BUSCAR en este Blog

domingo, 25 de junio de 2017

Michael James - La Conspiración de Bafomet



     El siguiente texto del periodista y editor inglés residente en Alemania Michael James (1957), The Baphomet Conspiracy and the Laboratory of Fear, que presentamos ahora en castellano, autor de quien hemos traducido aquí un par de artículos, se conserva en rense.com donde fue publicado en Abril de 2008. Aquí se habla de la siniestra situación en Alemania que al parecer sigue siendo la misma, descontando su empeoramiento por la masiva invasión de elementos inasimilables, donde sigue controlándolo todo una ilegal entidad superpuesta que no es el verdadero Estado alemán. Varias de las notas originales ya no son válidas, y hemos aportado algunas.


LA CONSPIRACIÓN de BAFOMET
y el LABORATORIO del TEMOR
por Michael James
Abril de 2008



     Cómo Judíos Satánicos y el Servicio Secreto Alemán Usan el Terror Psicológico y el Asesinato para Silenciar a Patriotas Alemanes e Impedir la Restauración del Reich Alemán.

     Martina Pflock era una mujer de mediana edad que tenía altas esperanzas para su inquisitiva y vivaz hija de ocho años. Ella tenía una notable visión del futuro y, habiendo tropezado con información legalmente accesible para la gente común, pero deliberadamente obscurecida por la casta dirigente, ella compartió con otros lo que sabía y le dio esperanza a una ciudad devastada por la corrupción del gobierno. El año era 2004.

     Martina, que se sorprendió de encontrar que ella tenía un talento para hablar en público, se había encontrado puesta al frente de una campaña local en Friedrichroda, Turingia, contra el excesivo precio municipal por el tratamiento de aguas residuales y alcantarillado. Ella descubrió algo más que es fácilmente admitido por abogados constitucionalistas y de mala gana reconocido por nerviosos funcionarios gubernamentales: la República Federal de Alemania (BRD, Bundesrepublik Deutschland), ideada por las autoridades de ocupación de posguerra en el sector occidental de Alemania como una agencia corporativa de asentamiento, no diseñada para sustituír al Reich alemán pre-Hitler de 1918, después de la reunificación alemana, había expirado legalmente el 18 de Julio de 1990 a causa de un tratado internacional, sólo tres meses antes de la reunificación oficial de las Alemanias Occidental y Oriental [1].

[1] Ningún tratado de paz (Friedensvertrag) ha sido firmado alguna vez con la Alemania de posguerra. La BRD es un ilegal Estado vasallo de los judíos, todavía sometido a las penalidades de una nación ocupada.

     Ella rápidamente comprendió que los alemanes estaban viviendo en un Estado que simplemente no existía; que ninguno de los funcionarios contra los que ella luchaba tenía ningún derecho de gobernar; que sólo el Reich alemán pre-República de Weimar tenía la autoridad legal para recolectar impuestos y no la BRD, y que todas las leyes nacionales eran constitucionalmente inválidas. El pueblo alemán, si sólo ellos se enteraran de la verdad, sería libre [2].

[2] Sólo el Reich Alemán tiene la autoridad para conferir la ciudadanía.

     Mientras más aprendía ella, más descubría que los alemanes nativos habían sido víctimas de un cruel fraude: un experimento de 86 años de desarrollos políticos en base a un guión previo, de una historiografía manipuladora, y un satánico control de la mente bajo los auspicios de una rica y poderosa élite judeo-masónica. Mientras más ella comprendía la magnitud del engaño, más determinada estaba a asegurar "un futuro digno de vivir" para su hija. Y mientras más ella hablaba públicamente acerca de la matriz de poder judía, más ansioso se ponía el gobierno.

     Todos los que conocieron a Martina Pflock la amaron. Cada uno, es decir, excepto los tres hombres a los que ella amenazó con exponer como criminales en el centro de una enorme red de fraude y engaño: el fiscal del Estado Andreas Trautvetter, Christean Wagner y el alcalde socialista Klaus Henniges.

     Las élites políticas en Berlín comenzaron a entrar en pánico. Sub-repticias llamadas telefónicas fueron hechas por canales satelitales encriptados a altas horas de la noche. Algo tenía que ocurrir.

     El 2 de Noviembre de 2004, un desapasionado informe de Radio Hessen mencionó al pasar que una mujer y su hija habían muerto instantáneamente en un choque frontal con un árbol en un remoto camino rural. Su nombre era Martina Pflock. La ciudad de Friedrichroda quedó conmocionada y la gente se consolaba mutuamente en las calles mientras se angustiaba y lloraba.

     El periódico local publicó un breve reporte. Y luego siguió un apagón noticioso.


     Nadie sabía quién había estado primero en la escena del accidente porque los funcionarios dijeron que ellos no sabían. Nadie sabía exactamente cómo habían muerto Martina y su hija porque ninguna investigación fue realizada. Nadie sabía dónde estaban los cuerpos porque nadie fue informado; y nadie tuvo la posibilidad de presentar sus últimos respetos porque los cadáveres fueron apresuradamente cremados en Gotha, una ciudad casi a 50 kms. de distancia de Friedrichroda.

     Más tarde se supo que la muy temida policía secreta, la Verfassungsschutz, por lo general referida como la VS o los hombres-V, había estado vigilando a Martina y enviándole comunicaciones de que ella estaba jugando con fuego. El 24 de Octubre de 2004 una carta anónima le advirtió que su vida estaba en peligro:

     "Estimada señora Pflock [...] Usted está causando muchos problemas [...] Los teléfonos sigue sonando... una reunión de crisis sigue a otra... el gobierno estatal nos ha pedido incluso acabar con usted [...] Notamos que usted no será fácilmente silenciada, incluso por medios democráticos. [...] Y, oh sí, estamos escuchando todas sus conversaciones privadas con su abogado el señor Kupfrian. [...] Quede advertida de que el doctor Weisheit de Hessen está en pánico y pedirá ahora a la prensa que invente historias desagradables sobre usted. [...] Cuente con que la Verfassungsschutz estará vigilándola a usted todo el tiempo. [...] Usted está amenazando el bienestar financiero de ciertos políticos como el señor Trautvetter, y él está enojado [...]

     "Su demanda de reembolso de 274 millones de euros a la gente no es posible, porque dinero robado es dinero robado y no puede ser reembolsado [...] y tenemos una próxima elección. La gente se acostumbrará a ello. Ellos siempre pueden ser sobornados. Los funcionarios del gobierno saben que la BRD es ilegal y que el retorno del Reich alemán es inevitable, pero usted está empujando el bote demasiado pronto. Usted está haciendo el asunto demasiado apasionado y eso está afectando nuestro presupuesto. La destrucción de su familia es un riesgo real. No podemos permitir que usted gane. Usted puede pensar que tiene ciertos derechos, pero nosotros podemos acabar con usted simplemente en cualquier momento que queramos. Comenzaremos con los medios de comunicación. Los periodistas del TLZ [Thuringische Landeszeitung] Oliver Bauer y Kaczmarek están listos para destruírla a usted, ¡para acabar con usted!" (Carta gubernamental anónima, publicada en el desaparecido sitio das-gibts-doch-nicht.info).

     Aunque Gerhardt Jaschick, un activista de derechos humanos, intentó asegurar una investigación internacional que evitaría el sistema de justicia penal alemán, sus esfuerzos fueron ridiculizados por el Tribunal de Naciones Unidas, un organismo totalmente comprometido con la erradicación de la raza alemana.

     La mayor parte de los residentes llevó silenciosamente su pena. Luego un manto de temor descendió sobre la ciudad y surgieron sospechas de que el pueblo estaba siendo sumergido bajo una capa de electro-smog, que hoy sabemos que causa fatiga y apatía. Sin líderes, el movimiento de protesta se disolvió y Martina Pflock no fue mencionada más.

     Lysander Prull, que en ese entonces dirigía un popular sitio web anti-globalista y revisionista llamado "es-gibt-doch.nichts.org", rápidamente se puso a descargar noticias y tanto de los escritos de Martina como pudo. En Alemania, cuando los disidentes son neutralizados o liquidados, es una práctica común de los hombres-V clausurar sitios poseídos por la persona fallecida y establecer órdenes de prohibición para los simpatizantes que reproducen dicho contenido en la web. El gobierno alemán y sus superiores en Tel-Aviv temen a los muertos más que a los vivos.

     La velocidad con la cual los controladores se mueven para erradicar las memorias de héroes y heroínas locales populares del conocimiento público es realmente asombrosa, y desmiente la colocación de Alemania como una de las 20 primeras naciones sin problemas en el Índice de Libertad de Prensa [Press Freedom Index, que evalúa los países con restricciones]. Como un inglés con amplia experiencia en trabajar con periodistas alemanes, puedo atestiguar personalmente sobre la base de confesiones oficiales que, aparte de China y Corea del Norte, ningún otro país en el mundo ejerce tanto control de los medios de comunicación e Internet como Alemania.


     En efecto, la libertad de prensa disfrutada bajo los auspicios del régimen de Hitler superaba con mucho cualquier cosa tolerable en la marxista y "políticamente correcta" Alemania de hoy donde la crítica más leve a la parasitaria judería (¿conoce usted a algún judío que trabaje con sus manos?) es castigable con hasta cinco años de prisión.

     El gobierno alemán no es sólo el árbitro final de lo que puede ser publicado o televisado, sino que es la fuente primaria de lo que es permitido. En cada respecto, los periodistas alemanes, que son cobardes innatos y prostitutos analmente aceitados para cada momentáneo político alemán y sus pagadores judíos, no son nada más que artistas de la succión llenos de semen que regurgitan historias atractivas para aquellos que llenan con secreciones sus orificios, que pasan por sus labios como noticias muy importantes.

     Sé por experiencia personal cuán paranoides son las autoridades en Alemania. En 1996, en mi calidad de editor independiente de una revista de noticias en lengua inglesa, publiqué un artículo crítico de la manera en la cual el ministerio alemán de Asuntos Exteriores se estaba coludiendo con el MI6 para restringir a un disidente de África del Este que sólo quería volver a casa, y exigí la dimisión inmediata del licensiosamente corrupto ministro de Asuntos Exteriores, Klaus Kinkel. Hice aquello sobre la base de una reveladora información que ningún editor alemán de periódicos a nivel nacional había estado preparado para publicar. En ese entonces yo no sabía que estaba rompiendo tabúes y asumiendo un riesgo enorme. Si yo hubiera sabido aquello no habría hecho ninguna diferencia de todos modos. Simplemente me importa una mierda. Digo lo que quiero cuando quiero, y nadie recortará nunca mi libertad de opinión.

     Después de una hora de ser distribuído el artículo, nuestra secretaria, Verena, que tenía un sentido del humor muy inglés, fue inundada con llamadas de la Oficina de Prensa Federal. Ellos insistían en saber todo sobre mí: ¿Cuánto tiempo él ha estado trabajando en Alemania?, ¿qué edad tiene él?, ¿cuáles son sus opiniones políticas?, ¿es religioso él?.

—"¿Y qué les dijo usted?", pregunté.

—"Les dije sólo lo que sé sobre usted", contestó Verena. "Que usted es un borracho que está pasando por un divorcio muy malo".

     En un bar que nunca cerraba yo solía tomarme unos whiskies con mi fotógrafo estadounidense, un hombre gigante de Nevada, y un periodista mayor envejecido que trabajaba para el periódico nacional Frankfurter Rundschau. Lo que él me dijo fue sorprendente. Me enteré de que algunos periodistas, temerosos de agobiar a sus editores con preguntas legales, realmente telefoneaban al gobierno para averiguar si sus artículos violaban las leyes de la censura.

     La llamada de cortesía, que es todavía un hecho de la vida, está guiada por una cierta lógica egoísta. Los periodistas que son miembros con tarjeta de uno de los cuatro partidos políticos del establishment son más fácilmente promovidos. Incluso hoy, a los estudiantes universitarios que estudian casi cualquier disciplina se les aconseja que se unan a uno de esos espeluznantes grupos mafiosos gobernantes si ellos desean que les vaya bien en sus respectivas carreras u obtener financiamiento para algún proyecto de investigación.

     Los periodistas deben trabajar de acuerdo a pautas estrictas que circunscriben lo que puede y no puede ser dicho sobre los hijos de Satán y el Estado de Israel. Ellos pueden hablar de delitos que implican pornografía dura, círculos de prostitución, rapto de niños, tráfico de armas de fuego ilegales y operaciones fronterizas de tráfico de drogas; pero señalar con el dedo a Moshe el Hombre está estrictamente prohibido.


     Me acordé recientemente del servilismo robótico de los medios de comunicación ante la matriz de control judía después de la publicación en Internet de un artículo que exponía un presunto ataque "neo-nazi" contra un bloque de departamentos en Backnang, en Baden-Württemberg, como un ataque yíddish bajo falsa bandera ("Sionistas Fomentan la Guerra Racial en Alemania, Dejan Pistas", 31 de Marzo de 2008 [3]). Me puse en contacto con más de 300 editores de los medios impresos a través de toda Alemania. Ninguno contestó. Casi todas mis llamadas telefónicas fueron puestas en espera hasta que la conexión caducó. Uno me contestó personalmente, pero colgó cuando me referí a mi historia, y otro me dijo que me fuera de Alemania.

[3] http://rense.com/general81/foment.htm

     Grupos especialmente reclutados por el Mossad o por frentes sionistas tienen una larga historia de atacar a minorías y dejar a la prensa levantando el grito de "¡nazis!". Esos ataques por lo general ocurren en momentos en que los intereses judíos demandan una vigilancia aumentada de disidentes patriotas o siempre que las encuestas revelan una antipatía creciente hacia el Estado de Israel o descontento con la Unión Europea.

     En 1997 Udo Ulfkotte, antiguo editor del Frankfurter Allgemeine Zeitung, y uno de los pocos escritores en Alemania que han escrito extensamente sobre los campos de matanza del Mossad en el extranjero, declaró: "El Mossad comete actos de espionaje y asesinato en Estados Unidos tan desvergonzadamente como lo hace en Gran Bretaña, Francia o Alemania" (BND [Bundesnachrichtendienst, Servicio Federal de Inteligencia alemán] Confidential, Koehler & Amelang). Denuncias ocasionales de periodistas rebeldes u otras personas han revelado que casi todos los actos de incendio provocado dirigidos a minorías son realizados por funcionarios sionistas que luego asignan a los servicios de Inteligencia de Alemania la tarea de cargar a estúpidos skinheads el delito.

     En la tradición de Jano, consagrada por el tiempo y observada por los satanistas, de hacer la verdad conocida sólo una vez de modo que ellos puedan llevar puesta una máscara con dos rostros, estas revelaciones son un acontecimiento que es un esfuerzo inútil que desaparece rápidamente de la conciencia pública (me refiero a esto en "Muralla de Silencio: Los Sionistas Fomentan la Guerra Racial en Alemania, Parte II" [4]).

[4] http://rense.com/general81/p2z.htm

     La República Federal de Alemania (BRD) es un Estado vasallo de Israel, Estados Unidos y la City de Londres, formando esta última un nexo con los intereses bancarios de la élite y las logias masónicas en Frankfurt am Main en Alemania que actúan como conductos para el financiamiento de operaciones terroristas. La red judía Rothschild, que se extiende por todo el planeta y que promueve la opinión de que la Doctrina Luciferina que está en el núcleo del Talmud debería sustituír a todas las otras religiones en la "Era que Ha de Venir", juega un papel fundamental en la financiación del terrorismo sintético para beneficio de Israel. A pesar de mis reservas en cuanto a un hombre que paradójicamente se describe a sí mismo a la vez como judío y como cristiano (una contradicción en los términos), el perspicaz escritor Henry Makow ha establecido esa relación simbiótica entre el Judaísmo Satánico, la masónica City de Londres y el Sionismo Mundial anti-cristiano [5].

[5] Véase de Arnold Leese, Gentile Folly: The Rothschilds (1940)
http://www.jrbooksonline.com/HTML-docs/The_Rothschilds_Leese.htm

     La religión del Anticristo del judaísmo, que evita la Torá a favor del Talmud y la Kábala, y que Jesús condenó como "la tradición de los ancianos" (satánico auto-amor judío como es enseñado en la ley oral talmúdica), ha dejado su marca, muy literalmente, en cada ciudadano de la ocultista BDR. Cuando Alemania se convirtió en un Estado-nación unificado en 1871, Bismarck, un masón, se aseguró de que el "águila" alemana, que es en realidad el Fénix, se convirtiera en el emblema nacional. Una variedad de representaciones fue usada, algunas de las cuales dieron al Fénix una estructura lineal externa de acuerdo con el hexagrama, la Estrella de David.


     Los carnets de identidad alemanes, que deben ser llevados siempre por los ciudadanos de la República Federal, están grabados con el Fénix usando la tecnología de filigrana [marcas transparentes]. Además del Fénix y su Estrella de David subyacente, en el reverso se revela una imagen de Bafomet, la cabra sabática asociada con Satán [el diseño de dichos carnets fue cambiado en 2010]. El mensaje simbólico es, por supuesto, inequívoco: un nuevo orden mundial (el Fénix) surgirá de las cenizas (fábula del "Holocausto") de los judíos, el que a su vez se manifestará en la Edad del gobierno de Satán.


     Es importante recordar que los Hijos de Israel, incluyendo a los Judaítas [descendientes de la tribu de Judá] y los Judeanos [habitantes de la región de Judea], no eran la misma gente que los Judíos (idumeos), los cuales eran un pueblo mestizo cananeo que descendía de Caín y Esaú (el desposeído hermano mayor de Jacob) dedicado a la adoración de Baal y Bafomet. La moderna judería fácilmente admite esto hoy, tal como los fariseos judíos lo hicieron en el tiempo de Jesús cuando ellos le dijeron: "Nunca estuvimos en esclavitud (en la Cautividad)". Esto tiene una importancia crucial para aquellos que se consideran cristianos pero que adoran al padre de los judíos, al cual Jesús identificó correctamente como Satán. Conociendo esto, usted entenderá por qué los judíos y cripto-judíos trabajaron diligentemente para engendrar el término "judeo-cristiano", un oxímoron [contradicción en los términos] que literalmente describe a un cristiano que ha sido engañado por el vengativo Esaú para adorar a Lucifer. Buenos días, señor Hagee.

     Llamarse a usted mismo un "judeo-cristiano" es equivalente a referirse a usted mismo como un "satánico-cristiano". Eso no calza bien, ¿verdad? Pregunte a Harold Rosenthal en cuanto a quién adoran realmente los judíos [6], y luego decida por usted mismo si aquél es el tipo al que usted desea como compañero por toda la eternidad. Sólo recuerde: los Judíos (no confundir con los Judeanos o con los Judaítas) nunca estuvieron relacionados con los hebreos, Moisés, los israelitas o con el Padre Abraham.

[6] Véase la entrevista a Harold W. Rosenthal en dos partes en

     El simbolismo de la estrella ocultista de los judíos disfruta de una extendida popularidad a través de toda Alemania, y en realidad en la mayor parte de la Unión Europea, la cual presenta un círculo de doce pentagramas en su bandera. El pentagrama fue una vez el sello oficial de la ciudad de Jerusalén y, en la Edad Media, fue considerado intercambiable con la ocultista Estrella de David, la representación geométrica del número 666 (la Estrella de David es la Marca de la Bestia). Aunque haya sido desplegado de manera benigna en la práctica ritual ocultista, por lo general tiene que ver con la masonería, el satanismo y la Wicca.

     El bolchevismo, el comunismo y el socialismo internacional, todos los cuales son ideologías políticas destructivas engendradas por el judío y discípulo de Satán confeso Karl Marx, también están asociados con el pentagrama en su interpretación como una estrella roja. El renaciente Partido comunista alemán, Die Linke, que es liderado por el judío Gregor Gysi, hace un fuerte uso de la estrella roja, la cual es desplegada de manera destacada cada año en reuniones en el Berlín-Friedrichsfelde para conmemorar el "martirio" de los comunistas judíos Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht, los cuales fueron muy correctamente ejecutados por tratar de organizar una revolución violenta. Lo que efectivamente vemos en tales reuniones son Goyim (no-judíos, animales, según el Talmud) adoradores de los judíos.

     Sin embargo, para los sionistas, ya sean judíos que promueven el comunismo global o judíos que promueven el neo-liberalismo global, el pentagrama es sólo otro símbolo útil en su panoplia de armas psicológicas para ser desplegadas contra los Goyim (no-judíos, animales), particularmente contra los despreciados alemanes. La estrella de cinco puntas, el símbolo del humanismo (Goyismo) actúa de manera subconsciente para recordar a la especie humana que ella está incompleta y que no puede esperar nunca alcanzar los atributos del judío, simbolizado por una estrella de seis puntas. Para citar a Menájem Begin, el antiguo terrorista y Primer Ministro israelí [7]:

     "Nuestra raza es la Raza Superior. Somos dioses divinos en este planeta. Somos tan diferentes de las razas inferiores como ellas lo son de los insectos. De hecho, comparadas con nuestra raza, las otras razas son bestias y animales, ganado a lo sumo. Las otras razas son consideradas como excremento humano. Nuestro destino es gobernar sobre las razas inferiores. Nuestro reino terrenal será gobernado por nuestro líder con una vara de hierro. Las masas lamerán nuestros pies y nos servirán como nuestros esclavos".

     En efecto, señor Begin. Pero no se queje cuando Jesús inserte aquella vara de hierro tan profundamente como su recto pueda admitirla.

[7] Dichas frases, que han sido falsa y extensamente atribuídas a Begin, aparecen al inicio del artículo de Texe Marrs "All Hail the Master Race" del 20 de Noviembre de 2003, entre comillas y sin ninguna referencia de su origen, constituyendo una especie de ejemplificación y resumen del pensamiento judeo-talmúdico.
http://www.texemarrs.com/112003/jewish_master_race.htm

     A menudo surge la pregunta de por qué los líderes políticos de los Goyim, como Angela Merkel, que no son judíos, deberían comprometerse con el sionismo y la consiguiente subyugación de sus propias naciones y la devaluación de su propia clase racial. Aparte de la cuestión del chantaje personal, chantaje no personal (incluyendo el chantaje nuclear expresado por judíos como Martin Crevald, que han amenazado con atacar con armas nucleares ciudades europeas si Israel no es obedecido), soborno y el antiguo buen temor a los judíos, la mayoría de los líderes nacionales (en particular en Occidente) cooperan con la maligna agenda supremacista de los judíos porque ellos creen en ella.

     La propia Merkel, en apariencia la desaliñada vieja querida que tiene una sonrisa de niña, es el retrato mismo del mal, no porque ella sea una psicópata innata al estilo de George Walker Bush, sino porque, teniendo un trasfondo cristiano y conociendo la verdad, ella activamente eligió una carrera en el Partido Comunista de Alemania Oriental (SED, Sozialistische Einheitspartei Deutschlands) y demostró para la causa sionista su flexibilidad de "candidata manchuriana" [8] cuando ella se convirtió en una demócratacristiana convencida de la noche a la mañana sólo horas antes de que el viejo régimen colapsara. En términos esotéricos, Angela Merkel, en común con Tony Blair, Bush II y el igualmente demoníaco Nicolas Sarkozy, los cuales adoran al mismo dios que los judíos, es una "walk-in", un cadáver vacío listo para ser llenado con la clase correcta del espíritu transitorio, al que podemos referirnos como el Spiritus Mundi (el destructivo Zeitgeist del fin de los tiempos).

[8] NdelT: Candidato manchuriano (de la novela The Manchurian Candidate) significa un agente "dormido" que ha sido lavado de cerebro para trabajar involuntariamente para alguna facción, un esclavo controlado mentalmente. Pero significa también alguien que públicamente apoya algo pero siendo en realidad de la tendencia contraria y que apoya en la práctica a esta última, es decir, una marioneta de un poder enemigo.

     Mientras Angela Merkel esta semana (Marzo de 2008), en un obsceno espectáculo de sumisión gratuita y aduladora, se inclinó ante el Estado bandido de Israel, una "nación" nacida en un mar de sangre y construída sobre los cadáveres de palestinos asesinados y profanados naranjales centenarios, la gente de Alemania, en privado, o en cafeterías y tabernas locales entre confiables amigos y vecinos, hervía con una rabia apenas reprimida.

     Mucho se ha escrito sobre la indecente y vergonzosa estadía de la Merkel en Israel, casi todo repugnantemente zalamero, a excepción de artículos redactados por furiosos escritores de Internet (vea mi artículo "Alemanes Enfurecidos por el Rastrero Espectáculo Goy de Merkel", 21 de Marzo de 2008 [9]). Pero ningún periodista de los que escriben en la corriente principal del pensamiento público intentó preguntar por qué esa mujer había comprometido eternamente a una raza entera de seres humanos nobles e infinitamente superiores, al servicio forzoso de un ilegal régimen de apartheid micro-manejado por despreciables insectos llenos de odio.

[9] http://rense.com/general81/goyshow.htm

     La razón primaria de tales actos de traición es conseguir la privilegiada inclusión en las filas de la judería misma mediante la masonería y, por lo tanto, conseguir un asiento supervisor en primera fila en el circo del Armagedón. Como ya se dijo, no hay absolutamente ninguna diferencia entre satanismo, sionismo, judaísmo y masonería, aunque muchos académicos generosamente pagados y expertos de Internet no estén de acuerdo por motivos mejor conocidos por ellos y sus titiriteros. En su infame obra "Moral y Dogma", el Gran Mago de la masonería sionista Albert Pike declaró inequívocamente que todos los masones, desde el primer grado hacia arriba, eran "como judíos" al participar en la reconstrucción del templo de Salomón (un edificio que nunca existió pero que sirve como una metáfora para el Nuevo Orden Mundial a ser administrado desde Jerusalén).

     El rabino Isaac Wise (1819-1900) fue más allá al decir: "La masonería es una organización judía de la A a la Z. Su historia, sus exigencias, sus filas, sus grados, sus contraseñas o palabras secretas, todas sus descripciones, excepto algún grado secundario y unas cuantas palabras en los juramentos, son judíos" (The British Journal, 30 de Abril de 1965). Para los Goyim, la judeo-masonería proporciona una ruta expedita para habitar dentro del Spiritus Mundi (Satán) que todos los judíos experimentan al nacer en virtud de que son "divinos".

     Lo más notable de todo es que los líderes del Occidente anteriormente cristiano compran fácilmente el argumento kabalista de que el presunto "Holocausto" de los judíos fue un cumplimiento exacto de la escritura de la Torá. La crucifixión de los judíos por parte de los Goyim —argumentan esos pervertidos— sobrepasa con mucho el significado sacrificialmente redentor del asesinato de Jesucristo, quien, como los judíos saben profundamente dentro de sus negros corazones, era un dios. Sólo los judíos pueden matar a un dios y reírse de ello.

     Los kabalistas sostienen que el que mata hereda los mejores rasgos (la esencia) de aquel al cual ha matado, y fue esa clase de enseñanza la que inspiró entre los judíos el fetiche del asesinato ritual y la bebida de sangre cristiana. Es una largamente aceptada tradición de pensamiento entre los judíos de todas las denominaciones el que el "pueblo judío" representa al Dios viviente en la Tierra. Mientras más sangre no-judía pueda ser derramada en nombre de esa entidad, más mendazmente poderosa llega a ser dicha entidad. Muy claramente, los judíos y sus guerras están diseñados para satisfacer la sed de sangre de su dios del santuario interior, Baal-Bafomet, el cual definitivamente no era el Padre de Jesucristo.

     Alemania disfruta de una reputación como una nación democrática que aparentemente respeta y respalda los derechos humanos. Pero déjeme asegurarle que, después de 16 años de intenso estudio de los mecanismos internos de la satánica mentalidad operativa de la República Federal de Alemania, nada puede estar más lejos de la verdad. Los funcionarios alemanes y sus secuaces sionistas asesinan a los disidentes con cínica impunidad y luego imponen rigurosos apagones informativos que cierran toda la discusión del asunto. El actual Estado alemán, representado por el marco constitucionalmente ilegal de la BRD (que dejó de existir en 1990), es uno de los Estados vasallos más malvados de la anti-humana abominación sionista que trabaja para esclavizar a todos los no-judíos en un dictatorial Nuevo Orden Mundial [10].

[10] La República Federal de Alemania (BDR) no es el Estado alemán sino una ilegal agencia corporativa que expiró en 1990.

     Los servicios alemanes de Inteligencia (BND), la Verfassungsschutz (los temidos hombres-V), y sus psicopáticas cohortes que trabajan para el Mossad israelí y las unidades de asesinato Kidon, destruyen rutinariamente las vidas de intelectuales alemanes que representan una amenaza para su hegemonía sionista. Uwe Barschel, Jürgen Möllemann y Martina Pflock representan sólo a algunas de sus víctimas, aunque cientos más han sido malogrados en "accidentes" inexplicables o han visto sus reputaciones destruídas por groseras campañas mediáticas y asaltos brutalmente calumniosos como se ha visto muy recientemente en la difamación de la eminentemente brillante Eva Hermann y el cardenal Meisner.

     Incluso gente que trabaja de manera independiente, como yo mismo, se encuentra puesta en la mira por campañas de operaciones negras de desinformación y difamación. Una vez que usted está en la lista negra del gobierno, suceden cosas malas. Si usted está auto-empleado, los clientes y los proveedores de largo tiempo dejan de telefonear. Si usted es un empleado de jornada completa, usted puede esperar la degradación o el despido debido a la "reestructuración de la empresa", y nunca se da ninguna explicación en cuanto a por qué sus circunstancias han empeorado. Cuentas telefónicas enormemente infladas, y falsificadas demandas de impuestos que no pueden ser cuestionadas en ningún tribunal, se encargan del resto, lo que a menudo conduce al suicidio a los que las reciben. Tal es la maligna influencia de control del Judaísmo Satánico en una tierra que una vez estuvo libre de su pestilente cáncer.

     Sólo dos años después del brutal asesinato de Martina Pflock, Lysander Prull, habiendo recibido innumerables amenazas de muerte por denunciar a los escuadrones de la muerte judeo-masónicos que mantienen un régimen de temor y conformidad de parte de la Matriz judía de Poder, y por identificar claras evidencias de un asesinato judeo-masónico, finalmente abandonó su campaña para diseminar la verdad y huyó por su vida a Sudamérica.

     Hay una fuerza horrible e invisible que es percibida por muchos en la ilegal BRD-Alemania, y su intención es la destrucción del estilo de vida y los valores alemanes una vez asociados con una de las mejores culturas que han bendecido al mundo.

     En Alemania es particularmente difícil distinguir entre la secta de secreto y asesinato de los hombres-V, la judeo-masonería, el sionismo, el judaísmo, el judeo-cristianismo y el satanismo; y la razón de eso es muy simple: ellos son todos lo mismo, representaciones intercambiables de lo que deberíamos llamar correctamente la satánica Matriz de Poder judía.

     Esa matriz está incrustada en cada aspecto de la vida alemana. Un virus que se auto-reproduce ha debilitado la inmunidad intelectual y espiritual de casi todos los alemanes ante las mentiras y los falsos paradigmas. Ella es transmitida a los niños desde su nacimiento, programada para desfigurar su única belleza e individualidad dada por Dios, hasta que ellos finalmente crecen con un pensamiento dañado y circuncidado que los hace tan distorsionados en su visión del mundo como los propios judíos mentalmente enfermos.

     Unos cuantos aprenden la verdad y toman el antídoto. Pero si ellos tratan de compartir la medicina con otros, la mentalidad de colmena del sistema viral distribuído masivamente se activa para destruír al sanador.

     Hace muchos años, un patriota alemán una vez me dijo: "Nadie sabe cuántos alemanes singularmente talentosos han sido destruídos porque ellos dijeron la verdad sobre los judíos, pero puedo decirle que tenemos a los taxistas mejor educados del mundo".

     En ese entonces descarté sus comentarios como excéntricos, pero 14 años más tarde, habiendo en realidad sufrido yo mismo debido a mi falta de disposición para dejar que una mentira quede incontestada, puedo confirmar sin dificultad que miles de brillantes estudiantes, científicos, escritores, historiadores, artistas, atletas, profesores, abogados y doctores han visto sus vidas arruinadas porque las puertas ya no se abren para ellos.

     ¡Pero, espere! Si usted piensa que (Mel) Gibson ha sido tratado injustamente, usted no ha visto nada aún. Considere el caso del historiador y escritor ganador del Premio Nóbel Aleksandr Solzhenitsyn. Los judíos han estado atacando, difamando y tratando brutalmente la reputación del firmemente cristiano Solyenitsin durante aproximadamente cuatro años hasta ahora. Pero a diferencia del caso de Gibson, los controlados medios de comunicación de manera calculadora rechazan reportar aquello. Solyenitsin es la víctima desdichada de cuyo brutal azotamiento mental y golpiza emocional el mundo no sabe nada.

     La gente que piensa que vive en el mundo libre no tiene idea de lo que es existir como un ser humano totalmente consciente y despertado en la constitucionalmente ilegal BDR, aunque usted podría comenzar leyendo a Alexander Solyenitsin y su relato de vida como un disidente sometido a un intenso hostigamiento y tratamiento psiquiátrico forzado por ser lo bastante loco para cuestionar la "verdad obvia" del marxismo.

     Luego considere al joven genio científico Germar Rudolf, que fue obligado a huír de su propio país y a convertirse en un extraño para su familia, sus amigos y sus colegas porque él no pudo hacer cuadrar sus conclusiones con la "verdad obvia" de la ideología del "Holocausto", siendo deportado desde Estados Unidos a Alemania por "delitos de pensamiento" en Noviembre de 2005, y condenado a prisión por sus escritos (como los publicados en su sitio web) acerca del "Holocausto".

     ¿Debió Germar haber dicho: "Aunque no he encontrado ninguna prueba de que el Zyklon-B fue usado en Birkenau para matar a judíos que habían muerto muy evidentemente de tifus, yo tendré que quebrantar las reglas y la ética de mi profesión e incluír una mentira en mi informe de modo que yo evite el castigo?". ¿Qué clase de gobierno malvado y demoníaco es el que anima a un honesto hombre de ciencia a mentir para salir de su encarcelamiento, aunque él haya jurado decir la verdad?.

     El turista ocasional no observará nada de esto. Él pensará que los alemanes son libres, ya que en efecto a la mayor parte de los alemanes les gusta creer que ellos lo son, y que viven en una democracia, protegida por el imperio de la ley. Tal es el poder de la televisión y de la naturaleza insidiosa de la propaganda judía.

     Cada año, alrededor de 105.000 alemanes, la mayor parte de ellos jóvenes y talentosos, dejan la tierra de su nacimiento para comenzar una nueva vida en otra parte. Eso es la pérdida de un alemán nativo productivo cada cinco minutos. Más de un tercio de las mujeres alemanas ha rechazado la maternidad. Entre los profesionales, sobre todo los profesores, la proporción es de un 60%. Alemania está muriendo, y los traidores en Berlín están exultantes de alegría.

     Los agentes de este diabólico complot tienen nombres reales y domicilios reales. Según "N. HZZ", el anónimo autor del muy vendido libro "Der Anschlag", él mismo una víctima de una operación de castigo del Mossad, los hombres que engendran las operaciones de terrorismo que persisten hasta este día tienen su sede en el distrito de Köln-Düsseldorf-Wiehl. Sus nombres son Lothar Harold Schulte (financista del Mossad e intermediario de los hombres-V), Denis Lindenberg (un falso infiltrado "patriota" del NPD [Nationaldemokratische Partei Deutschlands] y un hombre-V con conexiones con el Mossad) y Jürgen Jacobi (jefe de la oficina del Mossad en Alemania hasta 1996 y todavía activo en crímenes de abuso satánico ritual).

     El ilegal gobierno alemán de la BRD, que dejó de existir como una entidad constitucionalmente viable después de la reunificación alemana y que persiste en el desplazamiento de la legalmente válida hegemonía del legítimo Reich alemán, ha puesto en práctica sistemáticamente los objetivos dispuestos en los Protocolos de Sión acerca de "etiquetar" al pueblo alemán como esclavos del dios judío, Bafomet. Todos los carnets de identidad alemanes están grabados con la imagen de Bafomet, él mismo una descripción figurativa de la maligna Estrella de David. Las autoridades han admitido que las nuevas tarjetas de salud y los planeados chips biométricos, sin los cuales ningún alemán puede comprar ni vender, también representarán la imagen de esa bestia.

     Pero el centro no puede sostenerse, ya que como millones de alemanes están comenzando a despertar ante el hecho de la traición de sus amos sionistas y traidores en Berlín, una revolución nacional patriótica ya está en perspectiva. Ciertamente espero ver a aquellos responsables del dolor causado a alemanes de buen corazón balancearse como maniquíes sin vida de cada farol en el país.

     Sólo tres días antes de que ella fuera asesinada, Martina Pflock escribió su última entrada en su diario:

     «Durante años, valerosos alemanes han sufrido injusticias intolerables a manos de jueces y abogados de la BRD. Incluso yo he sido advertida de que ha llegado el tiempo en que seré criminalizada y asesinada. Desde que comencé a hacer una campaña contra el fraude de las aguas de alcantarilla, toda suerte de intrigas han sido puestas en juego, y sé muy bien quiénes son los oscuros jugadores.

     «Si la verdad emerge, habrá una guerra civil en nuestra hermosa Alemania. Cada político debe abandonar nuestro país inmediatamente, simplemente porque ellos han traicionado y a sabiendas han mentido a la gente durante muchos años. Y mi pueblo no es, como creen algunos políticos, de ninguna manera estúpido, sino simplemente demasiado inclinado a creer que vivimos en una democracia. ¡Ellos son simplemente gente honesta y buena, como siempre lo han sido!.

     «Sin embargo, durante más de 60 años hemos sido bombardeados por una mentira colectivamente dañina de que debemos pagar para siempre por un engaño propagandístico, y por toda la eternidad hasta que el pueblo alemán haya sido totalmente destruído: una certeza en sólo unas pocas generaciones. Mientras tanto, no es ningún secreto que el sistema capitalista occidental ya ha colapsado. Sin embargo, la verdad, la única verdad que siempre permanecerá victoriosa, nunca será vencida. Por eso ellos tienen la intención de matarme del mismo modo en que ellos asesinaron a Möllemann: una muerte "accidental".

     «Esto es inevitable, ya que la verdad acerca de la inexistencia del Estado alemán (la BRD) no es la menor razón para el comienzo de una guerra [civil]. Lucho por mi hija, a quien amo con todo mi corazón. Le doy mi vida, y por eso ellos seguramente me matarán».


     No olvidemos nunca el asesinato de Martina Pflock y su joven hija, o las muertes y difamaciones de cientos de patriotas alemanes que han exigido la abolición del ilegal Estado de la BRD y la restitución del honorable Reich alemán.

     El tiempo para la justicia, un salario mínimo, una verdadera Constitución y una revolución nacionalista ya se ha tardado mucho. Usted me encontrará, un simple inglés de 48 años, directamente a la cabeza de la multitud y encima de la primera barricada a la vista.

     ¿Dónde estarán ustedes, mis camaradas alemanes?.–



No hay comentarios:

Publicar un comentario