BUSCAR en este Blog

jueves, 27 de mayo de 2021

Mensaje de Alerta Internacional a los Gobiernos y Ciudadanos

 

     En Agosto del año pasado, antes de la aparición de las noveles "vacunas", profesionales de la salud de la agrupación internacional United Health Professionals (formada originalmente en Francia), compuesta por más de 1.500 miembros (incluyendo profesores de medicina, médicos de cuidado intensivo y especialistas en enfermedades infecciosas) de diferentes países de todos los continentes, hicieron público un documentado mensaje de alerta con respecto a las medidas adoptadas con motivo de la impostura del SARS-CoV-2, calificadas sistemáticamente como demenciales y sin ninguna base en la ciencia, mensaje que fue enviado a diversos gobiernos. Se publicó también en algunos sitios una especie de resumen, que es la carta enviada a diferentes gobiernos, pero lo que presentamos aquí es la traducción (del inglés y del francés) del texto original (Message d'Alerte International de Professionnels de Santé aux Gouvernements et aux Citoyens du Monde), excluyendo sus notas. Hay que señalar que esta agrupación hace notar que las tiránicas medidas adoptadas con el pretexto del Covid-19 violan la Declaración Universal de Derechos Humanos en sus artículos 3, 5, 9, 12, 13, 17, 18, 20, 23, 26, 27, 28 y 30, y la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño en sus artículos 28, 29, 32 y 37, para que se tenga en cuenta.

MENSAJE de ALERTA INTERNACIONAL de PROFESIONALES

de la SALUD a los GOBIERNOS y CIUDADANOS del MUNDO:

Detengan el Terror, la Locura, la Manipulación, la Dictadura,

las Mentiras y el Mayor Fraude Sanitario del Siglo XXI

por United Health Professionals

26 de Agosto de 2020

 

 

     Nosotros, profesionales de la salud, a través de varios países en el mundo,

1. Decimos: DETENGAN todas las demenciales y desproporcionadas medidas que han sido tomadas desde el principio para luchar contra el SARS-CoV-2 (confinamientos, bloqueo de la economía y la educación, distanciamiento social, uso de mascarillas por todos, etc.) porque ellas son totalmente injustificadas, no están basadas en ninguna evidencia científica y violan los principios básicos de la medicina basada en evidencias. Sin embargo, por supuesto apoyamos medidas razonables como recomendaciones de lavarse las manos, estornudar o toser tapándose la boca, usar pañuelos desechables, etc.

     Esta no es la primera vez que la Humanidad enfrenta un nuevo virus: experimentó el H2N2 en 1957, el H3N2 en 1968, el SARS-CoV en 2003, el H5N1 en 2004, el H1N1 en 2009, el MERS-CoV en 2012 y el virus de la influenza estacional cada año. Sin embargo, ninguna de las medidas tomadas para el SARS-CoV-2 ha sido tomada para esos virus.

—Se nos dice: "Pero el SARS-CoV-2 es muy contagioso". Y nosotros contestamos: ESO ES ABSOLUTAMENTE FALSO. Esa afirmación es, además, rechazada por expertos internacionalmente renombrados. Una simple comparación con los otros virus muestra que la contagiosidad del SARS-CoV-2 es moderada. Son enfermedades como el sarampión las que pueden ser calificadas como muy contagiosas. Por ejemplo, una persona con sarampión puede infectar hasta 20 personas mientras que una persona infectada por este coronavirus sólo contamina a 2 ó 3, es decir, 10 veces menos que el sarampión.

—Se nos dice: "Pero éste es un nuevo virus". Y nosotros contestamos: El H1N1 y los otros virus que mencionamos eran también nuevos virus, y sin embargo no pusimos países en confinamiento, no bloqueamos la economía mundial, no paralizamos el sistema de educación, no hicimos distanciamiento social y no dijimos a la gente sana que llevara puestas mascarillas. Además, algunos expertos dicen que es posible que este virus circulara ya antes pero no nos dimos cuenta.

—Se nos dice: "Pero no tenemos una vacuna". Y nosotros contestamos: Al comienzo del H1N1 tampoco teníamos ninguna vacuna, como tampoco en el momento del SARS-CoV. Y sin embargo no pusimos países en confinamiento, no bloqueamos la economía mundial, no paralizamos el sistema de educación, no hicimos distanciamiento social y no dijimos a la gente sana que llevara puestas mascarillas.

—Se nos dice: "Pero este virus es mucho más mortal". Y nosotros contestamos: ESO ES ABSOLUTAMENTE FALSO. Porque, comparado con la gripe, por ejemplo, y si tenemos en cuenta el período entre el 1º de Noviembre [de 2019] y el 31 de Marzo [de 2020], hubo a nivel mundial —cuando aquellas medidas fueron tomadas— 860.000 casos y 40.000 muertes, mientras que la influenza en el mismo período de 5 meses infecta, en promedio, a 420 millones de personas y mata a 270.000. Además, la tasa de fatalidad de casos anunciada por la OMS (3,4%) fue enormemente sobrestimada y fue rechazada desde el principio por expertos eminentes en epidemiología. Pero incluso si tomamos esa tasa de fatalidad de casos, podemos ver que este coronavirus es tres veces menos letal que el de 2003 (10%), y diez veces menos letal que aquel de 2012 (35%).

—Se nos dice: "Pero el COVID-19 es una enfermedad grave". Y nosotros contestamos: ESO ES ABSOLUTAMENTE FALSO. El SARS-CoV-2 es un virus benigno para la población general ya que causa un 85% de formas benignas, el 99% de aquellos infectados se recupera, no constituye un peligro para mujeres embarazadas y niños (a diferencia de la influenza), se propaga menos rápido que la gripe, y el 90% de aquellos que mueren son gente mayor (la que debe ser, por supuesto, protegida como las otras poblaciones en riesgo). Es por esto que los expertos han calificado de "delirio" a la afirmación de que ésta es una enfermedad grave y dijeron, el 19 de Agosto, que "no es peor que la influenza".

—Se nos dice: "Pero hay gente asintomática". Y nosotros contestamos: El 77% de la gente infectada es asintomática en la influenza también, y ellos también pueden transmitir el virus. Sin embargo, a la gente sana no se le dice cada año que lleve puestas mascarillas y no se implementa ningún distanciamiento social a pesar de que la gripe infecta a mil millones de personas y mata a 650.000.

—Se nos dice: "Pero este virus conduce a la saturación de hospitales". Y nosotros contestamos: ESO ES ABSOLUTAMENTE FALSO. La saturación afecta sólo a unos pocos hospitales, pero a la gente se le hace creer que el sistema hospitalario entero está saturado o que la saturación es inminente cuando hay miles de hospitales en ciertos países. ¿Es razonable y verdadero atribuír, por ejemplo, a 1.000 ó 2.000 hospitales una situación que concierne sólo a 4 ó 5 hospitales? Además, no es sorprendente que algunos hospitales fueran saturados porque ellos estaban situados en focos epidémicos (como Lombardía en Italia o Nueva York en Estados Unidos). No debería ser olvidado que los hospitales en muchos países han sido abrumados (incluyendo unidades de cuidados intensivos) durante epidemias de influenza anteriores, y en ese entonces hablábamos incluso de "tsunamis" de pacientes en hospitales, "hospitales saturados", de tiendas de campaña levantadas fuera de los hospitales, de "zonas de guerra", de "hospitales colapsados" y de un "estado de emergencia". Y sin embargo, no pusimos países en confinamiento, no bloqueamos la economía mundial, no paralizamos el sistema de educación, no hicimos distanciamiento social y no dijimos a la gente sana que llevara puestas mascarillas.

 

2. Decimos: DETENGAN estas demenciales medidas debido también a sus consecuencias catastróficas que han comenzado ya a aparecer: suicidio de gente angustiada como fue reportado en China, el desarrollo de patologías psiquiátricas, parálisis de la carrera educacional de alumnos y estudiantes en la universidad, impactos negativos y peligros para los animales, descuido de otras enfermedades (sobre todo crónicas) y un aumento de su mortalidad, aumento de la violencia doméstica, pérdidas económicas, desempleo, importante crisis económica (pocas personas saben que la crisis económica de 2007-2008 causó el suicidio de al menos 13.000 personas en Europa y Norteamérica), serias consecuencias en la agricultura, desestabilización de países y de la paz social, y riesgo de inicio de guerras. Un editorial publicado en el European Journal of Clinical Investigation ha denunciado, desde el principio, los daños de medidas extremas no basadas en evidencias, la exagerada información acerca de la verdadera peligrosidad del virus y la difusión de noticias falsas (hasta por importantes revistas). Algunos incluso han comparado esta pandemia a la de la influenza de 1918, lo cual es una MENTIRA y una MANIPULACIÓN ya que ella mató a 50 millones de personas, lo que no tiene absolutamente nada que ver con el número de muertes de este coronavirus.

 

3. RECHAZAMOS la obligación de "aplicaciones" de rastreo de contactos como es el caso en ciertos países, porque el SARS-CoV-2 es un virus benigno que no justifica tal medida. Además, según recomendaciones internacionales e independientemente de la severidad de una pandemia (moderada, alta, muy alta), el rastreo de contactos no es recomendado. Durante epidemias de gripe, ¿hicimos rastreo de contactos? Y sin embargo, el virus de la influenza infecta a mucha más gente y tiene a más poblaciones en peligro que este coronavirus.

 

4. Decimos: DETENGAN la censura de expertos y profesionales de salud para impedirles decir la verdad (sobre todo en países que afirman ser democráticos).

 

5. Compartimos la opinión de expertos que denuncian la inclusión de exámenes en la cuenta de casos, incluso si los sujetos son sanos y asintomáticos. Eso resultó en una sobrestimación de los casos. Se debería recordar que la definición de un "caso" en epidemiología es "el acontecimiento de muchos resultados posibles: enfermedades, complicaciones, secuelas, muertes. En la así llamada vigilancia sindrómica, la ocurrencia de acontecimientos no específicos, como la agrupación de síntomas o motivos para buscar atención médica, hospitalizaciones, llamadas a servicios de urgencia, es definida como un caso". De este modo, decimos: hay que separar los exámenes de los casos, y dejar de mezclarlos.

 

6. Compartimos la opinión de expertos que denuncian el hecho de que no se hace ninguna diferencia entre la gente que murió DEL virus y la gente que murió CON el virus (con co-morbilidades), el hecho de que la causa de muerte sea atribuída al SARS-CoV-2 sin exámenes o autopsias, y de que los médicos son presionados para que pongan COVID-19 como causa de muerte en los certificados de defunción incluso si el paciente murió por otros motivos. Eso conduce a una sobrestimación del número de muertes y constituye una escandalosa manipulación de las cifras porque durante las epidemias de la gripe estacional, por ejemplo, no trabajamos de esa manera, especialmente, dado que el 20% de los pacientes con COVID está co-infectado por otros virus respiratorios. Después de una nueva evaluación, sólo el 12% de los certificados de defunción en un país europeo [Italia] ha mostrado una causalidad directa del coronavirus. En otro país europeo, los profesores Yoon Loke y Carl Heneghan mostraron que un paciente que ha dado positivo, pero ha sido exitosamente tratado y dado de alta del hospital, todavía será contado como una muerte por COVID incluso si él tuviera un ataque cardíaco o fuera atropellado por un autobús tres meses más tarde. El 31 de Julio el director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de un país en Norteamérica reconoció que es verdad que hay un incentivo económico perverso para que los hospitales inflen las muertes por coronavirus.

 

7. Compartimos la opinión de expertos que advirtieron contra intubación casi sistemática de ciertos pacientes, debido al temor extremo al virus. Los protocolos deben ser cambiados ya que ellos han resultado en un alto número de muertes.

 

8. Decimos: Es importante que se haga una revisión de las interpretaciones analíticas y clínicas de los tests colocados en el mercado, incluyendo los exámenes virológicos. Muchos tests son usados actualmente cuando una parte significativa de su desempeño (por ejemplo, especificidad analítica, sobre todo para los cuatro coronavirus estacionales) no ha sido evaluada, lo cual es un problema serio porque además de casos de falsos negativos, la literatura informa de preocupantes falsos positivos, que pueden sobrestimar el número de casos y muertes. Según un profesor de microbiología, la tasa de falsos positivos puede alcanzar el 20%. Ciertos artículos científicos que reportaron esos casos de falsos positivos han sido censurados. Por lo tanto, decimos: DETENGAN la obligación de realizar tests debido a esta falta de confiabilidad y carencia de verificación de su desempeño y porque nada en este coronavirus (que es un virus benigno y con una baja tasa de letalidad) lo justifica. Como dijimos: la influenza infecta a mil millones de personas cada año (30 veces más que el SARS-CoV-2) y sin embargo ninguna prueba es requerida para viajar.

 

9. Decimos a los ciudadanos: No tengan miedo, este virus es benigno a menos que usted sea parte de las poblaciones en riesgo. Si los canales de televisión hicieran lo mismo con la gripe, ¡las cifras serían mucho más altas que para el coronavirus!: los canales de televisión le informarán a usted cada día, en promedio, de 3 millones de casos y 2.000 muertes por influenza. Y para la tuberculosis, los canales de televisión le reportarán, por término medio, cada día 30.000 casos y 5.000 muertos. En efecto, el virus de la influenza infecta a mil millones de personas cada año y mata a 650.000, y la tuberculosis infecta a 10,4 millones de personas cada año y mata a 1,8 millón de personas. Además, por la televisión usted es informado sobre "casos", pero ésos son exámenes y no casos. Un artículo científico, SARS-CoV-2: Fear versus Data, publicado en el International Journal of Antimicrobial Agents, ha demostrado que el peligro del virus fue sobrestimado y que el miedo podría ser más peligroso que el virus mismo.

 

10. Decimos a los ciudadanos: El lavado de manos es una conducta que debemos tener durante todas nuestras vidas, haya coronavirus o no, porque ésa es una medida de higiene muy eficaz. Pero llevar puesta una mascarilla cuando usted no está enfermo y practicar el distanciamiento social, eso no es parte de la higiene o de la preservación de la salud pública, sino que es locura. El uso de una mascarilla durante mucho tiempo tiene varios efectos indeseables para su salud y convierte a aquélla en un nido de microbios. "El virus puede concentrarse en la mascarilla y cuando usted se la quita, el virus puede ser transferido a sus manos y por lo tanto propagarse más", declara el doctor epidemiólogo Anders Tegnell. Al preguntársele a la doctora Jenny Harries si la gente se pone más en peligro al llevar puestas mascarillas, respondió: "A causa de esos problemas en la manipulación (de las mascarillas), la gente puede ponerse en más riesgo".

     Incluso los dentistas advirtieron recientemente sobre los serios efectos sobre la salud buco-dental porque ellos constatan que el uso de mascarillas durante mucho tiempo conduce a enfermedades como caries dentales, enfermedades periodontales o a un muy mal aliento. "Vemos a mucha gente con más inflamación, más caries y enfermedad de encías... Estamos viendo inflamación en las encías de gente que ha sido sana siempre, y caries en personas que nunca las han tenido antes... Aproximadamente el 50% de nuestros pacientes está siendo afectado por esto", dice el doctor Robert Raimondi, un dentista.

     "La gente tiende a respirar por su boca en vez de por su nariz mientras lleva puesta una mascarilla... El respirar por la boca hace que ésta se seque, lo cual conduce a una disminución en la saliva, y la saliva es la que combate a las bacterias y limpia los dientes... Los pacientes están viniendo a nosotros diciendo que su aliento huele y que necesitan una limpieza. Pero cuando usted tiene mal aliento, usted ya tiene la enfermedad periodontal o tiene muchas bacterias que están en su lengua debido a la sequedad de la boca... La enfermedad de la encía —o enfermedad periodontal— conducirá eventualmente a accidentes vasculares cerebrales y a un riesgo aumentado de crisis cardíacas", explica el doctor Marc Sclafani, otro dentista.

     Además, muchos de ustedes se quejan de estas mascarillas, sobre todo en el período de verano. Ustedes deben saber que la boca y la nariz no están hechas para ser obstruídas. Lo que usted lleva puesto es aparentemente una mascarilla, pero en realidad es un bozal de su libertad, sobre todo ya que la epidemia se ha terminado en la mayor parte de los países, como varios expertos dicen, y aquellos que le dicen que lo contrario son MENTIROSOS. Al decirle a usted que la epidemia no se ha terminado, al agitar la amenaza de una segunda ola (que no está basada en ninguna evidencia), y al pedirle a usted que lleve puesta una mascarilla y se distancie de otras personas, el objetivo es, de hecho, prolongar el temor hasta que una vacuna sea fabricada y sea mejor aceptada por usted.

 

11. Decimos a las compañías de líneas aéreas: Varios estudios científicos han mostrado un vínculo entre el exceso de higiene y el desarrollo de enfermedades como las enfermedades alérgicas, las enfermedades autoinmunes, las enfermedades inflamatorias o ciertos cánceres. Eso es lo que llamamos en medicina la hipótesis higienista. En consecuencia, detengan las operaciones de desinfección y remuevan las mascarillas y los ridículos trajes protectores de sus empleados que hemos visto en los medios de comunicación. Hacer eso responde a la locura. Los aeropuertos también deben dejar de tomar la temperatura y hacer cuarentenas. El SARS-CoV-2 no es la Peste Negra. Ustedes también, al igual que los ciudadanos, han sido manipuladas.

 

12. Decimos a los gobiernos: Levanten todas las restricciones y obligaciones de los ciudadanos (estado de emergencia, encierro, llevar puesta una mascarilla, distanciamiento social, etc.) porque ellas son estúpidas y puramente dictatoriales y no tienen nada que ver con medicina o higiene o con la preservación de la salud pública. No hay ninguna razón científica o médica para que ciudadanos no enfermos lleven puesta una mascarilla. El doctor Pascal Sacré, anestesiólogo y médico de cuidado intensivo, dijo: "Obligar a cada uno a llevarla puesta todo el tiempo, mientras la epidemia desaparece, es una aberración científica y médica". El profesor Didier Raoult dice: "La decisión del confinamiento, así como la decisión de llevar puestas mascarillas... no están basadas en datos científicos". Las doctoras Lisa Brosseau y Margaret Sietsema, expertas en protección respiratoria, dicen: "No recomendamos requerir que el público general, que no tiene síntomas de enfermedad como el COVID-19, lleve puesta rutinariamente mascarillas de tela o quirúrgicas porque no hay ninguna evidencia científica de que ellas sean eficaces para reducir el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2". El profesor Maël Lemoine ha precisado también que el cambio de las recomendaciones con respecto a las mascarillas es "político, no científico".

     En algunos países asiáticos las personas llevan puestas mascarillas todo el año (para protegerse, entre otras cosas, de la contaminación). Ese generalizado uso de la mascarilla en esos países ¿les ha evitado tener epidemias de coronavirus? Ese extendido uso de la mascarilla en esos países ¿les ha evitado tener cada año epidemias de gripe u otros virus respiratorios? La respuesta es, por supuesto, No. Por otra parte, con 8 millones de toneladas de plástico que son vertidas ya en los océanos cada año, las mascarillas y los guantes vienen a añadir una nueva amenaza y constituyen una contaminación que es particularmente peligrosa para nuestra salud y para la fauna. En Italia, si sólo el 1% de las mascarillas actualmente usadas fuera lanzado a la Naturaleza, 10 millones de mascarillas terminarían en el océano cada mes. Además, las mascarillas quirúrgicas ¡demoran 450 años en descomponerse! Por lo tanto, decimos a los gobiernos: DETENGAN esas medidas ilegales y peligrosas del uso obligatorio de mascarillas.

 

13. Decimos a la policía: Los ciudadanos le deben mucho a ustedes porque ustedes son cada día los garantes de su seguridad y del respeto al orden público. Pero eso no significa el sometimiento ciego a órdenes injustas. De este modo, les decimos: hagan cumplir la ley, pero no la injusticia y la dictadura, rechacen hacer cumplir esas medidas, rechacen reconvenir a sus conciudadanos cuando ellos no llevan puesta una mascarilla, por ejemplo, no los golpeen, no los encarcelen. No sean los instrumentos de la dictadura. Estén del lado de los ciudadanos. Les aseguramos que esas medidas no tienen nada que ver con medicina o higiene o con la preservación de la salud pública; eso es dictadura y locura.

 

14. Decimos a los ciudadanos: Debemos respetar la ley. Pero eso no significa la sumisión ciega a la locura, la injusticia o la dictadura. Ustedes nacieron libres y deben vivir libres, y por lo tanto no tengan miedo, y si ustedes no están enfermos, quítense las mascarillas, salgan de su casa cuando deseen y sin distanciamiento social, pero háganlo pacíficamente y sin ninguna violencia. Los profesores Carl Heneghan y Tom Jefferson, epidemiólogos con una gran experiencia en la medicina basada en evidencias, dicen: "No hay ninguna evidencia científica que respalde la desastrosa regla de los dos metros de distancia. Investigación de mala calidad es usada para justificar una política con consecuencias enormes para todos nosotros".

 

15. Decimos que una reforma total de la OMS debe ser hecha. Los éxitos de la OMS no se discuten: millones de vidas han sido salvados gracias a programas de vacunación contra la viruela, y el consumo de tabaco ha sido reducido por todo el mundo. Sin embargo, el problema principal de la OMS es que desde hace varios años es financiada en un 80% por compañías (sobre todo, laboratorios farmacéuticos) y donantes privados (sobre todo, una fundación muy conocida), y los escándalos se acumulan: falsa alarma en la gripe H1N1 bajo la presión de lobbies farmacéuticos; inquietante complacencia hacia el glifosato, el cual la OMS declaró que era seguro a pesar de las víctimas de ese herbicida; ceguera hacia las consecuencias de la contaminación debida a compañías petroleras en África; la minimización de las víctimas humanas de desastres nucleares de Chernobyl a Fukushima y de los desastres provocados por el uso de municiones de uranio empobrecido en Iraq y los Balcanes; el no reconocimiento de la Artemisia en el tratamiento de la malaria para proteger intereses de industrias farmacéuticas, a pesar de que ella ya ha probado su eficacia. La independencia de dicha organización está comprometida tanto por la influencia de lobbies industriales —sobre todo de productos farmacéuticos— como por los intereses de sus Estados miembros, en particular China. El Presidente de un país dijo: "Pienso que la Organización Mundial de la Salud debería estar avergonzada de sí misma porque actúa como si fuera la agencia de relaciones públicas de China".

     La institución de Ginebra, que había subestimado la amenaza del virus Ébola (más de 11.000 muertos), también es acusada de negligencia con respecto a enfermedades tropicales, a favor de mercados más jugosos. Una investigación hecha en 2016 (L'OMS: dans les Griffes des Lobbyistes?) mostró una edificante radiografía de la OMS: una estructura debilitada sujeta a múltiples conflictos de interés. Esa investigación ha mostrado cómo los intereses privados dominan la salud pública en la OMS. No es aceptable que el dinero que la financia provenga principalmente de una sola persona [Bill Gates] y que en ella se infiltren los grupos de presión. Recientemente la OMS quedó aún más desacreditada al caer en la trampa del escándalo de la revista médica The Lancet, donde un simple estudiante habría descubierto que aquel estudio [el del desprestigio de la hidroxicloroquina] era un fraude.

     En el momento de la gripe H1N1, el doctor Wolfgang Wodarg, presidente del comité de salud de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, criticó la influencia de la industria farmacéutica sobre los científicos y los funcionarios de la OMS, diciendo que eso ha conducido a la situación donde "innecesariamente millones de personas sanas fueron expuestos al riesgo de vacunas pobremente testeadas" y que, para ser una variante de la gripe, era "inmensamente menos dañina" que todas las epidemias de gripe anteriores. Él estaba totalmente en lo correcto porque, más tarde, la vacuna produjo 1.500 víctimas de narcolepsia, donde el 80% fueron niños, como veremos. Él también criticó a la OMS por haber alimentado el miedo a una "falsa pandemia", calificada como "uno de los mayores escándalos médicos del siglo", y él también pidió que se iniciara una investigación. De hecho, los criterios para declarar una pandemia (como la severidad de la enfermedad) han sido modificados por la OMS bajo la influencia de intrigadores farmacéuticos de modo que ellos puedan vender sus vacunas a países de todo el mundo.

     Según un informe hecho por la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa sobre la forma en la cual la pandemia de influenza H1N1 había sido manejada, incluso por la OMS, hubo un "desperdicio de grandes sumas de dinero público y también temores injustificados en cuanto a riesgos de salud... Graves omisiones han sido identificadas en cuanto a la transparencia de los procesos de toma de decisiones acerca de la pandemia que han generado preocupaciones acerca de la posible influencia de la industria farmacéutica en algunas decisiones principales acerca de la pandemia. La Asamblea teme que esta carencia de transparencia y responsabilidad provoque una caída de la confianza de los ciudadanos en el consejo dado por importantes organismos de salud pública".

     La historia se repite hoy con exactamente los mismos actores y la misma campaña de temor. El ex-secretario general del departamento de salud pública de la OMS reveló en otra investigación (Trust WHO) que en el momento del H1N1 nadie tenía miedo en la OMS, y que él no conocía a nadie en la OMS que se hubiera vacunado, incluyendo a la ex-directora general, la china Margaret Chan. Aunque él era un alto funcionario en la OMS, fue excluído de participar, al igual que la mayor parte de sus colegas, de una reunión entre la directora general y las compañías farmacéuticas que fabricaban la vacuna, y la razón fue que "Ésta es una reunión privada"...

 

16. Decimos que debe abrirse una investigación y que ciertos funcionarios de la OMS deben ser interrogados, en particular el que hizo la promoción internacional de los confinamientos, lo cual es una herejía desde un punto de vista médico y un fraude que ha engañado al mundo. En efecto, el 25 de Febrero de 2020 el jefe de la misión de observación internacional del coronavirus en China elogió la respuesta dada por Pekín a la epidemia. Él dijo que China había tenido éxito con métodos "a la antigua", enfatizó que "el mundo tenía que aprender lecciones de China" y debe ser inspirado por ella. Él también dijo que si él tuviera el COVID-19, ¡quería ser tratado en China! Una vez él también elogió a China llamándola "muy abierta" y "muy transparente".

     ¿Cómo se puede creer en esas declaraciones? ¿Quién puede creer que si él tuviera COVID-19 iría a China para ser tratado? ¿Quién puede creer que el mundo debe ser inspirado por China y que la lucha contra la epidemia debe ser hecha con métodos anticuados? Lo que es asombroso es que él hizo creer al mundo entero sus tonterías. Porque desafortunadamente desde sus declaraciones y el informe supervisado por él (donde podemos leer que los métodos de China son "ágiles y ambiciosos"), los países del mundo han tomado medidas desproporcionadas y ciegamente han seguido las recomendaciones de la OMS de confinar a sus poblaciones. El miedo y la psicosis han sido propagados presentando al SARS-CoV-2 como un virus muy peligroso o con una masiva mortalidad, siendo que ése absolutamente no es el caso. Por suerte, una entrevista con él mostró una parte importante de la verdad y los conflictos de interés de la OMS con China cuando un periodista le preguntó sobre el rechazo por parte de la OMS de la participación de Taiwán (que está en conflicto con China) en esa organización: él simuló no haber entendido la pregunta, de modo que cuando le preguntaron otra vez, ¡él finalizó la video-llamada! (El video alcanzó más de 8 millones de vistas). Fue también él quien dijo a fines de Febrero: "Actualmente existe sólo un fármaco que pensamos que puede tener verdadera eficacia, y ése es Remdesivir". ¿Cómo pudo él decir eso incluso antes de que los resultados salieran? ¿Y por qué razón lo dijo?

     Miembros del Parlamento canadiense han publicado incluso una citación obligatoria para que él comparezca, después de que él rechazó repetidas invitaciones para declarar ante un comité permanente de salud. Incluso el líder del partido conservador canadiense ha planteado inquietudes acerca de la exactitud de los datos de la OMS en cuanto al COVID-19. En efecto, decir que China ha reducido el número de casos o ha manejado bien la epidemia y ha "aplanado la curva" gracias al confinamiento, es una mentira pura y no está basada en ninguna evidencia porque nadie es capaz de dar el número de casos o muertes en China si ella no hubiera aplicado el confinamiento. Además, unos meses más tarde el mundo descubrió que ¡dichas cifras no eran ni siquiera verdaderas!

     Recientemente, tres países africanos expulsaron a funcionarios de la OMS porque, según esos Estados, ellos falsificaron el número de casos de COVID-19 inflándolos. La gente que está detrás del confinamiento, la psicosis y el terror mundiales, cuando ellos ven la prisa de la gente hacia las tiendas, gente que pelea por fideos o papel higiénico, las distancias de un metro como si esto fuera la peste, la gente confinada como si ellos fueran animales, las calles siendo desinfectadas, la policía que golpea a ciudadanos que salen de sus casas, drones y helicópteros movilizados, la gente que sale con certificados, el uso de mascarillas a pesar del final de la epidemia, y el hecho de que la gente no está enferma, no se descarta que ellos [los funcionarios] se rían debido a la facilidad con la cual ellos han manipulado a países enteros y, puede ser, que ellos incluso los llamen "ovejas".

     La locura ha alcanzado el punto de que en algunos países las playas ha sido desinfectadas con cloro, los bomberos con bigotes y barbas han sido prohibidos en sus trabajos, barreras de plexiglás han sido instaladas en todas partes (hasta en las aulas de escuelas) como si esto fuera la peste negra, un tren fue detenido porque una persona no llevaba puesta la mascarilla, familias se han visto privadas de ver a sus muertos (como si el virus fuera a saltar del cuerpo y a morderlos), personas septuagenarias reconvenidas después de salir a botar la basura, y ¡hasta las monedas y los billetes de banco que vienen del extranjero han sido "aislados"!

     ¿Cómo pueden los países aceptar caer en este nivel de locura, estupidez y dictadura, sobre todo aquellos que dicen ser democráticos? Todo esto por un virus que causa un 85% de formas suaves y del cual el 99% de la gente infectada se recupera. La OMS ha instado al mundo a copiar la respuesta de China al COVID-19, y ha tenido éxito: cada país en el mundo, siguiendo ciegamente a la OMS, se ha hecho una copia fiel de China. Sólo unos pocos países han rechazado imitar a otros tontamente, como Suecia o Bielorrusia, los cuales pueden ser congratulados. El Presidente de un país europeo tenía razón cuando dijo que "esto es sólo una psicosis más peligrosa que el virus mismo". Renombrados expertos mundiales han calificado a la alarma global como "desproporcionada". El profesor Jean-François Toussaint dijo: "Me parece que la OMS tiene una responsabilidad muy grande en la incapacidad de establecer prioridades, en haber repetido infatigablemente que esto era una amenaza para la Humanidad" (Journal International de Médecine, 13 de Junio de 2020).

 

17. Decimos que debemos parar de seguir ciegamente a la OMS porque ella no es una sociedad docta y está lejos de ser independiente, como hemos visto. Preguntado sobre la razón de la decisión de hacer obligatorias once vacunas, un ex-ministro de salud de un país europeo contestó: "Ésta es una decisión de salud pública que de hecho responde a un objetivo global de la OMS, que exige hoy de todos los países del mundo que consigan que el 95% de los niños sean vacunados de las vacunas necesarias". También recomendamos a los gobiernos que elijan bien a los expertos que los aconsejan y que eviten a aquellos que tienen vínculos con compañías farmacéuticas.

     Un reconocido profesor de infectología hizo el siguiente comentario acerca de ciertos expertos de un país europeo: "Un miembro eminente de la Comisión de Enfermedades Transmisibles del Alto Consejo recibió 90.741 euros de la industria farmacéutica, incluyendo 16.563 euros [de un laboratorio farmacéutico que produce una molécula competidora de la hidroxicloroquina]. Sin embargo, es este Alto Consejo el que tomó la famosa decisión de prohibir la hidroxicloroquina, excepto para aquellos que morirán... No veo en esta decisión ninguna traza del respeto por el procedimiento para manejar conflictos de interés... Si un miembro presenta un importante conflicto de interés, él debe dejar la reunión y no participar en los debates ni en la redacción de la decisión... Sin embargo, en el fondo de esta decisión no hay ninguna mención de conflictos de interés o del número de miembros calificados que participaron en el voto. Esto es una seria violación de las reglas".

     Un antiguo editor jefe del New England Journal of Medicine declaró: "La profesión médica está siendo comprada por la industria farmacéutica, no sólo en términos de práctica de la medicina, sino también en términos de enseñanza e investigación. Las instituciones académicas de este país permiten que ellas sean los agentes pagados de la industria farmacéutica. Pienso que eso es deshonroso". Esto, por supuesto, no debería ser generalizado a cada uno.

 

18. Decimos a los gobiernos: Ya no sigan —en epidemias— los modelos matemáticos que son cosas virtuales sin relación con la realidad y que han engañado al mundo en varias ocasiones y han servido como justificación para las enloquecidas políticas de confinamiento. En efecto, una universidad europea que tiene fuertes vínculos con la OMS dijo que:

—50.000 británicos morirán de la enfermedad de la vaca loca, siendo que al final sólo han muerto 177.

—La gripe aviar iba a matar a 200 millones de personas, mientras que murieron sólo 282.

—La gripe H1N1 iba a matar a 65.000 británicos, mientras que sólo murieron 457. La tasa de mortalidad también fue exagerada y la gripe H1N1 terminó por ser más suave que la originalmente esperada, lo que motivó que algunos se quejaran del considerable dinero, tiempo y recursos consumidos frente a una gripe benigna. En ese entonces la prensa descubrió que el rector de esa universidad, que ha aconsejado a la OMS y a gobiernos, recibió un sueldo de 116.000 libras esterlinas al año del fabricante de vacunas contra la gripe porcina (H1N1).

     Hoy, es sobre la base del mismo defectuoso modelo, desarrollado para la planificación de la pandemia de influenza, que ellos dieron sus predicciones astrológicas acerca del COVID-19; ellos dijeron que 500.000 morirán en el Reino Unido, 2,2 millones en Estados Unidos, 70.000 en Suecia, y entre 300.000 y 500.000 en Francia. ¿Quién puede creer esas enloquecidas cifras? Es por eso que el profesor Didier Raoult califica esos modelos como "la versión moderna de las adivinaciones". El profesor John Ashton igualmente ha denunciado esas predicciones astrológicas y el hecho de que ellas tengan una especie de status religioso. Además, la prensa ha descubierto que la persona que, en esa universidad, incitó a los gobiernos a imponer confinamientos [Neil Ferguson] ni siquiera respeta lo que él les recomendó. Aquí también debe ser emprendida una investigación con ciertos responsables de esa universidad europea.

     El profesor Jean-François Toussaint dijo a propósito de los confinamientos: "Debemos impedir a cualquier costo que cualquier gobierno tome tal decisión otra vez, sobre todo desde que la instrumentalización de la pandemia con confinamientos generalizados para la mitad de la Humanidad sólo ha resultado en el refuerzo de regímenes autoritarios y en la detención de campañas para prevenir importantes enfermedades mortales. En Francia, las simulaciones que estiman que 60.000 vidas han sido salvadas son puras fantasías". El famoso lema internacional "Quédate en casa, salva vidas" era sólo una afirmación mentirosa. Por el contrario, el confinamiento ha matado a muchas personas.

 

19. RECHAZAMOS la vacunación obligatoria y RECHAZAMOS el certificado de vacunación contra el coronavirus para viajar, por las siguientes razones:

—La vacuna no es indispensable porque el 85% de las formas es benigno, el 99% de los sujetos infectados se recupera, y los niños así como las mujeres embarazadas no están sujetos a peligro. Además, una gran parte de la población está protegida ya contra el SARS-CoV-2 gracias a la inmunidad cruzada adquirida con los coronavirus estacionales. Decir que no estamos seguros es una MENTIRA, y plantear dudas acerca de la duración o la eficacia de esta protección es una manipulación que pretende proteger el plan comercial de la vacuna.

—Esto es un virus de ARN, por lo tanto más propenso a mutaciones, y hay una posibilidad de que la vacuna sea ineficaz.

—Las pruebas de las vacunas son realizadas de manera precipitada y algunos llaman a apresurar los procedimientos de pruebas y a saltarse las habituales pruebas en animales, lo cual es riesgoso. Testear las vacunas sin tomarse el tiempo para entender totalmente los riesgos de seguridad podría traer reveses injustificados durante la pandemia y en el futuro.

—Las pruebas anteriores de vacunas contra los coronavirus son preocupantes. En 2004, una de las vacunas desarrolladas contra el SARS había causado hepatitis a los animales en los cuales había sido probada. Otra vacuna en la fase de pruebas había causado daño pulmonar severo a animales de laboratorio, haciéndolos más susceptibles a futuras infecciones. Las vacunas desarrolladas contra otro coronavirus, el virus de la peritonitis infecciosa felina, aumentaron el riesgo de los gatos de desarrollar la enfermedad causada por el virus. Fenómenos similares han sido vistos en estudios en animales para otros virus, incluído el coronavirus que causa el SARS.

—Algunas vacunas son probadas por compañías que no tienen ninguna experiencia en la fabricación y comercialización de vacunas y que usan tecnologías nuevas en medicina de las cuales no conocemos ni sus beneficios ni sus riesgos para la salud.

—La búsqueda de ganancia financiera de numerosas compañías farmacéuticas a costa de la salud de la gente (sin generalizar, por supuesto).

     El jefe de una compañía farmacéutica dijo a sus accionistas durante la gripe H1N1: "Esta vacuna será una oportunidad significativa en términos de ingresos. Esto es un agradable empuje para nosotros, para el volumen de ventas y para el flujo de fondos". El ex-ministro de salud de un país europeo declaró el 23 de Mayo de 2020: "Cuando hay una epidemia como el COVID, vemos la mortalidad, cuando somos médicos... o vemos el sufrimiento. Y hay gente que ve dólares... ustedes tienen grandes laboratorios que dicen: ahora o nunca es el momento de ganar miles de millones".

     El 16 de Junio de 2020 el profesor Christian Perronne, un especialista en enfermedades infecciosas, dijo a Sud Radio a propósito de la vacuna contra el coronavirus: "No la necesitamos en absoluto... Todo esto tiene que ver con objetivos puramente comerciales". El sitio web de la revista Nexus publicó el 7 de Agosto la opinión del doctor Pierre Cave, que dijo: "En Francia, la epidemia se ha terminado... como médico, no titubeo en anticiparme a las decisiones del gobierno: debemos no sólo rechazar estas vacunas sino que también debemos denunciar y condenar el enfoque puramente mercantil y el cinismo abyecto que ha guiado su producción".

—Las escandalosas violaciones éticas en muchas pruebas clínicas: Como los países occidentales no permiten que ellas violen principios éticos, muchas compañías farmacéuticas (sin generalizar) realizan sus pruebas clínicas de fármacos y vacunas en países pobres o en desarrollo donde los experimentos son realizados en la gente sin que ella tenga el menor conocimiento y sin su consentimiento. Un informe escrito por Irene Schipper (SOMO Briefing Paper on Ethics in Clinical Trials) mostró chocantes y muy serias violaciones éticas; en una prueba clínica, por ejemplo, mujeres africanas fueron infectadas con VIH y luego enfermaron de SIDA. Esa prueba clínica fue financiada por una famosa fundación y un laboratorio muy conocido. En algunos países, esas escandalosas pruebas clínicas fueron realizadas con la complicidad de las autoridades locales en medio de conflictos de interés.

—Una compañía farmacéutica, AstraZeneca, ha concluído un acuerdo con varios países que le permite obtener inmunidad ante futuras reclamaciones legales de responsabilidad, en caso de que la vacuna muestre finalmente efectos secundarios nocivos. En otras palabras, son los Estados y no AstraZeneca quienes compensarán a las víctimas, o sea, ¡con el dinero de los ciudadanos! Con respecto a esto, decimos a los ciudadanos: protesten MASIVAMENTE contra este acuerdo escandaloso, vergonzoso y profundamente injusto hasta que sea suprimido. Hay que rechazar esta utilización IRRESPONSABLE de su dinero.

—Los escándalos de vacunas peligrosas y hasta mortales desarrolladas durante epidemias, y mencionaremos dos ejemplos (no somos, por supuesto, anti-vacunas, ya que eso significaría poner en duda los descubrimientos de Edward Jenner):

• El escándalo de la vacuna contra el H1N1: Fue probada en un pequeño número de personas y sin embargo fue comercializada como segura en 2009. Pero un año más tarde surgieron inquietudes en Finlandia y Suecia por una posible asociación entre narcolepsia y la vacuna. Un posterior estudio de grupos en Finlandia reportó un riesgo de narcolepsia aumentado en 13 veces después de la vacunación en niños y jóvenes entre 4 y 19 años, la mayor parte de los cuales tuvo el inicio dentro de tres meses después de la vacunación y casi todos dentro de seis meses. Sólo en 2013 un estudio publicado en el British Medical Journal confirmó esos resultados para Inglaterra también. En total, esa peligrosa vacuna ha causado 1.500 casos de narcolepsia sólo en Europa, y el 80% de las víctimas son niños. Parte del personal médico del NHS (National Health Service) vacunado también fue afectado por narcolepsia.

     La narcolepsia es una enfermedad neurológica crónica e incurable donde los pacientes se duermen de manera incontrolable, sufren bruscos ataques de sueño que duran minutos y suceden en todas partes y en cualquier momento en el día (somnolencia diurna), y son también víctimas de impresionantes ataques de cataplexia (repentina debilidad muscular temporal o pérdida del control muscular causado por una emoción fuerte como una repentina risa, cólera o sorpresa. Eso puede causar debilidad en las rodillas, incapacidad de articular o a veces incluso una caída durante algunos segundos). Esa enfermedad daña la función mental y la memoria y puede conducir a alucinaciones y a enfermedades mentales. Peter Todd, un abogado que representó a muchos de los demandantes, dijo al Sunday Times: "Nunca ha habido un caso como éste antes. Las víctimas de esta vacuna tienen una condición incurable y de toda la vida, y requerirán numerosos medicamentos". Entre los niños víctimas de esa vacuna está Josh Hadfield (ocho años), quien está con medicamentos anti-narcolepsia que cuestan 15.000 libras esterlinas por año para ayudarlo a mantenerse despierto durante el día en la escuela. "Si usted lo hace reír, él colapsa. Su memoria es afectada. No hay ninguna cura. Él dice que lamenta haber nacido. Me siento increíblemente culpable por haberlo hecho vacunar", dijo su madre. Las familias sufrieron un calvario que duró 7 años para ganar su caso en el tribunal. Y en vez de que los laboratorios farmacéuticos las indemnizaran, fueron los Estados los que lo hicieron, es decir, ¡con el dinero de los ciudadanos!

• El escándalo de la mortal vacuna contra el dengue en un país asiático [Filipinas], en 2018: Según la oficina de la fiscal Persida Acosta, 500 niños murieron a consecuencia de esa vacuna, y varios miles están enfermos. Algunos niños necesitan operaciones para reabsorber la sangre después de hemorragias severas. La mayor parte de las familias no tienen los medios para pagar aquellas operaciones. Según la fiscal, las responsabilidades son compartidas entre el laboratorio que vendió "una vacuna peligrosa" y el gobierno que puso en práctica una campaña de vacunación "masiva e indiscriminada", en condiciones deplorables. El doctor Erwin Erfe, que trabajó para la oficina del fiscal, realizó dos a tres autopsias de niños por semana con siempre los mismos resultados: "Hemorragias internas, sobre todo a nivel del cerebro y de los pulmones... y órganos inflamados". Esa vacuna, sin embargo, se anunció como un triunfo planetario. En 2015 el laboratorio (Sanofi) confirmó con gran pompa la puesta en marcha de una revolucionaria vacuna contra el dengue (Dengvaxia). Eso era una primicia mundial, el producto de veinte años de investigación y de 1.500 millones de euros de inversión. Sin embargo, desde el principio se levantaron voces en la comunidad científica: el doctor Antonio Dans trató de alertar sobre los resultados no concluyentes de las primeras pruebas clínicas. En Estados Unidos el profesor Scott Halstead, un especialista mundialmente reconocido en la enfermedad, que se inquietó, incluso envió un video transmitido en el Senado del país instando a suspender el programa de vacunación. El ex-ministro de salud del país ha sido inculpado en ese escándalo. "Es la atracción de la ganancia lo que mató a estos niños", dijo la fiscal Persida Acosta.

 

20. Decimos: DETENGAN todas estas medidas insanas, dictatoriales y ciertamente no sanitarias debido a las cuales ocurren tragedias cada día: una adolescente se suicidó en Gran Bretaña porque, para ella, el confinamiento duró 300 años; una mujer embarazada sufrió el martirio durante el parto en Francia; un adolescente en Estados Unidos sufrió una mandíbula desplazada y requerirá intervención quirúrgica después de que él fue agredido por una pareja a la que él pidió llevar puestas mascarillas; una enfermera también fue agredida en Francia y un conductor de autobús incluso murió debido a esas ilegales medidas de mascarillas obligatorias; 60.000 pacientes con cáncer podrían morir en Inglaterra debido a retrasos de diagnósticos y a una carencia de tratamiento según el profesor Karol Sikora; 12.000 personas en el mundo podrían morir diariamente a consecuencia del hambre (según OXFAM); el número de paros cardiacos se ha duplicado en algunos países; las compañías caen en bancarrota; 305 millones de empleos de jornada completa han sido perdidos, afectando particularmente a mujeres y gente joven, de acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo; un hombre ha muerto debido a la mascarilla en Estados Unidos, etcétera.

     Incluso las aves sufren de estas peligrosas medidas y son atrapadas y muertas debido a las mascarillas: "[La gaviota sólo podía] tropezar y caer sin cesar ya que la pobrecita tenía una mascarilla facial desechable enredada alrededor de ambas patas... Está claro que la mascarilla estuvo allí durante algún tiempo, y las correas elásticas se habían apretado alrededor de sus patas cuando sus articulaciones se hincharon y se hirieron... Estoy preocupado de que esta gaviota pudiera ser la primera de muchas víctimas ahora que las mascarillas faciales son la norma", dijeron los empleados de la Sociedad Real para la Prevención de la Crueldad con los Animales a la BBC el 20 de Julio, y el ave sufrió esa tortura ¡durante toda una semana!

 

21. Decimos a los gobiernos: TODO debe volver inmediatamente a la normalidad (incluyendo volver a abrir los servicios de hospital, el transporte aéreo, la economía, las escuelas y las universidades) y esta toma mundial de rehenes debe detenerse porque ustedes han sabido, con evidencia de apoyo, que ustedes como ciudadanos han sido las víctimas de la estafa de salud más grande del siglo XXI. El profesor Carl Heneghan dijo el 23 de Agosto que el miedo público que está impidiendo al país volver a la normalidad es infundado, según el Express. Los profesores Karina Reiss y Sucharit Bhakdi publicaron en Junio un libro llamado "Coronavirus: ¿Falsa Alarma?". El alcalde de una ciudad en Europa declaró: "La atmósfera esparcida [sobre el asunto del coronavirus] es particularmente pesada y se hace sospechosa". El doctor Olivier Chailley ha escrito un libro llamado "The Virus of Fear. How the Whole World Became Crazy". El profesor Sucharit Bhakdi (que envió también una carta a Angela Merkel) describió las medidas tomadas, incluyendo el confinamiento, como "grotescas, absurdas y muy peligrosas... un impacto horrible sobre la economía mundial... autodestrucción y suicidio colectivo". Una investigación internacional e independiente debe ser abierta, y aquellos responsables deben ser juzgados.

 

22. Decimos a los ciudadanos: Para mantenerlos a ustedes en el "rebaño", es posible que algunos traten de desacreditarnos usando todos los medios, por ejemplo, acusándonos de conspiracionistas, etc. No los escuchen, ellos son MENTIROSOS, porque la información que les hemos dado es médica, científica y documentada.

 

23. Decimos a los ciudadanos: Esta carta no debería conducirlos a la violencia hacia quienquiera que sea. Reaccionen pacíficamente. Y si un profesional de la salud signatario de esta carta fuera atacado o difamado o amenazado o perseguido, apóyenlo MASIVAMENTE.

     Estimados ciudadanos: Muchos científicos, eminentes profesores de medicina y profesionales de la salud a través del mundo han denunciado lo que está sucediendo y ¡es tiempo de que ustedes despierten! Si ustedes no dicen nada, nuevas medidas dictatoriales "hechas en China" serán impuestas. Ustedes deben RECHAZAR eso. Les aseguramos que esas medidas no tienen nada que ver con medicina o higiene o con la preservación de la salud pública. Eso es dictadura y locura. El doctor Anders Tegnell dijo: "El mundo se volvió loco" al implementar confinamientos que "están en abierta contradicción con lo que es conocido sobre el manejo de pandemias de virus".–

 

 

 

 

https://covidinfos.net/wp-content/uploads/2020/08/EN-international-alert-message.pdf

https://covidinfos.net/wp-content/uploads/2020/08/FR-international-alert-message.pdf

 

 

 

1 comentario:

  1. Impresionante descripción de la bajeza, la miseria y la demencia producida y esparcida por mentalidades psicopáticas que siguen una tradición evidente. Si es por la destrucción y la matanza sistemática y crónica que desarrollaron especialmente en las dos últimas guerras mundiales, la perversa carnicería actual, explica la saña y el afán genocida que desataron en aquél entonces sobre Alemania. No por monárquica ni por Nacionalsocialista, sino por ser Alemania. Quienes estudiaron la cuestión, lo señalan sin vueltas. Me impactó escucharlo en el video invalorable en el que dialogaron Antonio Escohotado y Federico Jimenez Losantos, en oportunidad de presentar la obra del primero, "Los enemigos del comercio". Inglaterra, Francia, EEUU y la Rusia soviética, como para que no quede duda sobre la paradojica circunstancia de que aquellos defensores supuestos del libre mercado y el colectivismo, sólo concibieron la matanza y la persecución para el conjunto humano que los superaba sin atenuantes y abismalmente en todo lo que fuera desarrollo de capacidades tecnológicas, entendidas como formas de evolución en procura de una ética que implica evolución en comportamientos civilizados, verdaderas manifestaciones de ingenio y esfuerzo en favor de la superación de la barbarie primigenia. Pero, es evidente, la fuerza bruta es una tentación irresistible para tribus que rinden culto a la devastación del elegido para ser tratado como enemigo imperdonable, en nombre de la defensa de sus limitaciones y miserias. Hiroshima, Nagasaki, Dresden, Hamburgo, el retroceso y la derogación de las más valorables tradiciones morales y jurídicas, tenían que poder pervertir la noción de libertad, como la de respeto y la de corrección, para preservar su maloliente zona de confort, soberbiamente ostentada, simplemente porque destruir es infinitamente más fácil que construir. El perdón de Dunkerke, la insolitamente caballerosa reconquista de Grecia, reconocida hasta por los propios oficiales ingleses prisioneros una vez terminada la guerra; la abstención de atravesar España para invadir Gibraltar en el momento de despliegue mas favorable, el respeto de la Francia más allá de las zonas en que pudo haberse dividido, la pacífica entrada en Austria, festiva para los austriacos en realidad. Los diálogos con Serrano Suñer, revelados muchos años después de acontecidos, no se condicen con el loco desatado de la propaganda de los dueños de la verdad. A.J.P. Taylor, Harry Elmer Barnes, Robert Faurisson, Ernst Zündel, Hartley Shawcross, Robert Taft, Fisk Stone, John Kennedy, David Irving, Germar Rudolf, Arthur Butz, David Cole, Benjamin Freedman, Ernst Nolte, Gerd Honzik, Fred Leuchter, Francis P. Yockey, Horst Mahler, Salvador Bochaca, Pedro Varela, Salvador Borrego. Mucho talento, honestidad y coraje, acompañando al que para la propaganda de los que nos protegen de un mortal virus, corona del colosal triunfo de la mugre y la abyección extremas, buscan lastimosamente obligar a considerarlo un epitome de maldad y locura. Gran Señor, Adolfo Hitler, el elegido como compañero por la verdad y la búsqueda de la superación de la amoralidad tribal.

    ResponderEliminar