BUSCAR en este Blog

sábado, 15 de octubre de 2011

John Kaminski - Identificando a Nuestro Enemigo


     John Kaminski, de quien habíamos publicado algo, es un escritor que vive en la costa del Golfo de Florida predicando el mensaje de que ningún problema en el mundo puede ser auténticamente enfocado sin primero analizar las cagadas causadas por la perfidia judía, que ha subvertido y ha disminuído cada aspecto del esfuerzo humano a través de toda la Historia. El apoyo a su trabajo proviene completamente de la gente que puede entender lo que él dice y sabe lo que esto significa. Traducimos ahora este texto suyo que estaba en www.gnosticliberationfront.com además de en su propio sitio johnkaminski.info.



Identificando a Nuestro Enemigo
por John Kaminski



  
     Nuestro enemigo es alguien que cree que los musulmanes llevaron a cabo el 11-S, porque ellos lo más probable es que no tuvieron nada que ver con ello, excepto servir sin querer como culpables designados y futuras víctimas del complot más horrible de todos los tiempos, uno que nuestro enemigo respalda con su silencio.

     Nuestro enemigo es alguien que saca ganancia de los venenos, y que ha aceptado el soborno y apoya las mentiras de la especie depredadora que ahora está estrangulando al planeta con sus robos, su pésima medicina y su terrorismo llevado a cabo bajo bandera falsa.

     Nuestro enemigo es alguien que sabe exactamente quién nos está haciendo esto, pero no dirá o no hará nada al respecto por miedo a perder su sustento, su cuenta bancaria y su reputación. Esto incluye a toda la gente que usa seudónimos.

     Nuestro enemigo es el periodista que no tiene comprensión de la verdadera historia sino sólo la programación del astuto judío que firma su abultado cheque, y cada vez que ellos quieren una guerra este periodista se burla de usted, y a lo largo del último siglo la gente siempre ha aceptado lo que él ha dicho, ha soportado las privaciones, y luego han pedido más.

     Nuestro enemigo es alguien que pretende estar de nuestro lado, pero usted no descubre que ellos no lo están hasta el peor momento posible. Muchas personalidades de Internet caben en esta categoría, y es triste decirlo, la mayoría de ustedes no ha llegado a entender quiénes son ellos.

     Nuestro enemigo es todo ciudadano dual israelí-estadounidense, que por definición están cometiendo traición, y son los principales arquitectos e ingenieros de la destrucción de EE.UU., comenzando con causar constantemente pánicos financieros a lo largo del siglo XIX como justificación para la creación de la Reserva Federal, que es la legendaria máquina de guerra creada, impuesta y siempre poseída por los judíos, que ha devastado al mundo desde entonces.

     Nuestro enemigo es cualquiera que palidece ante el uso fuerte de la palabra "judío" en relación al delito sistemático que parece haberse originado en Babilonia, la tiranía financiera que hizo que se les expulsara de una patada desde 82 países antes de que Rothschild fuera capaz de comprar cada sistema individual en el mundo, y que es exactamente la tiranía que está oprimiendo al mundo ahora mismo. La falacia principal es que una organización privada sin supervisión debería controlar el bienestar de todas las personas en el planeta. Ninguna libertad genuina es posible bajo este sistema.

     Gobierno corrupto significa no supervisar a una comunidad médica más interesada en la creación de enfermedades que en la curación de ellas, como los recientes intentos de asesinatos masivos como el SIDA y la gripe porcina lo han manifestado trágicamente. La bio-guerra ahora en marcha contra cada persona en el planeta sigue siendo comprendida por crecientes números de personas, pero los gobiernos permanecen recluídos en el cruel dominio de la máquina de dinero judía, y la gente muere, de modo que las falsas deudas pueden ser embaladas de nuevo y usadas como una base para más préstamos falsos, mientras los estadounidenses permanecen deliberadamente desnutridos e Israel engorda hasta una obesidad moral mórbida con todo el dinero en efectivo que ha robado de EE.UU. y de todas partes.

     ¿Quiénes son nuestros líderes?. Los mismos que siempre han sido: alguien que en su camino hace un favor realmente grande para un pez gordo, alguien que es cultivado, formado y alimentado por una pequeña coalición de hombres muy ricos cuyos antepasados amasaron la mayor parte de sus fortunas en la venta de drogas y esclavos alrededor del mundo, y continúan haciéndolo hoy. Nuestros líderes deben satisfacer los deseos de ellos antes de que un mísero centavo caiga en nuestro camino. Que la economía gotee se refiere a los salarios de los esclavos. De hecho, todo el sistema de salarios occidental es sólo una treta para conseguir que la gente crea que realmente no es esclava, cuando en realidad sí lo es, tan ciertamente como lo eran los encadenados mineros de las minas de plata de la antigua Grecia, que tampoco tenían una opinión que influyera sobre su futuro.

     Es una ficción la que gobierna el mundo, y la ficción consiste en que aquellos que pretenden estar protegiéndonos, realmente están creando enemigos en serie que emprenden la guerra contra nosotros, de modo que la gente que pretende protegernos puede demostrar que la amenaza es real, aunque ellos en primer lugar han creado efectivamente todas estas amenazas.

     Ésta es la verdadera historia del siglo XX, y también de mucho antes. Y la parte horrible de la historia de Estados Unidos controlado por el judío es que prácticamente cada estadounidense es simplemente demasiado cobarde y tiene demasiado lavado su cerebro para contemplarla.

     Ésta es la parte difícil, porque todos nosotros, cada estadounidense y cada persona en todo el mundo, tenemos que examinar nuestro propio papel en este monstruo financiero que amenaza con sorber todos los valores humanos de cada uno de nosotros y convertirnos en —con lo cual ya cuenta— esencialmente unos fracasados, monstruo que juzga el paso por la vida en términos del dinero que adquirimos, relegando inevitablemente a un status secundario a toda persona que hayamos amado y conocido.

     Muchos de nosotros sabemos ahora que éste no era el camino a seguir. El resultado directo es que todas estas fraudulentas guerras interminables, donde el motivo indicado es completamente diferente del objetivo geopolítico real, que sorbe todo el dinero en el mundo desde las manos de las personas que lo necesitan y lo usarían sabiamente, hacia los estómagos coagulados de los llamados hombres judíos que controlan la City de Londres, Wall Street, la Casa Blanca, y prácticamente cada compañía en el mundo. La clase depredadora. Ellos son los judíos. Ellos no muestran ninguna clemencia porque no creen que los no-judíos son humanos, siendo, por lo tanto, abusables. Y ellos no tienen ninguna compasión por la misma razón.

     Que su filosofía se puede demostrar que es totalmente patológica por su propia ciencia —la psicología— no significa nada para ellos. Ellos roban órganos de niños no-blancos, sin embargo, para prolongar sus propias vidas lamentables. Y cada cosa en ellos es hipocresía y falsedad. Cualquier cosa que un judío le diga, siempre, es una mentira, porque si ellos le contaran al mundo lo que ellos realmente han hecho a cada uno, el mundo se levantaría y los exterminaría. Incluso George H. W. Bush una vez explicó esto a Sara MacLendon.

     Pero el mundo se niega a ver quién es el enemigo porque, como ese personaje Jesús tan a menudo nos advierte, usted mismo ha tomado las 30 piezas de plata, pero se miente a usted mismo (si afirma) que no lo ha hecho. De este modo, realmente, el primer paso para identificar al enemigo es entender qué parte de usted, por definición, lo pone en aquella categoría —como ellos dicen— de ser su propio peor enemigo. Y esto es totalmente un asunto de no entender realmente qué es lo que usted piensa que está escuchando.

     Observación sobre grupos: usted no puede poner a más de seis personas juntas hablando de las cuestiones políticas significativas de nuestros días sin que un judío haga su aparición, y, de ser admitido e incluído en la discusión, dentro de un tiempo muy corto haya hecho desviarse al grupo de su objetivo con una serie de objeciones, todas ellas refiriéndose la sensibilidad de los judíos a la crítica. Usted puede verlo en todo el movimiento de escépticos del 11-S en su negativa a asociar toda la conformación de la realidad judía por parte de la policía, los tribunales y sobre todo los medios de comunicación que le dan duro a los musulmanes, coordinados por organizadores sayanim [agentes infiltrados] judíos claves que constantemente dirigen a la gente hacia esfuerzos infructuosos y prohíben la discusión sobre Israel.

     De aquí, ninguna conversación genuinamente auténtica puede tener lugar si hay un judío implicado, porque el mismo objetivo de aquella conversación será cambiado hacia los objetivos del judío. Y en estos días apasionantes de la expansión de la conciencia respecto a la bestia conocida como Israel y sobre cómo ésta es protegida por los verdaderamente malvados medios de comunicación estadounidenses y los políticos que ellos deciden comprar, ninguna conversación racional con cualquier judío sobre cualquiera de estos asuntos es posible, porque su objetivo en ellos es sólo proteger el timo que les ha llevado al pináculo de la sociedad financiera, y por ende al control del mundo; y ellos no van a renunciar a hacer aquello, ni a admitir que ellos lo han hecho, bajo ninguna circunstancia. Como George Bush el viejo le dijo una vez a Sara MacLendon, “Si la gente supiera lo que hemos hecho, ellos nos colgarían en las calles”.

     ¿Cuántos israelíes enloquecidos han seguido diciendo que ellos harán explotar el mundo antes de que ellos permitan que a los judíos se les ponga un collar como los perros que ellos son?. ¿Cuántos rabinos han venido sin rodeos y han dicho que los gentiles existen sólo para servir a los judíos?. Y si usted mira en derredor del mundo, eso es lo que usted ve en todas partes. El presidente de Francia [Sarkozy] es un agente dual CIA/Mossad. Rusia tiene un presidente judío. Los israelíes ya han comprado la mayor parte del Sur de Sudamérica para sus nuevas operaciones una vez que ellos hayan incinerado el Hemisferio Norte. Las medicinas son todas venenos ahora, y los estadounidenses se han hecho adictos a cientos de ellas, al punto que no pueden distinguir lo que es verdadero y lo que no lo es, lo cual explica por qué ellos todavía creen lo que su Gobierno les dice.

     Usted ha estado indudablemente en una agencia del gobierno últimamente por una razón u otra, y usted sabe que ellos son su enemigo. Gánese una multa por exceso de velocidad y dispóngase a recibir un electrochoque si usted hace cualquier pregunta relevante. Dios lo ayude si usted es blanco y el "sirviente" del gobierno es negro, sobre todo en las grandes ciudades. Si usted piensa que Estados Unidos empieza a parecerse a Zimbabwe, usted tiene la información correcta.

     En casi cada conversación que participo termino ofendiendo a alguien, porque simplemente no voy a permitir a nadie esconderse detrás de alguna etiqueta menor —como sionista o comunista— cuando el sujeto deba ser más apropiadamente etiquetado como judío.

     La gente usa los términos sionista o comunista porque ellos piensan que si son escuchados por casualidad no serán acusados de criticar a todos los judíos, y por lo tanto probablemente no sufrirán las consecuencias de la venganza social judía que arruina las vidas de la gente como regla general, si ellos se han atrevido a decir algo que no sean comentarios aduladores hacia los judíos.

     Ésta es exactamente la estrategia equivocada.

     Los judíos deben ser encarados de frente, por cada uno, de modo que haya suficientes personas para buscar la venganza, y así su sistema será finalmente derrocado. Por otra parte, las pocas almas valientes que se atreven a hablar sobre el control judío del mundo son abandonadas a su suerte, desprotegidas, y prontas para ser destruídas por los poderes fácticos kosher.

     Aquellos que tímidamente critican este o aquel aspecto del comportamiento judío, pero rápidamente añaden que “no se trata de todos los judíos”, realmente están ayudando a los judíos sin saberlo, porque realmente son TODOS los judíos los que han pactado voluntariamente esta filosofía completamente inhumana, simplemente por ser judíos, y aceptando los dogmas venenosos de su programación patológica.

     Recuerde que —y es que demasiado pocas personas no-judías conocen sobre el judaísmo— el corazón del Talmud, el libro más santo del judaísmo, aboga por el asesinato y/o la esclavitud de todos los no-judíos del mundo.

     Y cuando usted finalmente encuentre la literatura que ha sido suprimida por el control de los medios de comunicación judíos, usted comenzará a entender cómo cada generación ha sido suficientemente advertida por patriotas verdaderos que fueron pronto asesinados o por otra parte destruídos poco después de publicar esa información.

     No hablar clara y francamente sobre lo que los judíos han hecho y están haciendo al mundo es garantizar que todos nosotros seamos asesinados. Decir la verdad exacta y no barnizada sobre lo que ellos han hecho a cada uno en el mundo mediante sus horribles prácticas los pondrá en una muy mala posición, pero esto pondrá al resto del mundo en el camino a la salud espiritual, psicológica y económica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario