BUSCAR en este Blog

lunes, 18 de junio de 2012

Curt Maynard - Son los Judíos, Estúpido


     Curtis Boone Maynard (1968—21.4.2010) fue un estadounidense que dio que hablar por sus críticos artículos anti-judíos en diversos blogs que le fueron clausurando. Después de su servicio militar recibió maestrías universitarias en Psicología e Historia & Politica, y bachillerato en Artes & Ciencias. Se desempeñaba, habiéndose capacitado para ello, como enfermero. Al final se llamó la atención hacia su último drama, en que mató a su ex-mujer, una mestiza mejicana (con la que tuvo dos hijas) y después se suicidó (dijo la policía), drama que fue el de alguien que posaba como un ferviente nacionalista Blanco mientras al mismo tiempo estaba activamente mezclando su raza, por las razones que fuese.
     Ha quedado en varios sitios este artículo suyo de 2006 que hemos traducido y que sabemos fehacientemente que irrita a los que en él se alude. Ciertamente su título es el mismo que el de otro que había publicado en 2002 Edgar Steele y que nosotros publicamos ya en traducción hace unos meses (http://editorial-streicher.blogspot.com/2012/02/edgar-j-steele-son-los-judios-estupido.html), las razones de lo cual las explica Maynard en su prólogo a este escrito. Sobre el origen del título puede leerse la explicación que en dicho artículo dio el propio señor Steele. La génesis de la frase también se puede confirmar en Wikipedia buscando el término "Es la economía, estúpido". En consecuencia, valoramos este escrito en razón de su mérito propio, que es lo justo.



Son los Judíos, Estúpido
por Curt Maynard
Junio de 2006




PREFACIO

     Hace varios años yo asistía a una Universidad en el Noroeste. Mientras lo hacía recibí varias de las misivas del sitio de Edgar Steele. Apenas las leí, fui a su sitio web en http://www.conspiracypenpal.com más bien que recibirlas como correo electrónico. En cualquier caso, durante aquel tiempo "adquirí" uno de los dichos mejor conocidos del señor Steele y lo "adopté" como propio. Mi ensayo "Son los Judíos, Estúpido" no era tan original como pensé cuando lo escribí. El señor Steele escribió un ensayo excelente hace varios años con el mismo título, y parece que me debe haber gustado tanto que comencé a usar la frase "Son los judíos, estúpido" y la adopté como propia. En cualquier caso, esta declaración, que precederá a mi ensayo en mi blog a partir de este momento, es mi tentativa de remediar esta usurpación de su prosa/idea y darle la atribución que él merece. El señor Steele fue muy amable sobre todo esto. Le escribí y él preguntó si yo era el que había escrito un ensayo con el mismo título que el suyo. Ahí comprendí lo que debe haber pasado, es decir, leí su ensayo en 2004 y fortuitamente me apropié de su título. Me disculpé y él amablemente aceptó mi disculpa. Recomiendo muchísimo su ensayo "Son los Judíos, Estúpido", pues es un excelente exposición en cuanto a cómo nuestros amigos los judíos se conducen a sí mismos hoy en día y cómo nosotros los goyim permitimos que ellos se salgan con su mal comportamiento.

Curt Maynard



* * * * * * * * * * * * * * * *



     He pensado mucho tiempo en la escritura de este artículo, pero he titubeado porque no quería que el lector concluyera que yo creía que todos los judíos son cómplices en lo que atañe a una vasta conspiración para socavar la civilización occidental y establecer un gobierno mundial talmúdicamente centrado. Sin embargo, los tiempos han cambiado, y me siento obligado a escribir esto y publicarlo en el último baluarte de la libertad de expresión, la Internet —antes de que en su actual forma deje de estar disponible para la Humanidad.

     Por supuesto no todos los judíos están involucrados en este plan infame, pero lamentablemente la mayor parte de ellos vendrán a ayudar a aquellos que sí lo están. Hay algunas excepciones. De vez en cuando uno criticará a otro, pero por regla general, aquellos que están en una posición para denunciar públicamente a uno de los suyos son todavía pro-Israel o pro-sionistas en su orientación. Un anfitrión judío de un conservador programa de entrevistas llamado Michael Savage recientemente condenó a George Soros, un multinacional supremacista judío, por involucrarse en la clase de actividades que según Savage condujeron al Holocausto hace más de sesenta años. En cierto modo Savage tiene razón: Soros es exactamente el tipo de judío que motivó a los alemanes a despertarse y elegir democráticamente a Adolf Hitler en 1933. Las truculencias financieras en las que Soros se involucra hoy, son más o menos las mismas cosas en las que los judíos alemanes estaban implicados antes de la Segunda Guerra Mundial. Lamentablemente, Savage no puede ser mirado como un modelo a imitar por los judíos tampoco; él es un ferviente sionista y un apologista israelí, que tolera ciegamente a este pequeño provocador no importándole lo que haga o a quien se lo haga

     Este pequeño altercado entre Soros y Savage ilustra un punto importante y uno que tengo la intención de ampliar a fondo en las siguientes páginas. Savage es supuestamente un judío "derechista" y Soros es según dicen un izquierdista. Ambos son judíos, ambos tienen una voz, ambos tienen una plataforma: la de Savage es su programa radial de conversación y Soros habla por medio de varias organizaciones, como http://www.moveon.com y cualquiera otra que su dinero y su influencia compre. Usted no escuchará a ningún crítico no-judío de Israel en la radio, televisión o en Moveon.com; ellos no tienen ninguna voz, ninguna plataforma, no en los principales medios de comunicación de todos modos. Las redes han llegado al punto en que cuando hablan de Israel y/o los asuntos del Medio Oriente, son presentados los expertos y los analistas, que pueden mencionarse también como judío Nº1, judío Nº2 y judío Nº3. No puedo decirle a usted cuán enfermo me pongo cuando Fox News, la red de noticias supuestamente "imparcial y equilibrada", presenta a Charles Krauthammer y William Crystal a sus espectadores como si cualquiera de ellos supuestamente pudiera ofrecer una opinión imparcial cuando se refieren a Israel y/o a la judería organizada: ambos son en todo el sentido de la palabra supremacistas judíos.

     Los judíos están hoy en día tan sobre-representados, son tan desproporcionadamente predominantes, en casi cada faceta de la vida estadounidense, a pesar de componer un muy pequeño porcentaje numérico de nuestra población, que ya no creo, como una vez lo hice, que la mayoría de las personas no esté consciente de ello. Seguro que hay unos cuantos que están afanosamente tratando de adquirir tanto dinero como les sea posible, o mirando American Idol, o absorbidos en juegos de video y en MTV, que no están totalmente despiertos, pero en mi opinión, como la de la mayoría de todos modos, aquellos que niegan el alcance y omnipresencia de la influencia judía en EE.UU. hoy son o bien ignorantes o engañadores o cómplices.

     Un fenómeno reciente que finalmente me animó a escribir "Son los Judíos, Estúpido" es esta increíble tendencia corta de vista e idiota a comparar a George Bush con Adolf Hitler, o sacar a colación la supuesta relación del abuelo de Bush con los nacionalsocialistas y sugerir de alguna manera que esta presunta relación demuestra que Bush es un nazi. Esta ridícula teoría es fomentada por la misma gente que suprime la abundante evidencia que implica a los israelíes, y por unos cómplices medios predominantemente judíos, en lo que pasó en la ciudad de Nueva York y en el Pentágono el 11-S, gente como Greg Szymanski, que, a propósito, afirma vivir en una muy pequeña comunidad de Idaho conocida como Spirit Lake, pero como todas sus teorías, ésta también es una mentira: mi madre vive en Spirit Lake, y Szymanski no. A Szymanski también le encanta implicar a un así llamado "Papa Negro" en cada incidente infame que ha ocurrido en las pasadas décadas. No puedo decirle a usted quién o exactamente qué es este "Papa Negro", por cuanto no me tomo la molestia de leer la mierda de Szymanski; él es un idiota y un propagandista ordinario, a quien le gustaría desencaminar la atención de sus lectores hacia ideas absurdas como que Bush es un nazi y/o un criado de este nebuloso Papa Negro. He escrito a Szymanski varias veces y le he señalado que "son los judíos, estúpido", pero él rechaza responder a mis misivas, prefiriendo en cambio seguir con sus insustanciales y engañosos discursos. He concluído desde entonces que Szymanski no es sólo un tonto sino que él es un arma contratada y un agente provocador, reconocido, no uno muy bueno, pero uno sin embargo.

     De este modo, algunos de ustedes podrían preguntar: "Bien, ¿cómo sabe usted exactamente que Bush no es un nazi?". Para cualquiera con el conocimiento más superfluo de la Historia en lo relacionado con la Segunda Guerra Mundial, esto no es tan sorprendente. Tristemente la mayoría de los estadounidenses está más en sintonía con sus sentimientos de autoestimación que con los de la Historia en general, de manera que ellos pueden ser más susceptibles a creer conceptos que son tan erróneos que aquellos con un conocimiento sólo rudimentario ignoran en seguida. Hitler procuró excluír a los judíos de la vida alemana, sobre todo su representación en el gobierno, las academias y los medios de comunicación alemanes, que estaban compuestos de periódicos, revistas de noticias y radio en esos días —no la televisión, no disponible al público—; entonces éste no era uno de los asuntos. George Bush ha designado a judíos en algunas de las posiciones más sensibles en el gobierno estadounidense: Michael Chertoff es el Director de Seguridad Interior (Homeland Security), un cargo que lo ubica en una posición para hacer más o menos lo que guste con nuestro aparato de Seguridad Nacional. Chertoff es un judío étnico y un ciudadano dual del Estado de Israel. Hitler no hubiera considerado designar a un judío para tal cargo, y punto. No habría sucedido, principalmente porque el pueblo alemán, el Partido Nacionalsocialista y Adolf Hitler eran completamente conocedores del hecho de que la judería alemana había hecho colectivamente todo lo posible para destruír la economía alemana y a la nación alemana después de la Primera Guerra Mundial. ¿Significa esto que cada judío alemán participó en este traicionero objetivo, que cada judío alemán se hizo rico a costa de sus vecinos alemanes no-judíos?. Por supuesto que no; pero como hoy en EE.UU., la mayoría de los judíos participó activamente en encubrir los crímenes de sus delictuales co-religionarios, lo que los hace cómplices hasta cierto punto. Uno puede ver el mismo fenómeno ocurriendo hoy en EE.UU. Cada vez que alguien menciona que los judíos están desproporcionadamente representados en el gobierno de Estados Unidos, en los medios de comunicación, entre los académicos, en la profesión médica, en la banca, lo que en efecto es así, se encuentra, sin ser culpable de ningún verdadero delito, con un asalto coordinado de un número increíble de judíos, que procuran silenciarlo endilgándole varias etiquetas, es decir, "anti-semita", "intolerante", "racista", etcétera...

     Uno escucha muchas excusas para este apoyo cohesivo, que sólo habilita a los criminales: miedo del anti-semitismo, y/o miedo del siguiente pogrom u holocausto. Lamentablemente para la judería colectiva, esta excusa no los limpia. Lo que ellos están haciendo, y lo que los alemanes sabían que ellos estaban haciendo colectivamente en 1933, y de lo que los estadounidenses se están lentamente dando cuenta ahora, ayuda e incita a su co-religionarios a cometer delitos que son equivalentes a la traición. En 1933 la nación alemana democráticamente eligió a un líder que les prometió que no permitiría que esta realidad absoluta y empírica continuara. George Bush, por otra parte, eligió a un judío llamado Bernanke para sustituír a otro judío llamado Alan Greenspan como cabeza de la Reserva Federal, una posición que es sin duda una de las más poderosas e influyentes en el gobierno hoy. En palabras de Joseph Goebbels, si Hitler y sus nacionalsocialistas hubieran hecho algo así después de que el pueblo alemán durante una década había sufrido de hiperinflación y de las privaciones asociadas, el pueblo alemán habría "puesto una caja en sus oídos" [1].

     El hecho es que George Bush no es un nazi. Él no es en lo más mínimo comprensivo con el nacionalismo, para no mencionar al Nacionalsocialismo; él es sin una duda el presidente más amigo de los judíos que se haya sentado alguna vez en el período del Despacho Oval. Adolf Hitler procuró exiliar a los judíos alborotadores; Bush procura hacerlos sus consejeros de política extranjera y doméstica más influyentes. Como Bush mismo diría, "no se equivoque": nuestro comandante y jefe no es crítico de Israel y/o la cantidad desproporcionada de influencia que los judíos ejercen en Estados Unidos; él es su amigo, su aliado, y al final, está más preocupado por los intereses de ellos que por los de su propia nación. Existen algunos que buscarían convencerlo a usted y a mí de que Bush es un "fundamentalista cristiano", y que es por esa razón que él apoya a Israel y a los judíos con tal vigor, pero ésta también es una quimera: Bush es un oportunista, no un ideólogo; él no tiene ninguna lealtad a algo más allá de él mismo y sus propios intereses comerciales.

     Goebbels fue en parte un profeta paria: él comprendió a la judería organizada como pocos estadounidenses lo hacen hoy. Él entendió que el que colectivamente la judería etiquetara como "anti-semita" a la jerarquía nacionalsocialista, y en verdad al pueblo alemán mismo, era una técnica que ellos habían usado con éxito, que incluso habían perfeccionado, a fin de hacer progresar sus intereses mientras al mismo tiempo suprimían cualquier disenso entre la mayoría de los no-judíos. Vemos esta misma técnica aplicándose hoy, en todo el mundo, en cualquier momento en que alguien divulga honestamente las acciones de algún judío en algún delito; aquél es inmediatamente difamado con la etiqueta de "anti-semitismo". Éste no es un fenómeno reciente y no tiene nada que ver con el sionismo, como Noam Chomsky podría sugerir: es una técnica eterna desarrollada por la judería durante un amplísimo período de tiempo, como se evidencia en un trozo que Goebbels escribió en su diario durante la Segunda Guerra Mundial, hace más de sesenta años:

     "Los judíos en Inglaterra ahora exigen leyes para protegerse del anti-semitismo. Conocemos esta táctica por nuestro propio pasado cuando luchábamos por el poder. No ayudé mucho. Siempre fuimos capaces de encontrar lagunas en la ley. Además el anti-semitismo no puede ser erradicado por ley una vez que ha echado raíces entre el pueblo. Una ley contra el odiar a los judíos es por lo general el principio del fin para los judíos" [2].

     Goebbels también hizo notar en su diario una inevitabilidad que alcanzará a la judería una vez más, una inevitabilidad que los ha alcanzado en el pasado, una a la que no parecen escapar completamente y que debería motivar a cualquier judío sano a reconsiderar seriamente su relación con el llamado Estado judío de Israel y su evidente indiferencia para lo que la mayoría de la gente en el mundo quiere, y que es vivir libre del yugo judío, sea aquél de naturaleza económica o de un carácter socio-politico-cultural. En la anotación siguiente Goebbels señala algo que se hace evidente hoy: muchos judíos se están dando cuenta del hecho de que los no-judíos están comenzando a escudriñar algunos hechos incómodos que implican a judíos que están detrás de muchos asuntos efectuados en su mayor parte por ellos. Esto se está haciendo cada vez más difícil de ocultar, la gente está comenzando a notar que los judíos están desproporcionadamente representados en las áreas de la vida en que la mayoría de los no-judíos está más preocupada, y que son la degeneración de la cultura occidental, la degeneración de la cultura estadounidense, la degradación de los valores cristianos, el colapso del sistema educativo estadounidense y el saqueo de nuestra economía. En su prisa para encubrir su participación en estas áreas, los judíos se están exponiendo como nunca antes, y debido a esto los estadounidenses ahora saben que los judíos dominan Hollywood, los medios de comunicación en todas sus facetas, nuestra economía, nuestro sistema judicial y en muchos aspectos nuestro mismo gobierno. Una vez más, esto no es nada nuevo. Los judíos habían intentado la misma cosa en Alemania después de la Primera Guerra Mundial, y en Francia, y en Polonia, y en España. Los judíos étnicos de hecho han sido expulsados de más países que cualquier otro grupo étnico en la Historia, no por su fe como ellos hoy alegan, sino debido a su comportamiento colectivo. A pesar de que su profesor de Historia le hablará a usted sobre la expulsión de ellos de España bajo Fernando e Isabel, eso no tuvo nada que ver con el hecho de que los judíos no fueran católicos y sí todo que ver con su comportamiento: ellos intencionalmente esclavizaron al pueblo español bajo su yugo usurero; ellos absolutamente, sin ninguna duda en absoluto, guiaron a los invasores moros desde África, y por lo tanto ellos incuestionablemente cometieron traición, y el pueblo español lo supo. Es por estos motivos y no otros que los judíos fueron expulsados de España, y usted puede apostar que no hubo ningún ojo humedecido que se encontrara entre las víctimas españolas. Teniendo en cuenta esto, considere cuidadosamente las palabras de Joseph Goebbels:

     "Los judíos no siempre son tan inteligentes como les gustaría a ellos mismos creer. Siempre que están en peligro ellos resultan ser los diablos más estúpidos" [3].

     Goebbels estaba por supuesto en lo correcto, contemporáneamente y en un sentido moderno también. La judería organizada en efecto ha llegado a desesperarse; ellos se expusieron completamente en el 11-S, y si los medios de comunicación estuvieran en otras manos, su quinta columna habría sido neutralizada hace mucho y la "guerra contra el terrorismo" habría terminado. Si no fuera por el hecho de que el equipamiento completo de los medios era kosher, los estadounidenses sabrían que 150 israelíes fueron detenidos en Estados Unidos después del 11-S por espionaje y luego silenciosamente deportados sin que le informase al público el judío y ciudadano israelí dual Michael Chertoff, que era entonces el vice-ministro de Justicia bajo el lacayo John Ashcroft. Si no fuera por el hecho de que los medios de comunicación están con un virtual y muy judío collar estrangulador, los estadounidenses sabrían que cinco israelíes fueron detenidos el 11-S después de que se les vio filmando los impactos de los aviones de pasajeros en el Centro Mundial de Comercio, riéndose, bromeando y palmoteándose el uno al otro en las espaldas como una manera de felicitación. Estos judíos israelíes también fueron deportados a Israel sin que se informara al pueblo estadounidense de que ellos incluso habían sido detenidos, para no mencionar lo que su comportamiento pretendía haber sido. Si no fuera por los medios y el gobierno cómplices, sin contar el corrupto sistema judicial, los estadounidenses estarían familiarizados con el hecho empírico de que el 2 de Enero de 2004 un judío israelí llamado Asher Karni fue detenido por haber vendido más de sesenta detonadores de armamento nuclear a Paquistán, la más inestable república islámica del mundo y un país en el cual "Osama", como en Osama Bin Laden, es el nombre más popular para un niño varón. Si los medios de comunicación estadounidenses no estuvieran bajo el control directo de los judíos, la gente sabría que un judío estadounidense llamado Yehuda Abraham fue detenido en 2003 por conspirar para vender misiles rusos tierra-aire a agentes encubiertos de la FBI que se hicieron pasar por agentes de Al-Qaeda, en el entendimiento de que estos misiles serían usados sobre aviones de pasajeros civiles estadounidenses dentro de Estados Unidos.

      El hecho es que no sabemos si los susodichos judíos son de hecho sionistas, o siquiera simpatizantes de la causa sionista, pero sabemos realmente que ellos son judíos étnicos y conocemos sus nombres, identidades, y las acciones que le están siendo ocultadas al pueblo de Estados Unidos, con la intención expresa de engañar a los estadounidenses para que crean que Israel es su aliado.


¡Son los Judíos, Estúpido!

     No importa si los judíos parecen ser izquierdistas, como Alan Dershowitz o Noam Chomsky, o si ellos parecen ser "derechistas", como el ex-izquierdista David Horowitz, o Michael Savage, o Norman Podheretz, William Krystal o Charles Krauthammer; ellos inevitablemente están absortos en fomentar lo que no puede ser considerado de ninguna otra manera que como intereses judíos. Conceptos como liberalismo y conservadurismo para ellos no son nada más que puntos de vista a ser manipulados y dominados para el avance de los intereses judíos como un todo colectivo. Un ejemplo perfecto de esta incestuosa predilección es cómo los judíos tanto de la derecha como de la izquierda consideran a los oligarcas criminales de Rusia y su adquisición criminal de la infraestructura entera de Rusia en los años '90, pagando sólo centavos por cada dólar. El pueblo ruso conducido por su presidente Vladimir Putin ha procesado recientemente a varios oligarcas judíos por este robo monumental. La mayor parte de los procesados se han escapado a Israel y/o Gran Bretaña; sin embargo, sus activos en Rusia han sido incautados, en forma legítima podría ser añadido, y sus fortunas mal adquiridas han sufrido por lo tanto. Entonces tras esto ¿qué hace la judería organizada?: Ellos tiran de cada cuerda que pueden, ellos ejercen su increíble influencia colectiva sobre varios congresistas [estadounidenses] en un esfuerzo para lograr que condenen al gobierno ruso como antidemocrático; ellos obligan al Presidente Bush a apoyar las condenas, ellos presionan a cada uno y a todos los que pueden en un esfuerzo para permitir a estos ladrones judíos retener sus monedas y propiedades robadas. Usted no verá ningún artículo escrito por judíos condenando a esos oligarcas por robar miles de millones del pueblo ruso, pero usted verá un gran número de artículos escritos por judíos condenando a Putin y al pueblo ruso por protestar por el hecho de que ellos han sido estafados. Realmente no sabemos si estos oligarcas son sionistas y/o simpatizante de la causa sionista. Sabemos realmente sin embargo que ellos son judíos étnicos y que ellos rápidamente se hicieron capitalistas después del colapso de la URSS, a pesar de haber vivido en un país comunista durante la mayoría de sus vidas. Por suerte sabemos hoy que los oligarcas de Rusia fueron financiados por judíos étnicos de EE.UU., y que sus defensores primordiales hoy son los mismos judíos estadounidenses; de modo que otra vez, a pesar del humo y los espejos del demasiado previsible monstruo imaginario del sionismo, "son los judíos, estúpido", no su último "ismo".

     Lenard Lieberman [4], vicepresidente de Clear Channel Communications, uno de los más grandes si no el mayor dueño corporativo de emisoras de radio a través de Estados Unidos, lanzó una campaña con vallas publicitarias en California hace un año aproximadamente, que afirmaba que Los Ángeles estaba en México, no en California. La reacción fue previsible: millones de estadounidenses reaccionaron negativamente ante las vallas publicitarias, exigiendo inmediatamente que ellas fueran retiradas, lo que como era de esperar condujo a acusaciones de racismo, y luego los medios tal como era de esperarse sacaron a relucir a toda clase de radicales a favor de los mexicanos que afirmaban que California era parte de México, y aquellos que discutían esta afirmación eran etiquetados como "racistas".

      Los títeres hispánicos de Lieberman y los voceros de Clear Channel insistieron en que sólo los "racistas" querían que se desmontaran los carteles y afirmaron contra toda oposición que éstos permanecerían, y durante aproximadamente una semana así sucedió. Al principio la población estadounidense reaccionaria culpó a los mexicanos e hispánicos. Fue sólo después de una extensa investigación en Internet que los hechos salieron a la luz: un vicepresidente judío de Clear Channel llamado Lenard Lieberman fue el cerebro detrás de la campaña publicitaria y había ordenado el montaje de los carteles. Una vez que esta información fue publicada en Internet, los carteles inmediatamente fueron sacados, durante la noche de hecho. Los medios abandonaron el asunto entero y ninguna otra palabra sobre las vallas publicitarias ha sido desde entonces oída en la ondas hertzianas estadounidenses. Lieberman probablemente no es un radical "izquierdista", considerando que él es el vicepresidente de una gran corporación capitalista estadounidense; no sabemos si él es un sionista, pero sabemos que él es un judío, y podemos ver por su comportamiento subrepticio que él estaba mucho más interesado en fomentar la división que en la creación de la unidad. El hecho es que la judería organizada es el impulso principal tanto detrás de la inmigración legal como ilegal en las naciones occidentales. Aquellos que discuten este hecho absoluto son una vez más, o estúpidos, o engañadores o cómplices. Los judíos aman jugar en todos los lados; como una materia de hecho, son maestros en ello. Al hacer eso ellos esperan controlar las agendas de cualquier organización que pudiera desafiar un día la orden kosher establecida. ¿Recuerda a Cindy Sheehan?. La señora Sheehan es esencialmente una izquierdista que acertó cuando envió una carta a una importante red noticiosa afirmando que su hijo se había integrado al Ejército para proteger a los Estados Unidos de América y no a Israel. Su fama creció exponencialmente sólo precediendo a la de la carta y su secuela inmediata. Ella se presentó en el rancho de Bush en Texas exigiendo ver al traidor, todas las redes proporcionaron cobertura, pero alguien la convenció de que se retractara en su declaración en lo concerniente a Israel, y por lo tanto ella ha sido marginada desde entonces. Seguro que los medios judíos le lanzan un hueso de vez en cuando, pero ella nunca recuperará el ímpetu que tuvo en el verano de 2005. Ella ha sido desde entonces relegada a hablar de la "unidad" y a escribir a las iglesias, donde los judíos pueden tener sus ojos sobre ella siempre.

     El completo colapso de la inmigración en Estados Unidos hoy está completamente dominado por judíos étnicos. Ellos aseguran que no hay ninguna legislación restrictiva, y cuando individuos como los Minutemen se forman en grupos y llegan a hacerse muy populares, los judíos ponen en funcionamiento la propaganda de los medios y todas las denuncias comunes de intolerancia, y/o ellos consiguen a sus títeres, gente como George Bush, para acusar a los Minutemen de vigilantismo. Por suerte pocos estadounidenses toman a aquel tonto en serio ya por más tiempo; ellos básicamente lo han catalogado como lo que es, un traidor condenable. Entonces ¿cómo llevan a cabo los judíos todo esto?. Considere lo siguiente:

     «La relación entre judíos y "latinos" es vista ahora como una prioridad absoluta para nuestra comunidad [judía]», dijo el director de área del Comité Judío Estadounidense de Washington DC, David Bernstein. «Los vemos [a los hispánicos] como cada vez más activos políticamente y cada vez más dispuestos a trabajar con compañeros de coalición para alcanzar nuestros objetivos colectivos». El fenómeno ha estado surgiendo en los últimos cinco a diez años. Grupos como el Comité Judío Estadounidense y el Consejo de la Comunidad Judía han estado formando coaliciones con organizaciones como el Consejo Nacional de La Raza y la Liga de Ciudadanos Latino-Estadounidenses Unidos [5].

     Sin duda la judería organizada amaría cultivar esta relación; sería buena para los judíos aunque devastadora para los hispánicos. Después de casi ochenta años de explotación, la comunidad Negra ha logrado finalmente semi-desenredarse de la sujeción parásita de la judería organizada. Si en efecto esta relación entre grupos hispánicos y judíos se desarrolla posteriormente, no hay duda de que la relación relativamente armoniosa que ha habido hasta hoy entre hispánicos y Blancos se terminará y llegará a ser como la agitada, resentida y negativa relación que hay entre las comunidades estadounidenses Blancas y Negras. La comunidad Negra ha sido tan explotada por la judería durante los ochenta años pasados que ellos pueden estar más allá de la recuperación como un grupo viable en Estados Unidos. Esto no quiere decir que los judíos sólo se han enfocado en los afro-estadounidenses, no; ellos han victimizado y estigmatizado a cada hombre y mujer Negros, y ellos han hecho eso convenciendo a estos Negros de que el judío es su único aliado y amigo. Ellos entonces se dan vuelta y usan a la raza negra como un chivo expiatorio para delitos judíos, tal como lo han hecho exitosamente después del huracán Katrina, cuando la atención estaba puesta en los israelíes y en los medios judíos en cuanto a la Guerra de Iraq. Y entonces vino el huracán Katrina, y el asunto del desplazamiento de un grupo de negros tan degenerados e incapaces, siendo tercera y cuarta generación receptora de ayuda de bienestar social, que ninguna persona Blanca en su sano juicio los querría como vecinos. Pero los judíos salieron en masa, haciendo todo lo posible para relocalizar a estos Negros en la más improbable de las regiones Blancas, es decir, en Utah, de modo que durante meses el Estados Unidos Blanco tuvo su mente casi en nada más que en la depravación y la ignorancia de muchos de estos semi-salvajes de Nueva Orleans y en los modos para mantenerlos fuera de sus vecindades. Resultado: muy pocos estuvieron enfocados en lo que Israel estaba haciendo en Palestina o lo que pasaba en Iraq e Irán.

     Entonces ¿cómo explotan los judíos su relación con las minorías?.

     David Horowitz fue una vez un izquierdista judío bastante conocido en los años '60 y '70. Él se ha "convertido" desde entonces al neo-conservadurismo, lo que no es un gran salto ideológico, por extraño que pueda parecer: los neo-cons realmente no son nada más que izquierdistas trotskistas con un supuesto punto de vista "derechista" en política exterior, lo que es sólo otro modo de decir que ellos apoyan al Estado de Israel incluso a costa de su país anfitrión, los Estados Unidos de América. En cualquier caso, Horowitz escribió una autobiografía hace unos años. En ella él trató de explicar a sus lectores anteriormente orientados hacia la izquierda cómo él llegó a rechazar el socialismo que alguna vez defendió y abrazó en cambio la agenda neo-conservadora [léase "supremacista judía"]. Su autobiografía se titula Hijo Radical. No es muy buena, pero afortunadamente Horowitz admitió unas cuantas cosas que hacen la lectura de este informe mucho más fácil. Considere el siguiente pasaje y luego tenga en cuenta que la judería organizada ha negado estar en el papel principal en la dirección de la agenda de las organizaciones radicales Negras.

     «Hablando con Huey [Huey Newton, un bien conocido radical negro] como una especie de igual... me envalentonó para plantear aún otro asunto difícil. Una especie de anti-semitismo se había desarrollado en el Partido [el partido de Las Panteras Negras] durante los años en que él [Newton] estuvo en prisión. Por supuesto, las Panteras no eran los únicos entre los radicales Negros en sus ataques contra los judíos. En 1966, Stokely Carmichael y los líderes del SNCC había expulsado a los blancos de la organización de derechos civiles, acusándolos de ser una "quinta columna" dentro del movimiento. Puesto que los judíos eran casi la mayoría de los blancos en estas organizaciones, y habían desempeñado un papel estratégico en la organización y financiamiento de la lucha, estaba claro para todos que ellos eran el objetivo primario del asalto. Esto fue subrrayado por el apoyo que Carmichael y la izquierda negra dieron a los Estados árabes durante su ataque de 1967 contra Israel. Lamentablemente la mayoría de la gente no está consciente del hecho de que Israel atacó preventivamente a los Estados árabes el 5 de Junio de 1967, y no al revés» [6].

     Esto es a lo que yo me referiría como "revisionismo kosher", y es completamente común en el mundo hoy, como un asunto de hecho, es la norma. El revisionismo histórico ha desarrollado un mal nombre principalmente porque el revisionismo kosher gobierna las ondas hertzianas, la radio y la televisión; los judíos étnicos tienen casi el monopolio en los medios en todas sus formas, y por esta razón mentiras como las de Horowitz pasan inadvertidas para la mayoría de las personas. Horowitz establece predeciblemente su "admisión", es decir, que los judíos estaban desproporcionadamente representados en el movimiento por los derechos civiles de los Negros, primero postrándose de tal modo como para engañar al lector para que crea que él, Horowitz, era el único capaz de influír sobre Newton, porque Newton, el hombre Negro en la relación, sentía que Horowitz era un igual. Muchas personas se reirán de la sola idea de que un judío consideraría a algún Negro como un igual. Por regla general, los judíos aborrecen a los Negros más que a los Blancos, pero ellos encuentran que la explotación de los Negros es ventajosa para el progreso de su agenda, y es por esta razón, y ninguna otra, que ellos se asocian con negros [7].

     Más tarde en su autobiografía Horowitz nuevamente refuerza la susodicha mentira reiterándola, pero en una manera ligeramente diferente, mas con el mismo objetivo en mente: convencer a su lector de una mentira (es decir, que los árabes atacaron a los israelíes en 1967) y simultáneamente difamar a los árabes/musulmanes en general:

     «Comencé a examinar acontecimientos del pasado a los cuales yo había prestado poca atención antes, como la expulsión de los judíos del movimiento por los derechos civiles en 1966. Los judíos habían financiado el movimiento, ideado sus estrategias legales y proporcionado apoyo a sus esfuerzos en los medios y en las universidades, y dondequiera más ellos tuvieran el poder. Más de la mitad de los jinetes de la libertad que habían ido a los Estados del Sur era judíos, aunque los judíos constituyeran sólo el 3% de la población. Era un espectáculo sin precedentes de solidaridad de un pueblo hacia otro. Los judíos habían puesto sus recursos y vidas en la línea para apoyar la lucha de los Negros por los derechos civiles, y en efecto dos de sus hijos —Schwerner y Goodman— habían sido asesinados por sus esfuerzos. Pero incluso mientras estos trágicos acontecimientos estaban todavía frescos, los líderes negros del movimiento habían expulsado bruscamente a los judíos de sus filas. Cuando Israel fue atacado en 1967 por una coalición de Estados árabes pidiendo su aniquilación, los mismos líderes negros dieron su apoyo a los agresores árabes, denunciando al sionismo como racismo» [8].

     Una vez más, (dice que) los israelíes atacaron preventivamente a los árabes el 5 de Junio de 1967, y no a la inversa. Horowitz no está confundido; él sabe esto, pero se ve forzado a mentir a fin de fabricar la historia —el rasgo judío más común y que ellos han sido capaces de salirse con él sólo debido a su estratégico dominio completo sobre los medios de comunicación y la industria editorial.

     El hecho es que el sionismo es racista, es intrínsecamente racista, mucho más que cualquiera de las antiguas leyes Jim Crow [véase en Wikipedia el artículo "Jim Crow"]. El judaísmo mismo es una religión racista, es bastante obvio: el fundamento entero del judaísmo se apoya en la idea de que los judíos son un "pueblo elegido", y el término "pueblo" implica raza y "elegido" implica exclusividad. Ponga los dos términos juntos y usted inevitablemente tiene "racismo". Una cosa muy fácil realmente, pero una idea que los judíos han mantenido escondida exitosamente del ganado goyim.

     El hecho es que los judíos han explotado a los Negros, si retrocedemos el camino, desde principios del siglo XX. Ellos fundaron, desarrollaron y financiaron la NAACP [National Association for the Advancement of Colored People], un hecho del que los profesores de Historia y ciencia política todavía están demasiado asustados para confesar abiertamente, pero un hecho sin embargo.

     En este punto, pongámonos serios. Rechacemos, al menos momentáneamente, la automática reacción de descartar lo que está escrito abajo sólo basados en nuestra respuesta emocional. Consideremos cuidadosamente los hechos; consideremos luego lo que ellos podrían significar, y al final, consideremos lo que de las ramificaciones últimas de estos hechos puede presentarse en nuestro no demasiado distante futuro. Cuando pregunto por ejemplo, qué grupo, más que cualquier otro grupo distinguible, fue responsable de la revolución bolchevique, y luego contesto a esa pregunta diciendo "son los judíos, estúpido", no la rechace como una respuesta arbitraria; no es arbitraria, es un hecho empírico, y uno que puede ser fácilmente comprobado si el lector decide dejar de lado su respuesta emocional y se embarca en unas pocas horas de investigación.


     ¿Qué grupo bien definido ha sido expulsado de más regiones en los dos últimos milenios que cualquier otro grupo?. Son los judíos, estúpido.

     ¿Qué grupo bien definido ha dirigido más movimientos subversivos radicales dentro de sus naciones anfitrionas que cualquier otro grupo reconocible?. Son los judíos, estúpido.

     ¿Qué grupo ha evitado más sistemáticamente el servicio militar, sobre todo en las líneas del frente, que cualquier otro grupo?. Son los judíos, estúpido [9].

     ¿A qué grupo más que a cualquiera otro siempre se le ha cuestionado su patriotismo?. Son los judíos, estúpido.

     ¿Qué grupo étnico/religioso específico más que cualquiera otro ha procurado sistemáticamente entrampar y luego explotar a poblaciones nativas bajo el yugo de la usura?. Son los judíos, estúpido.

     ¿Qué grupo étnico/religioso domina las finanzas internacionales?. Son los judíos, estúpido.

     ¿Qué grupo étnico domina los medios de comunicación en Europa y Norteamérica?. Son los judíos, estúpido.

     ¿Qué grupo étnico domina Hollywood?. Son los judíos, estúpido [10].

     ¿Qué grupo étnico ha hecho más para subvertir la verdadera investigación científica en las ciencias que cualquiera otro, incrustándose ellos mismos en las disciplinas de la Psicología, la Sociología y la Antropología, y haciéndolo de tal modo que las han secuestrado y politizado completa y totalmente?. Son los judíos, estúpido [11].

     ¿Qué grupo étnico nos dio el "multiculturalismo", y luego prosiguió con un programa de adoctrinamiento que reforzó esta divisiva farsa alcanzando directamente nuestros lugares de trabajo, hogares y escuelas mediante la "diversidad" obligatoria y la "tolerancia", programas de formación y representaciones?. Son los judíos, estúpido [12].

     ¿Quién nos trajo el "judeo-cristianismo", un concepto que amalgama erróneamente dos puntos de vista religiosos y culturales claramente diferentes y diametralmente opuestos?. Son los judíos, estúpido [13].

     ¿Qué grupo étnico ha hecho más que cualquiera otro para identificarse a sí mismo como las únicas víctimas reales de la Alemania Nacionalsocialista y de la Segunda Guerra Mundial?. Son los judíos, estúpido.

     ¿Qué grupo étnico ha perpetrado uno de los mayores fraudes sobre la Humanidad en la forma del llamado "Holocausto"?. ¡Son los judíos, estúpido! (Éste es un punto importante; por favor vea la nota asociada) [14].

     ¿Qué grupo étnico domina la mafia rusa?. Son los judíos, estúpido.

     ¿Qué grupo étnico domina la industria de la pornografía?. Son los judíos, estúpido.

     ¿Qué grupo étnico es más responsable que cualquiera otro por el actual comercio de esclavos sexuales?. Son los judíos, estúpido.

     ¿Miembros de qué grupo étnico atacaron intencionalmente un barco estadounidense en 1967 llamado el USS Liberty, en lo que equivalió a un acto de guerra contra Estados Unidos y luego usaron a miembros de su misma etnia en EE.UU. para encubrir aquel hecho?. Son los judíos, estúpido.

     ¿Miembros de qué grupo étnico procuraron bombardear bienes estadounidenses en El Cairo, Egipto, en los años '50 y culpar a los árabes, en una tentativa de incriminarlos injustamente y convencer a los estadounidenses para apoyar económica y militarmente al Estado sionista?. Son los judíos, estúpido [15].

     ¿Qué grupo más que cualquiera otro ha procurado socavar los valores cristianos y la civilización occidental en un esfuerzo para dividir y conquistar?. Son los judíos, estúpido.

     ¿Qué grupo étnico estuvo excesivamente representado en los escándalos de los bonos-basura de los años '80?. Son los judíos, estúpido [16].

     ¿Miembros de qué grupo étnico estuvieron profundamente involucrados en el escándalo de la Enron Corporation, pero fueron capaces de utilizar la influencia de los medios judíos de comunicación para acceder a la mente estadounidense de tal modo que casi eliminan su papel?. Son los judíos, estúpido [17].

     Esta lista podría seguir y seguir. Se requeriría un contenedor del tamaño de Moby Dick para encerrar los muchos crímenes que los judíos étnicos han cometido contra los no-judíos sólo en la década pasada. El objeto de escribir esto no es convencer a los lectores de que cada judío está profundamente entrelazado en un complot para destruír la sociedad no-judía, sino de que el judaísmo no es una religión pacífica que procura coexistir en armonía con los no-judíos. El hecho es que el judaísmo es primero que nada una religión "supremacista" que aboga por el predominio de los judíos sobre los no-judíos.

     A menos que estos últimos se den cuenta del hecho de que el sionismo es solamente el último "ismo" del judaísmo, precedido en el pasado por muchos otros, es decir, feminismo, socialismo, comunismo y otros, y que estos "ismos" no son nada más que tácticas usadas en una gran estrategia para debilitar nuestra voluntad y civilización occidental misma, nunca tendremos el núcleo del problema a mano, y seguiremos emprendiendo guerras en pro de los judíos, matando por los judíos, arrestando y encarcelando gente para los judíos, suprimiendo el derecho a la libertad de expresión para beneficio de los judíos, etcétera, etcétera... hasta el infinito. El tiempo para liberarnos es ahora.–



NOTAS:

[1]  Diarios de Goebbels. Louis Lochner, 1948, p. 336

[2]  Diarios de Goebbels. Louis Lochner, 1948, p. 336.

[3]  Diarios de Goebbels. Louis Lochner, 1948, p. 183.

[4]  Este autor ha encontrado el nombre de este individuo siendo escrito en una gran variedad de formas, probablemente en una tentativa de librarse de la investigación. Éstos incluyen a Leonard Liebermann, Lenard Leibermann, Lenard Lieberman y Leonard Lieberman.

[5]  http://www.jewishworldreview.com/0800/latinos.jews.html

[6]  p. 227.

[7] Maynard, Curt, "David Horowitz. El Supremacismo Judío y la Mecánica de Cómo los Judíos Explotan a los Negros"

[8] Horowitz, David. Radical Son, p. 275-276.

[9] Un libro excelente sobre la realidad del llamado patriotismo judío y su servicio militar es War, Money and American Memory: Myths of Virtue, Valor and Patriotism, de Richard Earley

[10] Buenos libros sobre este asunto son Hollywood Babylon y An Empire of their Own: How the Jews Invented Hollywood, de un judío llamado Neal Gabler.

[11] Excelentes ejemplos de este hecho indiscutible pueden ser encontrados en la trilogía escrita por el profesor de psicología evolutiva Kevin MacDonald, Separation and its Discontents, Culture of Critique, y A People That Shall Dwell Alone.

[12] No se equivoque: la farsa entera del multiculturalismo es tan kosher como el pescado gefilte sobre galletas sin levadura. Según la revista judía Newsweek, las nociones originales del "multiculturalismo" mismo pueden ser rastreadas hasta la judía Paula Rothenberg y su monstruosidad "científico-social" titulada Racismo y Sexismo: Un Estudio Integrado.

[13] Este autor no ha sido capaz de localizar ninguna fuente escrita o registrada que utilice el término "judeo-cristianismo" antes de 1940. El término mismo parece ser una invención moderna e impuesta sobre los cristianos a través de los medios y la influencia judía. Abraham (Abe) Foxman, director de la Liga Anti-Difamación, una organización supremacista judía, refuerza este hecho en su retorcida diatriba propagandística Never Again, donde él revela en la página 146 que él logró que Jerry Falwell, un conocido evangelista cristiano, estuviera de acuerdo en usar el término "judeo-cristiano" en vez de sólo "cristiano", cuando se refiriera a la fundación de Estados Unidos. Ésta es una nación cristiana.

[14] En los últimos años muchos revisionistas históricos prominentes [negadores del holocausto de los judíos —historiadores por otro nombre] han sido ilegalmente detenidos y deportados, víctimas de las llamadas "interpretaciones", y encarcelados en tres naciones supuestamente "democráticas y modernas", Canadá, Alemania y Austria. El público estadounidense es inconsciente de esta increíble injusticia porque los medios judíos de comunicación han adoptado una amnesia noticiosa cuando han de referirse a estos valerosos individuos. Ahora pregunto al lector con toda seriedad, considerando todo lo que ha ocurrido en el mundo hoy: ¿por qué una supuesta nación democrática moderna encarcelaría a la gente por cuestionar ciertos aspectos del Holocausto?. No encarcelamos a la gente por afirmar que ellos han sido secuestrados por alienígenas, por declarar que el Papa y el Opus Dei están detrás de todos los males en el mundo, por cuestionar la veracidad de los ex-presidentes estadounidenses, etc. ¿Por qué estamos arrojando en prisión a la gente que cuestiona ciertos aspectos de la Historia cuando se relaciona con los judíos?. Respuesta: Son los judíos, estúpido. La historia que hemos sido completamente adoctrinados para creer y aceptar sobre la base de la fe y con fervor religioso es en su mayor parte una mentira. Los judíos y los medios harían que usted creyera que los así llamados negadores del Holocausto niegan que los alemanes persiguieran a los judíos y/o que los alemanes nunca encarcelaron a judíos en campos de concentración. Sorpresa: no hay un solo revisionista que niegue estos hechos. Ellos sin embargo realmente cuestionan el casi sagrado número de 6 millones y la idea de que los alemanes gasearon sistemáticamente a los judíos en "cámaras de gas" en Polonia durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Sabía usted que durante 45 años una placa conmemorativa en Auschwitz afirmaba que 4 millones de judíos habían muerto en ese campo y que esa placa fue cambiada silenciosamente en 1990 por otra que afirma que sólo fue 1 millón y medio?. HECHO: Si no hubiera sido por el duro trabajo y la dedicación de los revisionistas históricos, gente como Ernst Zundel, Germar Rudolf, David Irving, Siegfried Verbeke, Manfred Roeder, Bradley Smith, Fred Leuchter y muchos, muchos otros, aquella placa nunca habría sido cambiada. Al final, sólo un tonto no consideraría la probabilidad de que la verdadera razón de que estos historiadores hayan sido encarcelados es porque ellos han estado tras la pista correcta desde el principio y porque hay gente por ahí, predominantemente judíos, que no quiere que otros conozcan lo que estos individuos tienen que decir.

[15] Vea la información sobre el asunto Lavon. Haga una búsqueda con Google, hay mucha información sobre este crimen. Los israelíes esencialmente admiten que ellos lo hicieron, no es un secreto de Estado.

[16] Lea acerca de Michael Milken e Ivan Boesky, ambos judíos, y ambos Reyes de los Bonos Chatarra.

[17] El testigo primario que presenta evidencias contra Ken Lay y Jeffrey Skilling fue el judío Andy Fastow, que trabajó estrechamente con los más grandes accionistas de Enron, la familia judía Belfer. Para más información sobre estos hechos, vea el excelente libro de Michael Collins Piper, La Nueva Jerusalén.



No hay comentarios:

Publicar un comentario