BUSCAR en este Blog

sábado, 16 de julio de 2016

Eustace Mullins - La Maldición de Canaán (4)



     Continuando con el libro The Curse of Canaan (1987) del escritor estadounidense Eustace Mullins, ofrecemos a continuación en castellano su capítulo cuarto (Inglaterra), donde el autor describe los progresos de  los cananeos a través de la Historia, cuando se instalaron en Venecia y el Norte de Italia, fundando casas bancarias allí y en Europa del Norte, y emparentaron con la vieja nobleza de raza Blanca (constituyendo ellos lo que se llamó la "Nobleza Negra"), hecho que posibilitó su ascenso a los tronos de diversos Estados europeos, y su acción en las asociaciones masónicas a las que luego cooptaron con sus especulaciones, donde han desarrollado diversos planes para conseguir el poder mundial, varios de los cuales se filtraron y se conocen hoy como los Protocolos de Sión.



Capítulo 4

INGLATERRA


     Los cananeos, o fenicios, emplearon su mando sobre diversos monopolios para conseguir el control del comercio de toda el área del Mediterráneo. Habiendo establecido sus bases a lo largo de las costas del Mediterráneo, ellos encontraron que el centro administrativo más central para todas sus operaciones estaba localizado en el mar Adriático. Allí ellos fundaron la ciudad de Venecia (Fenicia) en 466 d.C. A causa de su localización única, y la dedicación de los cananeos a la búsqueda de dinero y poder, dicha ciudad pronto se convirtió en el puesto de mando del mundo comercial.

     El censo del año 1152 muestra aproximadamente unos 1.300 judíos en Venecia. Ellos pagaban un impuesto del 5% por sus operaciones de préstamo de dinero. Ellos eran también activos como agentes tratantes en materias primas. En 1366 ellos obtuvieron el derecho de residir en Venecia misma; antes de aquella fecha ellos habían estado prohibidos de habitar en la ciudad, y estaban confinados a vivir en el continente, en Mestre, frente a la isla de Venecia. Ellos por regla general cobraban entre un 10 y un 20% de interés por los préstamos. A causa de las grandes posibilidades comerciales de Venecia, ellos afluyeron allí desde muchas partes del mundo. En 1492, después de su expulsión de España, muchos judíos y marranos se instalaron en Venecia. La colonia estaba dividida entonces en tres grupos; los germanos, conocidos como tudeschi; los levantini, del Levante; y los ponantini, o habitantes del Oeste.

     En 1797 la ocupación francesa abrió las puertas del Ghetto. Napoleón entonces consiguió el poder y estableció su reino italiano, desde 1805 hasta 1814, que les dio derechos adicionales. Durante la Revolución de 1848, informa Kastein en su "Historia de los Judíos", la revolucionaria Venecia estuvo gobernada por Daniel Manini y otros dos judíos.

     Los venecianos siempre fueron conocidos como maestros de la intriga; ellos ayudaron a los turcos en la conquista de Constantinopla en 1453, que acabó con el reinado de 1.200 años de los Emperadores de Bizancio. Los turcos quedaron impresionados por la rapacidad de los venecianos, quienes se llevaron gran parte de los legendarios tesoros de arte, oro y joyería de la ciudad. Después de que los venecianos habían vuelto a casa con su botín, ellos disputaron activamente el control del Mediterráneo con los turcos, luchando contra ellos continuamente entre 1453 y 1718. Venecia se había convertido entonces en el cuartel central de una despiadada y arribista banda de empresarios que compraban títulos para sí mismos, o que los creaban de la nada, que construyeron espléndidas mansiones, y coleccionaron los tesoros de arte de Europa. Ellos financiaron su nuevo estilo de vida con las enormes sumas que ellos recogían producto del comercio, la piratería y el préstamo de dinero.

     A partir del año 1171 ese grupo se hizo conocido a través de toda Europa como "la Nobleza Negra", porque ellos eran de origen cananeo, en contraste con la nobleza de piel blanca del pueblo de Sem. La Nobleza Negra gradualmente se infiltró en las familias nobles de Europa; hoy, ellos constituyen la mayor parte de la realeza europea que sobrevive.

     A causa de su crueldad, los venecianos alcanzaron una reputación mundial como árbitros internacionales de la intriga, la revolución, el envenenamiento y otras formas de asesinato. Ellos a menudo confabulaban para llevar a la bancarrota a cualquier oponente, y eran conocidos por violar cruelmente a las hijas de cualquiera en la oligarquía que se atreviera a oponerse a ellos. Desde Venecia, ellos rápidamente se extendieron hacia el Norte como alguna nueva forma de plaga, estableciendo negocios y establecimientos bancarios en las ciudades del Norte de Italia. Ellos compraron más títulos nobiliarios y se intercasaron con familias empobrecidas de la antigua nobleza. En Florencia la familia preeminente era la de los Medici, que usó su riqueza para establecer una Accademia que impuso el humanismo al mundo. Los Medici establecieron Florencia como el centro europeo de la Nobleza Negra, o güelfos, como fueron llamados entonces.

     La Nobleza Negra también estableció lazos cercanos con las familias dirigentes de Inglaterra, por medio de las familias Saboya y Este. Los Saboya gobernaron Italia desde 1146 hasta 1945. La familia Este gobernó Ferrara desde el siglo XII hasta que Italia consiguió su unidad en 1860. Pedro, el noveno conde de Saboya, casó a su sobrina, Eleanor, con el rey Enrique III de Inglaterra, y de esa manera se convirtió en su consejero de Estado. El rey Enrique le concedió grandes propiedades, con el título de conde de Richmond. Pedro hizo que otros miembros de la Nobleza Negra se casaran con nobles ingleses, entre los que se incluía a Richard de Burgh y al conde de Lincoln. El hermano menor de Pedro, Bonifacio, fue designado como arzobispo de Canterbury. Pedro murió en 1268.

     Los fundadores de las dinastías europeas que duraron hasta el siglo XX fueron Rupert, conde de Nassau, que murió en 1124, y Christian, conde de Oldenbourg, que murió en 1167. De Rupert provinieron la línea Hesse-Darmstadt, la línea Hesse-Cassel, los duques de Luxemburgo, los Battenberg, el príncipe de Orange y Nassau, y los reyes de los Países Bajos. De Christian provinieron los reyes de Dinamarca y Noruega, la línea Schleswig-Holstein, y los Hanover, quienes se convirtieron en los reyes de Gran Bretaña desde 1717 hasta el presente. También de la Nobleza Negra eran los duques de Normandía, los Angevin y los Plantagenet, quienes se convirtieron en los reyes Tudor y Stuart de Inglaterra, los Saxe-Coburg, y los Wittelsbach.

     La línea Hanover siempre estuvo profundamente involucrada con la masonería. Los Hanover se convirtieron en reyes de Inglaterra en 1717. En aquel mismo año fue establecida la primera Gran Logia en Inglaterra. La London Masons Company había sido establecida en Inglaterra en 1376 en Londres y había obtenido un escudo de armas del rey Enrique VIII en 1472; fue formada como corporación por el rey Carlos II en 1677. Pero éste era el gremio de la albañilería (masonry), los constructores, del que se apoderó en 1717 la "masonería especulativa", que abrió los grupos a miembros de otras profesiones. Un poema apareció en Londres en 1723, "The Freemasons; a Hudibrastic Poem" [un poema satírico], que rimaba: "Si no fueran antiguas fábulas la Historia, provendrían de la Torre de Babel los masones".

     Se estableció una tradición de que un miembro de la familia Real, o alguien con lazos cercanos con el Palacio de Buckingham, sería nombrado Gran Maestro de las Logias inglesas. A partir de 1782 el duque de Cumberland, el príncipe de Gales y el duque de Sussex fueron Grandes Maestros. El duque de Sussex era el segundo hijo del rey Jorge II; él se casó con Louise, hija del rey de Prusia. Él más tarde tuvo dos hijos de su amante. Ellos tomaron el apellido de Este. La reina Victoria siempre estuvo orgullosa de su conexión con la Casa de Este, que había comenzado como la Casa de Azoll.

     La Casa de Windsor es la familia preeminente de los monarcas reinantes de hoy. Ellos representan el triunfo final de la facción güelfa, o Nobleza Negra, la culminación de la tendencia al poder de los cananeos. Su ascenso había sido continuo desde el siglo XIII, cuando ellos derrotaron a sus oponentes más poderosos, la teutónica dinastía Hohenstaufen, quienes eran conocidos como la facción gibelina. Ellos habían sido nombrados así por una de las fortalezas de los Hohenstaufen, Weiblingen. Federico I Barbarroja, como cabeza de los Hohenstaufen, había extendido su dominio a Italia del Norte, donde quedó sorprendido por el inesperadamente fuerte desafío de la facción güelfa.

     La lucha, que duró más de un siglo, fue ganada por la facción de la nobleza inferior, los güelfos, debido a su fuerza entre la ascendente clase mercantil; los gibelinos, o alta nobleza, siguieron siendo los caballeros a caballo, que rechazaron ensuciar sus manos con el comercio. Los gibelinos gobernaban las norteñas ciudades de Siena, Milán y Pisa, mientras la fuerza de los güelfos estaba centrada en Florencia y Ferrara. Otón IV de Welf (o Guelph) continuó la lucha contra Felipe de Suabia, un Hohenstaufen, pero los Hohenstaufen se encontraron superados en número por las fuerzas de la Liga de Ciudades Renanas, una alianza mercantil que fue capaz de reunir grandes sumas para equipar a los condottieri. Hacia el final del siglo XV los güelfos habían triunfado.

     Alfonso I de Este se casó con Lucrecia Borgia. La hermana de él, María de Módena, se casó con Jaime II de Inglaterra, llevando al linaje de Este a la familia reinante inglesa.

     Los gibelinos favorecían un gobierno central fuerte y el poder imperial, mientras los güelfos hicieron una campaña a favor del poder descentralizado y los "Derechos del Hombre", un lema que más tarde se convertiría en su grito de batalla para su tendencia al poder.

     En el siglo XX los herederos sobrevivientes de las facciones güelfa y gibelina se organizaron unos contra otros en dos guerras mundiales. Alemania se había convertido en una potencia mundial por medio de los instintos y tendencias militares de los gibelinos prusianos. En 1866 Bismarck, para llevar adelante su objetivo de unificar Alemania, había desposeído de sus Estados a varios príncipes alemanes. El duque de Nassau y el Elector de Hesse renunciaron formalmente a sus reclamaciones; sólo los príncipes de Hanover, que eran los herederos del trono de Brunswick, rechazaron renunciar a sus posesiones. Durante décadas después, los Hanover se consideraban en guerra con Prusia. En efecto, dos guerras mundiales tuvieron lugar, en parte gracias al continuo resentimiento de la familia dirigente de Inglaterra contra los gobernantes de Alemania. Es un punto interesante el que los victoriosos Hanover procuraran que una Alemania derrotada fuera dividida en dos pequeños países militarmente ocupados después de la Segunda Guerra Mundial, la venganza final de los vencedores.

     El calvinismo, una fuerte influencia en Inglaterra durante el siglo XVI, capitalizó el creciente poder de la flota mercantil y de la Nobleza Negra, cuyo principal interés era el dinero. A diferencia de instituciones religiosas previas, que habían puesto gran énfasis en la austeridad y los votos de pobreza, esta nueva doctrina religiosa hacía hincapié en que el cobro de interés por préstamos y el amontonamiento de riqueza eran el nuevo modo de hacer la obra del Señor. Fue una revelación bienvenida por la creciente clase mercantil el que Dios realmente quería que nosotros nos hiciéramos ricos. "Enricchez vous!" se convirtió en el nuevo grito de guerra que barrió a Europa cuando los cananeos construyeron grandes Imperios comerciales. El profeta de esa nueva revelación divina era un tal Jean Cauin, de Noyons, Francia. Él fue educado en el College du Montagu, donde Loyola, el fundador de la secta jesuíta, también había estudiado.

     Cauin más tarde se trasladó a París, donde continuó sus estudios con los Humanistas en 1531-1532. Durante su permanencia en París, él fue conocido como Cauin. Él después se trasladó a Ginebra, donde formuló la filosofía ahora conocida como Calvinismo. Al principio conocido en Ginebra como Cohen (la pronunciación habitual de Cauin), él dio a su nombre una apariencia inglesa, como John Calvin. Ese movimiento religioso estaba basado en una interpretación judía literal de los Diez Mandamientos, la filosofía del Antiguo Testamento, y la prohibición de imágenes esculpidas. Los primeros discípulos del Calvinismo fueron conocidos como "hebraístas cristianos". El advenimiento del calvinismo hizo posible la gran expansión de los judíos hacia otras líneas del comercio europeo aparte del préstamo de dinero. Por dicho logro, la Enciclopedia honra a Calvino con la declaración de que "Calvino bendijo a los judíos".

     Visto en retrospectiva, el calvinismo puede ser visto como uno más de los movimientos cananeos que periódicamente se han  extendido a través de Europa, creando complots revolucionarios que fueron exportados después a otros países. No es ninguna casualidad que con el advenimiento de Calvino, Suiza se convirtiera en el centro bancario privado del mundo, o que los sucesivos complots revolucionarios hayan sido incubados y financiados desde Suiza. Incluso Lenin encontró asilo en Suiza durante los años en que perfeccionaba las técnicas que permitirían que él arrebatara Rusia de la familia Romanov, la que había gobernado dicha nación durante mil años.

     La exhortación de bienvenida al calvinismo para acumular más dinero fue contrapesada desde el comienzo por el hecho de que fue inaugurado como un sistema brutal y tiránico que funcionaba sobre una base de despotismo oriental, revelando otra vez sus orígenes cananeos. El pueblo de Sem nunca cree en obligar a alguien a hacer algo; ésta es una base de su ley; ellos creen que por una cuestión de instinto natural la gente siempre hará lo correcto. Los cananeos, por otra parte, siempre conscientes de la Maldición que pesa sobre su pueblo, y la orden de Dios dada a los hijos de Israel para exterminarlos, comprenden que su supervivencia depende del empleo de las medidas más brutales. El calvinismo actuó como se esperaba.

     En Noviembre de 1541 Calvino publicó sus Ordenanzas Eclesiásticas, un cuerpo de instrucciones que imponía una disciplina absoluta a todos los ciudadanos. Las ordenanzas de Calvino impusieron la pena de muerte contra cualquier opositor; su principal crítico, Jacques Gruet, fue degollado por blasfemia; otro oponente religioso, Miguel de Servet, fue quemado en la hoguera. Otros críticos fueron torturados y degollados. Calvino animó la quema de brujas y despiadadamente hizo cumplir sus ordenanzas, creando la teocracia más tiránica y autocrática en Europa.

     La importación del Calvinismo en Inglaterra fue calculada para abrir una brecha entre la Iglesia y el Estado. La tradicional Iglesia de Inglaterra tenía como su cabeza titular al Rey. La disgregadora propaganda del calvinismo condujo al triunfo de Cromwell y al reemplazo de los reyes de la línea Stuart por la Casa de Orange-Nassau. La primera víctima de esa purga fue el rey Carlos I, quien fue degollado por los conspiradores.

     Los detalles del complot fueron dados a conocer siglos más tarde en la publicación de Lord Alfred Douglas "Plain English" el 3 de Septiembre de 1921:

     «L. D. van Valckert entró en posesión de los volúmenes ausentes de los archivos de la Sinagoga de Mulheim, perdidos desde las guerras napoleónicas, que estaban escritos en alemán. Esos archivos contienen la entrada del 6 de Junio de 1647, de O. C. a Ebenezer Pratt: "A cambio del apoyo financiero se abogará por la admisión de judíos en Inglaterra; esto, sin embargo, ha sido imposible bajo Carlos. Carlos no puede ser ejecutado sin un proceso ni razones adecuadas, las cuales actualmente no existen. Por lo tanto, aconsejo que Carlos sea ejecutado, pero no tendrá nada que ver con la obtención de un asesino, aunque dispuesto a ayudar en su fuga"». La respuesta vino de Pratt el 12 de Julio de 1647: "Se concederá ayuda financiera tan pronto como Carlos sea removido, y los judíos lo han consentido. El asesinato es demasiado peligroso. Debería dársele a Carlos una oportunidad de escapar. Su recaptura hará entonces posible el proceso y la ejecución. El apoyo será liberal, pero será inútil discutir los términos hasta que el proceso comience".

     Lord Alfred Douglas fue encarcelado posteriormente bajo la acusación de haber difamado a Winston Churchill en su periódico, una hazaña que los hombres más razonables considerarían imposible.

     El complot procedió tal como había sido delineado por Pratt. El 12 de Noviembre de 1647 el rey Carlos "se escapó". Él fue recapturado, y su posterior procesamiento, sesionando el Parlamento toda la noche, el 5 de Diciembre de 1648, finalmente acordó que Carlos negociaría un acuerdo en términos planteados por ellos. Aquello provocó la famosa Purga de Pryde. Cromwell, enfurecido porque el Parlamento no había dictado sentencia de ejecución, despidió a todos los miembros que habían favorecido un acuerdo con Carlos. Los cincuenta miembros que quedaron fueron conocidos como la "Cola del Parlamento". Ellos habían usurpado el poder absoluto. Ellos entonces proclamaron una Alta Corte de Justicia el 9 de Enero de 1649. Aquélla estaba formada por radicales del Ejército de Cromwell. El agente de Menasseh ben-Israel en Inglaterra, Isaac Dorislaus, preparó la acusación contra el rey Carlos. Menasseh ben-Israel, que transfirió los fondos desde Amsterdam para la revolución de Cromwell, es calificado como "el espía inglés de Cromwell" por la Enciclopedia Judaica. El 30 de Enero de 1657 el rey Carlos fue degollado en Whitehall.

     Cromwell no vivió mucho tiempo para disfrutar de su triunfo. Él murió en 1661, haciendo posible para el rey Carlos II recobrar el trono. Muchos de los revolucionarios más dedicados de Cromwell emigraron a las colonias estadounidenses, donde ellos han ejercido una influencia perniciosa desde entonces. Los cromwelianos fueron la inspiración guía del movimiento abolicionsta que precipitó la Guerra Civil; ellas han sido los personajes que estuvieron detrás del escenario en muchos otros desastres en Estados Unidos.

    Puesto que Carlos II estaba ahora en el trono de Inglaterra, los banqueros de Amsterdam instituyeron una gran depresión financiera en Inglaterra en 1674. El malestar causado por ese acontecimiento preparó el terreno para que la Casa de Nassau se apoderara del trono de Inglaterra. Inglaterra hizo la paz con su azote, Holanda, en 1677. Como parte del trato, Guillermo de Orange se casó con María, hija del duque de York, que se convirtió en el rey Jaime II cuando Carlos II murió en 1685. Jaime ahora era el único obstáculo para que Guillermo se apoderara del trono de Inglaterra.

     Los banqueros de Amsterdam lanzaron entonces una frenética campaña para sobornar a los principales partidarios aristócratas del rey Jaime II. El primero que sucumbió fue el duque de Marlborough, John Churchill, antepasado de Winston Churchill. Como jefe del ejército, el apoyo de Marlborough fue crucial. Él aceptó sobornos de aproximadamente 350.000 libras de Medina y Machado. El siguiente fue Lord Shrewsbury (Charles Talbot), que había ocupado altos puestos durante el reinado tanto de Carlos II como de Jaime II. Viendo que la marea se estaba invirtiendo ahora, lumbreras tales como Sidney Godolphin, el duque de Sunderland y la duquesa de Portsmouth se acercaron secretamente a aquellos que favorecían el acceso de Guillermo de Orange. Mientras tanto, James II parecía inconsciente de la traición que lo rodeaba. Marlborough incluso firmó un renovado juramento de fidelidad a Jaime el 10 de Noviembre de 1688. El 24 de Noviembre él se unió a las fuerzas de Guillermo de Orange.

     Navegando con la fuerza invasora de Guillermo estaba Lord Polwarth, cuyo descendiente, el actual Lord Polwarth, es prominente en la banca y la industria estadounidense e inglesa; y Hans Bentinck, un holandés que había cuidado a Guillermo durante un ataque de viruela. El conde de Devonshire estaba en correspondencia secreta con Guillermo en La Haya; Devonshire consintió en entregar el área entera de las Regiones Centrales a Guillermo, después de firmar una carta histórica en que lo invitaba a tomar el trono de Inglaterra. En los años '30, su descendiente, el duque de Devonshire, trabajó brevemente para J. P. Morgan en Nueva York; Morgan a menudo se refería a él como "Lord Inútil". El heredero de las propiedades de Devonshire se casó con Kathleen Kennedy, hija de Joseph P. Kennedy. Él fue muerto en combate durante la guerra. Los Devonshire ahora enfrentaban la irritante perspectiva de una reclamación de Kennedy de sus propiedades. El problema fue solucionado cuando Kathleen Kennedy resultó muerta en un accidente de aeroplano mientras volaba a Francia para una cita secreta con su amante.

     Ahora rey de Inglaterra, Guillermo III nombró a Bentinck primer conde de Portland. El segundo duque se casó para acceder a la fortuna de los Cavendish; el tercer duque se convirtió en el gobernador general de India y entró en los libros de Historia cuando en 1829 él abolió la práctica hindú del suttee [en que la viuda debía ser cremada junto con su marido muerto]. Aquellos que habían ayudado a la invasión de Guillermo fueron bien recompensados; ellos han sido las familias más ricas en Inglaterra desde entonces. La primera tarea fue echar a andar el Banco de Inglaterra en 1694, la misión para la cual Guillermo había sido apoyado por los banqueros de Amsterdam. Esto hizo de la causa cananea una verdadera potencia mundial.

     El acceso de Guillermo colocó al trono de Inglaterra firmemente en línea con la Nobleza Negra, donde ha permanecido desde entonces. Lord Shrewsbury llegó a ser uno de los primeros accionistas en el Banco de Inglaterra, invirtiendo diez mil libras. Él predijo entusiastamente que el Banco de Inglaterra no sólo financiaría el comercio sino que también llevaría la carga de sus guerras, una predicción que resultó ser verdadera. Puesto que ninguna facción revolucionaria pudo obtener alguna financiación después de que el Banco de Inglaterra consiguió el control del dinero de Inglaterra, nunca ha habido otra guerra civil o revolución en Inglaterra. El linaje Cavendish-Bentinck, como otros que apoyaron a Guillermo, siempre ha prosperado. El actual duque se casó con la señora Quigley de Kentucky y es un director de la firma Rio Tinto de los Rothschid. Durante la Segunda Guerra Mundial él fue el presidente del Estado Mayor Conjunto (Inteligencia).

     Los lords escoceses como un solo hombre habían sido leales a Jaime II; el primero en doblar la rodilla ante Guillermo fue un tal Patrick Lyon. Él se convirtió en el conde de Strathmore. La hija del 14º conde, Elizabeth Bowes-Lyon, es ahora [1987] la Reina Madre de Inglaterra [madre de Isabel II].

     Guillermo III pronto tuvo una hermosa amante, Elizabeth Villiers; él también mantuvo larguísimos amoríos con un hermoso joven noble, Arnold van Keppel, a quien él nombró conde de Albemarle. Cuando Guillermo III murió, dos personas fueron expresamente mencionadas en su testamento: el conde de Portland y el conde de Albemarle. Ambos recibieron legados de tierras y joyas.

     Los cananeos se aseguran de recompensar a aquellos que los sirven bien. Típica fue la carrera de John Buchan, quien se casó con Susan Grosvenor. Los Grosvenor (el duque de Westminster) son la familia más rica de Inglaterra, poseyendo aproximadamente 2.400 kms² de las mejores propiedades de Londres. Durante tres años, Buchan fue el secretario privado de Lord Alfred Milner durante la promoción que hizo Milner de la Guerra de los Bóers. Milner también fundó las Mesas Redondas (el actual Consejo de Relaciones Exteriores). Buchan llegó a ser un novelista ampliamente publicado y fue nombrado gobernador general de Canadá. A él se le dio el título de Lord Tweedsmuir. En su autobiografía, "El Camino del Peregrino", Buchan menciona al pasar a "los velados profetas que están entre bastidores en una crisis". Él no ofrece ninguna identificación adicional. Él también escribe: "Soñé con una hermandad mundial en un escenario de una raza y credo comunes, consagrada a la causa de la paz". En esta fantasía aparentemente inofensiva, él realmente estaba citando su dedicación a la conspiración cananea mundial, con su pseudo-programa de los "Derechos de Hombre", Hermandad Mundial y paz mundial, siendo todo esto, en realidad, la pantalla para una tiranía universal impuesta por los déspotas cananeos.

     El Banco de Inglaterra fue constituído como resultado del regicidio y de una conspiración internacional que se apoderó exitosamente del trono de Inglaterra. Sin embargo, John Buchan escribió en su autobiografía: "Yo había compartido durante mucho tiempo la opinión de Lord Rosebery acerca de Cromwell como el más grande de los ingleses". Lord Rosebery había sido el primero de los aristócratas ingleses en casarse dentro la familia Rothschild. Debía esperarse que él reverenciaría la memoria del único regicida de Inglaterra.

     Los Rothschild habían usado la red europea de los Illuminati como su correa de transmisión para su rápido apoderamiento de la estructura financiera del continente. Ellos usaron diversas estratagemas, algunas de las cuales fueron reveladas por Guy de Rothschild en su libro "Caprichos de la Fortuna": la correspondencia de los Rothschild siempre se escribía en hebreo; nunca estaba firmada, de modo que cualquier firma que pretendiera ser de uno de los cinco hermanos sería vista como una falsificación. Él reporta: "Justo después de la Primera Guerra Mundial el gobierno francés tuvo que tomar prestados dólares. Ellos se pusieron en contacto con la Casa de Morgan, la cual prefería, sin embargo, tratar con los Rothschild más bien que con un gobierno".

     Aquí había un poco de oculta satisfacción de parte de Rothschild; él sabía que la encomiada Casa de Morgan nunca había sido más que un anexo de la red Rothschild; estaba instruída para tratar con la Casa Rothschild. Él también señala: "Mi familia siempre ha sido uno de los accionistas principales en la empresa británica Rio Tinto... tradicionalmente la mitad de la capital era francés".

     Una de las marcas que los Rothschild dejaron sobre el mundo fue el tradicional escudo rojo del Ejército de Salvación. En el siglo XIX el barón Rothschild comenzó a dar considerables sumas al general Booth en Londres, siempre por medio de un representante no identificado. Un día él apareció y reveló que él era el misterioso benefactor. Él declaró que continuaría con sus donaciones, pero que le gustaría hacer una sugerencia. El Ejército de Salvación podría llamar más atención si quizá adoptara algún logotipo distintivo. "¿Qué sugeriría usted?", preguntó el general Booth. "Supongo que un escudo rojo sería eficaz, ¿no le parece?", dijo el barón Rothschild. El Ejército de Salvación llevó el escudo rojo por todo el mundo.

     Una de las principales agencias de la red cananea ha sido el Rhodes Trust, que ha entrenado a hombres jóvenes en los principios del programa cananeo para el poder mundial durante casi un siglo. Cecil Rhodes era un agente de los Rothschild cuando él aseguró su control sobre las enormes reservas de diamantes y oro de Sudáfrica. Ellos todavía ejercen dicho control mediante DeBeers (diamantes) y la Ango-American Corporation (oro). El propio Rhodes tenía considerables posesiones; cuando él murió, Lord Nathan Rothschild quedó en 1891 como su único fideicomisario. Ese control fue expandido más tarde para incluír a otros miembros de la Sociedad de los Elegidos, R. H. Brand de Lazard Frères, Sir Alfred Beit, otro de los millonarios de la Rand, el conde de Rosebery, y Sir Alfred Milner. Ese grupo no sólo estableció el Rhodes Trust sino que posteriormente financió al Instituto Real de Asuntos Internacionales y a su filial estadounidense, el Consejo de Relaciones Exteriores. Después de conseguir el control en Inglaterra, los cananeos volvieron a sus prácticas tradicionales como adoradores de demonios.

     Inglaterra pronto estuvo llena de sectas que encarnaban la brujería, las misas negras y rituales de sangre. El conde de Pembroke había sido un temprano partidario de Guillermo de Orange, y uno de los suscriptores del programa del Banco de Inglaterra. La condesa de Pembroke llegó a ser líder de los nuevos "cultos de misterio", junto con su hermano, Sir Philip Sidney, que llevó el misticismo a la literatura inglesa con la publicación de su "Faerie Queene" que él había dedicado a su hermana. Humphrey, duque de Gloucester, también desempeñó un papel importante en los cultos de misterio. Él descendía de la Nobleza Negra, de los hijos bastardos del duque de Normandía, Ricardo el Intrépido. Los Gloucester siguieron a Guillermo el Conquistador a Inglaterra.

     El misticismo llegó a ser un tema dominante en la literatura inglesa de ese período. Sir Philip Sidney fue enormemente influído por Hubert Languet, un intelectual francés que apoyaba abiertamente los "Derechos del Hombre" y lo que se conoce ahora como la "doctrina de la liberación". Él frecuentemente hablaba sobre el derecho del pueblo a la insurrección armada y de la legitimidad de la resistencia. El padre de Sir Philip, Sir Henry, había sido un protegido de la poderosa familia Cecil; él más tarde fue nominado Presidente de Irlanda.

     La obra de Shakespeare contiene muchas influencias místicas. Uno de los mayores dramaturgos de Inglaterra, cuya obra es en gran parte ignorada, es Christopher Marlowe. Él escribió tres grandes obras, todas ellas dedicadas a exponer el culto de misterio: "Tamburlaine", "El Judío de Malta", y "Doctor Fausto". Después de completar Doctor Fausto, él murió algo misteriosamente, siendo apuñalado en lo que fue llamado una pelea. Se dice que El Judío de Malta es una dramatización de la carrera del doctor Frederigo López, antiguo médico del conde de Leicester. En 1593 López fue acusado de complotar para envenenar a la reina Elizabeth; él fue ejecutado en la horca en 1594. Algunos eruditos sostienen que la reina Elizabeth había estado secretamente casada con el conde de Leicester, Robert Dudley, y que ellos tenían dos hijos, Sir Francis Bacon, quien había sido adoptado por Sir Nicholas Bacon, y Robert, conde de Essex. López pudo haber participado en esos nacimientos, y su silencio protegería por lo tanto la sucesión al trono. Otros afirman que Bacon fue realmente la persona que escribió las obras atribuídas a William Shakespeare.

     Sir Francis Bacon introdujo la "nueva filosofía" en Inglaterra. Estaba basada en la teoría de la inducción y la "pirámide del conocimiento", todos los cuales eran conceptos místicos. Ellos eran los principios del Humanismo, declarados en una forma más "científica" o plausible. Entre 1350 y 1425 los gremios medievales se habían extinguido por decreto del gobierno, debido al temor de la aristocracia a demandas de salarios más altos. Bacon comenzó el renacimiento secreto de esos gremios, primero por medio del movimiento Rosacruz, que se dice que él fundó, y más tarde mediante los Masones Libres y Aceptados (Especulativos). Los Rosacruces, o Caballeros de la Rosa Cruz, exhibían su símbolo donde la vertical de la cruz era el símbolo de la vida, y la barra horizontal el símbolo de la muerte. El símbolo de la rosa significaba, en primer lugar, secreto en todas las cosas, y, segundo, el florecimiento de los genitales de la mujer. La secta fue conocida en Bohemia tan pronto como en 1615, donde un alquimista, el médico John Dee, organizó a sus seguidores.

     La importante obra de Francis Yates "La Filosofía Ocultista en la Época Isabelina" remonta algunas de las obras de Bacon al Manifiesto Rosacruz. Yates nota que las obras de Marlowe, con su examen despiadado de las fuerzas que estaban detrás del misticismo, pueden haber sido deliberadamente eclipsadas por las obras más místicas de Shakespeare. El Judío de Malta mencionó algunos de los secretos de Corte más sensibles de la época isabelina; Tamburlaine es una obra que expone a un tirano saturnino cuyo color era negro (cananeo), y una fulminación contra el poder dictatorial. Ésta puede ser su mayor obra, pero ha sido dejada aparte en favor de Doctor Fausto. Esta obra retrata abiertamente el proceso por el cual los cananeos adoradores de demonios, como agentes de Satán, se prometen a sí mismos al Diablo a cambio de riqueza terrenal y poder. La obra de Marlowe se ocupa del poder de conjuros, cánticos y fórmulas mágicas, y muestra el estudio del doctor Fausto adornado con los planetas y los signos del Zodíaco. Por otra parte, Shakespeare muestra que él había sido fuertemente influído por obras kabalísticas, como De Harmonica Mundi de Georgio. Su obra El Mercader de Venecia, aunque con frecuencia denunciada por su supuesto anti-judaísmo, realmente es una poderosa súplica por la tolerancia racial.

     En obras más recientes, los eruditos ingleses se han dado un gran trabajo para negar que sir Francis Bacon alguna vez hubiera tenido alguna conexión con el movimiento rosacruz o con los francmasones. Como éstas eran organizaciones muy secretas, parece raro que esos eruditos pudieran ser tan categóricos en sus desmentidos. Bacon, a quien le había sido dado el título de vizconde de Saint Albans, se convirtió en el Lord Chancellor de Inglaterra. Él fue más tarde sacado de ese cargo debido a intrigas de Corte encabezadas por Lord Buckingham. La Sociedad Real de Londres fue fundada 34 años después de la muerte de Bacon; en 1660 el obispo de Rochester y los otros fundadores rindieron un homenaje oficial a las obras de Bacon como la base de su Sociedad.

     El Diccionario de Inglés de Oxford ofrece algunas notas sobre los kabalistas durante ese período: «Scott, Monast.: "...Yo solía dudar de la existencia de kabalistas y rosacruces". [...] 1891, Rosie Cross: "Es comúnmente sostenido... que hay una cercana conexión... entre los alquimistas y los rosacruces". W. Taylor, Monthly Mag. VIII 797: "Los discípulos... han formado en iglesias una orden gnóstica esotérica o iluminada, más bien que congregaciones"».

     Esta cita es importante porque muestra que los Illuminati estaban penetrando las iglesias establecidas. La 9ª edición de la Enciclopedia Británica identifica a Ignacio de Loyola como el eslabón perdido entre estos grupos, el cual fundó la Orden jesuíta durante la fiesta de la Asunción de la Virgen el 15 de Abril de 1541 cerca de Roma; esa fecha es dada por algunas autoridades como 1534. Él había sido antes un estudiante en Salamanca; desde 1520 en adelante él fue miembro de una secta Illuminati en Salamanca llamada los Alumbrados; en 1527 él fue juzgado por una comisión eclesiástica debido a su pertenencia a esa secta, pero fue absuelto. En la Compañía de Jesús él estableció seis grados para avanzar, que son los mismos que en la masonería; sus doctrinas son similares a las de la Mishná judía.

     Cuatro logias se reunieron en la taberna Goose and Gridiron en Londres el 24 de Junio de 1717 para formar la primera Gran Logia de Inglaterra. Jacob Katz en su libro "Judíos y Francmasonería en Europa" dice que entre los miembros iniciales se incluía Méndez, De Medina, Álvarez y Baruch, la mayor parte de los cuales eran marranos. Durante el reinado de Elizabeth los rosacruces se habían organizado como masones, quizá bajo la dirección de Bacon. La Enciclopedia Judaica dice que el escudo de armas de la masonería inglesa fue diseñado por Jacob Judah Leon Templo. 1717 fue el año en que los Hanover subieron al trono de Inglaterra. Bajo el liderazgo del hijo de Jorge III, el duque de Sussex, las logias rivales de los "Antiguos" y "Modernos" fueron unidas entonces.

     Los miembros de la Sociedad Real, que habían rendido homenaje a Bacon, se unieron a los masones por medio de John Desaguliers, segundo Gran Maestro de Inglaterra. Elías Ashmole fue una importante figura en el crecimiento de la masonería inglesa. Él no sólo era una importante figura intelectual sino que también organizó diversos cultos de misterio dentro del sistema de la masonería. Juntos, Lord Acton y Ashmole controlaron la política exterior de William Pitt, así como a la Sociedad Real de Londres, precursora del Instituto Real de Asuntos Internacionales. El nombre de Ashmole sobrevive hoy como el prestigioso Ashmolean Museum en Oxford.

     El crecimiento de la masonería en Alemania ilustra el poder de la fuerza cananea que llevó al poder a los reyes Hanoverianos en Inglaterra. Su éxito se concentró en la carrera de Adam Weishaupt, nacido en 1748. A la edad de veintidós años él fue elegido para la cátedra de derecho consuetudinario en la Universidad de Ingolstadt; dicho cargo había sido ocupado por jesuítas continuamente desde 1750. Él fundó la Orden de los Illuminati el 1º de Mayo de 1776. Los otros fundadores fueron el duque de Brunswick, el Gran Duque Ernest de Gotha y el Elector de Hesse (cuya transacción con el rey Jorge III para proporcionar mercenarios de Hesse para derrotar a los revolucionarios estadounidenses fue el fundamento de la fortuna Rothschild).

     El 16 de Julio de 1782 Weishaupt formalmente fusionó la Orden de los Illuminati con los masones en el Congreso de Wilhelmsbad. Los grupos combinados ahora tenían más de tres millones de miembros, incluyendo algunos de los hombres más poderosos de Europa. Weishaupt era el testaferro ideal para esa organización, debido a su capacidad para formular ideas y su capacidad organizativa. Él escribió:

     "Los francmasones deberían controlar a todos los hombres de cada clase, nación y religión, dominándolos sin una compulsión obvia, uniéndolos mediante fuertes lazos, inspirándolos con entusiasmo para difundir ideas comunes y, con el mayor secreto y energía, dirigirlos hacia ese singular objetivo en todo el mundo. Es por medio de la intimidad de las sociedades secretas que esas opiniones serán formadas" (Múnich, 1765, citado por Barruel).

     Lejos de ser un idealista soñador o un fantasioso intelectual, Weishaupt fue apoyado en su plan para el poder mundial por muchos de los principales banqueros cananeos de Europa: Moses Mendelssohn de Alemania, Daniel Itzig de Viena, Friedlander, Mayer, Meyer Cerfbeer, Moses Mocatta, y los hermanos Goldsmid de Londres, Benjamin y Abraham. Permaneciendo detrás del escenario de las operaciones de Weishaupt, a la vez que financiando liberalmente el crecimiento de su movimiento, ellos funcionaron secretamente como el Consejo Patriarcal Soberano de Hamburgo, la suprema logia judía.

     Jacob Katz, en "Judíos y Francmasonería en Europa", 1970, declara que los masones alemanes se habían originado en la Orden de los Hermanos Asiáticos, de la cual el rico banquero Daniel Itzig era el líder. Itzig era también el sostenedor de Weishaupt. En 1811 la logia de Frankfurt de masones fue formada por Sigismund Geisenheimer (Geisenheimer era el asistente principal de Rothschild) y el rabino Zvi Hirsch, rabino principal de Frankfurt. Hirsch más tarde condujo el movimiento del judaísmo de la Reforma que formuló el programa político sionista. La logia de Frankfurt contaba entre sus miembros a todos los principales banqueros de Frankfurt, los Rothschild, los Adler, los Speyer, los Hanuer y los Goldschmidt. Ellos más tarde tuvieron reuniones conjuntas con el Sanedrín de París. El duque Carl von Hessen de Schleswig se convirtió entonces en el jefe de los masones alemanes. Como landgrave (conde), él administró la provincia de Schleswig para sus dueños ausentes, la monarquía danesa. Su principal emisario era un misterioso "Johnston", del que se ha dicho que era un judío apellidado Leicht, Leucht o Becker. Él fue detenido mientras estaba en una misión para el movimiento masónico, y murió mientras estaba preso en el castillo de Wartburg.

     Federico el Grande, mientras todavía era príncipe heredero, fue iniciado en la masonería en Brunswick en 1738. En 1761 él fue nombrado líder del Rito Escocés. Cuando joven él había visto a su padre degollar a su amante (de Federico) en un intento de obligarlo a abandonar sus prácticas homosexuales. Los líderes de la masonería-Illuminati eran conocidos como la Orden de la Observancia Estricta; ellos eran el príncipe Carlos de Hesse (Eques a Leoni Resurgente) y Von Haugwitz, el ministro de Federico conocido como "Eques a Monte dancti". Detrás de él estaba todavía otro grupo, conocido como "los Invisibles" o los Superiores Desconocidos, que hemos identificado antes como el Consejo Patriarcal Soberano.

     Desde su inicio, la alianza de los Illuminati y los masones tuvo un programa claramente definido:

(1) abolición de todo gobierno ordenado;
(2) abolición de la propiedad privada;
(3) abolición de la herencia;
(4) abolición del patriotismo;
(5) abolición de todas las religiones;
(6) abolición de la familia, la moralidad, y control de la educación de los niños;
(7) creación de un gobierno mundial.

     Este programa puede parecer familiar al lector; ha sido encontrado como las instrucciones de trabajo para cada movimiento revolucionario en el mundo desde 1782. Comunismo, movimientos de liberación, luchadores de la resistencia, todos obtienen su programa de este plan básico. Dicho programa también declara los objetivos del Humanismo secular en su ataque contra la familia y el plan para controlar la educación de los niños. Como los mensajes estaban siendo constantemente llevados de un lado a otro entre diversas ramas de los Illuminati, esas instrucciones le fueron incautadas a mensajeros capturados, y se hicieron conocidas por los gobiernos europeos. Incluso entonces, ninguna acción fue tomada, probablemente debido a cómplices en altos puestos.

     Además, había un importante escollo para convencer a las amenazadas poblaciones de la amenaza adicional que representaban los revolucionarios Illuminati: la presencia dominante de muchos de los banqueros más poderosos del mundo en el núcleo de la conspiración. Era demasiado pedirle al funcionario promedio, o incluso a un miembro del público, que creyera que los más prominentes aristócratas, terratenientes y banqueros del mundo estarían apoyando un programa de ese tipo. Seguramente los banqueros no abogarían por la confiscación de la propiedad privada. Seguramente los aristócratas no abolirían el derecho de herencia. Seguramente los terratenientes con enormes áreas cultivables no abogarían por la nacionalización de toda la tierra.

     El problema fue que nadie entendió que ése era el programa de los cananeos, que estaba destinado únicamente para robar y esclavizar al pueblo de Sem. Por supuesto, los banqueros cananeos no tenían la intención de confiscar su propia propiedad. Por supuesto la Nobleza Negra no tenía la intención de nacionalizar sus propias herencias. El programa Illuminati en ninguna parte declara que es un plan diseñado para superar la Maldición de Canaán, y que el plan Illuminati simplemente formaliza el Testamento de Canaán como un conjunto de instrucciones de trabajo. La exhortación de Canaán a sus herederos para "amar el robo, odiar a los señores" era ahora el programa de un grupo mundial de conspiradores. El pueblo de Sem sigue convencido de que los banqueros no financian al comunismo, y que la gente rica no renunciará a sus posesiones. El plan Illuminati-comunista continúa la batalla de los cananeos contra el pueblo de Sem. Hasta que ellos comprendan esto, el pueblo de Sem permanece condenado a la destrucción.

     Del cuartel central Illuminati en Frankfurt vinieron los males cananeos gemelos que han plagado desde entonces al mundo: el Sionismo y el Comunismo. La primera Internacional Comunista estuvo compuesta por Lionel de Rothschild, Heinrich Heine y Karl Marx. Weishaupt había muerto en 1830, a la edad de 82 años; él fue sucedido como cabeza de los Illuminati por Guiseppe Mazzini, el líder revolucionario italiano. Bajo el liderazgo de Mazzini, los Illuminati se movieron rápidamente hacia una política de acción más directa, de brotes revolucionarios y tentativas abiertas de derrocar y apoderarse de gobiernos.

     La Internacional Comunista fue el primer paso en ese programa de activismo. Al principio era simplemente conocida como la Liga de los Justos, una rama de los Illuminati. Ese grupo le encargó a Karl Marx que escribiera el Manifiesto Comunista en 1847, que fue publicado en 1848 y al que inmediatamente se le dio circulación mundial mediante las oficinas internacionales de la masonería. Durante toda su larga carrera política, Marx fue conocido por trabajar activamente tanto con los jesuítas como con los masones. En 1864 Marx organizó el Partido Internacional de los Trabajadores en Londres; en 1872 él lo trasladó a Nueva York, donde se fusionó con el Partido Socialista. Marx recibía un estipendio regular de parte de periódicos estadounidenses como columnista, empleo que había sido arreglado para él por los masones.

     Mazzini designó al general Albert Pike como cabeza de la masonería estadounidense en 1860; Pike sólo se había afiliado a los masones diez años antes. El 22 de Enero de 1870 Mazzini escribió a Pike acerca de su plan para establecer un supremo consejo gobernante de masones secretos de alto grado, que gobernaría a toda la masonería; sin embargo, a ninguna federación de masones le sería alguna vez permitido saber acerca del Consejo Supremo, un precepto que permanece en vigor aún hoy. La mayoría de los masones negarán enfáticamente que exista tal consejo en alguna parte en su estructura organizativa. Conocido como el Nuevo y Reformado Rito Paladiano, consistía en tres Consejos Supremos, con oficinas centrales en Charleston, Roma y Berlín. Los jefes de esos tres consejos se comunicaban diariamente por medio de su Arcula Mystica, la Caja Mágica, que era realmente un temprano desarrollo de la radio. En aquel tiempo había sólo siete de tales cajas existentes en todo el mundo.

     El otro brazo del movimiento revolucionario mundial era el Sionismo, que pretendía reclutar la fuerza internacional de los judíos en una campaña para establecer un Estado de Israel como el poder dirigente supremo del mundo. Ya que éste era también el objetivo jurado de la masonería —reconstruír el Templo de Salomón y llenarlo con toda la riqueza del mundo—, la aparición inicial del Sionismo llegó a través de la masonería. Fue primero conocido como "Judaísmo de la Reforma". Graetz en su Historia de los Judíos, v. 5, p. 674, sostiene que "La primera logia masónica judía, en Frankfurt-am-Main, fue el núcleo del movimiento judío de la Reforma". En 1842 la Sociedad de Amigos de la Reforma (del judaísmo) en Frankfurt publicó sus principios:

(1) la negación de la autoridad legal del Talmud babilónico, substituyéndolo en cambio por el Antiguo Testamento;
(2) la negación de que el Mesías los conduciría de vuelta a Jerusalén;
(3) el servicio del templo debía ser conducido en el idioma vernáculo;
(4) a las mujeres se les podía permitir ahora sentarse al lado de los hombres en la sinagoga, en vez de ser segregadas, como siempre ha sido requerido por el judaísmo ortodoxo.

     El judaísmo de la Reforma lanzó varios programas además del sionismo, como el ecumenismo, es decir, la cooperación activa con líderes y fieles de otras creencias; y el feminismo, o la igualdad de los sexos; pero su concepto más importante, que el Mesías nunca aparecería en la Tierra para llevarlos de vuelta a Jerusalén, abrió la puerta para la búsqueda de ese objetivo mediante el activismo político, es decir, el sionismo.

     El programa inicial del sionismo político fue primero mencionado por el rabino Hirsch Kalisher, un socio cercano de Mayer Amschel Rothschild en Frankfurt. Sir Moses Montefiore y Adolphe Cremieux, fundador de la Aliance Israelite Universelle, dieron un renovado ímpetu al nuevo movimiento. Sus objetivos fueron enormemente publicitados por la obra de Moses Hess, un cercano amigo de Karl Marx. Esto es irónico, en vista del hecho de que el actual gobierno soviético profesa estar ideológicamente opuesto al sionismo. Moses Hess se hizo conocido como "el padre del sionismo". Theodor Herzl, un periodista que fue enormemente influído por los escritos del anterior, se convirtió al activismo, y él es conocido ahora como "el fundador del Estado sionista". La Encyclopaedia Judaica dice que Moses Hess era un socialista y nacionalista judío que lideró el movimiento de la Reforma, pidiendo la colonización de Palestina. Su obra principal, "Roma y Jerusalén", que tuvo amplia circulación, fue el libro que tuvo gran impacto sobre Theodor Herzl.

     En 1860 el rabino Kalisher albergó una reunión secreta en su casa en Toruń (Polonia) para resumir las lecciones que habían sido aprendidas desde la Revolución de 1848. Esa revolución había sido planeada para derrocar a todos los gobiernos de Europa y sustituírlos por gobiernos comunistas. Tuvo éxito sólo en unos pocos casos aislados, como Venecia, donde Daniel Manini estableció un gobierno comunista. De la reunión de Toruń provino el libro de Kalisher "Drishal Zion", de 1861, y más tarde, "Roma y Jerusalén" de Moses Hess. Esas dos obras fueron en gran parte responsables de convertir a los judíos de Europa al programa sionista, el objetivo político de restaurar Palestina para el pueblo judío.

     Uno de los conspiradores que estuvo presente en esa reunión de 1860 filtró el registro de las actas a un escritor llamado Maurice Joly. El culpable se cree que fue un tal E. Laharane, un confidente de Adolphe Cremieux, jefe de la influyente Aliance lsraelite Universelle. Un poder en la política francesa, Cremieux había obtenido para Laharane el puesto de secretario privado de Napoleón III. Joly más tarde publicó las actas bajo el título de "Diálogo en el Infierno entre Maquiavelo y Montesquieu", la versión más temprana del libro que ahora circula bajo el título de "Los Protocolos de Sión". El material tenía muchos paralelos con gran parte del texto del libro de Kallisher, "Drishal Zion", y con el Discurso del Rabino entregado por Goedsche en 1868. También coincidía con las actas del sínodo judío de Leipzig de 1869. La Conferencia en Kattowitz de Hoveve Zion en 1884 también coincide con el primer grupo de documentos que aparecieron como los Protocolos de Sión; los papeles de Kattowitz habían sido extraídos de la Logia Mizraím de París por un tal Joseph Schorst-Shapiro. Él los vendió a la señorita Justine de Glinka, quien los hizo llegar al ministerio ruso del Interior, donde fueron recibidos por un general Orgewsky.

     Poco después, Schorst-Shapiro fue asesinado en Egipto. La Conferencia de Odessa de Hoveve Zion y B'nai Moshe, conducida por Ashed Ginsberg (Ahad Haam), y la posterior permanencia de él en París en 1894, fue seguida de la aparición de los Protocolos como ellos son conocidos ahora; ellos fueron publicados por Philip Stepwoff en Moscú. Éste esencialmente era el mismo conjunto de documentos que más tarde publicaría Sergei Nilus en 1905. Extractos de las conferencias leídas en las logias de la B'nai B'rith en Nueva York en reuniones secretas también fueron copiados y puestos en las manos del cónsul general ruso en Nueva York. Esos extractos coincidían en todos los puntos con la versión de 1895 de los Protocolos y con lo extraído del primer Congreso de Basilea en 1897. Ellos también fueron publicados por B. Butmi en 1901. Fue por causa de estos antecedentes bien establecidos que los Protocolos fueron denunciados como "falsificaciones", es decir, como copias no autorizadas.

     A causa de su bien publicitado programa revolucionario, la masonería fue repetidamente prohibida por los gobiernos europeos, pero nunca en Estados Unidos, donde ha ejercido el poder político desde 1776. Ella fue repetidamente denunciada por el Papado. Holanda prohibió la masonería en 1735; Alemania en 1738; Zúrich en 1740; Berna en 1745. Rusia prohibió a la masonería por vez primera en 1792, otra vez en 1822, y el gobierno soviético en 1922. El 28 de Abril de 1738 el Papa Clemente VII publicó la bula "In Eminenti Apostolatus", que condenaba a la masonería por su naturalismo y su demanda de juramentos. Benedicto XIV condenó a la masonería en su edicto "Providas", del 18 de Mayo de 1751; Pío VII en "Ecclesiam", el 13 de Septiembre de 1821; León XIII, en "Quo graviora", el 13 de Marzo de 1825; Gregorio XVI, en "Mirari", el 15 de Agosto de 1832; Pío IX en seis edictos separados fechados en 1846-1873; y León XIII publicó cinco edictos condenando a la masonería entre 1882 y 1902. El general Pike respondió llamando al Papado "un enemigo mortal y traicionero" en su carta al Gran Maestro italiano Timoteo Riboli. "El Papado ha sido durante mil años el torturador y la maldición de la Humanidad, la impostura más desvergonzada, en su pretensión al poder espiritual de todas las épocas".

     A pesar de esos edictos, el católico duque de Norfolk se convirtió en el Gran Maestro de los masones ingleses en 1730; el católico vizconde Montagu, noveno Lord Petre, que era el líder de los católicos ingleses, fue también el Gran Maestro de Inglaterra entre 1772 y 1777. El 19 de Marzo de 1902, en el quinto de sus edictos condenando a la masonería, el Papa León XIII dijo: "La masonería es la personificación de la Revolución... cuyo objetivo es ejercer un señorazgo oculto sobre la sociedad y cuya única razón de ser consiste en emprender la guerra contra Dios y su Iglesia". Qué pena que el Papa León XIII no haya sabido acerca de la Maldición de Canaán, o que la masonería era simplemente la rebelión de Satán contra Dios, que estaba siendo llevada a cabo en el siglo XX por los descendientes del primero, los cananeos.

     Los líderes de la masonería inglesa durante el siglo XIX fueron el duque de Sussex, el hijo más joven del rey Jorge II, en 1813-1843; el conde de Zetland, en 1843-1870; el marqués de Ripon, en 1870; el conde de Limerick, en 1871; el príncipe de Gales, más tarde rey Eduardo VII, en 1874; Hugh David Sandeman, de la prominente familia importadora de vinos, en 1895; Lord Ampthill, en 1908; y el duque de Connaught, hasta 1938. Todos éstos eran aristócratas de primer rango; el conde de Zetland se casó con la hija del conde de Scarborough, designado más tarde virrey de Irlanda entre 1889 y 1892; él era el cuñado del duque de Westminster, el hombre más rico en Inglaterra; el segundo marqués de Zetland, Lawrence Dundas, llevó la Espada de Estado en la coronación del rey Jorge VI; él fue también gobernador del Banco Nacional de Escocia, presidente del National Trust, y gobernador de Bengala; él encabezó las Conferencias de la Mesa Redonda de 1930-1932, fue Secretario de Estado para India entre 1935 y 1940, fue admitido en la Orden de San Juan de Jerusalén, y escribió las biografías de dos importantes figuras de Inglaterra, Lord Cromer, jefe de la casa bancaria Baring Brothers, y Lord Curzon, gobernador general de la India.

     El marqués de Ripon, George Frederick Samuel, nació en Downing Street Nº 10 mientras su padre era el Primer Ministro; él llegó a ser Secretario de Guerra y Secretario para India bajo Lord Palmerston, y fue designado Primer Lord del Almirantazgo bajo Gladstone. Él fue Secretario Colonial en 1892-1895, Lord del Sello Privado en la Cámara de los Lores, y líder del Partido Liberal, en 1905-1908. Su nombre es conmemorado en Estados Unidos por la Sociedad Ripon, un grupo de Republicanos "liberales" que han ejercido considerable influencia desde detrás del escenario sobre las políticas del Partido Republicano.

     El actual conde de Limerick, Patrick Pery, es el vicepresidente de la casa bancaria internacional Kleinwort Benson.

     El segundo marqués de Ripon dimitió como Gran Maestro en 1894 y se integró a la Iglesia Católica; él fue el tesorero de la casa de la reina Alexandra (la esposa del rey Eduardo VII) entre 1901 y 1923; él era el cuñado del conde de Pembroke, y se casó con la viuda del cuarto conde de Lonsdale.

     El padre de Lord Ampthill, Odo W. Russell, sirvió en la oficina de Lord Palmerston en 1850-1852; sirvió en la legación de Florencia entre 1957 y 1970, y fue considerado como un embajador no oficial ante el Vaticano durante aquellos años. Él más tarde sirvió como embajador británico en Viena y Berlín. El segundo barón Ampthill fue el Gran Maestro de los masones ingleses desde 1908 hasta su muerte en 1935. Ésta es la misma familia Russell que tiene el título de duques de Bedford, incluyendo a Bertrand Russell, el más famoso humanista del siglo XX. El segundo barón nació en Roma mientras su padre servía allí; él llegó a ser presidente de la Unión de Oxford; él se casó con la hija del conde de Beauchamp (su padre tenía el título de Lord of the Cinque Ports); su esposa era dama de honor de la reina María; él era también cuñado del duque de Westminster; se integró a la Orden de San Juan de Jerusalén, y sirvió como Gran Maestro de la logia que había sido formada en el Banco de Inglaterra, la Logia Nº 263. Él escribió la "Historia de la Logia del Banco de Inglaterra" y fue designado jefe de los masones de Madrás, India, antes de convertirse en el Gran Maestro de Inglaterra; él sirvió además como secretario privado de J. Chamberlain, gobernador de Madrás y virrey de la India.

     Los antecedentes de estos Grandes Maestros demuestran que la masonería inglesa siempre tuvo acceso a los círculos más altos del gobierno; Disraeli, un masón, llegó a ser Primer Ministro; él se refirió a "determinados hombres de la masonería", significando a aquellos masones a los que se les asignaba realizar las cruciales tareas de asesinato.

     Uno de los cananeos que llegó a ser renombrado como un importante economista inglés, y que todavía disfruta de una amplia influencia en Estados Unidos, fue David Ricardo (1772-1823), el tercer hijo de Abraham Israel, que era un miembro sustancial de la comunidad judía en Amsterdam. Israel emigró a Londres con Guillermo III, y más tarde llegó a ser uno de los miembros más ricos de la Bolsa de Londres, donde trabajó estrechamente con sus congéneres emigrados. Su hijo, David, llegó a ser un amigo íntimo de Lord Nathan Mayer Rothschild, especulando fuertemente en valores del Estado por consejo de Rothschild. Juntos, ellos se beneficiaron enormemente del golpe financiero que resultó de tener noticias tempranas sobre el resultado de la batalla de Waterloo.

     David Israel, ahora conocido como David Ricardo, comenzó a escribir sentencias económicas destinadas a convertirse en la palabra final acerca de cuánto debería pagársele a la clase obrera. Él desarrolló una fórmula que se hizo conocida como el "salario de subsistencia", que dictaba que el trabajador nunca debería recibir más que el escaso mínimo necesario para su subsistencia. Si sus salarios debieran ser aumentados, el gobierno se encargaría de ocuparse de ello aumentando prontamente sus impuestos (¿le suena esto familiar a algún estadounidense?).

     Los cananeos en Estados Unidos desarrollaron una nueva vuelta de tuerca con el impuesto retenido, que aseguraba en primer lugar que el trabajador nunca recibiría sus salarios; él sólo recibiría una parte mutilada, de la cual los cananeos ya habían descontado "su" parte, que es la máxima de Ricardo, que también se hizo conocida como "la ley de hierro de los salarios", donde hierro significa que de ninguna manera el trabajador nunca sería el beneficiario de algún arrebato de generosidad, y que le sería permitido sólo un pequeño aumento.

     Cuando Rita Ricardo-Campbell, esposa del director de la Hoover Institution, y descendiente directa de David Ricardo, fue a Washington como un miembro clave del personal de Reagan, la revolución humanitaria anti-comunista de Reagan, ella se convirtió en consejera de Reagan en cuanto a pagos y pensiones de la Seguridad Social. Las teorías económicas de Ricardo acerca de salarios y trabajo también habían sido recibidas entusiastamente por Karl Marx, quien las adoptó como las pautas por las cuales los trabajadores esclavos de la Rusia soviética son gobernados hoy [1987].

     El libro de Stephen Knight "The Brotherhood" revela muchos detalles interesantes sobre la Francmasonería inglesa. Él indica que la Ley de las Sociedades Ilegales de 1799 requería que los masones podían tener reuniones sólo si los nombres de los miembros eran entregados a los jueces de paz locales; ese requerimiento nunca ha sido cumplido. Knight dice que la reina Elizabeth es la actual Gran Patrona de la masonería inglesa. Una de sus revelaciones más sorprendentes es la información que dice que entre un 50 y un 70% de todos los jueces ingleses son masones. Los abogados encuentran que ellos deben integrarse a los masones si esperan conseguir algún cliente. "La Sociedad de Abogados es una de las instituciones más masónicas en el mundo", señala Knight. El 90% de sus miembros son masones. Esto crea grandes injusticias, porque la Sociedad de Abogados es el juez final en cuanto a quién recibirá ayuda legal y a quién le será negada. Un no-masón no tiene ninguna posibilidad de recibir ayuda legal en un pleito judicial contra un masón. Esto es típico del Testamento de Canaán: la conspiración secreta contra todos quienes no sean miembros de la tribu.

     La conspiración masónica que echa un manto sobre los procedimientos jurídicos en Inglaterra es sólo una manifestación de su influencia siniestra. Durante la época isabelina, la fascinación por lo oculto apareció en muchas organizaciones clandestinas; y luego apareció en la época victoriana. La brujería se generalizó, hasta en los círculos más altos de la sociedad, con sus rituales que ponían énfasis en drogas y plantas que alteran la mente, y en joyería satánica. Las orgías y los sacrificios de sangre eran realizados discretamente en el centro de los barrios pobres de Londres, y en remotas propiedades ancestrales.

     Uno de los más publicitados de esos grupos fue la Sociedad Hermética del Amanecer Dorado, fundada en 1887 por tres miembros de la Sociedad Rosacruz. Todos los tres eran masones de alto grado, y conocidos como kabalistas: A. F. A. Woodford, el doctor Wynn Westcott, un médico de Londres, y un escocés llamado Samuel Liddell Mathers. Al grupo pronto se unió William Butler Yeats, el poeta, y Aleister Crowley, quien se haría mundialmente conocido por su práctica de la magia negra. El objetivo de la Sociedad Hermética era adorar a las diez sephiroth, que es la Kábala, de modo que ellos pudieran ser dotados entonces con poderes mágicos y pudieran llamar a fuerzas sobrenaturales como sus aliados. Los miembros establecieron Grados como sigue: Neófito, cuatro grados; Sub-Orden, cuatro grados; y la Tercera Orden, cuatro grados.

     Yeats, el destacado poeta irlandés, posteriormente afirmó que él se había unido al grupo a fin de contrarrestar la magia negra de Crowley con su propia magia blanca. Crowley es famoso como el satanista más dedicado del siglo XX. Él una vez bautizó a un sapo con el nombre de Jesucristo, y luego lo crucificó lentamente, deleitándose con su agonía. Se dice que él participó en 150 asesinatos rituales, la mayor parte de los cuales era de niños. Las víctimas eran por lo general asesinadas con un cuchillo de plata. En sus "Confesiones" él escribe:

     "En Méjico yo era conocido por el nombre de Bestia 666. Tuve un encuentro con un anciano llamado don Jesús Medina, un descendiente del gran duque de Armada, y uno de los jefes más altos de la masonería del Rito Escocés. Siendo ya profundos mis conocimientos kabalísticos según los actuales estándares, él me consideró digno de la iniciación más alta que estuviera en su poder conferir; se obtuvieron poderes especiales en vista de mi estancia limitada, y fui trasladado rápidamente y admitido en el 33er y último grado antes de que yo dejara el país".

    ¡Así el principal satanista de este siglo fue confirmado como un masón de grado 33!.

     La señora Blavatsky se hizo famosa como la organizadora de la Teosofía. Ella desarrolló esa sociedad después de una estancia en India; los capítulos indios más tarde quedaron con su reputación dañada debido a la detención de sus miembros por la práctica del homosexualismo. Ella entonces se trasladó a Gran Bretaña, donde fundó la Sociedad Teosófica allí, la precursora del grupo estadounidense del mismo nombre. Ella también fundó la Sociedad Hermética. Su ayudante principal en la Sociedad Teosófica, una organización kabalística, era la señora Annie Besant, que también es conocida como una de los fundadores de la Sociedad Fabiana en 1884. Los co-fundadores de la Fabian Society eran todos masones; ellos eran George Bernard Shaw, Lord Haldane, Ramsay MacDonald, y Sidney y Beatrice Webb. El grupo tomó su nombre del general romano Fabius, que fue celebrado por su estrategia deliberada y de largo alcance. El plan fabiano era esperar, tal como Fabius Cunctator había esperado para atacar a Aníbal, esperar el momento oportuno.

     En Inglaterra, los Fabianos propusieron usar la estrategia del general romano para imponer gradualmente un gobierno socialista tiránico sobre la gente de Inglaterra mediante una retorcida planificación de largo alcance. Ese enfoque conspirativo ganó para los fabianos el apodo de "los jesuítas del socialismo". Como parte de su estrategia, en 1890 Annie Besant llegó a ser la principal agitadora en la industria textil inglesa, que estaba centrada en Lancashire. Durante los años '30 los fabianos organizaron una fuerza de choque llamada la PEP, iniciales de Planificación Política y Económica, que estaba encabezada por Israel Moses Sieff, el multimillonario líder del gigantesco Imperio de venta al detalle Marks and Spencer. En 1931 Sieff distribuyó un documento a los miembros principales de la PEP, que estaba etiquetado como "estrictamente confidencial". El programa delineado incluía artículos como

     "Nos guste o no, el agricultor individualista será obligado por los acontecimientos a someterse a cambios de largo alcance de perspectiva y métodos. Él recibirá instrucciones en cuanto a la cantidad y la calidad de sus productos. Él será menos libre de tomar arbitrarias decisiones de comercialización para su propio negocio... La economía planificada debe claramente implicar drásticos aumentos de intrusiones sobre el derecho de propiedad de la tierra. Lo que se requiere... es la transferencia de la propiedad de grandes áreas de tierra".

     Este programa de la PEP fue presentado más tarde como un libro de texto preparado por G. D. H. Cole, "Principios de Planificación Económica", en 1935. El libro presentaba el compás y la escuadra de la Francmasonería muy a la vista decorados en la tapa, aunque nada en el libro identificara el papel de los masones en el programa.

     Los adinerados directores de la PEP no tenían la intención de transferir la propiedad de sus propias grandes áreas de tierra, o la de los Imperios comerciales que ellos controlaban. Ellos simplemente querían apoderarse de las tierras de sus competidores e imponer ruinosas regulaciones a sus rivales; en suma, robar y arruinar a todos salvo a su propio pequeño círculo de cananeos.

     Los líderes más activos de la PEP eran lumbreras tales como el vizconde Astor, Sir Herbert Samuel (el gobernador de Palestina), Sir Herbert Simon, Sir C. M. Joad, el profesor Gilbert Murray, y el director del Balliol College de Oxford. Todos ellos eran masones y también miembros del Instituto Real de Asuntos Internacionales. Ellos estaban estrechamente aliados con un grupo llamado el Compañerismo Mundial de las Religiones. El segundo Congreso Internacional de ese grupo, que se reunió en Londres en 1936, incluyó entre sus oradores a Canon Barry, capellán del rey Eduardo VIII, y al ex-obispo Montgomery Brown. Brown dijo a la audiencia:

     «La URSS es sólo el precursor del Estado Comunista Internacional, que absorberá gradualmente a todos los Estados capitalistas. Si algún gobierno, Iglesia o institución se opone o se interpone en el camino del Estado comunista, ellos deben ser despiadadamente derrocados y destruídos. Si la Unidad Mundial debe ser alcanzada, debe ser mediante el Comunismo Internacional, al que sólo se puede llegar por el slogan "Expulsad a los dioses de los cielos y a los capitalistas de la Tierra". Entonces, y sólo entonces, existirá un completo Compañerismo Mundial de las Religiones».

     Ésta es una declaración concisa de las ambiciones de la conspiración cananea internacional: desterrar a los dioses, la rebelión de Satán contra Dios. La Maldición de Canaán no había cambiado sus lemas en tres mil años de Historia registrada. El rabino Ben-Mozeg dijo ante el Compañerismo Mundial:

     "Lo que es cierto es que la teología masónica es en el fondo sólo teosofía, y corresponde a la de la Kábala... Aquellos que se tomen la molestia de examinar con cuidado la conexión entre judaísmo y masonería filosófica, Teosofía, y los Misterios en general... dejarán de sonreír ante la sugerencia de que la teología kabalística puede tener un papel que jugar en la transformación religiosa del futuro. Ella contiene la clave del problema religioso moderno".

     Aquí otra vez los cananeos nos ofrecen la solución a todos los problemas: retorno a la adoración de Baal, puesta al día en el siglo XX, para que entremos en una transformación religiosa. Ésta es la taza de cicuta que los Fundamentalistas nos ofrecen.–


No hay comentarios:

Publicar un comentario