BUSCAR en este Blog

sábado, 12 de noviembre de 2016

Reacciones a la Elección de Donald Trump



     En esta entrada hemos seleccionado para presentar en castellano cuatro artículos que tienen en común ser reacciones a la elección de Donald Trump como Presidente de Estados Unidos, pero que en sí son heterogéneos. El primero (thedailybell.com), de hace dos días, es un conjunto de reflexiones acerca de la tergiversación del concepto de "populismo" y su falsa contraposición con el "globalismo". Los tres que siguen son de hace tres días, el día siguiente del día de la elección. Israel Shamir (unz.com) hace una apreciación general de las esperanzadoras consecuencias para el futuro inmediato del mundo que tendrá la nominación del señor Trump. El tercer artículo, el análisis más profundo, pertenece al profesor Kevin MacDonald (theoccidentalobserver.net), quien interpreta el triunfo de Trump a la luz de la realidad racial estadounidense y de los intereses de la Derecha Alternativa. Y finalmente va otro breve artículo del analista Paul Craig Roberts (paulcraigroberts.org), que denuncia el descaro de algunos que pretenden tener alguna superioridad moral sobre la gente que le dio su preferencia al señor Trump. Todos los cuatro artículos, por cierto, niegan categóricamente la retórica que pretendió imponer la oscura mano que estuvo detrás de la otra candidatura estadounidense.



Apropiándose de la Definición de "Populismo",
Reuters Nos Advierte del Caos que Vendrá
Por The Daily Bell
10 de Noviembre de 2016


    «Después de Trump y del Brexit, el Maremoto Populista Amenaza a la Corriente Principal Europea.— Ya en Mayo, cuando la victoria de Donald Trump en la elección presidencial estadounidense parecía la más remota de las posibilidades, un importante funcionario europeo escribió en Twitter antes de una cumbre del G-7 en Tokio, para advertir de un "escenario de horror". Imaginen —reflexionó el funcionario— si en vez de Barack Obama, François Hollande, David Cameron y Matteo Renzi, la reunión del próximo año del club de naciones ricas incluyera a Donald Trump, Marine Le Pen, Boris Johnson y Beppe Grillo» (Agencia Reuters, 9 de Nov. 2016).

http://www.reuters.com/article/us-usa-election-populists-analysis-idUSKBN1341I1

     En Junio pasado ya identificamos lo que se ha convertido en un meme [unidad de información cultural] central de la élite: "Populismo versus Globalismo".

     Nunca hemos definido totalmente el populismo, y este artículo de Reuters nos da una oportunidad para examinar la palabra y el contexto en el cual está siendo usada.

    «Con el triunfo de Trump sobre su rival Demócrata Hillary Clinton, el maremoto populista que parecía extravagante hace algunos meses, se está convirtiendo en la realidad, y las consecuencias para el propio paisaje político de Europa son potencialmente enormes.

    «En 2017 los votantes en los Países Bajos, Francia y Alemania —y posiblemente en Italia y Gran Bretaña también— votarán en elecciones que podrían estar teñidas por los triunfos de Trump y del Brexit, y la tóxica política que impulsó aquellas campañas.

    «Las lecciones no serán desaprovechadas en los partidos populistas de Europa continental, que aclamaron la victoria de Trump el miércoles como un revés para la corriente política principal. "La política nunca será la misma", dijo Geert Wilders del derechista Partido de la Libertad holandés. "Lo que sucedió en Estados Unidos puede suceder en Europa y en los Países Bajos también"».

     Podemos ver de estos extractos que el "populismo" no es visto por Reuters como una descripción positiva. De hecho, el sinónimo de "populismo" en esta cita es "tóxico" [*].

[*] NdelT. El Concise English Dictionary define Populismo como la doctrina política que apoya los derechos y poderes de la gente común en su lucha contra la élite privilegiada. El Merriam-Webster's Dictionary define Populista como un creyente en los derechos, sabiduría o virtudes de la gente común. El Populismo tradicionalmente ha sido entendido como incluyendo el proteccionismo comercial, bajas tasas de interés, y al gobierno proporcionando bienestar para las clases baja y media. Dicha filosofía apela a la persona común en tanto opuesta a las élites establecidas. El Populismo históricamente ha visto un renacer cuando las condiciones económicas se han deteriorado para las personas promedio mientras las élites continúan prosperando. Por lo tanto la palabra en sí carece de connotación negativa, y en ese sentido es usada por el autor de este artículo.

     El "populismo" es contrastado con la "corriente política principal" también. Esto nos informa que el populismo es irregular, incluso aberrante. Estamos viviendo en tiempos inusuales, y el populismo es el resultado.

     Mirar el avance del meme de "Populismo versus Globalismo" es fascinante, porque es un significativo posicionamiento de la propaganda.

     Podemos ver claramente de muchas maneras que los medios predominantes de comunicación alrededor del mundo no son en absoluto reacios a revelar la estructura organizacional básica que está detrás de ellos.

     No hay ninguna forma de que el populismo —y, de manera contrastante, el globalismo— apareciera ubicuamente en tantas áreas sin una considerable unidad entre medios de comunicación supuestamente dispares.

     En otras palabras, la organización detrás de esto es formidable. No es sólo este ejemplo cualquiera el que provoca nuestras observaciones. Los poderes fácticos no fueron tímidos para ilustrar las vinculaciones esenciales existentes entre las publicaciones durante la elección de Trump.

     La corriente principal actuó como una sola cuando se trataba de Trump. Y el control desde arriba fue obviamente evidente, y los comentarios también.

     La aparición del meme "Populismo contra Globalismo" nos proporciona pruebas no sólo del control editorial; más importante aún, nos muestra cómo aquellos que secretamente dirigen nuestras sociedades encuentran esta clase de fabricación de memes como una prioridad porque ella anticipa tendencias y las reinterpreta.

     Al comenzar a diseminar dicho meme durante el verano, los diseñadores de los medios de comunicación de la élite fueron capaces de posicionar la narrativa de una caída —el triunfo de Trump en particular— dentro del contexto más grande que ellos habían definido ya.

     Sugeriríamos que la ola de "populismo" que se está extendiendo sobre EE.UU. y Europa es en el fondo un resurgimiento de un anhelo de libertad, la que obviamente se está acabando poco a poco, no que hubiera mucho de ella, en primer lugar.

     Pero Internet ha elevado la conciencia de la gente acerca de lo que ellos están perdiendo, y por qué. Por consiguiente, más que nunca, la gente está llegando a entender la narrativa globalista y está registrando su disgusto.

     Pero así NO va a ser cómo los medios predominantes de comunicación interpretan lo que está ocurriendo. Ya podemos ver que la determinación de la gente de sacudirse el control político, monetario y militar va a ser interpretada esencialmente como codiciosa y egoísta.

     Podríamos ver emerger esta interpretación dentro del contexto del creciente atractivo de Trump. Repetidas veces nos dijeron que apoyarlo a él era algo propio de gente "rural" y "Blanca", y que esa clase de individuos se estaba congregando en torno a Trump porque ellos se sentían "excluídos" de la actual prosperidad y eran por lo tanto resentidos.

     Por supuesto, uno puede interpretar esta tendencia de manera muy diferente. Nuestra perspectiva es que el globalismo es culpable aquí. Iniciado y expandido por un grupo diminuto de intereses bancarios, el globalismo procura consolidar el poder mundial con un grupo diminuto de corporaciones enormes, gobiernos y líderes tecnócratas.

     No es de extrañar que tantas personas en Occidente se sientan excluídas. Esa visión no les proporciona ningún espacio para crecer o prosperar. De hecho ellos no lo están haciendo, pero su emoción con respecto a lo que está ocurriendo es perfectamente razonable y lógica. No la caracterizaríamos como resentimiento sino más bien como legítima cólera y frustración.

     Pero Reuters y los otros medios predominantes de comunicación han llegado aquí primero y están afanosamente tratando de redefinir lo que está teniendo lugar.

     Hemos indicado que la tendencia principal puede estar activamente mejorando el meme, ahora que ellos han conseguido el control de ello.

     La idea es enlazar esta propaganda emergente con la "historia dirigida" y crear una serie de desastres económicos y políticos que pueden ser directamente (aunque de manera ilegítima) vinculados al "populismo".

     A medida que el populismo sea denigrado, el globalismo, a nuestro parecer, será exaltado. Seremos sometidos a considerables contrastes entre un populismo "tóxico", por una parte, y, por otra, un sabio globalismo que ha de ser naturalmente predominante.

     Hemos indicado ya que creemos que este meme es algo que ha sido cultivado. No creemos que la aparición repentina del populismo en todas partes de Occidente sea simplemente coincidente o siquiera algo evolutivo.

     Pensamos que este meme está siendo deliberadamente cultivado y que es parte de una dialéctica Hegeliana más grande que está destinada a reforzar al globalismo en el largo plazo. Usted puede ver algunas especulaciones adicionales aquí. Aquí en The Daily Bell analizamos los memes de la élite, su significado y su impacto. Es claro para nosotros que los medios predominantes de comunicación están a la cabeza cuando se trata de definir el "populismo" y que hay fuerzas que los instan a ello.

     La finalización de dicho meme implicará probablemente una serie de catástrofes que posteriormente cultivarán y expandirán el globalismo. Ha sucedido antes, sobre todo después de las Guerras Mundiales del siglo XX. No hay ninguna razón real para pensar que el libreto ha sido significativamente ajustado.

    Conclusión: Este meme no es sólo de máxima importancia sino que nos está advirtiendo claramente de los considerables problemas que vendrán.–


* * * *


¡Felicitaciones, Gente!
por Israel Shamir

9 de Noviembre de 2016


     ¡Qué podría ser mejor que despertar a tiempo para presenciar los últimos minutos de la histórica competencia entre el Campeón de los Deplorables [1] y la Mejor Amiga de los Bánksters, y ver a Trump surgir victorioso! Gracias, Señor, por permitirme ver de alguna manera estas escenas, y especialmente en la soleada Jerusalén donde estoy ahora; y gracias a ustedes, amigos estadounidenses nuestros, por conseguir esta victoria. Ustedes no se atemorizaron cuando ellos los llamaron "pobres Blancos racistas", ustedes no se desesperaron cuando la CNN dijo (ayer) que la Clinton tenía una probabilidad del 96% de ganar. Ustedes no se sentaron con una botella de cerveza sino que de todos modos fueron a las cabinas electorales y votaron. Dios los bendiga.

[1] NdelT: El 9 de Septiembre la Clinton dijo en un evento para recolectar fondos ante una audiencia en Manhattan: "Ustedes pueden poner a la mitad de los partidarios de Trump en lo que yo llamo el canasto de los deplorables. ¿Cierto? Los racistas, sexistas, homosexofóbicos, xenófobos, islamófobos... pónganles un calificativo. Y desafortunadamente existen personas como ésas. Y él las ha envalentonado".

     Y gracias a ustedes por aquellos que votaron contra Trump. El ex-Presidente Bush (II) dijo que él no votó a favor de Trump. ¡Aquella noticia me arregló el día! Estoy muy feliz de que no le debamos nada, ni un solo voto, en la victoria, a los beligerantes bosquimanos (Bushmen). Sería embarazoso encontrarse en el mismo campo que el Carnicero de Iraq. John McCain intentó acuchillar a Trump, no lo respaldó. Ésas también son buenas noticias. El jefe de la FBI se rindió a la presión y apoyó a la Clinton en vez de atenerse a la ley: ¡Qué bueno que tenga que irse ahora!.

     ¡Dios los bendiga, colegas y editores de los verdaderamente grandes medios independientes de comunicación estadounidenses! Al atacar a los corruptos medios predominantes de comunicación, ustedes preservaron la dignidad y el sentido de nuestra profesión; ustedes entregaron análisis y opiniones a los hombres trabajadores pensantes de Estados Unidos.

     ¡Dios te bendiga, Julian Assange de Wikileaks, en la pieza sin ventanas en la embajada ecuatoriana en Londres! Tú hiciste mucho al publicar los documentos que nadie se atrevía a tocar. Sin ti, el pueblo estadounidense no se habría enterado de las sucias estratagemas usadas en la Convención Nacional (del Partido) Demócrata, de los complots de (John) Podesta [jefe de campaña de la Clinton]. Tú desenmascaraste sus proyectos. Estos descubrimientos proporcionarán mucho material a los medios de comunicación de mañana. Que el Presidente Donald Trump perdone a Julian, por todo lo que él hizo, por lo que hizo por nosotros, en la gran batalla contra los malvados globalizadores. Y mientras él está en ello, que perdone a Edward Snowden y Bradley Manning, que les permita volver a casa con honor.

     Hoy, la Humanidad ha evitado un gran peligro. Estábamos contemplando el abismo del Armagedón y rápidamente nos alejamos de allí. Ahora el mundo puede arreglar sus muchos problemas. Las guerras de Oriente Medio se acabarán pronto. Con el fracaso de la Reina del ISIL, Hillary, los fanáticos rebeldes abandonarán Aleppo hacia sus bases en el desierto árabe y permitirán que los sirios reconstruyan su hermosa tierra. Que los sauditas alimenten y alojen a las bandas del ISIL; quizá ellos serán útiles jinetes de camellos. Hay bastante espacio en Arabia Saudí para todos los yihadistas; que se vayan allá y que permanezcan allí.

     La amistad con Rusia desarmará a la otra fuente de peligro, Europa del Este. Los belicistas de la OTAN se retirarán para cultivar pepinos. Estonia estará segura, realmente mucho más segura sin los tanques estadounidenses. El mundo no necesita tantas armas de destrucción masiva; los fondos pueden ser gastados en algo mejor, como la asistencia médica accesible para los estadounidenses promedio. O en efecto en infraestructura, como Trump mencionó.

     La política de minorías no funcionó. Las mujeres, las mujeres Blancas de EE.UU. dieron sus votos a Trump, a pesar de que se les ordenara marchar con la hermandad de Madeleine Albright. Los ciudadanos estadounidenses de origen mejicano sabían que ellos están siendo usados por gente a la cual ellos no les interesan: y ellos no se molestaron en ir y votar a favor de la Clinton.

     ¿Y los judíos? Lo sorprenderé: a pesar de muchos oscuros indicios en contrario, los israelíes estuvieron felices con la victoria de Trump. Los ciudadanos estadounidenses que viven en Israel votaron a favor de Trump. Los judíos religiosos (en Israel y en EE.UU.) votaron por Trump. Hubo un grito histérico en el campo liberal judío, entre los judíos de desfiles gay, o entre los judíos financieros, pero ésa es una pequeña aunque locuaz parte de la población judía.

     En efecto, los guerreros propagandísticos de Hillary afirmaron que todos los judíos apoyaban a Clinton y que tenían miedo de Trump. Pero no cada mujer judía se llama Janet Yellen [judía presidente de la Reserva Federal estadounidense]; no todo hombre judío es George Soros (el cual es muy impopular en Israel), o el presidente de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein. A los judíos conservadores y observantes no les gustó el empuje contra la normalidad de género, que parece ser el tema favorito para el campo de la Clinton.

     La idea de Trump de una muralla fronteriza es ya un éxito en Israel: tal muralla ha sido construída entre el Sinaí de Egipto e Israel. Antes de que la muralla fuera construída, decenas de miles de africanos en busca de trabajo inundaron Israel; desde que la pared fue completada, aproximadamente cien animosas personas han insistido en ello. Los liberales en Israel exigieron que se les proporcionara derechos plenos a los refugiados de Eritrea y Sudán, los cuales fueron alojados en vecindarios judíos pobres. Hubo mucha irritación, y la muralla solucionó todo eso.

     En resumen, la afirmación "todos los judíos" ha sido tan falsa como la afirmación "todas las mujeres". Uno puede esperar que los judíos producirán un nuevo liderazgo comunitario en vez del antiguo, que ha sido corrompido por el odio a los Blancos de clase obrera y a la Iglesia cristiana. Es posible: los judíos son muy flexibles, y ellos por lo general conocen la diferencia entre lo que ellos quieren y lo que pueden conseguir.

     Los palestinos con los que me he reunido en estos días en Jerusalén, Belén y Ramala no lamentan La Caída de la Casa Clinton. Ellos no han conseguido nada de los Presidentes Demócratas. Éstos han sido obedientes al AIPAC y rápidos para vetar cada resolución a favor de Palestina. ¿Hay alguna solución posible para el conflicto palestino-israelí? Sí, y se llama Solución de Un Solo Estado. Que Israel absorba todos los territorios y poblaciones de Palestina, y que les dé igualdad de derechos, como los estadounidenses lo hicieron con sus minorías. A condición de que la campaña de igualdad de derechos en EE.UU. hubiera sido muy popular entre los judíos estadounidenses, seguramente ellos querrán repetirla en Israel también.

     Los cristianos palestinos, una gran comunidad nativa, están especialmente felices con la derrota de la Clinton, quien era tendenciosa a favor de los musulmanes radicales del Oriente Medio. Ellos esperan que EE.UU. y Rusia ayuden a reconstruír su comunidad y que los protejan de los sionistas extremos y de la rabia de los wahabitas.

     Los rusos están asombrados con la victoria de Trump. Sí, muchos de ellos esperaron y rezaron por Trump, pero prácticamente todos los rusos que conozco estaban extremadamente seguros de que la Clinton ganaría a pesar del voto popular. Después de ser manipulados durante años, los rusos habían perdido su creencia en el proceso democrático. Ellos estaban seguros de que los bancos, el Pentágono, la Corte Suprema y los medios de comunicación impondrían a la fuerza la elección de la Clinton. Mis amigos en los medios de comunicación rusos pro-Kremlin no creían que en Estados Unidos la voluntad de la gente pudiera prevalecer por sobre los Maestros del Discurso. Ustedes, gente de poca fe, les dije, todo puede suceder si lo queremos. Ahora ellos aprendieron que no todo está "sxvacheno" (concordado y decidido de antemano).

     La victoria de Trump es el gran triunfo de la democracia, el siguiente después del Brexit. Dos veces dentro de un año, los pueblos de Inglaterra y de Estados Unidos demostraron que ellos pueden conseguir lo que quieren, incluso si las élites globalizadoras de banqueros y medios de comunicación están contra ellos. Podemos esperar que las elecciones en Europa sigan este nuevo modelo de democracia verdadera, en vez de la falsificada practicada recientemente. Francia puede ser la primera en conseguir su Trump, Marine Le Pen.

     Si la Clinton hubiera ganado, habría más baños para travestis, más inmigrantes y más guerras. No mucha diversión. Ahora estamos entrando en el nuevo mundo entero de nuevas ideas y hechos. Hay cientos de sugerencias maduras para ser puestas en práctica. Donald Trump puede tomar prestada una hoja del libro de Kennedy e inmediatamente comenzar una discusión a escala nacional de lo que puede ser hecho. Trump puede dirigir la energía de las masas como no se ha hecho durante un siglo. Y los traicionados partidarios de Bernie Sanders de ayer pueden tomar un lugar prominente en esta transformación.

     La parte interesante —y peligrosa— comienza ahora mismo, después de la elección. El New York Times ha propuesto ya: "Trump puede ser un buen Presidente. Él sólo tiene que olvidar la mayor parte de lo que dijo en el recorrido de campaña". Pero lo que es bueno para el New York Times es malo para los votantes y partidarios de Trump. Esperamos que Trump evite el peligro de ser cooptado por la gente que lo desprestigió ayer. Que ponga en práctica sus ideas. Y ayudémoslo a conducirnos hacia un mundo mejor y más nuevo.–


* * * *


¡UNA VICTORIA HISTÓRICA,
MUY PROBABLEMENTE REVOLUCIONARIA!
por Kevin MacDonald
9 de Noviembre de 2016


     Ésta es una victoria asombrosa. Las estrellas estuvieron alineadas. Primero, la propia arriesgada apuesta de Trump nominado. Luego él consigue competir contra la candidata más corrupta y menos carismática de la Historia (pienso que Joe Biden habría derrotado a Trump, y tal vez incluso a Bernie Sanders) en un momento en que los estadounidenses naturalmente quieren el cambio después de 8 años de Obama.

     Fundamentalmente, se trata de una victoria de los estadounidenses Blancos sobre las élites oligárquicas y hostiles que han dirigido este país durante décadas. Trump llevó a cabo un apoderamiento del Partido Republicano y ganó sin el apoyo o sólo con el apoyo tibio y vacilante de gran parte de la élite del GOP [Grand Old Party, el Republicano].

     En Mayo de 2015 yo estaba muy desanimado con respecto a nuestras perspectivas. Simplemente no parecía que pudiéramos abrir camino por entre el consenso de la élite que domina todas las altas posiciones —y la superioridad moral— de Estados Unidos, incluyendo los medios de comunicación (prensa, televisión y la industria cinematográfica de Hollywood), el mundo académico, la política, Wall Street, y los principales presidentes de corporaciones. Fuimos sistemáticamente excluídos, y era obvio que los poderes fácticos no iban a dejar que la Derecha Alternativa consiguiese un asiento en la mesa.

     Cuando Trump anunció oficialmente su postulación, era difícil tomarlo en serio, pero sus comentarios acerca de la inmigración, el nacionalismo estadounidense, la "corrección política" y el comercio, ciertamente golpearon una cuerda. Mi reacción inmediata (10 de Julio de 2015), sin embargo, fue que él tenía dos cosas a favor que eran absolutamente únicas: él es una celebridad y él es muy, muy rico [1]. Tal persona está en una posición en que debe ser escuchada; él no puede ser excluído de los medios de comunicación, y él no necesita el dinero de la corrupta clase donante. De hecho, los medios, ansiosos de rating, le dieron innumerables oportunidades para que transmitiera su mensaje. Cualquiera en la Derecha Alternativa podría haber dicho las exactas mismas cosas, pero habríamos estado hablando en nuestros armarios.

[1] http://www.theoccidentalobserver.net/2015/07/how-it-could-happen-the-candidacy-of-donald-trump/

     Incluso ya en Julio de 2015 era obvio que Trump no era el habitual candidato Republicano:

    «[Trump] ciertamente no cayó en mi estimación cuando él atacó a dos prominentes agentes del nexo entre el Partido Republicano y el Lobby de Israel hostiles a su candidatura, Charles Krauthammer y Jonah Goldberg [2]. Luego está el incidente de Twitter [3]: "Le garantizo que soy mucho más listo que Jonathan Leibowitz; quiero decir Jon Stewart del TheDailyShow", publicó Trump, añadiendo: "el cual, a propósito, está totalmente sobrevalorado". Es, por supuesto, considerado "anti-semítico" llamar alguna vez la atención hacia el hecho de que alguien sea judío, debido a la sugerencia absolutamente escandalosa de que la identidad judía de alguien como Stewart/Leibowitz pudiera influír en las opiniones que da. Como sabemos, los judíos son simplemente como todos los demás».

[2] http://www.mediaite.com/tv/trump-steamrolls-nbc-reporter-takes-shots-at-krauthammer-and-jonah-goldberg/
[3] http://gawker.com/donald-trump-lashes-out-at-jon-stewart-for-revealing-hi-489657795

     Y rápidamente resultó que él entendía la cólera del Estados Unidos Blanco mucho mejor que cualquier otro, y él estaba dispuesto a decir lo que ellos querían oír, sobre todo la clase obrera Blanca, pero también las mujeres Blancas. Parece que bastantes mujeres con educación universitaria ignoraron lo que ellas oyeron en sus cursos de estudios de género y en aquellos cursos obligatorios sobre estudios de Negros.

     Si bien obviamente hay que hacer mucho trabajo, éste es un día glorioso.

     Lo siguiente es una versión ampliada de mi artículo en la serie de RadixJournal sobre el significado de Trump [4]:

[4] http://www.radixjournal.com/blog/

     La Derecha Alternativa ha gravitado hacia la candidatura de Trump, y por una buena razón. Gran parte de lo que ella quiere será difícil o imposible de llevar a cabo incluso con un Presidente que apoye completamente la idea que de que EE.UU. debería comenzar a pensar en los intereses de su tradicional mayoría Blanca. Pero gane o pierda, Trump ha tenido ya un efecto enorme en la política estadounidense en una forma que beneficia a la Derecha Alternativa, y la victoria de él será aún más de esa manera:

• Trump ha hecho declaraciones acerca de la inmigración que han estado prohibidas en la sociedad correcta durante 50 años: deportar a los inmigrantes ilegales, sellar la frontera, acabar con el derecho a la ciudadanía simplemente por haber nacido aquí, establecer una moratoria a la inmigración musulmana, y hacer que la inmigración sirva a necesidades de trabajo reales más bien que a un imperativo moral (idealmente con trabajadores invitados sin que tenga que dárseles la ciudadanía). Él ha deplorado las políticas de Angela Merkel en Alemania y ha hecho declaraciones que indican que él se opone a la transformación de las sociedades occidentales mediante la inmigración y el multiculturalismo [5].

[5] http://www.salon.com/2015/09/09/paris_isnt_paris_anymore_donald_trump_employs_his_dangerous_anti_immigrant_rhetoric_on_syrian_refugee_crisis/

• La victoria de Trump animará y fortificará a la Derecha en Europa. Esto es el Brexit en esteroides, un grito de los votantes para ponerle un freno al modo en que las cosas están ocurriendo. Detener la destrucción de sus estilos de vida tradicionales. Si no es nada más, esto es arrojar una interferencia sobre el sistema. ¡Un echarlo abajo!. ¡No podemos seguir continuando así! Los votantes quieren un final a guerras sin sentido, un final a la importación de gente que nos odia y que nunca se asimilará a nuestro estilo de vida.

• Trump ha desenmascarado a los neocons. Éstos han dominado el establishment intelectual y de la política exterior del Partido Republicano desde los años '80. Desde el principio de la candidatura de Trump, los neocons han estado liderando el movimiento NeverTrump, a pesar de los efectos catastróficos que hubiera tenido una presidencia de Hillary Clinton sobre dicho Partido. Una presidencia de la Clinton habría asegurado una mayoría de votantes liberales y de Izquierda en el futuro previsible, dado que ella habría amnistiado a millones de inmigrantes ilegales y aumentado dramáticamente las cantidades totales de inmigrantes y refugiados. Las designaciones que hubiera hecho la Clinton en la Corte Suprema habrían destripado probablemente a la Primera Enmienda permitiendo leyes contra "discursos de odio", y dichos jueces habrían destripado la Segunda Enmienda también. Nadie en la Derecha, desde los tradicionales conservadores partidarios del "gobierno limitado", hasta la Derecha Alternativa, querría eso, y es difícil creer que las identidades judías y las lealtades pro-Israel de los neocons más importantes hayan sido olvidadas por Republicanos no-judíos. La traición de los neocons será mucho tiempo recordada en círculos del GOP y comprometerá su influencia en el futuro.

     Noto en Twitter que Bill Kristol dice que los partidarios de NeverTrump deberían ser generosos tras su pérdida, pero yo quedaría impresionado si a los neocons se les diera algún papel en el GOP. Éste es el partido de Trump ahora. Es increíblemente alentador que éste quiera una buena relación con Rusia en un momento en que los neocons y la OTAN han estado pidiendo a gritos la confrontación y la agresión. Es increíblemente alentador que él apoye al legítimo gobierno de Assad en Siria. No tengo dudas de que él actuará de acuerdo con Rusia para acabar con la rebelión y llevar la paz y la estabilidad a la región.

• Trump ha destacado el abismo que existe entre la base votante Republicana abrumadoramente Blanca y la clase donante del GOP absorta en políticas globalistas de inmigración de masas, libre comercio, y una belicosa política exterior pro-Israel y anti-rusa. El GOP anterior a Trump fue dominado por un establishment de política exterior neocon y una política económica pro-cámara de comercio y pro-gran empresariado. Este partido no representaba los intereses de los votantes del GOP y no puede ser resucitado. Incluso si Trump hubiera perdido, sus fortalecidos partidarios serían una nueva e importante fuerza dentro del GOP. Su victoria asegurará que el GOP sea un partido populista para el futuro previsible.

• Trump ha desenmascarado a los medios de comunicación. Los medios siempre han sido liberales, pero en esta ocasión, incluso gran parte de los medios usualmente pro-Republicanos ha sido hostil a Trump, y una encuesta hecha por el Media Research Center encontró un sorprendente 91% de cobertura mediática hostil a su candidatura. ¿Quién puede olvidar la hostilidad por parte de medios conservadores predominantes como National Review, The Weekly Standard, y otras publicaciones neocons? Esto alimenta la narrativa de que ha habido un establishment unificado, desde la extrema Izquierda hasta la Derecha neoconservadora, que se ha opuesto a las políticas populistas de Trump que favorecen a la clase media y a la tradicional mayoría Blanca.

     Los medios de comunicación son un pilar del establishment, y es alentador en efecto que una sólida mayoría de gente Blanca haya ignorado el diluvio de conversaciones acerca de Trump como siendo un racista, un intolerante y un misógino. Los medios de comunicación son un enorme perdedor en la victoria de Trump. Como hemos comentado muchas veces, los medios de comunicación están bajo la muy poderosa influencia judía. La victoria de Trump es un golpe a la estructura de poder judía entera. He escrito seis artículos [6] acerca de la hostilidad judía hacia Trump, donde gran parte de esa hostilidad linda con lo clínicamente paranoide. Los judíos entienden que ellos en efecto tienen realmente mucho poder en Estados Unidos y en todas partes de Occidente, y que ellos han usado ese poder para destruír la tradicional homogeneidad de estas sociedades y hacer todo lo que ellos pueden para convertir a los Blancos en minorías en sociedades que ellos han dominado durante cientos y, en el caso de Europa, durante muchos miles de años. Nos queda un largo camino para provocar realmente un daño apreciable en aquella estructura de poder, pero la victoria de Trump es un gran primer paso.

[6] http://www.theoccidentalobserver.net/2016/11/trump-and-jews-part-6-trump-and-the-jews-6-ramping-up-the-hate-and-paranoia-as-we-approach-the-finish-line/

• Trump ha puesto a la Derecha Alternativa sobre el mapa. Ha habido numerosos artículos y comentarios sobre la Derecha Alternativa debido a la candidatura de Trump. La Derecha Alternativa ha sido la única perspectiva intelectual identificable que apoya a Trump, aunque entendemos que él no es uno de nosotros y que no intentará hacer mucho de lo que nos gustaría ver en nuestro mundo ideal. Somos la única perspectiva intelectual que toma la raza en serio y que acepta la investigación de la ciencia social no sólo en cuanto a la raza sino acerca de los desastrosos costos del multiculturalismo impuesto a las mayorías Blancas y el horrible futuro que le espera a los Blancos si en efecto ellos llegan a convertirse realmente en minorías odiadas y despreciadas. Los intelectuales conservadores tradicionales simplemente no pueden explicar con su habitual juego de herramientas intelectuales lo que está sucediendo. Ellos no pueden explicar la cólera y los muy legítimos temores de la mayoría Blanca. Ellos no pueden entender la racialización de la política. Nosotros entendemos aquello y somos capaces de analizarlo de modos muy sofisticados que están completamente dentro de la corriente científica principal.

     Como lo hice notar en mi reciente artículo sobre Trump y los judíos [7], intelectuales judíos como Jonathan Chait y David Brooks ven el fenómeno Trump en términos de política de identidad Blanca, y yo estoy totalmente de acuerdo. Sin embargo, la Derecha Alternativa es la única perspectiva intelectual que aboga por la política de identidad Blanca. Si a la Derecha Alternativa se le niega un asiento en la mesa de los medios de comunicación, no habrá nadie presentando las opiniones, implícitas o explícitas, de millones de votantes de Trump de que los Blancos en efecto tienen intereses, tal como cada otro grupo. No habrá nadie defendiendo esos intereses en una manera intelectualmente honesta y científicamente basada.

[7] http://www.theoccidentalobserver.net/2016/11/trump-and-jews-part-6-trump-and-the-jews-6-ramping-up-the-hate-and-paranoia-as-we-approach-the-finish-line/

     Gran parte de la cobertura de la Derecha Alternativa que hicieron los medios de comunicación fue motivada por el intento de difamar a Trump como un "racista", y después de la elección, gane o pierda, los medios probablemente intentarán poner la pasta de dientes de vuelta en el tubo cesando la cobertura. Sin embargo, una victoria de Trump hace de eso algo casi imposible. Nuestra aumentada visibilidad ha significado una oleada muy grande en el apoyo a la Derecha Alternativa. La asistencia a reuniones se acrecienta, y el número de lectores en sitios de la Derecha Alternativa crece rápidamente. El futuro es brillante, y una cantidad muy grande del crédito de esto le corresponde a Donald Trump.

     Nosotros somos el futuro.–



* * * *

Los Progresistas Encuentran que la "Basura Blanca"
Es Más Amenazante que la Guerra Nuclear
por Paul Craig Roberts
9 de Noviembre de 2016


     La preferencia del electorado estadounidense por Donald Trump y Bernie Sanders ha establecido dos hechos. Uno es que la mayoría del pueblo estadounidense no cree en las presstitutas de los medios de comunicación. El otro es que sólo los "progresistas" y los "liberales" que habitan la costa atlántica del Noreste y la del Pacífico creen en las presstitutas.

     La elección de Trump a la presidencia, a esas almas que se creen moralmente superiores las ha confirmado en su creencia fuertemente sostenida de que Estados Unidos es un país racista de "basura Blanca". Ellos nos han dicho esto todo el día hoy.

    De esa gente y de las presstitutas escuchamos que los supremacistas Blancos eligieron a Trump. Ésta es su propaganda, la intención de la cual es desacreditar una administración de Trump antes de que sea inaugurada. Es divertido que el supremacismo Blanco haya elegido al negro Obama dos veces previamente.

     El sitio progresista Truthout está completamente perdido. John Knefel declara que "Los David Dukes del Mundo Prevalecen".

     Kelly Hayes declara que "La Supremacía Blanca Eligió a Donald Trump".

     William Rivers Pitt sostiene que "Hemos elegido a un fascista al que Mussolini habría reconocido con sólo verlo".

     Hillary fue apoyada sólo por un puñado de Estados, los Estados que comprenden los territorios familiares del Uno Por Ciento. Pero Amy Goodman de Democracy Now ve sentido en la afirmación del escritor político John Nichols de que como Hillary ganó Nueva York y California, ella ganó el voto popular y debería por lo tanto estar en la Casa Blanca. Recuerdo hace unos días a George Soros diciendo que Trump ganaría el voto popular, pero que el voto electoral iría a Hillary, librando así de Trump a los oligarcas.

     La organización EarthJustice promete hacer responsable [por asuntos medioambientales] a Trump [quien no cree en el cuento del "calentamiento global"]. Trump, que promete terminar la amenaza de la guerra nuclear con Rusia y China, haciendo de esa manera mucho más para salvar la vida animal y humana que la totalidad del Partido Demócrata y las organizaciones ecologistas, va a ser considerado responsable por una organización que supuestamente está más allá de la política y que está dedicada a preservar de la destrución a los animales.

     La ACLU (American Civil Liberties Union), de la cual soy miembro, también ha puesto "sobre aviso" al Presidente electo [por sus declaraciones acerca de inmigrantes ilegales y musulmanes], quien ha dicho que él nos salvará de la guerra nuclear. Frente a esta estupidez de la ACLU, no renovaré mi pertenencia a ella.

     Las feministas nos dicen que están "apenadas, asustadas y conmocionadas", y que "es crucial que estemos juntas y que nos apoyemos unas a otras".

     Jeremy ben-Ami de la comunidad judía J Street nos dice que es "un día increíblemente triste y difícil. Para decenas de millones de estadounidenses que comparten una creencia central en la tolerancia, la decencia y la justicia social, los resultados de esta elección son una conmoción severa. En este desafiante momento, nos volcamos los unos hacia los otros en busca de consuelo y comunidad. Durante esta elección, J Street ha dejado inequívocamente clara nuestra convicción de que Donald Trump no es apto para ser Presidente de Estados Unidos".

     Van Jones, un comentarista [negro] de la CNN [y ex-consejero de Obama], dijo que la elección de Trump es una pesadilla, "un momento profundamente doloroso", un contragolpe de racistas Blancos (whitelash) contra las minorías. Mientras él se lamentó del dolor que le fue provocado, a él, pobre pequeña presstituta, no le importa insultar al electorado estadounidense y al Presidente electo de Estados Unidos. Después de todo, Van Jones ve aquello como su prerrogativa racista.

     Y así, la muchedumbre que se cree moralmente superior prefiere a Hillary, a pesar de la inequívoca posición de ella de que maximizaría el conflicto con Rusia y China, provocaría un conflicto militar directo entre EE.UU. y Rusia imponiendo una "zona de no-vuelo" en Siria, atacaría a Irán y a otros de los objetivos de Israel, enriquecería aún más a sus manejadores de Wall Street privatizando la Seguridad Social, e impediría cualquier disenso contra sus arbitrarios caminos por parte de la gente de clase baja. Si William Rivers Pitt ve a Trump como un fascista de Mussolini, Trump es demasiado moderado para Pitt. Este último prefiere a Hillary, una déspota elevada a la tercera potencia.

     Los progresistas se han desacreditado totalmente, tal como lo han hecho las presstitutas. Su necesidad de un monstruo imaginario para alimentar su histeria, indica la existencia de una seria perturbación psicológica. Ellos realmente prefieren el riesgo de un Armagedón a la paz entre las potencias nucleares. Como ellos viven a cuenta de exenciones de contribuciones corporativas, ellos prefieren las ganancias corporativas globalistas antes que empleos para estadounidenses corrientes.

     Ésta es la gente que piensa en ellos mismos como nuestros instructores y nuestros superiores.

     Si Trump sólo pudiera desterrar a un buen número de ellos... Ellos son anti-estadounidenses hasta la médula.–





2 comentarios:

  1. Creo que todos nosotros tenemos nuestras esperanzas depositadas en el señor Trump. Así como también en la gente que poco a poco se está revelando contra los que quieren destruir nuestros valores y tradiciones.

    Heil!

    ResponderEliminar
  2. Señores:

    Aprovecho esta entrada reciente para reconocer y agradecer profundamente el valentísimo trabajo que realizan, poniendo a disposición en nuestro idioma documentos extremadamente valiosos para todos quienes honramos la verdad. (Me he tomado la libertad de enlazar vuestras publicaciones en algunos foros afines, para que más hispanohablantes accedan a tan sublime material.)

    A propósito del resultado de las elecciones en EEUU, guardo la mayor ilusión de que funcionen como un faro que ilumine el camino de las naciones que, en rabioso silencio, añoran volver a ser soberanas. Mi deseo es que la administración de Mr. Trump sea exitosa y no defraude a su pueblo. Confío en que se convierta en un impulso del resurgimiento de la voluntad de las gentes decentes del mundo, incluyendo a las de nuestra cada vez más aplastada tierra.

    Gracias infinitas por vuestra labor.

    ¡Salve!

    ResponderEliminar