BUSCAR en este Blog

jueves, 22 de junio de 2017

Michael Bradley - La Genética Neanderthal en la Historia



     El siguiente texto cuya traducción ofrecemos es un interesante capítulo del libro "The Jesus Voyage" (2003) de Michael Bradley (michaelbradley.info). Su autor, entre diversas noticias y datos que entreteje para componer un cuadro coherente que ilustre sus principales tesis históricas, recalca aquí el dominante componente genético de ciertas culturas que se ha manifestado como una conducta desbalanceada producto de carencias y defectuosos enfoques y conceptos psíquicos, que ha conducido al mundo casi al caos hasta ahora. Reitera además su hipótesis de base de que dichas culturas se remontan, en último término y hasta donde se conoce, a la raza Neanderthal de la Humanidad, caracterizada de la manera que se verá. Hay que señalar que el planteamiento del señor Bradley es un arma que corta con sus dos filos, por lo que hay que sacar conclusiones con cuidado, siendo el conjunto, a pesar de todo, bastante novedoso y coherente.


La Genética en la Historia y la Religión Occidentales
por Michael Bradley, 2003



     En dos libros, The Iceman Inheritance (1978) y Chosen People from Caucasus (1992), he sostenido que hubo también un componente crecientemente genético en la inmensa pero evasiva diferencia cultural que marca el límite entre el así llamado "Mundo Antiguo" del Mediterráneo y la llamada "Era judeo-cristiana".

     Los hebreos invadieron Palestina aproximadamente en 2000-1700 a.C., o así piensa la mayor parte de los estudiosos, como parte de la migración de los hicsos hacia el Sur desde la región montañosa del Cáucaso. Hasta tan recientemente como 1997, sin embargo, nadie (incluído yo mismo) podía hacer ninguna sugerencia constructiva o sensible en cuanto a por qué las tribus del Cáucaso que vivían alrededor del Mar Negro deberían haber decidido de repente emigrar desde sus patrias presumiblemente "originales". Pero dichas migraciones ciertamente ocurrieron y ellos inundaron la moderna Turquía, Iraq, Siria, Líbano, Israel-Palestina e incluso parte de Egipto como "hititas", "mitanios", "hurritas", "hicsos" y "hebreos". Pero en 1997 fue publicado "Noah's Flood" por los oceanógrafos de la Universidad de Columbia Walter Pitman y William Ryan. Su masiva presentación de pruebas diversas colocó más allá de cualquier sombra de duda científica el hecho de que la cuenca del Mar Negro había sido inundada en 5600 a.C.


     Durante la última "Época Glacial", el actual Mar Negro había sido un lago de agua dulce bastante grande del tamaño del lago Ontario (aproximadamente 12.500 kms² de área). Pero con el final de la "Época Glacial", aproximadamente en 11.500 a.C., los casquetes polares más grandes de dicha Era comenzaron a derretirse y el nivel del mar del mundo comenzó a elevarse. Después de aproximadamente 6.000 años de derretimiento glaciar, o alrededor de 5600 a.C., el nivel del mar se había elevado en 90 metros por todo el mundo y eso fue suficiente para que el Mediterráneo irrumpiera sobre el actual Bósforo como cascada hacia abajo en la cuenca del Mar Negro. Como hemos visto ya en el Atlántico, ese mismo aumento de 90 metros del nivel del mar mundial inundó los montes submarinos [mesetas sumergidas] llamados "Platón" y Atlántida" y también inundó progresivamente el grupo de islas de la costa de Bretaña una vez conocida como la región "Lyonesse".

     Con agua salada vertida abajo en la cuenca del Mar Negro a razón de aproximadamente el equivalente de 200 cataratas de Niágara durante casi dos siglos, la fértil tierra de estepa alrededor de los amplios márgenes del antiguo lago fue inundada a un ritmo de aproximadamente 1,5 kilómetro por día, hasta que el actual Mar Negro ahora salado alcanzó el nivel mundial del mar, su actual área de aproximadamente 440.000 kms² y su actual profundidad media de aproximadamente 460 metros.


     La arqueología submarina actualmente en progreso por parte del famoso equipo de Ballard que encontró al Titanic, usando cámaras de televisión remota y también recuperando artefactos del fondo del mar, ha demostrado ya concluyentemente que los márgenes del antiguo lago habían estado muy densamente poblados antes de la inundación. El fondo del Mar Negro está lleno de numerosas casas y vivendas granjeras hechas de madera. Los antiguos habitantes alrededor del lago y la evidencia de restos esqueléticos muestran que ellos tenían marcado rasgos físicos Neanderthal, y que tuvieron que huír por sus vidas cuando sus antiguos prados desaparecieron bajo una inundación gradual pero inexorable de agua salada del Mediterráneo. Esa gente era principalmente pastores de ovejas y caballos. Hicsos significa "reyes pastores" e Hi-bi-ru aparentemente significa pastores menores en la antigua lengua egipcia.

     Esos particulares pastores, sin embargo, no podían haber sido muy cordiales y tolerantes. Las montañas del Cáucaso eran el último refugio de la variante o "raza" genética de gente Neanderthal, porque el clima glacial al cual los neandertales se habían adaptado persistió en la región del Cáucaso después de que la última "Édad del Hielo" se había terminado en otras partes en Europa y Asia Occidental. Eso era debido a la altitud media relativamente alta por encima del nivel del mar de esa montañosa región del Cáucaso.

     Las estribaciones alpinas y las montañas de los Balcanes fueron también una especie de refugio para los Neandertales europeos, y ellos son recordados como los trolls y los gnomos del folklore europeo. De este modo, los neandertales más puros deben haber permanecido en las montañas más altas de Europa hasta tiempos relativamente recientes. Pero las montañas del Cáucaso y el complejo revoltijo de los montes Tauros, Zagros y Elburz que salen de ellas fueron el refugio más grande y el más recientemente existente de los neandertales.

     Si neandertales puros aún existen o no, es un asunto muy polémico. Desde los años '50 los antropólogos han aceptado que algunas poblaciones locales en las regiones montañosas de Europa (los Apeninos de Italia, el Macizo Central de Francia, los Balcanes, etc.) estaban muy cerca de ser "neandertales" para todos los objetivos prácticos. Algunas poblaciones del Cáucaso y otras sierras del Medio Oriente todavía exhiben características esqueléticas Neanderthal más extremas que el "espécimen tipo", el Neanderthal francés, datado aproximadamente de 50.000 a.C. Es ahora "políticamente incorrecto" incluso sugerir tal cosa.

     De la cultura y la sociedad Neanderthal ya ha sido mostrado que eran muy agresivas y xenofóbicas hacia cualquiera que fuera diferente de ellos en cultura o aspecto físico. Hay motivos teóricos y también evidencias culturales/religiosas concretas que indican que la gente "fuertemente neandertaloide" tiene un modo de pensar anti-feminista y tiende a adorar dioses masculinos del cielo, no femeninas Madres de la Tierra. La evidencia es demasiado compleja y demasiado especializada para abarcarla en este anexo, y sólo puede ser mencionada (si es mencionada en absoluto) en un libro sobre "El Viaje de Jesús".

     Pero existe una característica Neanderthal que no es compartida por ninguna otra población humana viva o fósil. Esto debe ser explicado al menos superficialmente si debemos entender la civilización occidental, y puede tener también importancia crucial para un entendimiento de la historia religiosa del mundo occidental. Aunque literalmente docenas de lugares de cavernas y refugios en rocas de los neandertales de la "Época Glacial" hayan sido excavados e investigados, ni una sola pintura rupestre Neanderthal ha sido encontrada alguna vez.

     Aunque ellos eran de cerebros grandes e "inteligentes", su inteligencia no era artística o creativa de un modo visual. Esto hace de la inteligencia y la orientación mental de los neandertales algo considerablemente diferente de todas las otras poblaciones humanas ancestrales.

     Puede haber una razón evolutiva para eso. La National Geographic (Septiembre de 2002) reportó que muchos restos esqueléticos de un homínido similar al Homo habilis había sido bastante sorprendentemente descubiertos en las montañas del Cáucaso de la antigua república soviética de Georgia. El Homo habilis era antes conocido sólo de Africa Oriental y datado de hace aproximadamente 1 a 3 millones de años. Algunos rasgos de esos huesos, principalmente las mandíbulas inferiores, me parecen muy similares en algunas características a las típicas mandíbulas Neanderthal. Los neandertales pudieron, por lo tanto, haber evolucionado a partir de ese temprano homínido. Se piensa que el Homo habilis era "humano", ciertamente, pero no la rama del género Homo que evolucionó como la Humanidad presente y moderna.

     Aunque haya actualmente mucha controversia al respecto, los neandertales fueron clasificados alguna vez como "Homo sapiens neanderthalis", es decir una "raza" o subespecie separada de la Humanidad moderna, el "Homo sapiens sapiens". En estos días, sin embargo, no es correcto sugerir que haya "razas" genéticas físicamente identificables de la Humanidad con características mentales y emocionales diferentes, lamentablemente. Sin embargo, el artículo de la National Geographic al menos sugiere que la antigua perspectiva "políticamente incorrecta" era probablemente "fácticamente correcta" después de todo: los neandertales pueden haber venido de otro tipo de "Humanidad".

     Los neandertales pudieron no haber sido capaces de dibujar o pintar, pero ellos estaban, sin embargo, obsesionados por los números. Tal como el "Conde" de la serie Plaza Sésamo [count = "conde" y "contar"], ellos no podían sino contar y enumerar cosas. La primera evidencia humana conocida de "vivos factorizados por el tiempo" son los registros Neanderthal de fases lunares (o ciclos menstruales) rasguñados en huesos que datan de aproximadamente 50.000 a.C. Aquello precede a las famosas pinturas rupestres de Europa Occidental en aproximadamente 20.000 años.

     Alexander Marshack en su libro Las Raíces de la Civilización (1961) ilustró muchos ejemplos de notaciones numéricas Neanderthal y mostró que ellas fueron tan importantes para el desarrollo de la civilización como la inteligencia "artística" de los pintores de cavernas de Europa Occidental. De hecho, como demostró Marshack, la inclinación Neanderthal a jugar con números fue probablemente más importante para el desarrollo de las matemáticas, la agrimensura, la física, la ciencia y tecnología que la capacidad artística de Europa Occidental.

     En términos de un impacto cultural fácilmente visto y probado sobre la Civilización Occidental, esto significa que aún es posible dibujar una línea en un mapa desde aproximadamente el límite polaco-alemán en el mar Báltico, hasta el límite italiano-"yugoslavo" (ahora Croacia, pienso) en el Adriático. Usted encontrará que los artistas reconocidos de categoría mundial generalmente nacieron al Oeste de la línea, mientras que un número desproporcionado de matemáticos, físicos, músicos y compositores de fama mundial vivieron al Este de esa zona. La música es, por supuesto, una apreciación de proporciones numéricas expresada en sonido.


     Esa línea es también el límite que separa a los buenos jugadores de ajedrez de los obsesivos, y que también separa el muy extendido tamaño EEE de zapatos masculinos de Europa del Este de los pies masculinos más estrechos del Oeste. Los zapatos de tamaño EEE no son normalmente fabricados al Oeste de la República Checa de hoy. Los Neandertales tenían pies muy anchos, un amplio "índice plantar".

     Esa línea era "más verdadera" antes de 1800 que hoy, por supuesto. Dos siglos de viajes relativamente rápidos y baratos han permitido que la gente se haya intercasado y mezclado sus genes. Sin embargo, incluso ahora (Febrero de 2003) dicha línea permanece al menos aproximadamente válida.

     He sugerido en varias escritos, incluyendo "The Iceman Inheritance" y "Chosen People from the Caucasus", que los neandertales deben haber sido fascinados por el número "Uno" o 1. Él es la diferencia repentina entre nada y algo. "Todo" lo que existe puede ser visto como múltiplos de "Uno", pero sin "Uno" no hay nada. He sugerido, por lo tanto, que la gente neandertal y "altamente neandertaloide" tenía una tendencia "innata" o genética hacia el monoteísmo, la concepción de sólo Un Dios que creó "Todo". Y, porque ellos por lo visto no podían presentar nada visualmente, ese dios único "neandertal" habría sido una entidad totalmente abstracta. Y también, simplemente porque ellos no podían dibujar o pintar muy bien y no valoraban ni respetaban aquella capacidad, los neandertales y la gente "altamente neandertaloide" habrían tendido a haber visto el arte figurativo de otros pueblos, en particular el arte religioso, como blasfemia e "idolatría".

     De este modo, al resumir las características neandertales, tenemos una muy alta inteligencia numérica y lógica, una alta agresividad, dominio masculino, anti-feminismo, xenofobia, materialismo (si usted puede contar algo, aquello es real) y una propensión hacia el monoteísmo como rasgos mentales Neanderthal. Todo eso permanece como las tendencias mentales de poblaciones "altamente neandertaloides".

     La Gran Inundación del Mar Negro de 5600 a.C. hizo que los hicsos y hebreos treparan por las montañas costeras de la moderna Turquía y de la república de Georgia y viajaran por el valle del Éufrates. Eso los condujo, finalmente, a Sumeria. Aquélla no era una migración intencionada  hacia un destino conocido. Las montañas Taurus y del Cáucaso habían aislado a esa gente del mundo exterior, y es muy improbable que ellos supieran algo sobre las ciudades de la civilizada Sumeria. Al menos no se ha descubierto hasta ahora ninguna prueba de un contacto cultural entre el Cáucaso y Sumeria antes de aproximadamente 3000 a.C.

     Esas ciudades habían sido fundadas por representantes de la antigua civilización europea adoradora de la Diosa llamada la "cultura Ubaid" por los arqueólogos, en algún momento alrededor de 8000 ó 7000 a.C. mientras estaban en camino hacia la India. Los refugiados del Mar Negro simplemente se trasladaron lentamente por el valle del Éufrates en la medida que lo dictaba la disponibilidad de pastizales para sus rebaños. Ellos alcanzaron las cercanías de Ur en Sumeria aproximadamente hacia 3000 a.C. Aproximadamente hacia 2000 a.C. ellos cruzaron Siria en dirección a Palestina. Hacia 1700 a.C. ellos habían invadido la parte Nororiental del Delta del Nilo en Egipto (adyacente a Palestina y llamada "Gosén" en la Biblia).

     Los arqueólogos pueden remontar aproximadamente y datar esa migración gracias a un rastro de huesos de caballos domesticados. Esa gente del Cáucaso había domesticado a los caballos salvajes de la "Era del Hielo", los "tarpanes", que perduraban en las estepas. El primer esqueleto de caballo domesticado hasta ahora descubierto en el antiguo Egipto data de aproximadamente 1650 a.C. en el Delta de Nilo, dando a los arqueólogos una fecha aproximada para la llegada de los hicsos y asociados hi-bi-ru allí.

     Esa ocupación cuasi-militar puede ser la verdadera razón de por qué las tribus hebreas residieron en el Noreste de Egipto durante un tiempo (la Biblia es confusa sobre la duración de su residencia en "Gosén"... ¿cuatro siglos o cuatro generaciones?). Para completar la historia, esos hicsos y hebreos fueron expulsados de Egipto entre 1550 y 1350 a.C. por una contraofensiva lanzada por los príncipes egipcios de Tebas. Esa contraofensiva fue inicialmente conducida por Ahmose I, y su éxito fundó la XVIII Dinastía y comenzó el llamado "Reino Nuevo" del antiguo Egipto. Después de 200 años de enfrentamientos esporádicos, la expulsión de Egipto de los odiados "pastores" asiáticos fue finalmente completada. Dicha expulsión final parece haber sido el Éxodo de la Biblia.

    Después del Éxodo, el Antiguo Testamento de la Biblia presenta amplios testimonios de la agresión de los hebreos hacia tribus vecinas, de su absoluta certeza de moralidad si ellos servían a su dios. "Él" era el único "dios verdadero" en un gran mundo lleno de muchos otros pueblos y culturas que tenían sus propios dioses y diosas.

    La Biblia también ofrece amplios testimonios del hecho de que las mujeres tenían muy pocos derechos sociales o religiosos en la sociedad hebrea. Las heroínas hebreas de la Biblia son, casi sin excepción, mujeres que se sacrificaron sexualmente para atacar a enemigos a fin de ganar alguna ventaja para los israelitas. Ése era el servicio más alto que se podía concebir que las mujeres realizaran entre los hebreos.

     El Antiguo Testamento también registra el hecho de que muchos hebreos tempranos retenían marcados rasgos físicos Neanderthal de su origen en las montañas del Cáucaso. El peludo Esaú es conocido por la mayor parte de los lectores de la Biblia, pero lo que la mayoría de ellos no sabe es que Esaú no era único. Personas de tipo Esaú eran muy comunes entre la población hebrea temprana. Según los comentaristas hebreos más tempranos, había bastantes "Esaúes" para disputar el liderazgo de Jacob sobre las tribus israelitas. El Levitecus Rabba, la obra exegética más antigua en hebreo, llama a esa gente "los destructores, los hijos de Esaú" y el Zohar dice que ellos eran "la bestia dentro de Israel" que tenía que ser erradicada.

     Los hebreos bíblicos deben haber provenido originalmente desde alguna fuente extremadamente concentrada de linaje genético Neanderthal atrás en su antigua patria del Cáucaso. Pero, lamentablemente, no se conoce lo suficiente sobre poblaciones humanas tempranas en esa área como para señalar la probable localización geográfica de los antepasados de los hebreos. Pero los muchos "Esaúes" del Antiguo Testamento y de los que se comenta en obras exegéticas antiguas indican ese grado extremo de material genético Neanderthal en las tribus "israelitas".

     Otra característica de la cultura hebrea también da testimonio de lo mismo. De todos los tempranos pueblos o "naciones" conocidos de Europa y Asia Occidental, sólo los hebreos bíblicos realizaron un esfuerzo concertado para establecer (o retener) una Divinidad dominante exclusivamente masculina en su también único monoteísmo. Aunque ellos aparentemente sufrieron frecuentes apostasías de al menos parte de su gente que se inclinó a la idolatría y que incluso adoró a las diosas de naciones vecinas, la corriente principal del judaísmo permaneció fiel al Dios Único. Y Él era comúnmente conocido como Adonai, y en secreto como sonidos y vocales que se aproximaban al nombre "Yahvé". Por eso las vocales no son escritas en hebreo y en algunas otras lenguas "semíticas".

     Esas características físicas, intelectuales, emocionales y "religiosas" de los neandertales permanecieron relativamente puras y sin diluír debido a tabúes culturales y religiosos hebreos contra el inter-matrimonio con cualquier otro pueblo.

     En otras partes, la misma gente del Cáucaso del Mar Negro, empujada por la inundación y por la desesperada irrupción de otros refugiados, comenzó a infiltrarse en los Balcanes y Grecia en diversas oleadas de "griegos" que los eruditos identifican como "micénicos", "dorios", "tracios" y "eolios".

     El desciframiento de la escritura micénica llamada "Lineal B" por Michael Venris en 1954 mostró que la lengua micénica era, en efecto, básicamente una forma temprana del dialecto indoeuropeo "griego". Éste vino originalmente de las estepas "rusas" del Cáucaso. Pero los micénicos eran una fase de transición de la inundación del Cáucaso, una élite guerrera que se impuso sobre una población mucho más grande de gente autóctona y que al menos en parte adoptaron las concepciones religiosas de los naturales conquistados. Sabemos que los micénicos, por ejemplo, generalmente adoraban a una Gran Diosa como la deidad suprema, aunque había también dioses y diosas menores.

     Pero las invasiones rápidamente subsecuentes de todavía otras tribus de bárbaros de estepa "de habla griega", sobre todo los llamados "dorios", acabaron con el mundo micénico adorador de la Diosa e inauguraron una ruda "Edad Oscura" aproximadamente en 1000 a.C. Fue dentro de esa "Edad Media" griega, aproximadamente entre los años 1000 y 700 a.C. que el poeta (o un conjunto de poetas) llamado "Homero" escribió acerca de la guerra de Troya, el viaje a casa de Odiseo, y otros magníficos héroes marineros y hermosas heroínas de la desaparecida y gloriosa época micénica, que había prosperado aproximadamente 500 años antes.

     Quizás no había tantos de esos "griegos" de las estepas del Cáucaso como era el caso con la multitud principal de hicsos, hurritas, hititas, mitanios y hebreos que parece haber viajado hacia el Sur a lo largo del amplio valle del río Éufrates. Por lo tanto, aunque ellos ciertamente introdujeron sus dioses celestiales masculinos en Grecia, ellos no sólo toleraron sino que también se acomodaron a la prevaleciente e importante orientación religiosa, europea antigua, adoradora de la Diosa. Gradualmente, sin embargo, las antiguas diosas (todas las cuales habían representado al principio sólo algunos aspectos de la Gran Diosa) llegaron a ser simples "esposas" involuntarias de los dioses celestes de los invasores. La tempestuosa relación entre Zeus y Hera en la transición al panteón griego clásico ilustra ese proceso bastante claramente.

     Aproximadamente la misma situación se desarrolló en Italia. Los creyentes en los dioses celestiales masculinos de las estepas "rusas" del Cáucaso gradualmente se infiltraron en Europa, fueron a través o alrededor de los Alpes, y luego emigraron hacia el Sur hacia la península italiana. Ellos también encontraron antiguos adoradores europeos de la Gran Diosa y de su consorte-hijo el Buen Pastor, pero ellos llegaron a un acuerdo por el cual se consiguió un panteón de dioses y diosas aproximadamente iguales. No obstante, como en Grecia donde el varón Zeus era el jefe de todos los dioses y diosas en el Olimpo, Júpiter era el principal del panteón en Italia.

     Aproximadamente en el mismo tiempo que los hicsos y los hebreos llegaron al bíblico Gosén, digamos alrededor de 1700 a.C. más o menos, otros parientes cercanos de la gente de las estepas del Cáucaso de habla indo-europea alcanzaron la India desde Persia. Conocidos como "arios", ellos invadieron a las más antiguas "culturas del Indo", representadas por las ciudades de Harappa y Mohenjo-Daro, que habían sido fundadas por pueblos de la Antigua Civilización adoradores de la Diosa. Allí, también, después de las invasiones arias, fue establecido un gran panteón.

     Aparte de Grecia, Italia e India, una similar evolución de la religión tuvo lugar por todas partes de Europa y Asia Occidental. Se establecieron panteones donde las diosas inicialmente tuvieron una fuerte representación. Como ya se mencionó, sin embargo, sólo los hebreos rechazaron completamente el politeísmo y las diosas.

     ¿Debería extraerse alguna noción psicológica humana de este patrón de evolución religiosa? Objetivamente, uno puede decir que la Vieja Religión estaba de algún modo equilibrada "psico-sexualmente" porque tanto la Gran Diosa como el Buen Pastor eran reverenciados, pero aquello estaba inclinado en alguna medida hacia el dominio femenino y era por lo tanto notablemente pacífica. La clase de acomodación panteísta de dioses y diosas entre los greco-romanos e hindúes también afectó a una suerte de equilibrio psico-sexual socio-religioso, aunque estuviera algo sesgada hacia el dominio masculino y fuera por lo tanto más bélicosa que lo que había sido la "civilización de la Diosa".

     Pero la retención de la pura adoración de las estepas del Cáucaso de sólo dioses celestiales masculinos, y sobre todo un monoteísta dios masculino del cielo, debe ser considerada seriamente desequilibrada o incluso perturbada psico-sexualmente. Las sociedades monoteístas dominadas por varones siempre han sido despiadadamente agresivas porque no hay ninguna representación femenina compensatoria y eficaz, ya sea en la Divinidad o en la cultura terrenal que concibió la naturaleza de la divinidad. Estas observaciones parecerían ser hechos objetivos, no una mera opinión personal. No es casual, por lo tanto y por ejemplo, que la crisis más seria que amenaza a la paz mundial actualmente sea la confrontación entre los judíos de Israel (apoyados por judíos en Estados Unidos) y los árabes musulmanes del Oriente Medio.

     Sólo en Egipto, Europa del Noroeste e islas del Mediterráneo durante tiempos greco-romanos, la Vieja Religión continuó prosperando en una forma relativamente pura con Isis como la Gran Diosa y el Mesías como su consorte-hijo el Buen Pastor. Ese cristianismo egipcio sobrevivió y se desarrolló para llegar a convertirse en la religión oficial del Egipto Ptolomeico (gobernado por griegos) aproximadamente en 320 a.C.

     Esa versión de la adoración del Mesías consiguió alguna popularidad en Roma poco antes de la "Era cristiana" debido al impacto emocional que Cleopatra había producido en el pueblo común de Roma cuando ella entró en aquella ciudad como consorte de Julio César. La veneración romana por Isis y el "Crestus" continuó incluso después de que Julio César fue asesinado. Sólo cuando el sucesor legalmente designado de Julio César, Octaviano ("Augusto César"), derrotó a Antonio y Cleopatra en Actium, la creencia en Isis y el "Crestus" comenzó a ser suprimida en Roma (año 19 d.C.).

     Dentro de tres siglos después de la vida del Pablo del cristianismo ortodoxo, o sólo aproximadamente tras once generaciones, los bárbaros comenzaron a invadir el Imperio romano. Llamados "visigodos", "ostrogodos", "lombardos" y "vándalos" en nuestros libros de Historia, ellos eran parientes distantes de la gente bíblica de las estepas del Cáucaso que habían huído de la Gran Inundación del Mar Negro y que había invadido Palestina y Egipto como hicsos y hebreos aproximadamente dos mil años antes.

     Se ha hecho cada vez más claro —a medida que la investigación acerca de las oscuras historias de estepa ha progresado de manera tediosa y lenta— que los visigodos, ostrogodos, lombardos y vándalos fueron empujados a una migración desesperada, en una especie de "efecto dominó", por los terribles "hunos" al Norte y al Este de esas otras tribus. Los escritores greco-romanos primero oyeron hablar de los hunos y los mencionaron en 272 d.C., posiblemente debido a historias contadas por refugiados visigodos dispersos que estaban llegando de a poco al Norte de Grecia. Esos hunos estaban localizados en las tierras vagamente conocidas en el extremo Norte del Mar Caspio. Se sabe ahora, sin embargo, que los hunos eran una tribu de la estepa caucásica que antes durante el siglo III a.C. había hecho una embestida contra China.

     La dinastía Ch'in de aquel tiempo construyó la Gran Muralla a fin de mantener a raya a los hunos. Aquello aparentemente funcionó porque los hunos entonces se devolvieron hacia el Oeste para retornar a lo que parecen haber sido sus patrias originales al Norte del Caspio. Pero la cultura china, de ahí en adelante, tendió a no preocuparse del exterior y típicamente no fue expansiva. Quizá ellos habían sido seriamente intimidados por los hunos. En cualquier caso, tan posteriormente como en 1325 d.C. la expansión marítima china fue detenida por un decreto imperial por temor a "encontrarse con los bárbaros" que se sabía que existían en el Oriente Medio.

     Los visigodos, puestos por terror en movimiento por los hunos, hicieron su debut en la escena de la historia europea en la batalla de Adrianópolis en Grecia en 273 d.C. donde su caballería derrotó completamente a un ejército romano. Pronto se hizo evidente que las habituales legiones romanas de infantería no eran competidores que estuvieran a la altura de los nuevos guerreros visigodos blindados y a caballo, armados con largas lanzas y espadas. Los visigodos, ostrogodos y lombardos sucesivamente invadieron Grecia e Italia. Los visigodos saquearon la propia Roma en 410 d.C.

     Sin embargo, los visigodos, ostrogodos y lombardos, aunque guerreros feroces por derecho propio, pudieron apreciar la civilización en algún grado, al menos, y pudieron ser asimilados. Muchos de esos bárbaros se convirtieron en oficiales del ejército romano y llegaron a ser ciudadanos romanos. Ellos ayudaron a la Roma imperial a desarrollar su propio cuerpo de caballería blindada, llamada en latín clibanarii (en el Imperio Occidental) y cataphracti (en el Imperio de Oriente), para oponerse a la inevitable acometida de los hunos. Incluso los feroces y belicosos visigodos, ostrogodos y lombardos que se instalaron en la conquistada Roma dudaban de que los hunos fueran totalmente humanos, según informes conservados en las crónicas. Los hunos fueron descritos como "trasgos" muy peludos con grandes cabezas y piernas cortas. Los bárbaros cristianizados los describieron como "el Azote de Dios" debido a su despiadado exterminio de enemigos y a las horribles atrocidades que ellos imponían sobre sus desdichados cautivos.


     La acometida largamente temida vino una generación más tarde cuando Atila condujo a sus hunos a través de Europa Central entre 449 y 451 d.C., dejando una estela de destrucción y genocidio. En el año 451 las hordas de Atila, predominantemente de arqueros montados, fueron derrotadas de manera algo sorpresiva en la muy estrechamente luchada batalla de Chalons en Francia central. Los vencedores eran una coalición desesperada de visigodos, ostrogodos y lombardos romanizados, infantería romana, reclutas celtas nativos y fuerzas teutónicas del Este del Rhin. Los teutones ya habían experimentado el terror de los hunos y el ciclo del Anillo de los Nibelungos de la poesía épica se refiere de manera muy destacada a ese conflicto.

     Para aquellos lectores con intereses literarios, es al menos interesante y también puede ser de una importancia social no sospechada, que en el año 2000 "El Señor de los Anillos" de John R. Tolkien fuera votado como "el libro más importante del siglo" y "el libro más importante del milenio" por dos grupos separados de compradores y lectores de libros. Un grupo era británico, el otro estadounidense, y ambos fueron encuestados por una importante empresa internacional vendedora de libros.

     La épica trilogía de Tolkien está siendo hecha ahora una película en 3 partes de las que se han presentado hasta ahora las dos primeras, "La Comunidad del Anillo" (2001) y "Las Dos Torres" (2002). "El Señor de los Anillos" ha superado toda la asistencia y taquilla en los cines. La "Tierra Media" de Tolkien era bastante obviamente los "antiguos días" de la vieja civilización neolítica y megalítica europea. Específicamente, "la Comarca" se suponía que era la Inglaterra pre-industrial. Los "Altos Elfos" que habían llegado desde el Oeste llevando la civilización a la Tierra Media eran nuestros supuestos "atlantes" del Oeste que trajeron la civilización a Europa Occidental.

     El reino oriental de "Mordor" gobernado por Sauron en "El Señor de los Anillos" fue creado en base a una mezcla de hunos-jázaros medievales tempranos e industrialismo occidental moderno. Los soldados de Mordor eran llamados orcos... que es irlandés gaélico (la rama goidélica del celta) para designar a los cerdos. La propia palabra "jázaro" también significa "cerdo" en la rama gótica del germánico que influyó tanto en el idioma yíddish (es decir, Yid Deutsch o "alemán judío”), de cuya significación ya hablaremos. Tolkien por lo tanto contó una historia alegórica, y sin embargo verdadera, en su obra maestra. Se trataba de la batalla antigua y persistente del Oeste contra la dominación genética por parte de feroces bárbaros de las estepas del Cáucaso.

     Incluso la "Civilización de la Diosa" fue reflejada en la obra de Tolkien porque tales anillos de poder, en tanto todavía tenían fuerza para hacer al menos algún bien en el mundo, eran manejados por reinas Altas Elfas, Arwen Evenstar de "Rivendell" y Galadriel de "Lothlorien". No puede ser, por lo tanto, ninguna casualidad (para un hombre de la erudición de Tolkein), que la Estrella Vespertina (Evening Star) sea el planeta Venus y que "Galadriel" sea el nombre "élfico" para la Estrella de la Mañana... otra vez, el planeta Venus. Pero usted tiene que leer el largo anexo de Tolkien "Sobre la Lengua de los Elfos" para descubrir esto. La palabra latina "Venus" fue dada al planeta, pero el nombre es intercambiable con Afrodita, Ishtar, Cibeles e... Isis. El planeta fue llamado en honor a la Gran Diosa debido a su belleza. Nuestro actual símbolo para el sexo femenino es también el signo astronómico para Venus, y ambos vienen de la forma del ankh de los antiguos egipcios, el símbolo de la vida misma.


     Pero Tolkien, el erudito de Oxford del saber y la literatura teutónica y celta, sabía que incluso ese antiguo símbolo egipcio para la vida, el ankh, fue aparentemente llevado a Egipto junto con el cristianismo básico por migrantes neolíticos y megalíticos del Oeste atlantico. Hemos hablado de esa migración marítima de Oeste a Este en la primera sección de esta presentación, "Perspectiva Histórica: ¿Luz desde el Oeste?". Ésta es la fundamentación básica de "The Jesus Voyage" [esta obra del autor].

     Un científico alemán muy conocido que tiene el desafortunado nombre de doctor Otto Muck [en inglés, muck = estiércol, fango], fue más adelante que Tolkien. Muck sugirió que la forma de la cruz celta, el ankh y nuestros símbolos tanto para el planeta Venus como para el sexo femenino, todos se derivan, y son ligeras deformaciones, del plan de la ciudad de la "Atlántida" como lo ha descrito Platón. Por lo tanto, Tolkien estaba aparentemente en lo correcto al nombrar a sus reinas elfas a partir del planeta Venus y la Gran Diosa occidental.

     Los "Buenos Pastores" también están bien representados en "El Señor de los Anillos". Gandalf el Mago, y "Strider", el disfrazado rey Aragorn del Oeste, escoltan a los vulnerables hobbits hacia Mordor. Quizá no es ir demasiado lejos pensar en los hobbits como ovejas inocentes y bastante ignorantes. El pobre Frodo, el portador del Anillo, llevó lo que se parece sospechosamente a la carga cristiana ortodoxa del "Pecado Original", siendo el heredero de Bilbo. Pero, para ser justos con Tolkien, a él le disgustaban y desconfiaba de las interpretaciones alegóricas de su obra, lo que no ha impedido a muchas personas hacer aquello (incluyéndome a mí).

     Sin embargo, he tenido el gran honor y la inmensa ventaja de intercambiar correspondencia con Robert Graves durante sus últimos años en Mallorca. Graves había sido un especial amigo y confidente de Tolkien, y ellos a menudo hablaban de "El Señor de los Anillos" porque dicha obra había tenido mucha resonancia en la propia obra de Graves. Éste recibió una de las primeras copias de mi libro "The Iceman Inheritance" y él escribió (por medio de su esposa Beryl, porque él estaba demasiado enfermo) que la "teoría" era la historia que Tolkien había decidido contar en una forma alegórica.

     Por lo tanto, me atendré a mis armas con mi interpretación de "El Señor de los Anillos". Y, para seguir con ello, pronto, pienso, llegará a ser muy claro por qué Tolkien muy obviamente equiparó a hunos y jázaros con el desenfrenado industrialismo occidental.

     Lo que puede ser considerado sorprendente es la inmensa y aplastante popularidad de "El Señor de los Anillos" entre una generación que está en el apogeo de nuestra tecnología. Esto puede indicar un fuerte deseo subconsciente de descubrir de nuevo la verdadera historia de Occidente y, al menos en parte, volver a sus valores y orientación religiosa originales. El Presidente George Bush debería reflexionar acerca de que un gran cambio social podría estar ocurriendo en el mismo momento en que él trata de equiparar la guerra y la "globalización" industrial estadounidense con el "estilo de vida norteamericano".

      Pero debemos volver momentáneamente a los hunos debido a su insospechada importancia para el mundo occidental moderno e incluso para los titulares de periódicos de hoy. Quizá los participantes nominalmente "romanos" de la batalla de Chalons estuvieron sorprendidos por su propia sangrienta victoria. Ellos ciertamente quedaron aliviados. Los hunos volvieron a través de Europa Central a su antigua patria cerca de donde el río Volga se vacia en el mar Caspio. Los vencedores "romanos" en Chalons no estuvieron ansiosos por seguirlos para un nuevo enfrentamiento.

     Atila, el alto rey de los hunos, murió en su capital del Volga en 453 d.C. Al igual que los propios hebreos allá en Palestina alrededor del año 2000 a.C., estos posteriores visigodos, ostrogodos, lombardos y vándalos de las estepas del Cáucaso de los siglos III al V d.C. tenían un modo de pensar masculino y dominante y adoraban a dioses masculinos del cielo... El visigótico Thor no era muy diferente del Yahvé judaico, por ejemplo. Y tal como los hebreos, ellos tendieron a rechazar la idea de cualquier reverencia seria por las diosas. Entre esos bárbaros invasores, como entre los hebreos bíblicos antes (y todavía), las mujeres corrientes tenían pocas libertades en sus sociedades porque no había ninguna representación femenina fuerte en sus concepciones culturales de la divinidad.


     El "judeo-cristianismo" ortodoxo de la Iglesia romana creció a velocidad fenomenal durante los primeros siglos d.C. Aquello fue en parte porque el Emperador Constantino lo aceptó como una religión oficial del Imperio romano en 337 d.C. Pero fue también porque los bárbaros ya inmiscuídos estaban genética y emocionalmente predispuestos a aceptar a su Salvador y su Divinidad masculinos.

     Esa predisposición se debe a que las sociedades patriarcales, como la de los hebreos bíblicos y los bárbaros invasores de los primeros siglos d.C., tienen un defecto incorporado que amenaza la identidad masculina. Una mujer sabe que ella es la madre de cualquier hijo dado, pero un padre nunca puede tener la certeza absoluta de su paternidad. Es por eso que todas las sociedades dominadas masculinamente y patriarcales imponen restricciones, a veces muy severas, a la actividad social y sexual femenina. En una sociedad patriarcal, un hombre debe sentirse confiado de que cualquier hijo dado es realmente suyo. El niño podría ser su heredero, después de todo.

     Por lo tanto, todas las sociedades patriarcales también se guardan celosamente de posibles relaciones sexuales entre miembros de familia del sexo opuesto. En las sociedades patriarcales el incesto se convierte en un delito y un pecado, mientras que en las sociedades matriarcales el incesto es por lo general considerado sólo como una experimentación sexual normal y sana. En la matriarcal Polinesia, por ejemplo, se esperaba que las madres enseñaran a sus hijos el sexo y que los padres hicieran lo mismo con las hijas. Las alianzas de hermano y hermana pueden incluso ser elevadas al status de una obligación entre la realeza dentro de las sociedades matriarcales, como en el antiguo Egipto y en Perú. Pero tales relaciones llegan a ser pecados despreciables en todas las sociedades patriarcales y dentro de sus religiones dominadas masculinamente.

     A medida que los visigodos, ostrogodos, lombardos y vándalos inundaban el mundo del Mediterráneo, fue natural que la creencia en la egipcia Isis, la Gran Diosa con su consorte-hijo el Buen Pastor, fuera emocional y "religiosamente" detestada, emocionalmente repudiada e históricamente casi borrada. La versión de Pablo de la historia cristiana cambió el foco emocional, religioso y social del Mundo Antiguo hacia Palestina y Roma, haciendo de Egipto algo cada vez más irrelevante.

     Aquello fue un cambio tanto intelectual como genético en el énfasis demográfico que divide al "Mundo Antiguo" del Mediterráneo del modo de pensar ortodoxo de la Era cristiana. Y esa tradición judeo-cristiana ortodoxa dio inicio a la inexorable evolución de Europa hacia el mundo moderno. Sin embargo, los visigodos, ostrogodos y lombardos no parecen haber sido tan agresivos y primitivos como los hunos y los vándalos. Esto es probablemente porque los visigodos, ostrogodos y lombardos tenían una dosis menos concentrada de sangre Neanderthal en sus venas y menos características Neanderthal codificadas en su ADN. Ellos se establecieron como una aristocracia guerrera ("feudalismo") sobre los habitantes europeos existentes que descendían principalmente de la Vieja Civilización, tal como los micénicos en Grecia aproximadamente en 1600 a.C. Y, al igual que los micénicos también, los visigodos, ostrogodos y lombardos no exterminaron a los conquistados habitantes de Europa.

     Ellos fueron gradualmente convertidos a la "tradición judeo-cristiana" de la Iglesia romana, gradualmente se entremezclaron con la gente nativa alrededor de ellos y por lo tanto al menos algo de su agresión fue genéticamente diluída durante los siglos. La mayoría de los occidentales modernos probablemente no son mucho más agresivos que otros pueblos del mundo, pero, muy lamentablemente, algunos caucásicos occidentales sí lo son.

     Desde el punto de vista judío, el moldeamiento que hizo Pablo del Nuevo Testamento aseguró que un emergente "judeo-cristianismo" romano en Europa tuviera una relación fundamental, y en lo posible con simpatía, hacia el judaísmo. Esa esperanza fue en gran parte cumplida, aunque los cristianos se han permitido de vez en cuando temporadas de un así llamado "anti-semitismo". Europa bajo la "tradición judeo-cristiana" también, sin embargo, redujo notablemente la antigua posición social de las mujeres e incluso se permitió masacres de mujeres como "brujas". Ahora debemos volver a los hunos... y hablar de los vándalos.

     La posición judía en el mundo occidental iba a ser inmensamente reforzada cuando en 740 d.C. aproximadamente entre 1 y 3 millones de personas de las estepas "rusas", llamados "jázaros" por los cronistas de entonces, fueron convertidos al judaísmo. La agresión, el chauvinismo y la xenofobia militante del judaísmo bíblico aparentemente apelaron a la psicología feroz de los conversos, aunque hubo también factores geopolíticos y económicos que contribuyeron a su preferencia por el judaísmo.


     Se sabe que esa tribu llamada "jázara" ha sido sólo un nombre posterior para los hunos de Atila, el llamado "azote de Dios". Y como sabemos, los hunos realmente habían comenzado las invasiones bárbaras de Roma al aterrorizar a las tribus vecinas de ostrogodos, visigodos, lombardos y vándalos. Se piensa también que los jázaros-hunos estuvieron muy estrechamente relacionados con sus vecinos inmediatos en la estepa, los vándalos.

     Los descendientes de esos jázaros son los llamados "judíos ashkenazis" de hoy. Ellos ahora representan la gran mayoría de la "judería" moderna (el 95%), aunque ellos no tienen ninguna relación genética o histórica directa en absoluto con los israelitas bíblicos. Esos "ashkenazim" fueron las víctimas principales del supuesto "Holocausto" de Hitler y son los llamados "judíos" de Europa Central y del Este y en particular de Estados Unidos adonde ellos emigraron en grandes cantidades alrededor de 1870. Y, por supuesto, ellos también constituyen la vasta mayoría de la población del moderno Israel.

     Los jázaros-hunos habían gobernado las estepas entre el mar Caspio y el mar Negro, justo en el extremo Norte de las montañas del Cáucaso. Ellos comenzaron las invasiones bárbaras de Roma poniendo en movimiento a las aterrorizadas tribus que estaban al Sur y al Este de ellos, y se piensa que sus vecinos más cercanos eran los vándalos. Los vándalos comenzaron a apartarse del camino de los hunos primero, y luego ellos entraron en el mundo del Mediterráneo.

     Debe ser dicho, y tal vez éste es el lugar para decirlo, que de todos los bárbaros que invadieron el Imperio romano (aparte de los hunos, claro está), los vándalos en particular también fueron destinados para desempeñar un papel crucialmente importante en el desarrollo de nuestro mundo moderno. A causa de su localización original en el lado occidental de las montañas del Cáucaso, su ruta de invasión en el mundo romano los llevó hacia el Sur por la orilla Este del Mediterráneo. Ellos invadieron los modernos países de Turquía, Líbano, Siria, Palestina-Israel y Egipto, y luego siguieron a través de África del Norte hasta la costa atlántica en Marruecos. Aunque una turba cristiana conducida por el obispo romano Teófilo quemara la gran biblioteca de Alejandría y masacrara a cristianos egipcios en 391 d.C., la invasión de los vándalos aproximadamente medio siglo más tarde completó la destrucción total de cualquier vestigio vivo de la cultura egipcia o greco-romana antigua. Nuestra moderna palabra "vandalismo" recuerda adecuadamente la destrucción extremadamente cruel llevada por esa tribu particularmente feroz de bárbaros de las estepas del Cáucaso.

     No hubo mucha entremezcla entre los vándalos y la gente autóctona. A diferencia de los visigodos, ostrogodos y lombardos en Europa, los vándalos (como los hunos) tendieron a exterminar a los pueblos nativos que ellos encontraron en el Oriente Medio.

     Los vándalos eran casi tan ferozmente agresivos, xenofóbicos y "anti-feministas" como los hunos-jázaros mismos. Y fue directamente de esa perspectiva emocional y cultural "vandalizada" que Mahoma sacó su inspiración y que el Islam tomó su raíz. El Islam, al menos entre la gente original "vandalizada" del Medio Oriente que lo desarrolló y adoptó, no es menos agresivo, anti-feminista y monoteísta que el judaísmo. Esto no es sorprendente ya que tanto el judaísmo como el Islam fueron concebidos y desarrollados por gente muy estrechamente relacionada con las estepas del Cáucaso.

     Por lo tanto, en lo que a la Historia del mundo se refiere, estamos enfrentados a un hecho genético significativo y aterrador. Sólo un grupo de bárbaros muy agresivos de las estepas del Cáucaso ha desempeñado un papel excesivamente grande en el moldeamiento del patrón general de la Historia mundial.

     Los hunos atacaron China en el siglo III a.C., pero ellos fueron frustrados por la Gran Muralla de la dinastía Ch’in. Sin embargo, por el recuerdo de los "bárbaros peludos", la civilización china permaneció psicológicamente inhibida y relativamente (con relación a Occidente, por cierto) no expansiva territorialmente.

     Después aquellos mismos hunos retornaron a sus estepas del Cáucaso, aterrorizaron a sus vecinos y provocaron la caída de Roma. Ellos dieron origen a la "Edad Media" (Dark Ages) europea después de las invasiones bárbaras. Luego, empujando a los vándalos a invadir el Oriente Medio, ellos inspiraron la religión del Islam. Aquello resultó en la "yihad" musulmana que conquistó el Oriente Medio desde el Mediterráneo hasta la India y que también conquistó Africa Oriental y África del Norte.

     Con un nuevo ropaje, como "jázaros", ellos iban a moldear la expansion geopolítica, tecnológica, financiera, militar y cultural del mundo occidental moderno. ¿Qué le sucedió a ese pueblo de la estepa jázaro-huno que se convirtió al judaísmo como "ashkenazim" el año 740 d.C.?.

     Debería enfatizarse aquí que los jázaros fueron odiados por sus vecinos eslavos en Ucrania, Rusia y otras partes de Europa del Este porque ellos eran atracadores y esclavistas. De hecho, ellos dieron la palabra "esclavitud" al mundo al capturar y vender Eslavos en cantidades realmente asombrosas.

     Joseph Jacobs en su obra algo irónicamente titulada "Jewish Contributions to Western Civilization" (1921) describió lo que él llamó el "desgraciado negocio", incluyendo la forma en que los jázaros trataban a sus cautivos. Ellos castraban a los hombres, violaban a las mujeres y luego mataban a los niños delante de los ojos de sus madres. Las atrocidades de los jázaros son responsables del "anti-semitismo crónico", como dijo un escritor judío, de los europeos del Este.

     Después de aproximadamente cinco siglos de aterrorizar a los eslavos, la breve pero intensa invasión mongola de la moderna Rusia y Ucrania en 1218 aplastó a los jázaros como un poder cohesivo de las estepas del Cáucaso. Junto con tribus estepáricas menores (magiares, búlgaros, alanos, etc.) los jázaros fueron o bien dispersados dentro de Rusia y Ucrania, o fueron empujados a los territorios de Europa del Este.

     Ellos perdieron su cohesión bélica como jázaros, pero retuvieron su judaísmo y algunas costumbres de estepa. Rodeados y odiados por sus antiguas víctimas, ellos se reunieron en así llamados "stetls" rurales (pequeños pueblos a veces fortificados) o en secciones definidas de las ciudades que estaban recién comenzando a desarrollarse.

     Esos enclaves de "judíos ashkenazis" se convirtieron en los "ghettos judíos" de Europa Oriental. Puesto que ellos estaban superados en número y rodeados por sus antiguas víctimas las cuales los odiaban, ellos tuvieron que renunciar a la agresión armada de estilo jázaro. A fin de sobrevivir, ellos desarrollaron una velada "prepotencia" combinada con trabajo duro, un desdén completo por los valores y las costumbres de sus vecinos, y una voluntad para sobrevivir y tener éxito usando sus rasgos Neanderthal de inteligencia lógica, materialismo y habilidad con los números.

     Ellos más o menos cambiaron uno de sus propios rasgos genéticos y culturales: a fin de sobrevivir, ellos comenzaron a tratar a sus mujeres un poco mejor que lo que lo habían hecho en las estepas. Allá en las estepas una mujer habría tenido menos valor que un buen caballo. Pero dicho cambio era naturalmente una clase masculinamente dominante de "preocupación" que mejoró ligeramente el bienestar material de la mujer conservando a la vez un sentido de superioridad masculina. El resultado fue una especie de sentimentalismo sensiblero con respecto a las madres que restringía la interacción social femenina de cualquier importancia cultural.

     Comenzando a fines de la década de 1870, esos "judíos" ashkenazis de Europa Oriental emigraron a EE.UU. en cantidades enormes y se establecieron principalmente en la ciudad de Nueva York. Desde allí, ellos se extendieron a Florida y California (Hollywood en particular) donde, entre otras cosas, comenzaron los negocios de los medios de comunicación y del cine en Estados Unidos. Ellos ponen sus rasgos Neanderthal a disposición de un uso rápido y eficaz.

     Aunque ellos representen aproximadamente sólo el 4% de la población estadounidense, aquello no explica el 35% de todos los vicepresidentes y presidentes de las grandes corporaciones, el 30% de todos los profesores de universidad, el 30% de todos los reporteros y editores de los medios de comunicación y el 35% de todos los millonarios y multimillonarios estadounidenses. Estas cifras vienen de "A Certain People: American Jews and Their Lives Today" (1984) de Charles E. Silberman. En resumen, ellos se hicieron excesivamente influyentes en la sociedad estadounidense.

     Debería ser dicho, por justicia, que ha habido muchas tentativas recientes de descartar cualquier propensión Neanderthal u otra tendencia "racial" en la "Humanidad moderna" (siempre convenientemente indeterminada). La mayor parte de esa investigación ha sido emprendida desde que fueron publicados mis libros "La Herencia del Hombre de los Hielos" en 1978 y "Pueblo Elegido del Cáucaso" en 1992. Esos estudios políticamente correctos han sido, por supuesto, muy promovidos, sobre todo en la televisión, periódicos y revistas norteamericanos.

     De manera típica, esos estudios implican un complicado análisis estadístico de comparaciones genéticas de ADN. Si esos estudios son ciencia o "pseudo-ciencia" es materia de opinión muy polémica. La mayor parte del público no puede comprender las dificultades de hacer comparaciones de ADN entre gente viva y poblaciones humanas antiguas. Entonces, también, las estadísticas son tan fáciles de manipular y distorsionar, que ellas pueden ser por lo general hechas para "demostrar" cualquier cosa que el investigador quiera. Como alguien dijo una vez, "Primero vienen las mentiras, luego las mentiras condenadas, y luego la estadística".

     Obviamente, "The Iceman Inheritance" y "Chosen People of the Caucasus" muy definitivamente me han puesto en el lado actualmente "políticamente incorrecto" del asunto. Mi opinión consiste en que la verdad llegará a ser muy clara, y lo está consiguiendo muy rápido desde el año 2000, para la mayor parte de las personas... a pesar de toda la estadística y propaganda que ha sido tan bien diseminada por los medios de comunicación aproximadamente desde 1980.

     Este triunfo gradual del hecho antropológico y genético no se debe a que la supuesta "verdad" de alguna manera tiene algún poder místico y omnipotente para manifestarse a sí misma. Se trata de un asunto de acontecimientos evidentes, sentido común y peligros claros para la existencia continuada de nuestro mundo.

     La gente ha comenzado a comprender que, por alguna razón, los caucásicos se han expandido por todo el mundo a costa de otras "razas". Esa razón no puede ser un nivel más alto de una supuesta "inteligencia", porque nuestras propias pruebas de CI occidentales muestran que los asiáticos del Lejano Oriente alcanzan, en promedio, aproximadamente un 10% más alto que los caucásicos.

     "La Herencia del Hombre de los Hielos" ofreció una explicación que tenía sentido: existía un nivel medio más alto de agresión, no de "inteligencia", en la Humanidad occidental. Ésa era una observación que también estaba alineada, como todavía lo hace, con muchos otros hechos antropológicos entrelazados. La portada era un mapa de "The Iceman Inheritance" que de manera gráfica e incontestable mostraba la expansión gradual pero inexorable de la Humanidad occidental desde la patria Neanderthal aproximadamente en 80.000 a.C. hasta la "globalización" de hoy de conquista tecnológica, financiera, militar y cultural.


     Entre los episodios destacados de esa expansión se incluyen la conquista árabe e islámica de Oriente Medio y del Norte de África entre 622 y alrededor de 1550 d.C.

     Luego estaba la conquista de Norte y Sudamérica por europeos entre 1492 y alrededor de 1880, y el genocidio de aproximadamente 10 a 20 millones de gente nativa. Relacionada con la "Conquista”, la esclavitud transatlántica de africanos negros permanece como la má terrible de todas las tragedias humanas. Es significativo que judíos ibéricos, "judíos" ashkenazis y "judíos" estadounidenses fueran actores muy principales tanto en el genocidio de la "Conquista" como en la posterior esclavitud transatlántica de africanos negros. De acuerdo a fuentes tanto judías como ibéricas, entre el 50% y el 75% de los Conquistadores "españoles" y "portugueses" eran realmente judíos que ha sido expulsado de Iberia. Se ha estimado que entre 20 y 100 millones de personas murieron en la esclavitud y debido a ella.

     A los occidentales modernos que están embotados por cientos de miles —o incluso millones— de bajas en dos importantes guerras mundiales, y por el potencial mucho peor de la guerra nuclear y biológica, estas cifras de muertes de africanos negros por la esclavitud podrían parecer sin sentido. Pero entonces tenemos que recordar que la población del mundo era bastante más pequeña entre 1492 y 1860.

     Como los judíos se han apropiado de la palabra "Holocausto" para publicitar sus bajas bajo los nacionalsocialistas durante la Segunda Guerra Mundial (supuestamente 6 millones murieron), los africanos han tenido que echar mano a la palabra swahili "Maafa" para referirse a su mucho mayor victimización. En cuanto a los diezmados amerindios de Norte y Sudamérica, ellos han estado demasiado impactados y desmoralizados para siquiera acuñar una palabra para su catástrofe. Simultáneamente, el Lejano Oriente fue descubierto y luego dominado por europeos, pero la gente de Asia del Este estaba demasiado avanzada tecnológica y culturalmente para ser exterminada completamente. Sus territorios fueron colonizados o "divididos" y sus recursos naturales fueron robados. Sólo Japón permaneció independiente en términos prácticos... hasta 1945, claro está. Australia fue colonizada durante el siglo XIX y la población nativa fue prácticamente exterminada por la esclavitud y la caza de recompensas. Ellos persistentemente recuerdan su mundo antes de que llegaran los caucásicos como el "Tiempo del Sueño".

     Ha sido señalado antes por muchos historiadores que la verdadera razón fundamental o excusa para esa expansión, esclavitud y genocidio era difundir la "tradición judeo-cristiana" entre la ignorante gente "de color" del mundo.

     Después de dos mil años de un constante lavado de cerebro de cristianos que usan la Biblia, incluyendo el históricamente falso Nuevo Testamento de Pablo, esa supuesta "tradición judeo-cristiana" todavía dicta la política anti-árabe y anti-islámica de Estados Unidos y de algunos europeos occidentales en el Oriente Medio de hoy. La actual y en desarrollo "confrontación palestino-israelí" y la "crisis de Iraq" están directamente relacionadas con dos mil años de un deliberado mito judeo-cristiano que ha distorsionado los hechos de la historia religiosa "cristiana" y también ha moldeado por lo tanto las alianzas geopolíticas occidentales modernas. ¿Y ahora?.

     Bien, ahora hemos caído a lo más básico de la supervivencia del planeta. Los principales competidores en la expansión caucásica histórica, los árabes islámicos y los judeo-cristianos, están uno enfrente del otro finalmente, y con armamento de alta tecnología. Las armas biológicas y nucleares provocarían una destrucción y un caos que podría afectar al mundo entero. Algunas personas son aficionadas a llamar a esa inminente guerra el "Armagedón" de la profecía bíblica. Pero ¿hay una propensión genética hacia la agresión, y no la supuesta "voluntad" de "Dios", detrás de la inevitabilidad del "Armagedón"?.

     Inicialmente, los árabes islámicos se expandieron a través del Oriente Medio y por gran parte de Asia. Y, al principio también, la expansión marítima europea algo posterior evitó la esfera de influencia árabe-islámica en el Oriente Medio.

     Pero... aproximadamente durante el último siglo se ha hecho muy evidente que un "cierto" grupo ha contribuído desmedidamente al establecimiento del moderno Israel en el Oriente Medio (1917, Declaración Balfour). Ese mismo grupo ha tenido una influencia excesiva en el desarrollo (1940-1945) y despliegue (1945 a años '60) de las armas nucleares. Ese "cierto" grupo orquestó la actual proclamación de la existencia de Israel en el Oriente Medio (1948) y ha sido desproporcionadamente influyente en la expansión desenfrenada financieramente motivada del industrialismo occidental moderno por todo el mundo (años '60 hasta el presente). Ese "cierto" grupo es activo a través de todo Occidente, pero ha sido más influyente en Estados Unidos aproximadamente desde 1870. Y, tecnológicamente, la expansión exponencial del industrialismo occidental ha sido de manera fundamental y progresiva dependiente de la explotación del petróleo del Medio Oriente aproximadamente desde 1960.

     Muy obviamente, esa embestida contra los recursos y pueblos del Oriente Medio y del mundo entero no puede continuar sin eventuales políticas árabe-islámicas de auto-defensa de los recursos y preservación cultural... u "oposición corrupta y terrorismo", como Estados Unidos prefiere llamarlas.

     No es en absoluto sorprendente que la violenta reacción a la agresión occidental de fines del siglo XX se haya manifestado más enérgicamente entre la gente del Medio Oriente árabe-islámica altamente "vandalizada". Ellos son tan agresivos, chauvinistas y xenofóbicos como aquel "cierto" grupo de gente que ha desempeñado un papel excesivamente influyente en la conformación de las políticas occidentales. Excepto por los vietnamitas, son los árabes musulmanes y los palestinos los que han llevado el peso de las agresivas maquinaciones de aquel "cierto" grupo desde 1950.

     Gradualmente, sin embargo, incluso algunos occidentales, junto con la mayor parte de otros pueblos del mundo, han comenzado a comprender la causa fundamental de las amenazas más serias para la seguridad y la paz del mundo. Ellos o se retirarán silenciosamente de prestar ayuda a la llamada "Guerra contra el Terrorismo" de EE.UU. e Israel... o bien se unirán activamente a la oposición militante a las políticas estadounidenses-israelíes del Medio Oriente y de globalización. Vemos este proceso ya comenzando en titulares de periódicos actuales. Hay una creciente oposición al impulso de la "Guerra contra Iraq" que ha sido promovido por aquel "cierto" grupo dentro de la industria y los medios de comunicación estadounidenses. Esta oposición internacional ha comenzado a aislar a Estados Unidos e Israel de la comunidad mundial. Y es sólo una cuestión de tiempo antes de que haya todavía otro supuesto y muy inexactamente llamado contragolpe "anti-semítico" en Occidente.

     De este modo, el perfil genético de la confrontación del Medio Oriente de hoy realmente involucra principalmente a los descendientes de algunos bárbaros de las estepas del Cáucaso ("judíos") iniciando una agresión financiera, militar, territorial y cultural contra descendientes de otros bárbaros de las estepas del Cáucaso (árabes islámicos). No es sorprendente que el conflicto sea tan despiadado.

     Es tan deshonesto como inútil ignorar este evidente hecho antropológico, así como negar la verdad de que las características sobresalientes de estos bárbaros contendientes son sus compartidos rasgos culturales y físicos Neanderthal. A pesar de todos los "hechos" estadísticos promovidos en los medios norteamericanos de comunicación, tanto los judíos como los árabes islámicos son ferozmente monoteístas. Las leyes religiosas judaica e islámica son anti-mujeres porque las actividades sociales y sexuales femeninas están rígidamente restringidas, y tanto judíos como musulmanes permiten la poligamia. Todos ellos han sido actores principales en la esclavización de la gente conquistada a la que no exterminaron. Si los "judíos" norteamericanos, de Europa Occidental e israelíes parecen más modernos y "democráticos" en estos días, es sólo porque ellos han tenido que adular los ideales de Europa Occidental a fin de asegurar la tolerancia occidental y el continuo apoyo militar y financiero occidental para los objetivos judíos e israelíes.

     Pero lo que llama la atención de manera inmediatamente obvia de sus compartidos rasgos neandertales es que tanto judíos como musulmanes tienen una capacidad artística visual severamente limitada. Tanto la ley religiosa judaica como la islámica prohíben la representación de cualquier cosa viviente al considerarla como "idolatría". El arte islámico es puramente geométrico y, en cuanto a los judíos, el arte moderno ("arte" abstracto no-figurativo, neo-primitivo y lineal) tuvo que ser inventado antes de que ellos pudieran contribuír a la cultura occidental como "creadores" visuales. Es sólo porque los judíos controlan gran parte de la prensa artística occidental que algunos artistas judíos modernos son altamente considerados, y desafío a cualquiera a que nombre un solo pintor o escultor musulmán de categoría mundial.

     Además, tanto la ley religiosa y las costumbres judaicas como las islámicas exigen la mutilación sexual como un símbolo de la afiliación religiosa.

     En estas características culturales y psicológicas, los judíos y los árabes islámicos se diferencian de todo el resto de la gente del mundo. "Sólo la gente de Europa del Este y de partes del Oriente Medio puede reclamar a los neandertales per se entre sus ascendientes directos". Así escribió la reconocida autoridad mundial en neandertales, el doctor Eric Trinkhaus, en la conclusión (p. 451) de su obra monumental The Neandertals (1996).

     Si retiramos nuestro foco específicamente de los conflictos del Oriente Medio, sin embargo, podemos también percibir quizá una verdad aún mayor acerca de la evolución del Occidente europeo desde el predominio de la "tradición judeo-cristiana" ortodoxa.

     Nuestro mundo moderno, con su contaminación industrial desenfrenada y su destrucción medioambiental concomitante, se deriva directamente de la certidumbre del Antiguo Testamento y su supuesto objetivo divino de que las plantas de toda la Tierra, los minerales, los animales y la gente existieron sólo para el bien del "Pueblo Elegido". Ellos no existieron, según Yahvé, por alguna otra razón... y ciertamente no para crear un medioambiente biológico equilibrado dentro del cual la vida humana pudiera prosperar. El Islam "vandalizado" tomó aproximadamente los mismos valores directamente del judaísmo. Ni Yahvé ni Alá pueden ser considerados como ecologistas. La Gran Diosa y el Buen Pastor bien lo sabían.

     El mundo actual podría bastante obviamente producir un renacimiento del "verdadero cristianismo" neolítico. Sólo alguna reverencia sincera por la antigua Gran Diosa de la Fertilidad y su consorte-mesías el Buen Pastor puede salvarnos a nosotros, corderos perdidos que se han descarriado. Hemos convertido nuestro mundo sobreexplotado en un caos geopolítico, religioso y ambiental que amenaza a la vida debido a la influencia gradualmente creciente de una mentalidad de estepa del Cáucaso, dominada por lo masculino, monoteísta y anti-feminista.

     Al "cristianismo verdadero" neolítico, compasivo y responsable, siempre se le han opuesto bárbaros monoteístas psico-sexualmente desequilibrados y puramente materialistas. Nuestro principal problema es que siempre hemos sido intencionalmente engañados y confundidos acerca de qué orientación religiosa realmente representaba cuál perspectiva genética y psicológica. Hemos sido sometidos a propaganda para hacernos creer que el monoteísmo dominado por lo masculino representa la culminación de la espiritualidad compasiva, mientras que el paganismo politeísta refleja las profundidades de la depravación moral y materialista. Pero el actual estado de la seguridad política del mundo y de la pureza medioambiental argumenta vehementemente otra cosa.

     Realmente tenemos Salvadores, y todo lo que debemos hacer es manifestar el respeto que se les debe en la realidad objetiva, y también modificar nuestro comportamiento frente a lo que sabemos que es verdadero y correcto de todos modos.

     La única "Salvación" realmente demostrable es, por supuesto, la regeneración continua y el mantenimiento de un medioambiente vital. Ése fue siempre el mensaje simbolizado por la original Virgen y el Niño. Y ese mensaje no tiene absolutamente nada que ver con supuestas promesas bíblicas de un eterno montar nubes y tocar arpa en el no-ambiente biológicamente estéril del cielo monoteísta de algún Dios masculino, pero sí tiene todo que ver con la Gran Diosa de la Fertilidad y el Buen Pastor, una verdad de 10.000 años de antigüedad.–



No hay comentarios:

Publicar un comentario