BUSCAR en este Blog

sábado, 28 de enero de 2017

El Movimiento Clandestino Anti-Hitler



     En el sitio inconvenienthistory.com, en el vol. 7 Nº 2 (verano boreal de 2015) de la revista trimestral que allí se publica, se presentó el siguiente estudio de Kerry R. Bolton que hemos traducido, que revisa algunos destacados personajes y acciones de la resistencia clandestina opuesta a Hitler en Alemania, los que siguieron actuando después de la Segunda Guerra.


El Movimiento Clandestino Anti-Hitler
dentro de la Revolución Conservadora Alemana
por Kerry R. Bolton, 2015



     En años recientes se han hecho conocidas muchas cosas acerca del movimiento clandestino anti-Hitler que actuó dentro de círculos conservadores y militares alemanes. El libro "Secret Germany" de Baigent y Leigh bastó para popularizar los acontecimientos que rodearon a la "Operación Valquiria", el complot de asesinato contra Hitler [1]. El personaje del coronel Claus von Stauffenberg, quizá la figura más famosa del complot del 20 de Julio de 1944, figuró destacadamente en la película de Tom Cruise "Valkyrie" de 2008. Stauffenberg pertenecía a un círculo intelectual que se congregó alrededor del poeta Stefan George.

[1] Michael Baigent y Richard Leigh, Secret Germany: Stauffenberg and the Mystical Crusade against Hitler, 1995.

Stefan George

     Tales círculos entre los militares y la intelectualidad eran elitistas, y veían al Hitlerismo como otra alcahuetería democrática para las masas. Otros, incluso aquellos en la que ha sido ampliamente denominada la "Revolución Conservadora", intentaron atraer a las masas con la ideología de que la nación y el Estado son las expresiones organizadas de un volk. El volk en el sentido alemán es otra cosa distinta que el concepto darwiniano de "raza", y es irónico que los hitleristas adoptaran conceptos de "raza" que eran más ingleses que alemanes. El volk es una entidad espiritual-cultural organizada en una comunidad por el Estado.

     Por lo tanto, había algo intrínsecamente "socialista" en los movimientos nacionalistas en Alemania, en tanto que "socialismo" es definido como el deber del Estado para con la comunidad organizada del volk, a diferencia tanto de las doctrinas económicas liberales y democráticas burguesas como de las marxianas. De ahí que incluso Oswald Spengler, uno de los principales portavoces de la generación conservadora de posguerra, en su libro que marcó época La Decadencia de Occidente, señalara que los así llamados "movimientos proletarios" eran simplemente el capitalismo de las clases bajas, que procuraban, más que superar el capitalismo, apropiarse de él [2]. Spengler se refirió en cambio al "Socialismo Prusiano", definido como una ética del deber. Los "nacionalistas" alemanes eran intrínsecamente "socialistas" en este sentido.

[2] Oswald Spengler, The Decline of the West, Londres, 1971, vol. II, p. 402.

     En efecto, hay una Escuela alemana de Economía, del mismo modo que hay una Escuela inglesa de Economía, estando la primera a favor del control social de la economía al servicio de la nación, y la última a favor de la noción liberal del Estado que existe como poco más que un árbitro entre las relaciones individualistas [3].

[3] La Escuela Alemana fue ejemplificada por Friedrich List, la inglesa por Adam Smith. Marx fue un producto y un alumno de la Escuela Inglesa y de ahí que refleje la imagen de espejo del capitalismo liberal.

     Entre aquellos que surgieron en Alemania entre la crisis moral, espiritual, cultural y política de la Primera Guerra Mundial había pensadores y activistas que convergieron tanto desde la Izquierda como de la Derecha para formar un amplio movimiento llamado la "revolución conservadora". Entre tales figuras estaban incluídos los nacionalsocialistas, que ya antes de Hitler surgieron del Partido de los Trabajadores Alemanes de Anton Drexler y Karl Harrer, así como el filósofo-historiador Spengler, Gregor y Otto Strasser, Möller van der Bruck [4], los escritores Edgar Jung [5] y Ernst Junger, y Ernst Niekisch, entre otros.

[4] Möller van der Bruck era considerado como el principal vocero de la "revolución conservadora", y acuñó el término "Tercer Reich" con su libro Das Dritte Reich. Möller fue enormemente admirado por ciertos nacionalsocialistas como Goebbels, un socialista de corazón que había realizado su aprendizaje político en la así llamada "ala izquierda" del Partido Nacionalsocialista bajo Gregor Strasser. Sin embargo, hacia 1939 Möller había sido repudiado por los nacionalsocialistas. Véase de Fritz Stern, The Politics of Cultural Despair: A Study in the Rise of the Germanic Ideology, 1965, p. 361.
[5] Jung fue uno de los asesinados en la purga de 1934 conocida como La Noche de los Cuchillos Largos.

     Algunas de esas lumbreras de la "revolución conservadora", incluyendo a Niekisch y los hermanos Strasser, habían comenzado políticamente en el partido Socialista. La Primera Guerra Mundial había provocado una crisis ideológica dentro del movimiento socialista mundial, ya que muchos socialistas principales, cuando vino el llamado del deber hacia la propia nación, rechazaron el "internacionalismo" y estuvieron entre los principales portavoces del esfuerzo de guerra para asegurar a sus naciones "un lugar bajo el Sol". Entre los más famosos de aquéllos estaba Benito Mussolini, uno de los líderes más capaces del partido Socialista italiano, cuyo llamado a la intervención italiana en la guerra lo puso en alianza con los nacionalistas, una unidad que iba a surgir como el Fascismo después de la Primera Guerra. Ése fue un fenómeno que ocurrió a través de todo el mundo. Incluso los bolcheviques se dividieron, con Lenin, trabajando para los alemanes, exigiendo un armisticio inmediato con Alemania, mientras Trotsky, que parece haber sido apoyado por la Entente, dimitió como ministro de Asuntos Exteriores por causa de dicha cuestión.

     Después de 1928 hubo un importante cambio en la Unión Soviética, cuando Stalin comenzó a eliminar a los trotskistas y otras facciones, y procedió a crear un moderno y centralizado Estado pan-eslavo. Stalin emprendió una lucha a largo plazo para eliminar las excrecencias del dogma marxista [6]. Es en la Rusia estalinista que vemos los orígenes de lo que llegó a ser conocido como Nacional-Bolchevismo.

[6] K. R. Bolton, Stalin: the Enduring Legacy, Londres, 2012.


Leo Schlageter

     Arthur Möller van den Bruck fue uno de los miembros claves del Juni-Klub, fundado en Junio de 1919 como una organización independiente de intelectuales para hablar de cuestiones nacionales y sociales. Había muchos editores, periodistas, escritores y otras personas de nota, incluyendo al futuro Canciller del Reich Heinrich Brüning. Otto Strasser era también un miembro (Fritz Stern, op. cit., pp. 279-281). Hitler era un orador invitado, que quedó inmediatamente impresionado por Möller van den Bruck, pero la admiración no era recíproca: Möller consideraba a Hitler como carente de profundidad ideológica (Ibid., pp. 292-293).

    Aunque el Juni-Klub estuviera conformado por la intelectualidad de la "revolución conservadora" ellos buscaron el diálogo con la Izquierda radical en su rebelión contra el liberalismo burgués, en particular con el representante de la Internacional Comunista Karl Radek (nacido Litvak). Radek era la figura más improbable para ese papel, pareciéndose a un estereotipo de propaganda anti-judía con su aspecto de un desastrado judío bolchevique. Otro invitado era Spengler, cuyas opiniones concordaban en muchas maneras con las de Möller, aunque la controversia primaria de Möller con Spengler era que Alemania, y también Rusia, habían surgido de la guerra como "pueblos jóvenes" separados de la declinante civilización occidental, con la posibilidad de comenzar de nuevo. Otto Strasser comentó cuán impresionados quedaron los miembros Juni-Klub tanto con Spengler como con Möller, siendo considerados los dos como complementarios más bien que antagonistas (Ibid., p. 294).


     Fue dentro de ese ambiente de revolucionarios conservadores que surgió un fuerte elemento socialista que veía a los "pueblos jóvenes" de Rusia y Alemania desafiando a los corruptos y agonizantes poderes burgueses liberales y capitalistas. Algunas naciones eran "proletarias" más bien que burguesas, en tanto que el trabajo y el deber, más bien que el capital y el egoísmo, eran el nuevo ethos, lo que Spengler llamó "socialismo prusiano" [7], y que otros llamaron "nacionalsocialismo" y "nacional-bolchevismo". Ver el destino de Alemania alineado con Rusia fue un importante incentivo para el desarrollo del nacional-bolchevismo. Muchos en la Derecha Nacionalista miraron a Rusia más allá del marxismo y vieron emerger una nación nueva y vital que estaba fuera del sistema mundial burgués de los "Catorce Puntos" del Presidente Woodrow Wilson, de comercio global y parlamentarismo. Incluso Spengler, cuya filosofía está tan apartada del marxismo como uno pueda imaginar, abogaba por políticas extranjeras y comerciales a favor de los soviéticos [8].

[7] Oswald Spengler, Prussianism and Socialism, 1920, PDF en inglés en https://archive.org/details/PrussianismAndSocialism
[8] Dirigiéndose ante un grupo de industriales en Essen en 1922 Spengler declaró que el marxismo es una doctrina importada e impuesta que no está en concordancia con el carácter ruso, y que debería ser pronto transformada en algo muy diferente. Él instó a los empresarios y políticos alemanes a que se alinearan con Rusia. Spengler, "The Two Faces of Russia and Germany’s Eastern Problems", 1922; publicado en Politische Schriften, 1932; http://home.alphalink.com.au/~radnat/spengler/twofaces.htm

     El Tratado de Rapallo firmado con Rusia en 1922 fue iniciado con esta generalizada creencia de que Alemania tenía que moverse hacia Rusia para eludir el diktat de Versalles y, más allá de eso, forjar un nuevo destino. El general Von Seeckt y otros líderes militares incluso antes de Rapallo establecieron alianzas entre los ejércitos alemán y soviético para burlar las restricciones impuestas por Versalles.

     De ahí que cuando Radek de la Internacional Comunista comenzó a negociar con la Derecha alemana, tan pronto como en 1919, ya había estado desarrollándose un sentimiento pro-soviético incluso entre los militantes más anti-comunistas. En 1921 Möller escribió acerca de un "eje" entre comunistas y nacionalistas contra la corrupción del individualismo liberal y su parlamentarismo. Los comunistas alemanes tendrían que comenzar a pensar de manera nacional. Él declaró que ningún trabajador alemán lucharía contra la URSS, y obvió el llamado del general Ludendorff, alineado con el Partido Nacionalsocialista, para una cruzada internacional contra la URSS. Möller dio la bienvenida a Rapallo como un movimiento en la dirección correcta [9].

[9] Citado por Fritz Stern, op. cit., pp. 305-306.

     Con un enemigo común personificado en Francia, Radek apeló al nacionalismo alemán en su discurso ante el comité ejecutivo de la Internacional Comunista en un elogio a Albert Leo Schlageter, que había sido ejecutado por los franceses en 1923 por su participación en una tentativa de sabotaje de los Freikorps en el Ruhr ocupado por los franceses. El que Schlageter también hubiera sido un luchador contra el bolchevismo era inconsecuente en el esquema más amplio de la política. Radek sugirió a la Internacional Comunista que los rusos hicieran causa común con los alemanes "para sacudirse el yugo del capital de la Entente para la esclavitud de los pueblos alemán y ruso". Radek preguntó: "¿Contra quién el pueblo alemán deseaba luchar: contra los capitalistas de la Entente o contra el pueblo ruso?. ¿Con quién ellos deseaban aliarse: con los trabajadores y campesinos rusos a fin de sacarse de encima el yugo del capital de la Entente para la esclavitud de los pueblos alemán y ruso?". Él declaró: "Creemos que la gran mayoría de las masas de mentalidad nacionalista pertenece no al campo de los capitalistas sino al de los trabajadores. Queremos encontrar, y encontraremos, el camino hacia esas masas" [10].

[10] Karl Radek, "Leo Schlageter: The Wanderer into the Void", discurso en una asamblea del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista, Junio de 1923. Traducción inglesa primero publicada en el Labour Monthly, Septiembre de 1923. https://www.marxists.org/archive/radek/1923/06/schlageter.htm



Nacional-Bolchevismo

     El término "nacional-bolchevismo" fue primero aplicado a la doctrina del erudito nacionalista Paul Eltzbacher, un profesor judío de leyes en la Universidad de Berlín, en Abril de 1919. Aunque era un miembro del Partido Nacional Alemán, él abogaba por la propiedad social de la producción en bien de los intereses de la nación. Aquello fue etiquetado como "nationaler Bolschewismus" por el periódico Deutsche Tageszeitung [11]. En Noviembre Radek se refirió a esto, declarando que "nacionalistas honestos como Eltzbacher, disgustados por la paz de Versalles (...) han buscado una unión con la Rusia soviética en lo que ellos han llamado nacional-bolchevismo". El Círculo de Hamburgo del Partido Comunista alemán, conducido por Heinrich Laufenberg y Fritz Wolffheim, vio una rebelión soviética como resuscitadora de Alemania como una gran potencia. Radek llamó a esa doctrina "national Bolsheviki" (Ibid.).

[11] Michael David-Fox, Fascination and Enmity: Russia and Germany as Entangled Histories 1914-1945, University of Pittsburgh Press, 2012, p. 8.

     De ahí que hubiera una corriente nacionalista entre la Izquierda radical y una corriente socialista y pro-soviética entre la Derecha radical, ambas hostiles al liberalismo y a la plutocracia, que veían la posibilidad de Alemania y Rusia formando un frente común.

     Durante algunos meses después del discurso de Radek hubo una colaboración entre la Izquierda y la Derecha radicales. Las reuniones del Partido Comunista en honor a Schlageter fueron adornadas tanto con la Estrella Roja como con la Esvástica, esta última un símbolo no sólo del NSDAP de Hitler sino también de los Freikorps y de diversas ligas nacionalistas. Un folleto acerca de Schlageter incluía el discurso de Radek y artículos de Möller, del conde Ernst zu Reventlow, consejero de política exterior para el NSDAP, y de Frölick, del Partido Comunista [12].

[12] Bernice G. Rosenthal, New Myth, New World: From Nietzsche to Stalinism, Penn State University Press, 2004, p. 378.


Ernst Niekisch

     El principal portavoz de los nacional-bolcheviques era Ernst Niekisch. Él pertenecía a un círculo que se formó alrededor del escritor de la generación de guerra en el frente, Ernst Jünger, y de Helmut Franke, veterano de los Freikorps y editor del Die Standarte. Ellos pedían una "república nacionalista de trabajadores" [13]. Otros incluídos en dicho círculo eran el colega de Niekisch Karl O. Paetel, y Otto Strasser, futuro líder del movimiento clandestino anti-Hitler el Frente Negro. Ese círculo que se reunía las tardes de los viernes a lo largo de 1929 también incluía a los comunistas Bertold Brecht y Ernst Toller [14].

[13] Véase de K. R. Bolton, "Jünger and National Bolshevism", en Troy Southgate (ed.), Jünger, Thoughts & Perspectives vol. 11, Londres, 2012, p. 6.
[14] Thomas R. Nevin, Ernst Jünger and Germany: Into the Abyss 1914-1945, Duke University Press, 1996, p. 106.

     La asociación entre las asociaciones paramilitares y juveniles con el nacional-bolchevismo era extensa, dado que esas asociaciones eran anti-marxistas. Había mucho en cuanto al Nuevo Hombre soviético que era afín a la inminente clase de trabajadores-soldados-técnicos predicha como el Nuevo Hombre del futuro por Jünger. En 1930 Jünger se convirtió en el co-editor del periódico nacional-bolchevique Die Kommenden (La Venida) fundado en 1925. Die Kommenden fue co-editado por el colega nacional-bolchevique primario de Niekisch, Karl Paetel. El periódico era influyente entre las ligas juveniles nacionalistas.

     Niekisch había sido un miembro del efímero Múnich soviético, un Socialista Independiente, y miembro del antiguo Partido Socialdemócrata. Él estableció el soviet de trabajadores y soldados en Augsburg en 1919, y sirvió como su presidente. Él era el único miembro del Múnich soviético en votar en contra de que Baviera se convirtiese en una república soviética, considerando la región inadecuada como un Estado bolchevique.

Ernst Niekisch

     Niekisch fue encarcelado en Mayo de 1919 por los Freikorps, que suprimieron el Múnich soviético. Mientras estuvo encarcelado por su papel en la rebelión soviética él asumió una posición cada vez más nacionalista. Él cumplió una pena de dos años, no habiendo apoyado las lunáticas acciones de la república soviética bávara, y asumió un asiento en el Parlamento provincial como un socialdemócrata. Él pronto renunció a su asiento y se trasladó a Berlín, crecientemente opuesto a la política de apaciguamiento de los socialdemócratas con respecto a la ocupación francesa del Ruhr y su aceptación del Plan Dawes para reembolsos por concepto de reparaciones.

     En 1925 Niekisch llegó a ser el editor de Firn (El Campo de Nieve), bajo la influencia del socialista alemán Ferdinand Lasalle, que había sido un antagonista de la facción Marx-Engels. Los sentimientos nacionalistas que estaban surgiendo entre la Izquierda radical, incluyendo el Partido de Trabajadores Comunistas, un rival del Partido Comunista, fueron atacados por la lumbrera izquierdista Eduard Bernstein. Sin embargo, Niekisch estaba lejos de estar aislado entre la Izquierda, y trabajó estrechamente con el grupo juvenil socialista Círculo Hofgeismar, del cual él obtendría apoyo para su propio periódico. En 1926 Niekisch fue expulsado del entonces Partido Social-Demócrata y de su presidencia del sindicato textil.

     Ese año Niekisch estableció el periódico Widerstand (Resistencia) en gran parte para abogar por una dirección pro-rusa. La frase secundaria del periódico era "Escritos para una política nacionalista socialista-revolucionaria". Niekisch escribió de la oposición común al liberalismo:

     "El parlamentario democrático liberal huye de tener que tomar decisiones. Él no quiere luchar sino hablar. El comunista quiere una decisión. En su brusquedad hay algo de la dureza del campamento militar; en él hay más dureza prusiana que lo que él cree, incluso más que en un burgués prusiano" (E. Niekisch, "Entscheidung", Widerstand, Berlin, 1930, p. 134).

     Niekisch fue apoyado por la Freikorps Bund Oberland y por los socialdemócratas en Sajonia, y dirigió el periódico Volksstaat en Dresden. En 1928 Niekisch fundó una empresa editora también llamada Widerstand, dio conferencias por todas partes de Alemania, y ganó el apoyo de la "Izquierda" del NSDAP, de Gregor y Otto Strasser, del conde Ernst zu Reventlow, de Joseph Goebbels, en ese entonces un protegido de Gregor Strasser, y del influyente erudito judicial conservador y católico Carl Schmitt. En Octubre de 1929 Niekisch lideró la oposición al Plan Young para el pago de reparaciones. La mayoría de las facciones juveniles, incluída la de los Hitlerianos, apoyó tal oposición. Los partidarios de su periódico Widerstand fueron organizados en un movimiento, los Círculos Widerstand. El programa incluía un Estado fuerte, la retirada de la economía internacional, un estilo de vida espartano, la revitalización de la clase campesina y lo rural en oposición a la urbanización. El Widerstand también abogaba por un bloque geopolítico germano-eslavo que incorporara a Rusia, e incluso entonces rechazaba la banalidad estadounidense.


     En el conflicto entre Stalin y Trotsky por el alma de Rusia, Niekisch y los nacional-bolcheviques se opusieron a Trotsky. Niekisch elogió la reorganización económica de Stalin como una de autarquía nacional.

     Niekisch también vio la colaboración alemana en el desarrollo de Siberia como un medio gracias al cual Rusia podría contener la "marea amarilla" en un bloque geopolítico que abarcaba desde el Atlántico al Pacífico [15].

[15] Para la exposición de ideas similares de este escritor véase de K. R. Bolton, Geopolitics of the Indo-Pacific: Emerging Conflicts, New Alliances, Londres, 2013.


La Rusia Soviética y la Derecha Alemana

     Niekisch viajó a la Unión Soviética en 1932 donde él se reunió con Radek [16]. Esa asociación entre la Unión Soviética y la Derecha alemana no fue aislada. La ARPLAN (Asociación para el Estudio de la Economía Planificada de la Rusia Soviética) incluía a comunistas y derechistas como el conde Ernst zu Reventlow; al presidente de ARPLAN, Lenz, un socio cercano de los nacional-bolcheviques; a Ernst Jünger, y a Römer, un prominente nacional-bolchevique que había servido en la Oberland Bund. ARPLAN en sus miembros estaba compuesta aproximadamente en un tercio por revolucionarios conservadores y nacional-bolcheviques (Ibid., pp. 8-9).

[16] Michael David-Fox, op. cit., p. 10.

     Otra asociación que cultivó lazos entre la "Derecha" y la Unión Soviética era la BGB, Bund Geistige Berufe (Liga de Intelectuales Profesionales), fundada en 1931. El objetivo de la BGB era "atraer a la órbita de nuestra influencia a una variedad de intelectuales altamente posicionados de orientación derechista", según documentos soviéticos. Niekisch, Jünger y Lenz eran miembros de ella (David-Fox, p. 10.). David-Fox explica:

    "La naturaleza híbrida de Izquierda y Derecha tanto de la ARPLAN como de la Bund refleja no sólo la amplitud del interés por el modelo económico soviético durante la primera fase del estalinismo, sino también la mezcla de la fertilización cruzada entre los intelectuales radicales de Izquierda y de Derecha en círculos sociales y salones al final de la República de Weimar. Muchas de las figuras de Derecha en ARPLAN compartían una fascinación por la movilización de masas militar y utópica, y por la autarquía nacional encarnada en el impulso de la industrialización soviética" (Ibid., p. 11).


Hitlerismo

     Durante los años '20 Niekisch consideraba al NSDAP como un genuino movimiento nacional-revolucionario. Su actitud cambió con el restablecimiento del partido en 1925, después de la liberación de Hitler de la prisión de Landsberg tras el abortado Golpe de Estado de Múnich.

     Ciertamente dentro del NSDAP había grandes e importantes facciones social-revolucionarias. La más importante era la sección alemana del Norte del NSDAP dirigida prácticamente como un partido separado por Gregor Strasser.

     En 1932 Niekisch escribió una advertencia, el libro Hitler, ein deutsches Verhängnis (Hitler, una Catástrofe Alemana). Al igual que Spengler, él recelaba de la demagogia de masas del NSDAP. En particular él conservó su apoyo a Stalin y a una alianza ruso-alemana. En Marzo de 1937 Niekisch y 70 partidarios de Widerstand fueron detenidos. En Enero de 1939 Niekisch fue condenado a cadena perpetua por "alta traición".


     Otros nacional-bolcheviques continuaron en la clandestinidad, como Harro Schulze-Boysen, que había mantenido un diálogo con comunistas y nacionalistas durante la época de Weimar. Él había sido un abogado de una Europa socialista unida, y había organizado en 1932 un congreso de la juventud revolucionaria, atrayendo a cien delegados de todas partes de Europa. Siendo un amigo de Paetel, el colega nacional-bolchevique de Niekisch, ese año Schulze-Boysen comenzó a publicar el periódico Gegner (Adversario) con el apoyo de la embajada soviética, rechazando el liberalismo y abogando por el gobierno de una nueva élite.

     Aunque él fue arrestado brevemente en 1933, las conexiones de sus padres permitieron que él fuera liberado. Schulze-Boysen ya había establecido una red clandestina. En 1936 él ayudó a formar el círculo de espionaje "Orquesta Roja". Con contactos inalámbricos él transmitió información a la URSS. Mientras servía como un oficial de la Luftwaffe, Schulze-Boysen fue detenido por la Gestapo y fusilado en 1942 junto con muchos otros de la Orquesta Roja [17].

[17] "The National Revolutionary Movement in Weimar", The National Revolutionary Alternative, Part II, 9 de Enero de 2012, http://national-revolutionary.blogspot.com/2012/01/national-revolutionary-movement-in_09.html


Gregor y Otto Strasser

     Los hermanos Strasser eran líderes de la oposición anti-Hitler, ofreciendo una forma alternativa de Nacionalsocialismo, que ellos sostenían que mantenía el programa revolucionario original del NSDAP. Mientras Gregor permaneció dentro del NSDAP, teniendo diversos seguidores personales, con la esperanza de transformar el partido, Otto se marchó en una etapa temprana y formó la Liga de Nacional-Socialistas Revolucionarios.

     Otto, un soldado de primera línea herido y condecorado, era un socialista, pero estaba disgustado por el marxismo anti-nacional de comunistas como Kurt Eisner. Él por consiguiente se unió a los Freikorps para luchar contra los comunistas en Baviera [18]. Gregor, también con un servicio militar distinguido, formó su propio formidable Freikorps, y llegó a ser una destacada personalidad en Baviera Inferior (Ibid., p. 58).

[18] Douglas Reed, Nemesis? The Story of Otto Strasser, Londres, 1940, p. 51. Reed, corresponsal europeo del London Times entre las Guerras Mundiales, permaneció como uno de los principales apoyadores de lengua inglesa de Otto Strasser. Después de la guerra él llegó a ser un importante escritor acerca del nexo entre sionismo, comunismo y finanza internacional. Véase en particular su último libro La Controversia de Sión.

     Es un error suponer que aquellos que se unieron a los Freikorps contra los bolcheviques eran todos militaristas derechistas. Muchos eran socialistas. Otto se integró al Partido Social-Demócrata alemán, que se había destacado en la resistencia a la insurrección comunista (Ibid., p. 66). Él fue atacado desde la Izquierda por su patriotismo, y desde la Derecha por su socialismo, y abandonó el partido socialista (Ibid., p. 69).

     Gregor se había afiliado al NSDAP en 1920, llevando consigo a sus Freikorps. Otto no se unió sino hasta 1925, varios años después del Golpe de Estado de Múnich, habiendo sido también encarcelado por su participación en él. Con Hitler todavía en la cárcel, Gregor asumió el mando del NSDAP, y fue elegido para el Reichstag. Incluso después de la liberación de Hitler, los Strasser eran los verdaderos líderes del NSDAP en Alemania del Norte. La facción de Strasser persiguió su propio curso, por ejemplo apoyando la huelga de los obreros metalúrgicos en Sajonia, mientras que la facción de Hitler se opuso a ello. Con Goebbels, el protegido de Gregor, influído por los recursos de la facción de Hitler, ésta logró aislar a Strasser. En una confrontación en Berlín con Otto, Hitler lo acusó de "bolchevismo" (Ibid., p. 100). Después de una lucha de cinco años dentro del NSDAP por la dirección del Nacionalsocialismo, Otto y sus partidarios fueron expulsados.


El Frente Negro

     Otto Strasser formó la Liga de Nacionalsocialistas Revolucionarios. Después de la defección de la SA de Berlín en favor de Otto, el movimiento fue llamado el Frente Negro. Entre sus adherentes se incluía al mayor Buchrucker, que había formado después de la Guerra Mundial un cuerpo secreto de defensa nacional (Reichswehr) de 100.000 hombres, con el apoyo del Ejército regular para eludir el dictado de Versalles. También alineada estaba la Joven Orden Alemana, cuyo líder, el teniente Mahraun, fue encarcelado bajo el régimen de Hitler, junto con el líder campesino radical Klaus Hein, de Schleswig-Holstein. El objetivo de ella era infiltrarse en el NSDAP, la SA y todas las otras ramas del partido, para el día cuando Hitler pudiera ser derrocado (Ibid., p. 115).

     Hasta la asunción del NSDAP al poder, Otto era famoso por sus debates públicos con la Izquierda y la Derecha por igual, aunque Hitler rechazó sus emplazamientos. Hacia 1940, entre 600 y 700 miembros del Frente fueron encarcelados. Miles de otros recibieron breves condenas a prisión y fueron después puestos en libertad. Por supuesto hubo muchos otros que permanecieron trabajando clandestinamente en el partido, en la SA, en el Frente del Trabajo, etc. (Ibid., pp. 127-129).

     Alemania había estado de hecho cerca de elegir a Gregor Strasser como Canciller en vez de Hitler, pero los esfuerzos del general Kurt von Schleicher [ministro de Defensa y luego Canciller anterior a Hitler] fueron debilitados por Von Papen y otros, y Gregor no tenía el carácter maquiavélico para desempeñarse en una intriga. Era tal el sentimiento revolucionario socialista dentro de la SA que se requirió de la famosa purga de 1934, la "Noche de los Cuchillos Largos", para suprimirlo. Gregor, habiendo dejado la política, fue sin embargo fusilado durante la purga, al igual que el general Schleicher y su esposa.

     Poco después de que Hitler asumió el poder, las oficinas del Frente Negro en Berlín fueron saqueadas, y miles de miembros detenidos. Otto Strasser publicó una orden para que todos los partidarios que no fueran conocidos entraran en las filas del partido, del Estado y del Ejército. Perseguido por la SS, él cruzó a Austria, donde el Frente también había sido organizado. Allí él publicó Die Deutsche Revolution, que llevaba la espada y el martillo cruzados, símbolo del Frente. Dicha publicación fue pasada de contrabando a Alemania, 50.000 ejemplares por vez.

Frente Negro de Otto Strasser

     Con la caída de Austria, Otto reanudó sus actividades en Praga. Millones de mini-etiquetas adhesivas con la espada y el martillo y lemas como "El Frente Negro expulsará a Hitler" fueron enviados a Alemania. Una emisora de radio del Frente Negro fue establecida por Rudolf Formis, emitida en Alemania y considerada como una "maravilla técnica" (Ibid., p. 180). La marcha de Hitler a través de Europa llevó a Strasser a Suiza y a París. Él pidió una amplia alianza bajo el lema "Ni Fascismo ni Bolchevismo, sino la alianza de ejército, trabajadores y jóvenes".

     El "Socialismo Alemán" de Otto (y Gregor) Strasser estaba basado en tradiciones completamente alemanas, y más ampliamente europeas, incluyendo el concepto de que uno es el guardián más bien que el dueño de la tierra, y de ahí que la ocupación de la misma imponga un deber social. Dicho concepto es extendido al comercio, e implica la re-creación de los gremios y la creación de un Estado corporativista donde los "Estados" son representados directamente más bien que por medio de partidos. Alemania sería federada en Cantones según el modelo suizo, dentro de una Europa federada [19].

[19] Otto Strasser, Germany Tomorrow, Londres, 1940.

     Ramas del Frente Negro fueron formadas entre emigrados alemanes de todas partes de Sudamérica, bajo el mando de Bruno Fricke. A pesar del registro de Otto de oposición anti-Hitler, cuando él se radicó en Ottawa fue "puesto en cuarentena", a pesar de su trabajo para reunir a canadienses alemanes contra Hitler, sus artículos de periódico y el "perfil psicológico" de Hitler que elaboró para la estadounidense Oficina de Servicios Estratégicos [antecesora de la CIA]. Si bien los británicos lo habían ayudado para dejar Portugal, ellos no lo querían en Gran Bretaña, y Estados Unidos tampoco lo quería, porque sus opiniones no concordaban con el liberalismo. Él se estableció en Canadá [20].

[20] Deborah Kisatky, The United States and the European Right 1945-1955, Ohio State University, 2005, p. 89.

     Hacia 1942 tanto la burocracia británica como estadounidense lo describía como "un hombre peligroso" (Ibid., p. 90), aunque la prensa canadiense lo calificó como el líder del "mayor movimiento clandestino de Alemania", y él tuvo un amplio reconocimiento público en Canadá. Hacia Diciembre de 1942 él fue totalmente silenciado por órdenes de Londres y Washington, su correo examinado, y privado de sus medios de subsistencia (Ibid., p. 91).


La Posguerra

     En 1947, con Otto teniendo prohibido volver a Alemania, Bruno Fricke formó la Liga de la Renovación Alemana. A esa organización sin embargo le fue negada por los Aliados una licencia para funcionar. Otto no dejó de denunciar la ocupación de Alemania por los Aliados. En Diciembre de 1949 los Aliados consiguieron garantías de otros países de que Otto y su hermano Paul serían mantenidos fuera de Europa (Ibid., p. 97). Otto sin embargo amplió sus contactos en Alemania con nacionalistas que hicieron una campaña a favor de la neutralidad durante la Guerra Fría, la que muchos creyeron que se convertiría en una guerra viva.

     A pesar de la crítica de él contra la URSS, las potencias occidentales estaban recelosas, ya que a él se le había ofrecido ayuda rusa para retornar a Alemania. La soviética Alemania Oriental (la DDR) incluso pidió a Otto que se convirtiera en parte de su coalición de partidos "Frente Nacional" en 1950 y que ayudara en el establecimiento de una alianza ruso-alemana. Mientras Strasser declinó la proposición, Fricke escribió una "Carta Abierta a Stalin" urgiendo una tal alianza contra el Occidente, refiriéndose a la invencibilidad de "una Alemania socialista y una Rusia comunista" [21].

[21] "Strasser asked to join East German Reds", The Manitoba Ensign, 8 de Abril de 1950. En realidad, nacionalistas alemanes y destacados veteranos del Ejército fueron incluídos en la coalición dirigida por los soviéticos hasta la caída del bloque oriental. Aquéllos fueron agrupados en el Partido Nacional Democrático de Alemania (NDPD), que no debe ser confundido con el "neo-nazi" NPD que continúa existiendo. Stalin había insistido en que la RDA incluyera a nacionalistas alemanes en el aparato del Estado, en contraste con la política Aliada de colgar, hambrear y empobrecer a los veteranos y sus familias.

     En 1953 Otto ganó su lucha en los tribunales para naturalizarse de nuevo y que no se le pudiera negar una visa, pero el régimen de Bonn [Alemania Occidental] prolongó las obstrucciones. Sin embargo, con la amenaza de parte del Partido Socialista del Reich y otros "extremistas" que exigían la neutralidad, efectivamente considerada en 1952, y el régimen de Adenauer atrincherado, se permitió que Strasser volviera en 1955. El periódico del Ejército estadounidense Stars and Stripes, lleno de errores históricos, reportó su regreso [22]. Él estableció la Deutsche Soziale Union, abogando por que los alemanes debieran estar preparados para disparar a cualquiera, rusos o estadounidenses, para asegurar su libertad. Sin embargo, dicho partido no fue a ninguna parte en el clima de represión Aliada de posguerra. Desilusionado, Otto volvió a Canadá, y murió en 1974.

[22] William Mahoney, "Otto Strasser Returns with New Platform", Stars and Stripes, 19 de Marzo de 1955.

     Ernst Niekisch, siempre un abogado de una alianza germano-rusa, sin embargo, se estableció en la DDR [Alemania soviética]. Casi ciego y semi-paralizado, Niekisch fue liberado de una prisión en Brandenburg-Görden por el Ejército soviético el 27 de Abril de 1945. Él estudió un profesorado en sociología en la Universidad Humboldt, y más tarde llegó a ser el director del Instituto para el Estudio del Imperialismo. Él se afilió al Partido Comunista y al posterior Partido de Unidad Socialista (SED), y se instaló en Berlín [capital de la Alemania comunista]. Su prestigio era tal que escribió el discurso del líder socialdemócrata Otto Grotewohl, declarando la unidad entre los socialdemócratas y los comunistas en la formación del SED.

     En 1948 fue elegido para el consejo de la Asociación Cultural para la Renovación Democrática de Alemania, y para el Comité Constitucional del Congreso del Pueblo que pondría los fundamentos de la RDA, la Alemania llamada "Democrática". En 1950 él se convirtió en miembro del Presidium [presidencia] de la coalición gobernante "Frente Nacional". Hacia 1951, sin embargo, él cada vez más estaba fuera del favor del régimen, su instituto fue cerrado, y en 1954 él había renunciado al SED y a todos los cargos. Bajo el régimen de Bonn, a él se le negó una pensión del Estado en tanto víctima del nacionalsocialismo debido a su apoyo de posguerra al SED y a la RDA, consiguiendo finalmente una compensación en 1966. Sin embargo, él permaneció en Berlín, donde murió en 1967 [23].

[23] Dietmar Gottfried, "The National Bolshevism of Ernst Niekisch", Telepolis, 28 de Enero de 2012.


Preguntas para Hoy

     Aunque se ha supuesto que Niekisch se convirtió en un marxista después de la guerra debido a su conexión con el SED, él siempre defendió una alianza germano-rusa. Aquello no era en base al marxismo sino a una generalizada comprensión, incluso entre conservadores, de que la URSS superaría el dogma marxista, y que Rusia y Alemania eran aliados geopolíticos naturales en el rechazo del liberalismo burgués.

     En 1958 Niekisch mostró que él no había cambiado sus opiniones. Él todavía consideraba al que es ahora ampliamente defendido dentro de Rusia como un "bloque euroasiático" como poseedor de la mayor "reserva de energías", al cual el futuro pertenecería, mientras que la "decadencia y descenso" del Oeste parecían "inexorables". La pregunta ahora era si los "mejores valores culturales de Europa" podrían ser "salvados" e incorporados en una nueva época liderada por los rusos. Ésta era la pregunta básica que se había preguntado el movimiento Widerstand después de la Primera Guerra Mundial. Ésta es la misma pregunta que hoy permanece como de importancia suprema.

     Así como la Roma declinante fue revivificada desde el Norte, ¿puede el Oeste ser revivificado desde el Este, para que emerja una nueva simbiosis cultural como la base de una Nueva Era? Niekisch en 1958 veía a Rusia como el árbitro de esto, implementado por "una élite del espíritu", que sustituye a la "élite plutocrática", pero evitando la demagogia de la política democrática de masas. El "Reich de Hitler" había sido un triunfo de esa "demagogia sobre una élite espiritual", y el "demagogo, una parodia del líder espiritual" [24].

[24] Ernst Niekisch, Gewagtes Leben, Colonia, 1958, pp. 145-155, citado por Roger Griffin, Fascism, Oxford, 1995, pp. 318-319.

     Éstas son preguntas que están siendo hechas nuevamente sobre Europa y más allá, y uno ve con cada vez mayor frecuencia el despliegue de la bandera de la espada y el martillo del Frente Negro junto con el águila, el martillo, la hoz y la espada del movimiento Widerstand. Uno también ve tales ideas discutidas en los niveles más altos de la política y las academias rusas.–



No hay comentarios:

Publicar un comentario