BUSCAR en este Blog

domingo, 26 de marzo de 2017

Ramón Bau - El Islam, Europa y el Nacionalsocialismo



     Presentamos en esta entrada el texto de Ramón Bau "El Islam, Europa y el Nacionalsocialismo", con algunos párrafos de menos. Aborda el autor aquí, en un trabajo que también carece de indicación de fecha, el serio problema del artificial trasplante cultural que es el Islam en suelo europeo, un verdadero genocidio según su visión, el que no obstante puede ser frenado y revertido si sólo se echa mano a la reserva de voluntad que quede o que se despierte en el ánimo de muchos.


El Islam, Europa y el Nacionalsocialismo
por Ramón Bau



     Tratar temas complejos y polémicos es a la vez un reto y una obligación. Ya que no podemos combatir contra divisiones enemigas, dado que esta época lamentable nos obliga a usar las letras en vez de las nobles armas del Caballero, usemos estas letras con valor y decisión sin tener miedo de las consecuencias.

     Para comprender el tema de la relación con el Islam es preciso ante todo asumir una posición desapasionada, de forma que nos centremos en el tema y no en posiciones prefijadas. Para ello  primero estudiaremos la base de las relaciones entre las "religiones" y el Nacionalsocialismo, para luego centrarnos en el tema Islam.


LA RELIGIÓN Y LA LUCHA NS

     "¡Dios con nosotros!"... así rezaba la consigna de las SS.

     La lucha revolucionaria contra los valores del Sistema no está basada en una religión ni un mandato divino sino en la defensa de valores que son antípodas de los materialistas del sistema democrático-progresista. La base de nuestra lucha es una visión positiva y sensible del hombre y la Naturaleza, y por tanto todo lo que apoye esa vía de superación humana y de sentimiento positivo debe ser en principio tenido en cuenta.

     Así, la usura, la Finanza, las libertades para degradarse, el aborto indiscriminado o la mentalidad individualista y egoísta, el placer como objetivo, la comodidad y la exigencia de derechos sin cumplir deberes, la corrupción en el sexo, etc., jamás podrán conciliarse con el NS

     Y veamos el caso del aborto: es posible que en algún caso concreto se pueda aceptar un aborto eugenésico grave, pero eso es la excepción. El aborto como hecho general es repugnante a nuestra cosmovisión. Matar voluntariamente a un ser indefenso en el vientre de su madre nos parece horroroso, y si en algún caso puede ser necesario, lo es contra natura, contra nuestro sentimiento, y como un hecho espantoso aunque necesario, no como algo que casi se aplaude y que se hace con "orgullo" y subvencionado en las democracias. Por tanto hay posiciones que son básicamente contrarias, incluso cuando en algún caso particular puedan ser más o menos aceptables. De la misma forma el Amor, la Belleza, el sacrificio, la espiritualidad, la comunidad, la compasión o la alegría son temas que de base apoyan y van en la misma dirección que el Nacionalsocialismo. [...]

     En Mayo de 2000 el jesuíta progresista Freidhelm Mennekes proponía introducir el arte moderno (o sea la basura actual llamada "arte") en las iglesias, pero indicaba: "Los creyentes esperan del arte religioso un mensaje de serenidad, paz y esperanza... mientras que las obras modernas que tenemos en la Catedral de Colonia tienden a recordar las angustias y los miedos del hombre de nuestro siglo". Sí, la religión tiende al Amor y la Paz, pero la basura del arte democrático tiende al psiquiatra, el espanto, el vacío interno, la angustia del hombre sin valores.

     No se trata tanto de un cristianismo positivo, sino de sentir en positivo. Y es en este sentido que el Nacionalsocialismo apoya a toda religión que promueva ese "sentido positivo", o sea, los principios positivos de amor y dignidad comunes, y la condena al materialismo y el egoísmo del placer como objetivo de la vida.

     Entre algunos medios existe la visión de que nuestras raices raciales pre-cristianas son "mejores", o más adecuadas a los valores que defendemos, que el cristianismo, y por tanto que de alguna forma una auténtica revolución debería remover también las religiones actuales. Eso se ve reforzado a menudo por la actitud claramente lamentable de las Iglesias, que van cediendo ante la presión de la prensa y los medios del poder, adaptándose a menudo a los anti-valores del Sistema, aunque no sin resistencia, y aun así con muchas muestras de buenas obras y actuaciones en tantos y tantos cristianos.

     Esta tendencia pagana es bastante importante entre los NS pues sin duda muchos de los valores esenciales del paganismo, como el amor a la Naturaleza y el respeto a la diferencia, están mucho mejor planteados desde el paganismo o posiciones como el hinduísmo que desde un monoteísmo. Sin embargo hay que ser muy cautos cuando se quiere convertir una Revolución en una Reforma religiosa. Nuestra revolución es una lucha global, y por tanto en parte asume una actitud en lo espiritual; digamos que de alguna forma "elimina" la posibilidad de compaginarse con una forma de entender lo espiritual que vaya contra los valores revolucionarios NS.

     En este sentido podemos decir que toda revolución real, profunda, es una reforma en lo religioso. Pero no más, no genera una religión sino que hace que las religiones tradicionales se adapten a sus valores si su base "religiosa" lo permite. Una revolución del hombre no fuerza una religión dada y menos una Iglesia dada, ni va en contra de religiones o Iglesias que no combatan los valores esenciales de esa revolución.

     En la situación actual nuestra revolución se enfrenta pues a aquellas tendencias dentro de las Iglesias que pretendan asumir los anti-valores del Sistema como esencias de sus religiones, pero no contra las religiones que puedan ser compatibles con nuestros valores. Es más, en realidad creemos en esa compatibilidad, siempre que no sea manejada por las Iglesias y sus intereses materiales.

     Por otra parte las religiones pre-cristianas deben ser entendidas en su base, pues si no, podemos caer en actitudes ridículas de "resucitar" rituales o creencias sin sentido actual. Una excesiva pasión pagana llevada a la política puede ser también nefasta, pues si bien algunos de sus principios de valores son realmente muy coincidentes con nuestra revolución, su desarrollo real histórico fue coherente con una etapa de los sentimientos que ya no es asumible en gran parte. Una cosa es aceptar la belleza del héroe vikingo y otra pretender basar nuestra espiritualidad en concepciones primitivas de sangre y fuerza, que comportaban la esclavitud y la masacre, sin tener claros los valores de la compasión y el amor.

     Atenas es un ejemplo para nosotros en lo espiritual, pero eso no quiere decir que debamos asumir sus muchas supersticiones que iban ligadas a veces a actitudes de respeto positivo con la  Naturaleza pero no exentas tampoco de incapacidad para comprender hechos naturales.

     La base es la correcta pero su desarrollo quedó incompleto y erróneo. No somos pues "nuevos vikingos", aunque admiremos sus sagas y su concepto del honor y valor. La revolución se hace para generar en los próximos siglos los héroes y valores que darán guía a la espiritualidad futura, ya sea encarnada en religiones adecuadas a nuestra raza o con nuevas formas religiosas. Ése no es nuestro trabajo sino cimentar las bases de valores que defendemos.

     Pero si leemos lo anterior, ¿qué problema hay para considerar el Islam como una religión que apoya también en su esencia valores positivos, prohibe la usura, favorece la familia, combate el materialismo, y propaga la espiritualidad? Nada impide en su esencia que como "religión", o mejor, como camino espiritual, el Islam pudiera ser aceptado por los valores NS. O en todo caso, si bien hay temas apoyados por el Islam que nos son repugnantes (como su trato en el ritual de matar a los animales o en la poligamia), no parece que esos hechos no pudieran ser eliminados del cuerpo del Islam sin afectar determinantemente a su esencia, como veremos que así se indica por los propios partidarios del Islam (en el Islam no hay rituales, sólo tradiciones sin el carácter de obligación religiosa o sacralizada), tal como se han eliminado del cuerpo del cristianismo muchas relaciones con la religión judía que se leen en la Biblia y que luego no se reflejan en la vida espiritual real del cristianismo (recordemos, por poner un ejemplo, la lamentable supremacía del judío que se indica en algún pasaje evangélico).

     En una palabra, el NS defiende valores, y sería posible que el paganismo, el cristianismo o el Islam pudieran aceptar sus valores, seguramente con algunos cambios en sus cuerpos no esenciales, sus ritos o costumbres, etc.

     El cristianismo ya tuvo en los años '30 obispos claramente NS, y hay notas oficiales de obispos aceptando un cierto racismo mientras se comporte caritativamente con los demás, y lo mismo aceptando la expulsión de no nacionales mientras se haga con todas las garantías éticas y materiales para no ser un sufrimiento o castigo doloroso. De la misma forma, en los años '30 hubo muchos creyentes del Islam que creían en Hitler y lucharon por el NS.

     No es pues en la defensa de los valores donde vamos a tener problemas fundamentales con el Islam, sino en otros aspectos.


LA MÍSTICA NACIONALSOCIALISTA

     Lo que mantiene a un NS actual firme y radical frente a todas las persecuciones y desastres no es la seguridad en sus ideas sino la seguridad en su mística NS, sea de la religión que sea el camarada. El NS es una concepción sensible del Hombre y la Naturaleza, no un programa político.

     "¿Por qué nos sigue obsesionando Hitler?", se preguntaba un anti-nazi como Ian Kershaw en El Mundo (30 de Enero de 2003), obsesionando a todos, miles de libros, miles de leyes represivas, miles de millones en propaganda contraria... y miles de fanáticos partidarios. No obsesiona por la guerra gigantesca que se necesitó para destruírlo militarmente, ni por sus ideas políticas; no es el revisionismo o el debate prohibido y sacralizado sobre el "Holocausto"; no es por el peligro que representan ahora los "nazis", no, nada de eso justifica que cada día se trate de Hitler, y no de Stalin, Mussolini, Roosevelt, Churchill, De Gaulle, Marx, Lenin, Napoleón o Ghandi. No hay leyes contra nadie excepto Hitler. El Sistema necesita millones de dólares anuales en propaganda anti-nazi... y sigue obsesionando o atrayendo.

     Un pobre desgraciado, siempre candidato al Nóbel, el judío Harry Mulisch escribe una obra "Sigfrido" para hablar de un imaginado hijo de Hitler, y llama a Hitler "agujero negro que necesitaba matar para existir"... Y para diferenciarlo de Stalin indica que éste "partió de una inspiración acertada, como era la lucha contra la desigualdad social" (El País, 22 de Marzo de 2003). En realidad el comunismo es para el Sistema una democracia desviada por error. Sí, Hitler es distinto, se sale de toda norma actual, obsesiona a todos... incluso, y quizás más que a nadie, a sus enemigos.

     La respuesta a esa pregunta obsesiva de ¿Por qué Hitler?, tiene una sola respuesta: Hitler y el NS reflejan la última manifestación "mística y mítica" de la concepción heroica de nuestra Raza. El NS no es sólo una opción política, es una opción de la mística de la vida. Podríamos decir que tiene una faceta "espiritual", y en Hitler hay la encarnación de un Ideal Humano, el Héroe-Artista, el Sigfrido de la nueva Era, hombre capaz de aunar el amor a los animales, al arte y la Naturaleza con la creación de una realidad humana superior que refleja "otro mundo posible".

     Como decía el propio judío Mulisch, los desfiles gigantescos de "El Triunfo de la Voluntad" no son desfiles, son parte de una escenografía global mítica, como un recuerdo de la Caballería andante o las falanges griegas, un reflejo de un espíritu dormido de la Raza que de vez en cuando y de forma inesperada logra burlar la tiranía de la vulgaridad y la usura, el interés y la política conspirativa, para reflejar "otro mundo".

     Todo esto viene al caso de las religiones. Pues si bien el Nacionalsocialismo NO es una religión, sí tiene una mística y un Mito, una espiritualidad propia. Y eso afecta fundamentalmente a su relación con las religiones de Iglesia o las concepciones religiosamente exclusivistas. Para que una religión sea compatible con el NS basta que respete sus valores, pero para que una religión esté "perfectamente integrada" con el NS debe respetar la mística NS, debe asumir la realidad de que el NS desarrollará un comportamiento "espiritual", un ceremonial que es una liturgia.

     Las religiones monoteístas y fundamentalmente agresivas contra toda dispersión de "lo religioso" de "su" Iglesia tienen una cierta tentación a inmiscuirse "contra" esa mística NS y sus diversidades, solsticios, fiestas campesinas, celebraciones místicas a los caidos o a los héroes, salutaciones a la Naturaleza, etc.

     Éste será sin duda uno de los puntos de choque del NS con las estructuras litúrgicas y oficiales de las concepciones monoteistas radicales. Y ese sentido místico NS será el origen de tantos paganos y espiritualidades paralelas en ambiente NS. El paganismo es muy proclive a esa diversidad de expresión espiritual que forma parte de su esencia misma. Hitler y el NS obsesionan, pues recuerda al subconsciente de amigos y enemigos ese otro mundo, esa mística aria olvidada, esa irracionalidad de la razón de la Raza, ese héroe exento de precio, ese mundo sin Oro. El subconsciente se llena de odio o de admiración, pero siempre de sorpresa, al reconocer marcas y señales de ese mundo que se tiene en los genes pero que la mala educación y el ambiente decadente lo han ahogado desde niño.


LA TOLERANCIA RELIGIOSA Y SU REALIDAD

     Los masones inventaron la "tolerancia" moderna para acabar con la religiosidad, no para ampliarla a otras posibilidades. Uno de los temas que sugiere el punto anterior como base de las fricciones entre religiones y NS, es el de la tolerancia religiosa, palabra que está muy de moda y por tanto está deformada por el Sistema. Sin comprender este principio no se puede analizar el resto del tema.

     Lo primero es combatir la deformación demo-liberal que se ha hecho de la llamada "tolerancia religiosa", idea que nace en el mundo moderno de la masonería con la clara idea de que ella fuera la "palabra mágica" para desacralizar la sociedad e imponer el librepensamiento masón, o sea, para eliminar las religiones de la vida pública. Esa "tolerancia" religiosa ha llevado a las más tremendas persecuciones que jamás tuvieron los cristianos. Pero pasadas aquéllas con el comunismo, las persecuciones jacobinistas o las directamente masonas como en Méjico, la realidad es que la acción de los "tolerantes" masones ha sido siempre la de combatir a las religiones, no la de aceptar a las religiones diversas.

     Se quita la educación religiosa, no se diversifica. Se eliminan los símbolos religiosos o sus fiestas oficiales, no es que se acepten las de otras religiones también. No, la tolerancia religiosa del liberalismo democrático es la voluntad de imponer un laicismo mercantilista anti-religioso y anti-espiritual.

     Esta concepción de tolerancia religiosa no tiene nada que ver con la idea de Tolerancia tal como la entendían las espiritualidades arias pre-cristianas, para las cuales tolerancia no era ni combatir toda espiritualidad ni aceptar cualquier religión.

     Para un pagano el respeto a las demás formas de espiritualidad es total, las siente como suyas, admira a los que manifiestan la espiritualidad de otras maneras... pero no todas ni de cualquier forma. La tolerancia es sólo si esas espiritualidades no pretenden destruír las propias, si no intentan desarrollarse contra el interés popular, o sea, si no atentan contra los VALORES raciales y del pueblo. Las persecuciones contra los cristianos en Roma no lo fueron por sus ideas religiosas en absoluto, sino por dos motivos:

—Declaraciones de los cristianos de su voluntad de destruír los templos paganos y las divinidades no cristianas.

—Declaraciones de los cristianos contra la obediencia al César o el servicio en las legiones, contra la asistencia a los actos oficiales del Imperio (que los cristianos veían como paganos cuando eran signos del Imperio no de las religiones).

     En realidad el propio Hitler definió lo mismo: respeto a las Iglesias pero prohibición de que se inmiscuyan en la vida política y oficial, y que no inciten al enfrentamiento entre religiones.

     La tolerancia de la que hablan los masones democráticos actuales es una persecución taimada, basada en denigrar sistemáticamente todo el hecho religioso y establecer la educación anti-religiosa en la escuela pública, los medios de comunicación de masas, etc...

     En cambio, la tolerancia religiosa del hinduísmo y el paganismo se basa en la visión de lo divino que inunda todo, la multicidad de lo divino o religioso, lo que no significa que los hindúes no hayan cometido brutalidades también en su enfrentamiento con el Islam (hay casos de genocidios hindúes contra mezquitas y comunidades islámicas, pero sin duda la agresión inicial fue del Islam en su deseo de "conquistar" la India para su religión).

     Por eso un NS no aceptará una religión que combata los valores NS, o una Iglesia que combata al movimiento político popular NS. Pero fuera de eso, reina su tolerancia, que es apoyo, no "tolerancia laica" sino apoyo a la labor espiritual de las religiones.

     El tema es saber cuál es el concepto de "tolerancia" en el Islam y el cristianismo. Éste es uno de los temas importantes pues ambos han tenido muy poca tolerancia en el pasado y el Islam no la tiene en absoluto en el presente. Ambas son religiones absolutistas que pretenden eliminar  cualquier otra como "falsa", y se han creído con derecho a imponer su unicidad por la fuerza. Pero si el cristianismo ha cedido en los últimos años en este tema, quizás por la decadencia de su fuerza, el Islam, en cambio, allí donde domina, usa la más completa brutalidad y represión contra toda otra espiritualidad, como veremos con más detalle.

     Como indica el libro "La Visión Hindú del Cristianismo y el Islam" de Ram Swarup, sólo en la India se ha desarrollado un concepto de "paganismo" tolerante gracias a una religión no monoteísta, el hinduísmo. Y ha sido el Islam quien los han atacado en el pasado provocando enormes matanzas por ese tema. [...]


PROS Y CONTRAS
DE UNA VISION IDÍLICA DEL ISLAM EUROPEO


     El que no escucha no aprende, y el que no sabe discernir entre lo que escucha es siempre engañado. Hay pues que escuchar, pero no siempre creer todo.

     Evidentemente muchos podemos aprender de las palabras anteriores, pero también en mucho podemos disentir. Siempre he creido que se debe empezar por lo positivo, que tantas veces olvida uno frente a las críticas.


LOS PUNTOS EN PRO A TENER EN CUENTA

1. Comprensión del Islam

     Hay que renunciar a entender al Islam por los parámetros cristianos de Religión-Iglesia, de una "religión normalizada" y dirigida por una Iglesia. Por tanto es preciso entender el Islam como un Camino Espiritual. Y eso cuesta a los cristianos acostumbrados por la doctrina eclesiástica a que no hay camino si no está dirigido por una Iglesia u organización definida.

     Sin embargo, a falta de Iglesia sí tienen los demás componentes del cristianismo: fanatismo monoteísta y libro sagrado como única guía inmutable, y profeta casi sacralizado (en realidad les falta poco para divinizarlo, aunque no han caído en ese extremo que atenta contra el monoteísmo radical del Islam. En el cristianismo el tema de la Trinidad es un reflejo del politeísmo adaptado al monoteísmo).

     Por todo ello no hay que ver prácticas o declaraciones de autoridades islámicas con la misma idea que una declaración del Papa o de un Primado de una Iglesia luterana. En el Islam no hay más guía que Mahoma y el Corán, y las opiniones de un ulema (conocedor teológico del Corán), o un Imán (administra una mezquita) tiene sólo el valor de su autoridad espiritual, no la de una "doctrina" añadida al cuerpo del Islam.


2. ¿La España Semita-Musulmana?

     Es evidente que hay una gran confusión entre la llamada invasión árabe en España y el tema etnográfico de esa "invasión". Es cierto que hubo cierta aportación norafricana, importante al principio, pero es más cierto que se trató durante los siglos posteriores fundamentalmente de una guerra civil entre los propios hispanos. Podemos leer en Handschar:

     «Simplemente queremos llamar la atención del más fiel europeísmo para poder ser una avanzada de élite de hombres libres y afirmar que el episodio del Islam occidental (desde Poitiers a Tánger) no es tema de un pueblo contra otro sino de una misma gente con dos concepciones de la vida enfrentadas por intereses de unos pocos.

     «Se inició una consiguiente guerra civil desde prácticamente la muerte de Leovigildo, que no parará hasta la final expulsión confesional (nunca étnica ni mucho menos racial: la famosa "limpieza de sangre" no es tal) de los moriscos desde 1609.

     «La tan mencionada como reiterada hasta la saciedad "invasión árabe" no fue tal, sino que fueron acontecimientos concatenados de una pura y dura guerra hispano-goda de consecuencias aún poco sopesadas.

     «La obra de Olagüe La Revolución Islámica de Occidente y la posterior Los Árabes Jamás Invadieron España, apoyadas o corregidas por Pierre Guichard, Dufourcq, Juan Zozaya, Pedro Voltes, Ambrosio Huici Miranda y Francisco Cordera, y matizadas como complemento necesario por historiadores de la filosofía como Miguel Cruz Hernández (su Historia de la Filosofía Hispano-Musulmana, de 1957, es de obligada referencia), Francisco Valdés en su Historia del Arte, o los últimos aportes de la historiografía catalana como Juan Vernet (1992) y Joaquín Vallvé (1986), son un soplo de aire fresco.

     «No tenemos espacio para hablar de la arianidad irrefutable de los moriscos españoles (los trabajos de Rodrigo de Zayas, y sobre todo el de Elena Pezzi, Los Moriscos que No Se Fueron, han literalmente revolucionado el campo de la moriscología), de la originalidad indoeuropea de la cultura y etnia bereber hispánica, o de la misma singularidad del arte y el pensamiento hispano-musulmán».

     Es positivo leer la edición de Sánchez. Albornoz (La España Musulmana) de Espasa Calpe, 1980. Todo ello contiene parte de verdad: la mayoría casi absoluta de población, mandos y ejércitos musulmanes en España eran de raza aria, aunque no se debería ocultar que hubo sin duda aportaciones militares importantes de semitas norafricanos en algunos momentos.

     Creo que es irreal presentar tanto una España musulmana de moros africanos luchando contra arios, como intentar generar la creencia de que no hubo inmigración de gentes moriscas, no arias, y que todo fue sólo una lucha entre dos mundos arios con religiones diferentes. Ni todo ni nada. Para colmo, la España musulmana inicial dependía políticamente del Califato de Damasco, y éste estaba claramente fuera de Europa y dirigido por semitas. No es de recibo plantear una "independencia" total entre la España musulmana y el mundo semita musulmán. No fue así, como tampoco fue una invasión étnica global de africanos lo que sufrió la España musulmana, cosa que hemos siempre defendido y que destruye claramente la idea de la "mezcla racial" del español con los semitas. No hubo poblaciones importantes de semitas en la España musulmana. Pero la España musulmana estaba unida al Califato, sus tropas iniciales eran semitas, e incluso cuando se independizó mantenía su relación con el mundo árabe y no con la Europa aria.


3. La Europa Islámica

     Es cierto que hay núcleos importantes de arios islámicos en Europa desde hace siglos, y muchos ahora mismo. No podemos pensar en que todo el Islam es morisco, asiático o árabe, eso es irreal. En la zona de los Balcanes y en algunas partes del Este ruso hay poblaciones arias islámicas importantes. Lo mismo en Turquía, donde quedan importantes poblaciones de griegos islámicos también.

     Otra cosa es lo que han significado para Europa y para el pueblo ario el Islam y esas poblaciones, incluso considerando actualmente estas poblaciones arias-islámicas como algo importante y muy respetable.

     También es cierto que muchos islámicos lucharon por el Tercer Reich; es más, la mayoría del Islam estuvo más cerca del NS que de la democracia masónica o estalinista. Eso sí es cierto totalmente y merece tanto el reconocimiento como el respeto. [...]


Conclusión Positiva

     De estos puntos debemos sacar básicamente dos conclusiones: no juzgar al Islam por el estereotipo medieval, y tratar de comprender su realidad interna y valorar sus aspectos positivos, y entre ellos su vitalidad actual, cuando tantos pueblos están en decadencia espiritual total. Respetar, lo que no significa comulgar.


LOS PUNTOS CONTRA EL ISLAM EN EUROPA

Religiones Monólatras y Exclusivistas

     El Islam es una religión monoteísta pero además basada en un libro, como el judaísmo o el cristianismo. Este tipo de religiones han sido todas tendientes a imponerse como sea, por la fuerza si es posible, sin respeto a otras creencias. Y además están encadenadas a libros que en el caso de la Biblia o el Corán contienen dosis importantes de amenazas contra los "incrédulos", cuando no matanzas y ordenes de genocidios contra pueblos enteros que no gustaron o aceptaron a los judíos o a Mahoma.

     En la Biblia, un libro de odio y de un dios exclusivista y genocida, se leen matanzas ordenadas por Yahvé, y en la historia de Mahoma hay matanzas y ordenes de guerras y asaltos dadas por Yahvé o por el Profeta mismo. El cristianismo no está libre de esos pecados cuando acepta el Viejo Testamento como "sagrado", pero sin duda los Evangelios son "otro sentimiento". Los Evangelios respiran un sentido muchísimo más amable, amoroso y aceptable; eso es sin duda positivo. Los cristianos han asesinado tanto o más que los islámicos, pero Jesús y sus Evangelios no, ni ninguna muerte o matanza fue efectuada, ordenada o promovida por Jesús; es más, eso sería impensable en Jesús.

     Esa herencia de exclusivismo e imposición violenta no la ha perdido el Islam hoy en día, como no la ha perdido el judaísmo (imposición por otros medios, y exclusivismo aún mayor). Basta ver la situación de los cristianos en paises musulmanes:

—AFGANISTÁN (1%) Perseguidos a muerte.
—ARABIA SAUDITA (3,7%) Están perseguidos y castigados con la cárcel y la pena de muerte.
—ARGELIA (1%) No pueden anunciar el cristianismo, sólo pueden dar testimonio por las obras.
—EGIPTO (10%) Pueden profesar el cristianismo; en la práctica, son perseguidos.
—INDONESIA (10%) Perseguidos y a menudo a muerte.
—MARRUECOS (1,1%) Prohibida la difusión del cristianismo.
—NIGERIA (45%) Perseguidos en varias zonas.
—SUDÁN (10,4%). Perseguidos y convertidos en esclavos.
—TÚNEZ (0,3%) No pueden anunciar el cristianismo.

     En una palabra, los conceptos de libertad religiosa o la separación de religión y política no existen en el Islam. La separación de religión y política no quiere decir una desacralización de la política, una laicidad masónica, pero sí la no interferencia de las religiones sobre la "espiritualidad" política del Nacionalsocialismo.

     Y que conste que no hemos recurrido a usar textos como el de Fray Bernardini, arzobispo de Izmir, que lleva 44 años en Turquía, donde el 99,5% es musulmán. Este franciscano cuenta que un líder musulmán le dijo durante un encuentro cristiano-musulmán de "diálogo": "Gracias a vuestras leyes democráticas os invadiremos, y gracias a vuestras leyes religiosas os dominaremos". Mahoma ordenó lapidar a varias personas... Jesús se niega a condenar incluso a la mujer pecadora... El Islam es en su estilo sobre castigos y formas muy similar a la Biblia, no al Evangelio (otra cosa es lo que la Iglesia hizo en otras épocas... que está a la altura del Islam o peor).

     En una palabra, creemos que un Islam europeo debería antes de nada asumir el sentido de compasión y de no exclusividad, eliminando todo el sentido de apoyo a los sistema islámicos tiránicos y exclusivistas de la mayoría de paises con islamismo oficial actual. Y no es así, no hay una condena radical del Islam europeo contra los paises islámicos del mundo. [...]


LOS TÓPICOS SOBRE EL ISLAM

     Aunque ideológicamente sean de menor importancia, pues no son temas que sean la base de la idea islámica, sin duda no ayuda nada a la buena disposición hacia el Islam europeo el que esa "espiritualidad" no se haya librado de costumbres que pueden ser comprendidas por moros y  africano pero que no son admisibles para una espiritualidad europea.

     No hablamos de la ablación del clítoris, que jamás ha sido islámica sino que proviene de una costumbre ancestral africana de lo más cutre, pero sí de la matanza, quizás mal llamada "ritual", de animales, y de la poligamia.

     Degollar el cordero en el día del Eid al-Adha (literalmente, fiesta del sacrificio profético) es sólo una sunna (tradición con minúscula, aunque importante) y costumbre muy arraigada desde el Islam árabe, y no es por tanto una obligación sacramental en el sentido de "rito sacramental", aunque sin duda sagrado.

     Sería una salida si el Islam en Europa eliminase esa repugnante costumbre árabe o morisca que se ha introducido como "costumbre sagrada". Por supuesto las actuales corridas de toros o las peleas de gallos, etc., NO forman parte de la espiritualidad actual aria, menos aún de ninguna religión cristiana, y fueron prohibidas por el NS, existiendo sólo en España esa barbarie de los toros, para nuestra vergüenza. Que actos así se convirtieran en temas "religiosos" sería el colmo. Por supuesto a ningún paganismo actual, y menos entre los NS, se le ocurre reivindicar la práctica religiosa de las matanzas de animales en los templos paganos, hecho que ya nos repugna que se celebrase en su día pero que podría ser excusable en tanto la época no tenía mayor sensibilidad.

     Desgraciadamente el Islam europeo no ha condenado esas prácticas contrarias a la sensibilidad europea con los animales, e incluso las apoya y efectúa, lo que es un muro importante para su aceptación, e incluso para su legalidad en un régimen NS.



     En cuanto a la poligamia aceptada en el Corán como optativa... pues para que el Corán fuera aceptado como una forma religiosa en un régimen NS debería eliminar esa parte. Jamás el pueblo ario debe aceptar la poligamia como algo normal ni optativamente, pues es algo que atenta a la calidad de la mujer y la concepción de pareja que damos al amor.

     La excusa de que es "optativo" sólo serviría si una vez más el Islam europeo hiciera sus deberes, eliminando ese tema de su "propuesta religiosa". En una palabra, el Islam europeo debería arianizarse y para ello separarse totalmente del mundo cultural árabe y de las partes del Corán que atentan a nuestra forma de ser aria. Pero eso es difícil de lograr cuando se considera una religión monólatra, o sea, basada en un texto "sagrado". Sólo siglos de convivencia y de adaptación han logrado parcialmente llevar el Evangelio cristiano a una arianización aceptable, desprendiéndose de todo el judaísmo que hay en sus textos, aunque no lo han logrado más que a nivel popular, manteniéndose el Antiguo Testamento sin ser condenado y rechazado, lo que ya provoca numerosos problemas entre el NS y el cristianismo teológico. [...]


EL PROBLEMA GRAVE: LA INVASIÓN Y SU SOLUCIÓN

     ¿Son galgos o podencos?, discutían dos conejos sobre los perros que los perseguían, y perdiendo así el tiempo los cogieron. El problema del Islam no es si podría ser ario o no, sino si es útil o no para solucionar la gran invasión que sufre Europa, y que es el problema fundamental a resolver. El problema en serio: estamos en guerra

     Pero hay más. No se trata sólo de saber qué base aria tiene el Islam o si tenía a Averroes y era ario... o si el árabe como lengua puede tener un interés ario... eso esta bien como teoría. Pero al final nos preguntamos cosas muy concretas: ¿Qué solución da el Islam a la invasión racial?, ¿qué estrategia para eliminarla y mantener el estado racial ario?.

     Es cierto que parte de los argumentos de un Guillaume Faye en su libro "La Colonización de Europa" podrían ser llamados "anti-invasión", no anti-Islam. En realidad no creo que quiera criticar al Islam, no le interesa el Islam, le interesa sólo combatir la inmigración masiva extra-europea de origen africano que es la que sufre Francia principalmente.

     Es cierto que el Islam no favorece especialmente, como religión, la inmigración, y es cierto que los medios cristianos a veces la favorecen más que el propio Islam. Si, todo eso es cierto. Pero no se trata de jugar a ideas, porque estamos ante una invasión. Todo lo que pueda favorecer la invasión y su integración es enemigo... eso no es ideología, claro, es una reacción ante una agresión. En toda guerra las ideas quedan subordinadas... Es triste... el Islam no es culpable, seguramente podría haber sido la solución. Un Tercer Mundo islámico radical y puro no habría tenido la tentación capitalista de Occidente-sionismo... Pero eso es ya teoría. La realidad: la invasión.

     No estamos ya en una escuela sino en una guerra. La invasión no admite diálogos a veces... Espero que comprendamos que la invasión puede llevar a una guerra terrible, a enfrentamientos de vida o muerte de una cultura y raza. No será algo divertido ni universitario, será una lucha por la supervivencia del mundo ario... Sí, no hablo de hoy, hablo del futuro...

     El drama es que si un día comprendemos que la inmigración ilegal masiva ha sido un plan perfectamente preparado por el capitalismo sionista, y un poder logra sacarse de encima la dictadura capitalista, la única salida será considerar la inmigración masiva oficialmente como lo que es: un crimen genocida contra la Humanidad. Tras ello, declarar ilegales todas las leyes que el capitalismo ha efectuado en base a ese Genocidio, y con ello eliminar las nacionalidades ilegalmente concedidas, y establecer un plan de restauración anti-genocida de la situación anterior a la invasión ilegal sufrida.


     Este proceso es la única salida para salvar a Europa del genocidio que sufre, y a la vez restaurar el genocidio que han sufrido los paises de donde se han llevado sus hombres a Europa en un nuevo episodio de esclavitud pagada. En este sentido, Faye no quiere dar un curso académico, quiere prepararnos para un combate vital. Y el Islam ahí no puede ser neutral, nada podrá ser neutral. Y no veo al Islam "europeo" con voluntad de tomar partido claro por Europa contra la invasión de miembros de su propia religión.

     Sin duda, somos de la opinión de que el factor racial, junto con otros (clima, geografía, ciclos históricos, culturales, espirituales, factores tecnológicos) son esenciales para determinar el futuro de una NUEVA CONCIENCIA, cultura o civilización: si se olvidan estos factores y se imponen otros acompañados de una "nueva creencia" perdemos esencia como pueblo y memoria histórica del mismo. Ambas, creencia y cultura, se han compaginar y adaptar de una manera natural y espontánea. El hispano Ibn Jaldún, Al-Farabi, el propio Spengler o el mismo Vicente Risco así nos lo han demostrado desde ya el siglo XIV al XX, y todos ellos con muy superior calidad de pensamiento al del tan amañado como improbable "choque de civilizaciones" de Huttington, todo un proyecto sionista para confundir a las tradiciones y pueblos arios y no-arios en un enfrentamiento mundial, por inercia suicida, en una esperada Humanidad preparada para el "choque". Nefasto.

      Desgraciadamente la presencia masiva de inmigración africana —así como otras muchas, como la africana no-musulmana o la de indígenas "hispanos", por cierto católicos— es un hecho, y además no querida ni demandada por los propios musulmanes. Ha sido esta Europa suicida y de banqueros quien los ha llamado, en un "ensayo de laboratorio" socio-político para ver lo que pasaba si gente de otras latitudes aparecía aquí como buenos parisinos o berlineses. Las consecuencias, una vez más, pienso que los han rebasado, y los que pagamos las consecuencias somos el ciudadano europeo de a pie, el inmigrante que pierde memoria de su pueblo y vida trascendente, y finalmente las culturas receptoras y emisoras de este sacrílego comercio humano.

     Los europeos nos convertimos en estúpidos humanistas hipócritas de lo ajeno, transmutados ya en ignorantes incluso de lo propio, y los ajenos se "occidentalizan" a base de delinquir o transgredir lo que sus padres les enseñaron en África, Asia o Iberoamérica. Nada a cambio de nada: alcohol, prostitución, medios audiovisuales infernales, formas de vida artificiales y a todas luces negativas tanto para inmigrantes como para asentados: el conflicto sociológico está asegurado. Una aclaración inmediata al tema: los no-europeos no vienen aquí como musulmanes, budistas o católicos santeros sino como obreros contratados queriendo imitar esa economía y sociedad del bienestar que el mundo capitalista europeo y ario vende en el mundo; aquí les espera un "paraíso" que el empresario Blanco de turno intentará explotar de la manera más económica posible, donde la humanidad es inexistente.

     Si los magrebíes o norafricanos no-indoeuropeos musulmanes son seguidores del Din (el camino práctico y espiritual del Islam) no dudarán en detectar y acompañarnos, con las distancias debidas, en nuestra lucha contra el enemigo común; incluso cabría la posibilidad de acercarnos, dialogar y realizar proyectos de "retorno" para evitar la dureza de la difícil convivencia cultural entre ellos y nosotros.

     Los mecanismos tradicionales (órdenes sufíes, cofradías, imanatos de mezquitas, emiratos, organizaciones de comercio, empresas) y el empleo del lenguaje de lo sagrado son la mejor de las garantías para sacar algún provecho para el europeísmo y ellos mismos. En vez de eso, muchas organizaciones más o menos "NS" han optado por un enfrentamiento global contra el individuo inmigrante en sí o contra la creencia que ellos practican, error grave —entiendo también que desesperado— porque no poseen la visón de altura que se necesita para intentar solucionar desde ahora (muy lejos de todo "mesianismo redentor" y futurológico que a nada lleva y que todo distorsiona) un grave problema para Europa como son las pérdidas de sus señas de identidad raciales y culturales.

     Manifestarse públicamente contra la "inmigración" aprovechando el bajo odio social que la misma inmigración lleva sin duda implícita, o amparase en nuestra salvadora creencia católica que se expande en lo universal —reviviendo viejos tópicos que todos creíamos olvidados— contra la construcción de un mezquita, aparte de un craso error estratégico en un caso, supone el desconocimiento que los propios medios tradicionales tienen para vigilar su gente y trabajadores desde presupuestos y mecanismos de la creencia islámica.

     La solución de aceptar "lo inevitable" actual y buscar una solución "plausible" para la mentalidad actual es aún más ilusoria que la de pensar en una reacción clara de una mentalidad distinta en Europa sobre este tema.

     De todas formas, si alguien cree en la solución de un entendimiento entre las masas islámicas inmigrantes y los europeos para juntos "llegar al poder" y planificar una salida razonable para todos... que INCLUYA el retorno de la masa inmigrante, llegada ilegalmente, a sus paises de origen... pues sería muy interesante de plantearla... pero para ello deberíamos ver a islamistas inmigrantes que aceptan esa solución... No conozco ni uno.


     Si realmente esas instituciones que pudieran estar como mediadoras, sus mezquitas e imanatos, comunidades determinadas colaboradoras en frentes y objetivos comunes, aprovechando instituciones orgánicas ortodoxas musulmanas (jamás pro-arabes ni wahabitas, por ejemplo), si pudieran ayudar a convencer espiritualmente a todos de una solución para retornar al estado étnico inicial de cada pueblo, no tendríamos inconveniente en apoyar esa salida. En ese tema toda ayuda es buena siempre que el objetivo final esté claro y no se adultere.

     Pero francamente me temo que el Islam no sólo NO promueve el retorno y la idea de que aquí NO deben estar sino que fomenta la idea de una Europa multicultural, o sea, donde van a convivir para siempre los europeos y los magrebíes islámicos "compartiendo si es posible una espiritualidad común", cosa que nos repugna completamente a los NS.

     Las propuestas de diálogo y de colaboración con el Islam europeo en el tema de la expulsión de la inmigración las veo aun más utópicas que la posibilidad de una reacción vital europea. Hay, puede y debe haber un diálogo, pero eso no solucionará la invasión, que sólo puede solucionarse por medidas políticas extremas y radicales. Sin ellas es imposible solucionar una invasión de 50 millones de personas, que es lo que habrá en unas décadas. No hay salida razonable. Éste es el problema: o aceptamos la invasión y nos plegamos al mundo globalizado, en ghettos raciales y culturales, o si queremos recuperar un Estado europeo libre del genocidio al que se ve sometido no queda más remedio que la expulsión.

     Y el tema central es ése: expulsión sí o no. Éste es el tema, lo demás es cultura, conocimiento, ideas, lo que se quiera, pero al final chocamos con la realidad (la expulsión o no).

     Si renunciamos a la expulsión, entonces tienen mucha razón en ir a una vía de diálogo para vivir en Europa pero separados y respetuosos cada uno con su cultura racial, pero sin expulsión... ¿Dónde está el Estado popular, la Sangre y el Suelo?. Queda sólo el ghetto, Europa como conjunto de ghettos raciales bajo un Estado multi-racial. Y eso para un NS es el fin de nuestras ideas, es ya adorar otro mundo.

     Claro que hoy por hoy la decadencia de nuestra gente es tal y la confusión tan gigante que no seríamos capaces de expulsar a un solo moro borracho al otro lado del Estrecho, y menos combatir la ilegalidad que el Sistema capitalista impone como "normalidad inmigratoria", pero si hace 60 años era impensable esta invasión, no sabemos qué pasará dentro de 160 años. Una reacción europea puede solucionar todo. Si en 30 años han venido, en 50 pueden irse; es cuestión de desearlo firmemente por un poder suficientemente decidido.

     La base legal existe: declarar —y hay pruebas— todo el proceso inmigratorio como un crimen contra la Humanidad y un Genocidio programado por el capitalismo, y tras ello anular las leyes nacionalizadoras y favorecedoras de ese genocidio, al ser el Genocidio un crimen que no prescribe y puede tratarse con efecto retroactivo.


¿UNA EUROPA MESTIZA O NO ARIA?

     En realidad, la base es que si cualquier solución "espiritual", incluso sana, pasa por una Europa no-aria racialmente, no biológicamente aria, no nos interesa en absoluto. No creemos en una cultura o tradición que no vaya ligada a una raza. Sin arios no me interesa el mundo que pudiera haber, islámico o no.

     Si perdemos la raza, lo demás se pierde, el genocidio está realizado. Por eso el pensamiento tradicional está supeditado a la solución de esta invasión.

     El Islam europeo se niega a hacer de esta invasión una "tragedia" y trata de aceptarla. Es lo lógico, pues pone delante sus intereses de origen religioso al problema genocida étnico que sufre Europa.

     ¿Tragedia?... ¿catástrofe?... Más bien diríamos APOCALIPSIS. ¿La invasión es algo positivo porque trae fieles al Islam?... Para nosotros la invasión que sufrimos ilegalmente de pueblos extra-europeos es la peor catástrofe que ha sufrido nuestra raza

     En concreto: el Islam no se enfrentará jamás a una invasión ilegal y genocida provocada por sus propios "fieles", y siempre tendrá la tendencia, la tiene, a buscar ese "entendimiento" que significa la multiculturalidad en principio y el Islam en Europa como única solución, a base de que "todos asumamos la cultura religiosa de la realidad que ha llegado".

     El Islam no puede abordar la solución de un mundo racialmente identitario por la simple razón de que es una creencia que es mundialista, y no admite la diferencia genética, pues todo está en manos de un dios único, mundial y uniforme. Le pasa lo mismo al cristianismo, y así es, pero el cristianismo tiene la ventaja en este caso de estar tan imbricado en el mundo ario que la convivencia y su adaptabilidad a razonamientos pro-arios han sido posibles en su historia, y sería posible en base a ellos recuperar un discurso cristiano racialmente plausible. En el Islam eso no ha existido, sino más bien lo contrario, su imbricación histórica y cultural ha sido con el mundo semita. [...]


CONCLUSIÓN

     No he pretendido con este texto condenar o alabar, sino sólo tratar de profundizar algo más en un tema que normalmente se aborda con mucha superficialidad por todas las partes: unos sin saber nada del Islam y sólo viendo al "semita" en ello, y otros creyendo que con "ser europeos" ya pueden dar pasaporte de "espiritualidad adecuada" al Islam en Europa.

     Unos no deben odiar ni despreciar por principio y recordar muchos temas positivos del Islam tanto en su apoyo al NS como en su oposición espiritual al Sistema, y otros deben comprender que para ser útil a nuestra Raza en Europa el Islam debería cambiar mucho... quizás demasiado para lo que una religión monólatra puede hacer en poco tiempo.

     Y así estoy en este tema con Cristo: "El que esté libre de dudas o errores que eche la primera piedra". Yo no la echaré pues como pagano no concuerdo con las religiones monólatras, pero como pagano tampoco condeno a nadie por su tipo de espiritualidad sino por sus valores y su conducta, de forma que puedo combatir algunas conductas de algunos islamistas (me repugna el tema de los animales, la poligamia, la idea de terrorismo fomentado por una religión, el odio y persecución a otras religiones, por ejemplo) pero no la espiritualidad de los demás.

     Ignorante de muchas cosas del Islam, he tratado de aprender, pero seguro que cometo errores en este análisis; sólo pretendo que sean menos errores que los que hasta ahora se cometían al analizar este tema. Y si alguien espera un NO o un SÍ sobre la relación sobre el NS y el Islam, recordaré aquellas palabras de Baltasar Gracián: "El NO y el SÍ son breves de decir, y piden mucho pensar".–



1 comentario:

  1. Interesante artículo. Muy bueno el análisis sobre la atracción que sigue ejerciendo la irrepetible figura de Hitler.

    ResponderEliminar