BUSCAR en este Blog

miércoles, 22 de febrero de 2012

Manipulación Religiosa en EE.UU. Para la Guerra


     Hemos traducido este artículo publicado recientemente el 18 de Febrero de este año en el sitio www.washingtonsblog.com sin nombre de autor individual. Su título que se lee a continuación es lo bastante claro como para mencionar de qué trata el texto, aunque sí que casi es un texto sobre textos, como suele suceder.


Millones de Cristianos Evangélicos Quieren
Comenzar la Tercera Guerra Mundial
para Apresurar la "Segunda Venida"…
y los Neoconservadores Ateos Están Usando
la Religión Para Exasperarlos
y Así Justificar la Guerra Contra Irán
Por Washington's Blog



     Los Padres Fundadores no eran particularmente anti-islámicos. Pero millones de estadounidenses creen que Cristo no vendrá de nuevo sino hasta que Israel extermine a sus competidores y haya una guerra ampliamente generalizada en el Oriente Medio. Algunas de estas gentes quieren comenzar un enorme incendio de guerra y muerte y destrucción, de modo que Jesús venga rápidamente.

     Según el ex-presidente francés Chirac, Bush le dijo que la guerra de Iraq fue necesaria para dar lugar al apocalipsis.

     En Génesis y Ezequiel, Gog y Magog son fuerzas del apocalipsis que está profetizado que saldrán del norte para destruír a Israel a menos que sean detenidas. El libro de Apocalipsis empleó la profecía del Antiguo Testamento:

     "Y cuando mil años hayan transcurrido, Satán será soltado de su prisión, y saldrá para engañar a las naciones que están en los cuatro rincones de la tierra, a Gog y a Magog, para juntarlos para la batalla y descienda fuego de Dios desde los cielos, y los devore".

     Bush creía que el tiempo para esa batalla había llegado ahora, diciéndole a Chirac:

    "Esta confrontación es deseada por Dios, quien quiere usar este conflicto para borrar a los enemigos de su pueblo antes de que una Nueva Era comience"...

     Puede haber poca duda ahora de que la razón del Presidente Bush para lanzar la guerra en Iraq era, para él, fundamentalmente religiosa. Él fue guiado por su creencia de que el ataque contra el Iraq de Saddam era el cumplimiento de una profecía bíblica en la que él había sido elegido para servir como el instrumento del Señor.

     Y el durante mucho tiempo mentor, consejero y confidente del Primer Ministro británico Tony Blair dijo:    

     "La fe cristiana de Tony es parte de él, hasta sus calcetines de algodón. Él en ese tiempo creía fuertemente que la intervención en Kosovo y Sierra Leona, y también Iraq, era todo parte de la batalla cristiana; el bien debería triunfar sobre el mal, haciendo las vidas mejor".

     El señor Burton, que a menudo fue descrito como el mentor de Blair, dice que la religión de este último le dio "una creencia total sobre lo que es correcto y lo que no", llevándolo a ver la llamada Guerra contra el Terrorismo como "una causa moral"...

     Los activistas anti-guerra criticaron los comentarios que Blair hizo en 2006, sugiriendo que la decisión de ir a la guerra en Iraq sería finalmente juzgada por Dios.

     Bill Moyers relata que la organización Cristianos Unido por Israel —conducida por el altamente influyente pastor John C. Hagee— es una llamada universal a todos los cristianos para ayudar a las facciones en Israel a financiar los asentamientos judíos, expulsar a todos los palestinos y un lobby para una invasión preventiva de Irán. Todo para llevar a Rusia a una guerra contra nosotros causando la Tercera Guerra Mundial, seguida por un Armagedón, la Segunda Venida y el Arrebatamiento (Rapto).

     Todo esto gira alrededor lo que es llamado como el Dispensacionalismo. Tan popular es esto último, que la serie de Tim LaHaye Left Behind (Dejados Atrás) ha vendido 65 millones de copias.

     Entre los dispensacionalistas se incluyen los siguientes mega-pastores y sus iglesias: Jerry Falwell, Pat Robertson y Billy Graham. Ellos son apoyados por políticos como Newt Gingrich, Joseph Lieberman, John McCain, el senador de Texas John Cronyn, el ex-líder de la Minoría en la Cámara (de Representantes) Roy Blunt, el ex-líder de la Mayoría en la Cámara Tom DeLay, y otros.

    El doctor Timothy P. Weber, un cristiano evangélico que ha servido como profesor de Historia de la Iglesia y de Historia de la Religión Estadounidense en el seminario de Denver y en el Seminario Teológico Bautista del Sur en Louisville, como vicepresidente en el Seminario Teológico Bautista del Norte, en Lombard, Illinois, y como presidente del Seminario Teológico de Memphis, en Tennessee, señala [http://www.beliefnet.com/Faiths/Christianity/End-Times/On-The-Road-To-Armageddon.aspx]:

     En una reciente encuesta de Time/CNN, más de un tercio de los estadounideneses dijo que desde los ataques terroristas del 11-S ellos han estado pensando más acerca de cómo los actuales acontecimientos podrían estar conduciendo hacia el final del mundo.

     Mientras sólo el 36% de todos los estadounidenses cree que la Biblia es la palabra de Dios y que debería ser tomada literalmente, el 59% dice que cree que los acontecimientos predichos en el libro del Apocalipsis ocurrirán. Casi uno de cada cuatro estadounidenses cree que el 11-S fue predicho en la Biblia, y casi uno de cada cinco cree que vivirá el suficiente tiempo para ver el final del mundo. Incluso más significativo para este estudio, más de un tercio de aquellos estadounidenses que apoyan a Israel relata que ellos lo hacen porque creen que la Biblia enseña que los judíos deben poseer su propio país en la Tierra Santa antes de que Jesús pueda volver.

     Millones de estadounidenses creen que la Biblia predice el futuro y que estamos viviendo en los días finales. Sus creencias están arraigadas en el dispensacionalismo, una particular manera de entender los pasajes proféticos de la Biblia, sobre todo los de Daniel y Ezequiel en el Antiguo Testamento y el Libro de Apocalipsis en el Nuevo Testamento. Ellos conforman casi un tercio de los 40 ó 50 millones de cristianos evangélicos de Estados Unidos, y creen que la nación de Israel desempeñará un papel central en el despliegue de los acontecimientos del fin de los tiempos. En la última parte del siglo XX, los evangélicos dispensacionalistas se convirtieron en los mejores amigos de Israel, una alianza que ha hecho una importante diferencia geopolítica.

***

     Comenzando en los años '70, los dispensacionalistas irrumpieron en la cultura popular con libros que fueron totales éxitos de venta, y una bien interconectada campaña política para promover y proteger los intereses de Israel. Desde mediados de los años '90, decenas de millones de personas que nunca han visto una carta profética o han escuchado un sermón sobre la segunda venida han leído una o más novelas en la serie Left Behind, que ha llegado a ser el diseminador más eficaz de las ideas dispensacionalistas.

***

     A principios de los años '80 el Ministerio israelí de Turismo reclutó a líderes religiosos evangélicos para viajes de "familiarización" gratis. Con el tiempo, cientos de pastores evangélicos consiguieron viajes gratis a Tierra Santa. El propósito de tales viajes promocionales era permitir a gente de incluso influencia limitada experimentar Israel por sí mismos y mostrarles cómo ellos podían llevar su propio grupo de viaje a Israel. El Ministerio de Turismo estaba interesado en más que los dólares turísticos: ésta era una manera de construír un sólido cuerpo de partidarios de Israel no-judíos en Estados Unidos, llevando grandes cantidades de evangélicos para que oyeran y vieran la historia de Israel por ellos mismos. La estrategia tuvo éxito.

***

     Poco después de la Guerra de los Seis Días, algunos elementos dentro del gobierno israelí vieron el potencial poder de la subcultura evangélica, y comenzaron a movilizarla como una base de apoyo que podía influír en la política exterior estadounidense. El gobierno israelí envió a EE.UU. a Yona Malachy de su Ministerio de Asuntos Religiosos para estudiar el fundamentalismo estadounidense y su potencial como un aliado de Israel. Malachy fue calurosamente recibido por los fundamentalistas, y fue capaz de influír sobre algunos de ellos para publicar enérgicos manifiestos a favor de los israelíes. A mediados de los años '80 hubo un cambio perceptible en la estrategia política israelí. El Comité Estadounidense de Asuntos Públicos de Israel (AIPAC), el principal grupo cabildero del Estado judío en Washington D.C., comenzó a realinearse con el ala derecha política de EE.UU., incluyendo a los conservadores cristianos. El cronometraje de Israel era perfecto. Comenzó a trabajar seriamente con los dispensacionalistas estadounidenses en el momento preciso en que los fundamentalistas y los evangélicos estaban descubriendo su voz política.

***

     Probablemente la más grande organización de su tipo a favor de Israel es la Coalición de Unidad Nacional por Israel (NUCI), que fue fundada por una judía que aprendió cómo conseguir el apoyo de los dispensacionalistas. La NUCI se opone "al establecimiento de un Estado palestino dentro de las fronteras de Israel".

***

     En su compromiso para mantener a Israel fuerte y moviéndose en las direcciones predichas por la Biblia, los dispensacionalistas están apoyando a algunos de los elementos más peligrosos en la sociedad israelí. Ellos actúan así porque tales elementos políticos y religiosos parecen avenirse con las creencias dispensacionalistas acerca de lo que ocurrirá con Israel. Prestando su apoyo —tanto financiero como espiritual— a tales grupos, los dispensacionalistas están colaborando con el futuro que ellos preven que sucederá.

***

     Los dispensacionalistas creen que el (nuevo) Templo (de Jerusalén) será una realidad también; y sus convicciones los han llevado a apoyar los objetivos y acciones de los que la mayoría de los israelíes creen que son los elementos derechistas más peligrosos en su sociedad, gente cuyas opiniones hacen imposible cualquier compromiso necesario para una paz duradera. Tales sentimientos no les importan a los creyentes de la profecía bíblica, para quienes el resultado del contencioso asunto del Monte del Templo ya ha sido determinado por Dios.

     Desde el final de la Guerra de los Seis Días los dispensacionalistas crecientemente han pasado de ser observadores a ser observadores-participantes. Ellos han actuado consecuentemente con sus convicciones acerca de los Últimos Días que vendrán, de una manera que hace que sus profecías parezcan estar auto-cumpliéndose.

***

     Como Paul Boyer ha señalado, el dispensacionalismo ha condicionado eficazmente a millones de estadounidenses para ser un tanto pasivos sobre el futuro, y los ha provisto de lentes mediante los cuales pueden entender los acontecimientos mundiales. Gracias a las a veces cambiantes perspectivas de sus profesores de Biblia, los dispensacionalistas están seguros de que el problema en el Oriente Medio es inevitable, que las naciones se harán la guerra unas contra otras, y que el tiempo vendrá cuando millones de personas morirán como resultado de una guerra nuclear, de la persecución hecha por el Anticristo, o a consecuencia del juicio divino. Los esfuerzos para la paz en el Oriente Medio son una búsqueda desesperanzada sin posibilidad de éxito.

***

     Para la comunidad dispensacional, el futuro está predeterminado. Las profecías de la Biblia están siendo cumplidas con asombrosa exactitud y rapidez. Ellos no creen que la "Hoja de Ruta" tendrá —o debiera tener— éxito. Según los textos proféticos, la partición (territorial) no está en el futuro de Israel, incluso si la creación de un Estado palestino es la mejor posibilidad para la paz en la región. La paz para el Oriente Medio no está predicha en ninguna parte sino hasta que Jesús venga y la traiga él mismo. La peor cosa que Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y Naciones Unidas pueden hacer es forzar a Israel a dejar la tierra por una paz que nunca materializará este lado de la Segunda Venida. Cualquiera que insista en la paz de esa manera está ignorando o desafiando el plan de Dios para el final de la Era.

***

     Parece claro que el dispensacionalismo está en ascenso, y que sus seguidores sienten que ellos están cabalgando la ola de la Historia hacia la orilla del plan final de Dios. ¿Por qué deberían ellos volver a las tribunas cuando estar en el terreno de juego es tanto más divertido y aparentemente tan beneficioso para el resultado del juego?. Como dice un anuncio de un grupo dispensacionalista, "No sólo lea sobre la profecía cuando usted puede ser parte de ella".



No Es un Problema con el Judaísmo... o el Cristianismo

     La mayoría de los estadounidenses confunde sionismo y judaísmo. Pero muchos judíos devotos están contra el sionismo, y los sionistas pueden ser cristianos.

     Aquellos que dicen que criticar al sionismo es anti-judaico están engañando a la gente por sus propios motivos ocultos que no tienen nada que ver con asegurar la seguridad del pueblo judío.

     Los sionistas israelíes no son más verdaderos para la herencia cultural del pueblo judío que los cristianos sionistas.


Los Ateos Halcones de Guerra Manipulan a los Creyentes para que Golpeen los Tambores de Guerra

     Leo Strauss es el padre del movimiento neo-conservador, que incluye a muchos líderes de la actual administración (Obama).

     En efecto, muchos de los principales actores neoconservadores —incluyendo a Paul Wolfowitz, Richard Perle, Stephen Cambone, Elliot Abrams y Adam Shulsky— fueron alumnos de Strauss en la Universidad de Chicago, donde él impartió clases durante muchos años.

     La gente que presiona por la guerra contra Irán son los mismos neoconservadores que impulsaron la guerra contra Iraq. (Ellos planearon ambas guerras hace al menos 20 años). Por ejemplo, Shulsky fue el director de la Oficina de Proyectos Especiales, la unidad del Pentágono responsable de vender falsa inteligencia sobre las armas masivas de Iraq. Él ahora es un miembro de la organización equivalente que apunta a Irán: el Directorio Iraní (Iranian Directorate).

     Strauss, nacido en Alemania, fue un admirador de los filósofos nazis y de Maquiavelo. Strauss creía que un orden político estable requería de una amenaza externa, y que si una amenaza externa no existía, entonces debía ser creada. Específicamente, Strauss pensaba que:

     "Un orden político puede ser estable sólo si está unido por una amenaza externa... Siguiendo a Maquiavelo, él mantuvo que si no existía ninguna amenaza externa entonces tenía que ser fabricada una" (la cita es de uno de los principales biógrafos de Strauss, Shadia B. Drury, Leo Strauss and the American Right).

     En efecto, Strauss usó la analogía de los Viajes de Gulliver para mostrar a qué se parecería una sociedad manejada por los neoconservadores:

     "Cuando Liliput [la ciudad] ardió, Gulliver orinó sobre la ciudad, incluso sobre el palacio. Haciendo eso, él salvó a todos los de Liliput de la catástrofe, pero los liliputienses se sintieron ultrajados y horrorizados por tal muestra de falta de respeto" (esta cita también es del mismo biógrafo).

     Además, Strauss dijo:

     "Sólo un gran tonto llamaría a la nueva ciencia política como diabólica... Sin embargo uno puede decir de ella que toca el violín mientras Roma se quema. Es perdonada por dos hechos: no sabe que toca el violín, y no sabe que Roma se está quemando".

     Así, Strauss parece haber hablado en favor de los gobiernos que permiten que ocurran catástrofes aterradoras en el propio suelo y al propio pueblo –de "orinar" sobre su propio pueblo, para usar su analogía de los viajes de Gulliver. Y él propugna que los gobiernos deberían fingir que ellos no sabían sobre tales actos de caos: intencionalmente "no saber" que Roma se está incendiando. Él defiende el sembrar el caos sobre el propio pueblo a fin de salvarlo de alguna "catastrofe" (¿quizás para justificar los esfuerzos militares para monopolizar el petróleo del Medio Oriente para mantenerlo lejos de nuestra verdadera amenaza: una China cada vez más poderosa?).

     ¿Qué tiene que ver esto con la religión?.

     Strauss enseñó que la religión debería ser usada como un modo de manipular a la gente para conseguir los objetivos de los líderes, pero que los líderes mismos no tienen que creer en la religión.

     Como señala Wikipedia:

     A finales de los años '90 Irving Kristol y otros escritores en revistas neoconservadoras comenzaron a  publicitar opiniones favorablemente anti-darwinistas, en apoyo del diseño inteligente (del hombre). Ya que estos neoconservadores provenían en gran parte de trayectorias seculares, algunos comentaristas han especulado que esto —junto con el generalizado apoyo a la religión— puede haber sido un caso de una "mentira piadosa", dirigida a proteger la moralidad pública, o incluso política táctica, para atraer a simpatizantes religiosos.

     Entonces ¿constituye una sorpresa que la gente que planeó la guerra contra Iraq e Irán hace al menos 20 años esté impulsando la desinformación religiosa para azuzar a la comunidad evangélica?.

     He visto recientemente un enjambre de correos basura (spam) afirmando que todos los musulmanes son malvados, que ellos quieren enseñorearse del mundo y establecer un califato musulmán, y que ellos quieren bombardear Israel con armas nucleares. Ellos citan incorrectamente a los musulmanes y usan declaraciones falsas para tratar de atizar el odio religioso.

     Ellos simplemente están promoviendo el libreto de Strauss: agitar el sentimiento religioso —incluso si usted es personalmente un ateo— para crear y demonizar a un "enemigo", así como para promover la guerra ...



     Nota final 1: Mientras hay ciertamente algunos terroristas árabes, el Islam no puede ser culpado por sus crueles y bárbaras acciones, como el cristianismo no puede ser culpado por las acciones del terrorista cristiano noruego Anders Behring.

     El profesor de la Universidad de Chicago Robert A. Pape, quien se especializa en asuntos de seguridad internacional, indica:

     "La extensa investigación en las causas del terrorismo suicida demuestra que el Islam no es culpable: la raíz del problema son las ocupaciones militares extranjeras".

     Y los secuestradores del 11-S usaron cocaína y bebieron alcohol, durmieron con prostitutas y asistieron a locales de desnudo... pero ellos no fueron a rezar a ninguna mezquita.


     Nota final 2: Los neoliberales y los neoconservadores son muy similares desde muchos puntos de vista. Y porque los neoconservadores NO son conservadores, nada en este artículo pretende denotar una crítica al conservadurismo.


     Nota final 3: La mayoría de los evangélicos NO son dispensacionalistas, y no quieren por lo tanto provocar el Armagedón.



1 comentario:

  1. Aquí

    http://www.trinityatierra.com/2012/02/22/el-311-fue-el-11s-japones/#more-8172

    hay la traducción de un interesante artículo que relaciona Fukushima con las manipulaciones sobre la nuclearización de Irán.

    Saludos.

    ResponderEliminar