BUSCAR en este Blog

sábado, 8 de septiembre de 2012

J. Bruce Campbell - Esta Nación Salvaje



     El estadounidense señor John Bruce Campbell (1946), impulsor del moderno movimiento de las milicias estadounidenses hasta el al parecer autoatentado en el edificio gubernamental de Oklahoma de 1995, escribió este artículo, a juzgar por los indicios, de un tirón. Se alude en él al asesinato de Saddam Hussein, que murió el 30 de Diciembre de 2006, y este artículo aparece publicado el 1º de Enero de 2007 primero en rense.com y luego en gnosticliberationfront.com, de donde lo hemos tomado. Posteriormente descubrimos que está en el propio sitio del autor (veteranstoday.com), pero publicado el 19 de Diciembre de 2010, con unos ligeros añadidos (porque ya no estaba George W.C. Bush). Hemos traducido la versión primera, y los añadidos de 2010 van entre corchetes. Dice puras verdades y sus consejos habría que tomarlos en cuenta.


Esta Nación Salvaje
por John Bruce Campbell
1º de Enero de 2007



      Los comunistas son la forma más baja de vida. Hemos sido comunistas desde 1861, con los yanquis y todos quienes simpatizan con lo que ellos hicieron, que fue emprender una guerra agresiva contra el pueblo que ellos ya habían desplumado durante décadas. Y luego ellos lo siguieron desplumando durante décadas después de que la guerra hubo terminado. Ése fue el comunismo al estilo estadounidense.

    Karl Marx era un gran admirador de Abraham Lincoln y le escribió elogiando su guerra de agresión contra el pueblo que buscaba la independencia del dominio yanqui, bajo los términos de la Declaración de Independencia. Pero Lincoln era nuestro Lenin. [Él puso a miles de disidentes del Norte y a cientos de editores de periódicos en prisión por oponerse a su guerra de agresión]. Grant se convirtió en Trotsky. Sherman, Sheridan, Custer y los otros generales fueron sus asesinos bolcheviques que continuaron la matanza de cientos de miles de indios norteamericanos, que también querían la independencia. Éste fue el primer genocidio patrocinado por el Estado, y sucedió aquí. Desde entonces ningún movimiento de independencia ha sido permitido por nuestro gobierno Rojo, en ninguna parte del mundo. Estuve integrado a un movimiento de independencia en un país africano llamado Rhodesia, pero aquel movimiento también fue aplastado por el gobierno estadounidense.

     El gobierno estadounidense no es más tolerante de la independencia que lo que lo fue el gobierno soviético. Como lo he señalado muchas veces, el gobierno estadounidense creó al gobierno soviético en 1917 y lo sostuvo hasta su amargo final, y luego supervisó su reorganización en 1990. Todos los gobiernos comunistas desde entonces, desde el de China al de Cuba, desde el de Alemania Oriental y toda la Europa del Este al de Corea del Norte, del de Vietnam al de Sudáfrica, han sido organizados por el Ministerio de Asuntos Exteriores estadounidense y/o la Agencia Central de Información.

     Los distintivos del poder comunista después de 1917, las cosas que lo hicieron diferente, fueron las prisiones psiquiátricas y las confesiones forzadas de "crímenes de deslealtad" que nunca ocurrieron. Los comunistas más leales y acérrimos eran frecuentemente ejecutados por sus propios colegas después de que ellos confesaban acusaciones ficticias. Los miembros del partido eran prescindibles y formaban una valiosa base de datos para el control de la población general. Esto fue revelado también por el comunista estadounidense Benjamin Gitlow, en su libro The Whole of Our Lives. Él escribió que los miembros del partido eran ocasionalmente asesinados por otros miembros del partido y se culpaba de sus muertes a los "reaccionarios". El objetivo era principalmente radicalizar aún más a los miembros del partido y reforzar su fanatismo y su miedo. Todo era acerca del control de la mente, y todavía lo es. Nuestras iglesias lo hacen, también, y nuestras escuelas. La única diferencia es el nivel de miedo necesario para el control. La mayor parte de las personas sólo necesitan un poco de miedo para ser controlada.

     Estados Unidos tiene a muchos comunistas. [Obama es un marxista ortodoxo]. Bush y Cheney [son marxistas adinerados] y sus [sionistas] neo-cons son comunistas. Todos sabemos eso. Pero así también hay guardias de la prisión. Soldados, infantes de marina y aviadores, también. Ellos sólo no lo saben, porque "ellos luchan por la libertad". Nuestra policía ha llegado a ser comunista, por el modo en que ellos mienten y "plantan" evidencias e invaden las casas de la gente. Los agentes del IRS (Impuestos Internos) son comunistas, junto con casi todos los demás en el gobierno, especialmente la Brigada de Investigación Criminal (FBI), [que engaña a gente mentecata para que se conviertan en "terroristas"]. La manera en que nuestros políticos toman nuestro dinero y se pagan ellos mismos —apuntándonos con un arma— los califica como comunistas de primera clase. Pero cualquiera que esté dispuesto a matar por [un inmerecido] poder político es lo que hoy podríamos llamar un comunista. [Piense en Hillary Clinton].

     La CIA reclutó a sus miembros originales desde la OSS (Office of Strategic Services) del tiempo de la guerra. La composición de la OSS consistía de un 50% de miembros del Partido Comunista de EE.UU. (para ganar la cooperación inmediata del movimiento francés de la resistencia). [Mi tío fue un coronel en la OSS, de modo que he tenido que borrar eso del pasado. Como dijo el capitán John Birch: "Prefiero más bien ser un privado bajo (Claire) Chennault que un coronel en la OSS".

      La Sociedad John Birch fue nombrada en honor del primer estadounidense asesinado por los chinos rojos al final de la Segunda Guerra Mundial. A él se le ordenó reunirse con sus asesinos, un pelotón de matones de Mao, por parte de Paul Helliwell, su jefe OSS en China. ¡Helliwell era un banquero de Miami antes y después de la guerra!. Birch y su escuadrón fueron desarmados por sus aliados comunistas y luego Birch fue llevado aparte y bayoneteado hasta morir. Él se había quejado un poco demasiado fuerte, como Pat Tillman, por las políticas estadounidenses en favor de los comunistas ern China. Eso es lo que usted consigue del comunista Estados Unidos.

     La John Birch Society fue una operación de fachada que enfureció a sus miembros por la subversión comunista pero que canalizó su enojo y su dinero hacia proyectos inútiles y carentes de significado. También ocultó a sus miembros la verdadera naturaleza del comunismo y quién lo financiaba. A cualquier miembro que descubriera que el comunismo era tan judío como el sionismo —y que lo mencionara— se le ordenaba abandonar el grupo, que era sólo un poco más que el culto a Robert Welch, su fundador. Los miembros de su Consejo incluían a ¡ex-comunistas y ejecutivos de la Reserva Federal!].

     La máquina comunista soviética construída por los estadounidenses finalmente se quedó sin gasolina, y nuestros gangsters de la industria y el ejército perdieron a su valioso y lucrativo "enemigo", que tuvo que ser sustituído rápidamente. [Afortunadamente para los "contratistas de defensa", la CIA, el Mossad y Zbigniew Brzezinski ensamblaron un nuevo enemigo al que llamaron "al-Qaeda"].

     Mi esposa y yo mirábamos una nueva película la otra noche, "El Camino a Guantanamo". Es la historia verdadera de varios paquistaníes británicos de Tipton, West Midlands, que acompañaban a su amigo a Paquistán, donde él se iba a casar. Esto fue unas pocas semanas después del 11-S. La boda fue anulada y los jóvenes británicos no tenían nada que hacer y así, tras varias desventuras, terminaron cruzando la frontera en Afganistán. Allí ellos fueron rápidamente acorralados por los estadounidenses y nuestras rufianescas marionetas, la Alianza del Norte. Falsamente acusados de ayudar a los talibanes, los hombres fueron colocados en espantosos calabozos individuales y luego en los temidos contenedores de embarque, en los cuales la mayor parte de los que estaban con ellos murieron de asfixia o baleados por soldados estadounidenses. La película no describía que cientos de estas víctimas realmente se cocinaron hasta la muerte en los contenedores, dejados bajo el sol caliente durante días. Esto fue supervisado por nuestros maravillosos muchachos, que estaban luchando por la libertad.

     Los afortunados sobrevivientes, que incluían a los musulmanes británicos, fueron luego procesados y vestidos con aquellos trajes de color naranja brillante con una total privación sensorial. La audición y la vista les fueron privadas con unas ridículas capuchas, gafas para oscuridad total y supresores de audición. Colocados en posiciones rituales en el piso de un avión C-130, ellos fueron trasladados a Cuba, específicamente al Campo X-Ray, en la Bahía de Guantánamo.

     Aquí ellos fueron sometidos al sadismo estadounidense puro. Es decir, era el sadismo israelí administrado por gritones matones estadounidenses, tal como en Abu Ghraib. Las historias de vida enteras de los prisioneros eran conocidas ya por la dictadura estadounidense con meses de antelación, y se sabía que ninguno de estos prisioneros era culpable de nada. Y ésta era la razón completa de la tortura.

     [Rush Limbaugh, el plutócrata comunista del partido Republicano, se refiere despectivamente a esta siniestra mazmorra como el "Club Gitmo". Él tiene que hacer algo de tiempo allí antes de descender a través de la trampa. Por supuesto, ahora que Obama dirige el Club Gitmo, debe tener tal vez un aspecto más siniestro].

     Mi esposa, una doctora en medicina, comprendió que estos tipos inocentes eran sujetos sometidos a un gran experimento. Ella había visto la misma clase de cosas en hospitales de la Administración de Veteranos. Es decir, nuestra población veterana entera es un grupo experimental. Ellos no tienen otra opción sino someterse a cualquier procedimiento que el gobierno elija para ellos, porque ellos son comunistas en un sistema comunista. Mi esposa piensa que cualquiera que se someta al sacerdocio de la AMA (American Medical Association) se desempeña en un experimento farmacéutico u otro y debería estar pagado por la industria.

     El primer gran experimento psicológico estadounidense fue la Guerra de Corea, en la cual nuestros maravillosos muchachos mataron y fueron muertos bajo la bandera de Naciones Unidas. Ése fue un experimento allí mismo, teniendo los soldados estadounidenses que habían crecido jurando fidelidad a la bandera, que vivir y morir bajo la bandera azul y blanca de Naciones Unidas. Ninguno se quejó que yo sepa. En alianza con nuestras marionetas norcoreanas y chinas rojas (ellos fueron, después de todo, puestos en el negocio por el gobierno estadounidense), los soldados estadounidenses fueron sometidos a experimentos de maneras muy desagradables. Pavlov desarrolló el lavado de cerebro en Rusia bajo Lenin, haciendo sus experimentos que había hecho con perros ahora sobre rusos y otras víctimas del comunismo judío, pero los objetivos últimos eran los hombres estadounidenses y la "respuesta condicionada" tuvo que ser probada en ellos.

     Esto debe haber funcionado bastante bien porque la infamia de la Guerra de Corea fue que ningún prisionero de guerra estadounidense nunca logró escapar de una prisión norcoreana. Muchos de ellos se evadieron de los nacionalsocialistas e incluso de los japoneses, pero ni uno de ellos logró escapar de las psico-prisiones norcoreanas. Excepto uno que yo supe que lo logró.

     Don G. era un ingeniero en perforación de fluídos en el yacimiento petrolífero de California cuando me reuní con él a finales de los años '70. Alguien dijo que él había sido un prisionero de los norcoreanos, pero que no hablaría de su experiencia. Él habló de ello conmigo. Don y su grupo de observadores de avanzada estaban demasiado cerca de los soldados enemigos, reportando las coordenadas para la artillería, cuando ellos fueron sobrepasados. La mayor parte de sus compañeros fue asesinada, pero Don y un sargento negro de Houston fueron capturados. Sus ordalías se convirtieron en una pesadilla que duró varios meses. Ambos fueron interrogados y sometidos a lo que ha llegado a ser conocido como "lavado de cerebro". Ninguno de ellos cooperó y ambos fueron golpeados con frecuencia. Otros estadounidenses que no cooperaban eran baleados de vez en cuando. Don y el sargento fueron amenazados con ser baleados y el sargento le dijo a Don que si ellos de alguna manera no se escapaban ellos serían sin duda asesinados pronto. El crimen de ellos era la falta de disposición para criticar a su país de cualquier modo, incluída la política Jim Crow (1) que el sargento había experimentado toda su vida. ¡Hable acerca de lealtad extraviada!.

(1) Leyes de segregación racial.

     El lavado de cerebro resulta ser un procedimiento bastante simple. Requiere que la víctima se auto-critique. Una vez que hace esto, la persona puede ser cambiada en lo que el lavador de cerebro quiera. Así, para conseguir que ella se auto-critique, el lavador de cerebro tiene que conseguir primero que critique a alguien más, eventualmente a un amigo y finalmente a ella misma. La clave para evitar ser lavado de cerebro es nunca criticar a ningún otro que el que está tratando de lavarle el cerebro a usted. Esto es lo que Don y su amigo se mantuvieron haciendo, y por eso los coreanos iban a matarlos.

    Don y el otro tipo realmente no se escaparon desde un campamento para prisioneros sino que se escaparon mientras estaban en tránsito de un campo a otro en la oscuridad de la noche. [(Él dijo que los norcoreanos estaban siempre haciéndolos moverse, temerosos de que los estadounidenses fueran a tratar de rescatarlos)]. Ellos se dejaron caer en una depresión en el camino mientras los otros prisioneros caminaban con mucha dificultad. Entonces ellos se dirigieron hacia el Sur, hacia las líneas de Naciones Unidas. Su primera sorpresa fue la recepción que les dieron los doctores estadounidenses, que estaban sorprendidos de que estos dos hombres se hubieran escapado. Ellos eran los únicos. Entonces los doctores los interrogaron muy pesadamente, tratando de lograr entender su motivación para escaparse, ya que nadie más lo había siquiera intentado. Entonces ellos fueron enviados al Letterman VA Hospital en San Francisco. Aquí, los psiquiatras parecieron completamente hostiles e incluso ofendidos de que estos dos inconformistas se hubieran escapado de los norcoreanos. Don estaba totalmente confundido. Su confusión pronto se convirtió en enojo por el tratamiento hecho por el ejército, que parecía verlo con sospecha. Durante los siguientes pocos años de un hostil tratamiento y examen por los psiquiatras del ejército, Don llegó a amargarse, tanto que su esposa se divorció de él y su familia temió que él fuera un comunista lavado de cerebro. Él estaba en el exacto opuesto. Pero esto es lo que le sucede a cualquiera que se oponga al sistema en Estados Unidos –incluso a un estadounidense.

     Volvamos a los musulmanes británicos. Y a los afganos y paquistaníes y todos los otros musulmanes que fueron secuestrados y torturados por el ejército. Todos ellos son inocentes, que es el punto que estamos tratando en cuanto a ellos. Los torturamos para averiguar lo que los inutiliza, para idear alguna fórmula, alguna base de datos, para controlar a todos los musulmanes. Estos tipos británicos de alguna manera sobrevivieron al sadismo y fueron liberados finalmente. [Sin ninguna petición de disculpa, sino sólo un "O.K., hemos terminado". Víctimas del comunismo al estilo estadounidense].

     Cientos están todavía en nuestro gulags, interrogados diariamente por idiotas estadounidenses cuyo conocimiento del Islam proviene de programas de televisión judíos. Las mismas preguntas son hechas una y otra vez, mes tras mes, año tras año. Se exigen confesiones de delitos inexistentes, tal como los soviets los exigían. Todo lo que realmente se está buscando es un factor delta, algún cambio de comportamiento o renuncia hacia el Islam, idealmente –lo que nunca sucede. Los judíos quieren muchísimo desconectar a los musulmanes de su religión, o imaginar nuevos modos de volver a los musulmanes en contra de ellos mismos y que se auto-destruyan, como ellos lo están haciendo en el Iraq gobernado por los judíos.

     Hay todavía quinientos o más musulmanes en la prisión naval estadounidense en la Bahía de Guantánamo. Diez de ellos han sido acusados de algo y aún aquellos diez son totalmente inocentes, comparado con los estadounidenses. A los ingleses se les ordenaba constantemente confesar ser miembros de "al-Qaeda", lo que la mayoría rechazó hacer, incluso después de las más asquerosas torturas. Ellos no tenían ni idea lo que al-Qaeda era o es. Sólo la Agencia Central de Información realmente sabe lo que es. porque "al-Qaeda" es un término de la CIA. A todos nosotros se nos dijo hace años que "al Qaeda" significa "base". Yo pensaba que esto significaba "base de operaciones", o fundamentalismo o algo profundo. No. Significa "base de datos". Al-Qaeda es la lista de computador de la Agencia Central de Información de los luchadores muyahadines por la libertad a los que ellos estaban proveyendo de armas para derrotar a los ocupantes soviéticos de Afganistán atrás en los años '80. Osama bin Laden era un oficial pagador y el organizador de los combatientes apoyado por la CIA. El caso es que ésta conoce exactamente cada nombre en la base de datos porque es SU base de datos.

     Forzar a estos inocentes ingleses, o a cualquier otro musulmán, a admitir que ellos están en al-Qaeda es un lavado de cerebro y un psico-condicionamiento realizado por la CIA y el Mossad. Esto es terrorismo puro, tal como lo ha descrito George Orwell en "1984". Nadie ha descrito contra qué se levantan los musulmanes así como Orwell lo hizo en la escena culminante final en la cual Winston Smith es torturado por O'Brien. O'Brien explica que el objeto de tortura no es obtener información, sino sólo causar dolor. El único modo de saber con seguridad que una persona está realmente bajo su control consiste en que ella esté sufriendo. Es lo que los judíos bolcheviques hicieron a los rusos, los judíos israelíes a los palestinos, los estadounidenses judaizados están haciendo a los iraquíes y a los musulmanes en todas partes. Orwell nos advirtió que ése era nuestro futuro, y lo es. Él era demasiado educado para describirlo de la forma apropiada llamándolo judaísmo talmúdico, lo que yo llamo el Dominio Judío. En favor del gobierno judío, George W. Bush estuvo conduciendo [y Barack Obama está emprendiendo] una guerra despiadada de exterminación contra todos los musulmanes.

     George W. Bush, como él lo reveló cuando era gobernador de Texas, obtiene placer al torturar y asesinar a aquellos que están bajo su control total. Lea ese artículo del año 2000 en la revista Vanity Fair en el cual él se ríe nerviosamente y habla obscenamente mientras imita a Carla Faye Tucker (2) cuando ella le implora por su propia vida. Esto era en la época en que él citaría a Jesús como su inspiración.

(2) Presa ejecutada en 1998 por asesinato.

     Debo confesar que el asesinato de Saddam Hussein, disfrazado como una ejecución rutinaria, me dejó enmudecido, pero todo lo que George W. Bush hizo me dejó de alguna manera conturbado y sin el poder para describir exactamente lo que él ha hecho, o por qué. Por supuesto, Saddam fue linchado por orden de Bush, antes de que él pudiera hablar de su tratos con el padre de Bush. Saddam y George H.W. Bush según se informa compartieron miles de millones de dólares en comisiones ilegales de los kuwaitíes y de varias compañías petroleras involucradas en la región. Saddam era según se dice un dueño principal de Mercedes-Benz y por lo tanto de la Corporación Chrysler, entre muchos otras. Él fue apoyado por Bush, que luego fue jefe de la Agencia Central de Información bajo "Gerald R. Ford, Jr." (el nombre real de Ford era Leslie Lynch King, Jr.). Saddam se convirtió en presidente de Iraq en 1979, durante la presidencia de Carter, pero trabajó para Bush contra los iraníes a lo largo de los años de Reagan y de Bush.

     GW Bush afirmó que él estaba enojado con Saddam porque éste trató de matar a su "papá". Pero, como el ex-agente del Mossad Victor Ostrovsky lo ha revelado, fue el Mossad el que trató de asesinar a Poppy (Amapola) Bush en 1991, cuando él y Baker amenazaron con postergar las "garantías de préstamo" a los israelíes por un valor de diez mil millones de dólares debido a los repugnantes edificios de departamentos que ellos estaban avaramente construyendo sobre tierra palestina. Lo sé: todo Israel está sobre tierra palestina. Pero Saddam nunca intentó matar a Bush el viejo. Fueron los judíos, como de costumbre. El pequeño idiota sabía esto muy bien, pero era incapaz de aplicar la cólera sobre los judíos, de manera que él fingió la cólera sobre Saddam, que se suponía que iba a ser asesinado en vez de ser capturado y juzgado. La Agencia Central de Información fue responsable de la detención de Saddam, y por alguna razón se le permitió que viviera y amenazara los secretos de la familia Bush. Creo que este acto fue en respuesta a la decisión de Bush de desmantelar la CIA y dar su trabajo al Pentágono de Rumsfeld. Rumsfeld, el tipo que trabajó con Saddam y lo proveyó de armas químicas contra los iraníes en los años '80.

     El asesinato de Saddam era inevitable porque él tenía que ser silenciado. Su actitud digna y heroica en la horca probablemente nunca ha sido vista en nuestras vidas, y puede nunca ser vista otra vez –ciertamente en videocinta. Algunos han afirmado que realmente estábamos viendo a uno de los dobles de Saddam, pero eso no es probable. Pero, quienquiera que él fuese, él murió bien y mostró al mundo la diferencia entre un hombre de verdad y un alcohólico hijito de mamá. Como lo predije en un ensayo anterior, Saddam fue sometido a un tratamiento parecido a Nuremberg por sus enemigos enmascarados mientras la cuerda era puesta alrededor de su garganta. Insultos y maldiciones le fueron gritados a su persona. La conducta tranquila y viril de Saddam no dio ningún motivo a Bush para reírse tontamente.

     George W. Bush tiene que experimentar el mismo tratamiento que, cuando él lo ordena, le da satisfacción sexual, probablemente la única clase que él puede conseguir. Él tiene que experimentar el Dominio Judío desde el otro extremo de la cuerda. Lo mismo Cheney y todos los otros criminales de guerra bajo ellos.

     La justicia será servida sólo cuando Bush y sus manipuladores estén de pie en la horca en un cuarto maloliente, con duras cuerdas de Manila colocadas alrededor de sus cuellos y las puertas secretas abriéndose bajo sus pies. Sueño con oír el sonido de sus cuellos rompiéndose.

     Sólo el sonido de sus cuellos quebrándose detendrá la pesadilla que ellos han creado para el mundo musulmán, y la pesadilla que ellos planean para nosotros. Bush y su pandilla han cometido los peores crímenes de guerra en la Historia, con el uso de municiones de uranio empobrecido. Ellos han destinado a millones de nosotros a muy malas muertes, con cuatro millones de libras de polvo de uranio viajando por nuestra atmósfera inferior.

     Estos monstruos han matado ya a 700.000 iraquíes desde el comienzo de la invasión a Iraq, además de a miles de estadounidenses que ayudaron a matarlos. El primer Bush y Clinton mataron a más de un millón de iraquíes con la Tormenta del Desierto y sus brutales sanciones de hambre. Las próximas muertes por uranio no significan nada para ellos. Kissinger, quien aconsejaba a Bush, considera [a nuestro personal militar como] animales estúpidos, peones de los responsables extranjeros de la política.

      Hay otro grupo de estadounidenses al que tiene que abrírsele la puerta bajo sus pies: los sionistas habladores de radio. Limbaugh, Hannity, O'Reilly, Michael Savage (nacido Wiener) y todo el resto quienes han gritado desaforadamente y han incitado a la destrucción de los musulmanes. La Salchicha (Wiener) quiere millones asesinados ahora. Todos ellos piden el bombardeo nuclear de Irán. Estos bocazas hablan y hablan, sabiendo que sus palabras homicidas complacen a los israelíes. A ellos se les tiene que mostrar que las palabras viles tienen consecuencias.

     La primera cosa que debemos hacer es comprender en nuestras mentes que todos los criminales de guerra deben ser ahorcados. Debemos dejar de actuar como hemos sido programados para actuar durante generaciones, lo cual significa consentir cada malvada política y ley arreglada por estos criminales sádicos. Nosotros, además, hemos sido parte de un enorme programa sionista sobre control de la mente. Hasta ahora, no hemos roto el hechizo emitido por estos maestros del horror. Ellos tienen a millones de estadounidenses creyendo que la brutalidad estadounidense es una cosa buena. Creo que el único modo de romper el hechizo es pedir su ejecución en la horca.-


No hay comentarios:

Publicar un comentario