BUSCAR en este Blog

lunes, 24 de abril de 2017

Sobre la Feminización Colectiva Occidental



     En el sitio renegadetribune.com el autor que firma como Axe of Perun (Hacha de Perun, el dios supremo del panteón eslavo) publicó hace un mes el siguiente artículo que ofrecemos en castellano, acaso inspirado por Mark Collett, de quien hemos presentado textos de temática similar a principios de este mes, que trata de una labor realmente malévola de feminizar a la sociedad en su conjunto y hacerle perder y olvidar su Yo colectivo masculino, impulso que ha creado la civilización occidental misma. Y en seguida hemos traducido un artículo de Julio de 2014 publicado en culturalmarxism.net que da noticia de la postura del Presidente Putin en relación a la feminización de la sociedad occidental, que es parte de una lucha más amplia de la sociedad rusa contra fuerzas decadentes y totalitarias.


Un Colectivo Feminizado
por Axe of Perun
29 de Marzo de 2017



     He estado pensando mucho y analizando no sólo el colectivo judío sino también a nuestra propia gente. Hemos visto antes en diversos textos de la Kábala y el Zohar que los judíos se consideran a sí mismos como la contraparte "femenina" de Dios, el cual representa lo "masculino". Incluso aunque ellos elogien al Varón en su sociedad, ellos se consideran colectivamente como un principio femenino. Ellos reciben "mandamientos" del principio masculino —a saber, Dios— y proceden a manifestar aquellos mandamientos como su contraparte "creativa", a saber, el principio femenino, el colectivo judío. Sin embargo, a fin de asegurarse de que esas leyes sean ejecutadas perfectamente, ellos permiten que sólo los varones las cumplan, porque el principio masculino emite "órdenes", incluso si supuestamente aquél las recibe de una "autoridad masculina superior". Podría parecer complicado, pero realmente no lo es.

     Ya que el "Dios" judío ha sido convertido en el colectivo judío "masculino", la única forma de destruír realmente su Masculino, que es representado como su "Yo", es destruír al dios judío, la Biblia judía. Dejemos ese mensaje durante un momento. Los judíos han logrado destruír el "Yo" colectivo europeo, que fue representado por nuestra creencia pagana, y nos convirtieron en seguidores del "Dios" judío, que es el colectivo judío "masculino".

     No estamos siguiendo nuestros sueños, nuestra visión, nuestro colectivo, sino que estamos, al menos los cristianos, siguiendo una idea colectiva judía. Y con cada seguidor de ese "Dios" judío, más fuerte se hace su "Masculino", y más difícil se hace entrar en la conciencia de ellos. Dependiendo el colectivo judío realmente de los rabinos, éstos lograron convencer a su propio pueblo de que todo viene de y es dependiente de "Dios" y del "Libro Santo" que él supuestamente les dio.

     Entonces, a fin de enmendar al cristiano usted tiene que destruír al dios judío y la Biblia judía también, lo que significa que usted tiene que destruír la artificial identidad judía y su artificial colectivo "masculino" representado como el "Dios" judío. Los cristianos dejarían de creer en esas burradas si los judíos dejaran también de hacerlo. Y ya que ellos no van a dejar de hacerlo, estamos en un problema. Lo Masculino es representado como el "Yo", mientras que lo femenino lo es como el "Mí", el ego inferior, por así decir, que toma la información del mundo exterior.

     Por cuanto el "Yo" del europeo ha sido destruído, la única cosa que le queda es crear un "Mí" que sea aceptado por su entorno. Es por eso que nuestra gente se ha convertido en sujeto del lavado de cerebro, la propaganda y diversas ideas e ideologías que realmente les hacen daño. Pero, ya que ellos no tienen un "Yo" masculino que vaya a decirles que ellos están en el camino incorrecto, su "Mí" permanece como un esclavo ante la voluntad de algún otro, a saber, del dios judío.

     Esta idea de someterse a la voluntad del dios judío, que es el colectivo masculino judío, es una parte esencial de toda la fe Abrahámica.

     Usted puede comprender esto posteriormente al tomar un ejemplo cotidiano de una familia en la cual el padre no tiene un buen control de sus hijos, sobre todo de su hija. Su hija, sin un verdadero apoyo de un "Yo" masculino, hará cosas a pesar de él, e irá incluso tan lejos como a hacer algo que realmente le hace daño a ella sólo para "mostrarlo a él". El débil padre masculino no tiene ningún control sobre su hija, ni tampoco es capaz de disciplinarla. La hija se convierte en víctima de su entorno, y si aquel ambiente es controlado por judíos y está lleno de propaganda anti-Blanca y de gente de color, ella será consumida, herida, violada, o incluso muerta. Ella podría también mezclar la raza.

     La idea es que el hombre masculino Blanco sano tiene que transmitir a su familia un sano orgullo y una sana dosis de principios masculinos. Él debe educarlos, y ellos deben heredar parte de la voluntad de él; él debe establecer los fundamentos para que lleguen a ser fuertes y sanos individuos Blancos racialmente conscientes. Cuando usted comprende tales cosas, no llega como una sorpresa entender que los judíos han estado feminizando a propósito a nuestros varones durante los últimos 70 años o más, y que han estado convirtiendo a nuestras mujeres en feministas a fin de ponerlas en contra de sus propios hombres. Los hombres alimentan a las mujeres, y las mujeres potencian a los hombres. Sin aquella conexión todo se deshace.

     El principio femenino percibe el área circundante y, sin un adecuado principio masculino, comienza a transformarse a sí mismo a fin de adaptarse a aquel ambiente. Es por eso que usted tiene wiggers [white niggers, personas Blancas que adoptan maneras de negros], tiene a algunos Blancos mezclando su raza, y es la razón de por qué el liberalismo y la democracia han llegado a ser populares: porque ya no hay ningún "Yo" colectivo, y todo lo que existe son individuos feminizados que quieren ser aceptados, que quieren encontrar un propósito, un camino, una razón para continuar, que desean hacerse parte del medioambiente de modo que deje de asustarlos y parecer como algo extraño. Este principio feminizado al actuar es capaz de aniquilar todo alrededor de ello, y está listo y dispuesto a matar a su propia nación. Una feminista Blanca no escuchará a un Blanco masculino, pero sí escuchará a su medioambiente. Y eso es exactamente lo que los judíos nos están haciendo.

     Los judíos son en efecto un principio colectivo femenino, pero ellos son constantemente dirigidos por un principio masculino escondido como Dios y como su Libro Santo. Ellos por lo tanto están constantemente poniendo en riesgo el medioambiente; ellos no son nacionalistas, ellos son globalistas por naturaleza, pero con una importante diferencia: ellos están cambiando al medioambiente y no adaptándose a él. Ellos están adaptando el medioambiente para sí mismos y para su dios.

     Si los judíos tuvieran un colectivo masculino mundano en términos de una entidad racial o nacional, ellos no serían globales. Pero ya que tienen un colectivo masculino espiritual y religioso que representa a un Soberano Gobernante Universal del Planeta Entero, ellos son globales en su comportamiento y deben gobernar universalmente también. Lo que nosotros la gente Blanca estamos tratando de establecer es un "Yo" colectivo nacional masculino que pondría entonces en acción a los principios femeninos, los "Mí", al cambiar su ambiente en entidades nacionales. Los judíos por supuesto no pueden permitir esto, y por eso cualquier tipo de grupo Blanco, organización o incluso personajes masculinos de hablar cortés, son inmediatamente anulados.

     Se ha hecho extremadamente difícil despertar de nuevo este "Yo" masculino colectivo entre nuestra gente. Tenemos realmente sólo dos opciones en nuestra lucha: crear nuestro "Yo" o destruír el "Yo" judío, lo que romperá entonces el hechizo bajo el cual nuestra gente ha estado durmiendo durante cientos de años. Con la muerte del colectivo judío, los judíos mismos correrán por ahí como pollos sin cabeza, permitiéndonos volver a tomar lo que es nuestro y restablecer nuestro principio colectivo masculino.

     La propaganda e influencia de los judíos persisten sólo mientras ellos crean en su objetivo colectivo. Una vez que se demuestra que aquel colectivo es una falsificación, toda la gente que ha estado dependiendo de él comenzará a despertarse de su sueño también, los cristianos, los masones y mormones, y hasta el liberal y humanista más degenerado que ha estado complaciendo servilmente al judío durante demasiado tiempo.

     Es por eso que en el Islam y el judaísmo es importante prohibir a la mujer cualquier tipo de influencia externa. Los varones en sus sociedades ya no actúan solos; ellos sometieron, literalmente, su propia mente a la mente colectiva de su santo Libro, su dios. Mientras esos varones corren por ahí haciendo lo que "Dios" les dijo, y mientras sus mujeres son mantenidas a salvo de la influencia externa, su "Dios" puede apoderarse de las tierras y las mentes de otros. El europeo, sin embargo, no puede sobrevivir sin una natural y fuerte relación entre masculino y femenino. Nuestra cosmovisión, nuestra vida, nuestra existencia, no tienen sentido sin esa relación. Nuestra fe, nuestra espiritualidad, nada habría tenido sentido si el principio femenino no hubiera estado actuante en el trabajo y en la vida. Es divino para nosotros. Y los judíos han estado matándolo y destruyéndolo desde que ellos maldijeron nuestra existencia con el cristianismo.

     Irónicamente, los cristianos mismos no entienden que adorar a la Virgen María es un pecado, pero eso sirve para mostrarle a usted cuánto necesitamos una diosa femenina en cualquier forma. Usted tiene cristianos que adoran a María más que a Jesús. Para llorar fuerte.

     ¿Ha conocido usted alguna vez a una mujer loca, demente?, ¿o a un hombre feminizado loco, insano?: ¿cómo actúan ellos?; ¿los analizó usted alguna vez? Ellos lo seguirán a usted y lo perseguirán, compondrán historias y mentiras sobre usted, pero al mismo tiempo dirán que usted miente constantemente y descartarán todo lo que usted diga con un inmediato ataque ad hominem. Ellos representarán el papel de víctima todo el maldito tiempo, no importa lo que ellos hayan hecho; ellos ignorarán completamente el mal que ellos han hecho, el daño intencional que han causado; ellos no tienen ningún respeto por el daño que podrían haber dejado detrás. Ellos no pueden vivir sin usted, pero quieren matarlo. Ellos quieren conseguir su propia victoria personal haciéndolo a usted celoso, ellos desean verlo enojado y enloquecido, pero, al mismo tiempo, quieren que alguna clase de autoridad lo castigue a usted inmediatamente si usted resulta perder su frialdad.

     Esto, en resumen, describe a los judíos como un colectivo. Ellos son los feministas, liberales, comunistas, marxistas, y toda la otra degenerada y retardada gente feminizada. Y contra eso es lo que estamos luchando. Mientras más usted entiende elementos como éstos, más usted entiende la psicología y la estrategia de nuestros enemigos, y mejor usted aprenderá a actuar y a reaccionar contra ellos. Ellos no pueden ganar. Esas feministas y gente feminizada de cualquier clase no pueden ganar. Es imposible que ellos ganen, pero, y aquí yace su siniestra estrategia, ellos pueden hacerle a usted capitular y reconocer la derrota. Si usted se rinde, ellos ganan. Pero si usted se levanta contra ellos, ellos no pueden ganar. Ellos pierden cada batalla directamente luchada. El judío teme sólo al Samurai, él teme sólo al Guerrero, él sólo teme la confrontación directa, real y física.

     Aquello nos da por lo tanto una tercera opción en nuestra lucha contra esos colectivos feminizados: la confrontación directa, sin permitir que el "Yo" judío realice ningún truco mental, ningún discurso, ninguna conversación, ningún debate, ningún consejo, ninguna democracia, ninguna votación, ninguna ley, ninguna discusión. La tercera opción es la respuesta lógica y natural a un parásito que depende de la manipulación mental, que depende del lavado de cerebro y adoctrinamiento por medio de su "boca", es decir, por medio de palabras, propaganda y elementos similares. Hace 2.000 años él usó un libro. Hoy el judío usa la televisión, los periódicos, la Internet y las películas. Si la televisión hubiera existido hace 2.000 años, usted puede apostar su último dólar a que el cristianismo habría sido difundido por medio de ella.

     Los espartanos serían considerados hoy como los extremistas más grandes en el planeta. Racistas, intolerantes, xenófobos. Sin embargo, los liberales del día moderno no entienden que los espartanos estuvieron defendiendo la entrada de Europa durante cientos de años, y que ellos no habrían tenido siquiera la posibilidad de convertirse en "liberales" sin los espartanos. El perdido y degenerado "Mí" de los individuos feminizados no comprende cómo las cosas han llegado a ser; ellos perdieron su entendimiento del pasado y del futuro, y se han convertido en individuos explícitamente presumidos que viven exclusivamente en el ahora, el único tiempo en el cual ellos pueden satisfacer sus deseos diarios, el único tiempo donde ellos pueden tratar de hacerse populares en el ambiente.

     Tal como los africanos que entran en la civilización occidental por primera vez, los liberales y otros Blancos degenerados miran alrededor de sí mismos y creen que toda la infraestructura, los edificios, la industria, los automóviles, los teléfonos móviles, las lavadoras, el agua y la electricidad, todo, deben simplemente crecer de la Tierra. En África ellos tienen arbustos; nosotros en Europa tenemos edificios que crecen de la tierra. Una sociedad extremadamente feminizada olvida todos los principios masculinos, todos los hombres que se requirieron para crear la sociedad, y todos los hombres que se requieren, hasta este mismo día, para mantenerla.

     Es por eso que los judíos están forzando a toda nuestra gente hacia las Grandes Ciudades, a sociedades urbanas altamente densas donde tanto las mujeres como los hombres feminizados pierden el contacto con la realidad, pierden el contacto con su propia gente, y simplemente no pueden ver lo que se requiere para dirigir esta Selva Urbana. Ellos no aprecian ni se sienten contentos de ser parte de la raza blanca que creó todo eso para ellos; ellos sólo ven diversas oportunidades presentadas para ellos por los judíos que conquistaron esas ciudades y que están manipulando ahora las vidas de las personas que viven en ellas.

     Había un programa de televisión donde sólo mujeres eran enviadas a una isla y sólo hombres a otra. Los hombres, aunque peleaban entre sí al principio, rápidamente se organizaron y comenzaron a construír casas básicas, trampas, instrumentos y a imaginar un modo de tener un flujo constante de agua y comida. Las mujeres, por otra parte, no hicieron ninguna de esas cosas. Ellas prácticamente pasaban hambre y el único modo de salvarlas era enviar a la mitad de los hombres a su isla. Ellas rápidamente comprendieron y aprendieron lo que significaba tener un principio masculino sano alrededor de ellas. Nosotros necesitamos lo mismo otra vez en nuestras propias sociedades.

     Es por eso que los judíos están empujando a las mujeres en cada posición posible, todo en nombre de "la igualdad, la diversidad y el feminismo". Ellos no permiten que esas mujeres sean verdaderas mujeres femeninas sino que las están obligando a fingir ser hombres. Y podría haber una mujer muy capaz en una posición por lo general representada por un hombre, y podría haber también un hombre capaz en una posición por lo general representada por una mujer; las excepciones ocurren y en Europa nunca realmente las negamos. Pero el conflicto masivo que los judíos han creado está destruyendo a nuestra gente. Nos está matando, mentalmente, físicamente, racialmente, colectivamente y en términos de conciencia.

     Sólo recientemente hubo una hermosa mujer Blanca y rubia de 30 años que se suicidó porque ella no podía establecerse y tener hijos.

     Las mujeres Blancas dieron a luz a inteligentes hombres Blancos que luego construyeron la civilización para ellas, que cuidaron de ellas, que permitieron que ellas llegaran a ser realmente femeninas (y note la importante diferencia entre feminizado y femenino) y que se expresaran como verdaderas diosas sobre este planeta.

     Hoy, controladas por los judíos, no sólo las mujeres sino los hombres feminizados también, están siendo manipuladas para destruír a esos hombres, destruír la civilización que ellos construyeron, destruír la casa misma en la cual la mujer debería haber vivido. En Proverbios 14:1, un escrito robado por los judíos del antiguo Egipto ario, leemos lo siguiente: "Cada mujer sabia construye su casa, pero la insensata con sus propias manos la destruye".

     Los judíos han logrado decir a nuestras mujeres que el niño Blanco al cual ellas dan la vida es un demonio. La historia de su gente ha sido demonizada. El futuro de su gente ha sido descrito como un pecado que debe ser prevenido, removido y reemplazado. Lo superior y lo inferior de nuestra gente ha estado bajo un constante ataque de parte de los judíos, haciendo el terreno neutral imposible de funcionar y existir.

     Pero, examinemos un último impacto psicológico de esta masiva feminización de la sociedad. Las mujeres con educación superior tienden a aprender todo a manera de ensayo. Yo quedé fascinado por eso. Ellas eran capaces de memorizar 30 tablas y gráficos sin siquiera saber lo que ellos significaban. Ellas eran capaces de repetir 20 páginas de un documento sin parpadear. De este modo, la feminista, el hombre feminizado, la "mujer liberada", esencialmente sólo sabe cómo actuar en base a un programa redactado de antemano.

     Y por eso tenemos cada vez más leyes siendo establecidas. La sociedad feminizada necesita aquello. Esa sociedad piensa que cada uno puede simplemente aprender a aceptar esos guiones, esas leyes, esos estilos de vida pre-programados, y actuar de acuerdo a ello. Todo lo que la sociedad necesita son "valores" e "ideas" y una "cultura" definida respaldada por muchas "leyes", que serán aseguradas por un Estado policial. Ésa es la visión de un mundo feminizado.

     Por esto también los judíos como un colectivo feminizado sólo pueden existir con una colección de leyes orales y escritas que literalmente les dicen cómo vender una manzana y cómo comer carne. ¡Sólo el Talmud tiene más de 6.300 páginas de leyes! En la Biblia, a los judíos se les dice incluso cómo tomar un excremento. En el Islam, por ejemplo, se les dice cómo orinar. Esos grupos colectivos que han sustituído su propia Mente por una colectiva "mente de Dios" están chalados. Y su estilo de vida produce cólera, conflicto de linajes, envidia y lujuria, y considera a todos los demás que no siguen sus leyes como transgresores de la ley que tienen que ser castigados.

     Éste es el mundo en el que vivimos actualmente. Esto es lo que le ha ocurrido a nuestro mundo, a nuestra gente. Entienda esto.

     La mujer sólo puede ser liberada con un hombre fuerte al lado de ella. El hombre sólo puede ser liberado con una esposa femenina junto a él. Todo lo demás es artificial e incorrecto. El hombre, sin una mujer en su vida, se hace auto-destructivo, pierde la esperanza y la motivación. La mujer, sin un hombre en su vida, se convierte en un hombre y sustituye el principio masculino de su marido, que debería dirigirla, con un conjunto de reglas, leyes, libretos y modas que son consideradas como modernas por la sociedad manejada por los judíos. Sin ningún hombre, en una sociedad aria los términos "lealtad", "honor", "mérito", "honradez", "valor", todos mueren y dejan de existir. Sin la mujer, en una sociedad aria los términos "hogar", "salud", "compasión", "amor", "nación", todos llegan a ser carentes de sentido y falsos.

     Usted sabe, aprendí más sobre esa naturaleza durante mis días en la escuela. Los profesores masculinos de orientación derechista requerían disciplina de usted; ellos querían ver si usted realmente sabía algo, y si usted descuidaba alguna insignificante formalidad ellos no se preocupaban por eso. Pero las profesoras feministas no se preocupaban por la enseñanza, ni por ninguna disciplina. Ellas disfrutaban del caos alrededor suyo porque ellas destruirían y castigarían a cada uno, incluso a aquellos que eran estudiantes realmente buenos, en base a las formalidades más insignificantes. Y ellas tenían sus tortuosos y siniestros caminos, créame. Una vez tuve que entregar un plano que tenía que ser dibujado sobre papel con un lápiz, y esa profesora tomó el papel y lo puso sobre la ventana durante uno de los días más soleados del año. Sosteniendo el papel en la ventana ella me miró y me dijo: No veo nada en él. Usted tendrá que hacerlo otra vez.

     Historias similares sucedieron con profesores ayudantes homosexuales, y parecería que esos individuos feminizados naturalmente odian a toda clase de gente que tiene su propio "Yo", que es capaz de levantarse contra ellos. Los judíos son lo mismo, ¿verdad? Todo lo que usted ha leído, usted puede aplicarlo inmediatamente al colectivo judío, sus historias, su comportamiento, sus mentiras, engaños, manipulaciones y control.

     No debería sorprenderle que Coudenhove-Kalergi, el masónico fundador de la Unión Europea que fue financiada y promovida por sus congéneres judíos y masones, dijera que su plan era crear un mundo de "individuos" sin percepción ni conciencia colectiva, sin "Yo", sólo una masiva cantidad de "Mi" yendo por ahí, manejados por la "aristocracia" judía, incluyendo la destrucción de la verdadera mujer que debería ser sustituída por hombres feminizados. Un paso crucial en el logro de ese objetivo fue el establecimiento de la democracia en todas nuestras naciones.

     La lucha para reclamar nuestro "Yo" masculino colectivo será difícil. Pero eso es lo que debemos llevar a cabo por cualquier medio necesario, sin que importe el costo. Mientras hacemos eso, también debemos destruír el "Yo" colectivo judío.

     Piense en ello como el Señor de los Anillos: un grupo destruye la esencia de Sauron, a saber, la Biblia, mientras el otro grupo despierta a la gente para que resista al ejército de Sauron, a saber, los feminizados sirvientes de los judíos.–



Putin Habla acerca de la Feminización
de las Sociedades Occidentales
por Karla Marx
12 de Julio de 2014


Valores Morales y Auto-Respeto versus Apetito y Avaricia

     Vladímir Putin, el Presidente de Rusia de 62 años, no cumple con la regla de la "corrección política" y no quiere unirse a la tendencia popular, impulsada por la emoción, de la tolerancia y la diversidad. Muy por el contrario, él ha cultivado una imagen pública muy viril durante los pasados años. Él ha piloteado aviones contra incendios, ha arponeado ballenas, ha conducido autos de carrera, y se ha sumergido 1.400 metros por debajo de la superficie del lago Baikal.

     Éstas son grandes diferencias con la clase de tonterías de Arco Iris que son propagadas por los medios de comunicación y las instituciones académicas de Occidente de hoy en día. Putin parece todavía basado en conceptos que están destinados a la destrucción en Occidente, conceptos como virilidad, nacionalismo, soberanía, y otros por el estilo.

     Recientemente Vladímir Putin ha proporcionado algunas apreciaciones con respecto a cómo él ve el choque cultural e ideológico entre la sociedad rusa y el mundo occidental moderno que está tratando ahora de rodear su país con miembros de la OTAN. Esto tiene que ver con valores morales fundamentales y amor propio. Él dijo en la entrevista:

    "Me parece que la persona rusa o, en una escala más amplia, una persona del mundo ruso, principalmente piensa en su más alta tarea moral, en algunas elevadas verdades morales" [1].

[1] Jan Fleischhauer, Putin’s Not Post-Communist, He’s Post-Fascist, Der Spiegel, 2 de Mayo de 2014.

     En contraste con la mentalidad occidental que está completamente obsesionada con el éxito y la prosperidad personal, el pueblo ruso está más preocupado por lo que Putin llama el "Yo interior" (Ibid.). Entre los periodistas occidentales persiste una tendencia a ver la política exterior del Kremlin principalmente desde una perspectiva geopolítica, a saber, que Rusia está procurando recuperar algo del territorio que perdió cuando la Unión Soviética se disolvió.

     En opinión de su Presidente, la batalla que Rusia está emprendiendo es más ideológica en su naturaleza. Pero cuando Putin habla del enemigo del pueblo ruso, él está hablando sobre algo más profundo y más básico. Se trata de una lucha contra la superficialidad del materialismo, contra la decadencia de los valores, contra la feminización y el afeminamiento de la sociedad, y contra la disolución de todos los lazos tradicionales que son parte de aquel desarrollo; en resumen, contra todo lo "no ruso" (Ibid.). Las fuerzas contra las cuales él ha declarado la guerra no sólo están buscando ampliar su influencia cada vez más en el Este sino que también están yendo en pos del alma rusa.


Culpable de Aferrarse a Valores Conservadores, Rusia es Ahora un Enemigo del Nuevo Orden Mundial

     Incluso hoy, los analistas políticos occidentales están teniendo problemas para reconocer la verdadera naturaleza de este extraño hombre que está actualmente en proceso de poner de cabeza el orden de la paz europea. Quizá nuestros izquierdistas medios de comunicación simplemente no tienen el coraje para hacer las comparaciones correctas porque un carácter fuerte como Putin y su visión "nacionalista" de Rusia y del alma rusa nos recuerda una Era que la mayor parte de la personas pensó que había dejado atrás.

     Dentro del Partido de Izquierda de Alemania, en partes de los centro-izquierdistas socialdemócratas y en la administración de Obama, Putin todavía es visto como un hombre moldeado en la tradición del líder soviético de partido, que apoya una versión idealizada de socialismo donde la soberanía, el amor por el país, la solidaridad, el amor propio, el orgullo y la capacidad de recuperación todavía tienen importancia.

     Por otra parte, la élite estadounidense contemporánea es un montón decadente de totalitarios fanáticos del control. La visión que tienen ellos del futuro es una horrorosa pesadilla en la cual todo vale, y por lo tanto nada es distinto o apreciado sino el poder puro para hacer lo que a uno le plazca. Según ellos, no debe haber límites, ni restricciones morales, ni costumbres ni tradiciones que se interpongan en el camino de la acción sin trabas en cuanto a deseos y apetitos primarios.

     Putin, parece, está genuinamente opuesto a esa misión en un nivel personal, y ha expresado su oposición en una manera que ha estimulado al pueblo ruso a convertirse en una fuerza políticamente unida. En otras palabras, Putin es ahora un enemigo del "Nuevo Orden Mundial". Así, desde esta perspectiva, Rusia, tan extraño como pueda parecer a aquellos de nosotros que crecimos durante la Guerra Fría, ha asumido la superioridad moral, y gran parte del resto del mundo se está alineando detrás de ello en un esfuerzo para frenar la orgiástica y enorme aplanadora occidental.

     Ahora bien, no ponga su esperanza demasiado alto, porque Rusia no está liderando un bloque de naciones en esta nueva cruzada anti-occidental; al menos no todavía. Pero ellos ciertamente no están solos en su añoranza de los "valores tradicionales". Muchos grupos en Estados Unidos, incluído el Tea Party, se están inclinando hacia aquella dirección también. Rusia ha estado reuniendo un bloque informal de "valores tradicionales" en Naciones Unidas, donde el Consejo de Derechos Humanos ha aprobado una serie de resoluciones patrocinadas por los rusos que se oponen a los derechos de los homosexuales durante los pasados tres años. Entre los aliados de Rusia en la aprobación de esas resoluciones se incluyen no sólo sus vecinos post-soviéticos sino también China, Ecuador, Malasia y más de una docena de otros Estados.

     La agenda anti-homosexualismo puede parecer una tenue base para formar una alianza internacional militante de actores estatales, pero tiene un gran potencial de unificación cuando se enmarca en términos de un más amplio esfuerzo anti-occidental y, en realidad, de una misión civilizatoria [2]. El homosexualismo institucionalizado es sólo uno de los asuntos, pero puede haber sido el que finalmente cruzó una línea roja (Ibid.).


[2] Masha Gessen, Russia Is Remaking Itself as the Leader of the Anti-Western World, The Washington Post, 30 de Marzo de 2014.


     Considerando el hecho de que incluso en el "muy liberal Estado de Washington" la legalización del "matrimonio" homosexual fue aprobada sólo por casi un punto porcentual a finales de 2012, no se requiere un grado en astronáutica para entender que esa peculiar clase de legislación está entre las más difíciles de aprobar. A fin de derrotar todas las resistencias conservadoras ante tales políticas ellos a menudo necesitan alguna especie de "consenso fabricado", y en el caso de Washington eso fue hecho posible sólo después de enormes donaciones de campaña de numerosos millonarios globalistas de dicho Estado.

     En efecto, cuando miramos el costo de toda esta locura no podemos sino comprender que sería demasiado costoso (incluso para EE.UU.) convencer con éxito al resto del mundo de que ésa es una buena idea. Por una razón u otra, probablemente porque ellos estaban buscando una falsa superioridad moral asentada en roca sólida, los progresistas la han convertido en su causa definitoria y han unido la argumentación de su movimiento al futuro de dicha causa. Algunas personas piensan que ese acto de orgullo desmedido puede resultar ser el talón de Aquiles del progresismo, pero a largo plazo lo que más interesa —y que hiere— a aquellos de nosotros los estadounidenses más tradicionales es nuestra dramática pérdida de la fe en nuestra propia nación.

     "Ésta no es otra Guerra Fría en la que estamos entrando", dijo el Presidente Obama el miércoles en Bruselas, presentando el orden mundial post-Crimea como él lo ve después de consultas con otros líderes de la OTAN. "Después de todo, a diferencia de la Unión Soviética, Rusia no lidera ningún bloque de naciones, ninguna ideología global" (Ibid.). El Presidente Vladímir Putin seguramente no estaría de acuerdo. Durante los pasados dos años, una nueva ideología ha tomado forma en el Kremlin. Insistentemente sacada de las ondas hertzianas de la televisión estatal, ha tomado el control como la idea nacional de Rusia, y es la fuerza impulsora detrás de su postura internacional nuevamente agresiva: Rusia se está rehaciendo a sí misma como el líder del mundo anti-occidental (Ibid.).


Los Izquierdistas Occidentales Ven Fascismo en el Discurso de Putin. ¿Por Qué?

     A fin de entender a Vladímir Putin, usted tiene que escuchar muy atentamente lo que él dice. Usted tiene que estar bien informado acerca de lo que está sucediendo en la escena mundial, incluyendo algunos "juegos entre bastidores", y a veces usted tiene que leer entre líneas para entender lo que él quiere decir y lo que él realmente quiere. Un buen modo de entender las opciones que él escoge es mirar lo que él está procurando prevenir. El tema central de todos sus discursos es el temor al envolvimiento, la amenaza representada por potencias que quieren subyugar al pueblo ruso porque ellas temen la fuerza interior de éste. Putin se refiere más específicamente a un envolvimiento por parte de un número creciente de miembros de la OTAN a los cuales sus opositores procuran añadir Ucrania. En un discurso del 18 de Marzo ante la Duma [Parlamento], Putin dijo:

    "Ellos están tratando constantemente de barrernos hacia una esquina porque tenemos una posición independiente, porque la mantenemos y porque llamamos a las cosas como son y no nos involucramos en la hipocresía" (Fleischhauer, loc. cit.).

     En una entrevista por televisión en Abril, él dijo: "Hay bastantes fuerzas en el mundo que tienen miedo de nuestra fuerza, de nuestra inmensidad, como dijo uno de nuestros soberanos. De manera que ellos procuran dividirnos en partes". Cuando Putin habla del enemigo del pueblo ruso, él está hablando sobre algo más profundo y básico. Las fuerzas a las cuales él ha declarado la guerra procuran ampliar su influencia en el Este y quieren también el alma rusa. Esto es lo que él quiere decir cuando afirma que Rusia debe presentar batalla contra Occidente.

     Esto es lo que los izquierdistas llama "fascismo". Ésa es la "etiqueta" políticamente correcta que ellos usan para estigmatizar a cualquier ideología política que vaya en contra de lo que ellos quieren. El problema es que lo que ellos quieren es lo exactamente opuesto de lo que cada persona razonable querría: internacionalismo, interdependencia, globalización, fusiones, pérdida de soberanía e impuesto mundial al carbono. La etiqueta de "fascista" en el caso de Putin está basada en un malentendido, sin embargo, porque como Jan Fleischhauer ha notado en Der Spiegel, "Putin no es post-comunista. Él es post-fascista" (Ibid.). Una búsqueda de la correcta analogía histórica debería enfocarse en los acontecimientos de Roma en 1919 más bien que en Sarajevo en 1914 (Ibid.).

     No les llevará mucho tiempo a aquellos que se mueven dentro del mundo de resonancias y metáforas que colorean el pensamiento de Putin, identificar rasgos que estuvieron también presentes en el nacimiento del fascismo. Está el culto al cuerpo de parte de Putin, la elevada retórica de la auto-afirmación, la denigración de sus opositores como degenerados, su desprecio por la democracia y el parlamentarismo occidental, y su exagerado nacionalismo. Los enemigos de la libertad entre el conservadurismo extremo de Europa sintieron temprano cambiar el clima político.

     Ellos inmediatamente entendieron que, en Putin, está hablando alguien que comparte sus obsesiones y aversiones. Putin corresponde reconociendo a esos individuos de mentalidad parecida: "En cuanto al replanteamiento de valores en países europeos, sí, estoy de acuerdo en que estamos presenciando ese proceso", dijo él a su entrevistador de televisión el jueves pasado, señalando la victoria de Victor Orbán en Hungría y el éxito de Marine Le Pen en Francia (Ibid.).


Una Misión Histórica para el Pueblo Ruso: Oponerse a la Decadencia Occidental

     Cuando las nuevas leyes anti-homosexualismo fueron primero introducidas hace un año en Rusia, la gente tampoco logró reconocer el verdadero sentido de ellas. Pero hoy está claro que eso marcó la aparición de la nueva Rusia. Lo que comenzó con una ley anti-homosexualismo está continuando ahora en otro nivel: la progresión lógica de la creencia de que ciertos grupos son inferiores es la creencia en la superioridad del propio pueblo. Y cuando Putin evoca el mito de Moscú como una "Tercera Roma", está claro que él está asignando al pueblo ruso una misión histórica.

     De acuerdo a esa visión, Rusia no está cumpliendo con su responsabilidad no sólo de detener la decadencia occidental en sus fronteras, sino también de proporcionar un último bastión para aquellos que habían abandonado ya la esperanza en esta lucha. Así como Estados Unidos fue alguna vez un refugio para aquellos que huían de reyes y reinas, parece que Rusia está representando ahora un potencial refugio seguro para aquellos que quieren escapar de la tiranía del Nuevo Orden Mundial.

     Pero él también dice que Rusia nunca puede ceder. "La muerte es horrible, ¿verdad?", preguntó Putin a los espectadores al final de su aparición en televisión. "Pero no; parece que puede ser hermosa si sirve a la gente: la muerte por los propios amigos, la propia gente o por la patria, para usar la palabra moderna" (Ibid.).

     Para los oídos hipersensibles de los izquierdistas, hippies, vegetarianos estrictos, expertos en el Calentamiento Global y la muchedumbre de los LGBT, aquellas palabras son tan fascistas como las que usted pueda oír. Obama recientemente canceló un viaje a Rusia en parte debido al tratamiento dado allí a los homosexuales, lo cual nuestro gobierno describe como una cuestión de derechos humanos.

     Por lo visto es ahora un derecho humano convertir a nuestros hijos e hijas en pervertidos polimorfos. La gran mayoría de los rusos es una gente varonil y heterosexual que se opone al homosexualismo, lo cual, de acuerdo a los actuales estándares estadounidenses, los hace "homofóbicos".–





No hay comentarios:

Publicar un comentario