BUSCAR en este Blog

jueves, 6 de septiembre de 2012

John Kaminski - Un Cuento de Dos Mentiras










     Cuando miro a los judíos, pienso en malvados alienígenas depredadores, en asesinos carentes de conciencia: los israelíes que cosechan partes de cuerpos de los niños árabes que ellos matan; en rabinos retorcidos que sorben la sangre de los penes de los bebés, y luego son perdonados por jueces judíos, y en demoníacos políticos estadounidenses como el terrorista judío Joe Lieberman y su marioneta con mentalidad de torturador John McCain, quienes están a punto de arrastrar al mundo hacia un torbellino de fuego radiactivo.

     Todos los judíos son parte de un sistema que ha capturado la mente del mundo de un modo tan inteligente y cuidadoso que prácticamente nadie que no haya estudiado la historia mundial durante décadas siquiera sospecha que algo raro ha sucedido. En este mismo momento los actos atroces de los reyes del dinero judíos están constante y permanentemente destrozando la paz y la tranquilidad que ansiamos, y encima su captura de la conciencia pública ha borrado los valores elevados que se suponía que todos apreciábamos. Al final, hemos decidido no ver lo que ellos están haciendo, porque estamos aterrorizados de poner en peligro nuestra propia fuente de dinero, y por lo tanto nuestra supervivencia.

     Cuando miro a los gentiles, que son todos los no-judíos del mundo, veo un mar interminable de gente embaucada por la propaganda judía. Los no-judíos en su mayoría no tienen ninguna pista sobre nada de esto. Ellos han consumido con felicidad los productos que les han arrojado en su camino, no comprendiendo casi nunca que lo que les ha sido regalado ha sido elaborado para un objetivo, y les ha sido dado por judíos. Usted puede concluír cuál puede ser dicho propósito, pero uno no necesita sino sólo mirar la curva hiperbólica de decadencia y corrupción moral que alcanzó la sociedad mundial en la primera década del siglo veintiuno para deducirlo.

     A lo largo del siglo 20 y en menor grado mucho antes, el control judío de los medios ha remodelado la mente humana (vea mi escrito "Freud, Marx y Einstein: Una Matriz de Desestabilización Nihilista" en http://editorial-streicher.blogspot.com/2012/10/john-kaminski-dispositivo-de.html), a partir de los alegres años 1890s, que enmascararon una importante inmigración de judíos alemanes y judíos rusos hacia Estados Unidos, hasta su toma del poder de todas las corporaciones estadounidenses y finalmente de todos los bancos (Dupont, Monsanto, Time Warner y Eli Lilly son todas compañías judías). Los Rockefeller son judíos marranos que controlan todas las universidades. Cada partícula de información que usted ha ingerido en su vida entera ha sido filtrada por judíos.

     El resultado de todo esto, a través de toda la historia estadounidense, ha sido una constante guerra basada en mentiras y con un fin de lucro. George Washington acudió al notorio comerciante judío de esclavos Aarón López para que lo ayudara a financiar su revolución. Nuestros Padres Fundadores eran los Bilderbergers de su día. Rothschild financió a ambos lados de la Revolución estadounidense y lo ha hecho así con cada guerra importante hasta este mismo día.

     Está escrito en la Biblia, por supuesto, pero también en las temerosas palabras de Cicerón y Tácito, los grandes historiadores romanos, que temían hablar por miedo a los judíos, indicando que el poder de los judíos que mueve los hilos era en todo respecto tan poderoso en la antigua Roma como lo es hoy en Washington.

     Y el mundo marcha despreocupadamente, en un coma de fluoruro que hace desaparecer los gritos.

• • •

     Alemania, Rusia y Estados Unidos han sido los países, a través de la Historia, que han actuado más amablemente hacia los judíos. Ellos les dieron su oportunidad de adaptarse. Como resultado, estas naciones han sido completamente devastadas por los judíos. Los alemanes por efecto de las mentiras de los medios de información se convirtieron en los parias del mundo. Y los rusos fueron principalmente asesinados por judíos extranjeros que se apoderaron de su país. Estados Unidos ha sido convertido en un monstruo judío que justifica la tortura, la que hemos aprendido de cómo los israelíes torturan a los palestinos. Sin derechos. Las opciones para usted son ser un cadáver o un esclavo.

     La identificación de dos mentiras principales es lo que el mundo enfrenta si debe evolucionar hacia un futuro genuino y que se auto-materialice.

     La primera es el Holocausto, el alegado asesinato deliberado de seis millones de judíos por Adolf Hitler y los alemanes.

     La segunda es el 11-S, la destrucción de las torres gemelas en Nueva York por supuestamente unos neófitos pilotos terroristas árabes.

     Ambas son mentiras, creídas por las masas sólo debido al bombardeo mediático que ha inculcado su credibilidad ficticia en la mente pública.

     El mismo efecto fue conseguido con la propaganda del Holocausto, que comenzó de manera seria sólo después del asesinato de J.F. Kennedy.

     La misma campaña de los medios a finales de los años '60 que primero difundió la noción de un holocausto judío en Alemania entre 1940 y 1945 —con nociones específicas de gaseamientos, albercas de fuego y jabón humano—, convirtió la aceptación de esta versión falsificada de la Historia en la norma aceptada públicamente, gracias al constante bombardeo de los medios judíos de información, y la construcción repugnantemente sensiblera de museos del Holocausto en todo el mundo para venerar el sufrimiento judío. Se nos dice, en muchos países por ley, que hay que rendirle culto al sufrimiento judío.

     Cómo está relacionado esto con lo que Israel hace a sus vecinos, no es nada más que lo que las historias cuentan de los judíos a lo largo de los siglos. Todas sus fiestas celebran matanzas, y la historia mundial ha mostrado a los hacedores de reyes, a los poderes en la sombra y a los lavadores de dinero, todos los cuales parecen ser judíos o bien sus lacayos, y realmente parecen tener afición a derramar sangre durante aquellos días particulares.

     Una cosa es segura: ellos son los Elegidos para probarnos al resto de nosotros.

• • •

     La afirmación de que seis millones murieron en la Segunda Guerra Mundial es realmente el eco de una historia que fue vista primero en el New York Times en los años '20 afirmando que seis millones de judíos estaban en peligro de muerte en Europa. Éste era el tono febril de la inmigración judía desde Rusia y Europa del Este que siguió a los pogroms que ellos mismos organizaron para ganarse la compasión, una táctica que ellos siempre han usado desde los días del Imperio romano.

     Todos aquellos cuerpos esqueléticos que usted ve en los clips de película de la Segunda Guerra Mundial realmente fueron causados por el hambre y el tifus después de que los bombardeos de los Aliados cortaran las líneas de abastecimiento alemanas. La historia del gaseamiento realmente se deriva de su invención y uso en los gulags rusos por aún otro loco judío. Los alemanes no gasearon a nadie; ellos sólo estaban tratando de sacar a su país del esquema de delito financiero judío internacional que estaba y está estrangulando la vida del planeta.

     Ahora cientos de personas honestas están en la cárcel por insistir en que ésta es la verdad histórica, y sin embargo a ellos no les permiten presentar sus pruebas ante el tribunal mundial de la opinión pública debido al ensordecedor ruido blanco de los medios judíos, siempre dispuestos para modelar al público de la manera que ellos quieren que nosotros vayamos, y de los corruptos tribunales judíos, que en Alemania han alcanzado un ridículamente triste abuso de la lógica y la honestidad, realmente infrahumano, decisiones todas controladas por los judíos.

     La parábola de Elie Wiesel es quizás el modo más fácil de desenmascarar el Holocausto en toda mente. Las afirmaciones que él hizo en su libro ganador del Premio Nóbel "Noche" ahora se han revelado todas completamente como ficción histérica. Sin embargo, gracias a los medios judíos de información, el mundo marcha todavía creyendo en su mayoría que todo lo que él dijo era verdadero.

     Similares epifanías impuestas a la fuerza fueron bombardeadas sobre la mente pública acerca del 11-S: el gobierno publicó los nombres de todos los 19 secuestradores en tres horas, y aún, siete años más tarde, no nos ha dicho nada más sobre el crimen propiamente dicho, y ha logrado mientras tanto asesinar a varios millones de infortunados ataviados islámicamente. ¿Tenemos que llevar esta descripción de una sociedad criminal y completamente insana que nosotros en nuestro coma apoyamos con nuestra complicidad silenciosa... más lejos?.

     El mismo tejido de la sociedad estadounidense ha sido completamente cambiado por arbitrarias y despóticas nuevas leyes a consecuencia de este colosal acto de terror organizado. Las medidas histéricas puestas en práctica por el gobierno después de que encubrió una investigación apropiada del 11-S tienen todas ellas la tendencia a canalizar pensamientos aceptables hacia lo que el gobierno decreta. Y cuando el gobierno miente, y no le dice a usted lo que realmente está sucediendo, usted no es libre. No se engañe a sí mismo. Algún día de éstos, pregúntese: ¿a dónde estoy siendo llevado?. Y usted percibirá la siniestra presencia del judío escondida detrás de cualquier padecimiento que esté a punto de esclavizarlo o destruírlo a usted.

     El rabino Michael Chertoff, el hombre en EE.UU. que tiene la autoridad final para decidir si usted ha cometido un delito o no, es un ciudadano israelí, un veterano del Mossad, y un operativo clave entre los agentes israelíes que han controlado al personal administrativo de todos los presidentes estadounidenses recientes. Como jefe de la Homeland Security, y ahora que la judicatura ha dejado de funcionar como una rama legítima del gobierno, Chertoff tiene la decisión final de si usted vive o muere, y él tomará sus decisiones de acuerdo a las nuevas reglas decretadas por el Presidente Bush II que han suprimido la mayor parte de nuestras protecciones Constitucionales anteriores.

     Michael Chertoff es controlado por Israel. Estados Unidos es controlado por Israel. El fracaso para tratar con este asunto va a costar muchas de nuestras vidas en el muy próximo futuro. Está escrito en las escrituras judías.

     Amy Goodman, la querida de la Izquierda cuidadora de los accesos y a su vez controlada por los judíos, y quien nunca mencionaría el 11-S hasta años después del acontecimiento, es una judía.

     Judith Miller, la reportera del New York Times que fabricó todas aquellas historias de armas de destrucción masiva en Iraq que EL GOBIERNO ESTADOUNIDENSE USÓ LUEGO COMO PRUEBAS, es una judía.

     "El judío debe decir durante el Día de Purim: ...malditos sean todos los no-judíos, benditos sean todos los judíos" (Orach Chaim, 660, 16).

     "El robo, el desvalijamiento y la violación de una mujer hermosa y hechos similares están prohibidos para todo no-judío hacia otro no-judío y también hacia un judío. Pero aquello le está permitido a un judío contra un no-judío" (Sanedrín, 57 a ; también Abodah Zara, 13b).

     "A un hereje no-judío usted categóricamente lo puede matar con sus propias manos" (Aboda Zara 4b).

     "La diferencia entre un alma judía y las almas de todos los no-judíos —de todos ellos, en todos los diferentes niveles— es más grande y más profunda que la diferencia entre un alma humana y las almas del ganado" (rabino Kook el Anciano, reverenciado padre de la tendencia mesiánica en el fundamentalismo judío).

     Todas estas palabras y pensamientos no son anti-semitas (un término que es un nombre inapropiado de todos modos, destinado a ahuyentar a la gente de mirar en los delitos que son cometidos en su nombre). Ellos son simplemente evidencia de un enorme esquema criminal contra la especie humana entera, ocultado del conocimiento de la mayoría de la gente por un sistema educativo deliberadamente diseñado para esconder el hecho de que la gente no es libre cuando no se le dice la verdad sobre lo que realmente está sucediendo.

     Todos nosotros ansiamos un mundo honesto y justo. Nuestros líderes evidentemente trabajan para impedirlo, debido a las presiones financieras puestas sobre ellos por la gente que realmente dirige el mundo, que en nuestro caso justo resultan ser banqueros judíos y una organización mundial de la riqueza que ha estado robando al mundo durante los pasados 200 años. Ya pasó el tiempo para averiguar cómo anular el veneno que ellos vomitan antes de que la última forma de vida en la Tierra sea exterminada.

     Los judíos deben ser privados de derechos como seres humanos normales. Puesto que sus tóxicos dogmas demandan que ellos se consideren un paso por encima del resto de las especies, como ha quedado evidenciado por su completa toma del poder de la sociedad moderna, debemos considerarlos como un paso por debajo de los verdaderos seres humanos, que simplemente comprenden que el amor es la respuesta y que usted no tiene que matar a nadie para conseguirlo.–



No hay comentarios:

Publicar un comentario