BUSCAR en este Blog

viernes, 16 de diciembre de 2011

F. William Engdahl - Sobre el Nuevo Gasoducto Ruso-Alemán


     El pasado Noviembre ocurrió en el Norte de Europa un hecho de importancia estratégica para las relaciones entre Rusia y la Unión Europea, que no sabemos si ha sido bien calibrado. Por ello, como presentación primero, ponemos la noticia aparecida en www.elmundo.es el 8 de Noviembre, y luego damos la traducción de un artículo más en profundidad de F. William Engdahl sobre el mismo hecho y otros conexos que dan la perspectiva, que apareció publicado en www.globalresearch.ca el 14 de Noviembre. El artículo de Engdahl nos hace notar la existencia del otro proyecto ruso que involucra al Sur de Europa, y de otro proyecto parecido de EE.UU.-OTAN que al parecer no se sustenta.
     (Nota: Nos han preguntado por qué escribimos Servia y no Serbia. No es un error. No sabemos desde cuándo se ha vuelto obligatorio escribirlo con "b", ya que por lo menos hasta fines de los años '80 y de allí hacia atrás lo usual en castellano era hablar tanto de servios como de su país Servia).



     Cuando Angela Merkel y Dmitri Medvedev inauguren hoy el gasoducto Nord Stream, que canalizará el gas durante los próximos 50 años directamente desde Rusia a Alemania a través del Mar Báltico, estarán dando otra vuelta de tuerca al nuevo mapa geoestratégico europeo, en el que la principal economía de la UE pasa a una situación de dependencia energética de Rusia que necesariamente orientará sus relaciones con este país.
     Hasta ahora el 40% del gas consumido en Alemania procede ya de Rusia, pero el transporte adicional alcanzará desde hoy los 27.500 millones de metros³ y esa cantidad se habrá duplicado en sólo un año.
     La empresa rusa Gazprom posee el 51% de las acciones, varias empresas alemanas reúnen el 31% y entre Francia y Holanda se reparten el 9% restante de este proyecto de 7.000 millones de euros. Y a esta configuración de intereses empresariales se han sumado varios factores de la política alemana que han impulsado el proyecto.

     El primero de ellos es la amistad personal que durante su etapa como canciller entabló Gerhard Schröder con Putin, que facilitó las necesarias concesiones públicas y que posteriormente le ha llevado a trabajar para allanar el camino de Nord Stream en el sector privado.
     El segundo factor es el origen de Merkel, que creció en Alemania oriental (ex-RDA), habla ruso perfectamente y considera a Moscú como un punto de referencia fundamental en las relaciones exteriores de Alemania.
     Y el tercer y definitivo empujón ha sido la decisión del gobierno de Berlín de prescindir de todos los reactores nucleares que están funcionando en Alemania en 2022, lo que hace necesario sustituír de forma inmediata la fuente del 22% de la energía que consume Alemania.

     Rusia se afianza así como primer proveedor geoestratégico de la principal economía europea con un único límite para el suministro: "Cuanto más barato ofrezcan los rusos su gas, más aumentará la demanda", dijo Merkel en la última cumbre bilateral.
     Alemania, el segundo país exportador del mundo después de China, tiene unas relaciones comerciales atípicas con Rusia, uno de los pocos países que exporta a Alemania más de lo que le compra. No sólo es el proveedor de gas, sino también del 33% del petróleo consumido por los alemanes.



La Gran Apuesta de la Geopolítica de Energía de Rusia.
Nord Stream, el Enorme Gasoducto Ruso-Alemán,
Comenzó a Enviar Gas a la Unión Europea.
por F. William Engdahl
14 de Noviembre de 2011
        

     El 7 de Noviembre la primera de dos tuberías para Nord Stream, el gran proyecto de gasoducto ruso-alemán, comenzó la entrega de gas. El acontecimiento no era un asunto menor. La Canciller alemana Merkel y el Presidente ruso Medvedev junto con los Primeros Ministros de Francia y de los Países Bajos y el Comisario de Energía de la Unión Europea formalmente abrieron la primera de dos tuberías de 1.224 kilómetros en Lubmin en el norte de Alemania, comenzando la entrega del primer gas directo del campo ruso de gas Yuzhno-Russkoye en Siberia a Alemania.

     Nord Stream no fue barato. Costó un total de más de 12.000 millones de dólares para la compleja tubería submarina de 760 millas (1.223 kms.) de largo a través del Mar Báltico desde Vyborg cerca de San Petersburgo en Rusia hasta el noreste de Alemania. Fue colocada en tiempo notablemente breve y con precauciones ambientales extraordinarias para asegurar la protección de la vida marina, una condición previa puesta por varios países bálticos de la Unión Europea. Cuando la segunda tubería sea terminada a finales de 2012, Nord Stream será capaz de entregar 55.000 millones de metros cúbicos de gas ruso al año, casi el 10% del consumo total anual de la Unión Europea entera, o aproximadamente un tercio del actual consumo de gas de toda China.

     Nord Stream estima que proporcionará suficiente energía para abastecer de combustible a 56 millones de hogares europeos de Occidente. Con las actuales decisiones políticas de la Unión Europea en cuanto a la reducción de las emisiones de la "huella de carbono" y de CO², el gigante de gas ruso sostiene que su gas natural emite un 50% menos de CO² que las plantas de carbón rivales y un 50% de mayor eficiencia energética.

     Incluso si Moscú es algo más que un poco oportunista y no está convencido por la ciencia de pacotilla del calentamiento global, Gazprom no duda en usar esto como un perspicaz punto fuerte político. La Unión Europea lleva mucho tiempo apostando por la energía del gas natural y Moscú tienen la intención de ser un importante beneficiario, si no el principal, de aquel esfuerzo. Además de conducir el gas siberiano a Alemania, Nord Stream lo entregará al Reino Unido, Dinamarca, los Países Bajos, Bélgica, Francia y la República Checa.

     Moscú parece tener una mano ganadora en la importante palanca no-militar que tiene para inclinar la balanza global de fuerzas geopolíticas en su dirección y lejos del dominio aplastante de Washington. El petróleo y el gas natural están en el corazón de la estrategia. Durante algunos meses la producción de Rusia de petróleo crudo ha sobrepasado a la de Arabia Saudí, convirtiéndose en el más grande productor de petróleo del mundo con más de 10,3 millones de barriles diarios, casi un millón de barriles más. Y en términos de reservas conocidas de gas natural, Rusia es lejos el líder mundial según datos de la industria.

     El gas natural ruso ha sido cada vez más el fundamento para una brillante serie de iniciativas geopolíticas de la energía rusa durante varios años. Gazprom, una compañía estatal cuidadosamente mantenida, es la pieza central de esta estrategia de energía.

     Para responder al avance hacia el Este de la OTAN en países del antiguo Pacto de Varsovia, como Polonia, la República Checa o Rumania, y a varios intentos estadounidenses para atraer a Ucrania y Georgia a la OTAN, Vladimir Putin de Rusia, tanto cuando fue Presidente como más recientemente como Primer Ministro, ha usado la palanca económica de Gazprom. Con sus enormes recursos de gas, Rusia procura ganar lazos económicos más fuertes en Europa occidental, esperando por consiguiente neutralizar algo la potencial amenaza estratégica militar del envolvimiento de Rusia por la OTAN. Ningún país ha estado más en el foco de esta diplomacia rusa de los ductos que el antiguo enemigo de guerra, Alemania, donde Nord Stream está basado.

     La ruta submarina a través del Báltico hacia Alemania fue elegida por un consorcio germano-ruso que incluía a Gazprom con el 51% y el grupo químico alemán BASF Wintershall y E.ON Ruhrgas de Alemania cada uno hoy con un 15,5%, dando a los socios germano-rusos un dominante control del 82%. Añadiendo posteriormente el apoyo político de países clave de la Unión Europea, más tarde se integraron N.V. Nederlandse Gasunie de Holanda y GDF Suez de Francia, que posee cada uno un 9%.

     La ruta submarina báltica fue elegida deliberadamente para evitar potenciales interrupciones geopolíticas como las ocurridas años atrás cuando un gobierno ucraniano pro-OTAN obstruyó las entregas de gas ruso a Europa Occidental para menoscabar los intentos rusos de acercarse a Europa occidental. Detrás de Ucrania estaba el largo brazo de Washington.

     Si Ucrania se hubiera afiliado a la OTAN, como Washington urgentemente buscaba después de que la "Revolución Naranja" de Kiev en 2004 puso al hombre de Wahington Viktor Yushchenko como Presidente, entonces Ucrania habría estado en una posición estratégica para estrangular económicamente a Rusia siguiendo instrucciones. Antes de la apertura de Nord Stream en Noviembre, aproximadamente el 80% de toda la exportación de gas ruso a países de la Unión Europea —principalmente a Alemania, Italia y Francia— fluía a través del territorio ucraniano. La inestabilidad política y la actual intromisión de la OTAN en Ucrania dictaron la decisión de construír la nueva ruta submarina de Nord Stream hacia Alemania y a otros mercados de la Unión Europea evitando completamente a Ucrania y Polonia. Hoy aproximadamente el 40% de todos los ingresos estatales de Rusia proviene de las exportaciones de petróleo y gas.


SOUTH STREAM CONTRA NABUCCO

     Mientras pocos fuera de la industria energética y los grupos especiales de interés político le han prestado mucha atención, al mismo tiempo que Nord Stream entraba en juego, una feroz batalla geopolítica también se ha estado propagando sobre un segundo importante proyecto de gasoducto ruso de Gazprom a países de la Unión Europea llamado South Stream (Corriente del Sur). El gasoducto South Stream será puesto en el suelo del Mar Negro, pasará por Bulgaria, Servia, Hungría y Eslovaquia, hacia los mercados europeos del sudoeste de la Unión Europea.

     Para oponerse políticamente a los crecientes lazos de energía rusos con la Unión Europea, con el fuerte respaldo de Washington, la Comisión de la Unión Europea propuso una alternativa en 2002 llamada la tubería Nabucco, curiosamente nombrada por la ópera de Verdi. Hasta ahora Turquía, Rumania, Bulgaria, Hungría y Austria han acordado "en principio" construír la tubería Nabucco de 3.900 kilómetros, que teóricamente bombearía hasta 31.000 millones de metros cúbicos de gas anualmente desde el Mar Caspio y Oriente Medio a través de Turquía hacia Europa occidental. Los participantes de Nabucco hasta ahora incluyen a las compañías de energía RWE de Alemania, OMV de Austria, MOL de Hungría, Botas de Turquía, Bulgaria Energy Holding, y Transgaz de Rumania.

     El problema es que los socios de Nabucco tienen todavía que asegurar el gas en todas partes para llenar la tubería. Moscú hábilmente ha cerrado con llave el gas del obvio proveedor Azerbaiyán, y el excedente de gas de la antigua República soviética de Turkmenistán también está asegurado en tratos con Gazprom, dejando sólo a Irán como una opción, algo que políticamente Washington no está dispuesto a considerar, para decirlo suavemente.

     Tanto Nord Stream como South Stream nacieron cuando el anterior régimen de Yushchenko en Ucrania, con un divulgado fuerte respaldo de EE.UU. entre bastidores, dos veces interrumpió el flujo de gas a los mercados europeos comenzando en 2006. Para asegurar la estabilidad de las provisiones, Moscú creó ambos nuevos proyectos para evitar a Ucrania.

     El problema geopolítico para Washington y sus aliados en Bruselas es el hecho que su proyecto Nabucco aparece muerto en el agua antes incluso de que haya comenzado. No sólo Gazprom ha cerrado las principales fuentes de suministro de gas, incluyendo Azerbaiyán, sino que Nabucco es también lejos mucho más costoso que su competidor ruso.

     Las últimas estimaciones ponen el costo de la construcción final de Nabucco en casi el doble que la de South Stream. Tamás Fellegi, ministro húngaro de Desarrollo Nacional, recientemente declaró que el costo del gasoducto Nabucco excederá las estimaciones originales en cuatro veces. "Nadie puede predecir el costo final de Nabucco, pero según cálculos optimistas, puede alcanzar entre 24 y 26 mil millones de euros", dijo Fellegi.

     A finales de Octubre Gazprom hizo un importante movimiento para comprometer socios para su proyecto South Stream en una reunión en Moscú con su asociado más grande, ENI de Italia. Algunos días antes en Septiembre, Gazprom aseguró la significativa participación en South Stream de su importante asociado alemán en Nord Stream, BASF Wintershall, un duro golpe para las esperanzas de Nabucco. Ellos integraron a la importante compañía de energía francesa EDF dando el proyecto South Stream un tremendo puñetazo al titubeante Nabucco.

     En Abril pasado, Turquía, también con un rol clave en Nabucco —al menos en el papel—, dio permiso a Gazprom para comenzar la prospección de la costa para la potencial ruta submarina de South Stream, un primer paso para ganar la aprobación turca para comenzar la construcción en aguas territoriales turcas en el Mar Negro. Turquía trata de desempeñar un nuevo papel como una intersección energética entre la Unión Europea y sus vecinos. Dando a Gazprom luz verde para comenzar la prospección, el gobierno turco de Erdogan claramente ha decidido no poner todos sus huevos de energía en la canasta Nabucco de la OTAN.


RUTAS POSIBLES PARA LA TUBERÍA SOUTH STREAM DE GAZPROM

     Ya Gazprom es el proveedor de gas natural más grande para la Unión Europea. Gazprom, con Nord Stream y otros proyectos, planea aumentar su suministro de gas a Europa este año en un 12% a 155.000 millones de metros cúbicos. Ahora controla el 25% del mercado total de gas europeo y pretende alcanzar el 30% con la finalización de South Stream y otros proyectos.

     Rainer Seele, presidente de Wintershall, sugirió el pensamiento geopolítico detrás de la decisión de afiliarse a South Stream: "En la carrera global contra los países asiáticos por materias primas, South Stream, como Nord Stream, asegurará el acceso a recursos de energía que son vitales para nuestra economía".

     Pero más bien que Asia, el verdadero foco de South Stream está en el Occidente. La batalla en curso entre South Stream de Rusia y Nabucco apoyado por Washington es intensamente geopolítica. El ganador tendrá una importante ventaja en el terreno político futuro de Europa.

     Según Andrei Polischuk, un analista de energía en el Grupo de Finanzas BKS, Nabucco está actualmente por lejos en la posición más débil. "Este proyecto afronta varios problemas. Uno de ellos es cómo llenarlo con gas y cómo encontrar una base de recursos. El segundo es su costo creciente. Antes el proyecto fue estimado en 8.000 millones de dólares, pero actualmente ha crecido hasta 15.000 millones de dólares", dice Polischuk. "Todos estos proyectos tienen primero que nada un motivo político escondido. Poniéndolos en práctica, Europa trata de bajar su dependencia del gas ruso".

     Reinhard Mitschek, director de Nabucco Gas Pipeline International, recientemente admitió que Nabucco ahora ha sido postergado hasta 2017, tres años más tarde que lo originalmente planeado. El trabajo de construcción no comenzará sino al menos en 2013. Él admitió débilmente en una reciente rueda de prensa cuando se le pidió que diera una fecha de cuándo las entregas de gas fluirían, que "tan pronto como hayan indicaciones firmes de los compromisos de suministro de gas".


ALLANAMIENTO DE LA UNIÓN EUROPEA SOBRE GAZPROM

     Como una señal, sólo días antes de la planeada ceremonia de apertura para la tubería Nord Stream de Gazprom, la Unión Europea practicó un allanamiento sin precedentes en las oficinas de Gazprom y sus socios de la Unión Europea de diez países.

     En respuesta a una queja del gobierno de Lituania, amistoso con Washington, el 28 de Septiembre funcionarios de la Unión Europea asaltaron las oficinas de Gazprom y otros asociados en Estados de Europa Central y del Este para investigar firmas implicadas en el suministro, transmisión y almacenaje de gas natural. La Comisión afirmó que los allanamientos estaban unidos a "sospechas" sobre prácticas anti-competitivas.

     Los allanamientos fueron un uso sin precedentes de la nuevas armas "anti-monopolio" de la Unión Europea incluyendo la amenaza de multas de hasta el 10% del volumen de ventas global de una compañía. Siguiendo un modelo de "libre mercado" Thatcherista, la Comisión de la Unión Europea ha obligado en años recientes a E.ON, RWE y a ENI a abrirse o vender sus tuberías de energía a compañías rivales. También se obligó que E.ON y GDF desmantelaran sus tratos de mercado compartido.

     La Unión Europea está trabajando en un llamado Tercer Paquete de Energía, que impone límites a la propiedad de la infraestructura tubular de los proveedores de gas y pide la "des-concentración" de la propiedad sobre-concentrada. Según esas reglas, podría obligarse a Rusia a vender partes de su red de tubería en la Unión Europea, algo que Moscú comprensiblemente no va a hacer. Esto podría abrir una caja de Pandora de interferencia geopolítica con potencial para compañías anti-rusas para sabotear en efecto el vital y creciente comercio de gas ruso con la Unión Europea, un pilar hoy de las finanzas estatales rusas.

     Los allanamientos de Gazprom fueron explícitamente políticos. La Unión Europea incluso confiesa que tiene poca evidencia: "Estamos en el comienzo de la investigación; tenemos nuestras sospechas y tenemos que ver si éstas son confirmadas sobre la base de pruebas que encontremos y nuestro análisis", dijo a la prensa en Bruselas la portavoz Amelia Torres.

     Según Reuters, "un funcionario de la Comisión, que rehusó identificarse, dijo que los allanamientos eran parte de los esfuerzos de la Unión Europea para hacer perder la confianza en el gas ruso y (mostrar su) preocupación por el poder de Gazprom como una entidad estatal". Gazprom misma claramente vincula los allanamientos con su reciente progreso en South Stream: "Mi presunción es que esto ocurre justo cuando Rusia está acelerando sus proyectos, incluyendo la conexión submarina de South Stream", dijo una fuente de Gazprom.

     Vladimir Feigin, un miembro de la delegación rusa que discute el asunto con funcionarios de la Unión Europea, acusa a la Comisión europea de tomar un "camino peligroso" con los allanamientos. "Ésta no es una simple demostración de músculos... Hay muchas cuestiones que están altamente politizadas, incluídos los contratos a largo plazo de Gazprom", insistió.

     Mientras las reglas de juego del libre mercado pueden parecer atractivas a los extraños al mercado, para la futura planificación de Gazprom los contratos fijos a largo plazo son esenciales. Como lo revelan los mercados del petróleo en años recientes, mientras los precios a veces caen, lo más frecuente es que ellos estén sujetos a la manipulación por los principales bancos de Wall Street, como JP Morgan, Chase, Citigroup o Goldman-Sachs, la pandilla que empujó los precios del petróleo por sobre los 147 dólares el barril en Junio de 2008 a la vez que el suministro en el mercado mundial estaba en la superabundancia, haciendo una literal matanza en el proceso.

     En previsión de un mayor mercado exportador para su gas hacia Europa, Gazprom ha estado haciendo cuantiosas inversiones de infraestructura a través de Europa que podrían ser borradas por una decisión adversa de la Unión Europea. Gazprom está en el proceso de duplicar sus capacidades de almacenamiento subterráneo para el gas. Ya está haciendo funcionar instalaciones de almacenaje de gas en Austria y arrienda instalaciones en Gran Bretaña, Francia y Alemania para manejar el nuevo flujo planeado de Nord Stream y South Stream. Además Gazprom ha construído una instalación de almacenaje de empresa conjunta con Servia para despachar exportaciones de gas a ésta, a Bosnia-Herzegovina y a Hungría. Los estudios de viabilidad están siendo hechos para similares proyectos de almacenaje conjunto en la República Checa, Francia, Rumania, Bélgica, Gran Bretaña, Eslovaquia, Turquía y Grecia. Esto, además de la inversión principal en las tuberías, deja claro que los allanamientos de la Unión Europea están enfocadas en la yugular de energía de Moscú.

     Si Moscú tuviera éxito en completar South Stream y retuviera su control integral sobre la infraestructura de los gasoductos, esto representaría nada menos que un importante fracaso geopolítico para Washington. Desde el colapso de la Unión Soviética a principios de los años '90, la geopolítica de energía de Washington en la región del Caspio y en Rusia, a través de Eurasia, ha intentado debilitar —si es que no imposibilitar permanentemente— la mayor palanca geopolítica restante que Moscú mantiene para contrarrestar la estrategia de envolvimiento de la OTAN de Washington. No permitiéndose ser totalmente dependiente de los ingresos por venta de gas o petróleo a la Unión Europea, Moscú ha indicado recientemente que está aumentando enormemente su atención en la construcción de sociedades de energía a largo plazo con sus vecinos del Este de Eurasia, mayormente con China. Las implicaciones geopolíticas para Washington de aquel cambio serán examinadas en un posterior artículo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario