BUSCAR en este Blog

jueves, 9 de junio de 2011

Benjamin Fulford - Sobre los Yakuza



     Presentamos ahora en castellano otro breve informe de los que publica el señor Fulford en su blog japonés. Es de Julio del año pasado, y toca aspectos sobre la composición política y cultural del Japón que presencia el autor, con unas interesantes notas históricas. Ciertamente siempre en lo que dice hay cosas que esconden una intención que a veces se hace sospechosa, pero seguimos juzgándolo como un descriptor de una cultura que permanece no ampliamente difundida, y como un narrador de sucesos que bien pueden ser verdaderos aunque no hayan ocurrido nunca.


La Verdad sobre los Yakuza
y las Bandas Asiáticas
por Benjamin Fulford
19 de Julio de 2010



     La primera cosa que uno tiene que saber sobre los Yakuza y las tríadas es que ellos no son bandas criminales según se definen en Occidente. Los Yakuza está profundamente relacionados con el Shinto, el Emperador, y los misteriosos y antiguos pueblos minoritarios de Japón.

     Los Yakuza descienden en parte de los refugiados seguidores de Mo-Tsé [Mo-Tzu o Mozi] que escaparon de la fiera persecución del primer Emperador de China en 200 a.C. Ellos se instalaron en Kyushu y a lo largo de la costa Sudoeste de Japón.

     Cerca del 600 d.C. los antepasados de la familia imperial japonesa perdieron una guerra en la península coreana y fueron obligados a huír a Japón del Sur. Allí ellos partieron cultivando arroz y comenzaron a prosperar, hasta que fueron atacados por los aborígenes pueblos Jomón. Para rechazarlos, ellos contrataron a los seguidores de Mo-Tsé así como a otros guerreros aborígenes. Las excavaciones de las tumbas samurai a partir de la era Kamakura (1185-1333 d.C.) muestran que ellos tenían una estructura ósea diferente de los otros japoneses. En otras palabras, los cultivadores de arroz sacaron en limpio que era mejor alquilar a los pueblos minoritarios que luchar contra ellos.

     Hasta el día de hoy los miembros de las fuerzas especiales japonesas y los Yakuza de ciertos distritos de Japón tienen una apariencia diferente de muchos otros japoneses Yayoi que descienden de los coreanos cultivadores de arroz. La gente minoritaria de sangre pura tiene un aspecto distintivo, como el pueblo Ainu del Japón del Norte. Ellos estaban al principio divididos en nueve tribus. Hasta el día de hoy los líderes de las tribus se juntan en las montañas para reuniones en fechas especiales.

     Algunos de los Yakuza que conozco personalmente tienen naturalmente cabello naranja o castaño y ojos que son del mismo color que el mineral ojo de tigre [http://es.wikipedia.org/wiki/Ojo_de_tigre]. Ellos también tienen mucho pelo en el cuerpo.

     El Shinto es la religión de esta gente. Ésta no es la adoración Shinto al Emperador autorizada por el Estado creada en la era Meiji, sino que es en cambio conocida como el antiguo Shinto. Es una religión animista de estas tribus. Por eso usted encontrará por lo general una aldea de algún pueblo minoritario alrededor de cualquier importante santuario Shinto.

     Una familia que ha administrado un santuario en la antigua capital de Nara dice que muchas de sus enseñanzas originalmente vinieron de un "judío rubio de ojos azules". Es verdadero que la escritura Katakana japonesa es prácticamente idéntica a la antigua escritura hebrea. Hay también muchos paralelos entre la primera parte del Antiguo Testamento o Torá y los mitos fundacionales japoneses.

     Según los sacerdotes Shinto, hubo discrepancias hace miles de años sobre el uso de ciertos conjuros y de la magia.

     Los espíritus que los sacerdotes Shinto dicen que pueden invocar, tienen muchos paralelos con los espíritus que los illuminati italianos dicen que pueden invocar con sus rituales secretos.

     Por ejemplo, los Illuminati italianos creen que usted puede alcanzar ciertos poderes oscuros matando un gato negro y bebiendo su sangre.

     La sacerdotisa del antiguo santuario de Nara tiene un cuento similar de su infancia. Ella dice que había un anciano que vivía cerca y solía ser amistoso con ella. En cierta ocasión, sin embargo, él comenzó a actuar de un modo extraño y violento. Los mayores del pueblo decidieron confinarlo a una choza especial. Un día ellos escucharon ruidos extraños y gritos de gatos que provenían de la choza. Ellos fueron a investigar y lo encontraron comiendo el corazón de un gato negro y rodeado de gatos negros muertos. Él no dejaba de decir: “ahora lo puedo ver todo”. Él fue llevado a un hospital mental, y cuando la sacerdotisa lo fue a visitar, ella sintió que él ya no era más humano debido al brillo que salía de sus ojos.

     Lo que esta historia ilustra es que los yakuza no son simplemente una especie de banda delictual. Ellos son herederos de antiguas tradiciones secretas.

     Hasta el día de hoy ellos dirigen sus grupos según reglas que son muy similares al código de los samurai. Hay reglas estrictas contra el nepotismo. Al hijo de un jefe de banda no le está permitido heredar la jefatura de la banda de su padre.

     Cada grupo Yakuza también maneja una isla autónoma o un pedazo de territorio que ellos defenderán con sus vidas contra otro grupo Yakuza. Todos los Yakuza están unidos en la cima por un consejo de mando secreto que también supervisa a la policía japonesa, a las fuerzas armadas y al sistema financiero.
     Las cuatro principales bandas en Japón son los Yamaguchi gumi, los Inagawa Kai, los Sumiyoshi gumi y los Goto gumi. Los Goto gumi solían estar afiliados a los Yamaguchi gumi, pero se separaron el año pasado en una disputa acerca de dinero e ideología.

     La mayoría de las principales empresas de negocios en Japón tienen una "ketsu mochi” o banda que los respalda en caso de disputas con otras compañías o con otras bandas. Si hay una disputa entre corporaciones que no puede ser resuelta amigablemente, cada una consulta a su respectiva ketsu-mochi. Éstas entonces se reúnen en algún sitio informalmente y alcanzan un compromiso o se declaran la guerra.

     En estos días casi siempre se llega a un acuerdo. Ésta es una razón por la cual los abogados están con tan poca demanda en Japón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario