BUSCAR en este Blog

lunes, 31 de octubre de 2016

Neil Hague - Halloween y la Puerta de Orión



     Neil Hague es un diseñador gráfico, ilustrador y conferencista británico (conocido por ilustrar libros de David Icke), un analista de simbolismos con un cierto aire chamánico. En su sitio neilhague.com publicó hace ocho días en dos partes el siguiente estudio, que ofrecemos aquí en castellano como una sola unidad, donde analiza, a partir de la masificada celebración de Halloween (Víspera de Todos los Santos), el simbolismo y las imágenes asociadas con la constelación de Orión. Su tesis central, que parece ser la identificación de dicho grupo de estrellas como la fuente del mal en la Tierra, si bien es incomprobable tanto en su procedencia como en sus consecuencias, tiene coherencia simbolística y analógica. Por haber detectado varias inexactitudes, hemos hecho algunas correcciones, y hemos omitido algunos datos e imágenes, mejorando éstas y agregando otras, y poniendo entre corchetes lo que hemos aportado.


LA PUERTA de ORIÓN
en la "Víspera de Todos los Santos" y Más Allá
por Neil Hague
23 de Octubre de 2016



LA PUERTA DE ORIÓN (1ª Parte)


     Usted tiene que hacer la pregunta de por qué la Víspera de Todos los Santos (All Hallows Eve, Halloween, la tarde del 31 de Octubre) se ha convertido en otra "celebración" en el calendario de "fiestas". Cuando yo era un niño se trataba simplemente de pedir "un centavo para este tipo" ("penny for the guy"), también conocido como el "limosneo legalizado" en el Reino Unido. Los niños en ese entonces se sentaban con una efigie de un terrorista católico inglés del siglo XVII llamado Guy Fawkes (ahora convertido en la cara del desafío gracias a la película "V for Vendetta"), pidiendo un penique para llevar a nuestro "sujeto" (guy) a un ardiente final durante la Noche de la Hoguera (Bonfire Night, la noche del 5 de Noviembre), pero al menos nuestros pequeños muñecos o simulacros parecían inocuos. Además tenga en cuenta que la costumbre del "Trick or Treat" ("golosina o maldad") es ahora prácticamente una mendicidad legítima también en muchas ciudades a través del Reino Unido.


     En este artículo quiero abarcar con alguna profundidad el simbolismo y las imágenes asociadas con la constelación de Orion.

     Personalmente solía gustarme la idea de una "noche de maldades". ¿Dónde se fue aquello? Por supuesto la quema de Guy Fawkes junto con los festivales del "Hombre Quemado" (Burning Man) en Estados Unidos están relacionados con las antiguas y demasiado a menudo satánicas ceremonias paganas (la quema del Hombre de Mimbre) que han implicado literalmente quemar gente viva a través de los siglos. El fuego fue un "instrumento" de la Inquisición cristiana en todo el mundo, y de esa manera quemar viva a una víctima era considerado un ofrecimiento a entidades del otro mundo, ya fuesen los paganos, la Iglesia o las verdaderas fuerzas "invisibles" los que estuvieran detrás de esas creencias.


     Pero la Víspera de Todos los Santos (Halloween) se ha convertido en una "pantomima" en el Reino Unido y Estados Unidos, un poco como el espectáculo político. Su lugar en el calendario está en lo alto, con "proporciones de Disneylandia en cuanto a influencia sobre las masas". Desde las tradiciones paganas hasta los actuales "golosina o maldad", turbios zombies, muñecos Chucky y borracheras, Halloween en su forma moderna ha seguido transformándose; pero su razón de existir, en conjunto, tiene más que ver con conexiones seriamente "oscuras" con el satanismo, a medida que entramos en los "oscuros días" del Otoño [en el hemisferio boreal].

     Disfrazarse como zombies, brujas, diablos, (inocentemente) enérgicamente refleja fuerzas que "quieren el horror" en todas sus formas. Ya se trate de una efigie de un hombre clavado a una cruz o una calabaza iluminada (alguna vez un cráneo), ambos enérgicamente provienen del mismo foco en la "muerte". Muchos artistas que pertenecieron a la "Hermandad" o a "círculos internos a través de Europa", a partir del Renacimiento en adelante, conocían el verdadero sentido detrás del "culto a los muertos". Las imágenes asociadas con el cráneo y los rituales más "canibalísticos" de los "sacerdotes de la élite de la Antigüedad" pueden ser vistas como un arquetipo en numerosas artes, lo cual excede el alcance de este artículo.

     No estoy diciendo que un poco de diversión inocua, una risa o disfrazarse con los amigos aluda a lo dicho, por supuesto que no. Nuestra vibración única (energía) es a menudo más poderosa que la mente colectiva de colmena. Aquello que acecha en las sombras, "entre bastidores", es a lo cual le gusta nuestra "atención energética", sobre todo en ciertos puntos en la rueda-del-tiempo/calendario.

     Pero entonces, ¿qué es realmente Halloween? Es el punto que es el Portal hacia el "inframundo", el "mundo sombrío", de aspectos de la adoración a Orión y a Saturno mediante el culto a los muertos. La Víspera de Todos los Santos es un importante punto en la Rueda del Tiempo de Hécate, y Hécate o Kali (la Diosa Oscura) enfoca nuestra atención en este "tiempo oscuro". Ella también es conocida como Arianrhod, Catherine y Perséfone en otras versiones de estas creencias y mitos.

     El festival de invierno de las Leneas (las "cacerías salvajes") en la Grecia antigua era también afín a la celebración de las "fuerzas oscuras", que se volverían locas desde su punto de entrada en nuestro mundo durante Samhain (Halloween) [31 de Octubre] terminando en las Saturnales [17 al 23 de Diciembre]. El Cazador llegará a ser un símbolo significativo, ya que es Orión quien conduce la caza, desde los Mortífagos en las películas de "Harry Potter" a Madonna representando al dios cornudo El/Molec en el Super Bowl hace varios años. Todos ésos son "símbolos" de los mundos oscuros que forman portales que nos conectan a los mundos de "sombras" escondidos en la constelación de Orión.

     La muerte de un "dios", la muerte de un año, la muerte "en la Naturaleza", todos produciendo los días más oscuros en general, conducen hacia la "masa oscura", desde "All Hallows Eve" hasta las Saturnales. Con la Élite y aquellos que tienen un interés creado en mantener a las masas enfocadas en una baja vibración, por supuesto, Halloween se ha convertido en un foco para los discípulos de Satán. Del mismo modo que la celebración de las Saturnales (Navidad) es otro reforzado robo de energía, desde las interminables compras a la iconografía religiosa, para aquellos que participan, todas esas imágenes sirven como un "canal" para fuerzas que se alimentan de nuestra energía mental y nuestro "foco" colectivo en esos puntos del año.


Vida, Muerte y Orión

     En las tradiciones bíblicas, de Juan el Bautista se dice que nació seis meses antes de Jesucristo, ambos astrológicamente marcando los extremos opuestos de la Vía Láctea. Tal como de sus antiguas contrapartes celtas, los Reyes del Roble y el Acebo, de Juan y Jesús se dice que son deidades solares cuyas coronaciones coinciden con los solsticios. El hijo de Atón [Shu], Adán, Osiris (el Hombre Verde), están todos relacionados con Orión y con el "señor del tiempo" que gobierna los solsticios y los equinoccios.


      Note las esvásticas en el traje de Halloween (arriba a la izquierda); ellas son símbolos de las fuerzas contrarias nacidas de la proyección de Orión sobre la Tierra. La estructura de la Esvástica es una representación de las giratorias fuerzas galácticas de Orión. La foto aquí muestra la versión original de las fuerzas solares. En la moneda india (arriba a la derecha) está Orión con una esvástica entre sus pies y con el símbolo "OM", que también ha estado relacionado con la trinidad solar enfocada en Orión.

     Ya sean paganas o cristianas, esas fuerzas gemelas (Jesús y Juan) reinan sobre los solsticios en un ciclo perpetuo de vida, muerte y renacimiento. Juan por supuesto pierde su cabeza simbólicamente (la calabaza), del mismo modo que el líder de los clanes del Sol y el Fuego de los indios hopi, Pahana, que también tiene su cabeza removida en las antiguas tablillas de ellos. La principal deidad hopi, Masauwu [el Hombre Esqueleto, espíritu de la muerte, dios de la tierra, portero del inframundo y guardián del fuego], lleva una cabeza y un saco de semillas (estrellas), y a menudo lleva puesta una calabaza como máscara o cabeza. En la imagen de abajo fíjese en la rueda del Sol en el petroglifo y en el tocador de flauta [la deidad Kokopelli de la fertilidad, un dios trickster o embaucador]. Esos dos símbolos están relacionados con la "vida" y se oponen a Masauwu, que es un símbolo de la "muerte". Ambas personificaciones son simbólicas del tiempo de la muerte (desde la Víspera de Todos los Santos a las Saturnales), cuando el Sol simbólicamente "muere" [en el hemisferio boreal] y Masauwu (que es Orión) puede ser visto en los cielos. Petroglifos como ésos eran "marcadores de calendario" para los hopi en el período de la Edad de Bronce. Los egipcios, los mayas, etc., en cambio relacionaron su conexión con Orión con las pirámides.


      La fiesta de Todos los Santos en su fecha actual en el calendario occidental [1º de Noviembre] puede ser remontada a la fundación de un oratorio en la basílica de San Pedro hecha por el Papa Gregorio III (731-741) para las reliquias "de los santos apóstoles y de todos los santos, mártires y confesores", aquellos que a menudo eran "quemados" en la hoguera [fiesta que antes era celebrada el 13 de Mayo]. En 835 el Día de Todos los Santos el 1º de Noviembre, la misma fecha que la antigua fiesta pagana celta de Samhain [fiesta de la cosecha y festival de los muertos], fue instituído como fiesta obligatoria [en el Imperio franco por Luis el Piadoso, confirmando dicha fecha] a instancias del Papa Gregorio IV.

     Por supuesto, Samhain (también Sawin o Sowin) en el mundo antiguo marcaba el final de la "temporada de cosecha" y el comienzo del invierno o la "mitad oscura" del año. En algunos sitios, antorchas encendidas desde la hoguera eran llevadas alrededor de casas y campos reproduciendo el recorrido del Sol (en el sentido del reloj) para proteger a la gente en ese tiempo del año, y muchos pueblos indígenas usaban un "fuego sagrado" como un marcador del comienzo del nuevo Sol a medida que se aproximaba el invierno.

     Se ha sugerido que los fuegos eran una especie de magia imitativa o simpática: ellos imitaban al Sol y las estrellas, ayudando a los "poderes del crecimiento" y conteniendo la descomposición y la oscuridad del invierno próximo. También se ha dicho que las hogueras mantenían lejos al diablo. En un nivel físico esto es verdadero, pero en los niveles "invisibles", hay fuerzas que "aman el fuego". El símbolo de la salamandra es un ejemplo de esta inversión del fuego y su utilidad para aquellas fuerzas invisibles.

     La mitad "oscura" es exactamente lo que miramos durante Halloween y los días que lo anteceden. Es por eso que sus símbolos están relacionados con el "culto a los muertos" y su opuesto el "dios de la Vida" (de la mitad luminosa a la mitad oscura del año). Las imágenes asociadas con el cráneo (incluyendo la cabeza de la calabaza de la Víspera de Todos los Santos) son otro símbolo para los "cultos de la muerte" que todavía usan imágenes arquetípicas en muchos festivales, "música", símbolos y en películas hasta este día.

     La Navidad, o Saturnales, era la entrada final al "nuevo Sol" (Año Nuevo) [en el hemisferio boreal], y en algunas tradiciones y leyendas alpinas, Krampus (el guardián con cuernos, medio cabra y medio demonio) acompaña a Santa Claus (Father Christmas) [castigando a los niños que se han portado mal, a diferencia de San Nicolás, que premia con regalos a los que se portaron bien]. Él es la representación simbólica del clan con cuernos "diabólicos" de que ya hablaremos.


     IMAGEN: Krampus, donde Halloween se encuentra con la Navidad (Saturno). Se dice que los tibetanos y los hopi son los mismos "primeros pueblos", y ambas culturas tienen ceremonias que imitan a las deidades con dos cuernos.

     El simbolismo de los "dos cuernos" y el de los colores "rojo y azul" también están relacionados con los "cultos de muerte" y con dioses embaucadores (Mercurio y las serpientes), y todos esos arquetipos calzan como "engranajes en un reloj invisible" que dan forma a los "ciclos" de dualidad en nuestras mentes.

     La constelación de Orión también se eleva en el Hemisferio Norte en el otoño, acompañando así a los días más oscuros del año. Orión, como veremos, es un sistema de estrellas que es muy relevante para esta "apertura del tiempo" a medida que pasamos a través del período llamado Saturnales: el Invierno y Yule [24 de Diciembre al 6 de Enero]. Todo eso comienza con la "Víspera de Todos los Santos".

      Como dice en el gnóstico Evangelio de Felipe [v. 67], "La verdad no ha entrado desnuda en este mundo sino envuelta en símbolos e imágenes, ya que el mundo no recibirá la verdad de ningún otro modo. Hay un renacimiento y una imagen del renacimiento. Es ciertamente necesario nacer otra vez por medio de la imagen".

     El adorno subconsciente de imágenes y símbolos es lo que "construye" la Matriz de la realidad. Ellos entrenan nuestra percepción para crear. Mientras más he ahondado en estos fenómenos, más he llegado a comprender que el "engaño de la percepción" no termina con Saturno y sus acólitos (lunas).


LA PUERTA DE ORIÓN (2ª Parte)


     Yo diría que Orión desempeña un papel enorme en la formación de nuestros "pensamientos colectivos", nuestras creencias, y sobre todo la creencia en la dualidad mediante "forma y energía". Vemos la dualidad en muchos mitos y leyendas que adornan al mundo antiguo, y por supuesto la vemos todo el tiempo en las contraposiciones de la Naturaleza. En la épica leyenda de Gilgamesh, cuando lucha contra el Toro del Cielo, vemos fuerzas contrarias (Orión enfrentando a Tauro). En las luchas entre Atis y el Toro, y de Teseo contra el Minotauro, quienes se encuentran en el centro del Laberinto (un símbolo de la mente), vemos el mismo simbolismo.

     Orión, ya sea que sostenga un garrote o un arco, está cazando a la bestia de la Naturaleza, y este simbolismo puede ser encontrado en los adornos heráldicos y otras insignias. De manera interesante, las primeras representaciones de santos y opositores al dragón (Jorge y el Dragón) eran hombres peludos, como el Woodwose [hombre salvaje y peludo de los bosques de Europa], o el "hombre verde".


     En otras historias vemos a Orión persiguiendo a Pleione, la "madre de las Pléyades", durante "siete años" (las siete estrellas en la constelación de Tauro). En otras leyendas Orión persigue a las Pléyades mismas, y él toma la forma de un oso para hacer aquello. Los mitos sobre Calisto y Artemisa (la diosa de la caza) incluyen al cazador convirtiéndose en oso. En El Hobbit el personaje llamado Beorn es un "cambiador de piel", el cual se transforma en un oso.

     Las leyendas de la Torre del Diablo en Wyoming, según el mito indígena, describen la creación de dicha butte [colina que surge abruptamente del terreno, con una cima plana y lados con mucha pendiente] por acción de las garras de un oso que rasguñó en un "gigantesco árbol de roca" a medida que aquél "crecía hacia el cielo" para colocar a siete doncellas como siete estrellas en el cielo. Árbol gigantesco o no, lo que es más interesante para mí es la noción de humanos convirtiéndose en estrellas. Eso funciona de ambos modos en que usted lo vea, es decir, las estrellas convirtiéndose en la Humanidad.


     Orión también es mencionado como un "Pastor Celestial" o el "Fiel Pastor de Anu" [dios babilónico del cielo]. El Oso se refiere a la Osa Mayor cuando se alinea con las Pléyades. Homero en la Odisea se refirió a "la Gran Osa, que los hombres llaman el Carro, que circula opuesta a Orión, y nunca se baña en el mar de las estrellas". La Biblia menciona a Orión tres veces, en Job 9:9 ("Él hizo la Osa Mayor, Orión, las Pléyades y las constelaciones del Sur"), Job 38:31 ("¿Podrás unir con cadenas a las Pléyades o aflojar las cuerdas de Orión?"), y Amós 5:8 ("Buscad al que hizo las Pléyades y Orión, que a las tinieblas convierte en mañana y que hace oscurecer el día"). "Él" se refiere al Demiurgo de la enseñanza gnóstica.


Los Perros de Orión

     Las constelaciones de Canis Minor [constelación al Este de Orión] y Canis Major [al Sudeste de Orión] son sus perros. Ellos persiguen a Lepus, la liebre y a veces la zorra, mientras Orión atrapa a Tauro. Todos estos animales figuran enormemente en las cacerías y los símbolos de los linajes aristocráticos.


     En textos alquímicos, Apolo, Vulcano y Mercurio "conciben a Orión", en una alegoría del "niño filosófico" engendrado tres veces. Esas tres "deidades" representan el fuego, el engaño y la plaga, por un lado, y por otro, ellos son la creatividad, las artes mágicas y la percepción. Todos los tres se coluden para forjar al personaje de Orión como el "pastor cazador" del cielo.

     La misma alegoría también insinúa el "trapecio de Orión". El diabólico doctor John Dee incorporó esos sellos de planetas en su sello personal. El cuerno del signo de Mercurio también se hará obvio.


El Trapecio de Orión

     Los científicos dicen ahora que los Agujeros Negros forman y dan origen a la "naturaleza holográfica" de nuestro Universo. Todas nuestras galaxias y sistemas de estrellas son hológrafos proyectados desde los agujeros negros. Esos vórtices "almacenan información" y "proyectan" dicha información sobre la superficie de la realidad, nuestros mundos, nuestro Universo.

     Según los astrofísicos (incluído el doctor Holger Baumgardt de la Universidad de Queensland) la Nebulosa de Orión tiene un agujero negro en su centro, cuya masa es aproximadamente 200 veces la masa de nuestro Sol. El mini agujero negro en el Trapecio de Orión, un centro que ha dado a la Humanidad su enfoque en el Triángulo, la Trinidad y muchos otros símbolos y alineaciones, se ha dicho que es la fuerza que crea la dualidad, la causa y el efecto, la función cerebral derecha e izquierda, y lo que los mayas han llamado el "Fuego en el medio" del fogón de la chimenea. Él es el símbolo del macrocosmos/microcosmos para proyectar la vida (y la muerte) en la Tierra. Las alineaciones de las Grandes Pirámides y muchas mesetas indígenas a través del mundo son un testimonio de la comprensión de esto.

     Las estrellas del cinturón de Orión (Alnitak, Alnilam y Mintaka) son reproducidas por todo el mundo mediante símbolos religiosos. Por ejemplo, en Iberoamérica las tres estrellas son conocidas como ["Las Tres Marías" o como] "Los Tres Reyes Magos"; pero "magos" alude a la "magia" que las estrellas de Orión ejercen sobre nuestras mentes.


     Hace años escuché el término "Estrellas de la Tierra", y recuerdo haber leído un libro brillante de Chris Street llamado Earth Stars. Desde esa perspectiva, los seres humanos son "puntos de luz", que proyectan cada uno de ellos (como un hológrafo) en la superficie de un plano la "vida y muerte" de cada estrella individual.


Orión, el Antinatural Dios con Cuernos

     El Rig-Veda hindú se refiere a la constelación de Orión como Mriga (El Ciervo), el cazador con cuernos, visto como la clásica imagen del chamán que lleva puesta la cornamenta. En el mundo antiguo los indios hopi hablaban de "dioses antinaturales", los que regían los sueños (Morfeo en el mito griego), llamándolos el "clan de dos cuernos", o las "sociedades de dos cuernos y un cuerno" que usan "poder y magia" para controlar mundos diferentes. Orión es también el gigante Haokah, celebrado por medio de la Danza para el Gigante por los sioux de Dakota. Haokah es en todas partes "reverenciado y temido" entre los sioux. Él también es otra representación del cazador Orión, pero digamos que él es más que sólo un cazador: él es la llave que "abre la puerta a las entidades" de Orión.


     [Haokah, un dios sioux del trueno y de la caza, con cuernos en su cabeza y con su cara dividida por la mitad, con un lado desdichado y el otro risueño; un dios que usa al viento para golpear un enorme tambor para provocar así el trueno; conocido, según las referencias, como Haokah, Haoka, Heyoka o Haokak].

     Los indios norteamericanos creen en la existencia de muchos gigantes (no siendo la menor la tribu de Pies Grandes [Bigfoot o Sasquatch]), pero Haokah es uno de los principales gigantes. Él es el dios anti-natural, el maestro de los opuestos. En verano él siente frío, en invierno él sufre de calor; el agua caliente es fría para él, y al contrario, etc. El dios nórdico Loki es otra versión de esta deidad que da impulso a un truco de trucos, si usted examina aquel mito. Cernunnos [el dios con cuernos celta, de la fertilidad, la vida, los animales, la vegetación y el inframundo] es también otra versión de este "cazador de la Tierra". Tal como los dioses con cuernos y cornamenta, él era el guardián de la puerta entre esta realidad y el reino que está "justo más allá del velo". El CERN [Conseil Européen pour la Recherche Nucléaire] por supuesto fue establecido para "penetrar el velo" por parte de un sacerdocio "disfrazado como científicos" en Suiza. Naturalmente también encontramos a Shiva en el CERN en Ginebra, otro símbolo de Orión.

     Estos puntos de cruce entre las estrellas y los solsticios de la Tierra sobre la eclíptica [el círculo del recorrido anual del Sol] son entendidos en las tradiciones chamánicas como que sirven como puertas hacia el espíritu o hacia inframundos. Así como hay portales que unen a la Tierra y el Sol, parece haber "puertas estelares" energéticas que unen a nuestro Sol con estrellas como Orión. Saturno, en tanto un sol, también se conecta con las estrellas centrales de la constelación de Orión, sobre todo en puntos críticos en el tiempo y el espacio.

     Otra versión de Orión es Mrigashira, que significa "cabeza de ciervo", y Ardra (Arudra) [vinculada con la estrella Betelgeuse], que significa "lágrima". Estas dos nakshatras (mansiones lunares, en hindú) tienen que ver con la constelación del gran cazador, Orión, cuyas estrellas han sido representadas y descritas en leyendas mitológicas en todo el mundo. Desde las pinturas rupestres prehistóricas en Francia, el neolítico Cernunnos de los antiguos celtas en Europa, Osiris en Egipto, Orión en Grecia, Mitra en Roma, hasta Shiva-Rudra en India, el cazador de ciervos (o toros) es descrito como un chamánico dador de vida, un protector pero también un cazador.


Los Dos Cuernos y las "Estrellas" de Orión

     De Hel (o Hell), "Nuestra Señora", se ha dicho que es la hija de Loki con una "cara roja y azul" o una combinación de colores. De igual manera, los embaucadores haokah (o heyoka) de las leyendas sioux, que estaban conectados con la estrella roja Betelgeuse (donde encontramos las fuerzas "más oscuras" que se proyectan desde Orión), eran representados en blanco y negro y grabados en la mente colectiva de la juventud. Averigüe también acerca del "simbolismo del rojo y azul" y usted encontrará al clan con cuernos de Orión y la verdadera fuerza que está detrás del control que tiene Saturno sobre los "satanistas" en la Tierra. El rico obispo del París del siglo XII Maurice de Sully (que creó la catedral de Notre Dame) usó el sello de los "dos cuernos" y la "serpiente" en su sello personal.


     El "Toro de Wall Street" con sus dos cuernos es un icono del Buey [Ox] (Tauro y la ciudad de la élite, Oxford), de la bula [bull] papal y el "toro" cananeo/israelita llamado Moloc. Moisés, conocido por el "ternero de oro" a menudo es representado con "cuernos". La "M" detrás de Obama en la portada de la revista Time no es sólo un símbolo de los cuernos sino del linaje del siglo V de los merovingios (más tarde templarios). La iconografía se refiere a la "posesión" y al "linaje poseído".

     Aquélla no es la primera vez que Obama ha sido por casualidad colocado con cuernos... Otras fuerzas trabajan "como siempre". El clan con cuernos "posee" a extrañas celebridades "impulsadas por el ego" a las que no les importamos nada usted o yo. Recuerde eso la próxima vez usted que piense que el "movimiento por la verdad" está en el "camino correcto" y que no ha sido "infectado". Tenemos que "elevar nuestra vibración" por sobre el pozo séptico de seguidores de "estrellas" de la "nueva Era, vieja Era" de Hollywood de la estrella Alpha Orionis [Betelgeuse] (alfombra roja) y de la agonizante estrella enana / sol llamada Saturno. La verdad sobre el poder de Saturno viene desde "otra parte" y no ha sido todavía totalmente revelada.

     He investigado los mitos de los indígenas norteamericanos hopi durante más de dos décadas hasta ahora, y de lo que he comprendido sé lo bastante para decir que el "orden" de influencia sobre nuestra percepción y sociedad humanas (por parte de sociedades secretas no-humanas) tiene que incluír a las estrellas Roja y Azul de la constelación de Orión. Las estrellas Bellatrix y Betelgeuse son dos "novas" sobre las que se ha enfocado enormemente la gente autóctona de la Tierra. Betelgeuse (también conocida como Alpha Orionis, abreviada Alpha Ori), que es la novena estrella más brillante en el cielo nocturno y la segunda más brillante en la constelación de Orión, es también la Novena Puerta. Hay una conexión con esa estrella y con el engaño diabólico que se ha difundido desde ella. Se ha dicho que los bufones Koshari reverenciados por ciertas tribus indígenas norteamericanas habían provenido de Betelgeuse en Orión.


     Betelgeuse también era conocida por los hopi como Palasohu, la "estrella roja", y Palaakwapi era conocida también como la "casa roja", una ciudad de gente de las estrellas localizada en Arizona (área de Sedona). Desde la Ciudad Roja (en MU) se ha dicho que el hogar ancestral hopi fue alguna vez una "ciudad templo" rodeada por una "pared altísima de piedra roja". Si usted alguna vez visita la región, como yo lo hice hace muchos años, usted sentirá la "magia" en las piedras y formaciones a través de la Arizona de rocas rojas.

     Otra estrella de Orión, Rigel (también conocida como Beta Orionis), es una estrella de tipo B "súper-gigante" azul que es la sexta estrella más brillante en el cielo de la noche. Hay otras 3 gigantes de Orión que son también azules. Todas esas gigantes rojas y azules están personificadas en los mitos, leyendas y folklore de los pueblos indígenas como los "gobernantes de los sueños" (el American Dream...), el hogar de los Arcontes y los Jinns de los musulmanes y las deidades embaucadoras (bufonescas) a veces con cuernos.

     La película The Purge - Election Year también ofrece algunas imágenes simbólicas que conectan el rojo y el azul, y las máscaras de payasos son prominentes en esa película. ¡Para no mencionar el reciente aumento de "avistamientos de payasos" a medida que nos acercamos a Halloween! Dentro de la política estadounidense [Republicanos y Demócratas], y generalmente en el Mundo Occidental, el uso de los colores azul y rojo es fundamental y está conectado a la constelación de Orión, no menos que a las gigantes rojas y azules. ¿Recuerda las píldoras roja y azul en la película The Matrix?.


Los Nueve Círculos de EL (Hell)

    Los "nueve anillos", "santuarios" o "círculos" son el simbólico sistema invisible de circuitos que conecta a Saturno con Orión. Los círculos (entradas) nos conectan energéticamente a los embaucadores "no-físicos" (Arcontes) que, según los textos gnósticos, evolucionaron a partir de la "fusión nuclear" que se convirtió en la "nebulosa de Orión". Llamadas así a partir de la palabra latina para "nube", las nebulosas (nebulae) no son sólo masivas nubes de polvo, hidrógeno, gas helio y plasma, sino que ellas son también a menudo "almácigos estelares", es decir, el lugar donde nacen las estrellas. La gente nace allí, y nuestro ADN es la materia genética estelar que nos da una infinitud de formas.

     La vida, la muerte, toda la dualidad, centrada en Orión, desafiado por el Toro de Tauro y sujetado por las agonizantes estrellas enanas Júpiter y Saturno y sus acólitos (lunas y planetas), todos simbólicamente nos dan los ingredientes para nuestro "mundo humano". La Inteligencia Artificial y la "nube" que aceptamos ahora como una "realidad" alternativa, son parte de esta conexión energética con las fuerzas de Orión. Los "nueve círculos", yo diría, son las "bandas de frecuencia" que "emiten" el patrón de "vida y muerte" de la constelación de Orión vía nuestros soles (estrellas) en el "cabalístico Árbol Solar" (Sistema Solar).

     La Película de Polanski "La Novena Puerta" (The Ninth Gate, 1999), que presenta al cada vez más oscuro con los años Johnny Depp, es una película acerca de la Élite Satánica y del ficticio libro "Las Nueve Puertas del Reino de las Sombras", del ficticio autor del siglo XVII Aristide Torchia, un libro del que se decía que era capaz de convocar al Diablo. Interesantemente, la escena final de esa película fue filmada en el castillo cátaro de Puivert, en Aude, Francia (un lugar que he visitado varias veces). Los cátaros por supuesto fueron "borrados" (no en menor parte quemados en la hoguera) por practicar enseñanzas gnósticas, ¡las mismas enseñanzas que advertían a la gente acerca del mismo Jinn (genio maligno) que consumía muerte por medio del fuego!.

     El poema épico del siglo XIV del Caballero Templario Dante Alighieri, La Divina Comedia, narra el viaje de Dante por el Infierno (seguido por el Purgatorio y el Paraíso), guiado por el antiguo poeta romano Virgilio. En el poema, el Infierno es representado como nueve círculos de sufrimiento localizados dentro de la Tierra. Sin entrar en grandes detalles aquí, los círculos son reinos (frecuencias) que se alinean con los así llamados Siete Pecados Mortales.

     De manera interesante, los fraudulentos y los malévolos son castigados en el "octavo círculo", llamado Malebolge (Malos Fosos) o la mitad inferior del Infierno. El octavo círculo fue descrito por Dante como un gran embudo de piedra formado como un anfiteatro alrededor del cual hay una serie de diez fosos o trincheras, profundos, estrechos y concéntricos. Dentro de esos fosos son castigados aquellos culpables de "fraude y engaño". Vea mi ilustración política acerca de los globalistas del G-8, donde las "marionetas" siempre cambian pero la vibración sigue siendo la misma.



     Simbólicamente hablando, los Nueve Círculos o "anillos" (si usted es un admirador de Tolkien), están relacionados con los "hemisferios construídos" que "restringen la conciencia humana" y forman un "vínculo etérico" con los creadores ultraterrenos del Santo de los Santos. En otras palabras, los niveles del Infierno son reales para los que llevan el cuerpo etérico de aquéllos a esos estados de la mente.

     Según el excepcional trabajo del analista de investigación estadounidense Danny Wilten, en 10.500 a.C. cuando las Pirámides reprodujeron el "cinturón de Orión", el Delta del Nilo representaba la propia nebulosa de Orión, y, más que eso, el trabajo de Wilten parece respaldar la "naturaleza holográfica" de la nebulosa de Orión, ya que ella "aparece" reflejada en las imágenes de la topología de la Tierra. Wilten ha pasado años examinando los extraños paralelos entre el arte del Renacimiento histórico y la nebulosa de Orión. Cualquiera que esté seriamente interesado en la naturaleza del "holograma", debería considerar su asombrosa investigación.


Los Nueve Círculos del Infierno

     El delta del Nilo parece reflejar los Nueve Círculos de Dante del Infierno así como la nebulosa de Orión [?].

     La vida humana, las artes, la religión y las ceremonias por todas partes de la Tierra parecen estar alineadas con la nebulosa de Orión y su proyector de patrones holográficos centrados en el racimo del trapecio de Orión, el "proyector de la trinidad", como me gusta llamarlo.


El Control de Saturno (de Satán) sobre la Humanidad

     Satán en el Infierno de Dante está atrapado en la congelada zona central en el Noveno Círculo del Infierno, canto XXXI. La imagen de William Blake nos enfoca en las "tres caras" del Satán descrito por Dante. Blake [1757-1827] pasó el último año de su vida ilustrando las obras de Dante, pero nunca terminó aquello.


     En el Infierno, Saturno está "controlado y restringido" por los "círculos del Infierno", que sujetan a esa "Estrella Caída" y que permiten que su álter ego Cronos devore como él lo hace. Donde Jano tenía dos rostros, Satán tiene tres...

     «...¡Cuánto asombro me causó, al ver que su cabeza tenía tres rostros! Uno por delante, que era de color bermejo: los otros dos se unían a éste sobre el medio de los hombros, y se juntaban por detrás en lo alto de la coronilla, siendo el de la derecha entre blanco y amarillo, según me pareció; el de la izquierda tenía el aspecto de los oriundos del valle del Nilo» (Infierno, canto XXXIV, 39-45).

     La dramaturga y poeta inglesa Dorothy L. Sayers nota que algunos piensan que las tres caras de Satán sugieren su control sobre las tres razas humanas, clasificadas de acuerdo al saber judaico de las tribus de Israel: rojo para los europeos (de Jafet), amarillo para los asiáticos (de Sem), y negro/azul para los africanos (la raza de Cam). Yo sugeriría que la simbología del color aquí incluye tanto blanco y negro (Blanco/amarillo) como azul (Negro/azul), y todo está relacionado con la ciencia del "ADN cromático" y la influencia de la constelación de Orión sobre nuestro Sol (vía Saturno), nuestros "calendarios" (tiempo) y por lo tanto nuestro mundo humano. Los sellos cromáticos son jeroglíficos que parecen hablar de la "sutil matriz de los códigos" que conectan nuestro ADN a las estrellas de Orión.

     Todas las interpretaciones reconocen que las tres caras de Saturno (Satán) representan una fundamental "perversión de la Trinidad". Tres estrellas x Tres estrellas = Nueve Círculos del Infierno "en la Tierra". Pero cualquiera que conozca a Dante, sabe que existen también los círculos superiores del Cielo en los cuales reflexionar.

     Sólo si lo permitimos, o lo percibimos, será así.

    Como es arriba, así es abajo...

    De manera que No, no participaré en Halloween o en la venida del "tiempo de Saturno", con su vibración amante de zombies y vampiros sexies y muñecos Chucky. Tampoco me adornaré con un disfraz de estafador en blanco y negro ni llevaré puesta la máscara de un payaso. ¡No voy a regalar mi energía a la "vibración de la muerte", la vibración de la purga ni acompañar las Saturnales, sin siquiera saberlo!.

     Encenderé, en cambio, una vela y recordaré a aquellos que están perdidos, sin hogar y en necesidad de sanación en este sagrado punto de transición en el "tiempo".

     ¡La paz esté con ustedes!.–



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada