlos a todos.
 
     ¿Quiere saber qué es un neocon? Escuche a Wiener/Savage. Escúchelo bien de cerca. Él es el mejor ejemplo en el que puedo pensar en cuanto a por qué estamos eligiendo el camino que hemos tomado. Pero, en un sentido muy real, todos los anfitriones de programas de entrevistas de radio son neocons de la misma especie, porque a ellos no se les permitiría seguir transmitiendo en absoluto a menos que estuvieran de acuerdo con la agenda sionista. 
 
     Después de todo, no olvide quién es el que dirige todos los medios de comunicación de Estados Unidos. Para lo que viene al caso, no olvide quién dirige a Estados Unidos. Como prueba, sólo contemple los acontecimientos del 11 de Septiembre. ¿Por qué? Sólo pregúntese por qué.
 
     ¿Yo? Estoy pensando en convertirme en un neoliberal.–



No hay comentarios:

Publicar un comentario