BUSCAR en este Blog

sábado, 20 de abril de 2013

Hubert Lanzinger y Der Bannerträger



     El cuadro "Der Bannerträger" (El Portaestandarte o El Abanderado, ca. 1934), un óleo sobre madera pintado por el pintor austriaco Hubert Lanzinger (1880-1950), es una de las casi 10.000 obras de arte nacionalsocialista y del ejército alemán que fueron incautadas por los estadounidenses después de la guerra supuestamente como parte de los esfuerzos para des-nazificar a la sociedad alemana. Ésta y 400 otras obras de arte de la época nacionalsocialista aún consideradas como políticamente "cargadas" permanecen bajo la "custodia" del ejército estadounidense todavía. Este retrato representa a Hitler como una figura mesiánica que contempla un futuro mejor para Alemania, con la bandera nacionalsocialista ondeando detrás de él. Fue primeramente presentada en la Gran Exhibición de Arte Alemán en Munich en 1937. Heinrich Hoffmann, fotógrafo oficial de Hitler y juez de la exhibición, convirtió la imagen en una postal hacia 1938. Después de la guerra un soldado estadounidense atravesó la pintura con una bayoneta, dañando el ojo izquierdo del retrato. Fue entonces transferida a Washington DC, al U.S. Army Center of Military History, Army Art Collection, German War Art Collection, bodega donde permanece hasta hoy (número G.O.1.4244.47). Hemos reparado y acicalado electrónicamente la imagen, y hemos traducido un breve artículo en italiano que está en la página de la Galería Thule (galleria.thule-italia.com) donde se dan noticias de la vida y obra del pintor y arquitecto Hubert Lanzinger.


Hubert Lanzinger, Historia de un Artista Tirolés
por Harm Wulf



     Galería Arte Thule (http://www.galleria.thule-italia.com/) es un proyecto nacido en 2007 a cargo de la Associazione Thule Italia. La Galería Arte Thule presenta obras, biografías y bibliografía de artistas proscritos u olvidados por prejuicios ideológicos o porque no se considera que estén en línea con los modelos estéticos imperantes. Galería Arte Thule quiere ser una obra colectiva, libre y gratuita dirigida a todos los apasionados del arte. Galería Arte Thule pide a los visitantes colaborar enviando informes y reproducciones de obras de los artistas presentes en el sitio.

     Esta premisa es más necesaria que nunca: tal vez ninguno de los artistas presentes en Galleria Arte Thule ha sido condenado a la "Damnatio memoriae" (castigo que se aplicaba en la antigua Roma pero todavía en uso entre los "modernos" que consistía en la destrucción de toda la memoria y de los registros destinados a la posteridad) más que Hubert Lanzinger.

     Su delito fue haber pintado en 1933 un cuadro que representaba a Adolf Hitler a caballo con armadura medieval portando una bandera con la esvástica, el que con el tiempo ha sido convertido en un icono negativo de aquellos años (el cuadro "Der Bannerträger" está ahora en Washington D.C., en la Colección de Arte Alemán de Guerra del U.S. Army Center of Military History. Véase http://www.galleria.thule-italia.com/lanzinger.html). Un castigo compartido por muchísimos artistas: recuerdo cuando joven haber deambulado por las bibliotecas alemanas buscando en vano obras y noticias sobre los artistas que habían trabajado en la época del Nacionalsocialismo.

     Aparte del meritorio libro en alemán que escribió Carl Kraus en 2000 en las ediciones Athesia de Bolzano, vendido durante algún tiempo, no se encuentra en Internet o en las bibliotecas absolutamente nada del multifacético artista tirolés. Galleria Thule ofrece a sus usuarios un pequeño retrato y una selección de sus obras además de valiosas indicaciones de un fascinante lugar para vacacionar, "El Templo del Sol" [en Briol, en Bolzano, frente a Austria], que lleva el sello característico del artista. Hubert Lanzinger nació en Innsbruck el 9 de Octubre de 1880, el primer hijo de Alois Lanzinger (1846-1884) y de su esposa Josefine Pranzl. El hogar de la familia estaba en el edificio "Gastof zum grünen Baum" en la calle Museum Nº 27.

     A la edad de cuatro años Lanzinger perdió a su padre y esto supuso una gran dificultad para que una madre sola criara a su hijo. Lanzinger manifestó tempranamente su intención de convertirse en pintor, quizá por el hecho de ser nieto, por línea materna, del pintor Georg Wachter (1809-1863). Después de graduarse en 1901, se matriculó, como muchos otros artistas tiroleses, en la Academia de Artes Figurativas de Viena. El encuentro con su primer maestro Christian Griepenkerl fue decisivo para su orientación hacia una pintura de un sello clasicista tardío, que hacía de los temas históricos y mitológicos su principal fuente de inspiración. En sus años de aprendizaje manifestó una gran capacidad de aprender y de mejorar: así lo demuestran los numerosos premios que recibió y los primeros estipendios proporcionados por los adquirientes de sus obras.

     La Academia lo puso en contacto con numerosos artistas: Wilhelm Dachauer, Anton Kolig, Arnold Klementschitsch, Albert Stolz, Andreas Einberger y Ottone Tomasi. En ese período Lanzinger produjo diversas pinturas de carácter religioso, incluyendo el "Beweinung Christi" de 1907, cuadro que ganó el Preisausgabe sobre el tema del dolor. La misma inspiración llevará al artista a sus dos obras maestras: el tríptico "La Piedad", de 1914, y la monumental "Crucifixión", de 1926. En el semestre del verano de 1909 Hubert Lanzinger terminó su período de instrucción en la Academia, obteniendo el premio especial para los estudiantes, que consistía en una gran suma de dinero que le permitiría viajes de estudio a Florencia, Roma, París y diversas ciudades alemanas y holandesas. Quedó fascinado sobre todo con los trabajos de Pieter de Hooch y de Vermeer, que representarán en adelante para él dos maestros de referencia.

     En 1910 pintó diversos desnudos femeninos de carácter impresionista. Ya fuera con obras de carácter religioso o con desnudos o naturalezas muertas, llegó a ser muy conocido en el círculo alemán de los cultores y coleccionistas de arte. Entre 1912 y 1913 expuso diversos trabajos en la Wiener Secession, la última exposición antes del estallido de la Primera Guerra Mundial. En 1914 se presentan dos catástrofes: una personal, con la muerte en Junio de su mecenas Franz Hauer y, un mes después, la declaración de guerra del Imperio austro-húngaro a Servia.

     La euforia de la guerra llevó a Lanzinger, a pesar de su débil estructura física, a enrolarse como voluntario en el Landsturm. En Diciembre de 1916 Lanzinger se casó con la que será su fiel compañera de toda la vida, la joven de 22 años Pia Settari, hija de un comerciante, catorce años más joven que el artista. Una de las más bellas obras del pintor, el retrato de su suegra Johanna Settari, es del mismo año. Entre 1917 y 1918 fue enviado como corresponsal de guerra a Galitzia y Montenegro, y realizó diversos retratos de generales y militares del ejército imperial, incluído el del mariscal de campo Eduard von Böll-Ermolli.

     Los años de la posguerra, marcados por las dificultades económicas y la agitación política, encuentran a Lanzinger en el Tirol. En la ciudad de Innsbruck se unió con otros pintores y fundaron la Cámara de Artistas Tiroleses. En esa misma ciudad organizó su primera exposición individual y se introdujo en la Unión de Artistas de Múnich tras ser presentado por el joven arquitecto Lois Welzenbacher, del que se convirtió en su amigo

     La difícil situación económica empujó al artista a salir de Innsbruck para establecerse en el Tirol del Sur que se había convertido en "italiano", y donde la familia Settari poseía diversas actividades económicas. Hubert Lanzinger obtuvo una medalla de oro por su trabajo en la Primera Bienal de Bolzano de 1922 junto con los pintores de Trento Luigi Bonazza y Ottilio Selva. En 1922 Lanzinger se dedicó como arquitecto y valioso artesano a la construcción de su casa de verano llamada Bödele, y a la reestructuración y arrendamiento de otras casas vecinas en la localidad de Dreikirchen/Tre Chiese de propiedad de la familia Settari. El padre de su mujer Pia Lanzinger, Henrich Settari, había hecho un regalo especial a su esposa Johanna Ringler, y por lo tanto formaban parte de las posesiones de la familia.

     Hubert Lanzinger con la colaboración del arquitecto Lois Welzenbacher reestructuró también el antiguo refugio Briol construído en 1898, creando una espectacular y armónica construcción en madera y piedra, materiales con los cuales diseñó y construyó también el mobiliario, en armonía con la Naturaleza y con la espléndida vista sobre Klausen-Chiusa y sobre las montañas Dolomitas. En el renacido Briol, terminado en 1928 y llamado ahora "Templo del Sol", costruyó con madera la que es considerada la primera piscina del Alto Adige. Bödele, Briol y las otras casas no tenían calefacción y la familia Lanzinger las usaba sólo en los meses de verano, transcurriendo el resto del año entre Bolzano y Múnich, donde Lanzinger continuaba su actividad como pintor y retratista.

     En 1933 adquirió un nuevo estudio en Múnich en el cual, varios años antes, había iniciado su carrera política Adolf Hitler. Entre 1933 y 1934 Hubert Lanzinger celebró la llegada al poder por parte del Nacionalsocialismo pintando el famosísimo "Der Bannerträger" (El Portador de la Bandera), también llamado "Schirmherrn der Deutschen Kunst" (El Protector del Arte Alemán), una pintura al temple sobre madera de 160 x 160 cms. Muchísimos, incluyendo al fotógrafo Heinrich Hoffmann y Hermann Göring, se interesaron en adquirir la obra que en el curso de 1935 fue obsequiada al Führer. En compensación Lanzinger fue comisionado para diseñar un afiche para el Parteitag de Nuremberg y la invitación para una exposición en 1936 en Múnich llamada "Die Strasse Adolf Hitler in der Kunst" (El Camino de Adolfo Hitler en el Arte) que estaba bajo la dirección del ministro Fritz Todt del cual, poco después, Lanzinger elaboraría un retrato. 

     El cuadro "Der Bannerträger" fue llevado a la "Braune Haus" de Múnich, colgado sobre el escritorio del ministro Albert Speer, reproducido en miles de estampas y expuesto en la Grosse Deutsche Kunstausstellung de 1937. En la misma exposición hospedada regularmente en el imponente palacio Haus der Deutschen Kunst (Casa del Arte Alemán, véase el sitio http://www.hausderdeutschenkunst.de/) diseñado por el architetto Troost, Lanzinger participó en 1938 con la obra "Ruhende", en 1943 con la obra "Kriegsfreiwilliger D. Z." y en 1944 con la obra "Stilleben".

    En 1938, tras la reunificación de Austria con Alemania, Hubert Lanzinger gozaba de gran notoriedad y de encargos para diversos trabajos, entre ellos un mosaico con la reproducción del "Der Bannerträger" para el aula magna de la Universidad de Innsbruck, de la cual Lanzinger fue nombrado miembro honorario. En 1940 se organizó una exposición personal suya en el Tiroler Landmuseum, y en 1941 Lanzinger se estableció en Innsbruck, donde pintó el retrato del rector de la universidad Harold Steinacker y del alcalde Edmund Christoph. En 1943 se adjudicó el primer premio a la pintura en la Tercera Exposición del Arte del Gau Tirol-Vorarlberg, y en 1944 obtuvo el Premio Mozart. El 16 de Diciembre de 1944 su estudio en Innsbruck resultó completamente destruído por un ataque aéreo aliado, y el pintor se trasladó a Múnich. Poco después un soldado estadounidense dará un golpe de bayoneta bajo el ojo izquierdo del famoso retrato "Der Bannerträger".

     Dicha pintura se convertirá en el prototipo del "kitsch nazista", del arte "al servicio del poder", y será robada, junto con otras miles de obras (8.722), como botín de guerra por los soldados estadounidenses. Todavía hoy se encuentra en la capital estadounidense junto con las obras de arte clasificadas como "descaradamente propagandísticas" (pinturas con reproducciones de símbolos nacionalsocialistas, retratos de personalidades con posiciones de liderazgo en el régimen, obras de Adolf Hitler, arte de carácter bélico) en el U.S. Army Center of Military History. Sólo en 1986 una parte de las obras robadas (6.255) fue restituída a Alemania, que las colocó, invisibles para el público, en el museo militar de Ingolstadt.

     Después de 1945 Hubert Lanzinger retornó a Dreikirchen-Tre Chiese. Llegó a ser miembro del reconstruído Südtiroler Künstlerbund (Liga de los Artistas del Tirol del Sur) y no renegó de su propio pasado, aunque raramente sus obras serían expuestas al público. A un autor que estaba escribiendo un artículo sobre el septuagésimo cumpleaños del pintor le dijo que su experiencia con competidores de calidad modesta, jurados de exposiciones, oportunistas y gurúes de la moda artística moderna, lo habían llevado cada vez más a la esencia de su creación, hacia la calidad y la libertad de su obra, sin preocuparse de cargos honoríficos ni de disputas partidarias. A un profesor suyo de la Academia que lo quería como su sucesor le dijo que una cátedra en la Austria en ruinas de la posguerra no le gustaba y que la libertad era más bien su exigencia natural.

     Incluso cuando se fue a París en el otoño de 1950 para tener una idea sobre las nuevas tendencias pictóricas, regresó con la convicción de haber viajado con su arte el único y correcto camino, y de que los críticos de arte, como ya para su abuelo el pintor Georg Wachter, no eran para él sino unos burros. Murió en Bolzano el 3 de Noviembre de 1950.

     Hoy en día Hubert Lanzinger es un proscrito de la historia del arte: recordado por muy pocos en el Tirol y casi completamente desconocido en otras partes. De toda su producción artística y arquitectónica se recuerda sólo un cuadro que se asume que juega un papel de icono negativo. Al igual que muchos otros genios artísticos, solamente no es reconocido por una culpa capital e imprescriptible: haber elegido el bando de los vencidos.-








No hay comentarios:

Publicar un comentario