BUSCAR en este Blog

viernes, 6 de mayo de 2011

Walter White - Entrevista a Harold W. Rosenthal (Segunda Parte)


     Publicamos ahora la versión castellana que hemos realizado de la segunda parte (final) de la entrevista que el editor señor Walter White (de quien no hemos obtenido ninguna noticia) hiciera al político judío estadounidense Harold W. Rosenthal (1947-1976) en 1976, y nombrada por su autor como The Hidden Tyranny - Part Two. Se añaden aquí algunas otras interesantes apreciaciones del entrevistado, en lo que puede ser calificado como un encuentro con un diablo. A nosotros nos parece que el mal mora en los hombres, en especial en algunas colectividades cuyos dirigentes las educan desde temprano para hacer lo malo. También nos parece digno de nota el espíritu patriótico que saca a relucir el señor White, justamente repugnando el discurso del que le ha tocado ser testigo.
     La información disponible en Wikipedia, sólo en inglés y francés, sostiene que el asunto (affaire) Rosenthal es una teoría acerca del complot judío, según el cual Harold Wallace Rosenthal habría sido asesinado en respuesta a sus revelaciones sobre una conspiración judía mundial.
     Rosenthal se graduó de la Universidad de Cambridge y de Harvard. Después de trabajar para el congresista Hugh Carey, se movió a la oficina del senador Walter Mondale, donde dirigió la agenda legislativa de éste. Después de un período en el Fondo Rockefeller, Rosenthal volvió al Senado para trabajar como ayudante principal del senador Jacob K. Javits.
     Rosenthal, judío de Washington, fue muerto el [11 ó] 12 de Agosto de 1976 a sus 29 años, con ocasión de una tentativa de desvío de un avión de una compañía aérea israelí en Estambul, en el cual viajaba como miembro del personal del judío senador de Nueva York J. K. Javits. Un "Fondo Rosenthal" fue creado ese mismo año en conjunto con el American Jewish Committee con el fin de permitirles a sus becarios efectuar prácticas y empleos de verano en la administración norteamericana, existiendo hasta el día de hoy.
     La muerte de Rosenthal ha sido relacionada con una entrevista que le habría dado un mes antes de su muerte a Walter White Jr., el editor de la publicación mensual Western Front, en la cual habría desvelado ciertos elementos de una conspiración judía mundial. La entrevista fue publicada el 13 de Marzo de 1978, en forma de un pequeño folleto de 17 páginas. Esta entrevista fue denunciada prontamente por la Liga Anti-Difamación, una [matonesca] organización judía estadounidense, que hace ver que W. White no pudo explicar por qué dejó ver el folleto sólo dos años después de la supuesta entrevista con Rosenthal. Según la Liga, esta entrevista es una falsificación que no tiene otro fin sino excitar el anti-judaísmo y desacreditar a la comunidad judía. White respondió que ese plazo había sido motivado por respeto a la familia del difunto, y sostuvo que la entrevista se encontraba registrada en cassettes de audio en sus archivos. Rosenthal habría sido remunerado por la entrevista, y pidió expresamente a White, bajo amenaza, publicar sólo sus escritos, no sus registros de audio.




LA TIRANÍA OCULTA - SEGUNDA PARTE


     "A la mayoría de los judíos no le gusta admitirlo, pero nuestro dios es Lucifer".

     La frase es una cita exacta de Harold Wallace Rosenthal, antiguo ayudante administrativo superior del entonces senador Jacob Javits, que fue derrotado en la elección de 1980.

     Yo, Walter White, durante los últimos 17 años director y redactor de la publicación conservadora mensual Western Front (Frente Occidental), fui informado sobre las bravatas del señor Rosenthal alrededor de Washington DC, y fui animado a encontrarme con él y entrevistarlo (por unos honorarios).

     El señor Rosenthal había declarado públicamente que los judíos dominarían completamente en todas partes del mundo entero, y que ellos controlan cada faceta de la vida política en Estados Unidos y cada aspecto de los medios de comunicación.

     Finalmente el señor Rosenthal y yo nos juntamos, en cuya ocasión lo entrevisté en privado y grabé la entrevista con conocimiento y consentimiento del señor Rosenthal. Durante la larguísima reunión el señor Rosenthal se volvió impaciente, grosero y vulgar (todo lo cual está registrado en la cinta) y él sacó la cuenta de sus honorarios antes de que yo hubiera concluído mi interrogatorio.

     Puesto que la entrevista entera fue larguísima, en 1977 liberamos y publicamos sólo la primera parte bajo el título de "LA TIRANÍA OCULTA". Copias de ese escrito (Parte I) han sido buscadas por gente de todo el globo. Ahora damos la versión de lo restante de la entrevista grabada como la Parte II. Aunque yo no desee desviarme, un analista del Este me ha dicho que el escrito "La Tiranía Oculta" (Parte I) había tenido un promedio en el número de lectores del 3,5%. Así, de ser verdadero, el escrito (Parte I) ha sido leído por más de 7 MILLONES de personas. Cuando esta parte final (Parte II) comience a circular, su impacto puede ser aún mayor. Eso depende de usted, el lector.

     Antes de que cualquier acuerdo fuera alcanzado entre nosotros, yo había establecido con el señor Rosenthal que él contestaría un número ilimitado de preguntas con total honestidad y al máximo de su capacidad. Fue debido a este entendimiento que tuve un asunto con el señor Rosenthal durante las etapas finales de la entrevista, y lo acusé de no ser honesto conmigo cuando en lo relacionado con su respuesta a mi pregunta "¿Tiene usted conocimiento de CUÁNDO y POR QUÉ comenzó la historia de que los judíos son el pueblo elegido de Dios?", él dijo en parte: "A la mayor parte de los judíos no le gusta admitirlo, pero nuestro dios es Lucifer (así que yo no estaba mintiendo) y somos su pueblo elegido. Lucifer está muy vivo".

     Como esto lleva a preguntar seriamente, todavía buscamos un organismo gubernamental para que investigue las afirmaciones de Harold Rosenthal. Mi diccionario interpreta tales afirmaciones como "TRAICIÓN".

     Ahora recogemos lo que siguió a una disputa durante la cual la grabadora había sido apagada. Obviamente donde aparece la "W", aquellas son mis palabras [W. White]. Donde aparece la "R", ella indica el comentario [del señor Rosenthal].

—W. Señor Rosenthal, cuando se permita que la historia verdadera sea publicada extensamente –cuando la verdad realmente se haga visible–, ¿qué espera usted que la gente del mundo le haga a los judíos?.

—R. Pensé que habíamos concluído esta entrevista.

—W. Estoy preocupado; y esta pregunta parece requerir su respuesta.

—R. Habíamos terminado, White, y usted ahora comienza a sondearme de nuevo. Ya le he dado las "tablas de piedra" y usted todavía quiere más... No importa. De cualquier modo usted no podría comprender... ¡ustedes los cristianos!.

—W. Entonces usted ahora me condena porque soy cristiano. Pensé que habíamos tratado de mantener esto en un plano de seriedad, ¿o no fue así?

—R. (Exclamación mascullada por Rosenthal)

—W. Independientemente de lo que eso signifique, usted está usando palabras que nunca he escuchado antes. ¿Está usted hablando en inglés?

—R. Dije - - - - - - -.

—W. ¿Lo puede deletrear?

—R. (Rosenthal deletrea M-I-S-C-H-N-A-H y brevemente dice que es de los fundamentos del Talmud). El señor Rosenthal continuó: —Dejemos eso a un lado. No llegaremos a ninguna parte. Además habíamos concluído y eso finaliza nuestro acuerdo.

—W. ¿Tiene usted miedo de responder la pregunta que propuse?

—R. ¿Quién diablos piensa usted que soy?. No me atemoriza responder ninguna pregunta, pero ya le he dado suficiente información como para que haga un libro.

—W. ¿No le he pagado a usted según nuestro acuerdo?

—R. Sí, por supuesto. Pero nuevamente usted está queriendo más. Muy bien, usted quiere mi opinión sobre qué va a pensar la gente en todo el mundo cuando la historia esté escrita.

—W. Bueno... No propuse la cuestión exactamente así, pero prosiga.

—R. Me importa un comino lo que la gente vaya a pensar. Además, cuando eso suceda, usted y yo estaremos muertos. Completamente muertos. ¿Le satisface la respuesta?

—W. Hay dos o tres preguntas aquí entre mis notas, señor Rosenthal, que aún no han sido respondidas, y una es muy importante.

—R. ¿Sobre qué?

—W. La historia acerca de los seis millones de judíos supuestamente cremados o asesinados por los nacionalsocialistas.

—R. ¿Qué hay con eso?

—W. ¿Sabe usted quién o qué organización judía inventó esa gran mentira?

R. No, no sé nada acerca de su autenticidad. En cualquier caso, no creo que sea muy importante.

—W. Señor Rosenthal, usted conoce mejor ese asunto. ¿Qué pasa con las nuevas generaciones que están creciendo con la creencia en esa gran mentira?. ¡Y usted dice que no es importante!

—R. Fue una consecuencia natural de la guerra, y todos sabemos que Hitler odiaba a los judíos, de manera que alguien, en algún lugar, pensó exagerar los números. Sabemos que muchos, muchos judíos fueron asesinados por los nazis.

—W. Estoy seguro de que usted sabe que cuando la Segunda Guerra Mundial comenzó había menos de 1/4 de millón de judíos en TODA Alemania. Muchos miles ya habían abandonado Alemania.

—R. ¿Y qué hay con eso?. Como dije antes, la gente judía es la más inteligente en el mundo. Entonces alguien ideó un gran número, y tal vez esa cantidad creció hasta ahora en que el número de judíos asesinados es de seis millones. Tenemos el control de los medios informativos, y ésa es la gran diferencia. De otro modo, vuestra gente podría contar SU gran mentira.

—W. Usted habla de ese asunto muy livianamente. Algo de tal enormidad...

     El señor Rosenthal aquí interrumpió diciendo: —Mi pueblo ha sido enseñado a tener consideración y prestar atención a nuestros maestros más bien que a las palabras de vuestra gente y sus leyes.

—W. Usted está viviendo en Estados Unidos, señor Rosenthal. Es nuestro deber respetar las leyes de nuestro país. Vuestra religión le enseña a usted que puede hacer un juramento –como cuando ingresa a alguna función política–, y si el juramento no le agrada, usted puede negar silenciosamente el hecho de que usted ha hecho ese juramento. Ahora, tengo copias del documento judío llamado el Kol Nidre, y he demostrado su autenticidad. El Kol Nidre se encuentra en el libro Nedarim en el Talmud, y es recitado cada año en la sinagoga durante el Día de la Expiación. Eso permite que todas las futuras obligaciones, juramentos o promesas de un judío puedan "ser absueltas de cualquier condena, perdonadas, anuladas, invalidadas y dejadas sin efecto". Eso permite a los judíos mentir, subvertir, hacer trampas, etc.

—R. Bueno; no todos los judíos practican esa clase de juramento. Estoy seguro.

—W. Pero lo practiquen o no, es con la aprobación del rabino.

—R. Hasta cierto punto. Quizá cuando brinda ayuda al individuo.

—W. ¿Eso no es pecaminoso?

—R. Tal vez para vuestra manera de pensar. Se lo he dicho: usted y yo somos diferentes. Somos pueblos diferentes. Nuestras creencias son completamente diferentes. Nos hemos desarrollado de esa manera por muchos siglos, de modo que no es un pecado para nosotros hacer cualquier juramento y luego quebrantarlo. Es nuestra enseñanza. (W: Este punto sobre la diferencia de carácter ha sido notado por muchos otros escritores judíos y hombres de Estado, y está bien respaldado en la Historia y por la ciencia. Irónicamente, todavía los cristianos continúan creyendo en la mentira judía de que "somos todos lo mismo" o "iguales").

—W. He guardado hasta ahora posiblemente la pregunta más importante de todas.

—R. Escuche, White: si usted quiere proseguir, mi tiempo es dinero. Hicimos un acuerdo y usted se está extendiendo más allá de lo razonable. Lo tiene todo grabado en cintas, y recuerde que estuvimos de acuerdo en que usted puede tomar lo que desee de las cintas y de sus notas, pero no puede reproducir las grabaciones bajo ninguna circunstancia. Ellas deben ser destruídas. Si usted quebranta esto, White, nosotros le arrancaremos las bolas.

—W. ¿Quiénes son NOSOTROS?

—R. Sólo hágase el listo y lo averiguará. Usted no quiere problemas y yo tampoco. ¡Usted mantenga nuestro acuerdo y ninguno saldrá dañado!. Ahora deme el resto de mi dinero. ¿Sí?

—W. Pretendo mantener nuestro acuerdo al pie de la letra, y usted tiene mi palabra de honor de que esas cintas no se usarán sino en la preparación de la historia. No hay ningún malentendido. Estamos de acuerdo en eso y mantendré mi palabra. Usted recibirá su dinero en un minuto.

—R. Tengo amigos, White. Conozco mucha gente, y no quiero que estén leyendo cosas atribuídas a mí que yo no he dicho. Me importa un comino lo que usted o cualquier otro piense. Pero no quiero mentiras impresas. Sólo las preguntas y respuestas de esta entrevista.

—W. Estamos de acuerdo perfectamente al respecto, señor Rosenthal. Ahora, por favor, conteste esto: Seguramente usted debe saber de alguna manera, por su educación o por alguna especie de sentimiento personal o entendimiento, CUÁNDO y POR QUÉ comenzó la historia de que los judíos son el pueblo elegido de Dios.

—R. Nosotros SOMOS el pueblo elegido de Dios.

—W. ¿Usted realmente cree eso, señor Rosenthal?

—R. Quizá pueda explicarlo, o tal vez Jake podría darle a usted una respuesta mejor...

—W. ¿Quién es Jake?

—R. Jake Javits, usted sabe, mi asociado. Es el hombre para el que trabajo, y es un tipo muy inteligente. Completamente inteligente. La respuesta que él le dé podría servirle mejor para el propósito de su historia.

—W. ¡Yo quiero su propia respuesta!

—R. ...Ustedes y nosotros realmente tenemos un dios diferente.

—W. ¿Ésa es su respuesta sobre el pueblo elegido de Dios?

—R. Para nuestro dios somos los elegidos. Se nos enseña eso desde nuestra infancia.

—W. Ésa es una respuesta evasiva. Usted sabe lo que quiero decir cuando planteo esa pregunta, y no creo en su réplica o su explicación.

—R. Bien. Me importa un comino lo que usted crea.

—W. ¿Vuestra gente cree que Jesús-Cristo era un judío?

—R. ¡Diablos! No vamos a volver de nuevo a ese asunto, ¿o sí?. Ya hablamos de eso.

—W. Eso fue antes de que empezara la grabación de las cintas. Me parece que no grabé su respuesta a esta pregunta.

—R. Bien. No puedo responder por todos los judíos. Supongo que usted está preguntando por lo que los judíos de todo el mundo creen, ¿no?

—W. Así es.

—R. Jake podría responder eso mejor que yo.

—W. Por favor, no quiero la respuesta del senador Javits para nada. Quiero SU respuesta.

—R. White, yo sé lo que usted está buscando. Lo he sabido desde el principio; pero está bien. Ustedes y nosotros estamos muy separados. Ustedes son de otra especie. No son de nuestro tipo. No es un secreto que nosotros no los respetamos ni a ustedes ni a los de su clase. (Génesis 3:15).

—W. ¿Usted se está refieriendo a nuestro tipo como a los "cristianos"?.

—R. No, ustedes los gentiles. Todos ustedes son nuestros enemigos. Cuando yo era un pequeño niño, sólo un muchacho, muy joven, fuimos enseñados muy sabiamente. Hace muchos siglos, cuando los judíos eran perseguidos en casi cada país y expulsados de tantos países, algunos de los gobiernos —no recuerdo exactamente si el gobierno de Francia o España; en fin—, el gobierno exigió que los judíos debían hacerse cristianos o ser expulsados del país.

—W. Sí, recuerdo haber leído de eso muchas veces.

—R. ¿Fue Francia o España?

—W. Posiblemente ambas, pero recuerdo perfectamente la historia de la reina Isabel de España. Cuán paciente fue ella con los judíos, siempre dándoles el beneficio de la duda, hasta que sus ojos vieron claramente los engaños de los judíos. Pero por favor continúe.

—R. Como sea, los judíos en esa época tuvieron un líder rabino muy sabio, un líder mundial, y su consejo fue respetado en todo el mundo. Él dijo que los judíos deben fingir convertirse en cristianos y esperar su tiempo y hacer verdaderos sacrificios si fuera necesario. Siempre hemos estado dispuestos a sacrificar unos pocos miles de judíos a cambio del liderazgo mundial. (W: Éste fue el plan que instigó la Segunda Guerra Mundial. Algunos judíos fueron sacrificados de manera que la propaganda de la "persecución" pudiera continuar). Es un bajo precio y no hay nada malo en ello. Se me enseñó que nosotros los judíos debemos llegar a ser abogados, para que así pudiéramos controlar y estrangular a los tribunales, e incluso a los jueces, salvo que ellos fuesen judíos. Nosotros debiéramos llegar a ser médicos y profesores y líderes en todas las iglesias. Y este objetivo ha sido casi completamente cumplido.

     "Lo dije antes y lo diré nuevamente: nosotros tendremos el control total, dije "total", a través del mundo entero, probablemente antes de que yo muera. Hemos sido completamente exitosos en mantener confundidos a ustedes los gentiles. Nosotros creamos la confusión. (W: La palabra Babilonia en hebreo es Babel y significa "confusión". Los judíos son los maestros de la confusión porque ellos son los cabecillas del sistema conocido como "Misterio, Babilonia la Grande" [Apoc. 17:5]). Usted no es estúpido, White. Usted sabe que los judíos somos exitosos por causa de nuestra unidad. Nosotros morimos por otro si es necesario. Nosotros financiamos generosamente a los nuestros. Así se comprende cómo gobernamos no sólo en este país. Nosotros dirigimos los asuntos exteriores estadounidenses. Somos el supra-gobierno del mundo. ¿Le basta con eso?".

—W. Prosiga. Encuentro muy interesante lo que está diciendo. Por favor continúe.

—R. ¡Nosotros somos el cuerpo de gente internacional más poderoso en el mundo!. ¿Usted cree eso?.

—W. Usted habla con tal confianza que yo...

     El señor Rosenthal interrumpió:

—R. Podemos destruír la economía de cualquier país sin que nadie sea consciente de ello, si así lo quisiéramos. Creo que es esto lo que usted quiere escuchar. (W: La mayoría de los estadounidenses son totalmente inconscientes de que mediante el sistema de la Reserva Federal su dinero ha sido robado y la economía ha sido corrompida).

—W. Yo espero que usted sea verídico conmigo, señor Rosenthal.

—R. Bien. Esto es verdad. Nosotros somos inteligentes. Somos poderosos, y al mismo tiempo mezclaremos a vuestras mujeres gentiles con los negros, y en cincuenta años ustedes estarán mezclados del todo. Los negros de mierda aman penetrar a vuestras mujeres Blancas, y nosotros los animamos a ello, usándolos para nuestra ventaja.

—W. Recuerdo que usted dijo que los negros servían para un propósito.

—R. Sí. Los usaremos para obtener una gran ventaja. (W: Fue principalmente mediante barcos mercantes judíos y subastas de esclavos manejadas por judíos que los negros llegaron a América).

—W. ...Y tratar de destruírlos después de que los hayan usado, supongo.

—R. Si es necesario, ¡sí!. Usted y yo sabemos que son gente inferior, una raza muda, pero pueden ser ventajosos con el uso del dinero. Quiero decir el verdadero dinero grande. Los negros harán cualquier cosa por dinero. Así, cuando el tiempo llegue –y usted puede incluso estar vivo para verlo– tendremos aquel control total, mientras ustedes los estúpidos cristianos están esperando por su Cristo, el impostor, a que retorne como vuestro salvador.

—W. Sus palabras suenan amargas.

—R. No del todo. ¿Por qué debería yo estar amargado?. ¡Estamos en la cima!

—W. Y cuando toda esta sórdida historia llegue a ser conocida, el resultado será una ciudadanía que se levanta; una ciudadanía furiosa que querrá destruíros.

—R. ¡Cómo!. Le pregunto cómo. Ustedes no pueden contactarse con la gente. Lo tenemos todo bajo tal control que ninguno, ni uno... nada puede la gente a menos que sea hecho a través de nuestro control de los medios. (W: ¿Quién ha tenido el control de los medios de comunicación en el siglo XX?: presidente de ABC, Leonard Goldenson; presidente de CBS, James H. Rosenfield; presidente de RCS, David Sarnoff; jefe ejecutivo de NBC, Fred Silverman; presidente de PBS, Lawrence Grossman; presidente de Time, Arthur Heiskell; editor de U.S. News & World Report, Marvin Stone; jefe ejecutivo de Dow Jones, Warren H. Phillips; editor de Newsweek, Lester Bernstein; presidente de TV Guide, Walter Annenberg; presidente del New York Times, familia Sulzberger... Éstos y otros ¡son todos judíos!). Lo hemos cosido muy bien. Hemos infectado vuestras iglesias completamente y ahora controlamos el sistema escolar en Estados Unidos. Es una realidad que tenemos el control total de la cristiandad organizada. Casi en todas partes, completamente.

—W. Encuentro que muchas cosas que usted dice son repulsivas. El modo en que usted dice las cosas...

—R. Es lo que usted quería escuchar, o si no, no habría pagado un buen dinero por esta entrevista.

—W. En tanto usted sea verídico conmigo... Pero usted todavía no ha respondido la pregunta que le propuse hace rato. ¿Usted cree que Jesús-Cristo fue un judío?

—R. Como le dije, Jake podría darle una respuesta realmente inteligente. Sé que la mayoría de nuestros amigos, muchachos y gente con la que crecí –de hecho todos nuestros amigos, todos–, no creen que Cristo hubiera sido judío. Él fue un impostor, y millones de personas en todo el mundo creen ahora que el cristianismo fue fundado sobre la falsedad y sobre traducciones deliberadamente incorrectas de vuestra Biblia. Cristo fue un fraude. Incluso el Consejo Nacional de Iglesias [National Council of Churches] está de acuerdo en que hubo falsas traducciones del libro que vuestra gente respeta. Está construído sobre mentiras. (W: Este comentario puede difícilmente ser considerado como proviniente de una fuente verdaderamente cristiana, puesto que el Consejo Nacional de Iglesias fue organizado por judíos y su teología está controlada por ellos).

—W. Según las últimas investigaciones de los estudiosos, vuestros ancestros no son israelitas sino mongolianos y asiáticos de Europa Oriental y Asia Occidental, de tal manera que ellos estaban a miles de kilómetros de la Tierra Santa. Ellos nunca jamás vieron la Tierra Santa, demostrando esto que vuestra gente no fue el pueblo elegido de Dios.

—R. ¿Y qué?. ¿Qué diferencia hace eso?

—W. Por muchos años nos han enseñado la gran mentira de que los judíos son el pueblo elegido de Dios, así que eso hace una diferencia. Una diferencia demasiado grave.

—R. ¿Qué tan grave?.

—W. ¿No prueba que la gran mayoría de los judíos de hoy son jázaros en su origen? Vuestros ancestros jamás pisaron las tierras donde Cristo caminó. Ellos nunca supieron de Jerusalén ni Palestina, de modo que cómo podrían... (el señor Rosenthal interrumpió)

—R. (Gritando) ¡¿Qué maldita diferencia hace eso ahora?!

—W. Encuentro repugnantes tantas cosas que usted ha dicho, y su manera arrogante de jactarse, como ha sido, de ser reconocidamente parte de esta gigantesca... esta atroz conspiración contra la Humanidad... y a veces usted intenta soslayar las cosas diciendo "¿Qué diferencia hace?". Mucho de lo que usted ha admitido me asombra. De hecho, carezco de las palabras... (el señor Rosenthal interrumpe aquí).

—R. Eso es porque usted es un gentil. Usted no comprende, ¡y nunca lo hará!, hasta que sea demasiado tarde, y mi esperanza, personalmente, es que el pueblo estadounidense no... (el señor Rosenthal hizo una pausa aquí).

—W. Hay tanto de lo que usted ha dicho, que como individuo, la gente puede no creerle. Ellos pueden no creer esta entrevista... (el señor Rosenthal interrumpe).

—R. Eso es porque tenemos el control hoy en día. Es una de las razones. Su gente no cree que sea posible para cualquier pueblo o raza llevar a cabo lo que tenemos entre manos en un par de miles de años. El gentil es estúpido. NOSOTROS somos inteligentes. Yo voy a ser una persona muy importante en Washington y pronto. Yo intento llegar a ser nacionalmente prominente. Usted va a escuchar y leer sobre mí en el futuro. Soy joven y he tenido las agallas para contarle más de lo que cualquier otro judío se atrevería a contarle, al menos públicamente. He arriesgado mi cuello, White. Algunas cosas que le he contado son parte del mundo interior e invisible de la judería.

—W. Mirándolo ahora en que percibo su cambio, lo veo como un bastardo despreciable. Todo en usted... (el señor Rosenthal interrumpe).

—R. ¡Nadie me llama "bastardo" y se va tranquilamente!

—W. Usted es completamente desdeñable, bajo y detestable.

—R. Voy a golpear su maldita cabeza si usted me llama un bastardo...

—W. Yo no lo intentaría si fuera usted. Yo también tengo amigos, y a muchos de ellos les gustaría tener la oportunidad de tomar venganza sobre usted, así que mantengamos esto sobre una base formal, como fue intentado al comienzo. (El señor Rosenthal entonces dijo algo y le pedí que lo deletreara. Él pronunció O-Y V-A-Y, Oy Vay, y agregó "oy vay iz mir", y cuando le pregunté qué significaba, dijo que yo no lo entendería, pero lo estoy incluyendo aquí porque está en la grabación).

—W. Muchas veces cuando se hace referencia a una persona que es judía, he escuchado decir: "Bueno, entiendo que él es presbiteriano, o católico". Entonces me gustaría su opinión o explicación. ¿Qué sienten los judíos acerca de otro judío que se convierte en un cristiano o cualquiera otra religión?. Él o ella, ¿no es más un judío?

—R. Eso puede ser mejor contestado. Bien. Déjeme ponerlo de esta manera. Ignoro qué eran su padre y su madre. De qué nacionalidad, quiero decir...

—W. Mi padre era británico. Inglés. Y mi madre era alemana.

—R. Bien. Si usted decidiera estudiar el sionismo o el Talmud, o realmente quisiera llegar a convertirse y asistir a la sinagoga, ¿borraría eso su herencia inglesa o alemana?

—W. Por supuesto que no. Pero yo quería escucharlo de un judío con conocimientos. Lo que usted ha dicho entonces es que él o ella es siempre un judío.

—R. Eso es estúpido. Estúpido. Somos lo que somos. No importa a qué nos unamos o adoptemos. Eso no cambia lo que SOMOS. Yo soy un judío y nada puede cambiarme porque yo haya escogido otra religión. ¡Qué estupidez!. (W: Este concepto es verificado en la Escritura por la pregunta retórica: "¿Puede el negro cambiar su piel, o el leopardo sus manchas?" [Jer.13:23]. Y en la parábola de la cizaña y el trigo encontramos que la cizaña (los hijos del maligno) es completamente destruída. No es salvada del fuego destructor, ni es convertida en trigo. Dios no va a cambiar la cizaña en algo que nunca ha sido).

—W. Pero los judíos tienen gran parte en este engaño.

—R. Tenemos talento para confundir vuestros asuntos.

—W. Ustedes son maestros del engaño y esta práctica astuta de los suyos ha permitido a su gente infiltrar los gobiernos a través del mundo.

—R. ¿Y por qué no?. ¿Por qué no deberíamos apoderarnos de los bancos, las universidades, la Iglesia y el gobierno, si los gentiles no son lo suficientemente inteligentes para gobernarlos?. Yo podría no haber tomado este camino hace unos pocos años, pero ahora es diferente. No hay nada que vaya a deshacer nuestra estrategia en el mundo hoy, así que puedo hablar mucho más libremente. Lo que he destapado puede ayudar a otros judíos a declararlo abiertamente si es que tienen agallas. No somos una raza pusilánime.

—W. Usted está muy seguro de sí mismo y de su gente ¿o no?

—R. Podemos estar divididos en muchas cosas, pero nada nunca realmente nos separa a nosotros.

—W. ¿Quiénes son NOSOTROS?

—R. Mi pueblo, los judíos, son "como uno solo" cuando esto es lo que más cuenta. Ningún incidente nos puede dividir. (W: A través de los siglos los judíos han aprendido que no pueden confiar en otros pueblos. Así, la obligación racial judía es su mayor obligación).

—W. ¡He escuchado a judíos pelear uno con otro con bastante veneno!

—R. Ah, eso es completamente diferente. Seguro que pelearemos uno con otro, pero, como dije, cuando eso es lo que más importa, nosotros somos "como uno solo". Nuestro fuerte, White, es la división y la duplicidad. Es un arma infalible, y somos hábiles, quizás perfeccionistas, en su aplicación. Ustedes no tienen la inteligencia para competir.

—W. Pero nosotros tenemos una cultura que ustedes los judíos nunca comprenderán o igualarán.

—R. Los judíos tienen una vida familiar. Nuestra cultura requiere un alto standard en educación. Nosotros establecemos standards, de manera que nuestros hijos sobrepasen el de sus padres. Nuestra gente sigue mostrando un progreso educativo espectacular. El éxito de nuestros niños no se basa enteramente en las escuelas sino en la familia, y estamos orgullosos de estos logros. ¡Ustedes no pueden competir! Más de 12.000 médicos se gradúan en las escuelas de medicina en Estados Unidos cada año, y casi 10.000 de ellos son judíos. Entre los estudiantes de leyes el porcentaje de judíos es aún más alto. Los judíos están en tan sólido fundamento aquí en Estados Unidos que cualquier clase de oposición a nuestro control sólo sería pasajero. Usted sabe que nos reímos de la historia de los seis millones, al igual que de la historia de que Cristo era un judío y de la historia del pueblo elegido de Dios. Esto debiera mostrar a la gente que tenemos una solidaridad como ningún otro pueblo en el mundo. Los judíos tienen una proximidad hacia los otros judíos que ellos nunca han visto o quizás oído. (W: Como se dice: "La sangre es más espesa que el agua").

—W. Señor Rosenthal, espero que usted no me haya mentido en nada en esta entrevista, porque si lo ha hecho nosotros podríamos vengarnos sobre usted. ¿Comprende?

—R. Lo que le he dicho es verdad. Todo lo que le he dicho. No necesito mentir.

—W. He encontrado que la pasión de los judíos es la avaricia, el lucro y la destrucción del cristianismo. ¿Estoy en lo correcto?

—R. No puedo hablar por todos los judíos.

—W. Estoy hablando de la gran mayoría de los judíos. ¿Estoy en lo cierto?

—R. Tal vez la mayoría de los judíos sientan de esa manera. ¡Pero no hay nada malo en eso!

—W. Pienso que usted sólo insiste en lo mismo una y otra vez porque hay una amargura dentro suyo, y quizás usted dice cosas que incluso usted mismo no las cree. Algunas cosas que dice son casi increíbles.

—R. Bueno. No me interesa un maldito Dios lo que usted crea. Le he dado respuestas y opiniones honestas. Ahora no más preguntas. Y no olvide nuestro acuerdo. Si me entero de que las cintas son usadas para otra cosa que lo que convinimos, usted sufrirá consecuencias serias. ¿Entiende usted?

—W. Entiendo. Y ahora, señor Rosenthal, aquí está el resto del dinero convenido para esta entrevista.


FINIS


     Estimado lector: Después de que la máquina de cinta había sido apagada, acusé a Harold Rosenthal de no cumplir con nuestro acuerdo en contestar sinceramente a mi pregunta en cuanto a que los judíos son el pueblo elegido de Dios. Él contestó:

—"Somos el pueblo elegido de Dios... A la mayor parte de los judíos no le gusta admitirlo, pero nuestro dios es Lucifer (así que yo no estaba mintiendo) y somos su pueblo elegido. Lucifer está muy vivo".

     Yo estaba atontado. No tenía ningún comentario adicional. Yo había mirado a esta persona arrogante y jactanciosa cambiar a veces como un camaleón que cambia su color. Muchas veces él mostró odio, sí, incluso veneno. En la conclusión me sentí sucio estando junto a él.

La Tiranía Escondida Ha Sido Revelada

     La mayor parte de lo que Harold Wallace Rosenthal dijo, trajo a la superficie una realidad que nosotros los veteranos hemos conocido desde el principio; pero esta traición "judía" es más chocante cuando se la obtiene toda en un solo paquete.

     Se ha alegado que Harold Rosenthal fue asesinado porque habló demasiado; entonces es comprensible, de ser así, en vista de que él hizo tales declaraciones espantosas hace casi siete años que ahora vemos como una realidad. Como un ejemplo citamos la impresionante explotación del Negro y la presencia Negra en todas partes hoy. Minimizamos los alardes del señor Rosenthal acerca del control judío sobre nuestras iglesias. Increíble entonces. Ahora, en el otoño de 1983, es una realidad que "la Corte Suprema ratifica a las Iglesias Estatales aprobadas por el IRS [Internal Revenue Service]".

     Cuando Rosenthal hizo tales declaraciones sobre el control de la Iglesia, sentimos que él se jactaba, pero la persecución actual de la Iglesia y sus ministerios aquí en Estados Unidos por el gobierno es hoy un HECHO. Si a usted le dijeran que un sheriff y tres ayudantes suyos esperarían en la oscuridad de la medianoche para detener a un "pastor", Everett Sileven, en Omaha, Nebraska, porque él tuvo la intención de reanudar el ministerio educativo diario en la iglesia Faith Baptist en Louisville, usted no lo habría creído hace seis años. Hoy, sin embargo, ése es sólo otro episodio extraño en una de las historias más increíbles de la historia estadounidense. La judería organizada está determinada, y la "Opresión Final del Cristianismo" mediante el cobro de impuestos y la regulación (Taxation and Regulation) es ahora un HECHO.

     No es que el enemigo vaya a venir. El enemigo ya está aquí. La guerra ha sido declarada sobre el cristianismo, las Iglesias, las libertades religiosas, el verdadero estilo estadounidense, y sobre la raza blanca. ¿Están otras libertades amenazadas: la libertad de movimiento, la libertad para vivir, para pelear, para morir? De ser así, hay que levantarse y ser visto y hablar y ser oído. El tiempo para luchar por la libertad es mientras aún tenemos la libertad para hacerlo. Los cristianos deben ser la sal de la Tierra y la luz del mundo. La sal y la luz son cualidades de dominio. Es el tiempo para que los cristianos ejerzan el dominio religioso. Y si por el instrumento de la autoridad gubernamental un pueblo está siendo conducido a su destrucción, entonces la rebelión no es sólo el derecho sino el deber de cada miembro de ese pueblo.

     ¡La sangre caliente que nos condujo a Concord [la primera batalla de la Independencia estadounidense, 19 de Abril de 1775] todavía fluye en nuestras venas!. Necesitamos a verdaderos estadounidenses para la defensa de Estados Unidos contra la tiranía judía, y hay millones de amantes de la libertad, estadounidenses viriles que están esperando ser llamados. Así que aliémosnos a nosotros mismos para impedirles a aquellos demonios extranjeros arruinar nuestra alguna vez gran nación.

     Cuando el pueblo estadounidense realmente descubra y comprenda lo que el judío indecible ha perpetrado, su ira no conocerá ningún límite, y los arroyos correrán profundamente con sangre.


* * * * * 

PRIMERA PARTE


1 comentario: