BUSCAR en este Blog

sábado, 6 de agosto de 2016

Sobre la Honestidad de los Judíos



     Del doctor estadounidense James Gregory Delaney (1946), de quien hemos publicado textos en las anteriores cuatro entradas, presentamos en castellano ahora el siguiente escrito, que establece una analogía entre los históricos mafiosos estadounidenses del primer tercio del siglo XX y los actuales, mucho peores en razón de su aumentado poder y cooptación de las esferas gubernamentales, cuya base ideológica viene siendo una pequeña casta de gente incalificable que maneja libros criminales que ellos hacen pasar como religiosos. Y al final va una breve observación con respecto a un conocido psicólogo estadounidense cuya tesis esencial, según Delaney, peca de falaz.


NUNCA un JUDÍO HONESTO
por Banjo Billy



     Ladrones supremos y criminales. Pervertidos más allá del punto de comparación. Hipócritas genocidas. Traidores de la Humanidad. Sí, éstas son todas descripciones apropiadas de los judíos. La más baja escoria que se cree superior a toda la Humanidad, esto son los judíos. Pero usted nunca lo sabría si usted confiara en lo que los judíos le dicen sobre ellos mismos vociferándolo en cada parlante, periódico y televisor. Hinchados con el arrogante orgullo de una mofeta de vacaciones, eso son los judíos.

     En los modernos Estados Unidos y Europa, es como si aquel viejo gángster Al Capone poseyera toda las estaciones de radio, televisión y publicaciones de los medios impresos. ¿Se publicitaría él como un alcahuete, asesino, evasor de impuestos, contrabandista de licores y pervertidor de menores?. ¿Admitiría él sus crímenes por televisión y radio de modo que la policía y la FBI pudieran arrastrarlo a prisión? ¡Ciertamente que no!.

     Si Al Capone poseyera hoy todos los medios de comunicación, entonces la ABC, la NBC, la CBS y la BBC llenarían las ondas hertzianas con historias noticiosas laudatorias y conmovedores programas de entretención describiendo la infancia de Capone golpeada por la pobreza. Los docu-dramas llenos de estrellas de cine aplaudirían la heroica lucha de él contra los intolerantes que siempre se oponen al derecho de él a hacer dinero en la profesión que ha elegido. Sucesivas historias noticiosas informarían acerca de los últimos esfuerzos de la policía para encarcelar a aquellos que hubieran cuestionado el derecho de Al Capone a existir como un incomprendido inmigrante italiano con parientes en numerosos fraudes y en la banca. Sus enemigos serían arrastrados delante de las cámaras de televisión, difamados, humillados y ridiculizados por su odio, su intolerancia y su oposición a un santo tan inocente como Al Capone. Así es cómo los medios de comunicación responderían si fueran propiedad de Al Capone. Y cuando todo lo demás fallara para silenciar a sus críticos, él enviaría sus matones a las casas de sus críticos para hostigarlos y golpearlos, para asaltar físicamente a sus familias y hacer volar sus casas o matarlos. ¿Le suena esto familiar?.

     Pregúntese usted mismo, si Al Capone poseyera los medios de comunicación, ¿lo miraría la Gente como un matón de la peor calaña y como un asesino contrabandista de licores, o como un incomprendido y exitoso hombre de negocios en un traje de seda? Siga adelante y hágase aquella pregunta. ¿Cómo representarían los medios de comunicación a Al Capone si él poseyera dichos medios: como un pecador o como un santo?.

     Esta clase de transformación del carácter vale para cualquiera que posea los medios de comunicación. En Estados Unidos y Europa, los judíos poseen los medios informativos, todos ellos. Y así, todo lo que usted escucha o ve en los medios de comunicación acerca de los judíos, es lo que los judíos quieren que usted escuche y vea. ¿Muestran los medios de comunicación poseídos por el judío a judíos colapsando la economía, violando niños, estafando a jubilados, depravando a la gente con la bebida y las apuestas y la droga, manejando la Mafia rusa, sobornando y chantajeando a los políticos, asesinando a millones de personas con enfermedades y guerras y empobreciendo a naciones enteras con estafas bancarias?. ¿O afirman más bien los medios de comunicación que los judíos merecen nuestra simpatía como incomprendidos y exitosos hombres de negocios en trajes de seda?.

     Cuando los Padres Fundadores de Estados Unidos establecieron una Constitución que garantizaba la libertad de prensa, ellos comprendieron que unos medios independientes de comunicación garantizarían un gobierno honesto mediante el reportaje de los hechos. Ellos confiaban en que la sabiduría de la Gente para elegir democráticamente el mejor curso para el país dependía de que ella tuviera la verdad y los hechos en los cuales basar nuestras decisiones en las urnas electorales. Y esas verdades y esos hechos debían ser entregados a nosotros por unos medios de comunicación independientes.

     De este modo, los judíos comenzaron a comprar en grandes cantidades los periódicos independientes, las compañías de telégrafo, de radio y de televisión, y compañías de producción de películas, hasta que ellos lo poseyeron todo. El resultado es unos medios de comunicación que nos dicen constantemente que los judíos son incomprendidos y exitosos hombres de negocios en trajes de seda.

     Pero si ésa es una historia tan unilateral, ¿no deberíamos nosotros hacernos la simple pregunta: ¿dicen los judíos la verdad o nos están mintiendo? Según Jesucristo, los judíos son "mentirosos, engañadores, hipócritas y asesinos, los mismos hijos del diablo". ¡Oy Vey!, ¡Oy Vey!. Y ellos poseen todos los medios de comunicación que usted mira. ¡Pero, oiga! Ésa es sólo la opinión de él, ¿verdad?. ¿Qué sabía Jesús sobre los judíos? Jesús no tenía una televisión que le dijera lo que los judíos eran; él se basaba en sus propias observaciones y en su experiencia de primera mano.

     Si usted busca algo en lo cual basar su propia opinión en cuanto a los judíos, entonces usted realmente tiene que estudiar a los judíos por usted mismo tan cuidadosamente como usted estudiaría a ratas o vampiros. Esto, porque la prueba de la calidad de cualquier religión no consiste en cuán verdadera es sino en qué clase de personas ella produce. Y una vez que usted estudia la clase de personas que son producidas por el judaísmo, entonces usted sabrá que usted debería haber ocupado su tiempo estudiando algo más sano y agradable como ratas y vampiros en vez de estudiar a los judíos.

     ¡Oy Gevalt! ¿Cómo se relaciona esto con los "santos y piadosos" judíos que tan en voz alta se proclaman a sí mismos "más santos que los ángeles" y "la misma pupila del ojo de Dios"? Nuevamente, no importa lo que los judíos afirmen; todo lo que importa es lo que los judíos hacen. Si el judaísmo es verdadero o falso importa menos que los efectos que el judaísmo tiene sobre los judíos. La buena fruta crece en árboles sanos. La fruta putrefacta crece en árboles enfermos, tal como los putrefactos judíos crecen de una religión enferma.

     Así entonces, ¿cuáles son los efectos del judaísmo sobre los judíos? Haciendo una lista muy corta de sus hechos, usted encontrará que:

$$$ Los banqueros que se han apoderado de la riqueza de Estados Unidos y Europa son mayormente judíos.

$$$ Los financieros de Wall Street y Londres que están poniendo a Estados Unidos en crisis monetarias internacionales mediante préstamos hipotecarios y estafas en el mercado de dinero, son en su mayoría judíos.

$$$ El comunismo que provocó un sufrimiento ilimitado y que asesinó a más de 100 millones de personas por todo el mundo fue una estafa política judía, concebida, financiada, manejada, promovida y aprovechada de manera aplastante por judíos. El comunismo es judío.

$$$ Los judíos son los asesinos de masas más prolíficos en la Historia del mundo.

$$$ La mayor parte de los antiguos gángsters durante la época de Al Capone eran judíos, y la Mafia "rusa" de hoy es realmente una organizada banda criminal formada casi completamente por judíos.

$$$ El sistema bancario de la Reserva Federal que provocó la Gran Depresión así como las actuales crisis financieras es un banco judío privado que se apodera de la riqueza de la Gente y de la Nación. Toda la nuestra así llamada "Deuda Nacional" va directamente a bolsillos judíos.

$$$ Los cárteles médicos, de las compañías de seguros y de la droga, que están succionando tanto la salud como la riqueza de cada estadounidense, son controlados por los judíos.

$$$ La pornografía, los juegos de azar, la prostitución y las drogas son monopolios judíos.

$$$ Los judíos poseyeron el monopolio del Opio que destruyó las vidas de decenas de millones de chinos, pero ellos ponen la culpa de aquel comercio de drogas y de las Guerras del Opio sobre los británicos.

$$$ Ambas Guerras Mundiales, así como cada guerra desde la Revolución francesa, fueron provocadas por los banqueros judíos y los judíos en los medios de comunicación.

$$$ La guerra en Iraq está diseñada únicamente para proteger a Israel y crear ganancias para los banqueros e industriales judíos, asesinando tanto a musulmanes como a cristianos.

$$$ Los peores espías y los traidores más grandes a Estados Unidos han sido y son judíos.

$$$ Los mayores ladrones y estafadores son judíos.

$$$ Los peores pervertidos homosexuales, degenerados y abusadores de menores son judíos.

$$$ Los médicos abortistas son en su mayoría judíos.

$$$ Los que están cometiendo genocidio mediante la destrucción de las razas blancas de Estados Unidos y Europa por medio del mestizaje, la inmigración y las fronteras abiertas son los judíos.

$$$ Los que se benefician de la externalización de nuestros negocios y del traslado de nuestras fábricas a países del Tercer Mundo, y que de esa manera están colapsando nuestras economías para obtener ganancias, son los judíos.

     Y la lista sigue sin cesar.

     Y de este modo, lo que usted encontrará cuando usted mira la clase de personas que son judías, usted encontrará ladrones, asesinos, estafadores, traidores y pervertidos en cantidades mucho mayores que las que se encuentran entre los adherentes de cualquier otra religión. Pero para encontrar la razón de por qué los judíos son tales demonios traidores, tendremos que mirar quiénes les enseñan a ser malos. Y aquellos serían los rabinos. Las enseñanzas básicas de todo el judaísmo provienen directamente de los rabinos. Entonces, primero, veamos qué tipo de criaturas son los rabinos.

     ¿Son honestos los rabinos? ¡Absolutamente no! Aquí hay una enseñanza de los rabinos que ellos escribieron en su Talmud babilónico, en Baba Kama 114a: Los rabinos enseñan a los judíos que los ladrones y los asaltantes obtienen la propiedad legal de lo que ellos han robado mientras las víctimas hayan abandonado la esperanza de recuperar alguna vez los artículos robados. De hecho, los rabinos animan a los judíos a ser ladrones porque, a diferencia de los no-judíos que están bajo un sistema legal que hace cumplir las leyes contra el robo, los judíos no están bajo ninguna de tales leyes.

     Bajo la ley judía, si los judíos roban algo, no hay ningún modo de que la víctima lo recupere alguna vez. Y de esa manera, según los rabinos, cualquier cosa que un judío robe es suya para que la conserve mientras el robo sea tan perfecto que la víctima renuncie a tratar de recuperarla. Según la enseñanza rabínica, si el propietario desiste de tratar de recuperar los bienes robados, él también renuncia a la propiedad. De este modo, la propiedad pasa al judío que la robó. Por esto los banqueros judíos han hecho escribir en nuestras leyes que cuando ellos se han apoderado de la riqueza de una nación, entonces a ellos se les permite conservar el dinero que ellos han robado. La Gente renuncia a tratar de recuperar nuestro dinero porque el robo es encubierto en los medios de comunicación mediante lo que es llamado la "reforma bancaria".

     Aquellos tontos cristianos que creen que los judíos están limitados por el mandamiento que dice "No Robarás", están engañados. Los rabinos enseñan que los Mandamientos fueron dados a los judíos, sólo a ellos, y no a los Gentiles. Y de esa manera, según los rabinos, "No Robarás" significa que un judío no debería robar a otro judío, pero que está perfectamente bien para un judío robar a un no-judío, mientras él no sea atrapado. Si un judío puede robar algo sin ser atrapado, él es considerado un "judío piadoso". Pero si él es atrapado, entonces los rabinos lo castigan por dar un mal nombre al judaísmo; pero él todavía consigue conservar su botín.

     Los rabinos son hombres piadosos y santos, ¿verdad?. ¿No es eso lo que los medios de comunicación siempre nos están diciendo sobre ellos? Entonces, ¿por qué los rabinos harían del robo una parte de sus enseñanzas? Usted tendría que leer un poco más en esta enseñanza de Baba Kama 114a para entender esto. Como una extensión de su ley talmúdica que anima a los judíos a robar y asaltar, los rabinos además enseñan que cualquier cosa robada ¡es un buen regalo para los rabinos! De hecho, el 10% es el diezmo habitual que es cobrado por los rabinos y aceptado como donaciones de parte de los ladrones y estafadores judíos. Los rabinos aceptan cualquier parte y todo el botín como prueba de la "piedad" de un ladrón judío.

     Así, cuando un criminal asesino como Meyer Lansky [1902-1983] donó algo de su botín a los rabinos, él fue declarado un "judío piadoso". ¿Constituye alguna sorpresa que los más grandes personajes del crimen organizado del mundo, los gángsters judíos de la Mafia rusa, los estafadores de Wall Street y los timadores bancarios judíos, todos almacenen su botín en Israel con la protección plena del gobierno israelí? Después de todo, ellos son judíos piadosos que han robado los ahorros de toda la vida de los jubilados y que han sacado la comida de las bocas de bebés y han arrojado a millones de personas a la calle como indigentes sin hogar y pobres sin un centavo. Pero en Israel ellos son héroes y exitosos hombres de negocios en trajes de seda que nunca pueden ser extraditados porque ellos son tales "judíos piadosos". Y los rabinos todos consiguen su "diezmo" del botín, también. Ése es el judaísmo en acción hoy, un organizado sindicato criminal internacional que se enmascara como una religión.

     ¿Son los rabinos los hombres morales y santos que los medios de comunicación poseídos por los judíos afirman que ellos son? ¡No en absoluto! Para un rabino, seguir las leyes judías es todo lo que importa y es la única cosa que hace a un judío alguien "observante y piadoso". Pero ya que esas leyes son las leyes de criminales y pervertidos, aquellos que siguen tales leyes se convierten en criminales y pervertidos "observantes y piadosos".

     No obstante, ¿no son los rabinos hombres verídicos y piadosos? ¡No, ellos no lo son! Esto se ve muy simplemente en la promesa que los judíos se hacen a sí mismos cada año durante lo que ellos llaman los Elevados Santos Días de Yom Kippur. Durante esas ceremonias todos los judíos están de pie y repiten el Voto Kol Nidre, que es:

     "Todos los votos, juramentos, promesas y compromisos que, comenzando este mismo Día de Reconciliación hasta el siguiente Día de Reconciliación, tenemos la intención de jurar, prometer y obligarnos a realizar, de ellos nos arrepentimos de antemano; sean ellos ilegalizados, absueltos, aniquilados, abolidos, sin valor y sin importancia. Nuestros votos no serán votos, y nuestros juramentos ningún juramento en absoluto" [Schulkan Aruch, Edit. I, 136].

     De este modo, estando de pie ante su dios, ¡los judíos prometen mentir y romper sus promesas durante un año entero de antemano! Que los judíos prometan mentir, es la única promesa que ellos cumplen durante el año entero.

     Un judío puede prometerle a usted solemnemente algo con una cara sincera y franca mientras simultáneamente rompe su palabra justo cuando las palabras salen de su boca mentirosa. Para hacer eso, según la enseñanza de los rabinos, todo lo que él tiene que hacer es recordar el voto del Kol Nidre que él hizo a comienzos de año. Como los rabinos enseñan en Nedarim 23b:

     «Y el que desea que ninguno de sus votos hechos durante el año sea válido, que esté de pie a comienzos de año y declare: "Cada voto que yo haga en el futuro será nulo". Sus votos quedan entonces sin validez, a condición de que él recuerde aquello en el momento del voto».

     Como usted puede ver, los rabinos enseñan a los judíos cómo merecer su antiguo nombre de "mentirosos y ladrones judíos". No se puede confiar en que ningún judío diga la verdad o cumpla su palabra. Ningún judío está calificado para ningún cargo que requiera un juramento para el cargo o para ninguna profesión como la medicina donde se toma el Juramento Hipocrático, o para ninguna posición donde el dinero esté siendo usado. Los judíos, por su misma religión, son mentirosos engañadores y ladrones. Decir mentiras y robar a los no-judíos es una parte esencial del judaísmo.

     ¿Pero no son los judíos aquel maravillosamente santo "Pueblo del Libro" que los engañados musulmanes y cristianos creen que son seguidores del Antiguo Testamento? ¡No en absoluto! Los judíos usan el Antiguo Testamento como una especie de coartada o frente falso para esconder sus verdaderas creencias y prácticas. Las verdaderas enseñanzas de los rabinos se encuentran en su Talmud babilónico. Ésa es una enorme colección de leyes judías que niegan completamente y ponen de cabeza cada ley del Antiguo Testamento. ¿Y cuál es el revés y lo opuesto de la "Palabra de Dios" sino la "Palabra del Diablo"? Eso es lo que los rabinos enseñan, lo opuesto de lo que el Antiguo Testamento dice. Y aquello que no es completamente opuesto, ha sido torcido y distorsionado por los rabinos hasta convertirlo en una falsedad demoníaca.

     Los banqueros judíos controlan la economía, los financieros judíos controlan las bolsas de comercio, y después de estafar a la nación entera, los judíos que controlan el Congreso dieron a los banqueros miles de millones adicionales de dólares de impuestos para "salvar el sistema". Los banqueros judíos, los corredores de bolsa y los financieros, sólo ellos se beneficiaron. Con todos estos ladrones judíos en trajes de seda que roban la riqueza nacional, ¿qué le asegura a usted que los judíos que reportan las noticias en los medios de comunicación le están diciendo la verdad sobre lo que pasó con vuestro dinero?.

     Todos esos judíos locutores de noticieros y reporteros participan en la sinagoga cada Yom Kippur y prometen a su dios que ellos mentirán siempre que hacer eso los beneficie. Cuando los banqueros judíos roban vuestro dinero, ¿va usted a creerle a los medios judíos de comunicación cuando ellos solemnemente le dicen cómo sucedió y quién es culpable, entonando confiadamente el mantra judío sobre "ciclos comerciales", "descenso de la economía", "circunstancias imprevistas" y otras mil razones dadas para confundir vuestra mente sin siquiera una vez decir la verdad?

     La verdad es que los judíos robaron nuestro dinero y defraudaron nuestra nación. Ellos son judíos mentirosos y nada más. Los grandes judíos roban y los pequeños judíos encubren el delito con sus mentiras. Y todos ellos se dividen el botín por medio de una red de "instituciones benéficas" judías y bancos de blanqueo de dinero. O si ellos no se benefician directamente con una parte del botín, ellos se sienten bien consigo mismos por el hecho de ser "judíos piadosos" mintiéndole exitosamente a la Gente.

     El judaísmo es la conspiración criminal organizada más antigua del mundo. A medida que los reporteros de la televisión judía y los expertos financieros judíos oscurecen el asunto de hacia dónde desapareció todo el dinero, finalmente la Gente renuncia a tratar de entender lo que le sucedió a todos aquellos billones de dólares porque confiamos en que nuestros políticos hacen su trabajo. Pero los judíos sobornan, chantajean y poseen a los políticos así como a todos los medios de comunicación. Y de esa manera, según la ley judía, todo aquel dinero automáticamente pertenece a los judíos porque Nosotros el Pueblo renunciamos a tratar de entender dónde se fue.

     Un mentiroso por lo general tiene una ventaja sobre una persona verídica, porque tal retorcida gente saca ganancia tanto de la verdad como de las mentiras. Los judíos son criminales que usan una falsa religión para encubrir sus actividades criminales. Es por esta razón que he escrito esta serie, usando las mismas palabras de los rabinos para condenar a los judíos.–



LA FALSA TEORÍA de los JUDÍOS de KEVIN MacDONALD
por Banjo Billy


     El profesor Kevin MacDonald ha coleccionado muchos hechos interesantes acerca de los judíos. Pero ellos han sido recolectados a fin de demostrar su falsa teoría de que los judíos no pueden sino ser las basuras que ellos son, simplemente porque, según su teoría, ellos son simplemente víctimas de la evolución y la selección natural.

     Tal como en el caso de las ratas o de las cucarachas, la teoría de MacDonald afirma que ellos evolucionaron hasta convertirse en judíos sin que tuvieran ninguna culpa. Él postula que ellos son un resultado de los desinteresados mecanismos de la Madre Naturaleza y que han evolucionado para convertirse en un dolor en el culo para toda la Humanidad simplemente porque así es cómo funciona la evolución. Ellos son judíos porque, según MacDonald, ellos no pueden sino ser judíos del mismo modo que una cucaracha no puede ser otra cosa que un bicho repugnante. Así, la falsa teoría de Kevin MacDonald es realmente un "ticket gratis de salida de la cárcel" para los judíos porque él ignora las acciones voluntariosas y libres del Hombre y afirma que todos somos víctimas indefensas de la Madre Naturaleza.

     Su teoría ignora completamente la naturaleza voluntariosamente malévola, evidentemente deshonesta, moralmente corrupta y engañosamente obscena del judaísmo y de los judíos. Él afirma que la opción era la de la Evolución o la de algún Proceso de Selección Natural llevado a cabo por una desintereada Madre Naturaleza. Tal teoría significa que el mal que los judíos hacen es culpa de la Madre Naturaleza y que, por lo tanto, los judíos son inocentes de su maldad. Pero ésa es una teoría falsa. De hecho, los judíos son judíos por la deliberada elección hecha por los rabinos y por los judíos mismos. Ellos son demonios porque ellos realizan hechos diabólicos y mantienen el mal cerca de ellos.

     Las ratas y las cucarachas entrarán todas el Cielo mucho más pronto que cualquier judío lo hará alguna vez, porque las ratas y las cucarachas son criaturas inocentes que han evolucionado mediante la selección natural sin capacidad de elegir. Pero los judíos no son criaturas inocentes; ellos son demonios que decidieron cometer hechos malvados y decidieron ser demonios. Ellos son demonios judíos por opción, no por evolución.





No hay comentarios:

Publicar un comentario