BUSCAR en este Blog

domingo, 20 de agosto de 2017

Sobre la Borradura de la Historia en EE.UU.



    A raíz de los publicitados hechos violentos que tuvieron lugar este 12 de Agosto en Charlottesville, Virginia (EE.UU.), donde una manifestación de rechazo a la destrucción de estatuas de héroes del bando Confederado de la guerra civil estadounidense (1861-1865) fue violentada por contramanifestaciones izquierdistas, de lo cual resultó una persona muerta y diversos heridos, la prensa predominante, en vez de ahondar en la esencia del problema y explicarlo, enfatizó como siempre aspectos propagandísticos secundarios, entre ellos el que Trump haya condenado a ambos bandos y no sólo a uno, como hubiesen querido los medios predominantemente de Izquierda, sin mencionar que han seguido ocurriendo destrucciones de monumentos a nivel nacional. En esta entrada hemos reunido para presentar en castellano cinco artículos publicados con motivo de dichos incidentes. Los dos primeros son de Mike Adams (naturalnews.com y civilwar.news), del 12 y 14 de Agosto; los dos siguientes, del 14 y 16 de Agosto, de Paul Craig Roberts (paulcraigroberts.org), y el breve quinto artículo de David Sims (nationalvanguard.org), del 16 de este mes. En estos análisis se tocan aspectos que muy obviamente están fuera de la narrativa oficial, y que contemplan los acontecimientos desde una mayor altura.




Por Qué Todo Esto Termina en una GUERRA CIVIL:
El TOTALITARISMO e INTOLERANCIA de la Izquierda Radical
Se Encuentra con el NACIONALISMO y la Resistencia Derechista
por Mike Adams
12 de Agosto de 2017


     Todos los medios izquierdistas de comunicación han hecho erupción hoy por causa de la llamada protesta "nacionalista Blanca" en Charlottesville, Virginia, donde grupos derechistas protestan por la destrucción sistemática de monumentos de guerra y de la historia Blanca en general [1]. Vale la pena notar que si el mismo acontecimiento les sucediera a musulmanes, o afro-estadounidenses o mujeres, sería anunciado por los medios izquierdistas de comunicación como una "valerosa resistencia" contra la tiranía y la opresión. Pero dado que los asistentes son en su mayoría conservadores Blancos, el acontecimiento es retratado como una reunión neo-nazi, casi del Ku Klux Klan en su naturaleza, lo que por supuesto es una salvaje y engañosa falsedad de lo que realmente está sucediendo allí. Como de costumbre, la Izquierda alucina totalmente con respecto a todo y ve gorros blancos puntiagudos en todas partes donde ella mire.

[1] http://www.zerohedge.com/news/2017-08-12/fighting-and-out-control-clashes-break-out-far-right-rally-virginia-live-feed

     La principal aseveración de la Izquierda, a propósito, es que la gente Blanca no tiene derecho a la Historia o a la cultura. Así, todos los monumentos, las banderas y la historia del Estados Unidos "Blanco" deben ser limpiados totalmente, en una especie de "genocidio cultural" dirigido por la Izquierda intolerante. Mientras la cultura de los afro-estadounidenses, musulmanes y "progresistas" debe ser celebrada y recompensada, todos los símbolos del "Estados Unidos Blanco" deben ser demolidos, en un estilo que francamente se parece mucho a la Revolución Cultural de la China comunista.

     Mientras tanto, los grupos izquierdistas radicales se están armando a través de todo Estados Unidos, con un grupo llamado "Redneck Revolt" [Rebelión Obrera] (sí, ellos son izquierdistas comunistas), que está reclutando soldados a través de 30 ciudades estadounidenses y publicando documentos en su sitio web que enseñan a los izquierdistas cómo realizar actos de terrorismo, tortura y ejecuciones masivas contra sus destinados enemigos políticos [2].

[2] http://www.naturalnews.com/2017-08-03-beware-of-redneck-revolt-a-radical-left-wing-terrorist-organization-thats-recruiting-starry-eyed-youth-to-wage-war-against-the-government.html

     Otro grupo llamado "Guardias Rojos de Austin" es un grupo terrorista izquierdista fuertemente armado, que funciona desde Austin, Texas [3]. Ellos llevan puestas bandanas rojas, llevan fusiles AK-47, el "arma comunista" y están llamando a una revolución armada contra el gobierno. Aquí hay una de sus fotos de propaganda:


[3] http://www.naturalnews.com/2017-08-12-meet-red-guards-austin-a-marxist-left-wing-terrorist-group-based-in-austin-texas.html

     Note que los medios izquierdistas de comunicación nunca llaman a tales grupos como peligrosos o basados en el "odio". Más bien, tales términos descriptivos están reservados exclusivamente para grupos derechistas, aunque los derechistas no están amenazando abiertamente a cada uno con la muerte de masas (como los grupos izquierdistas extremos abiertamente lo hacen).

     Aquí hay otra foto de los Guardias Rojos de Austin marchando por el centro de la cuidad de Austin, Texas, con máscaras y rifles listos para ser usados, pidiendo abiertamente la toma comunista del poder en Estados Unidos:


     Sin embargo, los medios izquierdistas de comunicación fingen ignorar todo esto, decidiendo en cambio alucinar completamente a raíz de los manifestantes derechistas en Virginia que no quieren ver derribadas sus estatuas (ni su historia arrojada al "agujero de la memoria").

     El sitio web Far Left Watch (farleftwatch.com) tiene etiquetas acerca del extremismo y la violencia izquierdista a través de Estados Unidos, notando que a tal violencia siempre se le da un pase libre por parte de los medios de comunicación así como de grupos guardianes como la judía ADL. La NPR (National Public Radio), el New York Times y el Washington Post nunca describirán a grupos terroristas izquierdistas radicales como involucrados en algo aparte de una "resistencia" honorable y ética, incluso si ellos llaman abiertamente al asesinato de masas y al derrocamiento del gobierno.


Aquí está por qué todo esto termina en una guerra civil

     ¿Por qué algo de esto importa? Es simple: Gracias a la censura extrema de Google y Facebook, ya no hay ningún permiso para el debate público acerca de cuestiones políticas o sociales de nuestro tiempo. La Izquierda radical —que incluye el "culto" de Google— simplemente cree que ellos tienen derecho a silenciar a todos aquellos con quienes ellos discrepan. Los manifestantes izquierdistas en la Universidad de California en Berkeley incluso creen que ellos tienen derecho de asesinar de manera preventiva a conservadores a fin de hacer que paren de hablar [4].

[4] http://www.naturalnews.com/2017-02-08-berkeley-unveils-the-new-dangerous-logic-of-the-deranged-left-if-they-disagree-with-you-they-have-right-to-kill-you.html

     La Izquierda se ha convertido en el partido autoritario matón de Estados Unidos, que se involucra en el fascismo real que ellos ridículamente afirman que de algún modo los está victimizando. Ésta es, por supuesto, la filosofía entera de los "crybullies" [sujetos que hacen uso de la intimidación, el acoso y otras conductas abusivas a la vez que afirman ser víctimas]. El verdadero fascismo en Estados Unidos hoy está directamente arraigado en la distorsionada filosofía de la Izquierda: dogmatismo, intolerancia y odio disfrazados como "inclusividad" y "diversidad". Ahora, el gobernador [Demócrata] de Virginia ha declarado incluso que los conservadores no tienen derecho a reunirse en público [5], negándoles su claro derecho a reunirse en grupos para protestar por lo que ellos ven como una grosera injusticia contra la Historia y contra su cultura. (Naturalmente, si los grupos que protestan fueran de otro color aparte del blanco, ninguna negación tal de su derecho a reunirse se atrevería a ser publicada).

[5] http://www.breitbart.com/live/live-wire-charlottesville-protest-turns-violent-as-state-of-emergency-declared/

     Como ya ningún debate es permitido acerca de cualquier tema significativo —gracias a la escandalosa censura de todos los canales conservadores por parte de Facebook, Google, YouTube y Twitter— [6] la tendencia ahora empuja a Estados Unidos hacia una polarización extrema. Cuando los dos lados ya no pueden hablarse entre sí y un lado es sistemáticamente suprimido por los guardianes izquierdistas de las puertas de Internet, como Google, aquello sólo conduce a los dos extremos a moverse aún más aparte en términos de ideología.

[6] http://www.naturalnews.com/2017-08-07-facebook-blocks-all-natural-news-article-posts-white-house-petition-immunization-dangers.html

     Ahora bien, me parece claro que esta separación cultural de Estados Unidos ha pasado el punto de no retorno, conduciéndonos a la intensificación en matanza y violencia. Estados Unidos, parece, está sólo a muy poca distancia de descender hacia la guerra abierta en las calles de las ciudades principales donde los izquierdistas se han hecho intolerantes, fanáticos racistas que piden la exterminación de los Blancos, mientras los derechistas se han cansado de ser oprimidos, denigrados y verbalmente abusados en cada oportunidad.–



El Verdadero Objetivo de la Izquierda Intolerante
Es el Exterminio Total de la Cultura Conservadora Blanca
(y la Eliminación de la Primera Enmienda)
por Mike Adams
14 de Agosto de 2017


     Está ahora absolutamente claro que el verdadero objetivo de la intolerante Izquierda es el exterminio completo de la cultura Blanca conservadora en Estados Unidos y la eliminación de los derechos de la Primera Enmienda de la Constitución [libertad de expresión] para cualquiera que no sea un izquierdista.

     Esto es ahora sobradamente claro después de los acontecimientos en Charlottesville, Virginia, donde manifestantes izquierdistas radicales (antifas = anti-fascistas) chocaron con molestos manifestantes derechistas, lo que condujo a 3 muertes y docenas de heridos [1]. Según los izquierdistas de todas partes, los conservadores jóvenes y Blancos no tienen ningún derecho de expresar sus quejas en absoluto... ni siquiera cuando ellos son humillados, censurados, difamados y vilipendiados por la Izquierda del Establishment.

[1] http://www.naturalnews.com/2017-08-12-best-explanation-yet-of-what-happened-in-charlottesville-stefan-molyneux-and-faith-goldy-report-the-truth-you-wont-hear-in-the-media.html

     Si aquellos manifestantes hubieran pertenecido al grupo de negros Black Lives Matters en vez de ser miembros de "Unite the Right", su derecho a protestar habría sido celebrado e incluso animado por los medios predominantes de comunicación y el establishment político. Según el statu quo izquierdista en Estados Unidos hoy, los afro-estadounidenses, los musulmanes, las mujeres y los miembros de la comunidad LGBTQ [homosexuales] todos tienen derecho a protestar violentamente contra quienquiera que ellos deseen, pero únicamente los varones conservadores Blancos tienen prohibido ejercer sus derechos otorgados por la Primera Enmienda sin ser inmediatamente etiquetados como pertenecientes al Ku Klux Klan (KKK), o como neo-nazis, racistas e intolerantes.

     Junto con eso, Google, Facebook, YouTube y Twitter están ahora sistemáticamente silenciando todas las voces conservadoras por motivos puramente políticos, desmonetizando sus cuentas, expulsando hacia la sombra su visibilidad o censurándolas totalmente. Ese esfuerzo políticamente motivado de los guardianes izquierdistas de las puertas de Internet para silenciar las voces conservadoras sólo conduce, por supuesto, a incrementar la frustración entre aquellos que están siendo suprimidos. Y esa frustración está enfocada actualmente en reuniones públicas que son ahora uno de los muy pocos lugares donde tales voces pueden expresar sus protestas.

     Sin embargo, cuando el Gobernador de Virginia retiró el permiso para la reunión sólo minutos antes de que estuviera programado que comenzara —y luego soltó a las calles a los antifas y otros grupos izquierdistas radicales [2] como una turba ejecutora de la "revolución cultural" comunista— aquello sólo podía terminar en violencia. Eso es exactamente lo que sucedió en Charlottesville, donde el gobernador de Virginia —Terry McAuliffe, una marioneta extremadamente corrupta de los Clinton— tramó precisamente la clase de intensificación de la violencia que la Izquierda quiere ver en las noticias de la tarde para que ellos puedan declarar su superioridad moral mientras buscan el exterminio absoluto de la cultura conservadora en Estados Unidos.

[2] http://www.breitbart.com/big-government/2017/08/13/alt-right-activists-condemn-violence-dispute-mainstream-account/

     Lo que la Izquierda rechaza reconocer es que tal opresión y censura sólo conducirán a una rebelión cada vez más poderosa entre los oprimidos conservadores. Parece obvio que la cantidad de esta última gente sólo se hará más fuerte, y ellos comenzarán a organizar protestas y reuniones en más ciudades, muy probablemente ignorando totalmente los permisos (dado que tales permisos son un fraude de todos modos, cuando ellos son inicialmente "aprobados" y luego rescindidos a último minuto).

     Yo denuncio la censura, intimidación e intento de exterminio de la Historia que están siendo ahora llevados a cabo por la Izquierda, todo lo cual ha conducido a esta escalada.


Al censurar el discurso de los conservadores, Google, YouTube, Facebook y Twitter están empujando a Estados Unidos hacia la guerra civil

     Esta censura contra los conservadores —junto con condenarlos por haberse "radicalizado"— sólo se intensificará mientras la intolerante Izquierda continúe silenciando y demonizando los puntos de vista diversos que a ella no le gustan. Lejos de la afirmación de la Izquierda de querer "coexistencia" y diversidad, la verdad más brutal es que la intolerante Izquierda demanda obediencia y conformidad, no ofreciendo ninguna tolerancia en absoluto hacia aquellos que tienen opiniones que a la Izquierda no le gustan.

     Que quede constancia de que muy pocas voces en la Derecha son realmente racistas o intolerantes, y a pesar de eso la Izquierda pone a todos los conservadores en la misma categoría, poniéndose inmediatamente a eliminar sus voces y quejas como si ellos no tuvieran ningún derecho a existir. Simultáneamente, la Izquierda ignora a todos los radicales violentos que ocupan su propia ala extrema, fingiendo que aquellos pocos individuos no representan a los izquierdistas, e insistiendo al mismo tiempo en que un puñado de gente extrema del KKK de alguna manera representa a todo el conservadurismo en Estados Unidos.

     De esta manera, la Izquierda intolerante se ha convertido en una horda de matones a través de Estados Unidos, denunciando y censurando a conservadores, Blancos, heterosexuales, cristianos y varones en particular, mientras impulsa su propia degenerada agenda de niños "trans-género", de la "normalización" de la pedofilia y de subjetivismo moral. Las armas de la Izquierda intolerante son la intimidación en los medios sociales, la censura de Internet y la violencia a nivel de la calle dirigida contra policías y conservadores.

     ¿Recuerda la protesta de Black Lives Matters y los disparos contra cinco policías en Dallas?. ¿Recuerda la violencia izquierdista en la Universidad de California en Berkeley [3] y las amenazas de muerte contra el conservador Milo Yiannopoulos? La violencia y la intimidación son las armas de la intolerante Izquierda, y su objetivo último es la exterminación completa de la cultura conservadora en Estados Unidos.

[3] http://www.naturalnews.com/2017-02-08-berkeley-unveils-the-new-dangerous-logic-of-the-deranged-left-if-they-disagree-with-you-they-have-right-to-kill-you.html


Eliminación Cultural: Borrando la Historia so pretexto de "inclusividad"

     La gente tiende a olvidar que el drama entero de Charlottesville sólo se desplegó después de una decisión política izquierdista de remover un monumento de la Guerra Civil dedicado al general Robert E. Lee, un histórico héroe del entonces Ejército Confederado. Según la Izquierda, a los conservadores del Sur no se les permite tener sus propios héroes de guerra, y todo el registro de tales figuras debe ser arrojado al "pozo de la memoria" de la Historia. Se trata de una especie de "limpieza étnica" izquierdista de la Historia, destinada a suprimir cualquier recuerdo o evidencia de la historia y la cultura del Sur.

     El exterminio de la cultura Blanca conservadora del Sur no termina allí: las banderas confederadas también han sido vilipendiadas y exorcizadas de la cultura, y los hombres que hablan el lenguaje del Sur son rutinariamente vituperados o burlados en Saturday Night Live u otros espectáculos de comedia izquierdistas que no piensan sino en demonizar una cultura que ellos odian. Dése cuenta de cómo la Izquierda intolerante despiadadamente equipara "Sur" con "racismo", declarando directamente que cualquiera que honre a los héroes de guerra del Ejército Confederado es automáticamente un miembro racista del Ku Klux Klan, calificándolo de "intolerante" que debe ser despojado de cualquier derecho a la libre expresión.

     La Izquierda también insiste en que la Guerra Civil fue luchada con motivo de la esclavitud cuando, en verdad, se trató mucho más acerca de los derechos de los Estados, algo que ahora está siendo agresivamente afirmado por izquierdistas de California, irónicamente, que desean separarse de la Unión a fin de gobernarse a sí mismos. (Yo digo: ¡hagan ese esfuerzo!, ¡adelante! Cada Estado debería ser su propia nación, y es tiempo de abolir totalmente la tiranía de un hinchado gobierno federal).

     El resultado es que el verdadero objetivo de la enfurecida Izquierda es exterminar toda la cultura conservadora —sobre todo la del Sur— a la vez que silenciar a los individuos nacidos en tal cultura. Los habitantes del Sur conservadores y Blancos deben ser rechazados, demonizados, burlados, silenciados y vilipendiados en cada oportunidad. En esencia, la intolerante Izquierda niega el derecho de los conservadores a existir, al equiparar falsamente el conservadurismo con racismo e intolerancia. Lo que cada vez más gente comienza a comprender ahora es que los verdaderos intolerantes de la edad moderna se encuentran directamente en la Izquierda, donde abiertos llamados a "matar a los Blancos" y a celebrar un "Día de No a los Blancos" [4] en los campus universitarios están atemorizando a la gente común. (¿Puede usted imaginar la clamorosa protesta que ocurriría si una universidad anunciara un "Día de No a los Negros"?).

[4] http://www.naturalnews.com/2017-06-06-deranged-liberal-college-students-who-waged-genocidal-no-whites-day-event-at-evergreen-college-are-now-crying-and-demanding-the-video-be-scrubbed-from-the-net.html


Ecos de la estrategia de exterminio de la Unión Soviética

     La última vez que vimos que esto se desplegó fue, por supuesto, en la Unión Soviética, donde un minúsculo grupo de gente autoproclamada como "superior" consideró a otro grupo (el pueblo ruso) incapaz para la supervivencia. Ellos realizaron un genocidio de masas [1929-1953], primero quitándoles su derecho a tener armas [1918], y luego negando su derecho a expresarse. No es ninguna exageración indicar que eso es exactamente lo que la Izquierda quiere para los conservadores en Estados Unidos hoy. Si ellos encontraran un modo de asesinar en masa a todos los varones Blancos conservadores, ellos harían rápidamente aquello, incluso llevando carteles que dicen "Tolerancia" e "Inclusividad" mientras ellos golpean con palos a los conservadores en las calles.


     Y es por eso que la resistencia contra esto ha llegado a ser la nueva cuestión de derechos civiles de nuestro tiempo: el intento de la cultura Blanca de defender sus derechos a la autoexpresión y a la defensa propia, incluso entre un torrente de violencia y opresión por parte de la nueva Izquierda "tolerante" que, en la práctica, no tiene ninguna verdadera tolerancia en absoluto (y que se ha hecho abiertamente racista e intolerante en el proceso).

     Así es cómo las cosas han girado en 180 grados. La nueva batalla por los derechos civiles en Estados Unidos será luchada por jóvenes hombres Blancos conservadores que están siendo sistemáticamente oprimidos y censurados por un izquierdista, peligroso e intolerante Ministerio de la Verdad que controla los motores de búsqueda en Internet, los sitios de los medios sociales, sitios de videos, espectáculos nocturnos de televisión y la industria cinematográfica. Los números de dicha gente Blanca están creciendo. Su cólera está creciendo. Y ellos tampoco pueden ser destruídos simplemente etiquetándolos como "Ku Klux Klan" o "racistas". La gran mayoría de ellos no son del Ku Klux Klan y ni siquiera racistas. Ellos simplemente están cansados de ser oprimidos, del mismo modo que los afro-estadounidenses lo fueron sistemáticamente, lo que originó el movimiento por los Derechos Civiles de los años '60, '70 y '80. En ambos casos, la gente quiere ser libre y está dispuesta a luchar contra la opresión a fin de conseguir la libertad.

     Mi punto de vista con respecto a todo esto, por si usted es curioso, es que apoyo totalmente el derecho de alguien a dar su opinión, sin tener en cuenta el color de su piel, su orientación sexual, religión u otra cosa. Creo en el derecho a la libre expresión de cada uno, incluso de aquellos con quienes discrepo sin reservas. La Izquierda no entiende este principio de la tolerancia, tristemente, y ellos han decidido que silenciar a sus enemigos políticos es su "nuevo trato" para conseguir una sociedad utópica arraigada en el totalitarismo y la censura. Todos debemos resistirnos a esta visión distópica para Estados Unidos, independientemente de dónde estemos en el espectro político.


A dónde va esto después: ¿Atentados suicidas realizados por jóvenes estadounidenses?

     Aunque me duele comprender que Estados Unidos se dirige en tal dirección, yo no podría sino notar, viendo las imágenes del drone del acontecimiento en Charlottesville, que la alta densidad de la muchedumbre hace de tales acontecimientos objetivos "perfectos" para bombarderos suicidas de uno u otro lado del espectro político extremo.

     Compruebe la densidad de la muchedumbre por usted mismo en los videos, e imagine que en vez de simplemente chocar con la gente, algún maníaco suicida llena su automóvil con explosivos y maneja hacia una muchedumbre, y luego lo hace detonar. En vez de sólo un muerto, usted tendría cien. Note que esa táctica podría ser usada por izquierdistas extremos o por bombarderos suicidas derechistas, dependiendo de su objetivo planeado. (Las bombas no discriminan. Ellas simplemente provocan una carnicería de masas).


      Tengo un sentimiento de extremo disgusto de que allí es hacia donde las cosas se están encaminando después. Me parece que el extremismo de la Izquierda (y sus llamados a la matanza de conservadores), combinado con la frustración extrema de aquellos que están en la Derecha, está creando casi una "tormenta perfecta" para escalar la violencia. Al principio, la gente sólo se arrojaba palabras ofensivas entre sí, y luego eso rápidamente escaló a latas de soda llenas de hormigón y el uso de cascos contra balas. Ahora hemos tenido un automóvil usado como un arma para impactar a la gente, y no es en absoluto difícil ver grupos violentos izquierdistas, como Redneck Revolt [5], llevando fusiles AK-47 a esos acontecimientos en un futuro próximo.

[5] http://www.naturalnews.com/2017-08-03-beware-of-redneck-revolt-a-radical-left-wing-terrorist-organization-thats-recruiting-starry-eyed-youth-to-wage-war-against-the-government.html

     Aquellos AK, por supuesto, se enfrentarán con conservadores que manejan AR-15, y dentro de poco estaremos en una guerra de tiros mientras los policías no se van a encontrar en ninguna parte (ellos parecen huír al ver protestantes antifas de todos modos, permitiendo a los extremistas izquierdistas causar estragos en las ciudades). De ahí, el siguiente paso son coches-bombas y bombas suicidas, cualquiera de los cuales efectivamente pondría a Estados Unidos en un estado de guerra abierta donde hay "armas libres" en cada encuentro hostil.

     Mi percepción es que a menos que la Izquierda intolerante detenga su campaña de censura, opresión e intentado exterminio de la cultura Blanca a través de Estados Unidos, sólo vamos a ver grupos cada vez más grandes de manifestantes derechistas uniendo fuerzas y organizando aún más protestas en más ciudades a través de Estados Unidos. Es sólo una cuestión de tiempo, creo, antes de que uno de esos conflictos empeore hasta un escenario de "armas libres" de una manera u otra, durante el cual los izquierdistas serán probablemente asesinados en masa por la simple razón de que sus habilidades con las armas de fuego son ridículamente malas (y los AK-47 son horriblemente inexactos). Desde allí, la Izquierda probablemente organizará una masiva marcha sobre Washington para tratar de deponer al Presidente Trump, lo que se encontrará con la declaración de la ley marcial y el final de libertad para cada uno.

     Mi mensaje a toda la frustrada juventud que participa en esos acontecimientos es simplemente éste: Tenga cuidado con lo que usted desea. Porque usted simplemente podría perder su libertad y su país si usted permite que esto se intensifique y quede fuera de control. También recuerde: quienquiera que dispare primero pierde la guerra de la narrativa. Entonces contenga su fuego y cálmese.–




CHARLOTTESVILLE
por Paul Craig Roberts
14 de Agosto de 2017


     Escuchando la NPR [National Public Radio] esta mañana, confirmé lo que yo ya sabía. Charlottesville está siendo convertido en otro clavo en el ataúd del Presidente Trump.

     La NPR no tenía ningún interés en absoluto en reportar los hechos reales sobre lo que había ocurrido en Charlottesville, Virginia. Las diversas "entrevistas" con gente de un mismo parecer fueron orquestadas para producir el resultado propagandístico deseado: todo era culpa de Trump.

     Fue culpa de Trump por muchos motivos. Él había azuzado a los Supremacistas Blancos y "nazis" apelando durante la campaña electoral presidencial a sus visiones supremacistas con su lema "Estados Unidos Primero" (America First)

     Por supuesto, lo que Trump quiere decir con "Estados Unidos Primero" es exactamente lo que los votantes entendieron que él quería dar a entender: el interés del amplio público estadounidense debería estar antes que los tratos comerciales que sirven a los intereses de otros países y que los estrechos intereses lucrativos de corporaciones globales. Sin embargo, los propagandistas de la NPR pusieron palabras en boca de Trump y distorsionaron el sentido de dicho slogan como si quisiera decir "El Estados Unidos Blanco Está Primero".

     En otras palabras, "Estados Unidos Primero" según la NPR es un lenguaje en código para los supremacistas Blancos para tomar ventaja del Colegio Electoral y elegir a un líder por sobre el voto popular de la fuerte densidad de población de las estrechas áreas geográficas que comprenden las costas Noreste y Oeste, los centros de la putrefacción moral. Así, Trump era el candidato de los supremacistas Blancos y, por ello, ilegítimo.

     La NPR después comunicó el mensaje de que Trump demostró que él era el candidato de los "nazis" cuando él criticó a ambos bandos en el problema en Charlottesville. La NPR usó sus orquestadas entrevistas para colocar toda la culpa por la violencia sobre el grupo que tenía permiso para su reunión. Según la NPR, el grupo que no tenía permiso y que se formó en orden para protestar por la reunión consistía completamente en gente honorable y bondadosa (white hats) que defiende a Estados Unidos de la libre expresión de presuntos "nazis" y racistas.

     No cabe duda de que una reunión de la que es llamada la Derecha Alternativa atraerá hacia sí toda clase de extremistas, y de que la causa de la reunión, aparentemente defender una estatua del general Robert E. Lee de su demolición o quizá simplemente conseguir atención para los organizadores, fue dañada por el joven, al parecer desequilibrado, que condujo un automóvil contra los contramanifestantes, después de que la reunión permitida había terminado. El elemento absurdo de ese acto ha convencido a algunos estadounidenses de que la escena entera fue una orquestación hecha por el Estado Profundo como un arma contra Trump y contra las libertades civiles.

     Charlottesville tiene muchos aspectos que son ignorados por la NPR y el resto de las presstitutas. Por ejemplo, ¿cómo la aseveración de Bush, Cheney, Obama y los neo-conservadores de que los estadounidenses son el "pueblo excepcional" cuyo país es el "país indispensable", se diferencia de la proclamación de Trump de "Estados Unidos Primero"? Nadie en la Izquierda liberal y progresista se perturbó cuando Obama proclamó al mundo que los estadounidenses son el pueblo excepcional e indispensable. ¿No usó Obama un lenguaje mucho más claro que pone a Estados Unidos primero? Si los estadounidenses son excepcionales, todos los demás son corrientes. Si los estadounidenses son indispensables, todos los demás son prescindibles.

     ¿Cuál es la diferencia? Una diferencia es que Obama fue elegido por la buena gente, la no-racista, no-misógina, gente no-supremacista Blanca, y Trump fue elegido por los "deplorables", para usar el término de la Clinton. No es mucha sorpresa que ella haya perdido, habiendo despreciado a los que viven entre las dos costas como "deplorables". Pero ella no perdió, ¿verdad? Putin y Trump confabularon para robarle la elección. Trump es ilegítimo y por lo tanto debe ser expulsado del cargo. Él es doblemente ilegítimo porque los varones heterosexuales Blancos lo eligieron. Ésa es una falsa acusación, a pesar de que Hillary consiguió dos millones menos de votos de las mujeres que Obama. Esos dos millones de mujeres o no votaron o votaron a favor de Trump.

     La otra diferencia es que el uso de Trump del lema "Estados Unidos Primero" se refiere a la pérdida de millones de empleos de la clase media estadounidense y de la base fiscal para antiguas ciudades y Estados manufactureros, mientras que el uso de Bush, Cheney, Obama y los neo-conservadores del "excepcional e indispensable Estados Unidos" se refiere al derecho de Washington a bombardear a otros pueblos hasta reducirlos a la Edad de Piedra por no someterse a las órdenes de Washington.

     La campaña para expulsar a Trump del cargo ha estado ocurriendo las 24 horas de cada día desde que Trump confundió a los expertos y ganó la elección. Para la Izquierda liberal y progresista Trump es el enemigo contra quien ellos están conduciendo la guerra, y como en la guerra, la verdad es sobrepasada por la propaganda. La Izquierda liberal y progresista se sale con la suya con este abuso de reporte de noticias porque la intención de Trump de reducir las tensiones con Rusia es vista como una amenaza para los ingresos y el poder del complejo militar y de seguridad y para la ideología hegemónica de los neo-conservadores. Poderosos intereses materiales, la ideología y los medios de comunicación juntos comprenden una fuerza muy poderosa contra la cual un simple Presidente no tiene ninguna posibilidad.

     Pocos estadounidenses entienden la fundamental transformación de su política y su sociedad desde los años '60 cuando la Ley de Derechos Civiles fue reformulada por Alfred W. Bloomrosen de la EEOC (Equal Employment Opportunity Commission). La Ley de Derechos Civiles prohibía explícitamente las cuotas raciales y de género como métodos para combatir la "discriminación", que era principalmente un producto de la Historia más bien que de las motivaciones de los varones Blancos. Pero es difícil hacer de la Historia un villano, y la ingeniería social se beneficia de tener un villano a vencer. Así fue puesto el fundamento de la Política de Identidad.

     La etapa inicial de la nueva política era que las cuotas establecían privilegios para "minorías preferidas", y la preferencia comenzó a prevalecer sobre el mérito. Durante las décadas los varones Blancos han experimentado de manera lenta pero segura la discriminación en las admisiones a la universidad, contratos, promociones, designaciones universitarias, y en su capacidad para ejercer la libre expresión. Recuerde, sólo hace unos días un ingeniero superior de Google fue despedido porque él expresó un hecho verídico —que los hombres y las mujeres tienen rasgos diferentes— que es inaceptable para las feministas.

     Quizás en algún lugar en algún tiempo una mujer o un negro ha sido despedido por decir algo inaceptable para un varón Blanco, pero no sé de ningún caso tal. En efecto, es un lenguaje común el que los varones heterosexuales Blancos son "racistas", "sexistas" y "homosexofóbicos". Éste es el lenguaje aceptado de la Política de Identidad. Pocos de nosotros son lo bastante valientes para desafiarlo.

     La Izquierda liberal y progresista junto con los medios de comunicación ha abandonado a la clase obrera por la Política de Identidad. La Política de Identidad enseña que las mujeres, los negros y los homosexuales son todos víctimas de los varones heterosexuales Blancos, los que son caracterizados como la clase victimizadora, es decir, aquellos que victimizan a otros. La doctrina deslegitima a los varones heterosexuales Blancos del mismo modo que la doctrina nacionalsocialista deslegitima a los judíos y la doctrina comunista deslegitima a los capitalistas. No hay ninguna diferencia.

     Inicialmente, los varones Blancos, como el profesor de Historia de la Universidad de Virginia que habló hoy en la NPR que gustosamente demonizó a los varones Blancos que no aceptan su status de segunda clase, sobreviven expresando la Política de Identidad y arrastrándose de rodillas. Pero ése es un alivio temporal. Para la Política de Identidad los únicos varones heterosexuales Blancos aceptables son aquellos que admiten su culpa de género y preferencia sexual y aceptan su castigo por ser los victimizadores de mujeres, negros y homosexuales.


     En 1995 en nuestro libro "La Nueva Discriminación Racial. Cómo las Cuotas y los Privilegios Destruyen la Democracia" (The New Color Line), Larry Stratton y yo describimos cómo un burócrata de la EEOC, ignorando el lenguaje estatutario de la Ley de Derechos Civiles, legislación cuya intención era imponer la igualdad ante la ley, reintrodujo la discriminación legalizada en la ley estadounidense, comenzando así el proceso de deslegitimación del varón Blanco. Hoy algunos le darían la espalda a ese hecho, no porque sea inválido sino porque es políticamente incorrecto. Cuando nuestro libro fue publicado hace 22 años, los principales medios de comunicación respaldaron nuestro argumento:

     "Un caso poderoso y convincente... vívidamente dramático" (New York Times Book Review).

     "Hay lecciones importantes que aprender... no siendo la menor cómo las buenas intenciones pueden salir mal y de manera inesperada" (Wall Street Journal).

     "Roberts y Stratton dan buenas razones de por qué la legislación de derechos civiles de los años '60 ha sido distorsionada más allá del reconocimiento" (Washington Post).

     La consecuencia de las cuotas no era obvia al principio, y hubo afirmaciones de que las cuotas eran temporales, pero hoy la consecuencia es obvia. Los varones Blancos heterosexuales son deplorables. Hoy en la NPR un hombre dijo que a las opiniones de los varones Blancos que se defienden de ataques tanto contra sí mismos como contra varones Blancos muertos no debería serles permitida una voz en la política estadounidense.

     La Izquierda liberal y progresista afirma que todos saben que el general Robert E. Lee era un malvado racista que luchó por la esclavitud y que todo el que quiere proteger su estatua es obviamente lo mismo. Tal gente, dicen ellos, no merece ninguna voz, ningún voto. Ellos deben ser excluídos de la discusión pública.

     Imagine que se diga eso sobre cualquier otro grupo, sobre todo mujeres, negros y homosexuales. ¿Cómo es posible para la Izquierda liberal y progresista creer realmente que ellos son oprimidos por poderosos varones heterosexuales Blancos cuando ellos pueden demonizar a los varones Blancos a voluntad y prevenir cualquier réplica insolente?.

     Si los varones Blancos son tan poderosos, ¿cómo puede ellos ser tan fácilmente despedidos por feministas zares del control de pensamiento por "expresar dañinos estereotipos de género"?. ¿Dañinos para quién?. ¿Cuán dañino es ser despedido?.

     Como Faith Goldy y Stefan Molyneux predicen [1], los varones Blancos han tenido ya suficiente de sus demonización y de la demonización de los héroes de nuestro país. Ellos han visto la "escritura en la pared" [alusión bíblica] y se están organizando para defenderse.

[1] http://www.naturalnews.com/2017-08-12-best-explanation-yet-of-what-happened-in-charlottesville-stefan-molyneux-and-faith-goldy-report-the-truth-you-wont-hear-in-the-media.html

     Ya que la propaganda anti-varones Blancos es aparentemente la única actividad mental de la cual es capaz la Izquierda liberal y progresista, Faith Goldy y Stefan Molyneux están probablemente en lo correcto en cuanto a que Estados Unidos, hecho pedazos por la Política de Identidad, se dirige hacia la guerra civil.

     Me pregunto qué lado controlará las bombas nucleares y las armas bioquímicas.

     Si los varones heterosexuales Blancos pierden, me pregunto quién protegerá a las mujeres Blancas. ¿Están ellas destinadas a la misma violación y carnicería que aconteció en la 2ªGM a las mujeres alemanas por parte de los rusos y estadounidenses una vez que la Wehrmacht se rindió?.

     Por supuesto, ésa es una pregunta prohibida.

     La Izquierda liberal y progresista es incapaz de entender que al demonizar a los varones Blancos heterosexuales ellos están demonizando a todos los Blancos y, por lo tanto, a ellos mismos.

     Ellos deberían ir a preguntar a los Blancos liberales en Rhodesia cuán bien les está yendo en Zimbabwe bajo Robert Mugabe. Ellos deberían preguntar a los Blancos sudafricanos cuán seguros ellos creen que están ahora que han entregado el poder y que un segundo partido político negro ha surgido, forzando la competencia política entre políticos negros con respecto a qué partido negro odia más a los Blancos.

     Éstas también son preguntas prohibidas.

     La Política de Identidad siempre conduce a la violencia, y los estadounidenses no se salvarán de ella.




CHARLOTTESVILLE 2
por Paul Craig Roberts
16 de Agosto de 2017


     Lo que la Izquierda liberal y progresista está tratando de hacer con Charlottesville es asociar a los partidarios de Trump con los supremacistas Blancos y de esa manera demonizar a los partidarios de Trump de modo que ellos no tengan una voz cuando Trump sea derrocado mediante un golpe. O eso puede ser dicho de un modo diferente: Charlottesville está siendo usado por alguien para desacreditar a Trump y a la gente que lo eligió a fin de preparar el terreno para un golpe, y la Izquierda liberal y progresista está posibilitando el complot.

    Tras reflexionar, pienso que para la mayor parte de la Izquierda liberal y progresista las denuncias y la interpretación unilateral de Charlottesville son sólo la arraigada reacción automática de la gente criada en la Política de Identidad. En la Política de Identidad cada uno es bueno y honorable salvo los varones Blancos, que son racistas, sexistas, homosexofóbicos y locos por las armas. Los únicos varones Blancos tolerables son aquellos que aceptan esa caracterización de ellos. Todos los otros son "supremacistas Blancos" o "nazis".

     Por lo que he leído en sitios web progresistas, aquellos que están imbuídos de la Política de Identidad están dejando que el sentimentalismo de la política se desboque con ellos. Mi amigo Rob Kall, que es justo y de mente abierta y que publica mis columnas en OpEdNews, incluyendo aquellas que no le agradan, escribe: «Trump Es Ahora el Líder de los Supremacistas Blancos y los "Nazis"». Rob llega a esa conclusión porque Trump consideró a ambos bandos responsables de la violencia en Charlottesville. Al ver una equivalencia entre los dos lados, Trump "dejó claro que él estaba del lado de los Supremacistas Blancos, dándoles ayuda, apoyo y estímulo" [1]. (Usted podría recordar a Jean Kirkpatrick, que denunció a los liberales porque veían una equivalencia moral entre la Unión Soviética y Estados Unidos). Dudo que ése sea el modo en que Trump vio su propia declaración. De las noticias en videos que vi, pareció haber mucho odio en ambos lados. Ciertamente hay mucho odio hacia Trump entre los progresistas.

[1] https://www.opednews.com/articles/Trump-is-Now-the-Leader-of-by-Rob-Kall-Donald-Trump_Hate-Groups-Neo-Nazis_White-Supremacist-170816-650.html

     En el Washington Post, Alexandra Petri encuentra lo dicho por Trump condenando la violencia en ambos lados como "palabras despreciables". Petri por lo visto piensa que, contrariamente a lo que la cobertura de noticias muestra, los contramanifestantes (izquierdistas) no se involucraron en ninguna violencia, o ella piensa que la violencia de un lado estuvo justificada, pero no la violencia del otro bando. Ella condena a Trump por su declaración, que dijo: "Condenamos en los términos más fuertes esta notoria demostración de odio, intolerancia y violencia de muchos bandos". En opinión de ella, las tres últimas palabras, "de muchos bandos", muestra que Trump es parcial a favor de los supremacistas Blancos [2].

[2] http://www.denverpost.com/2017/08/15/donald-trumps-despicable-words/

    Richard Eskow se une al coro. Él vincula las muertes en Charlottesville, Nueva York, Portland y Charleston, bajo el "terror nacionalista Blanco", y las atribuye a Trump [3].

[3] https://www.opednews.com/articles/Trump-Won-t-Say-It-But-We-by-Richard-Eskow-Hatred_Terrorism_Trump-Mental-State_White-Male-Effect-170814-424.html

     El Daily Kos también compara la inculpación que hace Trump de ambos bandos por la violencia, que es lo que los reportes de los medios de comunicación muestran que es el caso, con una defensa de la "violencia supremacista Blanca/neo-nazi" [4].

[4] https://www.opednews.com/articles/Trump-defends-white-suprem-by-Daily-Kos-Protest_Trump-Insults_Violence_White-Male-Privilege-170815-734.html

     Joe Macare en Truthout nos dice que «Truthout seguirá informando sobre la amenaza de neo-nazis en la calle, así como aquellos en la Casa Blanca que están en consonancia con la agenda de ellos. Le hablaremos a la gente que se organiza contra el fascismo en todos los frentes. No nos equivocaremos ni condenaremos a "ambos bandos". No culparemos a los objetivos de los "nazis" por el odio que ellos reciben. Pero sabemos que éstos no son las únicas caras del racismo. Ya se manifieste en la política de educación, en la desigualdad económica, en la vigilancia policial racista, en la inmigración hacia Estados Unidos o en las políticas de "defensa", Truthout seguirá denunciando la supremacía Blanca en todas sus formas».

     Anna Sutton de Truthout expresa su "gran pena y cólera". Ella no sabe por dónde comenzar. Pero ella ve una oportunidad para recaudar fondos. Haga una donación y Truthout "contará las cosas como son" contra los "medios de comunicación corporativos y derechistas" que "hacen todo lo posible para hacer parecer normal a Trump y la violencia y la xenofobia desplegada por sus rabiosos seguidores". Uno se pregunta de qué medios derechistas corporativos ella está hablando: ¿del New York Times, del Washington Post, CNN, MSNBC, NPR, todos los cuales denuncian a Trump 24/7?.

     ¿Cómo evitamos la pregunta de quién se está excediendo, si la "Derecha Alternativa" en Charlottesville o sus críticos progresistas?.

     En Counterpunch, un remanente de la Izquierda estadounidense, John Eskow nos dice que él ha andado entre supremacistas Blancos "desde que primero aprendí a caminar. Ellos estaban alrededor mío en la obrera Utica, Nueva York, una temprana capital del Cinturón Industrial de Estados Unidos, allá en los años '50".

     Aquí está la asociación que hace la Política de Identidad entre la clase obrera y la Supremacía Blanca. Los todopoderosos y amenazantes supremacistas Blancos no pudieron hacer nada para impedir que sus empleos fueran trasladados a Asia. Pero esta gente, que es tan impotente que ni siquiera pudo salvar sus propios empleos, es una gran amenaza para nosotros la gente buena, que nos sentamos chupando nuestros pulgares con indiferencia mientras sus vidas económicas fueron apagadas [5].

[5] https://www.counterpunch.org/2017/08/16/among-the-racists/

     John Wight de CounterPunch, antes de afirmar el dogma de que desde el mismo comienzo Estados Unidos ha sido "sinónimo de supremacía Blanca", primero suelta ambos barriles sobre los liberal/progresistas: "Estridentes declamaciones contra el fascismo en Charlottesville de parte de aquellos que apoyaron a los fascistas en Kiev; llamados a que se tomen acciones contra extremistas en Estados Unidos por parte de aquellos que han estado apoyándolos en Siria. ¿Qué es esto si no una indignante hipocresía?".

     Ah, entonces, ¿por qué los liberal/progresistas se alinean con el complejo militar y de seguridad y con los neo-conservadores contra Donald Trump que declaró, para su perdición, su intención de normalizar relaciones con Rusia, removiendo de esa manera al enemigo necesario para justificar el presupuesto anual de un billón de dólares del complejo militar y de seguridad? Esas enormes sumas podrían haber ido a asistencia médica y ayuda pública para los más necesitados, pero la Izquierda liberal y progresista no lo permitiría. Si los liberal/progresistas están así contra la violencia y el odio, ¿por qué apoyan ellos la campaña de odio contra Trump y Rusia?.

     La Política de Identidad ¿ha dejado a la Izquierda liberal y progresista sorda, muda y ciega de un modo tal que su realidad ha quedado limitada a las emociones que la Política de Identidad produce?.

     Ésta es una pregunta válida. No pretende ser despectiva sino conducir a un entendimiento de nuestra grave situación como país. ¿Cómo un país en el cual a los negros se les enseña a odiar a los Blancos, a las mujeres se les enseña a odiar a los hombres, y cuya historia es explicada como opresión Blanca, se encarga con éxito de los asuntos definitorios de nuestro tiempo?.

     En realidad, tal país es incapaz siquiera de reconocer los asuntos reales. Parece bastante claro que nuestra perdición es algo cierto.

     La Política de Identidad tiene un firme control sobre las universidades, los medios de comunicación y toda clase de áreas de estudio en las escuelas públicas —como estudios acerca de los negros, acerca de las mujeres, de la raza o de los indígenas—, y en la política del Partido Demócrata aquella realidad está ausente del cuadro. La mayor parte de lo que es deplorado por la Política de Identidad es simplemente producto de la Historia, no de las malas intenciones de varones Blancos. Fue una vez el caso que la función del progresismo liberal era reformar lo que fue heredado del pasado y había sido moralmente descartado. Pero esa agenda progresista ha sido abandonada por el odio, que es simplemente tan equivocado y mortal como el odio al cual los progresistas liberales se oponen. Entonces nos quedamos con odio contra odio. Y eso no es prometedor.

     Tenemos que volver a la pregunta de por qué la Izquierda liberal y progresista se siente cómoda con estar alineada con los belicistas neo-conservadores y el complejo militar y de seguridad contra el Presidente Donald Trump, el cual quiso, hasta que fue bloqueado, reducir las tensiones extremadamente peligrosas para toda la Humanidad entre Estados Unidos y Rusia, creadas durante 24 años por los regímenes de Clinton, George W. Bush y Obama. Si usted está realmente contra la violencia, ¿por qué se opone al único Presidente que hemos tenido desde Reagan que quiere reducir el riesgo del conflicto nuclear?.

     He hecho esta pregunta varias veces. Nunca he tenido una respuesta de la Izquierda liberal y progresista.

     ¿Debemos concluír que ellos son inconscientes, perdidos como están en su odio hacia los varones Blancos y heterosexuales, que ellos no se preocupan, y que quieren ver a Trump destruído, incluso si Pence, el reemplazo, nos conduce a una guerra no ganable con Rusia y China?.

     ¿Por qué las organizaciones ambientalistas y de preservación de la vida salvaje saltan al carro de la tendencia anti-Trump?. ¿No tienen consciencia ellos de las consecuencias que la guerra nuclear tiene para toda vida?.

     ¿Qué explica la total irrealidad en la cual los estadounidenses existen? Se supone que nosotros somos los líderes del mundo. ¿Cómo podemos liderar cuando estamos tan completa e irremediablemente ciegos y estúpidos y consumidos por el odio?.



"Antifas" versus "Supremacistas"
por David Sims
16 de Agosto de 2017


     Los "antifas" no son tímidos para expresar sus intenciones homicidas; ellos tienen poco que temer cuando manifiestan tales expresiones, a diferencia de los nacionalistas raciales. Los "antifas" tienen el apoyo del Establishment y del Estado Profundo, a pesar de su pretexto ocasional de ser "anarquistas".

     Hay un doble estándar en el pensamiento de aquellos que creen que los pro-Blancos en Charlottesville, y sólo los pro-Blancos, son supremacistas raciales. Si los negros que cantan "La vida de los negros importa" (Black lives matters) no son supremacistas raciales negros, entonces los Blancos que cantan "Las vidas de los Blancos importa" han demostrado que ellos tampoco son supremacistas raciales. Pensar otra cosa es emplear un doble estándar; es decir, dos razas son juzgadas según estándares diferentes, y eso es prácticamente la definición del racismo.

     El problema con la definición de racismo que hace la Izquierda es que ella misma es racista. Sí, la manera en la cual la Izquierda define el racismo es racista. La manera en que ellos definen el sexismo es sexista. Prácticamente cada forma del pensamiento izquierdista contiene esa clase de hipocresía incorporada.

     Y, de cualquier modo, no hay muchos supremacistas Blancos reales hoy. En cambio, la mayoría de los racistas Blancos hoy son nacionalistas. El supremacismo y el nacionalismo son, en cierto sentido, opuestos. Aunque los supremacistas raciales y los nacionalistas raciales sean ambos racistas, ellos se diferencian en cómo las razas deberían estar relacionadas unas con otras. Un supremacista quiere realmente que su país sea racialmente diverso, pero quiere que su propia raza sea la raza superior, de la cual las otras razas son esclavas. Un nacionalista no quiere ninguna mezcla de razas en absoluto; en particular él no quiere esclavos de otra raza en su país.

     Si los "racistas" son el súper-conjunto, entonces los supremacistas y los nacionalistas son dos subconjuntos que se no superponen. No es posible a la vez querer a miembros de otra raza en la patria de vuestra propia raza, y querer que miembros de otra raza no estén en la patria de vuestra raza. Es imposible para un nacionalista Blanco ser supremacista Blanco.

     Los jefes de los medios de comunicación, sin embargo, entienden que la palabra "supremacista" tiene connotaciones más feas que la palabra "nacionalista", y para conseguir el impacto emocional que ellos desean (agitar a la gente) ellos usan la palabra "supremacista" de manera inexacta, como una tramposa palabra propagandística. Ellos han estado haciendo aquello durante décadas, y seguirán haciéndolo. Pero la vasta mayoría de racistas Blancos en Estados Unidos hoy son nacionalistas, pero no supremacistas.

     Cuando una narrativa coherente en la web contradice la narrativa presentada por los controlados medios de comunicación, usted debería confiar en aquélla más bien que en estos últimos. La totalidad de los medios predominantes de comunicación controlados por el judío puede ser considerada como si fuera un testigo falso.

     Como dije el otro día, si usted quiere encontrar supremacistas, usted tendrá mejor suerte si los busca en Israel.

     Ahora miremos el otro "inocente" bando (a los ojos de Mitt Romney y otros): el "antifa" que blande cuchillos, bates, ácido y lanzallamas.


     El "antifa" no actúa como lo hace de acuerdo a un principio. Ellos simplemente fingen que actuar de acuerdo a un principio es lo que ellos hacen. Pienso que alguien rico les paga un sueldo y los provee de transporte. Si aquel adinerado patrocinador tuviera un ataque cardíaco o algo similar, los antifas podrían marcharse. Si existe una Fundación para seguir el financiamiento de los antifas, entonces ellos tendrían que ser desfinanciados por medio de una demanda judicial.

     Por otra parte, la única opción es combatir el fuego con fuego, lo que escalaría los enfrentamientos entre la Izquierda y la Derecha hasta un verdadero conflicto militar. Ésta es la única otra opción porque, como hemos visto en Charlottesville, la policía a menudo no se comporta con imparcialidad profesional. En cambio ellos, o los políticos que les dan sus órdenes, actúan como piezas extras para la Izquierda en el tablero de ajedrez, dando a los antifas una injusta ventaja.

     Del mismo modo, los medios de comunicación, siendo hostiles a la Derecha, y sirviendo como propaganda auxiliar de la Izquierda, serán considerados objetivos militares legítimos cuando los enfrentamientos se intensifiquen.–




6 comentarios:

  1. Discrepo en una cosa: más que fascismo, a la izquierda habría de considerarla como lo que es; totalitarismo de izquierdas,tambien llamado, comunismo. De lo contrario, estamos dando la razón y entrando en el juego del sistema al satanizar al fascismo y todo lo que este representa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda que el término "fascismo" que usa la Izquierda es tendencioso. Su origen está en la Unión Soviética, que tildó incluso al Nacionalsocialismo de régimen "fascista", con todas las diferencias que éste tenía con el fascismo italiano. Pero en muchas partes del mundo ya es común, erróneamente, hablar de "fascismo" cuando se quiere decir "totalitarismo". La palabra "fascismo", cuando la usa la Izquierda, se refiere a todo lo que se interpone en su plan de control totalitario: "fascistas" son las tradiciones, la familia, las costumbres ancestrales, y hasta la sexualidad normal. La gente consciente no usa dicho término, para, como usted dice, no hacerle el juego al comunismo, invención judía.

      Eliminar
  2. En el articulo Charlottesville 2 de Paul Craig Roberts,cita a Rob Call,diciendo que es justo y de mente abierta,cuando el sr Call,no es mas que un perfido judio y supremacista,como buen judio y para colmo,este cinico judio dice que "Trump ya es el lider de los supremacistas blancos y nazis",el cinismo e hipocresia judia no tiene fin,cuando el judaismo es supremacismo total y absoluto,aunque quiza el sr Roberts,sepa que es judio.Hay muchos nacionalistas blancos,por ej el sr Jared Taylor de American Reinassance,que no quieren reconocer,que todo el mal que sufren los blancos,toda su decadencia se debe principalmente a la juderiay que su pais es preso absoluto de la juderia tambien,lo evitan,quiza por miedo,quiza por ser excesivamente correcto,a saber,pero es engañarse a si mismos y a muchos de sus lectores...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al parecer Craig Roberts lo califica como "de mente abierta" por publicar sus artículos en su sitio "liberal y progresista" y no por otra cosa. A Jared Taylor también se le saca en cara lo mismo que usted señala. El propio Craig Roberts, con toda su honestidad, que se sepa no toca nunca el espinoso tema del supremacismo judío.

      Eliminar
  3. Lo de Facebook es una verdad como un templo, a mi me han cerrado un mes la página por publicar una cita de Julius Streicher. Y no es la primera vez. Pero si publicas una de Stalin, de Mao o de Lenin, ¡¡no pasa absolutamente nada!!

    ResponderEliminar
  4. En España, estamos siendo tambien agredidos y asesinados.

    ResponderEliminar