BUSCAR en este Blog

lunes, 1 de agosto de 2016

Sobre la Ley Musulmana de la Sharia



     El sitio bamboo-delight.com contiene diversos escritos de su autor, el doctor James Gregory Delaney, que firma como Banjo Billy, un polemista estadounidense nacionalista Blanco. Aunque él mismo califica sus escritos como infames, creemos que eso puede deberse más que nada a la malevolencia de aquellos a quienes van dirigidas sus críticas. Tras leer el siguiente texto suyo de hace cinco años, consideramos que así como pudimos entenderlo nosotros, también otros debiesen tener esa oportunidad para sacar sus propias conclusiones de acuerdo a su capacidad mental, porque lo planteado en él no es cosa de juego sino advertencias en serio, más si lo que sostiene es completamente verdad y no meramente escritura taquillera. Y se haría un bien a la paz de los pueblos si se proscriben o se inhabilitan ciertas "religiones" que abundan en irracionales discursos de odio.


LA LEY MUSULMANA de la SHARIA
¿QUÉ LE HARÁ a USTED?
por James Gregory Delaney
19 de Marzo de 2011



     A medida que los musulmanes invaden Occidente, con sus muchas esposas y sus enjambres de hijos moquillentos, usted oye una demanda constante de parte de ellos de que quieren sus propias leyes por las cuales ser gobernados. Nuestras leyes no son lo suficientemente buenas para los santos musulmanes. Ellos exigen que las leyes de la Sharia sean legalizadas en nuestras democracias occidentales y cristianas. Y si les permitimos ser gobernados según las leyes de la Sharia, ellos prometen no matar a ninguno de nosotros ni bombardear nuestros edificios ni violar a nuestras hijas porque el Islam es una religión de paz.

     Las promesas musulmanas son aquello en lo que los musulmanes creen, y promesas musulmanas son lo que ellos nos dan. Ellos nos dan promesas de que estaremos seguros de ellos sólo si cumplimos con sus demandas, demandas de gentes que hemos permitido que invadan nuestros países porque ellos nos prometen que el Islam realmente, verdaderamente, es una religión de paz y que el Islam es bueno para nosotros.

     Quizá nuestra primera pista en cuanto a si se puede confiar en las promesas de esa supuesta "religión de paz", es entender que uno de los fundamentos básicos del Islam es —redoble de tambores y sonido de trompetas— la Santa Mentira. Según Mahoma, a los musulmanes se les insta a mentir y a engañar a los no-musulmanes. Este concepto de la mentira es llamado "taqiyya" en árabe, lo que literalmente significa "ocultación, disimulo, negación, precaución o vigilancia". Ella se usa para disfrazar la creencia de alguien, sus intenciones, sus convicciones, sus ideas, sentimientos, opiniones o estrategias ante no-musulmanes. En otras palabras, una definición árabe de diccionario de "taqiyya" es disimular, engañar y confundir con la intención de desviar la atención, un poner obstáculos o una obstrucción preventiva.

     La Taqiyya es empleada principalmente para impedir y neutralizar cualquier crítica hacia el Islam, y para engañar a los no-musulmanes para que no se enteren de los verdaderos objetivos e intenciones del Islam. Según las leyes de la Sharia, los musulmanes hacen del mentir a los no-musulmanes un hábito, porque la mentira es una enseñanza básica del Islam. Así, incluso antes de que ellos nos engatusen para que les demos las leyes de la Sharia, los musulmanes nos mienten simplemente porque todos ellos son unos mentirosos musulmanes.

     Según las leyes de la Sharia en cuanto a la taqiyya, los musulmanes pueden mentir incluso estando bajo juramento al dar un testimonio delante de un tribunal. A un musulmán incluso se le permite negar o denunciar su fe si, al hacer eso, él protege o promueve los intereses del Islam. Él puede negar el Islam con sus labios mientras permanezca fiel al Islam en su corazón. Mahoma aprobó el mentir y engañar a los no-musulmanes muy especialmente si tales mentiras pueden ser usadas para asesinar a "infieles". ¿Y quién es un "infiel"? Usted lo es, por supuesto, si usted no es un musulmán, porque conforme a la ley de la Sharia el mundo sólo está compuesto de musulmanes e "infieles". Según la ley de la Sharia, es el deber de cada musulmán asesinar a todos los "infieles". Y eso lo incluye a usted.

     De este modo, usted ve, cuando un musulmán le dice que el Islam es una "religión de paz" él le está mintiendo. Además, cualquier otra cosa que él pueda decir, también puede ser falsa si él ve que puede beneficiarse personalmente o que el Islam puede beneficiarse con engañarlo a usted. La verdad del Islam es que los musulmanes son mentirosos y Mahoma les ha enseñado a ser mentirosos. Las mentiras musulmanas benefician a los musulmanes y lo destruyen a usted, de modo que Mahoma recomienda que los musulmanes les mientan a ustedes, indignos "infieles".

     Cuando usted oye que los musulmanes manifiestan que ellos realmente quieren tener la ley de la Sharia para que ellos puedan vivir en paz entre ustedes, entonces usted realmente, verdaderamente, mejor entienda con qué pretenden ellos que usted esté de acuerdo. Si los musulmanes le mienten acerca del Islam en cuanto a que es una religión de paz mientras ellos simultáneamente se hacen volar en pedazos en un intento de matar a tantas personas como les sea posible; o cuando los musulmanes le hablan acerca del Islam en cuanto a que es una religión de paz mientras cortan las gargantas de cada no-musulmán que ellos pueden agarrar después de violar a todas las niñas; o cuando ellos le hablan sobre el Islam en cuanto a que es una religión de paz mientras asesinan a cristianos, budistas, hindúes y ateos en cada país en que ellos se infiltran o conquistan en la guerra, ¿puede usted realmente creer alguna de sus promesas siendo que ellos demuestran con sus acciones ser tan grotescamente hipócritas y crueles mentirosos?.

     ¿Cómo pueden compararse las promesas musulmanas con los hechos reales de violencia musulmana, asesinato, violación, incendio provocado y caos por todo el mundo?. ¿Cuán buenas son las promesas musulmanas cuando no son sino mentiras?. ¿Y por qué esta "religión de paz" usa mentiras para promover sus objetivos? Una religión verdadera usa la Verdad, mientras que una religión falsa usa mentiras.

     Mahoma enseñó que la guerra es engaño. De este modo, si los musulmanes lo engañan a usted, ¿no significa eso, según sus muy propias enseñanzas, que ellos están en guerra contra usted?.

     El Islam es una religión de promesas. Mahoma hizo muchas promesas a los creyentes a fin de que ellos estuvieran de acuerdo con su engañosas fantasías. Pero las promesas de Mahoma son más bien demoníacas cuando usted realmente las examina. Mahoma aseguró que Alá susurraba en su oído. Aquellas voces en la cabeza de Mahoma prometían que en el futuro los buenos musulmanes, después de que ellos murieran, irían a un maravilloso Paraíso formado por deliciosos jardines llenos de árboles frutales, casas hechas de oro sólido, mujeres vírgenes que tendrían sexo con ellos diariamente para siempre, y frescas corrientes de agua deliciosa.

     Para los árabes que sudan bajo el Sol árabe, que fríen sus pies en las quemantes arenas, y que se masturban bajo sus ropas ante la sola vista del tobillo de una mujer, las promesas de Mahoma eran atrayentes. ¿Pero qué tendrían que hacer esos primitivos comedores de camellos para conseguir la recompensa de tal paraíso musulmán? Todo lo que los musulmanes tendrían que hacer era asesinar a todos los no-musulmanes, violar y esclavizar a sus mujeres, robar su oro y tomar sus tierras y casas y ganado para sí mismos, gritando que Alá es grande y que Mahoma es su profeta. Ése no es un sistema de creencias muy dificultoso, ¿verdad?.

     ¿Puede usted ver por qué el Islam fue tan atractivo para los malolientes ladrones de camellos de Arabia? Al asesinar a sus vecinos, los musulmanes no sólo podían conseguir comida gratis, casas gratis, botín gratis, esclavos sexuales y concubinas en esta vida, sino que ellos los conseguirían en aún mayor abundancia incluso después de que murieran. Mahoma incluso prometió que estaba garantizado que todas las mujeres en el Paraíso serían vírgenes para siempre. Aquélla era una situación satisfactoria para cada uno excepto para los "infieles".

     El Islam promete a los musulmanes un paraíso en un futuro cielo, si ellos convierten el mundo actual en un infierno bombardeado, incendiado, violado y goteando sangre hoy. A pesar de sus promesas, de las cuales hay muchas, ésta es una razón de por qué el Islam es una religión falsa. Los musulmanes están dispuestos a convertir el actual mundo en un infierno empapado de sangre por causa de la promesa de un futuro Paraíso después de que ellos mueran. ¡Vaya trato! Mahoma sabía que los árabes eran lo bastante estúpidos para creer tales promesas, y el Islam es la prueba concreta de cuán estúpidos realmente son los musulmanes. Todo lo que los musulmanes piden de usted es que usted sea aún más idiota que ellos y que les conceda la ley de la Sharia.

     Uno podría preguntar: si los musulmanes son tan transparentemente mentirosos a la vez que sostienen ser tan verídicos, entonces ¿quién es ese gran dios del que ellos son tan entusiastas? Los musulmanes siempre gritan "Allahu Akbar" (Alá es Grande) cada vez que ellos cortan la garganta de alguien o lanzan bombas sobre muchedumbres de civiles. Entonces obviamente ese dios de los árabes realmente debe ser algo maravilloso, si asesinar gente para complacer a Alá es tan magnífico. Bien, esto es otra vez un asunto de "taqiyya", decir mentiras para favorecer al Islam. Usted puede ver qué mentiras dicen los musulmanes sobre Dios por los hechos encontrados en la arqueología de la antigua Arabia.

     Usted ve, Al-Lah era el dios Luna de la Arabia medieval. Aquellas errabundas tribus árabes que hicieron un hábito de desflorar a sus camellos jóvenes y vírgenes en cada oportunidad, creían que la Luna era el dios más grande porque estaba en el cielo más que el Sol. Eso tiene perfecto sentido, ¿verdad? El dios Luna era el principal dios de Arabia. Rezar a Al-Lah el dios Luna significaba inclinarse con su cara en tierra y colocar su trasero levantado al aire a fin de exponerlo al dios Luna. Y eso es lo que los musulmanes hacen hoy, poniendo sus traseros al aire cinco veces al día en lo que ellos llaman salat o "rezo".

     Cuando Mahoma estaba tratando de unificar la península arábiga bajo su dictadura, encontró que era útil llamar a aquellos estúpidos y débiles de mente montadores de camellos para que adoraran a un dios que ellos ya adoraban. Poniendo sus traseros al aire cinco veces al día, ellos no tendrían que exigir demasiado sus cerebros quemados por el Sol pensando mucho en lo que ellos realmente estaban haciendo. Sólo que en vez de adorar a Al-Lah, el dios Luna, Mahoma afirmó que lo que ellos realmente estaban adorando era el dios más grande del Universo, que simplemente resultó tener el exacto mismo nombre que el dios Luna, para que nadie se confundiera.

     De ese modo, para hacer que sus mentes débiles y estúpidas se afirmaran en el hecho de que Alá era el dios más grande, los musulmanes pusieron una media luna sobre sus banderas para la buena suerte, y cambiaron desde adorar al dios Luna, Al-Lah, a adorar al único dios, Alá. Éstos son los hechos de la historia de Arabia y de la ciencia de la arqueología. Alá es el dios Luna de la antigua Arabia a quien Mahoma dio una promoción, desde ser uno entre muchos dioses, a ser el único dios, el dios que les concedería un paraíso dorado lleno de excitantes vírgenes si ellos decían mentiras, saqueaban ciudades y mataban "infieles".

     Es obvio que Mahoma estaba usando la taqiyya sobre los árabes, porque si Alá es tan grande, entonces ¿por qué necesita él a los musulmanes para ayudarle a matar gente?. ¿No es Alá un dios lo bastante grande para hacer todo eso solo?. ¿Y por qué necesita Alá a los musulmanes para defenderse del insulto contra su precioso honor?. ¿No puede él defender su propio honor contra los negadores y los burlones infieles que se rieron de Mahoma porque ellos sabían cuán lunático era realmente Mahoma?.

     Los árabes medievales entonces, tal como ellos lo hacen hoy, midieron su virilidad por cuán exitosos eran ellos engañando y mintiendo a otros árabes. Todos ellos usaron la taqiyya unos sobre otros porque aquello era parte de la cultura árabe y de las habilidades del comercio de camellos. Ellos eran un país lleno de vendedores de camellos usados. Hoy, ellos usan la taqiyya sobre la gente moderna, mintiéndonos y ocultando cada mala cosa que se encuentra en el Islam, aquella falsa religión, con la palabra "Paz" en sus labios sangrientos y el asesinato en sus pérfidos corazones.

      Mahoma, el demonio profeta del Islam que oía voces en su cabeza, era un despiadado terrorista, un asesino de masas, un ladrón, un mentiroso, un comerciante de esclavos, un violador, un pedófilo, que odiaba a las mujeres, de manera que él las oprimió y esclavizó. Sin embargo, los musulmanes de hoy lo adoran debido a sus fantasiosas promesas de que ellos pueden alcanzar el Paraíso matando a cada no-musulmán y robando nuestras cosas. Mahoma se convirtió en el mayor héroe de cada musulmán, aquel a quien ellos tratan hoy de copiar tanto como les sea posible en su propio engaño y vidas miserables, y con cuyo nombre bautizan a la mitad de sus hijos varones.

     Con riqueza y violaciones ilimitadas garantizadas en esta vida, junto con promesas de aún más riqueza y sexo ilimitado en el paraíso musulmán después de que ellos mueran, el Islam llegó a ser la religión más popular en la Arabia feudal. Era popular entre los musulmanes porque en la Arabia feudal cualquiera que no fuese un musulmán era torturado y asesinado. Una vez que ellos ya no pudieron oír los chillidos y los gritos de los "infieles" torturados siendo mutilados o los sonidos de los buitres graznando y alimentándose de sus cadáveres, entonces el Islam se convirtió en una religión de paz en el tranquilo aire del desierto. Pero en los tiempos modernos, mientras los musulmanes tienen altavoces encima de sus mezquitas de modo que ellos puedan gritar sus gritos ininteligibles cinco veces por día en los vecindarios circundantes de no-musulmanes, nadie ha tenido ninguna paz en absoluto.

    Los musulmanes hipócritamente demandan que les concedamos la libertad de religión que nosotros proclamamos que es una de nuestras grandes bendiciones para la Humanidad, pero ¿también nos garantizarán ellos la libertad de religión conforme a las leyes de la Sharia musulmana? Si ellos nos mienten incluso antes de que consigan la ley de la Sharia, ¿cómo nos tratarán los musulmanes después de que ellos consigan dicha ley? Si ellos afirman ser "buenos musulmanes" mientras se amotinan, asesinan, violan, incendian y bombardean a nuestra gente y nuestros países por el bien de Alá o para vengar insultos contra Mahoma antes de que ellos consigan la ley de la Sharia, ¿serán ellos mejores musulmanes viviendo entre nosotros después de que consigan la ley de la Sharia?.

     Para contestar esta pregunta, no debemos mirar lo que la ley de la Sharia significa para los musulmanes porque, después de todo, al diablo con los musulmanes. Debemos mirar lo que la ley de la Sharia significa para cristianos, hindúes, budistas, ateos y otros no-musulmanes. Si dejamos a los musulmanes vivir conforme a su ley de la Sharia, ¿qué hará la ley de la Sharia por nosotros?, o más bien, qué nos hará la ley de la Sharia?.

     Hace varios años, el jeque saudita Marzouq Salem al-Ghamdi explicó en un sermón los términos en los cuales una sociedad islámica debería tolerar la presencia de no-musulmanes en medio de ella. Es decir, él explicó las leyes de la Sharia que son aplicadas a los no-musulmanes en cada país donde a los musulmanes se les permite practicar la ley de la Sharia. Recuerde cuando usted lea esas leyes, que, por cuanto los musulmanes creen que las leyes de la Sharia les fueron dadas por Alá por medio de Mahoma, aquéllas son leyes eternas válidas para todas las épocas. Así, las leyes de la Sharia no están sujetas a negociación.

     De este modo, ¿cuáles son esas leyes de la Sharia de la antigua Arabia conforme a la cual los no-musulmanes deben someterse incluso en los tiempos modernos? Aquí hay algunas de ellas:

● Si los "infieles" viven entre los musulmanes, de acuerdo con las condiciones dispuestas por el Profeta, entonces ellos deben pagar el impuesto Jizya a la tesorería islámica.

     ¿Un impuesto para los no-musulmanes?; ¿qué es eso? Ustedes, "infieles", ¿nunca han oído hablar del impuesto Jizya? Bien; conforme a la ley de la Sharia, ése es un impuesto especial que sólo los no-musulmanes deben pagar. El impuesto Jizya equivale a la cuarta parte de todo lo que usted posee, pagado a los musulmanes cada año, o ellos cortarán su cabeza. Ahora, si usted añade esa cuarta parte de su propiedad al 30% o más en impuestos que usted paga a los traicioneros políticos que han permitido a esos sucios y ladrones musulmanes en nuestros países, usted verá que bajo la ley de la Sharia a usted no le quedará nada sino venderse como esclavo. Ah, sí; a propósito, los musulmanes también olvidaron decirle a usted que, conforme a la ley de la Sharia, la esclavitud es legal.

     Los únicos países en el mundo donde la esclavitud todavía es permitida son países musulmanes. Los esclavos son siempre no-musulmanes. En Sudán hoy, la razón primaria para que alguien sea esclavizado es porque se trata de un cristiano. La esclavitud es legal de acuerdo a las eternas leyes de la Sharia de Alá y Mahoma. Y en Arabia Saudí hoy, los lascivos jeques musulmanes esclavizan a mujeres tailandesas y filipinas que ellos han atraído hacia Arabia con promesas de trabajo como criadas y amas de casa. Después de violarlas durante varios años, ellos las llevan al desierto y las asesinan. Pero está bien para ellos hacer eso porque ellos son varones musulmanes y las mujeres son "infieles". Y el Islam es una religión de paz. La arena árabe es muy pacífica cuando sopla suavemente a través de esas tumbas de mujeres violadas y asesinadas.

● Bajo la ley de la Sharia, los no-musulmanes deben levantarse con temor y respeto cuando un musulmán desea sentarse. Y si un musulmán desea sentarse en vuestra silla cuando él entra en un restaurante o autobús, entonces usted debe desocupar la silla donde el musulmán desea sentarse. Si usted no hace eso, entonces los musulmanes lo golpearán o incluso lo matarán por "insultar" al Islam.

● Bajo la ley de la Sharia, además del impuesto Jizya, a los no-musulmanes se les pide que alimenten durante tres días a cualquier musulmán que pase por sus casas. Además, si usted rechaza alimentar a algún musulmán que llama a su puerta, entonces la comunidad musulmana tiene todo el derecho, conforme a la ley de la Sharia, a golpearlo o matarlo o incendiar su casa mientras usted está dormido. Usted ha insultado al Islam y ha dejado de cumplir su deber con un musulmán, y por lo tanto usted debe ser castigado.

● Por supuesto, esas comidas gratis no pueden incluír cerveza o vino, porque está prohibido tanto para los musulmanes como para los no-musulmanes beber bebidas alcohólicas conforme a la ley de la Sharia. De este modo, todos los bares, las tiendas de bebidas alcohólicas, las fábricas de cerveza y las destilerías, están prohibidos. Según la ley de la Sharia, no habría ninguna subcultura criminal de los "Locos Años '20" de Estados Unidos, con alcohol destilado clandestinamente y gángsters, porque no sólo a los gángsters sino también a sus clientes bebedores de alcohol se les cortarían sus cabezas o quizá sus lenguas, después de serles dado mil latigazos con una fusta de cuero. Que "Alá es Misericordioso" es una de las mentiras musulmanas, porque no hay ninguna misericordia en las leyes de la Sharia.

● Bajo la ley de la Sharia, sólo a los musulmanes se les permite poseer espadas, pistolas u otras armas. Los no-musulmanes bajo la ley de la Sharia deben estar completamente desarmados e indefensos. Romper esa ley y ser atrapado con un arma de fuego, un cuchillo u otra arma, significa mil latigazos y el cercenamiento de su cabeza como un enemigo del Islam.

● Quizá usted piensa que puede evadir esas leyes vistiéndose como un musulmán y simulando ser un musulmán. Es contra la ley de la Sharia imitar a los musulmanes en la vestimenta y en el hablar. Además, todos los no-musulmanes deben afeitarse su cabello en la frente a fin de hacerlos fácilmente identificables.

● Ah, ¿pero usted es cristiano, y cree lo que el mentiroso Mahoma dijo acerca de cómo los musulmanes deben respetar a la "Gente de la Biblia"? Bien, aquello era simplemente taqiyya de Mahoma que no significa nada. Además de pagar el impuesto Jizya a la tesorería musulmana, de afeitarse el cabello en la frente, y usar ropas no-musulmanas con amplios cinturones para una fácil identificación como "infieles", los cristianos no deben intentar aliviar la carga de su status de segunda clase llevando puesta ropa musulmana, gorras, turbantes, sandalias, peinados, o imitando su hablar, sus apodos y sus nombres de título, o coleccionar armas de cualquier clase o portar esas armas. Hacer eso significa que pueden ser golpeados, torturados o asesinados por cualquier musulmán o por bandas ambulantes de musulmanes en cualquier momento. Los cristianos deben caminar de puntillas y mostrarse humildes y sometidos al Islam. ¿Y de qué otra forma nos mostramos los cristianos al ser sometidos por el Islam?.

● Bajo la ley de la Sharia, a los cristianos no se les permite erigir cruces en edificios de iglesia, exhibirlas en público, o mostrar Biblias en público.

● Bajo la ley de la Sharia, los cristianos tienen prohibido tocar campanas de iglesia siquiera una vez por semana los domingos. Pero los musulmanes tienen el derecho de gritar su jerigonza por altavoces cinco veces al día en su llamado a rezar.

● Bajo la ley de la Sharia, los cristianos tienen prohibido alzar la voz durante el rezo, o recitar de las Biblias dentro de nuestras propias iglesias en presencia de musulmanes.

● Bajo la ley de la Sharia, los cristianos tienen prohibido renovar una iglesia o un monasterio o reconstruír los que fueron destruídos. De ese modo, una vez que los musulmanes actúan violentamente e incendian una iglesia, no está permitido que sea reconstruída.

● Bajo la ley de la Sharia, los cristianos tienen prohibido golpear a un musulmán. Si ellos lo hacen, pueden ser asesinados por cualquier musulmán que desee matarlos por tal insulto al Islam.

● Bajo la ley de la Sharia, los cristianos tienen prohibido impedir a cualquiera que desee convertirse en un musulmán, pero cualquier musulmán que quiera hacerse cristiano será asesinado. Los cristianos que intenten convertir a los musulmanes al cristianismo pueden ser golpeados y asesinados conforme a las leyes de la Sharia. Cientos de cristianos son muertos cada año en países musulmanes por nada más que predicar el Evangelio. ¿Qué otra cosa puede ser el Islam aparte de una religión falsa para demonios mentirosos?.

● Después de prometer seguir todas las leyes de la Sharia que los musulmanes decretan para sojuzgar a cristianos y judíos, a esos cristianos sojuzgados se les requiere que declaren que tales leyes son, cito, "las condiciones que establecemos contra nosotros y contra los seguidores de nuestra religión a cambio de seguridad y protección. Si rompemos cualquiera de estas promesas que establecemos para nuestro beneficio contra nosotros, entonces la promesa musulmana de protección queda rota y a ustedes musulmanes les está permitido hacer con nosotros lo que se les permite hacer con la gente que está en desafío y rebelión". En otras palabras, los sojuzgados cristianos y judíos están de acuerdo con que los musulmanes pueden esclavizarlos, torturarlos, violarlos, robarles y asesinarlos, si ellos rompen cualquiera de las leyes de la Sharia. En los tiempos modernos, esto es llamado la Extorsión de la Protección, y es un crimen en cada país. Pero la Extorsión de la Protección del Islam es legal para los puercos musulmanes conforme a la ley de la Sharia.

● Bajo la ley de la Sharia, los musulmanes que se convierten a cualquier otra religión deben ser asesinados. Tal como al unirse a una banda criminal, una vez que uno se hace musulmán, la única salida es mediante la muerte. El Islam crece gracias al sexo ilimitado con esposas y concubinas, y por la aceptación de nuevos conversos; pero una vez dentro, a nadie se le permite dejar el Islam mientras viva.

● Bajo la ley de la Sharia, criticar al Islam o a los musulmanes es una sentencia de muerte para el "infiel" que se atreve a dar su opinión o decir lo que piensa sobre esa secta demoníaca de primitivos montadores de camellos. Los musulmanes deben ser respetados o ellos lo matarán a usted. Es tan simple como eso. Cualquier musulmán que lo asesina a usted por romper cualquiera de las leyes de la Sharia o por insultar al Islam o por criticar a los musulmanes, tendrá un lugar de honor entre los otros musulmanes. Ese "honor" entre esos primitivos beduinos adoradores de la Luna es un asunto de grandes egos que residen en las pequeñas mentes de insectos diminutos.

• Bajo la ley de la Sharia, cristianos y judíos tienen mucha suerte porque Alá en su misericordia les da tres opciones: la conversión al Islam, el sometimiento con los impuestos Jizya, o la muerte por decapitación u otros medios de asesinato. Sin embargo, para los ateos y los paganos, o los politeístas como los hindúes, hay sólo dos opciones: la conversión al Islam o la muerte.

● Bajo la ley de la Sharia, usted nunca tendrá un juicio justo en un tribunal musulmán porque la legislación islámica no reconoce la validez del juramento de un no-musulmán contra el de un musulmán.

     Éste es el "Islam puro" de los talibanes, de Arabia Saudí, y de todas partes donde la Sharia tiene influencia. Éste es el Islam que corta las manos de los ladrones, que aplasta a los homosexuales bajo murallas de ladrillos, que mata a los adúlteros a pedradas y que ejecuta a los que se convierten al cristianismo. Sin embargo, por cuanto Mahoma odiaba a las mujeres y violó a enormes cantidades de ellas, las mujeres son las que más sufren bajo el Islam.

● Bajo la ley de la Sharia, las mujeres son la propiedad de un varón, para que él haga con ellas lo que le plazca.

● Bajo la ley de la Sharia, los varones tienen autoridad sobre las mujeres porque Alá ha hecho a uno superior a la otra, y porque ellos gastan su riqueza para mantenerlas (Sura 4:34). Así, las mujeres musulmanas son bienes muebles para ser comprados y vendidos. Ellas son prostitutas musulmanas a las que se les permite vivir porque el hombre paga por ellas.

● Bajo la ley de la Sharia, las mujeres son como campos para ser sembrados, y los hombres pueden tener sexo con ellas siempre que ellos quieran (Sura 2:223). El marido sólo está obligado a apoyar a su esposa cuando ella se entrega a sí misma o se le ofrece a él, queriendo decir que ella le permite el disfrute pleno de su persona y no le rechaza el sexo en ningún momento de la noche o el día. Usar la excusa de "No esta noche, tengo dolor de cabeza" podría hacer que la mujer musulmana reciba una severa paliza si ella no tiene sexo con su marido al solicitárselo.

● Bajo la ley de la Sharia, las buenas mujeres son obedientes. Pero las mujeres desobedientes deben ser golpeadas hasta la sumisión por sus maridos, o castigadas de diversas maneras hasta que ellas quieran complacer a sus maridos (Sura 4:34).

● Bajo la ley de la Sharia, las mujeres musulmanas deben tener el permiso de sus maridos hasta para salir fuera de sus casas. Y si ellas hacen algo, real o imaginado, que afrente el supuesto "honor" de un maníaco musulmán, él puede matarla con cuchillo o balearla o matarla a palos. Y él no irá a prisión porque él es un musulmán honorable.

● Bajo la ley de la Sharia, las leyes de divorcio musulmanas pueden forzar a una mujer a una virtual prostitución. Para divorciarse de una esposa, todo lo que un hombre musulmán tiene que hacer es decir tres veces: "Me divorcio de ti. Me divorcio de ti. Me divorcio de ti", y ya está. Él puede echarla a patadas de la casa y casarse con otra.

● Bajo la ley de la Sharia, después de que un musulmán se ha divorciado de la misma mujer tres veces, él no puede casarse con ella de nuevo hasta que ella se haya casado y divorciado con otro hombre. Por consiguiente, en algunos sitios, sobre todo en la ciudad "santa" iraní de Qom, hay hombres que se ganan la vida como prostitutos musulmanes pagados o "maridos de una noche". Ellos se casan con mujeres tres veces divorciadas, consuman el matrimonio en una estadía de una sola noche, y se divorcian de ellas al día siguiente. Esas "santas" mujeres musulmanas pueden entonces volver legítimamente a sus familias. O ellas pueden casarse con algún otro musulmán que esté tan cansado de penetrar a sus cabras y camellos que él realmente se da por vencido y se casa con una mujerzuela que es llamada una mujer musulmana. Todas las mujeres musulmanas no son sino putas abusadas y golpeadas, y es el Islam y las enseñanzas de Mahoma lo que las ha convertido en putas. Y es la ley de la Sharia y las bárbaras costumbres matrimoniales musulmanas las que perpetúan su condición de prostitución.

● Bajo la ley de la Sharia, el hombre musulmán es libre para casarse con prácticamente tantas mujeres como él elija, ya que el Islam también aprueba la poligamia. Los ilimitados números de langostas musulmanas, sin control de nacimientos, que invaden los países occidentales son un resultado de esa lujuria y promiscuidad musulmanas.

● Bajo la ley de la Sharia, a un hombre musulmán se le permite tener hasta cuatro mujeres a la vez. Sin embargo, el divorcio en serie, las numerosas concubinas, los esclavos sexuales y los "matrimonios temporales de una hora o dos" le permiten un número prácticamente ilimitado de mujeres. Éstos son motivos de suma importancia de por qué los pobres, los ignorantes, los pervertidos, los ansiosos de sexo y los negros son atraídos hacia el Islam, una religión que ofrece a cada varón un trozo.

● Bajo la ley de la Sharia, en Egipto muchísimos hombres han aprovechado las insignificantes leyes de divorcio del Islam y se han casado con veinte o treinta mujeres en no más de diez años. Por la misma razón, mujeres de no tanta edad se han casado con más de una docena de hombres, uno tras otro. ¿Es de extrañar entonces que los hombres musulmanes quieran que sus mujeres estén veladas de la cabeza a los pies para encubrir el hecho de que las mujeres musulmanas son solamente prostitutas?, ¿o que las mujeres musulmanas realmente pidan ser cubiertas de la cabeza a los pies para cubrir la vergüenza de su sometimiento ante los perversos, esclavizadores y degradantes vicios de los varones musulmanes?.

     Pero ¿es satisfactorio el sexo ilimitado para los pervertidos circuncidados y abusadores de menores que habitan la sociedad musulmana? ¡Claro que no! La perversión es un pozo sin fondo en el cual los musulmanes se pierden para siempre. Por ejemplo, el país musulmán de Paquistán lidera al mundo en las búsquedas en Google de sexo con animales, sexo con niños y sexo de violación. Pero todo está bien porque el Paraíso musulmán está lleno de apasionadas mujeres que son por siempre vírgenes, incluso después de que son violadas. Eso es lo que las voces en la cabeza de Mahoma prometieron a los musulmanes.

● Bajo la ley de la Sharia, ustedes las feministas lesbianas de Occidente amarán esto: Una mujer que es violada y que se queja de ello delante de un tribunal de la Sharia, será encarcelada, azotada con un látigo y probablemente ejecutada. ¿Por qué? Porque el testimonio de una mujer sólo vale la mitad del de un hombre. De esa manera, para demostrar la violación, ella debe contar con dos hombres que realmente hayan presenciado la penetración para que testifiquen en su favor. Y si ella no puede encontrar a dos hombres que hayan presenciado la violación y que hubieran estado lo bastante cercanos para atestiguar la penetración de hecho, entonces ella debe encontrar a cuatro mujeres que hayan presenciado su violación. Y si ella no puede encontrar tales imposibles testigos, entonces ella es arrestada, encarcelada, golpeada, posteriormente violada mientras está en prisión, y posiblemente ejecutada. ¿Y por qué? Porque ella admitió tener sexo ilegal con un hombre. Ése es el Islam en su máxima expresión. Y los musulmanes quieren traer el Islam a su vecindario muy pronto. Si usted les deja tener la ley de la Sharia entonces ellos pueden violarlo y asesinarlo, y luego su vecindario se convertirá en el vecindario de ellos, y usted, también, se inclinará hacia La Meca con su trasero al aire o los musulmanes lo matarán.

     Y por eso los musulmanes exigen tener leyes de la Sharia, porque las leyes de la Sharia dan a los musulmanes el derecho de robar nuestro país, violar a nuestras mujeres y asesinarnos si no nos sometemos a ellos como sus rameras. Pero los países occidentales están controlados por políticos vendidos y traidores y por judíos pérfidos que deberían ser colgados, los cuales deliberadamente están desestabilizando nuestros países mediante la importación de esos demonios musulmanes. De esta manera, si usted se opone a las demandas musulmanas, entonces nuestra propia descerebrada policía lo arrojará a usted en prisión por interferir con la libertad de religión de los musulmanes, por la cual la gente Blanca ha luchado con tanta fuerza para garantizársela a toda la gente.

     Pero el Islam no es una verdadera religión. El Islam es una religión falsa. El Islam es del diablo y Mahoma (pueda él pudrirse en el infierno) es el profeta del diablo, engañando a los creyentes, traficando con la mera promesa de un futuro paraíso a cambio de crear un sangriento infierno en la actualidad. En tal trato no podemos tener parte. De manera que hay que expulsar a esos malditos musulmanes de nuestros países y cerrar con llave la puerta. La única ley de la Sharia que ellos merecen es su propia condena: o ellos se marchan o mueren. Al diablo con los musulmanes; y al diablo con los políticos que los trajeron aquí. Echar a patadas a unos y colgar a los otros.–






No hay comentarios:

Publicar un comentario