BUSCAR en este Blog

sábado, 8 de julio de 2017

Crítica del "Matrimonio" Homosexual



     Entre las publicaciones del Parlamento británico (publications.parliament.uk) está el siguiente texto, un memorándum presentado en Marzo de 2013 por Alan J. Williams que ofrecemos en castellano, que dice relación con la eventualidad de ser aprobado el "matrimonio" de parejas del mismo sexo, aberración que fue aprobada cuatro meses después. Aquí su autor de manera compendiada revisa diversos argumentos contrarios a dicha decisión teniendo en cuenta el bien mayor de la sociedad.


CRÍTICA de los Movimientos Políticos que
Demandan MATRIMONIO del MISMO SEXO
por Alan J. Williams
13 de Marzo de 2013



Resumen

     Los movimientos políticos que conducen la demanda de matrimonio del mismo sexo están basados en ideologías totalitarias perjudiciales para los principios y prácticas democráticos occidentales.



Una Crítica de las Raíces Psico-Políticas
de la Campaña de Matrimonio del Mismo Sexo


1. La demanda de Matrimonio del Mismo Sexo (SSM) sobresalta a muchos que creían que el establecimiento de Sociedades Civiles para homosexuales era el final de sus demandas de reconocimiento legal como parejas. Cuando los partidarios del matrimonio heterosexual natural contemplan las implicaciones sociales del SSM ellos quedan enormemente perturbados al descubrir que el SSM legalmente

—valida el falso concepto de que los niños no necesitan tanto una madre como un padre,

—trata los roles parentales como totalmente intercambiables,

—deja irrelevante la complementariedad marital,

—contradice las claras diferencias en biología y papeles reproductivos de varones y mujeres, y

—niega el derecho de cualquier niño nacido mediante fertilización in vitro para parejas del mismo sexo a conocer y ser cuidado por sus padres biológicos como está establecido por la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño [1].

[1] R. S. Harris, Is There a Case for Same Sex Marriage?, p. 98, Anglican Mainstream/Voice for Justice UK, 2012.

2. Muchos hitos de la civilización occidental están siendo barridos en una avalancha de movimientos sociales y políticos radicales. El más obvio es el Movimiento de Derechos Homosexuales que ha hecho demandas cada vez más estridentes de derechos y protecciones legales especiales. Ese movimiento político internacional es organizado por medio de seis organizaciones principales; la Campaña de Derechos Humanos (HRC); la Alianza Gay y Lesbiana Contra la Difamación (GLAAD); la Fuerza de Tarea Nacional Gay y Lesbiana (NGLTF); Padres, Familias y Amigos de Lesbianas y Gays (PFLAG); la Red Educativa de Gays, Lesbianas y Heterosexuales (GLSEN) y Stonewall. El movimiento está bien financiado y cuenta con conexiones políticas muy poderosas, y reclama el crédito de que haya sido aprobada la legislación de derechos homosexuales del Reino Unido después del año 2000.

3. El otro movimiento, menos obvio y menos conocido pero aún más influyente que el Movimiento de Derechos Homosexuales es la Contra-Cultura conducida por ideólogos influídos por la neo-marxista y neo-freudiana Escuela de Frankfurt. Con la tarea de socavar encubiertamente el capitalismo democrático occidental dicha Escuela fue establecida a principios de los años '20 junto con la Universidad de Frankfurt como el Instituto para la Investigación Social (ISR) [2]. Es el ISR el que nos ha dado el concepto de Lenin de "corrección política", inventado para controlar a los bolcheviques [3].

[2] Ralph de Toledano, Cry Havoc!, p. 31, Anthem Books, 2006.
[3] F. Ellis, On the Origins of Political Correctness, Political Correctness and the Ideological Struggle: From Lenin and Mao to Marcuse and Foucault.
http://thephora.net/forum/archive/index.php/t-40456.html

4. Después de la Primera Guerra Mundial, Lenin comprendió que los trabajadores de Occidente no iban a levantarse contra sus jefes supremos capitalistas y a instalar el comunismo, de manera que decidió encontrar otra gente para que hicieran aquello. Identificando a la familia, la Iglesia, la democracia y el patriotismo como los principales puntos de resistencia al comunismo internacional, él decidió seducir a la élite política de Occidente, los más crédulos de los cuales llegaron a ser conocidos como los "tontos útiles", para traicionar a su civilización.

     Dos jugadores claves en esa empresa para hacer que la civilización occidental "hieda" fueron Willi Münzenberg [4] y Georg Lukacs. Münzenberg reclutó a los "idiotas" en lo que él llamó sus "Clubes de Inocentes", manipulándolos para promover la política exterior de la URSS y debilitar su patriotismo (Ibid. pp. 12 y ss.). Para destruír la familia tradicional natural, Lukacs, el primer director de la Escuela de Frankfurt, forjó la "educación" sexual prematura para niños pequeños para estimular la experimentación sexual y la promiscuidad. Cuando los padres de la ciudad de Sheffield recientemente descubrieron que a sus niños se les estaba dando la misma "educación", aquello provocó una tormenta de protestas [5].

[4] Stephen Koch, Double Lives: Stalin, Willi Münzenberg and the Seduction of the Intellectuals, p. 19, Harper Collins, 1995.
[5] The Telegraph, Parents in Protest over "Explicit" Sex Education, 17 de Nov. de 2011.

     Lukacs también animó el divorcio más fácil y el acceso a la anti-concepción, la pornografía y el amor "libre". El aborto a petición fue legalizado en la URSS en 1920. (Con un pronóstico de colapso demográfico ruso, Putin apoya ahora familias rusas más grandes. Él también ha prohibido a los estadounidenses adoptar más niños rusos debido a las leyes de adopción pro-homosexuales en algunos Estados norteamericanos).

5. Berlín hacia 1930 era el epítome de la decadencia. Pero en 1933 los académicos de la Escuela tuvieron que trasladarse porque Hitler había subido al poder, y porque la mayor parte de los académicos, como Herbert Marcuse, eran judíos y marxistas. Encontrando finalmente una nueva casa en la Universidad de Columbia de Nueva York, cortesía del simpatizante comunista e importante experto en educación John Dewey, ellos rápidamente se convirtieron en los altamente influyentes guardianes de las puertas de la academia y la cultura de Estados Unidos.

     La Universidad de Columbia jugó un papel principal en la educación de los profesores de escuelas públicas de Estados Unidos, y eso dio a la Escuela de Frankfurt, ahora conocida como el Instituto Internacional de Investigación Social (IISR), acceso principal a ellos (Cry Havoc!, p. 80). Allí la élite joven de Estados Unidos aprendió la Teoría Crítica. Mientras se hacía pasar por una crítica intelectual de su cultura, aquélla era de hecho Marxismo Cultural. Ellos aprendieron a atacar las tradiciones culturales occidentales que apoyaban el matrimonio y la vida de familia, que respetaban a las Iglesias cristianas, que protegían las libertades democráticas y que fomentaban el patriotismo. Así, cuando los graduados entraban en las profesiones ellos estaban saturados con los valores de la "Teoría Crítica". Sin estar conscientes, ellos se habían convertido en embajadores del Marxismo Cultural.

6. Fue durante los años '30 que Antonio Gramsci, un muy inteligente italiano neo-marxista, produjo lo que llegó a ser conocido como sus Cuadernos de la Prisión. Pasados de contrabando desde la prisión ellos detallaban cómo sus seguidores podían cambiar la cultura de Occidente de ser conducida por la tradición cristiana a ser conducida por el neo-marxismo. Una idea clave para ellos era adquirir un "poder suave" formando alianzas con grupos anti-establishment que se veían como "víctimas" del prejuicio y la discriminación por parte de la sociedad en general. Esas alianzas debían durar mientras fueran útiles. Los activistas también fueron animados a infiltrarse en instituciones como la justicia, los sindicatos, los medios de comunicación, la educación y la Iglesia, para establecer políticas de tendencia izquierdista cuando pudieran. Gramsci también abogó por el uso de un lenguaje políticamente correcto afirmando que ése era el modo de abolir el prejuicio. Pocos saben sobre sus presuposiciones marxistas y leninistas.

7. En los años '40 y a principios de los años '50 Alfred Kinsey, un respetado zoólogo, se convirtió en un auto-designado "sexólogo". Pero él tenía una agenda no declarada. Él quería destruír la moral sexual cristiana. Él era un anarquista sexual, que creía que el orgasmo, obtenido de cualquier modo salvo la violación, estaba auto-justificado. Su padre, un cristiano, era autoritario y muy exigente de él. Y Kinsey lo odió por eso. Kinsey creía que si él pudiera mostrar que los seres humanos eran tal como los animales en lo que tenía que ver con el sexo, entonces él se liberaría de cualquier crítica a sus propias prácticas perversas, y "liberaría" lo que él consideraba como las actitudes remilgadas de sus conciudadanos estadounidenses. Entonces él "cocinó" la investigación que publicó en 1947 y 1954 sobre el comportamiento sexual humano masculino y femenino.

     Seleccionando a candidatos que calzaban con su perfil deseado, él fue capaz de demostrar mediante aquella "investigación estadística" que la gente era tal como los animales cuando se trataba del sexo. Criticado por otros académicos por su "pobre" metodología, la FBI quiso detenerlo por corromper a la juventud de Estados Unidos, pero ellos no supieron cómo manejarlo a él o a sus "estadísticas". Él murió en 1956 creyendo que había fracasado. Cuán equivocado estaba él. Su investigación no fue completamente desacreditada sino hasta 1990 por la doctora Judith Reisman y otros [6].

[6] J. Reisman, Edward Eichel eds.,Kinsey, Sex and Fraud: The Indoctrination of a People, Lochinvar Inc. 1990.

8. Lamentablemente, mientras tanto Hugh Hefner, reconociendo su deuda con Kinsey, había popularizado la esencia de los pesados tomos "académicos" de Kinsey por medio de la revista Playboy entregando un mensaje que cada varón adolescente quería oír: ¡usted no tiene que estar casado para tener sexo! [7]. Y el mismo mensaje ha sido entregado por otras figuras muy respetadas, como la antropóloga Margaret Mead, que también produjo falsas conclusiones en su investigación original [8], y Helen Gurley Brown cuyo libro autobiográfico El Sexo y la Muchacha Soltera (1964) inspiró la serie televisiva Sex and the City. Gurley Brown también editó la revista Cosmopolitan. Antes de la revolución sexual de los años '60 había dos enfermedades venéreas principales; ¡hoy hay más de dos docenas! Trágicamente el Instituto Kinsey se convirtió en la primera autoridad del mundo en cuanto a sexo y a cómo educar a los niños al respecto. El propio Kinsey respaldó el comportamiento homosexual consensual como legítimo, junto con la pedofilia y la bestialidad.

[7] Steven Watts, Mr Playboy: Hugh Hefner and the American Dream, p. 47, 2008.
[8] D. De Marco & B Wiker, Architects of the Culture of Death, p. 258, San Francisco, 2004.

9. Pero Kinsey no era un psicólogo. Su idea de que la polaridad sexual era como los tamaños de los zapatos, con la orientación sexual de la mayor parte de la gente siendo potencialmente bisexual y correctamente colocada cerca del centro de una Curva de Distribución de Campana (Bell Distribution Curve) es simplemente una tontería. Los bisexuales son raros. Los homosexuales son menos raros. Presentados desproporcionadamente en los medios de comunicación, dan una falsa impresión de cantidades mayores. Algunos tienen realmente un alto perfil público. Sin embargo, aproximadamente el 97% de la gente es heterosexual.

     Un psicólogo que se especializa en tratar gente con deseos homosexuales no deseados ve el homosexualismo masculino, por ejemplo, de dos modos. En primer lugar, es un desorden psicológico, originado en traumas de la infancia, y en segundo lugar, como oportunista en ausencia de mujeres, y de ahí su aparición en instituciones de un solo sexo, que desaparece fuera de ellas [9]. Además la estimación de Kinsey del predominio del homosexualismo como siendo el 10% era una fabricación completa. Estudios grandes y muy publicitados desde entonces lo ponen entre un 1,5 y un 3%. Y en cualquier caso su prevalencia no lo justifica como una práctica sexual, como Kinsey dio a entender, del mismo modo como una alta proporción de asesinos no justificaría el asesinato. Finalmente el homosexualismo no es un rasgo personalmente benigno, como la tendencia a usar la mano izquierda. Aunque radical, no es un rasgo fijo y deja a sus practicantes muy vulnerables a dolencias y enfermedades. Aquellos infelizmente involucrados en prácticas homosexuales pueden abandonar aquello con la ayuda correcta y comenzar una vida heterosexual (Ibid., p. 115).

[9] C. Socarides, A Freedom too Far, pp. 15-36, Adam Margrave Books, 1995.

10. Hasta 1967 los actos homosexuales eran ilegales en el Reino Unido. Desde entonces los homosexuales han ganado cada vez más derechos legales y ahora exigen el derecho a "casarse". Hay algunos países en el mundo que han respaldado el matrimonio del mismo sexo, pero hay también otros como Honduras y Letonia que lo han prohibido expresamente. Recientemente el gobierno ruso ha adoptado una línea muy dura contra el Orgullo Gay y la promoción del homosexualismo. Para no ser postergados los activistas homosexuales siguen tratando de "hacer gay al mundo entero" (Ibid. p. 30).

     En el Reino Unido ellos han conseguido el retiro de la Sección 28 que prohibía expresamente la promoción del homosexualismo en las escuelas, la introducción de Sociedades Civiles y Regulaciones de Orientación Sexual que conceden derechos a servicios asegurados por la Ley de Igualdad, y otras leyes parlamentarias que favorecen a los homosexuales. Pero por lejos el cambio más importante en el status social y político del homosexualismo fue hecho por la Asociación Psiquiátrica Estadounidense (APA), importante a nivel mundial. En 1973 ella fue manipulada e intimidada por activistas ayudados por el personal del Instituto Kinsey para retirar al homosexualismo de su Manual de Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM III) [10]. Después de aquella decisión, casi cada profesional psiquiátrico, psicológico y organización de salud en Occidente siguió el ejemplo. Junto con la Legislación de Diversidad e Igualdad, que incluye la nueva categoría de Orientación Sexual, los homosexuales tienen los instrumentos legales para vencer cualquier desafío al obtener sus nuevos "derechos".

[10] Ibid., cap. 6, y R. Bayer, Homosexuality and American Psychiatry, Princeton University Press, 1987.

11. Y todo esto, a pesar de la aparición de una enfermedad que mata a decenas de miles y que es incubada y difundida tan extensamente por la actividad homosexual que inicialmente fue popularmente referida como la plaga gay. En efecto, tan dominadas por los homosexuales eran las primeras listas de víctimas, que fue oficialmente llamada el Síndrome de Deficiencia Inmunitaria Relacionado con los Gays o GRIDS (Gay Related Immunity Deficiency Syndrome). Pero los activistas de derechos homosexuales no estaban recibiendo bien nada de ello; por cuanto los bisexuales y los heterosexuales también se estaban infectando, ellos insistieron en que fuera llamado el Síndrome de Inmuno-Deficiencia Adquirida (SIDA) para quitar cualquier referencia al homosexualismo; y ellos consiguieron lo suyo. Pero incluso hoy, y a pesar del mensaje de sexo seguro, la mayor parte de los diagnósticos en la renovada epidemia de hoy se encuentran muchísimo en hombres que tienen sexo con hombres [11]. Así, con este masivo contragolpe de parte de la propia Naturaleza contra la actividad homosexual, ¿cómo logró permanecer el movimiento de derechos homosexuales?.

[11] The Shocking Second HIV Epidemic among US Men No-one Is Talking About, 15 de Agosto de 2012
http://www.alternet.org/activism/shocking-second-hiv-epidemic-among-us-gay-men-no-one-talking-about

12. Casi no lo hizo. Irónicamente, la compasión pública por estrellas de cine como Rock Hudson, a quien millones de personas vieron prácticamente agonizante por la televisión, salvó el día para el movimiento de los derechos homosexuales. Llevados a hacer algo por la crisis, los activistas realizaron una conferencia en 1988. El año siguiente un plan de acción fue dispuesto en "After the Ball: How America will Conquer Its Fear and Hatred of Gays in the 90s". Escrito por activistas homosexuales, Kirk y Madsen, ellos describieron exactamente cómo los medios de comunicación podrían ser usados para presentar la propaganda gay y capitalizar la compasión del público. Ellos también intentan capturar los propios medios de comunicación para controlar lo que el público debe saber sobre los asuntos homosexuales. Cualquier artículo negativo debía ser aplastado, y algo positivo debía ser ampliamente publicado. El éxito de la campaña superó sus sueños más salvajes.

13. En la Introducción ellos escriben: "El SIDA nos da una oportunidad... para establecernos como una minoría victimizada... que merece... un cuidado especial... La campaña... de descarada propaganda, (está) firmemente basada en... principios de psicología y publicidad" [12]. Kirk era un neurocientífico y sabía que una propaganda similar había funcionado en la China comunista en los años '50. Después de exigir que los activistas dejaran de confrontar al público con demostraciones narcisistas, ellos propusieron una estrategia en tres partes para lo que ellos llamaron su campaña "Emprendiendo la Paz" cuando volvieron a abrir su frente en la Guerra Cultural.

[12] M. Kirk & H. Madsen, After the Ball, pp. XXV-XXVI, Doubleday, 1989.

La Estrategia

a) Des-sensibilización. Apoyado por actores homosexuales y profesionales de los medios de comunicación, los activistas fueron instados a hablar del homosexualismo en cada oportunidad y a reclamar iguales derechos civiles. Bajo ningún concepto debía ser mostrado el comportamiento homosexual íntimo, ciertamente no en las etapas tempranas. En vez de eso, los homosexuales debían ser representados como inocuos, como gente joven promedio de familias afectuosas. (La NAMBLA, Asociación Norteamericana de Amor entre Hombres y Muchachos, debía ser mantenida completamente fuera del cuadro).

b) Jamming [poner a alguien en una situación difícil]. Los objetores debían ser silenciados usando una técnica psicológica especial usada en las sociedades totalitarias. Ellos debían ser acusados de tener una actitud socialmente inaceptable: la "homofobia". (Ese raro desorden psicológico realmente describe un miedo irracional a la igualdad o la monotonía; acuñada de nuevo, dicha palabra significa tener un odio intolerante contra los homosexuales). Como nadie quiere una reputación como un prejuicioso intolerante, su silencio la evita.

c) Conversión. Lenin creía que las películas eran vitales para la fabricación o la rotura de una cultura nacional (Cry Havoc!, p. 212). Y mediante el uso de películas, las emociones de las personas susceptibles pueden ser condicionadas para que gusten realmente de los homosexuales por medio de la estimulación de su deseo de proteger a "víctimas" inocentes, y asociando siempre a los homosexuales con ellas. Películas como Philadelphia y Brokeback Mountain (Secreto en la Montaña) son ejemplos ganadores de Premios Oscar. También una infinitud de teleseries, comedias de situación, series dramáticas e incluso publicidad para vender camas, des-sensibilizan a los espectadores mostrando a los homosexuales como no amenazantes y normales tal como todos los demás.

     Esa estrategia es reforzada por activistas a los que se les insta a usar las siguientes ocho tácticas:

1. No se exprese sólo usted; afirme que los homosexuales merecen protección especial.
2. Apele a los escépticos Ambivalentes.
3. Manténgase hablando del homosexualismo.
4. Mantenga el mensaje enfocado; el tema es el homosexualismo.
5. Retrate a los homosexuales como víctimas, no como agresivos desafiadores.
6. Dé a los potenciales protectores una buena causa.
7. Haga parecer bien a los homosexuales.
8. Haga parecer mal a los victimizadores [13].

[13] After the Ball, pp.148-191.

14. Para que la campaña de propaganda funcionara, el público tenía que aceptar que los homosexuales son víctimas de las circunstancias porque ellos nacen homosexuales. Pero los propios promotores de la campaña sabían que eso era falso. Como ellos escriben: "Sostenemos que, para todos los propósitos prácticos, los homosexuales deberían ser considerados como que han nacido con esa condición, aunque la orientación sexual para la mayor parte de la gente parece ser el producto de una compleja interacción entre predisposiciones innatas y factores ambientales durante la infancia y la adolescencia" (Ibid. p. 184).

15. Si los homosexuales no nacen con esa condición, entonces ¿qué es lo que conduce a los activistas homosexuales a exigir cosas absurdas como el "matrimonio" homosexual y que sus relaciones estén más allá de la crítica? Kirk y Madsen tenían la respuesta a eso también, pero la aplicaron sólo a ciertos homosexuales "enfermos". Se trata de una combinación de desórdenes de personalidad histriónicos y narcisistas. Como Kirk y Madsen escriben, eso a menudo está asociado con un patrón de excitación homosexual, y tales pacientes tienen un grandioso sentido de la importancia propia, fantasías de ilimitada capacidad, poder, riqueza, brillantez, belleza o amor ideal; son explotadores, tienen arrebatos furiosos e irracionales, un auto-centrismo extremo, y mienten derechamente. Y esos pocos comportamientos sintomáticos son de una lista muy larga. Contradiciéndose a sí mismos, Kirk y Madsen dejan claro que esas características no se aplican sólo a ciertos homosexuales "enfermos" sino que son muy comunes entre los homosexuales en general (Ibid. pp. 296 y ss.).

16. Si el matrimonio del mismo sexo es legalizado, eso será un respaldo a una relación esencialmente narcisista, desordenada y estéril, en la cual el amante se ve perfectamente reflejado en el amado. Al igual que como con Narciso, esa visión es una ilusión. De esta manera, el matrimonio del mismo sexo no es una relación que pueda calificar como igual al matrimonio heterosexual en el cual el marido y la esposa se complementan entre sí en una unión potencialmente procreativa. Además, las parejas heterosexuales fieles sin relaciones sexuales anteriores no son vulnerables al daño fisiológico y la enfermedad. Las parejas homosexuales supuestamente "fieles" son altamente vulnerables, en parte porque en la cultura homosexual ser "fiel" no significa completamente exclusivo [14]. El "matrimonio" homosexual sería una ficción legal sin un sentido inteligible y se convertiría en un foco para la fricción social si sus partidarios intentan forzar a aquellos que niegan su legitimidad a que la acepten [15].

[14] Centers for Disease Control, One-in-three Americans Has a Sexually Transmitted Infection, 16 de Feb. de 2013.
[15]  R. S. Harris, Is There a Case for Same Sex Marriage?, p. 71, Anglican Mainstream & Voice for Justice UK, 2012.

17. En el largo plazo eso animaría inevitablemente a aquellos que desean tener sus poli-relaciones sexuales legalmente reconocidas también (Ibid. p. 87). Tal reconocimiento no será para el bien público ya que sería lógicamente imposible negarlo una vez que la definición natural haya sido rechazada. Eso estimularía un aumento del nivel de la anarquía sexual que ya sufrimos, y finalmente un mayor malestar social. Tal futuro casi ciertamente conduciría a demandas de un gobierno "fuerte" para controlar las calles. Y para que aquel gobierno tomara cualquier acción draconiana se necesitarían poderes totalitarios.

     Así, el "matrimonio" del mismo sexo, más bien que reforzar el matrimonio heterosexual, como algunos quisieran que nosotros creyéramos, podría jugar una parte en el acabamiento de las libertades democráticas por las cuales nuestros antepasados lucharon y murieron. Como declaró Aldous Huxley, en tal sociedad la gente llegará a "amar su servidumbre" [16]... y al menos el 60% "serían zánganos que existen en un miasma de sexo desenfrenado" (Cry Havoc!, p. 95) con tal vez millones en los Gulags.–

[16] The Ultimate Revolution, discurso de Aldous Huxley en el Berkeley Language Centre, 20 de Marzo de 1960
http://www.informationclearinghouse.info/article24712.htm




No hay comentarios:

Publicar un comentario