BUSCAR en este Blog

jueves, 17 de febrero de 2011

Pedro Varela - Entrevista y Carta


     Publicamos ahora una entrevista que la periodista italiana Giovanna Canzano realizó al librero y editor barcelonés Pedro Varela. Está circulando por internet en italiano y también está disponible la versión original en castellano que podéis leer a continuación. Nosotros hemos tomado esta entrevista (Mayo de 2010) y la carta del señor Varela que sigue a continuación (Enero de 2006) desde el sitio tsunamipolitico.com. Más allá de las opiniones que puedan merecer algunas tesis de Varela y más allá también de la perplejidad que a veces pueden suscitar desde un punto de vista formativo algunas de sus decisiones editoriales, la realidad es que su caso ilustra de modo impactante la fijación vengativa y abusiva de ciertos lobbies, así como la inconcebible elasticidad con que ciertas leyes pueden ser "dirigidas" ad hominem o contra grupos específicos "democráticamente linchables".
     Editorial Streicher deplora la profunda bajeza en que tienen sumida a España, haciéndola cumplir el papel de país para todo servicio del contubernio yanqui-europeo-israelí (mira que andar participando directamente en las guerras del Imperio). Esperamos que el toro hispano se sacuda el repugnante yugo de sus anticristianos gobiernos judeo-masónicos y nuevamente se constituya como ejemplo para muchos otros. Deploramos también, y además nos mueve a burla, la obcecadamente necia conducta de aquellos malos magistrados que relucen argumentos retrasnochados, ofensores de la inteligencia, en una vergonzante actitud servil (yanaconismo, le llamamos; y también se le conoce como cipayismo), que cree y espera ser recompensada por sus amos en un futuro que —no dudar de ello— definitivamente no le llegará.
     Acaso haya pronta ocasión de reponer el águila que el Rey masón hizo retirar del Escudo de España y que la amparó desde el tiempo de Isabel la Católica, cuya devoción por el águila que representa a Juan el evangelista dejó testimoniada, para que retorne por sus fueros y sienta el orgullo de una buena conciencia, desdeñosa de los desdeñables.



 
PEDRO VARELA
Y LOS DELITOS DE OPINIÓN EN ESPAÑA
Entrevista de Giovanna Canzano a Pedro Varela
 22 de Mayo de 2010




      Desde 1996, tras la aprobación en España de una ley que establece el delito de apología de genocidio y la incitación al odio racial (11 de Mayo de 1995), Ud. es perseguido por los tribunales españoles. ¿Puede resumir las etapas de esta persecución legal?.

     En 1996 sufrimos sendos registros policiales en mi domicilio particular y simultáneamente en los locales de la Librería Europa de la calle Séneca 12 de Barcelona. La policía secuestró 20.900 libros que no han sido devueltos hasta el día de hoy. Además de todos los archivos históricos, mi biblioteca privada, documentación, ordenadores, etc. Fui acusado de "negación del holocausto" e "incitación al odio racial". Dos años después, el 16 de Octubre de 1998 tuvo lugar un juicio-espectáculo a la soviética, en el que el juez de extrema izquierda Santiago Vidal Marse dispuso una inmensa pantalla con traductor simultaneo y proyectó la película histórica de Fritz Hippler "Der ewige Jude" (El Judío Eterno), de la que encontraron un ejemplar en la Librería Europa. Me acusaban como si yo mismo fuera el director de la producción y el fiscal solicitaba 4 años de cárcel, multa económica, etc. Un mes después, el 16 de Octubre de 1998, este mismo juez dictaba sentencia y me condenó a 5 años de prisión, ¡por vender libros!. Me fue retirado el pasaporte y se me prohibió salir de España durante 10 años, con obligación de ir a firmar ante el juez cada mes. El 16 de Enero de 1999 una manifestación autorizada y controlada por la policía de Barcelona, irrumpió en nuestros locales y destrozó la Librería Europa, lanzando los libros a la calle, quemándolos en una gran pira. Hicimos un recurso en la Audiencia Provincial que fue aceptado por considerar que la ley aplicada contra mi era inconstitucional. La Audiencia Provincial que presidía Ana Ingelmo envió la sentencia y sus consideraciones al Tribunal Constitucional de Madrid, que necesitó 10 años para tomar una decisión.

    Finalmente, en 2008 el Tribunal Constitucional consideró que, al menos en parte, no se podía condenar a nadie por dudar o negar presuntos hechos históricos mediante la palabra o el escrito. Una vez más en Barcelona, el nuevo Tribunal admitió que no podía condenarme por "negar el Holocausto" puesto que el Tribunal Constitucional lo impedía. Pero me condenaban por "¡promover el genocidio!". Finalmente tuve una pena en firme de 7 meses de prisión. Pero entre tanto, y ante esta nueva situación, los fanáticos del Tripartito en Barcelona ordenaron en Abril de 2006 un nuevo registro y un nuevo proceso contra las Ediciones Ojeda que dirijo, secuestrando los siete ordenadores y otros 5.000 libros y numerosa documentación. El nuevo juicio tuvo lugar finalmente el pasado 29 de Enero de 2010 y la condena se conoció el 8 de Marzo: 2 años y 9 meses de prisión por "genocidio" y atentado "contra los derechos fundamentales" , crimen que estaría cometiendo al editar libros que denuncian al lobby judío internacional, documentos históricos como Mi Lucha o los discursos de Hitler y otros de temática raciológica. Sumados a los 7 meses de la condena anterior esto suma 3 años y 4 meses que, ahora sí, debería cumplir por reincidencia y sumar más de 2 años de cárcel. Intentaremos un nuevo recurso si es posible.

     Ud. ha sido condenado recientemente por el juez penal 11 de Barcelona a 1 año y tres meses de prisión por el delito de difusión de ideas negacionistas y a otro año y medio de prisión por violar los derechos fundamentales y libertades públicas que garantiza la Constitución. ¿Estas sanciones se impusieron como el propietario de la Librería Europa?.

     No, como responsable de Ediciones Ojeda. Aunque la sede es la misma que la de Librería Europa en la Calle Séneca 12 de Barcelona, aunque la persona es la misma, aunque los libros de Ediciones Ojeda también se venden en Librería Europa. Era un truco semi legal para volver a intervenir contra nosotros.

     Ud. se sometió al proceso como un librero sencillo, pero la sentencia dice que vendía libros que aconsejaban la segregación y representaban "un desprecio por el pueblo judío y otras minorías" y, como se ha comentado por el juez, "en términos de unidireccional contenido, con una total falta de pluralismo" y "dirigido a una sola línea de pensamiento”.

     ¿Quién decide qué ideologías son genocidas y cuáles no?: ¿el fiscal amigo de S.O.S.-Racismo? ¿sus amos que les pasan el sobre a fin de mes?, ¿o tal vez una jueza sustituta que necesita asegurarse las habichuelas y conseguir plaza fija?. Nuestro abogado preguntaba a la jueza y la parte contraria durante la defensa: "¿Hemos de obligar a los editores a compartir todos los textos que publican?. ¿Eliminamos de la historia los textos que no nos gustan?". Lo que hacen el Fiscal General de Catalunya y los funcionarios de la policía autonómica es como una iluminación de teatro. Con sus potentes focos, los nuevos magos concentran la atención del público en la esquina que les interesa, dejando en la oscuridad el resto del escenario. Envían al juez sólo aquellas frases fuera de contexto que interesan para criminalizarme, incluso sin ser siquiera el autor de los textos. El Fiscal fue más lejos: estuvo leyendo durante un largo tiempo un montón de frases inconexas que serian hoy políticamente incorrectas, pero "olvidó" mencionar que A) Ninguna de ellas era de Pedro Varela y B) En su mayoría se trataba de ideas de pensadores clásicos citadas por los autores de los libros en cuestión. De este modo consiguió que expresiones de Quevedo, Fichte, Jung, Schopenhauer, Wagner, Nietzsche, Rosenberg, o los clásicos griegos, románticos o hindúes, aparecieran como opiniones personales del editor. De hecho, la acusación pretende, además, que los editores y libreros se lean absolutamente todos los textos que ofrecen al público, lo que resulta de todo punto imposible. Y además, que los libreros y editores ejerzan autocensura ellos mismos. Es decir, nadie quiere erigirse en Gran Inquisidor, nadie quiere aceptar que existe, de facto, un nuevo Índice de Libros Prohibidos; nadie quiere admitir que existen, como demuestra este proceso, textos malditos, pero se espera que los editores y libreros "comprendan" por sí mismos que hay cosas que pueden y no pueden editar, distribuír u ofrecer al público. Habrá que responder lo evidente. Un editor, y mucho más un librero, carecen del tiempo, la capacidad y aún menos la obligación de censurar los libros que ofrecen al público.

     Además es el público el que decide qué libros quiere o no quiere comprar y menos que nadie S.O.S-Racismo puede erigirse en "consejero" universal de lo que la gente puede o no puede leer. Uno puede llegar a comprender que, como su nombre indica, esta asociación y sus colegas tengan la urgente necesidad de encontrar "racistas" en cualquier esquina, porque viven de eso y, si no los encuentran, los inventan. Pero dudo mucho que el público quiera aceptarlos como guías intelectuales de sus lecturas. Una de las acusaciones de las que soy objeto por parte del fiscal es que pretendería "justificar el genocidio" (léase: el manido Holocausto), dando por verdad absoluta lo que está justamente en discusión (pretenden hacer de este tema supuestamente histórico el fundamento ideológico del Sistema). Muchos de estos libros existen desde hace tiempo de servicio libre en la red. Así pues, ¿dónde empieza el crimen?: ¿Cuando leo el libro en internet?, ¿cuando alguien se imprime una copia en la impresora de casa?, ¿Cuando otro decide imprimirse 30 copias y repartirlas entre amigos?, ¿o cuando Ediciones Ojeda realiza una impresión de X ejemplares?. Como vemos pues, en la era de las comunicaciones libres y masivas, poner fronteras a la información abierta no sólo carece de sentido, es inviable. Nuestros acusadores, como ciertos amigos suyos en el mundo político e intelectual, forman parte de los vividores que se llaman a sí mismos "antirracistas": S.O.S-Racismo, Antifa, Searchlight, Expo y otros grupos parecidos cuya naturaleza ahora entendemos y en ocasiones con excelentes conexiones en las fiscalías o magistraturas. Son las tropas de choque del Predador. Acaban con los grupos de solidaridad local. Actúan como un disolvente, desintegrando la sociedad tradicional. Son sionistas fervorosos, obedecen devotamente a lo que diga la ADL de Foxman; y reciben apoyo de financieros judíos (como bien podría hacer un Basat-Cohen con ciertos periodistas en Barcelona).

     El problema es que la ideología dominante, experimentada en la manipulación del lenguaje político y ejerciendo un control cada vez más total en el mundo de las ideas, está absolutamente en manos de los Maestros del Discurso. Todo el imaginario difundido entre nosotros durante las últimas décadas -pero que arrastramos desde hace más de un siglo-, no es otro que el defendido por "el judaísmo, la masonería y el marxismo" (según el célebre discurso del anterior Jefe del Estado, cuyo mensaje ha sido ridiculizado socialmente como única forma de combatirlo, pero la realidad cotidiana no hace sino darle la razón).

     Esa ideología imperante, fundamentada en mera propaganda, da por hecho lo que está precisamente en discusión. Y así se puede ir acorralando a quienes, ejerciendo oposición, por pequeña que ésta sea, no tienen la más mínima intención de dejarse abatir. La izquierda española y en general la clase política y mediática, incluida la derecha liberal o centrista, por ejemplo, utiliza vocablos demoledores para el contrario. Ante cualquier razonamiento del adversario ya sea liberal o conservador pero máxime si es identitario, utilizan en España los típicos conceptos de bloqueo: facha, fascista, franquista, ultraderecha, con lo cual, sin necesidad de mayores argumentos, se deja al otro acorralado contra las cuerdas y a la defensiva. En ocasiones importantes, como es el caso de  esta casa, se añaden los aún más demoledores vocablos paralizantes: nazi, racista, antisemita, genocida. Con ellos no hay interlocutor que no quede helado al instante, sin atreverse a mediar palabra.

     Es fruto de una muy estudiada magia del idioma o ingeniería lingüística que precede a la ingeniería jurídica y finalmente a la ingeniería social en marcha, incluyendo el proceso de sustitución de la población autóctona y su aniquilamiento, que debe aceptar voluntariamente y sin rechistar.

     ¿También trató de "condenar" los libros en un país donde no existe la censura inquisitorial y un Índice o en la oficina inquisitorial donde se puede aprender de los libros que se pueden o no pueden imprimir, cuáles son los autores y los libros condenados?. ¿Es porque asusta la circulación de estos libros?.

     Hay que destacar que entre los 16 libros condenados a ser destruídos en Enero de 2010, encontramos a un famoso psicólogo anti-nazi como Eysenck o a un judío israelí como Shamir. Adjuntamos la lista:

LIBROS QUE HAN DE SER QUEMADOS Y POR LOS QUE SOMOS CONDENADOS ESTA VEZ:

1. LA LLUVIA VERDE DE YASUF, de Israel Shamir
2. RAZA, INTELIGENCIA Y EDUCACIÓN, de H. J. Eysenck
3. FUDAMENTOS DE BIOPOLITICA, de Jacques de Mahieu
4. EL PENSAMIENTO WAGNERIANO, de Houston Stewart Chamberlain
5. ÉTICA REVOLUCIONARIA, Editado por Pedro Varela
6. ECUMENISMO A TRES BANDAS: Judios, Cristianos y Musulmanes, P. Angel Garcia de la Ojeda
7. LA HISTORIA DE LOS VENCIDOS Tomo II, de Joaquin Bochaca
8. LOS CRIMENES DE LOS “BUENOS”, de J. Bochaca
9. LOS PROTOCOLOS DE LOS SABIOS DE SIÓN, de Sergei Nilus
10. MI LUCHA, de A. Hitler
11. AUTORRETRATO DE UN FASCISTA: LÉON DEGRELLE, de JM Charlier
12. HITLER Y SUS FILOSOFOS, de J. Bochaca y otros
13. HITLER DISCURSOS Tomo I (1933, 1934, 1935)
14. NOBILITAS, del Dr. Alexander Jacob
15. EL HOMBRE NUEVO, de Ion Motza
16. GUARDIA DE HIERRO, de Corneliu Codreanu

     Si se enteran en otros países de Europa que en España se persiguen los libros de una eminencia en psicología como H. J. Eysenck, conocido anti-nazi, o de un judío que era además diputado socialista en el parlamento israelí como Israel Shamir, o los discursos históricos sin comentario alguno que pronunció Hitler entre 1933 y 1935 (publicados incluso en Alemania hoy en día), o el de un hindú cuya obra es considerada en universidades y se vende en Francia o Inglaterra sin problemas, se quedarán pasmados y este país volverá a hacer el ridículo más espantoso. Los Predadores, los Amos del dinero y las voluntades, los que están postrados ante el becerro de oro y son los dueños de este mundo, hacen pedazos cualquier oposición, o por lo menos, eso intentan. "Os envío como ovejas en medio de lobos", dijo bien Nuestro Señor. Cuando los Predadores y sus sirvientes anestesian a las ovejas, censurando información, es que pretenden devorarlas. La respuesta es orar más, amar más y luchar más. Pero para imponer la rendición sin condiciones hacen falta dos. Uno lo suficientemente fanático, prepotente y estúpido para exigirla. Y otro dispuesto a aceptarla. En sus cálculos olvidaron que este último no existe.

      La jueza Estela Pérez Franco ordenó también la confiscación de algunos "objetos" presentes en su biblioteca como un busto de Hitler, la esvástica de hierro, cascos militares, carteles nazis… ¿tiene sentido su secuestro?.

     Aunque carezca de mayor importancia material, el tema de la parafernalia supone un peligro grave. Ordenando destruír una obra de arte de un escultor de los años 40 del siglo pasado, sólo porque representa a Adolf Hitler (nacido en el siglo XIX) nos introduce en el mundo de los nuevos iconoclastas. ¿Se imaginan que un juez ordenara destruir bustos de Napoleón, Bismarck o Julio César?. Entre los vecinos indignados, un señor ha propuesto reproducir centenares de bustos de Hitler para ver si alguien se atreve a prohibirle su venta junto a los bustos que ofrece de Stalin, Mao y Lenin, o los de auténticos genocidas como Churchill o Truman.

     Otro, que colecciona y vende cascos históricos, se preguntaba si habrían secuestrado y ordenado destruír –como ha hecho esta jueza peculiar–, junto al casco alemán original que nos suministraba, los cascos americanos y soviéticos que también vende. Está preocupado porque con este precedente, un día cualquier juez excéntrico ordenará pasar una apisonadora sobre su colección de condecoraciones de época. Si una jueza, como es el caso, decide destruír una lámpara india con la esvástica levógira (regalo de algún cliente con mal gusto), ¿ordenará destruír la hoz y el martillo que luce, hasta hoy, en la Plaza Cataluña de Barcelona? (local del PC); ¿o tal vez prohibirá a los budistas o al ejército finlandés el uso de su símbolo tradicional por excelencia? Con razón la población hindú en Alemania obligó a la canciller Merkel a retractarse de su intención de prohibir la representació n de cualquier esvástica histórica en el país: "Ustedes tienen problemas con este símbolo por sólo doce años de historia, para nosotros representa varios miles de años de cultura" afirmaban.

     En Octubre de 2007, el Tribunal Constitucional español ha despenalizado el delito de "negación". ¿Sobre qué base Ud. fue condenado por los tribunales en Barcelona?.

     El juez falsamente progresista Santiago Vidal, que ni siquiera es juez de carrera, consideró que dudar o negar el Holocausto ya es crimen suficiente. Pero lo primero que aprendimos en la Universidad, es que la Historia nunca está cerrada, nunca se acaba de investigar, siempre permanece abierta, siempre pueden surgir nuevos documentos, nuevas pruebas. De lo contrario un hecho ya no es histórico, sino dogma religioso en el que hay que creer por fe o por miedo a la Inquisición. La Ley contra la negación del genocidio fue introducida por la puerta de atrás en el Parlamento en 1995, a pesar de que la comisión jurídica técnica desrecomendó hacerlo por la falta de profesionalidad y base jurídica de la misma. Finalmente los Predadores y sus agentes la introdujeron con calzador. Pero gracias a nuestro caso y el trabajo incansable de nuestros abogados, el Tribunal Constitucional hizo modificar dicha Ley y su acepción, al menos hasta hoy.

     Por eso no pueden perseguirse libros de autores que revisen el Holocausto. Lo que la nueva persecución pone sobre la mesa, es la capacidad de manipulación del lenguaje y de la justicia, para perseguir libros que no están prohibidos, editores y libreros. Ahora nos persiguen por "justificar o incitar al genocidio", por defender ciertos autores que creen en la defensa de la identidad étnica de nuestros países y otros libros que denuncian a ciertos cuatreros internacionales, judíos sinvergüenzas (que no todos lo son, como es de Perogrullo recordar).

     ¿Cuál es la situación actual del revisionismo y del antirrevisionismo en España?

     En España, hoy por hoy, se puede escribir, hablar o difundir textos revisionistas sin problemas. El anti-revisionismo está haciendo muchos esfuerzos por reprogramar las mentes y las conciencias con emisiones de radio, televisión, textos para los colegios, monumentos, etc. Tienen el poder económico y los medios de comunicación. Pero no tienen la verdad. Hay que seguir trabajando y luchando.

     ¿Cuál es su opinión del futuro del revisionismo en España y en Europa a la luz de la orden de detención europea?

     Los Predadores harán lo que esté en sus manos para imponer dicho mandato. Les costará que sea aceptado en países con una larga tradición de libertad de expresión como Inglaterra o Dinamarca. Pero es posible que lo quieran imponer centralizando la persecución a nivel continental. Hay que seguir difundiendo la verdad. Si al final nos espera una corona de laurel o la hoguera, eso carece de importancia, pues el fin último de esta vida es ponerse de parte del Bien, la Verdad y la Belleza.


***********************


UN ANIVERSARIO:
¡FELIZ DÍA DEL "HOLOCAUSTO"!


        "Una gran parte de la literatura sobre la Solución Final de Hitler no tiene ningún valor para un erudito. Ciertamente, los estudios sobre el Holocausto están llenos de absurdos, si no de puros fraudes… Viendo las tonterías que se profieren a diario sobre el Holocausto, lo raro es que hayan tan pocos escépticos”
        (Doctor Norman Finkelstein, investigador judío y autor de La Industria del Holocausto)

PEDRO VARELA - CARTA PERIÓDICA - 28 DE ENERO 2006

     Me gusta celebrar aniversarios. Es una forma de festejo que alegra la cotidianeidad. Y desde luego es importante unirse a la "conciencia universal" en esta celebración del "Holocausto" —tan importante para el destino de la gente de Huelva o Castellón.

     Como nunca entendí que esa "conciencia universal" se olvidara del auténtico Holocausto de 60 millones de cristianos en la Unión Soviética —en la Bolsa de la vida probablemente la libra de carne cristiana no se cotiza como la libra de judío/a—, del Holocausto de las mujeres y niños alemanes en las tormentas de fuego de las ciudades alemanas, o del Holocausto perpetrado contra su propia población por los regímenes comunistas del sudeste asiático, pensé que debía haber gato encerrado en esto del Holocausto judío.

     Así que hace unos años yo también celebro, a mi manera, la Fiesta del Holocausto y aporto mi regalo a finales de Enero de cada año —recuerden: cuando los soviéticos "liberaron" Auschwitz, buena parte de los presos decidió unirse a los alemanes en la retirada–. Los soviéticos, claro, aprovecharon la calidad de los campos alemanes, lejos de las chapuzas soviéticas, para economizar y reciclar ecológicamente las instalaciones y seguir usándolas durante unos años más, esta vez sí, para el aniquilamiento de los vencidos y los disidentes políticos.

     En Enero pasado regalé al mundo holocáustico la edición de La Mentira de Ulises de Paul Rassinier, convencido de que este preso también tenía algo que decir, y en Enero del año anterior "El Holocausto a Debate: Respuesta a César Vidal”, porque a veces es necesario que los desmemoriados recuerden lo que sabían. Como ustedes conocen, estos regalos, que se remontan a muchos Eneros anteriores con "37 Testigos Niegan las Cámaras de Gas” de Gerd Honsik, "La Mentira de Auschwitz” de Thies Christophersen y un largo etcétera, que ahora quiero completar con estas cuatro ideas refrescantes, no gustó pero nada a los de la Comisión de Festejos y decidieron impedir semejantes regalos con la represión más brutal y digna de ellos. No contaron que para reprimir hacen falta dos, uno lo suficientemente tonto como para perseguir las opiniones y las ideas y otro que se deje reprimir. En sus cálculos se les olvidó esto último.

     Como quiera que siguen celebrando estos festejos impidiendo conocer al público que hay muchos más regalos que los que ellos nos presentan en sus medios de comunicación, alguien tendría que hacerle llegar a César Vidal –a la derecha– y a Pilar Rahola –a la izquierda– estos párrafos, no para que los difundan —pues eso podría llevar a que el sobre que deben recibir de los Elegidos periódicamente adelgazara de forma más que considerable—, sino para su sonrojo ante el espejo, dado que se trata de autores de éxito, tan unidos en lo esencial, a pesar de sus pequeñas diferencias de posición en lo accesorio. Porque los hay ignorantes que aplauden por empatía. Pero los hay que saben y aplauden por falta de carácter. Y estos son los peores.


ESTOS SON LOS HECHOS Y SON PARA SONREIR…
El HOLOCUENTO para tontitos

1. En 1939, existían unos 15.700.000 judíos en el mundo [The American Jewish Committee cita una cifra de 15.688.259]. Tras la Segunda Guerra Mundial, este número había alcanzado la cifra de 18.000.000 [The New York Times, diario de propiedad judía, el 22 de Febrero de 1948 estampa la cifra de 18.700.000]. Lo que significa que, si de los 15.000.000 de judíos originales en el planeta antes de la conflagración, 6.000.000 fueron gaseados o convertidos en pastillas de jabón, tendrían que haber quedado vivos no más de 9.000.000. Pero como nos encontramos con que la población alcanzó los 18.000.000 tras la contienda, la población judía del planeta fue capaz de crecer y ¡doblar dicha población en menos de nueve años!. Semejante milagro biológico sorprendió tanto a científicos como a pediatras en el mundo entero!

2. De buen principio se habló de SEIS MILLONES, de los cuales 4.000.000 habrían sido "gaseados" en Auschwitz. De repente, en 1990 se descubrió que sólo habían sido 1,5 millones los gaseados en Auschwitz, una diferencia de 2,5 millones como si nada. Pero curiosamente, la cifra mágica de SEIS MILLONES permaneció, a pesar de que no se encontró cifra alguna que sustituyera a los no fallecidos de Auschwitz. Los caminos de lo "políticamente correcto" tienen sus propias leyes, como es sabido...

3. Al mismo tiempo, el director del Museo de Auschwitz, el polaco Dr. Franciszek Piper, anunció que las así llamadas “cámaras de gas” habían sido ¡construídas por los soviéticos DESPUÉS de la guerra!
[Cuando la Cruz Roja entrevistó a miles de prisioneros liberados al final de la guerra, preguntándoles si habían visto “cámaras de gas”, la respuesta fue universalmente negativa. De acuerdo con el Documento de la Cruz Roja IRC Document #9925, de Junio de 1946: "Los detenidos mismos NO han hablado de ello.”]

4. Pero hay más. La Cruz Roja Internacional, que tuvo acceso a los mismos y los supervisó, informó que habían fallecido únicamente 300.000 personas de las más diversas nacionalidades en los campos alemanes, y por las más diversas causas, incluyendo vejez y muerte natural. De todos ellos apenas la mitad eran judíos (unos 150.000). La mayoría de ellos fallecieron a causa de las epidemias de tifus desatadas con el aniquilamiento de las infraestructuras alemanas, a causa de los bombardeos de destrucción masiva aliados, que causaron muchas víctimas, incluyendo no sólo las de muchos presos, sino también las de enfermeras, médicos y el personal de administración de los campos.

5. Pero incluso estas muertes eran demasiadas para las autoridades alemanas. Fuera por humanidad o porque se les morían los trabajadores necesarios en época de guerra —como se sabe, pertenece al género idiota matar a los obreros que uno necesita—, el 8 de Diciembre de 1942, Heinrich Himmler, responsable máximo de todas las instalaciones de prisioneros, hizo llegar a todos los centros de internamiento una orden taxativa, conminando a las autoridades responsables a que: “El índice de defunciones en los campos debe ser reducido a cualquier costo”.

6. En todos los territorios de la Europa ocupada por los alemanes no habían más de 2,4 millones de judíos. Pero después de la guerra 3,8 millones de judíos "sobrevivientes" reclamaron indemnizaciones económicas al gobierno alemán. Es decir que había más de un “vivo” —con su doble sentido— en este grupo. Una tragedia, pues los restos de los 6 millones se habían perdido por el camino.

7. Fue un milagro, desde luego. De acuerdo con el New York Times del Domingo 4 de Enero de 1987, el celebrado superviviente Elie Wiesel recordó personalmente "el día en que los soviéticos llegaron a Auschwitz". Pero en otro discurso en el Club de la Prensa Nacional en Washington D.C., reproducido por la Agencia Telegráfica Judía el 11 de abril de 1983, tenía recuerdos totalmente diferentes, puesto que afirmaba que él “era uno de los supervivientes del campo de Dachau, liberado por el ejército estadounidense” el 15 de Abril de 1945. Así que se convirtió en el único prisionero de la guerra con la discutible distinción de haber sido liberado dos veces en dos campos diferentes durante la II Guerra Mundial… [En su libro Legend of Our Time, New York, 1982, explica: "Las cosas no son tan simples, Rebbe. Algunos sucesos tienen lugar a pesar de que no sean verdad; otros lo son a pesar de que jamás ocurrieron"].

8. No podemos dejarnos en el tintero ni dejar de recordar que el famoso "caza-nazis" Simón Wiesenthal murió serenamente a la edad de 96 años, a pesar de haber sido, según la BBC-News, superviviente (es decir un Supermán que sobrevive todos los intentos de gaseamiento) de 12 campos de la muerte…

9. En 1948 apareció una historia de una pobre niña judía indefensa, asesinada por los "Nazis". La historia había sido escrita por esa niña con bolígrafo, un instrumento que no apareció sino en los años posteriores al fin de la guerra. ¿Cómo se llama? Ah, sí, "El Diario de Ana Frank”, que estos días es celebrado incluso públicamente por el Ayuntamiento de Ripoll (población de Girona que cuenta con un precioso y conocido Monasterio, por si alguien no lo ha visitado). Los niños de Ripoll probablemente no tendrían una educación madura si alguien no les pusiese a su disposición esta story (que no History). Sobre esta cuestión pueden ustedes leer una Carta Periódica mía anterior, un resumen de los dimes y diretes sobre esta desgraciada niña, que me costó, ¡ay de mí!, una condena de cinco años de prisión… Decididamente, hay que hacer caso a lo "políticamente correcto", ¿no?.

10. Pues bien, ¿cuando empezó este negocio de los SEIS MILLONES?. Hemos de volver la vista a un tal Illya Ehrenburg, un simpático judío de cara amargada, Jefe de la Propaganda Soviética durante la II Guerra Mundial —el mismo que conminaba a las tropas del Ejército Rojo a que violaran dos millones de mujeres alemanas—, que más tarde vivió y murió en Israel. Fue él quien acuñó esta cifra mítica el 22 de Diciembre de 1944, es decir ANTES de que a decenas de miles de judíos internados, en Enero de 1945, las autoridades alemanas les ofrecieran la posibilidad de escoger entre ser “liberados” por los comunistas o marcharse en la retirada con sus carceleros “nazis”. ¿Qué hicieron la mayoría de presos de Auschwitz, entre ellos Anna Frank y su padre Otto Frank ante la llegada de los “liberadores”? No se lo pierdan: decidieron marcharse con los alemanes…

     [Las monstruosas mentiras de este psicópata judío (Illya Ehrenburg) tuvieron éxito al crear un odio anti-alemán que provocó la muerte brutal de millones de personas. He aquí un ejemplo típico, extraído de una octavilla, promoviendo el odio entre las tropas soviéticas hacia la población civil, de Octubre de 1944, dirigido al Ejército Rojo: "¡Matad! No hay nadie inocente en Alemania, ni entre los vivos ni entre los por nacer. Seguid las palabras del camarada Stalin y aplastad a la bestia fascista en su madriguera. Quebrad el orgullo racial de la mujer alemana, tomarla como vuestro botín legítimo. Matad, bravos soldados del glorioso Ejército soviético"].



No hay comentarios:

Publicar un comentario