BUSCAR en este Blog

martes, 12 de julio de 2016

Razones para No Creer en el "Holocausto"



     En el sitio anglo-saxonisrael.com se publicó en Agosto de 2013 el siguiente texto del ministro Protestante estadounidense Eli James, autor de dicho sitio, quien está adscrito a la rama teológica que sostiene que los verdaderos israelitas son los pueblos célticos y anglo-sajones, la corriente denominada Christian Identity. Aquí el autor, tras el prólogo, enumera distintos argumentos y hechos (39, como los bíblicos latigazos de castigo) que obviamente restan credibilidad a la historia supuestamente oficial de una política de exterminio por parte del Estado nacionalsocialista durante la Segunda Guerra.


39 Latigazos contra el Holofraude
POR QUÉ USTED NO DEBERÍA CREER EN EL "HOLOCAUSTO"
por Eli James
7 de Agosto de 2013



     En mis 25 años de carrera como un profesor de Identity, he gastado mucho tiempo y esfuerzo exponiendo las mentiras judías. Todo el alcance y la intención del Talmudismo (Judaísmo) no pueden ser apreciados sin un estudio completo de sus mentiras históricas y contemporáneas. El judaísmo es la religión de mentiras y engaño. Todo lo que usted tiene que hacer es comparar las leyes de Moisés con lo que los judíos realmente enseñan y hacen, y usted verá que ellos siempre hacen lo contrario de lo que Moisés y la Biblia ordenan ("Por sus frutos los conoceréis", Mateo 7:20). La Ley Mosaica prohíbe la usura. Los judíos siempre han sido sus principales practicantes. La Biblia dice que las deudas deben ser perdonadas cada siete años (Deut. 15:12) y que una proclamación nacional de perdón de deudas debe ser hecha cada 50 años (Lev. 25). Aquello es llamado el "Jubileo". Los judíos tienen todavía que declarar tal perdón bíblico de deudas en su historia. Ellos siempre recolectan o entablan juicios hipotecarios.

     La Biblia dice que usted no pronunciará juicio hasta que ambos lados de una cuestión hayan sido revelados (Prov. 18:13). Los judíos están siempre involucrados en golpes militares preventivos. En un caso, un palestino civil acusado estaba sentado en su silla de ruedas cuando un misil israelí fue disparado contra él. Él nunca recibió su día en el tribunal. Los judíos tienen el doble estándar más deslumbrante del mundo. Sólo compare su postura pro-inmigración en Estados Unidos contra su política de "sólo judíos" en "Israel". Del mismo modo, los judíos siempre hacen campañas en contra de demostraciones de Navidad mientras ellos despliegan la Menorá y la Estrella de Salomón durante Hannukah. Y, por supuesto, ellos no se quejan de que la religión oficial del Estado israelí sea el judaísmo. En Estados Unidos, ellos están muy preocupados por la "separación de la Iglesia y el Estado". En Kikestán, la religión de los rabinos es la religión estatal. La lista de la hipocresía judía es de un kilómetro de largo, y los rabinos contribuyen con más hipocresía cada día.

     Es importante que entendamos que el judaísmo es una empresa patriotera que ha engañado al mundo para que crea que ellos son el "pueblo elegido de Dios". Ésta es la misma mentira que ha "engañado al mundo entero" (Apoc. 12:9, 13:14). Es importante mirar el Holocuento a la luz de este registro de 2.000 años de hipocresía, mentiras y adopción de una postura simulando ser Israel. Por lo que a mí se refiere, esta patraña es sólo más de lo mismo. Un judío es un mentiroso por religión, y un ladrón por el comercio. A él se le enseña a sacar ventaja de los no-judíos de cada modo posible. Cada año ellos recitan su rezo "Kol Nidre", que es un homenaje a su Padre de las Mentiras. El Kol Nidre declara que todos sus juramentos son inválidos durante el año que se inicia. Los judíos son los artistas de la estafa y el resto del mundo proporciona a los imbéciles. Pero su castillo de naipes está comenzando a mostrar signos de colapso, cuando cada vez más gente alrededor del mundo percibe la brutalidad del sionismo y la excesiva influencia de los judíos en los medios de comunicación, la banca, la política, la industria editorial, etc.

     Es absolutamente necesario que el presunto "Holocausto" sea presentado en su verdadera luz, de modo que la gente pueda entender por qué y cómo surgió la mitología del "Holocausto" y por qué continúa hasta este día. De todas las modernas mentiras judías, el "Holocausto" es la más gigantesca. Cualquiera que se haya tomado siquiera una cantidad modesta de tiempo para investigar las absurdas afirmaciones de la industria del "Holocausto", encuentra que no hay ninguna sustancia en ellas en absoluto.

     Permítame decir desde el comienzo que las histéricas acusaciones de hacer jabón a partir de grasa humana y usar piel humana para hacer pantallas de lámpara eran parte de la propaganda anti-alemana de guerra de la Primera Guerra Mundial. Todas aquellas afirmaciones se demostró que eran falsas, y muchos periodistas anti-alemanes fueron obligados a admitirlo y a disculparse por sus mentiras después de aquella guerra. Pero los seres humanos no-judíos tienen muy corta memoria. Esas absurdas afirmaciones fueron hechas otra vez como parte de la propaganda de la Segunda Guerra Mundial, sólo que esta vez no hubo ninguna disculpa.

     La obra más significativa sobre este tema es el libro "La Impostura del Siglo XX", de Arthur A. Butz. Ninguna refutación de ese libro ha sido hecha alguna vez, ni tampoco ninguna será intentada nunca, porque los documentados hechos presentados en aquella excepcional pieza de investigación son indiscutibles. Una vez más, estamos enfrentados con una situación en la cual nos vemos obligados a elegir entre las mentiras judías y los hechos históricos. En vez del debate público, la judería organizada ejerce presión en lugares de reunión y sobre los individuos para impedir la discusión libre y abierta de los hechos. En otros países distintos de Estados Unidos, donde ellos no tienen una Primera Enmienda, los críticos de la patraña son procesados y enviados a la cárcel simplemente por expresar sus opiniones. Eso es tiranía, clara y simple.

    El doctor Robert Faurison, comentando sobre el juicio-espectáculo de Ernst Zündel en Alemania, dijo recientemente: «Los sionistas quieren imponer la religión del presunto "Holocausto" de los judíos sobre el mundo entero. Es normal que judíos y sionistas procuren imponer tal impostura sobre nosotros, ya que ella es la espada y el escudo de los judíos en general y del Estado judío en particular. El poder de los judíos proviene directamente de la creencia casi total del mundo occidental en la fenomenal mentira del "Holocausto". Usted no tiene que averiguar nada más. Los judíos no toleran ningún cuestionamiento del "Holocausto". Contra los revisionistas ellos usan la violencia física y la represión judicial porque, al nivel de la argumentación histórica y científica, ellos han sido derrotados sin dificultad por los revisionistas. Hemos sido capaces de exponer sus mentiras, una tras otra. Por lo tanto, judíos y sionistas buscan refugio en la violencia y la intimidación. Ellos tratan a los revisionistas como si se tratase de palestinos» (American Free Press, 2 de Noviembre de 2005).

     Puesto que el tema del "Holocausto" es tan enorme, sólo una cierta cantidad de espacio puede ser permitida. Por lo tanto, he elegido 39 hechos históricos —uno por cada latigazo que los fariseos dieron en la espalda de Jesucristo— todos los cuales son pruebas contra el "Holocausto". La única pieza de "evidencia" que la industria del "Holocausto" ha producido alguna vez es la nota de Hitler que incluye la expresión "Solución Final". Esa expresión, en un verdadero estilo hollywoodense y judío, es explotada fuera de toda proporción, y nuestra imaginación es estimulada para que se desboque con el señuelo. Lo que Hitler quiso decir con "solución final" era el traslado de los judíos a la isla de Madagascar: una deportación constante a un lugar donde los judíos podrían hacer poco daño. La solución final era la deportación, no los "campos de exterminio". Y no hubo ningún campo de exterminio.

     Esto, y todo lo demás con que ha aparecido la industria del "Holocausto" alguna vez, son solamente rumores, mentiras, pruebas falsificadas y manipuladas. Éste es un hecho indiscutible: HAY ABSOLUTAMENTE CERO EVIDENCIA FORENSE PARA APOYAR EL "HOLOCAUSTO". La idea es una fabricación desde principio a fin. Por eso no puede ser permitido ningún debate público.

     Recientemente aparecí en el programa de la doctora Rebecca Carley. Ella me proporcionó el latigazo número 40 contra el Holofraude, cuando ella dijo: "Si los nacionalsocialistas iban a gasear a todos aquellos judíos después de que ellos salían de los trenes, ¿por qué se molestarían en tatuarlos?".

     Cuando comenzamos a hacer preguntas simples como ésta, en vez de creer las mentiras de la Sinagoga de Satán, todo calza en su lugar correcto.


* * * *


39 LATIGAZOS CONTRA EL HOLOFRAUDE


     Lo siguiente son 39 buenas razones de por qué usted no debería creer en el mito más grande del siglo XX:

1) Considere la fuente. Todas las "pruebas" presentadas en los Juicios de Núremberg provinieron de dos fuentes: comunistas y sionistas. Ninguno de esos grupos podría ser considerado imparcial. Todos los comunistas son mentirosos, y todos los sionistas son tiranos que creen que los críticos del Sionismo no deberían tener voz pública. Muchas de esas personas, como León Trotsky y David ben-Gurión, eran a la vez comunistas y sionistas. Puesto que los fabricantes de mitos no pueden demostrar sus argumentos en una discusión abierta y pública, la única opción que ellos tienen es sofocar el disenso haciendo del "cuestionamiento del Holocausto" un delito en cada país en el mundo, excepto Estados Unidos, donde la libertad de expresión está colgando de un hilo.

2) El gas despiojador Zyklon B era sólo eso. En los días de la Segunda Guerra Mundial el tifus era un azote que era transmitido por pulgas y piojos. El Zyklon B era el tratamiento dado a todos los internos de prisiones, sin importar cuáles fuesen sus antecedentes religiosos, porque el tifus tenía que ser controlado. La afirmación de que fue usado para envenenar gente es absurda porque era muy inflamable. Usarlo para los propósitos descritos por los embaucadores habría puesto todas las instalaciones del campo en peligro de incendio y explosión. Las confesiones firmadas, extraídas por interrogadores judíos y comunistas, dicen que los cadáveres, después de la muerte por gaseamiento, eran extraídos por trabajadores que "bebían y fumaban". Rudolf Hoess firmó tal documento, que fue escrito para él. Mmm... ¿Abriría usted el gas en su horno sin encenderlo, esperaría un rato, y luego caminaría en el cuarto con un cigarrillo encendido en su boca? Obviamente, los embaucadores tenían poco conocimiento técnico cuando ellos hicieron sus ridículas afirmaciones. Además, el fabricante del gas Zyklon B declaró que, debido a las cualidades adhesivas del gas, se requeriría un período de ventilación de 24 horas antes de que alguien pudiera entrar sin peligro en un cuarto que hubiera sido usado para tal objetivo.

     Además, afeitar las cabezas era necesario a fin de remover los criaderos de piojos.

3) Matar a seis millones de personas y eliminar sus cuerpos no es una pequeña orden para un ejército que trata de conducir una guerra. ¿Puede usted imaginar el desperdicio de combustible y otros recursos que de otro modo irían al esfuerzo de guerra? De las miles de fotos de reconocimiento disponibles de la Segunda Guerra Mundial, ¿por qué no hay imágenes de los convoyes de camiones con combustible que serían necesarios para entregar el combustible para los crematorios?. ¿Por qué no hay imágenes de las chimeneas que supuestamente expulsaban humo día y noche? La realidad es que los alemanes difícilmente podían permitirse gastar combustible para tal propósito. Todos están de acuerdo en que los alemanes mantenían enormes registros para objetivos de documentación y eficacia. ¿Dónde están los registros de ese embarque de combustible?.

     ¡Piense, piense, usted, cristiano crédulo!. ¡Los sionistas se están riendo de usted!.

4) Auschwitz, uno de los campos de concentración más grandes, tenía sólo aproximadamente veinte hornos en su crematorio. Los crematorios en los diversos campos de concentración eran muy toscos y requerían mucho combustible y muchas horas para consumir un cuerpo. Un investigador ha calculado que, considerando el número exacto de hornos disponibles y horas por cuerpo, los hornos tendrían que estar funcionando día y noche desde el comienzo de la Guerra hasta 1975 antes que tantos cuerpos pudieran ser cremados. ¿Comienza usted a entender lo absurdo de tal afirmación? Sin embargo, ella es repetida por la máquina tendenciosa dominada por los sionistas casi diariamente, y es hecha tragar a nuestros estudiantes a costa de los contribuyentes y a incitación de los sionistas.

5) Si los cuerpos no fueron cremados, como muchos embaucadores sugieren, entonces ¿dónde están los esqueletos de todos esos cuerpos? Seguramente algunas docenas habrían aparecido ya. ¿O encontraron los alemanes algún sistema súper-secreto para deshacerse de los cuerpos del cual nadie sabe aún?.

6) ¿Se saldrían los alemanes de lo usual para proporcionar combustible para los crematorios cuando sus aviones y tanques necesitaban desesperadamente el combustible? Ni una sola vez he escuchado a nadie acusar a los alemanes de ser estúpidos. Hacia el final de la guerra los alemanes perdieron batallas debido a la carencia de combustible. ¿Serían ellos tan estúpidos como para desviar el combustible hacia los campos para los "hornos" cuando eran las batallas las que estaban en juego?.

7) Los judíos eran seleccionados para una interrogación especial porque muchos de ellos eran comunistas. Los directores de campo tenían que determinar si esos judíos eran inofensivos o peligrosos, si ellos serían trabajadores confiables o sólo serían alborotadores. A aquellos que estaban determinados a ser trabajadores útiles se les permitían muchos privilegios, incluyendo la formación de orquestas. Si los judíos eran automáticamente gaseados (asesinados), ¿cómo cualquiera de esos privilegios habría sido considerado, y mucho menos establecido? El mero hecho de que haya tantos sobrevivientes judíos de campos de concentración es una prueba contra el fraude.

8) Durante toda la duración de la Guerra, la Cruz Roja Internacional tuvo acceso constante a los campos de concentración. Ellos entregaban el correo y paquetes que contenían alimentos y ropa. La Cruz Roja Internacional, a pesar de esa constante presencia, nunca recibió una queja o un informe acerca de "los hornos de Auschwitz" o de cualquier otro campo. Realmente se requiere credulidad para pensar que ni un solo agente de la Cruz Roja nunca sospechó nada, a menos que, por supuesto, no hubiera nada de qué sospechar.

9) Los Juicios de Núremberg fueron conducidos por la OSS (la Oficina de Servicios Estratégicos, precursora de la CIA) por orden de la Internacional Sionista. El Estado israelí no existía todavía. La enorme masa de "evidencias" fue proporcionada por la pro-sionista Unión Soviética. Ninguna de esas dos organizaciones podría ser probablemente considerada justa o de confianza. Una vez más, considere la fuente.

10) Las confesiones fueron obtenidas bajo presión y tortura. "Fue esta misma Rama de Crímenes de Guerra la que administró los procesos de pesadilla en Dachau, donde los prisioneros fueron golpeados, pateados, privados de comida y tratados brutalmente por carceleros judeo-estadounidenses" (Richard Harwood, en "Núremberg y Otros Juicios por Crímenes de Guerra", p. 14). En un verdadero estilo del hampa, al acusado se le decía que los miembros de su familia resultarían dañados o muertos si ellos no cooperaban. Las técnicas de interrogación incluían palizas, hambre, rompimiento de testículos y otras formas de tortura. Los prisioneros alemanes a menudo eran tan duramente golpeados que no podían ser llevados a la sala del tribunal por miedo a que se viese su abusivo tratamiento. El Estado de Israel hoy sigue usando la tortura y el asesinato como parte de su campaña terrorista. Amnistía Internacional ha citado repetidamente a Israel por tales violaciones de los derechos humanos.

11) No había más de 4 millones de judíos viviendo en el territorio ocupado por los nacionalsocialistas. Cuando el ejército nacionalsocialista avanzaba, los judíos huían más bien que permitir ser capturados. El 30 de Junio de 1965 el gobierno de Alemania Occidental anunció que 3.375.000 judíos "sobrevivientes del Holocausto" habían solicitado compensaciones. Ahora, si restamos 3.375.000 de 4.000.000, quedan 625.000 no considerados. Si tomamos 625.000 y añadimos un cero a la cifra, llegamos a la ficticia y realmente fantástica mentira de los Seis Millones.

12) Según el Almanaque Mundial de 1947, la población mundial de judíos en 1939 era de 15.688.259. Esas cifras fueron suministradas al Almanaque por el American Jewish Committee. Después, el poseído por los judíos New York Times del 22 de Febrero de 1948 contabilizó la población judía en Palestina entre 600.000 y 700.000; y para el resto del mundo, la población judía es contabilizada entre 15.600.000 y 18.700.000. Si añadimos las dos cifras menores juntas, conseguimos un total mínimo de 16.200.000 judíos por todo el mundo, lo que es todavía un incremento neto de la población judía mundial de al menos 500.000. Si seis millones de judíos realmente hubieran muerto, entonces el total debería haber sido 10.200.000.

     Pero puesto que el mito entero de los Seis Millones estaba recién en proceso de ser fabricado por la máquina de propaganda sionista mundial, estas cifras exactas aparecieron antes de que las cifras del Holocuento pudieran ser restadas de la ecuación. Considerando el hecho de que las poblaciones generalmente disminuyen durante los tiempos de guerra —lo que muy ciertamente ocurrió con la gente alemana y otras nacionalidades—, es completamente asombroso que la población judía realmente haya aumentado durante ese tiempo. El hecho es que la gran mayoría de los judíos simplemente se trasladó a otras partes del mundo: Palestina, Rusia, Estados Unidos, Sudamérica, etc.

13) Según un folleto del doctor E. R. Fields titulado "¿Hubo Realmente un Holocausto?", la Cruz Roja reportó en 1946 que de los presidiarios de campo judíos certificados, no más de 300.000 podrían haber muerto. En el punto Nº 11 ya mencionado, estuvimos dispuestos a conceder que probablemente 625.000 quedaron no explicados. Si la mitad de ellos murió en los campos de concentración y la otra mitad murió o desapareció en algún otro país, entonces nuestras cifras concuerdan.

14) Heinrich Himmler, el comandante en jefe de los campos de concentración, publicó una orden, datada el 28 de Diciembre de 1942, que declaraba: "El índice de mortalidad en los campos de concentración debe ser reducido a toda costa" (del libro de Reitlinger La Solución Final). Señoras y señores: los alemanes estaban luchando una guerra, y ellos necesitaban la capacidad productiva de los presidiarios de los campos para producir el material de guerra. Una política de exterminio habría restado recursos vitales a la producción. Esta afirmación del "Holocausto" ¿no es increíble sólo por esta consideración?.

15) Uno de los documentos de Núremberg, una carta del 10 de Abril de 1943, fue publicado por Oswald Pohl, jefe de la Administración Económica de los campos de concentración. Después de ser entregada la orden citada de Himmler, la tasa de mortalidad de los campos había sido reducida desde un 8,5% en Julio de 1942 a un 2,8% en Junio de 1943. Si hubiese habido una política de exterminio, ¿por qué habría alguna preocupación por las tasas de mortalidad?.

16) Las numerosas afirmaciones de los embaucadores han sido enmendadas con el tiempo, porque dichas afirmaciones eran obviamente exageradas o inventadas. En Abril de 1975 Simón Wiesenthal del Centro del "Holocausto" de Los Ángeles se vio obligado a admitir en el periódico Books and Bookmen que "Ningún gaseamiento ocurrió en ningún campo en suelo alemán". En ese tiempo, Auschwitz y otros campos estaban todavía en posesión de los soviéticos, quienes no permitían investigadores serios en esos campos para que validaran las afirmaciones del "Holocausto". Esperamos que, con la revelación completa, el señor Wiesenthal estará obligado a admitir que NINGÚN gaseamiento ocurrió NUNCA en NINGÚN campo.

17) La Cruz Roja entrevistó a miles de presidiarios de campo liberados al final de la guerra. Cuando se les preguntaba si ellos presenciaron algún supuesto "gaseamiento", la respuesta era negativa. En el documento de la Cruz Roja Nº 9925, de Junio de 1946, se afirma: "Los detenidos mismos no han hablado de aquellos gaseamientos". ¿Cómo puede usted gasear a seis millones de judíos sin que nadie lo note?.

18) Las fotos de cuerpos anoréxicos, tanto vivos como muertos, no son prueba de una campaña de exterminio. El hecho es que hacia el final de la guerra los Aliados estaban bombardeando ferrocarriles y caminos hasta el punto de la destrucción. Eso significó que valiosa comida, medicinas, los paquetes de la Cruz Roja y otras provisiones, ya no estaban llegando a los campos. Ésa fue la verdadera razón de la desnutrición, para no mencionar los serios efectos secundarios de la desnutrición, que sería un aumento de todo tipo de enfermedades.

     Lo mismo sucedió en Estados Unidos durante la Guerra Civil. Los prisioneros del Norte en el campo del Sur de Andersonville estaban también demacrados al punto de ser sólo piel y huesos. El comandante del campo, en su proceso judicial, dijo que él simplemente no tenía provisiones con las cuales alimentar a los presidiarios, y que a él no se le permitió ponerlos en libertad. Las imágenes de esos prisioneros podrían ser fácilmente substituídas por las de los presidiarios de la Segunda Guerra Mundial y nadie notaría la diferencia.

     Una cosa sabemos de cierto: los judíos son buenos escribiendo descripciones en las fotografías.

     Por favor note que las fotos publicadas de presidiarios de campo de concentración muestran a gente relativamente bien alimentada alineada para las duchas. Todas las fotos de cadáveres siendo empujados con máquinas excavadoras muestran cuerpos esqueléticos. Si ellos fueron gaseados y asesinados inmediatamente, como afirman los embaucadores, habría alguna evidencia fotográfica de gente muerta bien alimentada siendo empujada hacia las fosas. No hay ninguna.

19) En 1943 la SS arrestó al comandante de Buchenwald, Karl Koch, por maltratar y ejecutar a prisioneros. Él fue encontrado culpable por el juez SS Konrad Morgan y ejecutado por sus delitos. Si había una política de exterminio vigente, ¿se molestarían ellos en juzgar y ejecutar al comandante Koch? Una vez más, aquéllos eran campos de trabajo diseñados para apoyar al esfuerzo de guerra. Una política de exterminio habría requerido enormes recursos y un gran esfuerzo. Eso habría interrumpido el trabajo crucial que estaba siendo emprendido, y se habría corrido el riesgo de debilitar el esfuerzo de guerra.

20) Cremar 6 millones de cuerpos a fin de eliminar toda evidencia habría dejado 15.000 toneladas de cenizas. Ningún tal volumen de cenizas fue encontrado alguna vez, y ningún reconocimiento aéreo nunca reveló enormes nubes de humo, y ciertamente nunca hubo ningún tal total de cuerpos encontrados. Es sólo cuando uno considera la enorme carencia de pruebas de un holocausto —toda la materia física que habría quedado de tal campaña (¡seis millones de cadáveres!) y la magnitud completa de tal tarea— que el fraude se hace obvio. Son sólo los embaucadores mismos y aquellos que realmente no han pensado en los detalles físicos quienes creen en esta trágica farsa.

     Es bastante cierto que los alemanes no tenían suficiente combustible para consumir ni siquiera cerca de aquella cantidad de cuerpos. Uno de los embaucadores, Henri Michel, redactor jefe de la Revue d’Histoire de la Deuxième Guerre Mondiale, exclamó de Auschwitz: "Ese campo era el más internacional y el más occidental de las fábricas de la muerte, y su suelo está enriquecido con las cenizas de 4 millones de cadáveres" (p. 3). La nube de polvo del humo de los crematorios de tal volumen de cadáveres ciertamente habría provocado algunas fotos de reconocimiento aéreas, ¿no cree usted?. ¿Dónde está la evidencia?. ¿Por qué no hay una sola foto de las chimeneas de crematorios arrojando sus toneladas de cenizas?.

21) William L. Shirer, uno de aquellos autores que continuaron con la historia del Holocuento en su libro "Auge y Caída del Tercer Reich", se vio obligado a admitir en una nota a pie de página acerca de los crematorios: "Las medidas son estándar para un horno de crematorio de diseño no muy moderno destinado para pequeños cementerios, y sería inadecuado para la incineración de masas". Esa nota a pie de página aparece en la pág. 972 sólo de la edición alemana. El resto del mundo está todavía en medio de la Época Oscura Sionista.

22) Thies Christophersen, un soldado y escritor alemán, declaró: "¡Yo estuve en Auschwitz! No había ninguna cámara de gas allí". Ahora, recuerde, este hombre no practica la religión de las mentiras. Su declaración fue probada como verdadera cuando en 1960 Auschwitz fue abierto a los turistas y ninguna cámara de gas pudo ser encontrada. ¡Qué desilusión debe haber sido eso para los turistas! Más tarde, a fin de compensar ese descuido comunista (ellos no tenían mucha experiencia en desarrollar parques temáticos de estilo capitalista), ¡los soviéticos construyeron una "cámara de gas" ellos mismos! Sin duda, el dinero para la construcción fue proporcionado por alguna organización sionista o rabínica.

23) El llamado "Diario de Ana Frank" no fue escrito por Ana Frank en absoluto. Las fotocopias del supuesto manuscrito muestran dos estilos distintos de letra, uno que no es escritura a mano en absoluto sino de imprenta, y el otro una letra muy pulida y angulada. Al menos la mitad del manuscrito fue escrito a mano con bolígrafo. El bolígrafo, inventado durante la Segunda Guerra Mundial, no estuvo comercialmente disponible sino hasta después de la guerra. Además, el escritor judío estadounidense Meyer Levin demandó al padre de Ana Frank y ganó un premio de 50.000 dólares por su participación en la escritura del supuesto diario de "Anne Frank". Ese hecho sólo salió a la luz porque un judío trató de engañar a otro.

24) Aunque la muerte por hambre y enfermedad había aumentado hacia el final de la guerra, los videos de enormes pilas de cadáveres en ropa civil fueron muy a menudo películas que fueron filmadas en Dresden. Dresden fue devastada por las incursiones de bombardeo de los Aliados el 13 y 14 de Febrero de 1945. Ésa fue una de las mayores atrocidades de guerra en la Historia, porque Dresden se había convertido, en efecto, en un enorme campamento de refugiados para mujeres, niños, soldados heridos y ancianos alemanes. Dresden era uno de los principales centros artísticos de Alemania y no tenía prácticamente ninguna industria localizada en sus cercanías. Los Aliados sabían eso y sin embargo ellos bombardearon la ciudad despiadadamente durante dos noches, aparentemente para eliminar la artillería de guerra que de otro modo se iría a la basura, ya que Alemania en aquel punto era una nación derrotada y la guerra se estaba acercando a su final. ¿Por qué no matar a tantos civiles desarmados como se pudiera?. ¿Quién lo sabría?.

     Los refugiados alemanes pensaron que Dresden sería un asilo seguro debido a su carencia de industrias. Ellos estaban, tristemente, equivocados. Ellos no podían imaginar que habría tal inmensa sed sionista de sangre en el comando de los militares estadounidenses y británicos. ¡Usted puede imaginar el horror de aquellos que pensaron que estarían seguros en Dresden hasta el final de la guerra! Los criminales de guerra han bloqueado exitosamente ese crimen de guerra de los libros de Historia; pero estoy seguro de que Dios recordará a aquellos que fueron responsables.

25) Los Juicios de Núremberg fueron una farsa absoluta. Una de las condiciones más condenatorias de los procesos concordados por los Aliados en el Acuerdo de Londres de Agosto de 1945 fue que "El Tribunal no estará obligado por las reglas técnicas de la presentación de evidencias. Adoptará y aplicará, en el mayor grado posible, procedimientos expeditos y no-técnicos, y aceptará cualquier prueba que considere que tenga valor probatorio".

     En otras palabras: Condenemos sin pruebas a estos "criminales de guerra" tan rápidamente como sea posible, para que podamos irnos a casa y recibir nuestras medallas. ¿Cómo querría usted ser juzgado por un tribunal que no cumple las "reglas de las evidencias"?. ¿Un mero tecnicismo, dice usted?. ¿Puede usted ver los canguros saltando alrededor? [alusión a los kangaroo courts, o tribunales sin autoridad, de procedimientos irregulares, donde los principios de la ley y la justicia son pervertidos]. Salvo que estos canguros tienen barbas largas y llevan puesto yarmulkes de vez en cuando.

26) El hecho de que a judíos estadounidenses les fuera permitido ser acusadores y jueces es una parodia en sí mismo. El hecho de que muchos de ellos, si no todos, eran simplemente instrumentos de la Internacional Sionista hace del procedimiento entero algo sospechoso debido a una carencia de imparcialidad. Si a un agente del acusador le fuera permitido ser un fiscal o un juez, ningún tribunal consideraría aquello como una decisión imparcial. Sin embargo, eso es exactamente lo que sucedió en los procesos de Núremberg. Lamentablemente, la gente estadounidense no estaba consciente de esos tratos sionistas de dudosa moralidad. Ellos supusieron, como la gente supone todavía hoy, que los procesos de Núremberg fueron llevados a cabo en acuerdo con los procedimientos estándar.

     En cuanto al Acuerdo de Londres, Harwood dice: "La misma gente que preparó los arreglos para Núremberg prontamente se había designado como acusadores y jueces. Nikitchenko y Falco se hicieron jueces. Jackson era el Prosecutor Jefe estadounidense, Fyfe era el Sub-Prosecutor británico. Así, prácticamente la misma gente era jueces, fiscalía y tribunal" (p. 14). ¿Y a usted le dijeron que los Juicios de Núremberg habían sido justos e imparciales?.

27) Los documentos incriminatorios simplemente fueron fabricados por los soviéticos. En su discurso inaugural en el Tribunal de Crímenes de Guerra, el Fiscal Principal Robert H. Jackson pareció estar citando de un documento que él atribuía al barón Werner von Fritsch, el Comandante en jefe de antes de la guerra de las Fuerzas Armadas Alemanas. De hecho, él citaba de un documento mecanografiado de origen desconocido. Ningún documento original fue producido nunca. (Usted puede imaginar cuántos oficinistas y otro personal militar fueron reclutados por los sionistas, a costa de estadounidenses y británicos, para producir "documentos". ¡Uy! Yo no debería animarlo a usted a usar su imaginación. ¡Ha habido demasiado de eso ya! Incluso si usted ha oído sólo la versión sionista de esos acontecimientos, sería simplemente prudente ejercer algún sentido común y escepticismo del de antaño antes de aceptar la historia de ellos sin ninguna crítica. Parece que sólo los judíos rutinariamente se escapan sin escrutinio. ¿Por qué es eso?).

28) Budd Schulberg, productor de películas judío, fue reclutado por la OSS para producir la "evidencia" fotográfica y fílmica en Núremberg. Nuevamente, carencia de imparcialidad en su peor expresión. Él recibió una recompensa militar por sus esfuerzos. Es sorprendente que él no recibiera un premio de la Academia también [un Óscar]. Los judíos de Rusia (Jazaria), Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel fueron la fiscalía, el juez, el jurado, los reporteros de periódicos y los que grababan las películas. ¡El pobre judío perseguido no tiene ninguna influencia en absoluto! ¿Por qué lo odian tanto los goyim?.

29) Paul Rassinier, autor de "El Drama de los Judíos Europeos", relata que muchos de los embaucadores, los autores que habían sacado ganancia del fraude, no pudieron verificar sus afirmaciones. Un autor, el doctor Miklos Nyiszli, afirmó haber estado en Auschwitz, pero dio direcciones de viajes que no tenían absolutamente ningún sentido. El profesor Rassinier intentó ponerse en contacto con el doctor Nyiszli para hablar sobre tales discrepancias, y recibió de él una respuesta a través de un tal Tibere Kremer. Resultó que el doctor Nyiszli había muerto hace mucho, de manera que incluso la respuesta era una falsificación. Rassinier dice: "Ese testigo muerto —otro más— fue bastante peculiar él mismo para escribirme después de su muerte. Y entonces el silencio del señor Tibere Kremer es comprensible. No se requiere ningún comentario adicional" (p. 41). Ese incidente debería dar al lector una idea de la calidad de las "pruebas" que han sido presentadas en la literatura holocuéntica.

     Cuando nos vemos enfrentados con una montaña de mentiras, al menos algunas declaraciones deben ser verdaderas, ¿cierto? No necesariamente.

30) El libro del profesor Rassinier es un examen detallado de las poblaciones judías en prácticamente cada país de Europa, incluyendo Polonia y Rusia, entre 1931 y 1945. Según la estadística de Rassinier, en 1931 Europa tenía 9.777.500 judíos documentados (cifras del Centro Mundial de Documentación Judía Contemporánea). La población que permanecía en esas localidades en 1945 era de 4.250.000. Los emigrantes que dejaron Europa en total se cuentan en 4.416.608. Esa gente fue a tres zonas principales: Palestina (el Estado israelí no había sido creado todavía), Asia Central (Unión Soviética) y Estados Unidos. De ese modo, la cantidad total y documentada de judíos europeos vivos en 1945, según Rassinier, era de 8.666.608. Si restamos el número documentado de sobrevivientes de la población documentada de antes de la guerra, tenemos un total de 1.003.392 no explicado. De éstos, un cierto número debe haber muerto de causas no relacionadas con la guerra. Si concedemos que la mitad de ellos murió de tales causas, entonces tenemos un total de aproximadamente 500.000 judíos que perecieron en la guerra. Esto es coherente con nuestros totales anteriores de los puntos 11 y 13.

31) En los Juicios de Núremberg, Philip Auerbach, el judío ministro de Justicia en la Baviera de posguerra, fue denunciado por el general SS Otto Ohlendorf. Auerbach había afirmado la absurda cifra de 11 millones de judíos que habían sufrido en los campos de concentración. "Ohlendorf vivió lo suficiente para ver a Auerbach condenado por malversación y fraude (haber falsificado documentos que pretendían mostrar enormes pagos de compensación a gente inexistente) antes de que su propia ejecución ocurriera en 1951" (pp. 10-11, La Verdadera Historia del "Holocausto", ¿Murieron Realmente Seis Millones?, por el Institute for Historical Review).

32) Frecuentemente prisioneros de guerra estadounidenses han reportado que los alemanes los trataron mucho más humanamente que los japoneses. Lo mismo es verdadero para los prisioneros civiles en los campos de concentración. Muchas de esas personas fueron arrestadas por ser espías comunistas. Cientos de declaraciones juradas describieron las circunstancias en los campos como "humanas". "Una tal Berta Schirotschin, que trabajó en el servicio de comida en Dachau durante toda la guerra, declaró que los presidiarios trabajadores... recibían su acostumbrado segundo desayuno a las 10:00 horas cada mañana... El líder polaco clandestino Jan Piechowiak, que estuvo en Dachau desde el 22 de Mayo de 1940 hasta el 29 de Abril de 1945, también declaró el 21 de Marzo de 1946 que los presos allí recibieron un buen tratamiento" (p. 21, ¿Murieron Realmente Seis Millones?).

33) Elie Wiesel tiene una memoria pobre. Según el New York Times del 4 de Enero de 1987, Wiesel recordó "el día en que los soviéticos llegaron a Auschwitz". Previamente, en un discurso ante el Club Nacional de la Prensa en Washington DC en Abril de 1983, Wiesel "señaló que el 15 de Abril de 1945 él era uno de los sobrevivientes liberados en Dachau por el Ejército estadounidense" (Jewish Telegraph Agency, 11 de Abril de 1983). "¡Oy, vey! Lo recuerdo como si fuera ayer", podemos oírlo suspirar. ¿Son éstas dos mentiras o sólo una? Wiesel tendría la distinción de ser el único prisionero de guerra en ser liberado de dos campos diferentes. ¡Sí que hay algo de qué jactarse! El padre de las mentiras está realmente orgulloso de esta comadreja [weasel, que también significa persona deshonesta].

34) En violación flagrante del principio de libertad de expresión, los sionistas imponen su voluntad a cada organización que ellos pueden a fin de impedirle a la gente hablar claro contra el fraude. En Alemania es ilegal negar el "Holocausto". Numerosas personas han sido encarceladas por hacer públicas declaraciones contra la mitología. Este hecho debería enfurecer a cualquiera que cree en la libertad de expresión.

35) La industria del "Holocausto" hace millones de dólares cada año promoviendo esa basura del "Holocausto". En círculos literarios, esto es todavía un "boleto caliente" [hot ticket, algo muy popular]. La verdad sea condenada. El dinero manda.

36) Los soviéticos presentaron un montón de artefactos de "piel humana" y "jabón humano" (probablemente quitándole el polvo a los baúles de sus exhibiciones de la Primera Guerra Mundial), pero el Tribunal decidió no perseguir el asunto más lejos.

37) Uno de los principales jueces presidentes, Charles F. Wennerstrum, denunció los procedimientos: "Si yo hubiera sabido hace siete meses lo que sé hoy, nunca habría venido aquí... Obviamente, el vencedor en cualquier guerra no es el mejor juez de la culpa del crimen de guerra... La fiscalía ha dejado de mantener la objetividad a distancia de la vengatividad, las ambiciones personales lejos de las convicciones... La defensa tuvo acceso sólo a aquellos documentos que la fiscalía ha considerado material para el caso... También detestable para el sentido estadounidense de la justicia es la confianza de la fiscalía en declaraciones auto-incriminatorias hechas por los acusados mientras han estado presos durante más de 2½ años y tras repetidos interrogatorios sin presencia del asesor jurídico" (Harwood, pp. 39-40). Pero no estamos tratando con el sentido estadounidense de la justicia: tratamos con el sentido talmúdico y sionista de la justicia. ¿Nos atrevemos a llamarlo satánico en su origen? El juez Wennerstrum fue a Núremberg esperando dispensar justicia. En vez de eso, a él le pidieron que autorizara un juicio-espectáculo.

38) Muchos prisioneros del Tribunal de Crímenes de Guerra fueron mantenidos en prisión, encerrados sin acusaciones pendientes, durante meses. Y eso incluía incluso a las mujeres de los sospechosos (Harwood, p. 57).

39) La propaganda del "Holocausto" ha cambiado con los tiempos. La verdad no es flexible. Las mentiras lo son. Ningún flujo coherente de información ha sido establecido alguna vez por la industria del fraude. Surgen nuevas acusaciones y afirmaciones, todas sin ninguna justificación. Las antiguas se disuelven, dependiendo de si las acusaciones hayan sido refutadas o no. Sabemos que la historia original era que los alemanes mantuvieron en secreto su "programa de exterminio". ¿De qué otro modo podría haber sucedido, de todos modos? Recientemente, los embaucadores, contradiciendo esa teoría, han afirmado que era de conocimiento común en aquel tiempo que los exterminios estaban teniendo lugar, pero que nadie hizo nada al respecto. Esta afirmación ha sido fabricada con el único propósito de tratar de acusar criminalmente al Papa Pío XII por "no ayudar a los judíos". Pero ¿cómo puede usted impedir algo que no está sucediendo?.

    Recuerdo muy claramente cuando era un niño, alrededor de 1954, estando en una pequeña tienda de comestibles, que dos mujeres judías reaccionaron ante una historia noticiosa de la radio sobre el "Holocausto". Nunca olvidaré lo que una mujer le dijo a la otra: "Si yo hubiera sabido que ellos estaban siendo gaseados, yo nunca habría subido al tren". De este modo, obviamente, ¡seis millones de otros no supieron de ello tampoco! Y ella también sobrevivió, cualquiera haya sido el campo en que ella estuvo; y, según su declaración, ella no presenció ningún gaseamiento tampoco, porque ¡eso era lo primero que ella había escuchado al respecto! Tarde o temprano, el mentiroso es atrapado en sus mentiras. El hecho de que él posea todos los periódicos no impedirá esta eventualidad.

     Nunca subestime el poder de la GRAN MENTIRA. Los judíos son los maestros de ella. Mi opinión personal es que los sionistas decidieron promover este mito a fin de encubrir su propia participación en la Alemania Nacionalsocialista en la transferencia de judíos desde Alemania a Palestina. Ellos necesitaban una cortina de humo y una andanada continua de propaganda para tapar cualquier crítica contra sus maniobras de la Segunda Guerra Mundial. Mientras más espacio en los periódicos es ocupado por sus mentiras, menos espacio hay para la verdad. Como lo han revelado las historias anteriores, los sionistas tienen mucho que esconder.–





No hay comentarios:

Publicar un comentario