BUSCAR en este Blog

jueves, 24 de enero de 2013

Obama Insulta a Netanyahu



     Se publicó hace dos días en www.veteranstoday.com este breve artículo que hemos traducido que habla de la especial relación de Obama con el patético Netanyahu (recientemente electo de nuevo) y de algunos antecedentes históricos.


Obama: Netanyahu Es
un "Mentiroso" y un "Cobarde"
por Kevin Barret
22 de Enero de 2013
                                                               



     El discurso político estadounidense está enfriado, si no congelado, por temor al lobby de Israel. Cualquiera que critique a la entidad sionista segregacionista será atacado como un anti-judío (anti-Semite). Muchos estadounidenses han perdido sus empleos; otros han sido acosados por el IRS (Impuestos Internos), y a algunos incluso se les ha amenazado sus vidas por hablar claro contra Israel.

     Pero un estadounidense muy importante desprecia al actual régimen israelí y no tiene miedo de decirlo. El régimen de Israel hizo todo lo que estaba a su alcance para sacarlo de su cargo... y falló.

     Aquel estadounidense es el presidente Barack Obama. El presidente ha sido grabado llamando al Primer Ministro israelí Netanyahu un "mentiroso" y un "cobarde".

     El The Guardian del Reino Unido, una publicación pro-israelí, informó sobre el intercambio de insultos de Obama con Netanyahu bajo el titular: «El "cobarde político" Binyamin Netanyahu ve ensanchada la grieta con Barack Obama».

     Jeffrey Goldberg, un periodista sionista en pro de Israel, hace poco entrevistó a Obama y reportó que éste considera a Netanyahu un "cobarde político". La Casa Blanca intencionadamente rechazó desmentir la cita.

     Esta es la segunda vez que Obama ha insultado verbalmente a Netanyahu. En Noviembre de 2011 Obama "por casualidad" dejó su micrófono encendido, y estuvo de acuerdo con el presidente francés Sarkozy en que Netanyahu es "un mentiroso".

    Luego en Septiembre pasado Obama manifestó el insulto más desagradable de todos ─sin decir una palabra. Cuando Netanyahu fue a Nueva York para sostener una ridícula caricatura de una bomba en (la Asamblea General de) Naciones Unidas, Obama rechazó reunirse con él. Obama ─quien estaba en Nueva York y podría haberse reunido fácilmente con Netanyahu─ decidió en cambio aparecer en el show de comedia de David Letterman.

     El mensaje de Obama a Netanyahu fue muy claro: Eres un chiste. David Letterman merece mi tiempo. Tú no.

     Raramente, si es que alguna vez, un presidente estadounidense ha mostrado abiertamente tal desprecio por el líder de otra nación. Incluso los líderes de naciones enemigas en tiempos de guerra consiguen más respeto.

     Lo que hace esta situación aún más asombrosa es que, desde el asesinato de John F. Kennedy, Israel ha tenido una sujeción mortal sobre la presidencia estadounidense:


    ── Lyndon Johnson, en asociación con Israel, suspendió la guerra encubierta de John Kennedy contra el programa nuclear de Ben Gurión, y permitió que Israel robara material nuclear estadounidense, y confabuló con Israel para que éste lanzara la guerra de 1967 y asesinara a militares estadounidenses en el USS Liberty. (Es probable que tanto Johnson como el Mossad fueran actores principales en el asesinato de JFK).

    ── La elección prácticamente garantizada de Robert Kennedy a la presidencia fue imposibilitada por un complot de asesinato. El chivo expiatorio mentalmente controlado Sirhan Sirhan era un palestino que escribió discursos anti-Israel mientras estaba hipnotizado por los conspiradores, de modo que el asesinato pudiera ser atribuído a un enemigo de Israel.

    ── El presidente Nixon, a quien no le gustaba Israel y quien en privado declaró a Pat Buchanan que Israel estaba condenado a la destrucción eventual, fue obligado por los partidarios de Israel a dejar al títere Rothschild-Rockefeller Henry Kissinger dirigir su política exterior.

    ── El presidente Carter fue expulsado del cargo, después de sólo un período, por los medios de comunicación dominados por los israelíes junto con los conspiradores de la "sorpresa de Octubre" [1] de la familia criminal de los Bush. La ofensa de Carter: Impulsar a los israelíes a devolver la tierra que ellos robaron durante su guerra de agresión de 1967.

    ── El presidente Reagan fue mantenido bajo control por los israelíes, que tenían mucho material para chantajearlo a él y al vicepresidente Bush. Reagan sabía que si él seguía los pasos de Carter en la tentativa de empujar a los israelíes de vuelta a las fronteras de 1967, él también sería un presidente de sólo un período en el mejor de los casos, o una víctima de asesinato en el peor.

    ── El presidente George H.W. Bush rechazó las órdenes israelíes de anular las ventas de armas estadounidenses a algunos Estados árabes, y encubiertamente se opuso a Israel en otros asuntos claves. Como resultado, los medios estadounidenses de difusión dominados por Israel y los sectores financieros se aseguraron de que él, como Carter, fuera un presidente de un solo período.

    ── El presidente Bill Clinton, como Jimmy Carter, quiso empujar a Israel de vuelta a sus fronteras de 1967. Israel torpedeó las esperanzas de Clinton para la paz enviando a la agente israelí Mónica Lewinsky a la Casa Blanca, borrando el capital político de Clinton y asegurando que ningún plan de paz genuino saliera adelante.

    ── El presidente George W. Bush y sus manipuladores, Dick Cheney y Karl Rove, fueron persuadidos mediante señuelos para ser cómplices del ataque bajo bandera falsa de Israel contra las Torres Gemelas y el Pentágono el 11 de Septiembre de 2001. Como resultado de esto, Bush fue mantenido como un rehén del Partido Likud durante su presidencia entera.

    ── En 2008, el presidente Barack Obama fue electo gracias al dinero y los medios de comunicación israelíes. Cuando se le preguntó por qué había designado al agente del Mossad Rahm Emanuel como su Jefe de Gabinete, haciendo a Emanuel "la segunda persona más poderosa en la Tierra", Obama declaró indirectamente que él tenía una deuda con cierta gente, y que fue obligado a designar a Emanuel en contra de su propia opinión. (Fue Emanuel quien forzó a Obama a quebrantar sus promesas de cerrar Guantánamo, procesar a los torturadores y retornar al gobierno constitucional).


     En resumen, es evidente que desde 1963 Israel y su sindicato del crimen global ha sido la fuerza más poderosa que determina quién ocupará el cargo como presidente de Estados Unidos. Pero en 2012 el desmedido orgullo israelí ─llámelo chutzpah si usted prefiere─ fue demasiado lejos. Netanyahu hizo todo lo que pudo para asegurarse de que Obama fuera derrotado por Mitt Romney. Y fracasó.

     También en 2012, Andrew Adler, editor de Zionist Times de Atlanta, Georgia, publicó un editorial pidiendo a Israel asesinar al presidente Obama porque éste estaba rechazando las órdenes de Israel de atacar a Irán. Aunque Adler nunca tuvo que pagar por su delito ─un musulmán que hubiera publicado una opinión editorial llamando a asesinar al Presidente habría sido transportado a Guantánamo─, ésta y otras amenazas israelíes de asesinato contra Obama ayudaron a asegurar que el Presidente y su mando militar no tendrían de aquí en adelante ningún uso para Netanyahu o ninguna guerra instigada por Israel contra Irán.

     ¿Conducirán los insultos anti-Netanyahu de Obama a que EE.UU. retire su apoyo a la colonia de pobladores sionistas en la Palestina ocupada? Probablemente no a corto plazo. Incluso Chuck Hagel, el autoproclamado senador de EE.UU. y no de Israel, ha sido obligado a saludar humildemente al poder sionista a fin de asegurar su aprobación como (el nuevo) Secretario de Defensa.

     Pero a largo plazo, la vuelta irreversible de Israel a la derecha radical, y la democratización del Oriente Medio rico en petróleo, obligarán a EE.UU. a ver a Israel como una responsabilidad estratégica cada vez más pesada.

     El consejero de Nixon Pat Buchanan escribe que su esposa Shelley (de Buchanan) una vez preguntó al ex-presidente Nixon cuáles eran las perspectivas para Israel. "¿A largo plazo?", respondió Nixon. Él extendió su puño derecho, con el pulgar hacia arriba, a la manera de un Emperador romano que dicta la sentencia sobre un gladiador, y lentamente volcó su pulgar hacia abajo (Death of the West, p.122).

     Los Emperadores romanos usaban el signo del "pulgar hacia abajo" para condenar a un gladiador a la muerte. La clara implicación de Nixon es: En el futuro previsible, un presidente estadounidense tendrá que hacer el signo del "pulgar hacia abajo" y consentir en la destrucción de Israel. Como Buchanan escribe, Nixon sabía esto porque él "no era ciego ante las fuerzas de la Historia".

     ¿Será el Presidente que finalmente dará a Israel el signo del pulgar hacia abajo ningún otro que Barack Obama?.

     Probablemente no. El poder sionista es todavía demasiado grande. Pero una cosa es segura: Teniendo la más mínima oportunidad, Obama dará el signo del "pulgar hacia abajo" al cobarde y mentiroso Benjamín Netanyahu.-


No hay comentarios:

Publicar un comentario