BUSCAR en este Blog

domingo, 6 de noviembre de 2016

Ashraf Ezzat - Sobre el "Estado Islámico" (2014)



     El médico, investigador y escritor egipcio Ashraf Ezzat publicó en su sitio (ashraf62.wordpress.com) en Julio y Septiembre de 2014 dos artículos ("El Nuevo Califato" e "ISIS e Islam: La Fea Verdad") cuyo tema es el repugnante grupo terrorista Estado Islámico. Los hemos traducido y los presentamos aquí de manera conjunta, y a pesar de su fecha, casi todo lo que dice su autor sigue siendo válido.


NUEVO CALIFATO: El Occidente No Ve Terrorismo
Ni Escucha Hablar de Terrorismo
por Ashraf Ezzat
9 de Julio de 2014



     Estados Unidos, so pretexto de combatir al terrorismo, ha desatado una cadena de locura militar en Iraq que por último condujo al establecimiento de un terrorismo real y de una verdadera organización terrorista, a saber, ISIS.


     La inauguración oficial del líder mundial de los musulmanes, el Amir de todos los creyentes musulmanes, o Califa, no ocurre en un palacio presidencial o real, sino que tiene lugar en una humilde mezquita.

     Ningún desfile militar o recibimiento ceremonial y fanfarria son requeridos sino que sólo la lealtad ciega de hordas de extremistas musulmanes y yihadistas a menudo harán el trabajo.

     Y en nuestro caso, la mezquita era (o la que solía ser) la mezquita Nouri en Mosul, Iraq, y el nuevo Califa musulmán es el infame terrorista Abu Bakr al-Baghdadi, el sombrío líder de ISIS/IS (el Estado Islámico ahora).


Sermón Satánico

     Contrariamente a los informes confirmatorios de la Inteligencia occidental en cuanto a que dicho hombre fue gravemente herido [1] y que está siendo tratado en Siria, Abu Bakr al-Baghdadi hizo su primera aparición pública y desafiante el viernes 4 de Julio [de 2014] en Mosul, la aparente capital de su nuevo Califato.

[1] http://www.ibtimes.co.uk/iraqi-isis-leader-abu-bakr-al-baghdadi-severely-injured-flees-syria-1455415

     Al-Baghdadi parecía saludable y sonrosado sin heridas o daño aparente. Él llevaba puesto el turbante y el traje negros, como el profeta Mahoma y los Califas abásidas lo usaban. Y él incluso llevaba puesto su reloj en la mano derecha, tal como los suníes de línea dura, la Hermandad Musulmana y los salafistas lo hacen.

     Muchos escépticos afirmarán que el hombre que apareció en la mezquita no es el propio Al-Baghdadi. Pero el hecho de que cercanos ayudantes de Al-Baghdadi, a saber, Abu Muslim el-Turkmani [abatido en Mosul en Agosto de 2015] y Abdalla Youssef el-Khatoni, fueran descubiertos y reconocidos por expertos iraquíes de Inteligencia y anti-terrorismo en un video no deja mucho espacio para la duda de que fuera él. Además, la previa grabación de audio de Al-Baghdadi calza con la voz del nuevo Califa en ese histórico sermón.

     Su voz y lenguaje corporal decían una sola cosa: Al-Baghdadi se sentía fuerte y confiado en que él estaba haciendo los movimientos correctos.

    Lo más espeluznante que he sentido personalmente durante y después de escuchar cuidadosamente y muchas veces su discurso (inédito) completo consiste en que Al-Baghdadi parecía muy sincero y honesto consigo mismo.

     A pesar del monstruoso asesinato (de correligionarios musulmanes por gritar en voz alta) y atrocidades del IS [Islamic State] cometidos a sangre fría, el así llamado nuevo Califa realmente parecía creer profundamente dentro de él que no sólo estaba haciendo lo correcto sino que él también estaba cumpliendo las santas órdenes de Alá y siguiendo el camino de su profeta. (Demasiado para los defensores del avance del Islam temprano mediante la benévola predicación más bien que por la brutal espada).

    No había ni el menor atisbo de culpa en su voz, ni una sombra de remordimiento en sus ojos; el nuevo Califa musulmán se sentía santificado por su sangrienta y brutal Yihad.

     Al-Baghdadi se sentía meticulosamente elegido por Alá para restablecer su justa religión, el verdadero Islam. (Éste es el problema principal de yihadistas y clérigos islámicos en general: su interpretación literal y superflua de la escritura, mientras que ellos deberían visualizar los versículos a través y dentro de su contexto histórico).

    Todos los yihadistas por todo el mundo se matan unos a otros y siempre emprenderán la matanza de gente de otra fe a sangre fría por el poder de este verso coránico, o mejor dicho, de su interpretación literal: "Y mátalos (a los no-creyentes en el Islam) hasta que no haya ningún fitnah (ateísmo / ateo) y hasta que la religión, toda ella, sea para Alá, el dios de los musulmanes" (Qur'an 8:39).

     Ese versículo estaba destinado a los primeros musulmanes partidarios de Mahoma, y no a los musulmanes de hoy, en su vengativa y última batalla antes de que ellos asaltaran y conquistaran la prominente ciudad de la Península Árabe, La Meca (el futuro epicentro de la nueva religión de Mahoma).

     Emprender la Yihad global autorizada por la interpretación superficial y literal de ese versículo, y realmente muchos otros similares, sólo convertirá a los musulmanes en terroristas y asesinos de sangre fría que no podrían ser tolerados en ninguna parte del mundo, ni siquiera por los budistas, que solían ser pacíficos.

    El verdadero Islam, como lo explicó el Califa Ibrahim [el mismo Al-Baghdadi] en su breve y misterioso sermón, debe ser establecido por la Yihad y debería regirse según la ley de la Sharia, según la cual la democracia occidental es una reciente rara innovación, y cada innovación es sólo una mala orientación, y cada mala orientación está condenada a quemarse en el fuego/infierno eterno. Bastante espeluznante, ¿no?.

     A medida que él tranquila y arrogantemente subía las escalinatas del púlpito para entregar su (satánico) sermón del Viernes ante una escasa audiencia de suníes iraquíes dispersos entre una multitud de ayudantes de Al-Baghdadi, jefes de milicias y guardaespaldas personales, él simplemente escupió en los ojos de cada uno y cualquiera que dudase de su capacidad de llevar eso tan lejos.

     Al-Baghdadi, o Califa Ibrahim, ha anunciado al mundo entero el establecimiento, o mejor dicho, el reestablecimiento del Califa islámico que había sido abolido por la caída del Imperio Otomano.

     El último Califa musulmán fue el Sultán turco Abdul Mejid II (Abdülmecid II) [2] en 1923.

[2] https://es.wikipedia.org/wiki/Abdul_Mejid_II

     El Sultán turco fue derribado por un movimiento nacionalista/secular en Turquía, y después del Imperio Otomano principalmente el mundo árabe fue devorado por el colonialismo británico y francés después del conocido Acuerdo Sykes-Picot de 1916.

     Es por eso que usted encuentra a militantes del ISIS/IS en su horroroso depósito de videos en YouTube quemando sus pasaportes occidentales y árabes, para abolir las falsas fronteras entre los territorios árabes una vez trazados por el infame acuerdo/conspiración Sykes-Picot.


     Supuesto nuevo pasaporte del IS, que tiene escrito abajo "El poseedor de este pasaporte, si es dañado, ejércitos serán desplegados por causa de él".

    El argumento y jactancia de ellos es que la tierra musulmana árabe es para todos los musulmanes de alrededor del mundo sin límites de falsas fronteras o falsas visas. La misma política está siendo aplicada, creo, en Israel, ya que "la tierra judía es para todos los judíos del mundo"... ¿Es eso una coincidencia? Por supuesto que no: el extremismo islámico y el judío derivan de la misma cultura tribal e intolerante.


¿El Final de la Era/Modernismo Secular de los Árabes, Quizás?

     Casi después de cien años de nacionalismo secular que barrió el mundo árabe siguiendo el modelo del modernismo egipcio que fue establecido mucho antes en 1805, un nuevo llamado para restablecer el Califato está reviviendo ahora.

     Sé que ISIS (tal como su organización madre la Hermandad Musulmana) es sólo una organización terrorista profundamente infiltrada por la Inteligencia extranjera (el Mossad/CIA y el MIT turco) que es obscenamente financiada y militarizada por cantidades enormes de petrodólares que se derraman desde Arabia Saudí (opositores a la familia Real), Qatar y Turquía.

     Pero mi preocupación no son las operaciones encubiertas de la Inteligencia extranjera para desestabilizar y fragmentar el mundo árabe después de la así llamada Primavera Árabe, ya que aquello podría haber sido evitable con suficiente conciencia, contraataque y solidaridad, lamentablemente nada de lo cual tienen los árabes ahora.

     Mi preocupación no es la actual guerra de 4ª generación o el ambicioso proyecto del Gran Israel ahora en curso, sino que estoy enormemente preocupado por la pasiva sumisión de los árabes a todas esas conspiraciones y operaciones de bandera falsa destinadas a su fragmentación y subyugación final ante un control sionista final.

     En particular, me preocupa el surgimiento del sectarismo en el mundo árabe. Y puedo ver que el lema sionista de "divide y conquista" está funcionando con eficacia en Siria, Iraq y el Líbano, e incluso en Egipto.

     Pero aquella lucha sectaria entre chiíes y suníes, y entre musulmanes y cristianos, no podría haber sido tan fácil de inflamar si no hubiera existido durante largas décadas una cultura colectiva de los árabes de intolerancia y adoctrinamiento del fundamentalismo.

     El enemigo número uno de los árabes son los propios árabes. Ellos son demasiado fáciles de poner en la mira como un blanco fácil entre un campo de fuego cruzado. Victimizar a los árabes ya no funcionará más, no para mí al menos.

    Sí, la conspiración estadounidense/sionista es enorme y aterradora, pero la estupidez y la vulnerabilidad del tejido nacional y secular árabe son aún más aterradoras. Vea cuán fácilmente Iraq se está deshaciendo ahora mismo —convirtiéndose en un Estado fallido por la guerra de 4ª generación— principalmente debido a sus irreconciliables prejuicios tribales y religiosos.

     Durante dos siglos de supuesto modernismo, el mundo árabe ha sido invadido una vez más con el imperialismo exterior y plagado por la corrupción y el totalitarismo desde dentro.

     Pero el hecho más inquietante, y la razón actual de su deterioro, es que la cultura y el modo de pensar predominantes de los árabes no han cambiado durante las largas décadas de los dos pasados siglos.

     El modernismo no estaba alcanzando lo bastante profundo; estaba simplemente rasguñando la superficie. El modernismo no podía alcanzar el lecho de roca del tribalismo de los árabes, su oscurantismo y fundamentalismo.

     Teníamos escuelas y universidades pero no teníamos ninguna educación real. Teníamos Parlamentos y periódicos pero no teníamos una verdadera democracia o libertad de expresión.

     Nuestras mujeres y muchachas se habían quitado sus velos a principios del siglo XX, pero todos ellos volvieron, y con arrepentimiento se los volvieron a poner antes del final del mismo siglo. (Estoy hablando aquí de la liberación de la mentalidad femenina árabe, no de la renuncia a su modestia; el código del vestido y la modestia no necesariamente son sinónimos).


     Una vez pregunté a una enfermera que trabajaba conmigo en un hospital de Alejandría: "¿Por qué lleva puesto usted el Hijab cuando usted, hace veinte años, y ni siquiera su madre, lo llevaban puesto?". Ella al instante contestó: "Éramos ignorantes; no estábamos bien informadas de la Sharia y las leyes islámicas".

     Pero poco sabía aquella pobre enfermera que ni el Corán ni la jurisprudencia islámica comprometen a las mujeres musulmanas para llevar puesto el Hijab o el Niqab (sólo los radicales y su retorcida y literal interpretación de la escritura lo hacen)... Por supuesto voy a ser bombardeado por muchos musulmanes de línea dura por esto, y muy irónicamente por musulmanes de Europa y EE.UU.


ISIS: El Resultado de la Guerra Estadounidense contra el Terrorismo

     Creo que el IS no podría haber sido establecido si EE.UU. no hubiera emprendido su así llamada Guerra contra el Terrorismo global después de la magistral operación sionista del 11-S.

     Realmente no había ningún terrorismo islámico global, ni antes ni después del 11-S. Además no había ninguna Al-Qaeda tampoco. Aquel manojo de patéticos yihadistas en Afganistán conducidos por Osama bin-Laden no tenía ninguna organización real, ni ningún sueño o ambición futura de extender sus operaciones más allá de Afganistán.

     Estados Unidos y su Agencia Central de Información inspirados (embaucados) por el Mossad crearon este mito de la organización terrorista internacional llamada Al-Qaeda y la retrataron como una letal red terrorista que supuestamente tenía, en ese entonces, afiliados en casi 50 países de todo el mundo (narrativa divertidísima convertida en una epidemia occidental de temor con la ayuda de los sionistas medios predominantes de comunicación).

     Estados Unidos, bajo las órdenes de criminales neo-conservadores, empapado hasta la piel con apocalípticos mitos sionistas-talmúdicos, y bajo el nombre de George W. Bush, había desatado una cadena de locura militar en Iraq que finalmente condujo al establecimiento de un verdadero terrorismo y una verdadera organización terrorista, a saber, el IS.

     Ahora la actual administración estadounidense, y la anterior también, podrían sentirse realmente orgullosas de sí mismas. Por fin su guerra contra el terrorismo ha llegado a una floración completa. El Estado de Iraq actualmente se está fragmentando en tres entidades más pequeñas. Y Siria, y puede ser que también el Líbano, estén en la fila.


ISIS versus Al-Qaeda y la Guerra de 4ª Generación

     Pero éste no es el final. El IS podría ser una historia exitosa para la CIA/Mossad ahora mismo, pero no por mucho tiempo. Tal vez la tierra de la península árabe, Siria, Yemen, Libia, el Sinaí de Egipto e Iraq sea ahora el centro del terrorismo islamista mundial (pero una vez establecido, el IS estará actuando lejos y más allá).

    El IS no es Al-Qaeda. Al-Qaeda era una cosa falsa, y su peligro fue exagerado fuera de toda proporción: era una carta comodín jugada por políticos estadounidenses, mientras que el IS es algo real, pero su enorme victoria y peligro está siendo minimizado y dejado que prospere por los mismos políticos de EE.UU. y de la Unión Europea. 

     Esta renuencia occidental para actuar pronta y decisivamente ante el peligro actual e inminente del IS podría parecer contradictoria con su santo evangelio de la Guerra contra el Terrorismo, pero una mirada más cercana revelará la perfecta armonía entre el pasivo apoyo occidental y su tendencia recién adoptada de la guerra asimétrica de 4ª generación [3] que actualmente está causando estragos en Siria, Iraq, Libia y Yemen.

[3] http://www.antiwar.com/lind/?articleid=1702

    Ésta es la belleza de esta nueva guerra de 4ª generación. Ninguna bota ni uniforme en el terreno. ¿Por qué hacerla usted mismo cuando sus propios enemigos (infiltrados por agentes encubiertos) podrían hacerla, aún mejor, y cambiar el propio país soberano en un Estado fracasado listo a ser controlado y sojuzgado?.

     Al-Qaeda fue diseñada, dirigida e incluso terminada de la manera y cuando quisieron los tipos de la CIA. El IS es una historia diferente; está obviamente más organizado, muy militarmente entrenado para usar sofisticado armamento estadounidense, y está atrayendo cada vez más a jóvenes reclutas. También es considerado ahora una de las organizaciones terroristas más ricas con enormes fondos e ingresos. El IS ya está emitiendo pasaportes y publicaciones promocionales para el nuevo Califato.


     La revista "Dabiq" del IS recién publicada que promueve la Yihad, hecha posible por hordas de yihadistas europeos conocedores de la tecnología y de Internet.

     Los militantes/terroristas del IS realmente significan un negocio.

     Tal vez aquellas bandas de terroristas islamistas y yihadistas están haciendo un infierno de trabajo desestabilizando y fragmentando el mundo árabe tal como había sido pre-planeado. Y seguramente EE.UU. y la Unión Europea mirarán para otro lado y fingirán que ellos no ven ningún terrorismo y que no escuchan hablar de ningún terrorismo hasta que la región entera sea puesta para un escenario de un Gran Israel. (Hillary Clinton dice que ciertamente no está en el interés estadounidense interferir en Iraq ahora mismo).

     Lo que los estrategas y expertos de Inteligencia occidentales en cualquier caso dejaron de percibir es el atractivo e influencia que ganará el IS (y que ya está ganando) entre las hordas de árabes que sufren terriblemente de desplazamiento, pobreza e injusticia y marginalización perpetuas (estoy hablando aquí de refugiados palestinos, sirios y somalíes y también de los indefensos nativos que no podrían huír de la guerra en Iraq y Siria).

     También me refiero a la plausibilidad de revivir o activar células durmientes de extremistas islamistas y salafistas suníes por todas partes del mundo árabe, y su disposición no sólo a jurar fidelidad al IS y su nuevo Califa sino a unirse a ellos en la Yihad como hermanos en armas, para no mencionar las células yihadistas en Europa, el Cáucaso y Estados Unidos. Aquellos yihadistas islamistas occidentales que fueron los primeros en responder a la llamada de la Yihad en Siria están ahora entre los agentes superiores del IS.

     Y si el extraño fenómeno de jóvenes musulmanes de origen europeo y estadounidense, sobre todo de la segunda y tercera generación de inmigrantes musulmanes en Occidente, dice algo, simplemente está señalando el hecho de que la mayor parte de los musulmanes no podrían ni se asimilarán en cultura y los valores occidentales.

    En resumen, y antes de que lo sepamos, el IS podría convertirse esta vez, y contrariamente al fraude de Al-Qaeda, en la organización terrorista internacional más peligrosa que el mundo haya llegado alguna vez a presenciar.

     Si se permite que el IS crezca más, con la esperanza de fragmentar el mundo árabe y dar más espacio e influencia para la entidad sionista, entonces todo este asunto se convertirá en una amenaza mundial inminente.

     El objetivo principal detrás del IS es encender un infierno chiíta/suní que arrastrará a Arabia Saudí e Irán a un conflicto terrible que desestabilizaría y debilitaría a ambos Estados.

     Pero el miedo consiste en que el infierno sumergirá a la región entera y más allá, y la empujará al umbral de una Tercera Guerra Mundial.

     Ese infierno no será controlable, y nadie será inmune a él, sobre todo el Estado judío de Israel. Tal vez sólo entonces EE.UU. y la Unión Europea recobrarán algunos de sus sentidos perdidos y comenzarán a ver y oír el mal de sus propios hechos.–



El ISIS y el ISLAM:
La Desagradable Verdad
por Ashraf Ezzat
26 de Septiembre de 2014


     Los militantes fundamentalistas del ISIS que están poniendo el terror en el corazón del mundo civilizado son sólo una imitación de los muyahidines del Islam temprano. Ya sea que nos guste o no, ésa es la fea verdad.


    Nota del Autor:

    Los radicales y los fanáticos no se radicalizan por obra de la agencias de Inteligencia, como la CIA, el Mossad u otras. Más bien, ellos son reclutados por aquellas agencias secretas porque ellos son ridículamente fanáticos y estúpidamente radicalizados (lógica inversa, un estereotipo de mentalidad de rebaño).

    También espero que algunos fanáticos de los así llamados musulmanes moderados y muchos otros de los adictos a teorías de conspiración se sientan ligeramente ofendidos o sobresaltados por mi artículo.

    Ellos tratarán fervorosamente de refutar mi tesis espigando algunos versos benignos del Corán que piden benevolencia y paz. Pero si ellos seleccionan esos versos, ¿por qué negar a los fundamentalistas y fanáticos el mismo derecho?.

    Ése es el núcleo del problema: un libro divino como el Corán (y eso también vale para el Viejo y el Nuevo Testamento) no debería parecerse al bolsillo de un mago; una vez se saca una paloma de allí, y a menudo también una daga. La reforma de los fundamentos de la interpretación del Corán y también la reforma de la narrativa predominante del Islam es el único camino si esa difundida religión debe sobrevivir al apropiamiento fundamentalista.


* * * *

     El mundo no ha visto tal brutalidad y salvajismo en los tiempos modernos. Horribles historias fueron contadas acerca de los celtas, los aztecas y los mongoles; sin embargo ellas siempre permanecieron como historias del pasado remoto. Pero lo que los militantes del "Estado Islámico en Iraq y Siria" (ISIS) están haciendo, es algo más; lo que ellos están perpetrando desafía cualquier poder literario que trate de ponerlo en palabras.

     Conducido por lo que ellos ven como una orden divina de provocar el caos y la devastación, sólo pensado posible en las producciones de Hollywood, el grupo militante islámico ISIS ha empujado la definición de terrorismo hacia un límite nuevo y alarmante.

     Su actual festín carnicero tiene que ser visto, y no sólo ser creído, para comprender cómo la religión, que debería haber unido a la gente en paz, podría convertirse en una licencia para el asesinato ilegal.

     Contrariamente a lo que la mayoría de los comentaristas han dicho, no son las escenas gráficas de ejecuciones y decapitaciones masivas de cientos de civiles inocentes por parte de ISIS lo que encuentro más repulsivo. La guerra estadounidense contra Iraq ha dejado a miles asesinados a sangre fría, e incontables cantidades de seres han nacido con anomalías causadas por el letal armamento radiactivo estadounidense (salvajismo de alta tecnología que a menudo no es reportado por los medios predominantes de comunicación).

     Lo que personalmente encuentro realmente temible en los militantes del ISIS es que ellos llevan a cabo su embestida aparentemente sin ningún vestigio de culpa o vergüenza. Los militantes/muyahidines hacen su negocio como de costumbre: decapitando a sus opositores minutos después de que ellos caen en su cautiverio. Y minutos más tarde todos ellos van y se unen unos con otros en un humilde rezo a Alá.


Siguiendo la Escritura Literalmente

     Ahora, lo que es interesante, o más bien chocante, es el hecho de que aquellos horribles actos de terrorismo son ejecutados por gente que afirma que son musulmanes devotos.

     Sé que el mundo entero, incluyendo al mundo islámico, ve a los muyahidines del ISIS como el último ejemplo de terrorismo brutal y salvajismo de la época moderna.

     Pero esa visión que tiene el mundo no me preocupa tanto como el hecho de cómo aquellos terroristas musulmanes realmente se ven a sí mismos. Además, ¿por qué un musulmán supuestamente devoto debería terminar como un terrorista global sólo por simplemente hacer lo que su fe le obliga a emprender?.

     Señoras y señores, sin tener en cuenta quién está financiando a ISIS ni el hecho de que muchos de sus militantes, incluyendo a Abu Bakr al-Baghdadi, han sido entrenados en la base militar estadounidense en Jordania [1], y que tal vez algunos de sus líderes superiores también han sido reclutados por la CIA, un hecho permanece muy obvio y sin embargo muy desconcertante.

[1] http://topinfopost.com/2014/06/25/isis-trained-at-u-s-base-in-jordan


    Aquellos despiadados terroristas del ISIS creen sinceramente que ellos son devotos piadosos del dios del Islam "Alá" y que ellos actúan de acuerdo a su sagrada escritura el "Corán" y que ellos son los verdaderos seguidores de su profeta "Mahoma".

     Usted no creerá esto, pero de un modo extraño aquellos terroristas del ISIS están diciendo la verdad, o lo que a ellos se les hizo creer que  es la verdad.

     La fea verdad es que los terroristas del ISIS están actuando literalmente de acuerdo a algunos de los muchos versos del Corán que incitan a combatir y matar a los no-musulmanes de una manera casi a sangre fría.

    "La lucha está prescrita para ustedes, y a ustedes les disgusta. Pero es posible que les disguste una cosa que sea buena para ustedes, y que amen una cosa que es mala para ustedes. Pero Alá sabe, y ustedes no" (Corán 2:216)

     Ahora, y antes de que entremos en más detalles, veamos directamente este asunto del Corán. Al igual que el judaísmo, el Islam es una religión de leyes. Realmente el judaísmo y el Islam son muy parecidos. El Corán, no la Biblia cristiana, debería ser etiquetado como "el Nuevo Testamento"... Después de todo, tanto el Corán como el Antiguo Testamento (AT) son productos de la misma cultura nómada árabe.

     Mientras los Evangelios del cristianismo han sido influídos/suavizados por la filosofía greco-romana [2] y separados del Estado por el poder del famoso dicho de Jesús "Dad al César las cosas que son del César, y a Dios las cosas que son Dios", el AT y el Corán mantuvieron su fuerte cultura tribal y sus leyes obligatorias en pleno vigor durante los siglos.

[2] http://contra-gentes.blogspot.com/2008/04/influence-of-greco-roman-culture-on.html

     Como cristiano, mientras usted cree en Jesucristo, sólo necesita la escritura como una pauta espiritual, pero en el judaísmo y en el Islam usted está obligado por el canon de su fe a adoptar sus reglas como el libro de instrucción de su vida diaria.

     Las leyes hebreas/musulmanas le dicen a sus seguidores qué comer y qué no comer ni beber, cómo casarse, cómo divorciarse, cómo entrar en el cuarto de baño... y sí, cómo y cuándo matar a los no-creyentes.

    El punto clave aquí es ¿cómo deberían ser interpretadas las Sagradas Escrituras, sobre todo las del Islam? Los versículos de cualquier escritura sagrada deberían ser interpretados de acuerdo con su contexto histórico, pero eso no es lo que hacen los musulmanes, al menos hoy en día. (Ésta es la fuente y foco de todo el extremismo y terrorismo).


El Dilema del Islam

     El dilema del Islam, que lo ha sido realmente durante un buen tiempo, es que sus teólogos, imanes y clérigos rechazan o no logran ver la escritura, sobre todo los versos que promueven enfrentamientos y la yihad, dentro del marco de su contexto histórico.

     Ellos prefieren mantenerlos sin límites determinados como parte de unas eternas y siempre relevantes palabras de Alá. La mayoría de los clérigos musulmanes conservadores están bajo la impresión de que ligar muchos de los versos a su historicidad podría restringir la autoridad de una gran parte de la escritura, y por consiguiente la influencia del clero islámico.

    Ese dilema ha sido ignorado durante siglos, pavimentando así más caminos y abriendo más puertas para el literalismo ultra-conservador, también conocido como el fundamentalismo (la puerta de atrás más cercana a la violencia y el terrorismo).

     Habiendo dicho eso, mientras más algún musulmán conservador lea los versos del Corán y memorice los hadices (dichos) [3] del profeta Mahoma, más él probablemente los tomará absolutamente de manera literal y automáticamente los aplicará a su vida y asuntos corrientes (para no mencionar que muchos hadices son de dudosa fuente y propósito).

[3] https://es.wikipedia.org/wiki/Hadiz

    "Pronto pondremos el terror en los corazones de los incrédulos, porque ellos pusieron compañeros a Alá, para lo cual Él no había enviado ninguna autoridad" (Corán 3:151).

     Si interpretamos este versículo en su contexto histórico nos daremos cuenta de que algunas tribus paganas de la Península Árabe fueron aterrorizadas y finalmente derrotadas por las incursiones de Mahoma y sus seguidores allá a principios del siglo VII.

     Pero si lo interpretamos literalmente, y tal vez de manera relevante para el punto presente en el tiempo, entonces estamos hablando de los muyahidines del ISIS que infunden el terror, mediante la ejecución de masas y el degollamiento, tal como los primeros luchadores musulmanes solían hacer, en los corazones de los seguidores de los infieles Bashar al-Assad de Siria y Al-Maliki de Iraq, ya que ellos han gobernado no según la Sharia islámica.

    ¿Ve usted cuán terriblemente simple es esto, y cuán terriblemente complicado se ha hecho?.

     En este punto en mi artículo espero que muchos se sientan ofendidos por mi sincera exposición, y ellos podrían tratar de refutar mi tesis comentando con irritación que "Los primeros musulmanes y muyahidines nunca mataron a congéneres musulmanes"; y mi respuesta sería que "Sí, ellos lo hicieron; los suníes mataron a chiíes en Karbala" (680 d.C.) [4] y un perpetuo conflicto sangriento entre las dos sectas ha perdurado desde entonces hasta este mismo día, para no mencionar las masacres perpetradas por los califatos omeya [5] y abásida [6].

[4] https://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Kerbala
[5] https://es.wikipedia.org/wiki/Califato_Omeya
[6] https://es.wikipedia.org/wiki/Califato_abas%C3%AD


Mal Dogma

     Mientras cada uno está siguiendo inquietamente las noticias y videos del ISIS, nadie hace la pregunta lógica: ¿Cómo, en primer lugar, tal grupo de peligrosos fanáticos fue creado?.

     El ISIS ha sido creado no sólo debido a la militarización por parte del ejército estadounidense y al reclutamiento por parte de la CIA, sino principalmente debido a la mal interpretada escritura y a malos dogmas.

    Otra fea verdad es el hecho de que los primeros musulmanes de la Península Árabe, durante y después de la muerte de Mahoma, fueron muy brutales en sus enfrentamientos e incursiones.

     Los tempranos musulmanes "sahabas" [7] estaban económicamente desesperados; como una comunidad recién formada ellos necesitaban dinero y ansiaban tener influencia, de manera que comenzaron a asaltar caravanas comerciales [8] en la Península (las antiguas rutas de las especias y del incienso), y terminaron por asaltar territorios persas, romanos y egipcios.

[7] https://es.wikipedia.org/wiki/Sahaba
[8] http://www.thereligionofpeace.com/pages/muhammad/raid-caravans.aspx

    La decapitación de los enemigos, como un medio de evocar el miedo, era una práctica común en las antiguas guerras tribales árabes. Khalid bin-Walid [9], el comandante militar de los primeros días del Estado islamista, nunca vaciló en degollar a los luchadores de sus enemigos.

[9] https://es.wikipedia.org/wiki/Jalid_ibn_al-Walid

     Los registros islámicos revelan que Bin Walid después de la batalla de Ullais de 633 d.C. [10], también conocida como la Batalla del Río de Sangre, pasó todo un día y una noche degollando a 7.000 soldados y arrojándolos en el río (que fluía con la sangre de ellos) en regocijo y gratitud porque Alá hubiese llevado la victoria sobre los persas.

[10] http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Ullais

    "Sométanse al Islam y queden a salvo, o acepten pagar el impuesto Jizya, y ustedes y su pueblo estarán bajo nuestra protección, porque de otro modo ustedes sólo tendrán que culparse a ustedes mismos por las consecuencias, ya que traigo hombres que desean la muerte tan ardientemente como ustedes desean la vida" (Khalid bin-Walid, carta a los persas sasánidas antes de que él asaltara su Imperio, muy similar a las amenazas de incursión de ISIS).

     Ahora usted puede ver el ejemplo que los muyahidines del ISIS están siguiendo. Lo que ISIS hizo a los cristianos de Mosul no es diferente de lo que Bin Walid había hecho antes, con las bendiciones del Califato del Islam de entonces, a los cristianos del Imperio sasánida.

    Al contrario de lo que el clero o los medios islámicos de comunicación afirman, ISIS y Al-Qaeda no son la excepción a los millones de supuestos musulmanes moderados que hay alrededor del mundo.

     Aquellos islamistas fundamentalistas que están poniendo el terror en el corazón del mundo civilizado no son sino una imitación de los muyahidines del Islam temprano. Nos guste o no, ésta es la fea verdad.

     La razón de por qué la mayoría de los musulmanes no actúa como el ISIS ni aprueba sus crímenes, es porque aquellos millones de presuntos musulmanes moderados no han estado sometidos a la enseñanza islámica fundamentalista mediante el adoctrinamiento (hipnosis intelectual).

     Una vez que ellos han sido adoctrinados, incluso si ellos han sido criados en comunidades occidentales, una facción considerable de ellos, sobre todo aquellos con problemas de asimilación y económicos, se convertirán en dogmáticos yihadistas listos a ser reclutados por el ISIS.

     De hecho uno de los más alarmantes fenómenos relacionados con el ISIS son los yihadistas occidentales. El flujo de musulmanes europeos, estadounidenses, canadienses e incluso musulmanes fundamentalistas australianos hacia territorios controlados por el ISIS, ha sido hasta ahora preocupante (tanto para musulmanes occidentales como moderados).

     Esta masiva entrada en la ideología radical del ISIS, si significa algo, es que los musulmanes con su actual narrativa religiosa fundamentalista no sometida a control, no son y realmente no serán capaces de asimilarse en la comunidad y la cultura occidentales. Éste es un grave signo de un multiculturalismo fallido que necesita más tiempo y espacio que lo que permite este artículo.

    Otro factor importante que muchos tienden a pasar por alto es que la mayoría de los musulmanes del mundo actúa según pre-concepciones a las cuales su propia cultura y tradiciones autóctonas han contribuído principalmente y no sólo el Islam. De ahí que el término "musulmanes moderados" denota una actitud y un modo de pensar ocasionados por una mezcla entre culturas diferentes, ya sean egipcia, siria o persa, y el Islam.

     Por eso las hordas de musulmanes moderados con desagrado apuntan con el dedo a grupos radicales como el ISIS y gritan que "Ése no es nuestro Islam"... Bien, por supuesto que no lo es.

     Y en efecto aquella mezcla intercultural es la razón de por qué el lado beduino fundamentalista y rudo del Islam ha sido mejorado bastante para permitir que millones de musulmanes coexistieran con sus prójimos de otros credos y teología durante los largos siglos.


Reformando el Islam

     El ISIS podría ser un peligro para la reputación y el futuro del Islam alrededor del mundo, pero hay un buen aspecto diferente para esta situación: nunca antes en épocas recientes el clero musulmán ha tenido la oportunidad y el imperativo de emprender la reforma del Islam.

    Los grupos yihadistas y el ascenso del Islam político no serán erradicados o ni siquiera contenidos por el poder aéreo y ataques de drones. ISIS, Al-Qaeda, el frente Al-Nusra y la Hermandad Musulmana no serán desmantelados salvo reformando y cambiando la narrativa predominante del Islam. Para los musulmanes, cualquier cosa salvo eso será como enterrar sus cabezas en la arena.

     El ISIS es una razón suficiente para que eruditos musulmanes de alto perfil comiencen a purificar los hádices de toneladas de dichos y enseñanzas polémicos, que hacen más daño que bien, que se ha afirmado que fueron pronunciados por Mahoma.

     El ISIS es una razón suficiente para comenzar un nuevo enfoque en la interpretación de los versos del Corán, especialmente aquellos que relatan las crónicas de las batallas de Mahoma y sus seguidores contra los paganos.

    Lanzar una nueva escuela de eruditos musulmanes creíbles e ilustrados que respeten el contexto histórico de los versos de la escritura es el primer paso hacia la reforma del Islam.

     Esto no podría haber sido más urgente en el tiempo, ya que los musulmanes del mundo han estado inclinándose peligrosamente hacia el fundamentalismo y el extremismo a lo largo de los últimos 80 años (desde el establecimiento de la Hermandad Musulmana en Egipto y después del ascenso de la marea wahabita [11] en Arabia Saudí y Paquistán).

[11] https://es.wikipedia.org/wiki/Wahabismo

     Si esta rara oportunidad de reformar el Islam pasara inadvertida e inexplotada, entonces sufriremos de mareas interminables y más poderosas de grupos de fundamentalistas yihadistas.

     Y tenemos que estar atentos al hecho de que los grupos que seguirán al ISIS serán más crueles y más rudos, y definitivamente atraerán a enormes cantidades de muyahidines, en tal número que ninguna coalición militar será capaz de doblegarlos.

     Muy probablemente la actual coalición liderada por EE.UU será capaz de desmantelar al ISIS militarmente, pero no ideológicamente. La tarea de desestructurar las malas ideas y los peligrosos dogmas del ISIS es la batalla vital que los propios musulmanes conducidos por sus eruditos y clérigos deberían emprender.

     Terminaré con uno de los versículos favoritos del ISIS que uno siempre escucha narrado como voz de fondo, junto con su oda/himno oficial en la mayor parte de sus videos de ejecuciones y degollamientos. Y según el ISIS, "fitna" significa aquí no creyentes en el Islam.

    "Y combate contra ellos hasta que no haya más fitna (incredulidad) y la religión sea sólo para Alá" (Corán 8:39).


    Post scriptum:

    Este artículo de ningún modo está destinado a ofender a los musulmanes o a degradar la religión del Islam, sino que más bien es una humilde tentativa del autor para contribuír a la reforma de la actual narrativa islámica fundamentalista que, si no tiene algún control, dará origen lamentablemente a más violencia, intolerancia y terrorismo. Dr. Ashraf Ezzat.–




No hay comentarios:

Publicar un comentario