BUSCAR en este Blog

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Sobre Judaísmo y Sus Orígenes



     En Febrero de este año se publicó en renegadetribune.com el siguiente breve artículo que presentamos en castellano, donde su autor ofrece diversas reflexiones generales sobre varios temas, centrándolas todas en torno a un grupo de gente que, por diversos ejemplos de la Historia y analizando algunos conceptos de su estructura ideológica, da la impresión de que su extraña conducta se debería a una cierta comunicación con otros universos, más extraños aún.


NO HUMANOS:
Los Extraños Orígenes del Judaísmo
por Willally
4 de Febrero de 2017



    "Cuando un alemán entra en un antiguo bosque, para él es como cuando entra en una catedral, sorprendido por la maravilla de la Naturaleza. Cuando un judío entra en el bosque, él piensa en cuánto dinero puede conseguir por su deforestación total. Ésa es la diferencia que hay entre nosotros y ellos" (Herman Gœring).


     Antes de hablar sobre los oscuros orígenes de los judíos, me gustaría clarificar algunos conceptos. Siempre que yo hablo de la Naturaleza me refiero a lo Transcendental. La Naturaleza es transcendental porque crea belleza, y la belleza trasciende a la moralidad y a la razón. Sólo por medio del contraste entre sombras y luces puede surgir un cuadro hermoso.

     Continuaré y diré que es precisamente nuestra capacidad de odiar y amar, de crear y destruír, lo que nos hace humanos, y todo aquel que en nombre del "humanitarismo" proclama rechazar el racismo, la violencia, la intolerancia y el "discurso de odio", está en realidad rechazando una parte esencial de lo que nos hace humanos, y él es incapaz de sentir amor hacia los humanos por lo que ellos realmente son.

     Esto se hace más obvio cuando comprendemos que todas esas actitudes "negativas" son necesarias para la creación de felicidad, progreso y belleza.

Racismo: Si no hubiera existido el racismo en la Naturaleza, no habríamos evolucionado como humanos en primer lugar (la diversidad de especies aparece sólo mediante la segregación racial).

Violencia: Si un pueblo no hubiera estado listo a defenderse con violencia, ellos nunca hubieran sido tomados en serio (ni siquiera por un perro) y ellos no conocerían ni libertad ni paz.

Discurso de odio: Si ese pueblo no hubiera sido capaz de denunciar, con odio, las malas intenciones de sus enemigos, su vida cultural y espiritual hubiera caído hasta la de los animales.


¿Cuál es nuestra esencia, como opuesta a la del judaísmo?

     Mientras el judaísmo tiene una moralidad basada en un dios que todo lo ve, nosotros tenemos las leyes de la Naturaleza (a saber, las de la Evolución y de la Física). Éstas son nuestras armas ideológicas y los fundamentos sobre los cuales toda nuestra visión del mundo está construída. La belleza y la felicidad pueden ser producidas sólo por la Naturaleza, y...

    —es natural que una raza superior quiera permanecer aparte de otras razas;
    —es natural que odiemos a los que quieren destruír la belleza, y
    —es natural tener un equilibrio entre bueno y "malo", amor y agresividad, entre la destrucción que ya sirvió a su propósito y la creación de algo nuevo.

     Incluso los árboles viven en comunidades y son "racistas". La mayor parte de los pueblos inferiores pueden aceptar con optimismo y humildad el hecho de que hay mejores razas que ellos, sin odiarlas.

     ...Pero no el judío. A pesar de ser deshonesto y carente de creatividad, él se siente superior a todos los demás, y el hecho de que un feo parásito sienta de esa manera por supuesto no es natural; eso va en contra de los objetivos de la evolución.

     Él prefiere destruír el universo entero antes que admitir que él hizo algo incorrecto o aceptar que puede haber alguien mejor que él.

     Si pudiéramos destilar las partes esenciales del judaísmo, aparecería algo como lo siguiente:

    —Moralidad universal.
    —Individualismo.
    —Materialismo.

     Estos tres conceptos componen una sola estructura donde no hay ningún lugar para la belleza, el talento, la evolución o lo transcendental. Ninguno de esos tres conceptos es natural; todos ellos son perversiones que conducen a la destrucción de la vida. Como ellos son tan esenciales para el entendimiento del judaísmo, los explicaré brevemente.


Moralidad Universal

     ¿Se ha preguntado usted alguna vez por qué la Iglesia prohibió la usura a cada uno excepto a los judíos, siendo que eran precisamente los judíos los que estaban dañando a la sociedad con la usura?. ¿Fueron ellos tan estúpidos como para no notar que se les estaba concediendo un monopolio sobre la estafa? Ya que los judíos no eran siquiera parte oficial de la sociedad, era más fácil prohibirles la usura; entonces, ¿por qué la Iglesia no lo hizo?.

     Sabemos por las fuentes que los judíos eran responsables de recaudar los impuestos para la Iglesia cristiana (sí, usted ha leído correctamente: "para la Iglesia cristiana" y NO "para la congregación judía"), y el judío estaba en la puerta de la iglesia a fin de recolectar el dinero de los asistentes, y él incluso llegó a decidir las cantidades para bautismos, bodas y entierros (vea "Separation and Its Discontents" de Kevin MacDonald).

     Fue también la Iglesia la que generosamente financió las expediciones coloniales del Renacimiento, y fue el Papa quien aprobó la conquista en nombre de un gobierno mundial de Cristo (Globalismo), donde todas las razas comparten los mismos valores e intercambian libremente sus bienes (Multiculturalismo). (Vea "Die Indianerkulturen Altamerikas" de Richard Konetzke).

     Sabemos también por las fuentes que muchos movimientos ideológicos fueron creados y promovidos por conversos (judíos disfrazados), lo que condujo al anti-judaísmo y a acusaciones de envenenar la moral y la cultura (también de "La Separación y Sus Descontentos").

     Ésa fue la misma maldita historia que la que vivimos hoy. La Iglesia Católica era como el moderno gobierno estadounidense, que está allí para servir a los judíos, y fue el judío detrás de todos los movimientos ideológicos de la Iglesia el que financió a los reyes, etc.

     Del mismo modo que en el siglo pasado él jugó a los comunistas contra los capitalistas, él jugó en aquellos tiempos a los movimientos heréticos (que no eran nada más que comunismo) contra la Iglesia ortodoxa (que era una forma más tenue de comunismo, similar al capitalismo moderno).

     Él incluso consiguió representar el papel del judío perseguido. Ya en la Edad Media él se retrató a sí mismo como una especie de benefactor social, que tuvo que pasar por múltiples persecuciones e intentos de genocidio, únicamente debido a la supersticiosa intolerancia de los hombres europeos.


     Mucho en cuanto a la Historia; ahora vayamos a la ideología...

     El único modo en el cual la gente podría haber sido obligada alguna vez a ignorar las leyes de la Naturaleza era introduciendo un poderoso dios que todo lo ve, que dicta la moralidad en una manera caprichosa. A causa de su supuesta omnipotencia, su moralidad puede teóricamente ir al contrario de todo sentido común y realidad observable.

      No pierda mucho tiempo analizando la ideología de los judíos porque todo se reduce a la presunción de que hay una moralidad objetiva que complace a Dios, o, en nuestra moderna sociedad secular, alguna forma de karma que es complacida por "hechos desinteresados". Hay alguien observando y controlando. Y ese karma que todo lo determina, Dios o el gobierno global, es la fuerza que permite la domesticación de la gente y la supuesta superación de las leyes de la Naturaleza.

     Tanto la parábola de Jesús de las semillas como su Sermón del Monte parten del supuesto de que la evolución no existe, que todo lo que sucede es dictado por un dios judío. Ese dios es el Gran Hermano de la novela de Orwell. Él es la mano que esparce las semillas en la parábola de Jesús y es la raza parasitaria que promueve a la gente negra entre los Blancos, etc.

     Estamos en medio de una guerra entre la Madre Naturaleza y el parasitario Señor de los Ejércitos. Mediante una paciente Evolución la madre Naturaleza creó a la raza aria, con todos sus genios Blancos que entendieron las leyes de la Naturaleza, mientras que YHWH envió la maldición de los judíos a fin de detener el santo camino de la Naturaleza de renovación, reemplazo, progreso y diferenciación.

     Nuestras sociedades están sufriendo del VIH de la moral judía; lo contrajimos durante la Edad Media y ha estado desarrollándose indetectado durante mucho tiempo hasta el punto en que nuestro sistema inmunológico está fallando ante la invasión de extranjeros.

     Siempre que oímos hablar sobre "nazis racistas", supremacistas Blancos, discurso de odio, intolerancia, etc., ése es el virus que está difamando al sistema inmunológico de nuestra raza, haciendo sus trucos a fin de permanecer no detectado.


Individualismo

     El problema con el Individualismo es que la gente nunca ha existido y nunca existirá fuera de comunidades. Juzgar a una persona sin considerar su cultura y raza es tan absurdo como evaluar a un automóvil sólo sobre la base de sus ruedas. Un hombre no puede "correr" sin pertenecer a una raza y a una cultura específica.

     Tener una cultura propia y vivir entre gente de la misma raza es tan necesario para la supervivencia a largo plazo, cuando el comer lo es para el corto plazo. Hemos visto que todas las sociedades racialmente mezcladas, sin excepción, no son autosuficientes y que ellas existen sólo gracias a la ayuda de las naciones Blancas (ellos consiguen el dinero, la tecnología y el conocimiento de la gente Blanca). Podríamos decir que sólo las naciones racialmente homogéneas están realmente vivas.

     La diferencia entre una sociedad homogénea y una multicultural es análoga a la diferencia que existe entre un bosque antiguo y un jardín en un restaurante de Nueva York; el bosque es autosuficiente, creativo, fuerte y crea formas cada vez más sofisticadas de belleza mediante la evolución... El jardín es estéril y totalmente indefenso, incapaz de crear y de sobrevivir sin un cuidado externo.

     En un nivel más transcendental, sabemos que el cuerpo humano produce un campo electromagnético, un campo de energía que emana del cuerpo entero. Puesto que una sociedad humana es como un cuerpo, de allí se sigue que una especie de campo de energía se desarrolla en una sociedad. Es ese sentimiento el que recibimos cuando estamos en una sociedad homogénea, la belleza de la cultura, que es posible sólo cuando todas las partes resuenan en una sana armonía.

     Se requiere un solo instrumento desafinado para arruinar a la orquesta más grande, y cuando imaginamos una sociedad Blanca como una inspiradora pieza de música, se requieren sólo unos cuantos negros para arruinar la hermosa atmósfera de una sociedad Blanca. El daño causado por esa disonancia es incalculable; y no es un crimen menor que la destrucción de un antiguo bosque y el llevar a todos sus habitantes a la extinción a fin de construír un estacionamiento para automóviles que en diez años estará fuera de uso y de forma.

     Al igual que un cuerpo humano se hace inestable y enfermo cuando es invadido por células externas (y que sin una intervención muere), siempre que una sociedad Blanca adopta a gente de otras razas la atmósfera cultural entera se corrompe... La sociedad por lo general muere sin un mantenimiento artificial o una ayuda de sociedades más homogéneas.


Fósiles Vivientes

     Cada vez que vemos a un hombre negro, es como ver a un fósil viviente. Podríamos pensar en la raza negra como análoga a un cuerpo de mil años que está siendo alimentado in vitro. En situaciones normales, una raza tan poco talentosa habría sido sustituída ya por otras más capaces, y la única razón de que tengamos a tanta gente negra es debido a la ayuda antinatural y artificial que ellos consiguen de instituciones y personas estúpidas que han comprado la moral judía.

     El medioambiente entero está a punto de colapsar debido a la sobreexplotación de recursos, y seguimos canalizando aún más recursos para una raza fracasada que no tiene ningún futuro y que nunca ha sido autosuficiente. En vez de dejar que la Naturaleza se rejuvenezca sustituyendo viejas formas de vida, las mantenemos vivas a costa del medioambiente, poniendo en peligro el futuro de la vida en este planeta.

     Podría parecer paradójico decir que, después de todo, la Madre Naturaleza envió a una especie de dios salvador a fin de rescatar a la Humanidad de su lamentable existencia. Ese dios salvador es llamado la raza aria, y cuando él reemplaza a razas dinosaurios como los aztecas o los negros, él se convierte en la nueva Humanidad y renueva su contrato con la divinidad. ¡Mucho en cuanto a moral judía!.


Materialismo (del Tercer Reich al Tercer Mundo)

     El materialismo es una parte prominente del carácter judío. Esta cultura del hombre de las corporaciones vestido en traje de negocios, que se enorgullece de su sofisticado modo de hablar, de llevar puesta ropa costosa, de viajar todo el tiempo, de ser "internacional", de encontrar ofensiva cualquier cosa que tenga que ver con impulsos naturales (sexo, hambre, odio) y que detesta todo lo que no encaja con sus superficiales apariencias, etc., es un síntoma de la judaización de nuestra sociedad.

     Podríamos decir que, en algún sentido, el "depredador" realmente "nos dio su mente" a fin de esclavizarnos (el lector puede recordar esta cita del chamán en los libros de Castaneda).

     Si esta judaización continúa, los países occidentales se parecerán a Iberoamérica; en tales países de razas mezcladas toda la gente con un ingreso decente se ha hecho completamente individualista, y materialista; ellos no tienen ningún interés en absoluto en la realidad y viven sus vidas por medio de las películas de Hollywood y el alcohol.

     Encuentro repugnante la idea de vivir entre gente racialmente mezclada y materialista que piensa en sí misma como estrellas pop judías. Como muestran cada vez más los estudios sociológicos, ése no es un problema específico de, por ejemplo, la ciudad de Los Ángeles sino que más bien se trata de un síntoma de la Globalización. Los lugares donde la gente ha perdido su identidad y sus tradiciones se convierten en presas fáciles de las drogas, la televisión, la comida, las emociones y toda otra clase de dependencias. Ellos ya no se preocupan por proyectos sociales, encontrando una identidad evasiva en películas de Hollywood y una falsa fuente de autoestima en el dinero (vea "The Globalization of Addiction: A Study in Poverty of the Spirit" de Bruce Alexander Cook).

     ...En menos palabras, Fronteras Abiertas = Individualismo Sin Fronteras y Materialismo Sin Fronteras.

     Sin ninguna duda, los efectos del exceso de individualismo y la pérdida de toda cultura humana son más crueles que cualquier clase de discriminación racial, tanto, que muchas personas jóvenes eligen el suicidio en vez de vivir en tal pesadilla.


No Humanas: Fuentes de la Ideología Judía

     Los primeros rastros de los judíos, mucho antes de la redacción de sus libros "santos", revelan un pasado que no es mucho más halagüeño que el presente. Muchos arqueólogos creen que los judíos se desarrollaron a partir de un pueblo nómada llamado los Apiru, que son mencionados en las cartas de El-Amarna de Egipto:

    «...los Apiru, un grupo descrito en las cartas de Tell-el-Amarna del siglo XIV a.C. (así como en otros textos de la Edad del Bronce) en una variedad de formas poco lisonjeras. Viviendo fuera de la sociedad cananea predominante, desarraigados de sus hogares, ellos son a veces descritos como proscritos o bandoleros, y a veces como soldados de alquiler.

    «En un caso se relata incluso que ellos estuvieron presentes en Egipto como trabajadores contratados para proyectos de edificaciones gubernamentales. En resumen, ellos eran refugiados o rebeldes fugitivos del sistema, que vivían en el margen social de la sociedad urbana. Nadie con poder parecía gustar de ellos; la peor cosa que un pequeño rey local podría decir sobre un príncipe vecino consistía en que "él se unió a los Apiru". En el pasado, los eruditos han sugerido que la palabra Apiru (y sus formas alternativas, Ilapiru y Habiru) tenía una conexión lingüística directa con la palabra Ibri, o hebreo» (La Biblia Desenterrada, de Israel Finkelstein, cap. 4, ¿Quiénes Eran los israelitas?).

     Parece que esas problemáticas tribus eran una especie de rebeldes anárquicos que despreciaban asentarse y toda clase de reglas, y quienes por alguna razón (como la arqueología lo atestigua) decidieron no comer carne de cerdo a fin de diferenciarse de sus vecinos. En algún punto ellos comenzaron a creer fanáticamente en una extraña clase de dios celoso, que les prometió que ellos se convertirían en gobernantes de la Tierra.

     Sabemos ahora que las leyes de la Evolución se aplican no sólo a los seres vivos sino también al universo entero. Si la moral judía va en contra de las leyes de la Naturaleza, de ello sólo se puede seguir que los judíos van en contra de las leyes del cosmos entero. Su visión del mundo va al contrario de la esencia de la Naturaleza, lo Transcendental, lo subjetivo y, con ello, de la belleza y el progreso, los que son reemplazados por la satisfacción física. Una fuerza tan malvada sólo puede venir de fuera de este Universo.

     Hoy, cada vez más los físicos adoptan la opinión de que vivimos en un multiverso, lo que significa que hay por ahí universos paralelos. ¿Podría ser que los judíos estén siendo inspirados por una fuerza maligna de otro universo?.


     Esta idea, tan loca como suena, vino del rabino Michael Laitman quien, en su conferencias sobre la nación de Israel, enseña a otros judíos la doctrina (inspirada probablemente en la Kábala) de que ellos tienen una misión que proviene de fuera de este planeta. Si eso es verdadero o no, el hecho de que viene de otro universo explicaría por qué ellos actúan tan lentamente y están teniendo tantas dificultades.

     Esto también explicaría por qué hay desacuerdo entre los judíos. A causa de las limitaciones de la velocidad de la luz, debe ser extremadamente difícil comunicarse entre universos, incluso con la tecnología más avanzada. Ellos interactúan en una manera muy elusiva e indirecta, que deja mucho espacio para el "ruido" y la interferencia.

     Con tanta promoción actual del reemplazo de los humanos por las máquinas y el hecho de que el judío no parece preocuparse por la destrucción irreversible de la Naturaleza (no es que él no sepa, él está consciente y sin embargo eso no lo perturba), sólo puedo imaginar que nosotros somos sólo un medio para un fin, y tan pronto como tengamos suficientes máquinas avanzadas, todas las formas vivientes en este planeta serán sustituídas por robots.

     ¿Cómo ellos hacen eso y por qué los judíos? Realmente no lo sé, puede estar relacionado con sus genes, pero todo lo que sé es que incluso si ellos están siendo manipulados contra su voluntad, un judío globalista no tiene ninguna cura.–





No hay comentarios:

Publicar un comentario