BUSCAR en este Blog

jueves, 15 de julio de 2021

Harrell Rhome - Perspectiva Indo-Aria de la Historia

 

     En la edición de Enero-Febrero de 2009 de la revista The Barnes Review fue publicado el siguiente texto del teólogo, filósofo y escritor estadounidense doctor Harrell C. Rhome (Indo-Aryan Perspective of World History & End Times Doctrines) que hemos puesto en castellano, donde el autor se refiere a la antigua visión cíclica de la Historia y de los tiempos del fin que tenían los antiguos arios de la India, con su noción de avataras y las deidades destructivas asociadas.

Perspectiva Indo-Aria de la Historia del Mundo

y de Doctrinas de Tiempos Finales

por Harrell Rhome

Enero de 2009

 

 

     Los símbolos y arquetipos básicos, primordiales y tradicionales de los mitos espirituales indo-arios son parte de un cuerpo de conocimiento que se remonta a Eras anteriores, revelado a iniciados y a veces llamado los misterios antiguos. Las raíces más profundas de esas antiquísimas tradiciones vienen directamente del subcontinente indio, la "colmena" cultural y espiritual, como Godfrey Higgins la llamó, el nido y semillero que engendró a muchas de las grandes civilizaciones y religiones del mundo. Entre las ideas de esa abundancia de material está el que la historia mundial es cíclica en su naturaleza, dividida por los antiguos místicos y gurúes en varias edades o kalpas. Cada rotación del ciclo es acompañada por ciertos desarrollos culturales y espirituales. Eso es, por supuesto, bastante diferente de la tradicional visión occidental de la Historia como algo mayormente lineal y progresivo (aunque con ocasionales reveses, tiempos de estancamiento y épocas de oscuridad).

 

     Tanto las ideas orientales como las occidentales acerca de la Historia están arraigadas en conceptos y escrituras religiosos. Y algunos de los temas y conceptos básicos acerca de acontecimientos del "fin de los tiempos" (para aquellos que creen en eso) son similares. Le pedimos su atención a medida que miremos en la más antigua de las épocas en busca de indicios relativos al día presente por medio de una visión alternativa de la Historia y de los acontecimientos culturales mucho más antigua y quizá igualmente válida.

     El objetivo de este ejercicio es presentar a los lectores occidentales algunos conceptos básicos que son generalmente desconocidos, o mal informados, en cuanto a nuestra materia. En las conferencias de la doctora Annie Besant publicadas posteriormente como "Siete Grandes Religiones" ella dijo: "Me he esforzado por esbozar cada religión en su forma mejor, más pura y más oculta, y cada una como si yo perteneciera a ella y la predicara como propia mía".

     Entre las religiones del mundo, las predicciones de tiempos del final realmente no se diferencian tan enormemente. Lea las profecías cristianas, y muchas otras, estudie la Revelación o Apocalipsis de Juan desde cualquier perspectiva que usted desee, sintonice las doctrinas de tiempos finales de cientos de sectas religiosas de todo el mundo... ellas esencialmente están de acuerdo unas con otras más que lo que discrepan. Según muchas religiones y tradiciones espirituales, nosotros estamos viviendo en uno de aquellos "tiempos interesantes" cerca de la fase de cierre de un ciclo cósmico. Aunque yo podría haber seleccionado citas de varias colecciones de santas escrituras, debido a mi interés personal en la primitiva Aryana [patria de los antiguos arios] volveremos a la "colmena" etno-cultural por medio de las profecías de nuestra antigua cultura de raíz indoeuropea.

     Un concepto básico es que Dios está profundamente presente en las sagradas rotaciones del tiempo. Los Antiguos veían la Historia como cíclica, con cada fase marcada por la venida de varios avataras como elementos en el despliegue de la Historia mundial. Si bien la palabra "avatara" ha entrado en nuestro vocabulario moderno, es enormemente mal entendida, por cuanto avatar / avatara / avataram es una palabra sánscrita no completamente traducible. Es quizás mejor y más simplemente interpretada como un "descendido" o una "manifestación corporal". Los símbolos de las venidas son siempre visibles de modos especiales. Para aquellos que abren su visión, los signos de los tiempos del final están ya aquí, y la conclusión es clara: estamos viviendo en las etapas de cierre del Kali-Yuga [1].

[1] Véase http://editorial-streicher.blogspot.com/2011/08/blog-post_10.html

     Tal como la Trinidad indoaria precede en muchos siglos a la cristiana, de igual forma lo hace el concepto del Salvador / Preservador, o, como Veronica  Ions dice, el "Espíritu Universal", manifestado como Vishnu, siendo su encarnación más conocida Cristna / Krishna, y más tarde el Buda. En el esquema antiguo de los acontecimientos, a comienzos de un ciclo las cosas están más o menos parejas entre el bien y el mal. Como bien sabemos, la situación siempre cambia, con las fuerzas oscuras ganando la ventaja. Ahí es cuando Vishnu interviene, descendiendo a este mundo en una encarnación humana para restablecer el equilibrio. Esas apariencias no son sólo "avataras" de Vishnu sino que son Vishnu mismo.

     Mientras hay 10 avataras en la gran Era / Eón / Yuga, algunos eruditos dicen que hay 22. Quizá las encarnaciones son innumerables, manifestándose a medida que crece la necesidad en tiempos y lugares específicos. En muchos casos, el Gran Avatara (Maha Avatara) es reconocido sólo por unos pocos, o no hasta mucho después del hecho. Más aún, tales descendimientos no son eventos casuales. Durante cada encarnación, Vishnu tiene una tarea específica que realizar y un papel que jugar. Términos mundanos como fracaso o éxito tienen poco sentido en el gran esquema divino de los acontecimientos.

 

AVATARAS

     Los avataras vienen en diversos tiempos, para diversas razas, naciones y grupos de gente. El trabajo fundacional de Godfrey Higgins dedica un extenso estudio a un ciclo de 6.000 años de 10 avataras, que aparecen cada 600 años. Los poderes y gobernantes del mundo, creyeran realmente en esto o no, estaban conscientes de los ciclos, tal como ellos estaban y están conscientes de otras fechas astrológicamente determinadas. A veces ese conocimiento jugó un papel en ciertas decisiones cruciales.

     En el ciclo de 6.000 años, si Jesús fuera un avatara, entonces otro vendría cerca del año 600, correspondiendo a Mahoma. El siguiente fue programado para alrededor del 1200, paralelo con la Tercera y Cuarta Cruzadas. La oportunidad de esas Cruzadas no fue en absoluto casual, ya que el Vaticano quería estar presente en la Tierra Santa si el Mahdi islámico, o alguna otra figura mesiánica, llegara a venir y manifestarse. Incluso aunque nada parecía suceder, había un trono papal especial, con símbolos tanto islámicos como cristianos grabados en él, para ser usado si ese acontecimiento realmente llegara a suceder, y la Iglesia romana abrazaría entonces el Islam.

     Se dijo que eso estaba escondido lejos en los sótanos del Vaticano cuando Godfrey Higgins escribió a principios del siglo XIX. Puede parecer extraño que la Iglesia Católica considerara eso, pero en el mundo de hoy, cuando el Islam crece rápidamente, vemos al Papa Benedicto XVI tendiendo la mano a musulmanes, y vemos que su sello papal contiene un curioso símbolo semi-islámico, el "Moro Negro".

     Además, el Papa anterior, Juan Pablo II, no sólo visitó una mezquita en Iraq sino que también respetuosamente besó el Corán, un gesto innecesario a menos que él estuviera tratando de señalar un punto. Cuando el sacerdote besa la Biblia, las vestiduras o el altar, el sentido está claro. El gran santuario de Fátima, una ciudad en Portugal nombrada así por la hija de Mahoma, está siendo polémicamente recreado como un "centro inter-religioso", incluyendo al hinduísmo, al budismo y, por supuesto, al Islam.

     Pero, debemos volver a un punto un poco antes en el drama de 6.000 años. No es claro quién podría haber sido la figura de c. 1200 d.C. (¿quizá oculto?), pero otro avatara habría aparecido cerca del año 1800. Si bien es dudoso que Napoleón realmente encaje con esta descripción, él puede haber pensado que él mismo era tal encarnación, y él seguramente sabía, junto con otros líderes mundiales, acerca de los ciclos avatáricos, y de ahí que esas ideas pueden haber influído en decisiones estatales.

     Ese hombre era una figura muy carismática, guiado por una poderosa fuerza interior y espiritualidad. Como el conquistador triunfante, el republicano reinventado como emperador, se involucró enormemente en asuntos religiosos. Él intervino de manera muy destacada, entre otras cosas, conquistando Roma, apoderándose del Papa, obligando a los Habsburgo a renunciar al título de Santo Emperador Romano, y recreando el viejo sanedrín judaico.

     Además, Napoleón tenía un acercamiento bastante conciliatorio hacia el Islam, y admiraba muchísimo a Mahoma, incluso memorizando partes del Corán.

     Si él realmente pensó que él era un avatara, o alguna figura similar como el Mahdi, eso podría explicar su horrible fracaso en Rusia.

     Él puede haber creído que era invencible ya que él estaba en una misión santa. Y aunque otros ejemplos históricos podrían ser citados, el espacio no lo permite, y esto es suficiente para que el lector vea que la hipótesis del señor Higgins en cuanto al ciclo de 6.000 años de avataras y su impacto en la historia mundial es a la vez posible y probable. Ese ciclo de 600 años puede haber concluído ya, o actúa fuera de la vista, pero la manifestación más grande de los 10 avataras prosigue.

     Vea si esta selección de Veronica Ions [2] suena como lo que está ocurriendo hoy:

     "El Kali-yuga, o edad de la degeneración, es aquel a través del cual estamos pasando ahora. El Dharma [la ley natural del universo] tiene sólo una pierna y está indefenso, y... la virtud ha desaparecido. Esta edad, que dura 432.000 años [numerológicamente igual a 9, un número que simboliza la consumación], durante la cual la deidad es negra, la mayoría de los hombres son sudras o esclavos. Ellos son malos, peleadores y parecidos a mendigos, y son desafortunados porque ellos no merecen ninguna suerte. Ellos valoran lo que es degradado, comen de manera voraz e indiscriminada, y viven en ciudades llenas de ladrones. Ellos son dominados por sus mujeres, que son superficiales, habladoras y lascivas, trayendo al mundo demasiados niños. Ellos son oprimidos por sus reyes y por los estragos de la Naturaleza. Su miseria sólo puede terminar con la venida de Kalki, el Destructor [de la pudrición; el décimo y final MahaAvatara]".

 

[2] Autora de "Indian Mythology", "The History of Mythology", "The World's Mythology in Color", y "Egyptian Mythology".

     La mayor parte de esto no necesita ningún comentario en absoluto. Hoy en día estamos más esclavizados que nunca antes, y más pronto de lo que usted piensa, como los esclavos de novelas de ciencia-ficción, tendremos un implante para una vigilancia eterna y transacciones financieras, seguramente la "marca de la bestia" si alguna vez hubiera una. Vivimos en una cultura malvada, corrupta y degradada, llena por todas partes de comedores glotones y abusadores de drogas, muchos ladrones en las ciudades, tanto en lugares "altos" como en "bajos". Si bien el texto de algún modo apunta a las mujeres, ambos sexos cuentan con amplios ejemplos de personas "superficiales, habladoras y lascivas". En cuanto a "demasiados niños", eso es sorprendentemente obvio en bastantes ejemplos de gente joven enormemente descuidada y sub-educada de todas las razas, programadas para no hacer nada más que trabajos esclavos en empleos serviles bajo el actual orden mundial.

 

KALI, LA DEIDAD NEGRA

     Si usted se pregunta sobre la deidad negra, eso se refiere a Kali, una deidad hindú muy incomprendida. El color negro simboliza la transcendencia, y es el color en el cual todos los otros se mezclan y son absorbidos. Kali es una manifestación de Dios como Destructor, "Terminator" si usted prefiere. Los hindúes no adoran tanto a Kali sino que más bien reconocen, con temor y respeto, su terrible poder destructivo. Si ella debe presidir la muerte de la civilización, entonces eso no va a ser bueno en absoluto; Kali simplemente no es una muchacha agradable.

     «Incluso más aterrador... es Kali, la madre-tierra negra, cuyos ritos implican matanzas de sacrificio —en un tiempo fueron de humanos— y está asociada con ritos oscuros y obscenos y adoración del diablo. Ella tiene la piel negra y una horrible cara con colmillos, untada con sangre, con un tercer ojo en la frente.... Ella tiene cuatro brazos, y sostiene en uno un arma, en otro la cabeza de un gigante, goteando sangre; los otros dos están levantados para bendecir a los adoradores; y las manos terminan en garras. Su cuerpo está desnudo excepto por sus "ornamentos", que incluyen pendientes hechos de pequeños niños, un collar de serpientes, otro de cráneos, otro de las cabezas de sus hijos, y un cinturón del cual cuelgan cabezas de demonios. Si usted piensa que estas palabras son espeluznantes y atemorizantes, entonces usted obviamente no ha visto una película de "horror" últimamente, donde los arquetipos del mal y la maldad aparecen repetidas veces para nuestros niños, sin importar la hora del día o de la noche. Así entonces, ¿somos nosotros "desafortunados porque no merecemos ninguna suerte" debido a las opciones que hemos escogido, incluyendo la indecisión, la inmoralidad, la pereza y la dejadez? Usted decide.

 

 

     «Kalki (también Kalkin y Kalaki) es el décimo y final Maha Avatara de Vishnu el Preservador.... El nombre Kalki es a menudo una metáfora para "eternidad" o "tiempo". Los orígenes del nombre probablemente están en la palabra "kalka", que se refiere a "mugre", "suciedad" o "inmundicia", y de ahí la denotación de "Destructor de la Inmundicia", "Destructor de la Confusión", "Destructor de la Oscuridad", o "El Aniquilador de la Ignorancia". En hindi "kal ki avatar" significa "avatar del mañana"... En la tradición budista Kalachakra, el Kalki (o Kulika) es el gobernante del legendario Reino de Shambala, donde toda la sociedad está iluminada.

 

     «Varios mitos famosos cuentan cuán incontrolable es la energía de Kali. Una vez, se decía, ella se atrevió a bailar con Shiva, el Señor de la Danza. Ellos se pusieron cada vez más salvajes y más competitivos en su baile, hasta que parecía que el mundo se sacudiría a pedazos; y así será, ya que bajo todas las apariencias, aquella danza sigue» ("El Libro de Diosas y Heroínas" de Patricia Monaghan, 1981).

     Vishnu y Kalki harán su paseo al comienzo de la fase final, y Vishnu manejará su espada, no de manera salvaje e indiscriminada sino para tareas específicas. Es Kali, la diosa oscura, la que llevará a cabo la destrucción total y la desintegración de este orden mundial. Ella y Shiva, el Señor de la Destrucción, figuran en un segmento relacionado en los giros de los ciclos cósmicos. El mundo bajo los pies de Kali se romperá cuando ella termine su Danza de Destrucción, comenzada Eras atrás. Los Dioses Superiores escribieron la música, pero es Kali quien bailará la danza. ¿Está usted listo para otra paradoja? La creación y la destrucción son una y la misma. Después de que el escenario es limpiado, un fresco nuevo mundo surge adelante.

     Si no está convencido ya de que vivimos en el ciclo concluyente, entonces considere estas palabras adicionales que describen los tiempos muy cerca del final. Según la cronología, hay diez edades con 10 avataras, siendo Buda el noveno. Ya sea que usted "crea en esto" o no, lea acerca de y piense en nuestros tiempos actuales.

     "La décima y última encarnación de Vishnu no ha llegado aún. Entrará al final de nuestra Era presente. La vida social y espiritual habrán degenerado hasta su punto más bajo. Los soberanos marcarán las pautas para la decadencia final; ellos serán de mentes mezquinas y de poder limitado, pero durante sus breves reinados ellos intentarán al máximo sacar ganancia de su poder. Ellos matarán a sus súbditos, y sus vecinos seguirán su ejemplo, y nada contará sino la apariencia externa. Incluso los brahmanes [los sacerdotes y las clases altas] no tendrán nada que los distinga, salvo su hilo sagrado, mientras la riqueza aparente de los materialistas será una demostración vacía, ya que el verdadero valor se habrá apartado de todo. La verdad y el amor desaparecerán de la Tierra; la falsedad será el dinero común de la existencia social y la sensualidad el único nexo entre hombre y esposa... La Tierra será adorada sólo por causa de sus tesoros minerales. Los ritos sagrados desaparecerán... el asentimiento mutuo sustituirá a la ceremonia del matrimonio; la fanfarronada reemplazará al aprendizaje; y los trajes de oficina concederán el derecho de gobernar.

 

     "Finalmente, hasta el aspecto de civilización desaparecerá; la gente volverá a una existencia animal.... En ese punto de la degeneración, Vishnu aparecerá en persona en la Tierra, montando un caballo blanco, Kalki, que es la décima encarnación. Vishnu cabalgará por el mundo, su brazo en lo alto y portando una espada desnuda ardiendo como un cometa. Él llevará a cabo la destrucción final de los malvados y preparará la renovación de la creación y el resurgimiento de la virtud en el siguiente Mahayuga (Gran Edad)".

CABALLO Y JINETE

     "Y he aquí que vi un caballo pálido, y el nombre de su jinete era Muerte, y Hades le seguía; y se les dio el poder... para matar con espada y con hambre y con pestilencia y por bestias salvajes de la Tierra.... Entonces vi el cielo abierto, y ¡he aquí un caballo blanco! El que lo monta se llama Fiel y Verdadero, y en justicia él juzga y hace la guerra.... De su boca sale una espada aguda con la cual golpear a las naciones..." (Apocalipsis de Juan 6:8; 19:11, 15).

     ¿Suena esto como Jesús, que caminó o montó burros, predicó la paz, el amor y el perdón, incluso prohibiendo a sus discípulos hacer violencia cuando él fue traicionado y arrestado, y que nunca hizo la guerra? Si no, ¿quiénes podrían ser el caballo y el jinete? Varios eruditos plantean sólidos argumentos lingüísticos en cuanto a que los textos sánscritos antiguos y los textos budistas posteriores forman la verdadera base del Nuevo Testamento griego ensamblado mucho más tarde. Los griegos, mucho antes de que el cristianismo apareciera, llamaban Pegaso al gran semental del cielo. Por supuesto, el "Hombre en un Caballo Blanco" es también un logotipo político secular, usado por el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) amante del nuevo orden mundial.

     El simbolismo básico de nuestra cultura de raíz indo-aria, sin disputa, precede a las escrituras cristianas en miles de años. De este modo, ¿cuál es el origen más probable del motivo del caballo blanco y el jinete? Más allá de ese símbolo, al menos algunos lectores deben comprender que las escrituras y las profecías de varias tradiciones son sorprendentemente parecidas, señalando acontecimientos y símbolos catastróficos similares de los tiempos finales.

     Los occidentales a menudo tienen dificultad para entender los símbolos. Algunos degradan y desprecian las enseñanzas, llamándolas "Nueva Era". Por supuesto, no hay absolutamente nada "nuevo" en ellos. Satia Sai Baba dice todo esto de un modo simple pero profundo:

     "El advenimiento de este avatara ha sido conocido y predicho durante miles de años en varios libros santos y textos obscuros, incluyendo el Libro del Apocalipsis, Nostradamus en su libro Centurias, El Océano de Luz (un antiguo manuscrito persa de las revelaciones del profeta Mahoma), y el Shuka Naadi Granthi, que contiene detalladas profecías del Avatara Kalki escritas en cientos de manuscritos de hoja de palma por el sabio Shuka hace más de 5.000 años".

 

TIEMPO DE GRAN MAL

     Sai Baba dijo lo siguiente también:

     "El tiempo del gran mal mencionado en las profecías corresponde al día presente con sus guerras mundiales, regímenes de dictadores locos y gobernantes autoritarios, armamentos nucleares, hambres, enfermedades, contaminación, crímenes, violencia, catástrofes y un declinación mundial de la moralidad.

 

     "La mente occidental es capaz de creer en Jesús como el Hijo de Dios, al menos de parte de algunos, pero parece incapaz o reacia a comprender el concepto del Avatara como una encarnación de Dios. Por contraste, el indio promedio es consciente de personalidades divinas históricas, y la literatura oriental está llena de descripciones de los diversos avataras. El texto Bhagavata Purana es precisamente acerca de los varios descensos de lo Divino en la Tierra.

 

     "El Avatara viene para revelar al hombre a él mismo, para restaurarle sus derechos de nacimiento de la felicidad Átmica. Él no viene a fundar un nuevo credo, a criar una nueva facción, a infundir un nuevo Dios.... El Avatara viene como hombre a fin de demostrar que el hombre es divino, y para estar al alcance del hombre".

     Ni el gurú ni yo queremos "convertirlo" a usted, pero si usted está de acuerdo con Godfrey Higgins y otros en cuanto a que nuestras raíces culturales más profundas están en la "colmena" de India, entonces el material podría tomar un sentido más profundo. Pero el único propósito de este breve ejercicio es educacional, dando un vistazo al más complejo y dinámico sistema teológico e histórico. Las acciones y las intervenciones del Gran Avatara no son siempre perceptibles cuando ellas llegan a suceder, y a menudo son entendidas pero de manera incompleta, aun cuando ellas son reconocidas más tarde.

     "Los tontos me desdeñan cuando tomo forma humana; mi esencia, la fuente suprema de los seres, los evita" (Bhagavad Gita 9:2).

     Estamos en el desenlace del actual orden mundial, precediendo a una fase completamente nueva de acontecimientos. A corto plazo, es un escenario desolado y negro, pero eso también pasará. A pesar de los destructivos días del Kali-yuga hay un aliento de esperanza y optimismo por el próximo Mahayuga, un Gran Nuevo Orden y una verdadera Nueva Era, una "renovación de la creación y un resurgimiento de la virtud".

     Éste no es ningún cielo pueril de tocadores de arpa que saltan entre nubes, que esperan que aparezcan sus seres queridos y animales domésticos. Las almas elegidas para reencarnar en el Nuevo Mundo, como siempre, tienen un trabajo duro por delante a medida que ellos suban la escalera de la grandeza hacia niveles aún más altos. Pero antes de eso, el día presente de degradación, enfermedad y degeneración deben llegar a un final catastrófico.

     Eso debe declinar, deteriorarse, descomponerse, desconstruírse y decaer, muriendo completamente. Pero no se desespere; mantenga su ojo en el premio. Desde las cenizas de la destrucción, como un fénix, una nueva semilla, un nuevo nacimiento, un renacimiento de fuerzas buenas y positivas, un estilo de vida restaurado y más puro, comienza.

     La Biblia cristiana, las escrituras antiguas y las profecías de Egipto, India, Persia, los mayas, incas y aztecas, y una multitud de otros, nos dicen que busquemos los signos y símbolos apropiados para entender los santos misterios de los tiempos del fin. Una de las lecciones más útiles es que las respuestas a los misterios, es decir, las llaves del reino, están dentro de cada uno de nosotros. Y a veces, tanto de manera fastidiosa como seductora, las respuestas están "escondidas a plena vista".

     "Ustedes saben interpretar el aspecto del cielo, pero no pueden interpretar los signos de los tiempos. Una generación mala y adúltera pide una señal, pero ninguna señal le será dada excepto el signo de Jonás" (Mateo 16:3-4).

 

     "A menos que vean signos y maravillas, ustedes no creerán" (Juan 4:48).

 

     "Los discípulos le dicen a Jesús: Dinos cuál será nuestro final. Jesús dice: ¿Han descifrado entonces ustedes el principio ya que preguntan sobre el final? Porque donde está el principio, allí estará el final. Dichoso es el hombre que alcanza el principio; él conocerá el final y no gustará la muerte" (Evangelio de Tomás, 18).

     Documentos explícitamente religiosos como la Biblia, el Corán y otros, son considerados por miles de millones de creyentes no sólo como historia válida sino también como merecedores de la primacía legal. Las palabras, los arquetipos y los paradigmas de la antigua Indo-Aryana son una interpretación igualmente válida, pero bastante más antigua, de los acontecimientos mundiales.

     Si bien los otros dos elementos de la Trinidad hindú (Brahma, el Creador, y Shiva, el Destructor) desempeñan papeles fundamentales, este actual drama cósmico se centra en Vishnu, el Preservador y Salvador.

      Como el Gran Avatara, es él quien desciende una y otra vez, en varias y diversas encarnaciones y nombres, guiándonos y bendiciéndonos. Vishnu tiene una gran cantidad de nombres, pero esperamos su materialización triunfante como el que monta a caballo en una vuelta del tiempo, cuando Vishnu-Kalki, en sincronizada armonía con la oscura danza de Kali, forma otra clase de trinidad, barriendo las abominaciones y la suciedad y la basura acumuladas durante Eras para revelar una maravillosa Gran Edad. La creación continúa y el Drama Eterno se despliega de nuevo en un escenario fresco.

     "Vendrá un tiempo en que usted creerá que todo se ha acabado. Ése será el principio" (Louis L'Amour).

 


RECURSOS

     Hay cientos de libros sobre este tema, viejos y nuevos. Pero para una mirada a las partes más esotéricas de la Historia y la religión, y muchos otros temas fascinantes, vea "Anacalypsis: An Attempt to Draw Aside the Veil of the Saitic Isis, Or an Inquiry into the Origin of Languages, Nations and Religions", 2 vols., 1833 y 1836. También explorando el ciclo de avataras hay varios capítulos en "Middle Ages Revisited" de Alexander del Mar, 1899. Pero de especial importancia e inspiración para esta exposición es "Indian Mythology" de Veronica Ions, Londres, 1967, que es parte de una serie que destaca sistemas mitológicos del mundo. Nunca reimpreso, dicho libro se ha convertido en un volumen algo obscuro. Es uno de aquellos libros "breves", con hermosas ilustraciones, no muchas páginas (141), pero cada una llena de información y conocimientos profundos para el lector informado. A pesar de que la autora no dice nada de sí misma, los lectores no tienen que ir lejos antes de comprender que ellos han encontrado a una escritora realmente inspirada por los clásicos arquetipos indo-arios, así como una expositora maestra de esta materia a menudo difícil. Sus explicaciones de los textos antiguos son excelentes, y en congruencia con las de otros traductores. También incluídas en mi artículo hay citas de ciertas voces religiosas y seculares que ilustran temas más que algo similares a la visión indo-aria de la Historia y el fin de los tiempos.–

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario