BUSCAR en este Blog

viernes, 21 de mayo de 2021

Sobre las Muertes por las Nuevas "Vacunas"

 

     Hace tres días en mercola.com su autor el médico estadounidense Joseph Mercola publicó otro de sus documentados análisis, centrado éste, que presentamos en castellano, en los serios efectos adversos de las nuevas "vacunas" y en los esfuerzos cupulares para minimizarlos o relativizarlos, siendo que la evidencia y las estadísticas apuntan a altísimos riesgos, expuestos por estudios anteriores, sobre todo en el caso de las pócimas que ocupan nuevas tecnologías que son aún completamente experimentales y que por ello no cuentan todavía con autorización total sino sólo de emergencia.

El Gobierno Minimiza las Estadísticas

sobre Muertes Relacionadas con las Vacunas

por Joseph Mercola

18 de Mayo de 2021

 

 

     Según el doctor Peter McCullough, sub-jefe de medicina interna en el Centro Médico de la Universidad Baylor (en Texas) y conocido por ser uno de los primeros cinco investigadores médicos más publicados en Estados Unidos, las "vacunas" de COVID-19 están matando a "enormes números" de gente, y el gobierno simplemente no está haciendo caso de ello.

     En una entrevista de video con el periodista investigador y fundador de Liberty Sentinel Alex Newman, el doctor McCullough dice que el gobierno estadounidense, la Fundación Bill y Melinda Gates y agencias de salud de todo el mundo se han comprometido todos a vacunar a la población global mientras hay datos que muestran que las "vacunas" COVID-19 están resultando ser las vacunas más letales alguna vez creadas.

 

Tratamientos Seguros Suprimidos a favor de Peligrosas "Vacunas"

     McCullough, quien también tiene el grado de magíster en salud pública, ha proporcionado testimonio en tres diferentes audiencias del Senado, compartiendo los tratamientos que él usó para ayudar a pacientes a reponerse del COVID-19 y evitar la hospitalización. Él resume su protocolo en la entrevista.

     Esas estrategias también son detalladas en el informe "Pathophysiological Basis and Rationale for Early Outpatient Treatment of SARS-CoV-2 Infection", publicado en la edición de Enero de 2021 del American Journal of Medicine [1]. Él fue también un editor consultor de "A Guide to Home-Based COVID Treatment" [2].

[1] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7410805/

[2] https://faculty.utrgv.edu/eleftherios.gkioulekas/zelenko/aaps-Guide-to-Home-Based-Covid-Treatment.pdf

     Durante una reciente audiencia del Comité de Salud y Servicios Humanos del Senado estatal de Texas, McCullough notó que, según los datos disponibles, el tratamiento temprano podría haber prevenido hasta el 85% de las muertes por COVID-19. El temprano tratamiento en casa también minimiza la propagación, ya que la cantidad de tiempo durante el cual la persona es infecciosa puede ser reducido de dos semanas a aproximadamente cuatro días.

     Sin embargo, a pesar de ser baratos y fácilmente disponibles, los tratamientos tempranos han sido todos censurados y suprimidos, aparentemente a fin de asegurar esta campaña global de vacunación de masas. De hecho, como señala McCullough, no ha habido en absoluto ninguna clarificada orientación en el tratamiento del COVID, y ni siquiera protocolos de hospital.

     El foco entero de nuestras agencias de salud ha estado en el uso de mascarillas, los confinamientos y la espera de una terapia de genes llamada "vacuna". Los resultados han sido devastadores. Tras cinco meses en la campaña de vacunación de masas [3], más de 10.000 personas en Estados Unidos y en la Unión Europea han muerto ya después de recibir las inyecciones. Cualquier otra vacuna habría sido ya retirada del mercado.

[3] https://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2021/03/27/why-mass-covid-19-vaccination-must-end-now.aspx

 

Chocantes Estadísticas Muestran Cuán Peligrosas Son las "Vacunas" COVID

     Por ejemplo, en 1976 el gobierno estadounidense vacunó a 45 millones de personas contra la pandemia de gripe porcina. El programa entero fue cancelado después de informes de sólo 53 muertes. Note: el número de muertes reportado después del programa de inoculación de 1976 varía entre 3 y 53, dependiendo de la fuente.

     Ahora, las autoridades sanitarias se encogen de hombros ante las más de 3.800 muertes [4] después de la vacunación de COVID-19 [en EE.UU.] calificándolas como coincidentes o irrelevantes. Piense en eso. Tras cinco meses en la campaña de vacunación COVID-19 estamos viendo un número de víctimas que es un 7.000% mayor que durante la campaña de vacunación contra la gripe porcina [5], que fue cancelada después de que dicha vacuna fuera considerada demasiado riesgosa.

[4] https://childrenshealthdefense.org/defender/vaers-vaccine-injuries-climb-pfizer-seeks-full-approval/

[5] https://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2020/12/10/1976-swine-flu-pandemic.aspx

     La "vacuna" COVID-19 está también en un nivel de magnitud más peligroso que la vacuna contra la gripe estacional. Como lo reporta McCullough, por término medio hay entre 20 y 30 muertes reportadas después de la vacuna contra la gripe estacional, la que es dada a aproximadamente 195 millones de estadounidenses cada año [6].

[6] https://leohohmann.com/2021/04/30/highly-cited-covid-doctor-comes-to-stunning-conclusion-govt-scrubbing-unprecedented-numbers-of-injection-related-deaths/

     Compare eso con estas nuevas terapias de genes de COVID-19. Hasta ahora, aproximadamente 124 millones de estadounidenses están totalmente vacunados contra el COVID-19, y la cuenta de muertes está ya en 3.837, hasta el 30 de Abril de 2021 [4.057 al 7 de Mayo de 2021].

     Peor aún, parece que el [federal] Sistema de Reporte de Acontecimientos Adversos por Vacunas (Vaccine Adverse Event Reporting System, VAERS) está rezagado aproximadamente en tres meses, de manera que es probable que estemos ante una seria cuenta de menos. Incluso si el VAERS estuviera totalmente actualizado, igual sería una cuenta de menos, ya que sólo entre el 1 y el 10% de los acontecimientos adversos después de la vacunación es reportado alguna vez. De este modo, en realidad podríamos estar mirando en todas partes desde 38.370 a 383.700 muertes relacionadas con la vacuna COVID.

     Una tercera comparación puede ser hecha contra las vacunas en conjunto. Como lo reporta Tucker Carlson el 15 de Mayo de 2021 [7], las inyecciones para el COVID-19 han causado ya más muertes que todas las vacunas disponibles combinadas desde mediados de 1997 hasta el final de 2013, un período de 15,5 años.

[7] https://video.foxnews.com/v/6252794642001#sp=show-clips

 

Ninguna Otra Vacuna Ha Dañado a Tantos

     En un reporte reciente, el Israeli People Committee (IPC), un organismo civil de expertos de salud, concluyó de manera similar que "nunca ha habido una vacuna que haya dañado a tantas personas". El Comité recibió 288 reportes de muertes después de la vacunación COVID-19, el 90% de los cuales ocurrió dentro de 10 días. Dice ese informe:

     "Según la Oficina Central de Datos Estadísticos, durante Enero-Febrero de 2021, en el máximo momento de la campaña israelí de vacunación de masas, hubo un aumento del 22% de la mortalidad total en Israel comparado con el año anterior.

 

     "De hecho, Enero y Febrero de 2021 han sido los meses más mortales en la última década, con las tasas de mortalidad total más altas comparadas con los meses correspondientes en los últimos 10 años.

 

     "Entre la categoría de edad entre 20 y 29 años el aumento de la mortalidad total ha sido más dramático. En esa categoría de edad detectamos un aumento del 32% en la mortalidad total en comparación con el año anterior.

 

     "El análisis estadístico de la información de la Oficina Central de Estadísticas, combinado con la información del Ministerio de Salud, lleva a la conclusión de que la tasa de mortalidad entre los vacunados es estimada en aproximadamente 1: 5.000 (1: 13.000 entre 20 y 49 años, 1: 6.000 entre 50 y 69 años, y 1: 1.600 para 70 años o más).

 

     "Según ese cálculo, es posible estimar el número de muertes en Israel luego de la vacuna, al día de hoy, en aproximadamente 1.000 a 1.100 personas" [8].

 

[8] https://alethonews.com/2021/04/22/the-israeli-people-committees-april-report-on-the-lethal-impact-of-vaccinations/

 

El CDC Niega Riesgos Letales

     El contraste en la respuesta del gobierno a las muertes por vacunas COVID-19 comparada a la campaña de vacunación contra la pandemia de gripe porcina de 1976 es "alarmante", dice McCullough.

     El 19 de Febrero de 2021 los estadounidenses Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) publicaron una declaración que dice que no había "ningún problema de seguridad" con las inyecciones de mRNA de Pfizer y Moderna [9]. De las 113 muertes reportadas en ese entonces, se consideró que ninguna estaba relacionada con las vacunas.

[9] https://www.nbcnews.com/health/health-news/cdc-says-no-safety-problems-pfizer-moderna-vaccines-after-first-n1258367

     Luego, en Mayo de 2021, después de examinar 1.600 muertes reportadas al VAERS con un grupo de médicos no identificados de la FDA estadounidense, el CDC declaró que ninguna de las muertes estuvo relacionada con la vacuna, a pesar de que el 24% de las muertes había ocurrido 48 horas después de la inyección, y el 16% dentro de 24 horas. El problema es que se requerirían varios meses para investigar esas muchas muertes, de manera que la probabilidad de que aquélla fuera una investigación cuidadosa es entre muy poca y ninguna.

     "Es imposible para médicos reguladores sin nombre sin ninguna experiencia con COVID-19 opinar que ninguna de las muertes estuvo relacionada con la vacuna", le dice McCullough a Newman.

 

     "Por lo tanto, pienso que esto fue efectivamente minimizado, como hemos visto en otras partes (...) tenemos, ahora mismo, el número más grande de muertes por vacunas [y] ha habido decenas de miles de hospitalizaciones, todas atribuíbles a la vacuna".

     La razón de que usted no escuche ninguna noticia negativa sobre estas "vacunas" es porque las principales redes de medios de comunicación y los grupos de presión en las vacunas COVID-19 han formado una "coalición de credibilidad de noticias confiables" que procura impedir que cualquier información negativa sobre las vacunas COVID entre en los medios populares de comunicación "porque ellos están preocupados por la resistencia de la gente a la vacuna", dice McCullough.

 

Supresión de Datos acerca del VAERS Ya Ocurriendo

     Hasta el 30 de Abril de 2021, 3.837 personas han muerto, y 16.014 personas han reportado serios daños e incapacidades después de inyecciones COVID-19. Entre esas muertes hubo dos de personas de 15 años y una de 16 años. Hubo también 235 reportes de aborto espontáneo o nacimiento prematuro hasta el 30 de Abril [275 al 7 de Mayo].

     Usted puede comprobar la última estadística por usted mismo entrando al sitio openvaers.com. Los tipos así llamados "verificadores de hechos" están trabajando por supuesto horas extras para suprimir rumores acerca de las tendencias que muestran los datos del VAERS.

     Un reciente artículo de "hechos verificados" publicado por The Post and Courier cita a oscuros y anónimos expertos que declaran que morir de la vacuna COVID-19 "no es un resultado del que la gente debería preocuparse", y que "a pesar de la desinformación compartida en los medios sociales que cita como fuente una base de datos federal de seguridad de las vacunas" —aludiendo a la base de datos del VAERS— "no hay ninguna prueba de que algún paciente haya muerto a consecuencia de recibir una vacuna COVID-19 en Estados Unidos" [10].

[10] https://www.postandcourier.com/health/covid19/fact-check-no-reports-of-deaths-linked-to-covid-19-vaccines-in-the-us/article_26435890-994a-11eb-9f87-f7a7acbeb4f6.html

     El sitio PolitiFact también recientemente prescindió del VAERS como un "caldo de cultivo para la desinformación". También advirtió que las publicaciones de medios sociales que mencionan datos del VAERS no son confiables ya que "los reportes [ante el VAERS] no son verificados" y "no son suficiente para determinar si una vacuna causa un acontecimiento adverso particular" [11].

[11] https://www.politifact.com/article/2021/may/03/vaers-governments-vaccine-safety-database-critical/

     Si bien ambas declaraciones son verdaderas, PolitiFact deja de enfrentar el manifiesto problema de que tanto el CDC como la FDA, que dirigen VAERS conjuntamente, están claramente ignorando las emergentes tendencias de daño. The Defender se puso en contacto con el CDC el 8 de Marzo de 2021, con una lista de preguntas acerca de los reportes de daños por vacunas, y hasta el 11 de Mayo —64 días más tarde— no había recibido contestación [12].

[12] https://childrenshealthdefense.org/defender/64-days-why-wont-cdc-answer-questions

     "[El VAERS] es el único lugar donde Estados Unidos, los hacedores de política y otros, va a tener una oportunidad de entender la seguridad", dice McCullough. Él indica que más de 80 universidades e institutos y un número indeterminado de empleadores están ahora implementando una vacunación de COVID obligatoria, y la única forma que ellos entiendan cuáles pueden ser las implicaciones de aquella decisión es examinar los datos del VAERS. Ellos no van a conseguir ninguna pista en otra parte, gracias a la supresión universal de la información.

     En general, parece que la misión entera del VAERS y otras similares bases de datos está siendo abandonada. El objetivo primario del sistema es "detectar eventos adversos nuevos, inusuales o raros" como un modo de supervisar la seguridad de las vacunas.

     Como lo señala McCullough, después de cinco muertes reportadas donde un producto médico es sospechoso de estar implicado, la FDA debe publicar una advertencia, un aviso a los consumidores advirtiéndoles que el fármaco podría causar la muerte. Con alrededor de 50 muertes sospechosas, el producto es retirado del mercado.

     El sistema claramente está fallando si cada reporte de daño serio o muerte, incluyendo todos los que ocurren dentro de unas horas y en gente sin problemas de salud subyacentes, es simplemente descartado como coincidencia. Eso simplemente no es creíble.

 

La Unión Europea Reporta Más de 7.700 Muertes

     Los signos de riesgos letales son también evidentes en datos de la Unión Europea, donde el sistema EudraVigilance había recibido 7.766 reportes de muertes después de la vacunación de COVID hasta el 17 de Abril de 2021 [13].

[13] https://childrenshealthdefense.org/defender/eu-vaccine-injury-reporting-eudravigilance-330000-adverse-events-covid-vaccines

     De ésos, la inyección mRNA de Pfizer explicaba el número más grande de muertes, 4.293, seguido de Moderna con 2.094 muertes, AstraZeneca con 1.360 muertes y Johnson & Johnson (J&J) con 19 muertes. Como lo señala McCullough:

     "En mi opinión profesional, la vacuna más segura en el mercado era la de J&J, y ella fue sacada por acontecimientos muy raros de coagulación de la sangre. Teníamos a 7 millones de personas vacunadas pero las estimaciones son para las otras dos vacunas disponibles [Pfizer y Moderna], donde las tasas de coágulos sanguíneos son probablemente 30 veces la de J&J".

 

La Vigilancia Activa de Vacunas Está Atrasada en Meses

     La FDA también ha reconocido que su análisis de datos de seguridad de vacuna estará retrasado durante semanas, si no meses. Justo cuando la pandemia golpeó, ellos estaban en el proceso de transición desde su red Post-Licensure Rapid Immunization Safety Monitoring (PRISM), que fue usada para rastrear efectos secundarios de la vacuna contra el H1N1, hacia un nuevo sistema llamado Biologics Effectiveness and Safety System (BEST).

     Mientras tanto, ellos se basan en una mezcla de sistemas pasivos de reportes, incluyendo el VAERS, el Vaccine Safety Datalink, y un sistema telefónico de auto-reporte llamado V-Safe.

     Ya que todos esos sistemas están basados en el auto-reporte voluntario, ellos pueden dejar de conocer reacciones potencialmente letales e inesperadas. Hacia fines de Marzo de 2021, sólo el 6,4% de todos los individuos vacunados se había registrado en V-Safe, por ejemplo, lo que significa que una gran mayoría no es monitoreada para detectar efectos secundarios.

     Si bien BEST será un sistema de vigilancia activo capaz de examinar datos de 100 millones de personas y realmente comparará tasas de acontecimientos adversos entre individuos vacunados y no vacunados para descubrir tendencias, estamos a meses de esa clase de análisis.

     Mientras tanto, la gente sigue muriendo, y por ninguna buena razón, considerando que la mortalidad del COVID-19 está a la par con la gripe estacional para la mayor parte de grupos de edad.

 

Signos de Ilegalidades Abundan

     En este punto, la lista de evidencias de ilegalidades es sumamente larga. Para un resumen detallado de varias cuestiones claves, vea el informe revisado por pares "COVID-19: Restoring Public Trust during a Global Health Crisis - An Evidence-Based Position Paper to Ensure Ethical Conduct" [14].

[14] https://cdn.greenmedinfo.com/sites/default/files/cdn/Position_Paper_v24_FINAL.pdf

     En dicho informe el autor justifica las acusaciones de McCullough de mala conducta desenfrenada e injustificable entre funcionarios de la salud pública, la supresión activa de tratamientos seguros y eficaces, y medidas contra la "pandemia" puestas en práctica en base a presunciones incorrectas y francas mentiras.

     Como lo nota McCullough en la entrevista presentada, la publicidad para las vacunas COVID-19 fue lanzada en violación de la ley antes de que el licenciamiento por parte de la FDA fuera completo. Los estudios iniciales no habían sido siquiera completados. Hasta este día, ninguna de las "vacunas" COVID-19 ha sido completamente aprobada. Ellas sólo tienen la Autorización de Uso de Emergencia (EUA), y no hay ninguna manera posible de que nadie pueda asegurar su seguridad. Todos estos hechos dan cuenta de por qué ellas son completamente opcionales, y legalmente no pueden ser hechas todavía obligatorias, aunque muchas escuelas y negocios intenten hacer eso.

     McCullough también enfatiza que en las pruebas de vacunas COVID-19, tanto los grupos vacunados y los grupos de control tuvieron una tasa de infección de menos del 1%, lo que es casi tan bajo como es posible, en términos de riesgo. Lo que eso significa es que el impacto de salud pública total de la vacunación contra el COVID-19 también está obligado a ser menos del 1%; en otras palabras, carente de significación.

     Él también indica que por todo el mundo estamos viendo ahora alrededor de un 60% de casos COVID-19 activos en individuos totalmente vacunados. En la propia práctica de McCullough, los pacientes con COVID-19 que él vio en las dos semanas previas a esta entrevista, aproximadamente el 60% estaba totalmente vacunado, y no hay ninguna diferencia en la presentación de la enfermedad entre individuos vacunados y no vacunados.

 

El Número de Muertes Puede Aumentar durante Otoño e Invierno

     Mientras el número de víctimas de vacunas COVID-19 está ya en un nivel histórico, temo que se pueda disparar mucho más alto cuando lleguemos al otoño y al invierno. La razón de eso es porque uno de los mayores factores impredecibles de estas "vacunas" es el realce [de la enfermedad] dependiente de los anticuerpos (ADE) [*] o realce inmunológico paradójico (PIE).

[*] NdT: "La definición simple de ADE es: criar anticuerpos que no protegen sino que realmente hacen aún peor una enfermedad viral" (Derek Lowe), "donde una vacuna genera anticuerpos y ciega al virus pero no lo neutraliza, Esos anticuerpos podrían entonces mejorar la entrada viral en las células e incrementar la replicación viral" (Dr. Sanjay Mishra).  "Antibody-Dependent Enhancement (ADE), un proceso en el cual un virus influye en los anticuerpos para que ayuden a la infección" (Dr. Joseph Mercola).

     He detallado esta cuestión en varios artículos, como en "Cómo la Vacuna COVID-19 Puede Destruír Vuestro Sistema Inmunológico" [15] y en "¿Va la Gente Vacunada a Ser Más Vulnerable a las Variantes?" [16]. En resumen, ADE quiere decir que más bien que incrementar vuestra inmunidad contra la infección, la vacuna realmente realza la capacidad del virus de entrar e infectar vuestras células, resultando en una enfermedad más severa que si usted no hubiera sido vacunado [17].

[15] https://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2020/11/11/coronavirus-antibody-dependent-enhancement.aspx

[16] https://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2021/04/19/vaccinated-people-more-susceptible-to-covid-variants.aspx

[17] https://www.pnas.org/content/117/15/8218  y  https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/12725690/

     El otoño y el invierno son las temporadas en las cuales ocurre la mayor parte de las infecciones de coronavirus, sean de SARS-CoV-2 u otro coronavirus responsable del resfriado común. Si el ADE resulta realmente ser un problema común con estas inyecciones, entonces los individuos vacunados pueden de hecho resultar estar en un riesgo considerablemente más alto de COVID-19 severo y de una reacción inmunológica potencialmente letal debido a la preparación patógena.

     Otro potencial riesgo es el de la inmuno-patología Th2, una forma de realce basado en la célula en el cual una respuesta defectuosa de célula T desencadena la inflamación alérgica. Esa condición puede en algunos casos coincidir con un ADE, y, como tal, puede ser amenazante para la vida.

     En mi opinión, hay todavía muchas potenciales rutas de daño y muchas incertidumbres, por lo que yo animaría a cada uno a hacer su tarea, a seguir leyendo y aprendiendo, a sopesar los pros y los contras potenciales, a no hacer caso de todas las tácticas de presión y a tomarse su tiempo al decidir si hay que recibir cualquiera de esas terapias de genes COVID-19.–

 

 

 

1 comentario:

  1. Cuando la tasa de mortalidad del supuesto covid 19 es de 0,02 por ciento en el mundo y por ende, es imposible hablar de pandemia, es tan absurdo como criminal empeñarse en producir una "vacuna". Cuando la prueba PCR es manifiestamente inútil de toda inutilidad para diagnosticar ninguna de las causas que aumentan la liberación de exsozomas, corresponde atender al creador de ese PCR, cuando advirtió claramente que es completamente inútil para diagnosticar nada. Cuando se utiliza el inservible PCR para manipular información, en cualquier caso invariablemente inútil, modificando de un modo criminal los ciclos de aumento de las partículas analizadas, para lograr un resultado preestablecido, estamos ante un proceder mafioso, compulsivamente impuestos por cúpulas directamente Genocidas, individualizadas como Big Pharma, Big Data, medios de comunicación comprados por las anteriores para desinformar compulsivamente, y censurar de un modo brutal cualquier medio que plantee interrogantes fundados y explicaciones que desmientan la increíblemente pueril zaga oficial.Es obvio que el método de diagnóstico basado en el análisis de sangre y placa de tórax, no puede ser sustituido por un no análisis como el PCR. Hacerlo, imponerlo, como se hace hoy en día, es una monstruosa forma de delito DOLOSO, ejecutado a nivel masivo y planetario, seguido por un segundo hecho delictivo, también perseguible a título de intento de homicidio y consumación de homicidio DOLOSO, perpretado por gobiernos y autoridades sanitarias, absolutamente cooptadas por el conglomerado de laboratorios, devenidos en dueños y señores del gran campo de concentración y experimentación genocida, del que los rememoradores holocausticos no son más que coautores dolosos y entusiastas. Basta reparar en los apellidos y relaciones de cada uno de los filantropos de turno. Mientras esté engendro médico es impuesto tan compulsivamente como les resulta posible, el descuartizamiento del tejido social, la producción y la economía libre, es un hecho para el que la reacción mediante la desobediencia civil y la resistencia a todo nivel, no aparece. Y es sin dudas, el único camino para poner fin a las pretensiones dantescas de este grupo de dementes, típicos ingenieros sociales, que a lo largo de la historia humana solo sembraron, llevados por su enfermiza e ilimitada soberbia totalitaria, muerte, desolación e indignidad. Solo merecen la muerte. Y cuánto antes.

    ResponderEliminar