BUSCAR en este Blog

jueves, 14 de julio de 2016

Eustace Mullins - La Maldición de Canaán (3)



     Del libro The Curse of Canaan (La Maldición de Canaán, 1987) del investigador estadounidense Eustace Mullins, ofrecemos a continuación en castellano su capítulo tercero (Humanismo Secular), continuando dos entradas anteriores. Aquí el autor traza una genealogía de la actualmente predominante doctrina del Humanismo, que fundamentalmente se plantea como un adversario, en tanto centrado en intereses materiales del hombre, de la cosmovisión metafísica o religiosa de pueblos distintos de los cananeos, a los que a través de la Historia el señor Mullins en este libro les sigue la pista a ellos y a sus transformaciones políticas y culturales.




Capítulo 3
HUMANISMO SECULAR


     La Orden Masónica de los Cananeos ha prosperado porque ha elegido sus vehículos de propaganda con gran cuidado. Quizá el más eficiente de éstos, uno que ha convertido a su obra a un gran y expresivo segmento de la Iglesia cristiana, es el humanismo secular. La premisa básica del humanismo secular es que los intereses humanos deberían tener prioridad por sobre todas las cosas. A causa de su insistencia en que los "intereses del gobierno" son el instrumento primario para poner en práctica el bien de los intereses humanos, el humanismo secular se ha convertido en el abogado primario del estatismo, o gran gobierno, lo que significa, por supuesto, un gobierno totalitario. Esta implementación por parte de burócratas gubernamentales siempre pone a los "intereses humanos" contra los "intereses espirituales". Los intereses espirituales son pronto dejados aparte. El humanismo secular es más propiamente el humanismo de los asuntos temporales, los asuntos de este mundo. Para aquellos que creen que no hay ninguna vida después de la muerte, es de suprema importancia mantener el control total a través de toda esta vida, creyendo que no hay ninguna otra. Aquellos que creen en la vida futura, por otra parte, son tentados para ser demasiado tolerantes de los ultrajes en la Tierra, suponiendo que las cosas serán mejores en el siguiente mundo.

     Muchas personas confunden en sus propias mentes el término "humanitarismo" con el del humanismo. El humanismo nunca es humanitario; su ejemplo más ampliamente percibido en el siglo XX son los campos de exterminio de la Rusia soviética, donde aproximadamente 66 millones de almas han fallecido. El humanitarismo resulta de la compasión y del deseo de aliviar el sufrimiento de los demás. El humanismo, por otra parte, derivándose directamente de la adoración de demonios y el asesinato de niños en la antigua Babilonia, tiene como su objetivo último provocar el sufrimiento en sus enemigos, o en cualquiera que perciba como un enemigo. Las agencias sociales humanísticas en Estados Unidos degradan y humillan continuamente a las personas que ellos afirman "ayudar". El Servicio de Impuestos Internos (IRS) es la agencia humanística sobresaliente en Estados Unidos; su objetivo es redistribuír la riqueza de los ciudadanos hacia receptores "más merecedores"; muy a menudo dichos receptores son residentes en tierras extranjeras, a los cuales no les gustaría nada mejor que ver a Estados Unidos destruído.

    El humanismo siempre tiene una dirección política específica. Su objetivo es usurpar y sustituír las instituciones políticas del hombre, y establecer en su lugar un tipo permanente de socialismo, en el cual "el bien de la Humanidad" será administrado por la burocracia de un Estado totalitario. El "Estado benefactor" que ha sido establecido en tantas naciones occidentales es un paso gigantesco en el camino que conduce a ese objetivo.

     A pesar de las muchas referencias al humanismo secular tanto por sus abogados como por sus opositores, uno rara vez oye alguna discusión concreta sobre lo que es el humanismo secular, o sobre sus fuentes. Esto es particularmente sorprendente, porque tanto sus orígenes como su historia están fácilmente disponibles en fuentes de referencia estándar. Además, los abogados más elocuentes del humanismo secular a menudo se encuentran en la Academia, donde la erudición es un estilo de vida, y donde este asunto ofrece muchos tentadores caminos de investigación.

     En la presente obra, este escritor no había esperado ocuparse del tema del humanismo. En efecto, cuando comencé la investigación de la demonología de la Historia, parecía improbable que el humanismo aparecería jugando algún papel. Como la mayor parte de otros investigadores, yo había dejado de considerar un aspecto esencial del humanismo. Por la revelación de este aspecto particular, estamos en deuda con un emigrado ruso, Vladimir Voinovich. Él cita a A. Surkov, un orador en el Primer Congreso de Escritores Soviéticos: "Los poetas de una manera u otra pasan por alto un cuarto aspecto del humanismo, uno expresado en el concepto severo y hermoso del ODIO". En efecto, la mayor parte de los escritores dejarían de percibir que el odio es un aspecto vital del humanismo. Quizás es más obvio en la Rusia soviética que en otros países. Voinovich continúa caracterizando al odio como quizá el componente más importante del humanismo.

     Pero ¿cómo es posible esto?, ¿cómo podría el humanismo, la colocación de los intereses de la Humanidad por encima de las preocupaciones espirituales, el mejoramiento de la Humanidad mediante la negación de cualquier papel espiritual en el desarrollo del hombre, y la concentración estrictamente en "sus propios" intereses humanísticos, contener el ingrediente fundamental del odio? Sólo alguien experimentado en los horrores del moderno Estado soviético podría estar calificado para identificar al odio como el principal ingrediente del humanismo. El gobierno soviético, el administrador del Estado más humanista del mundo, ha asesinado aproximadamente a 66 millones de sus propios ciudadanos desde la Revolución bolchevique, según su principal escritor, Aleksander Solyenitsin. Todo esto ha sido hecho en nombre del "realismo socialista", o humanismo.

     El ingrediente esencial del humanismo, el odio, puede ser remontado directamente hasta su fuente, los demoníacos adoradores de Baal en la Historia antigua, los cananeos que complacían su apetito por el sacrificio humano en nombre de la "religión", el canibalismo en el rito de honrar a sus dioses, y el asesinato de niños en nombre de Moloc. Éstos son los mismos cananeos que manejan las grandes naciones del mundo hoy, y quienes ansiosamente esperan más de las masacres que ellos han perpetrado en el siglo XX, y que han hecho de nuestra época el escenario de los mayores asesinatos de masas en la historia de la Humanidad.

     Las demoníacas fuentes del humanismo son reflejadas no sólo en su negación de Dios y en la afirmación kabalística de que Dios no desempeñó ningún papel en la creación real del mundo, sino también en su inspiración filosófica, que proviene únicamente de Satán y sus malvadas actividades. Como I. M. Haldeman escribe, "Todo el mundo del espíritu está conmovido con la sabiduría del ángel caído. Los espíritus de la zona oscura están apareciendo en un período espiritista... El espiritismo es sólo el agente en las manos de aquel gran ángel caído que todavía retiene el título de príncipe y dios de este mundo, que de larga data está determinado a realizar y ejercer". De esta manera vemos que muchísimas personas, espiritistas, espiritualistas y otros similares, creen que Satán tiene el control de este mundo. A juzgar por sus acciones, los humanistas también parecen creer esto. Ciertamente ellos no habrían desarrollado un odio a la vida como un ingrediente principal de su filosofía si no hubieran adoptado la práctica del satanismo.

     Cuando examinamos la larga historia del humanismo, y remontamos sus manifestaciones desde el mundo antiguo hasta el presente, encontramos singulares constantes que aparecen en todos sus diversos períodos históricos. La primera, por supuesto, era el mundo cananeo de Baal y Astoret, con su foco en los métodos demoníacos de adoración. En sus manifestaciones posteriores, probablemente debido al aumento de la resistencia pública, aquél tomó una coloración protectora de disfraz "intelectual". Baal se convirtió en el doctor Fausto. Los altares humeantes de los cananeos fueron obscurecidos por un énfasis creciente en el discurso filosófico.

     La primera de esas "escuelas de humanismo" fue la de Pitágoras (582-507 a.C.). La escuela pitagórica, que fue establecida en Crotona, funcionó como una "escuela de misterio", es decir, una escuela en la cual los aspectos de "misterio" de la filosofía eran enfatizados ante un grupo limitado de "iniciados" cuidadosamente elegidos. La ecuación pitagórica estaba basada en el dualismo de los primeros principios, el limitado, o fuente de lo definitivo, y el ilimitado, o fuente de la división. En efecto, aquélla fue la primera escuela de dialéctica, una forma de enseñanza que debía alcanzar su apogeo con la obra del siglo XIX de Hegel, y su discípulo más famoso, Karl Marx.

     La escuela pitagórica también presentó muchos preceptos que en siglos posteriores aparecerían en el Libro del Zohar, la Kábala. Uno de esos preceptos era la numerología, una tentativa de concentrarse en el universo como una ecuación matemática, y así, de elaborar, o descubrir, una fórmula mágica que daría el control de él. Los pitagóricos presentaron la tetraktys, el sagrado número diez, al que llegaron sumando los cuatro primeros números.

     La escuela pitagórica en Crotona tiene una interesante correlación en nuestro propio tiempo. Durante los años '30, la oficina central estadounidense de la Sociedad Teosófica estaba en Krotona, California. Si esa ciudad fue deliberadamente nombrada a partir de la ciudad pitagórica no es conocido.

     El Teorema de Pitágoras o metafísica de los números influyó enormemente en Platón. Aunque él sea conocido por nosotros principalmente como un filósofo, él ejerció una considerable influencia política durante toda su vida adulta. Él era el líder reconocido de una facción política del Mediterráneo que estaba opuesta a la expansión del Imperio persa. Platón condujo el desarrollo de una élite que podría llevar de vuelta a los griegos al dominio político en el Mediterráneo. La influencia de los pitagóricos hizo que él desarrollara un programa muy parecido al de los masones de hoy, una élite secreta que podría ejercer su influencia desde detrás del escenario, pero siempre dedicada a su propio programa oculto, cuyos principios eran conocidos sólo por una élite.

     Platón apoyó a Dionisio I, gobernante de Siracusa, como el líder de las fuerzas de una coalición griega. Dionisio se convirtió en el modelo de Platón para su futuro rey-filósofo. A cambio, el cuñado de Dionisio, Dión, dio dinero a Platón para que estableciera su escuela de filosofía, avanzando fondos para construír un grupo de edificios que son conocidos ahora por la Historia como el Bosque de la Academia. Fue en esos edificios, en las afueras de Atenas, que Platón escribió "La República" como una guía para los humanistas del futuro, de modo que ellos pudieran conseguir el control total de su sociedad. Platón después aconsejó a Dionisio II en su guerra sagrada contra Delfos. Durante esa guerra, el Templo de Apolo fue capturado, incluyendo las enormes cantidades de oro que habían sido almacenadas allí. Platón más tarde escribió el diálogo "Timeo" como una elegía para su mentor, Dión.

     Tanto Platón como Pitágoras creían en la doctrina de la transmigración de las almas, una teoría favorecida en el misticismo. Platón permanece como la figura más importante en el desarrollo del humanismo, porque, casi sin ayuda, él lo transformó desde ser un credo basado en la demoníaca adoración de Baal, a una más respetable "escuela de filosofía", un proceso que había sido iniciado por Pitágoras. Sin embargo, el humanismo siguió siendo un credo que estaba dedicado a la conspiratoria esclavitud de la Humanidad por parte de una élite secreta, que se consideraba especialmente "elegida", y gnóstica, es decir, conocedora, en contraste con los no-conocedores. Si bien ha llegado a involucrarse cada vez más en los aspectos seculares de la sociedad, el humanismo ha permanecido fiel a sus preceptos básicos, que consisten en una mezcla de las doctrinas de los principales cultos de "misterio": el panteísmo, la adoración de la Naturaleza, el gnosticismo (que es siempre una manifestación de satanismo, irrefutablemente basado en el conocimiento de los secretos), y el hermetismo.

     Fue la amenaza de parte de esas doctrinas lo que hizo que Cristo publicara su famosa advertencia: "Cuidaos de los falsos profetas, que se acercan a vosotros vestidos de oveja, pero interiormente ellos son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos?" (Mateo 7:15-16). El humanismo es el lobo vestido con piel de oveja. Él viene anunciando su compasión por la Humanidad, su preocupación por la persona sin hogar y por el pobre, pero, como dice Cristo, por sus frutos los conoceréis. No pregunte lo que ellos tienen la intención de hacer. Averigüe lo que ellos hacen. De esta manera, usted no tratará de recoger uvas en los espinos, o higos en los cardos.

     La filosofía hermética se remonta a Hermes Trimegisto, el nombre griego para el dios egipcio Thoth, dios de la sabiduría y las letras. El nombre mismo significa "tres veces armado", siendo el principio que el que tiene más información que los otros tienen la mayor protección. Francis Yates indica en "Giordano Bruno y la Tradición Hermética": "La teoría de la animación universal es la base de la magia. La secuencia Hermética por excelencia es la alquimia. La famosa Tabla Esmeralda, la biblia de los alquimistas, es atribuída a Hermes".

     A pesar de los esfuerzos de los líderes cristianos para acabar con la herejía, la Edad Media fue abundante en muchas formas de superstición y magia negra. Mientras los alquimistas procuraban transformar metales viles en oro, una nueva dialéctica del misticismo, la Kábala, se convirtió en una fuerza potente a través de toda Europa. "Kábala" simplemente significa "tradiciones". Fue formulada como el Libro del Zohar, escrito por el místico judío Moisés ben-Shemtob de León en 1280 d.C. como un midrash [comentario] sobre la ley básica.

     La leyenda decía que cuando Dios dio la Ley a Moisés, aquél también le dio una segunda revelación en cuanto al sentido secreto de la Ley. Estuvo prohibido durante siglos poner por escrito ese significado secreto; fue transmitido oralmente a un grupo escogido de iniciados. Los "significados secretos" son básicos para los cultos de "misterio". La Teosofía está basada en significados secretos; sus doctrinas fueron tomadas directamente de la Kábala, y sin embargo el libro que más extensamente circuló acerca de las sectas estadounidenses, "El Reino de las Sectas", de Walter Martin, 1965, en el capítulo sobre la Teosofía no menciona ni una sola vez a la Kábala.

     El Libro del Zohar es descrito como un sistema teosófico basado en las diez sephiroth, o emanaciones divinas, y las veintidós letras del alfabeto hebreo que comprende los nombres de Dios. En 1492 la expulsión de los judíos de España envió a los profesores de la Kábala por todas partes de Europa. Sus doctrinas produjeron la escuela de filosofía más dominante del Renacimiento: la escuela neoplatónica. El neoplatonismo, por su parte, llegó a ser la fuente de otro desarrollo filosófico, que condujo directamente a la Reforma, la Ilustración, y la Época de la Revolución.

     El Zohar enfatiza la leyenda talmúdica de que los demonios en la Tierra se originaron por la relación sexual entre los humanos y los poderes demoníacos, que creó a demonios conocidos tales como Lilith. Por esta razón, los ritos demoníacos siempre enfatizan los actos sexuales. Los neoplatónicos fueron ampliamente criticados porque muchos de sus profesores y alumnos eran conocidos por su participación en el homosexualismo.

     El neoplatonismo combinó escritos herméticos con el gnosticismo, organizados en el contexto de la Kábala. Enfatizaba la iluminación interior (un precepto que condujo directamente al desarrollo de la secta de los Illuminati en Alemania), el éxtasis, y la correlación de misticismo y nacionalismo. La atracción del neoplatonismo sobre sus adherentes se basaba en la oferta de "liberación del Yo" por medio de la experiencia mística. Ese sistema de filosofía pronto hizo del Renacimiento la fuerza cultural dominante en Europa. Bajo la influencia del bizantino Plethon, encontró su apogeo en la carrera de Pico della Mirandola. En la filosofía neoplatónica, el alma tiene afinidades definidas dentro de la esfera. La sustancia del alma es puesta alrededor de la esfera concéntrica de los cuatro elementos encima del cielo ardiente.

     Como en el caso de Platón, esa escuela de filosofía se vio que tenía poderes de atracción para la orden dirigente, y fue colocada pronto en servicio. El banquero más poderoso del Renacimiento, Cosimo de Medici, líder de la "nobleza negra" en Italia, los güelfos, dio el dinero para fundar la Accademia Platónica en Florencia durante el siglo XV. Con ese apoyo financiero y político, el neoplatonismo ganó una rápida aceptación. En 1486 Pico della Mirandola presentó 900 tesis sobre esa nueva filosofía en la Accademia; 72 de esas tesis eran conceptos kabalistas obvios. Siendo un célebre erudito hebreo, Della Mirandola basó la mayor parte de la filosofía del neoplatonismo en sus estudios en ese campo. Por su énfasis en un universo que está centrado en el hombre, a él se le acredita haber anticipado la filosofía del siglo XX del existencialismo.

     Della Mirandola fue sucedido en la Accademia por Johann Reuchlin, que se hizo famoso por su desarrollo del "cabalismo cristiano", es decir, una versión cristiana de la Kábala. Él también llegó a ser una figura principal en la difusión de la doctrina neoplatónica. Posteriormente conocida más simplemente como "humanismo del Renacimiento", Neoplatonismo, o Kábala cristiana, a menudo excluía la creencia en Dios de su filosofía. Su tesis principal era la teoría kabalística de que la materia (o vida) es esencialmente imperfecta, y por ello causa desorden en un mundo por otra parte perfecto. La República de Platón también procuraba "corregir" las imperfecciones de la sociedad estableciendo una nación "perfecta", cuya perfección tendría que ser protegida y sostenida por una dictadura; eso se convirtió en el fundamento de todos los futuros proyectos para dicha "utopía", siendo el más conocido de ésos el comunismo.

     Marx proclamó que cuando ese estado de perfección hubiera sido alcanzado, el Estado se debilitaría y ya no sería requerido para ejercer poderes dictatoriales. Sin embargo, ningún Estado comunista ha alcanzado todavía dicho estado de perfección. Ése era el objetivo de perfección que se había originado en una repugnancia contra el proceso de la vida; debido a ese asco, los "humanistas" no tuvieron ninguna aprensión al asesinar a 66 millones de personas en la Rusia soviética. Ése era el resultado del neoplatónico "matrimonio perfecto" entre la Kábala y los preceptos orientales del gnosticismo, una unión basada en la negación del papel de Dios en el Universo.

     La combinación de la alta finanza, en la persona de De Medici, y el neoplatonismo, que ofrecía la posibilidad de un ilimitado control del comportamiento, creó una situación que resultó hecha a la medida para los cananeos en su continuada batalla contra el pueblo de Sem. Plotino y su alumno Porfirio habían desarrollado el aspecto básico del neoplatonismo, que el Primer Principio y fuente de la realidad, el Uno, o el Bien, trasciende al Ser y al pensamiento, y es naturalmente incognoscible.

     El gnosticismo siempre comienza con el precepto de que ciertas cosas son "incognoscibles", pero que sus significados ocultos pueden ser revelados a un grupo escogido que haya pasado por los ritos apropiados de iniciación. Así, la doctrina del neoplatonismo se convirtió en el vehículo ideal para el nuevo sacerdocio secular planetario, los herederos de los ritos de Baal, pero vestidos ahora con las ropas culturales del Renacimiento, y más tarde, de la Ilustración. Su fase final fueron los Illuminati, la secta secreta que dirige a la masonería.

     El Diccionario Inglés de Oxford define el humanismo como "una perspectiva o sistema racionalista de pensamiento que otorga importancia primordial a los asuntos humanos más bien que a los divinos o sobrenaturales". En las Notas, encontramos la primera referencia del término: «1716; M. Devion Athen. Brit. 170: "Su monopolio que alardea de jesuíta y su jactanciosa tiranía sobre las Escuelas Humanísticas"». [El mismo Diccionario define al humanismo secular como "Liberalismo, con particular consideración a la creencia de que la religión no debería ser enseñada o practicada dentro de un sistema educacional financiado de manera pública". NdelT.]

     Puesto que el humanismo estaba basado en el relativismo de Protágoras, se desarrolló sucesivamente como Renacimiento, Reforma, Ilustración, marxismo y freudismo... El freudismo después desarrolló sus propios vástagos del feminismo, la bisexualidad y la cultura de las drogas. El humanismo se convirtió en la fuerza guía del desarrollo del socialismo y el fabianismo tanto en Inglaterra como en Estados Unidos. Sus principales propagandistas procuraron cuidadosamente dejar sentado que el humanismo estaba basado en el ateísmo, la amoralidad, y un Estado Socialista de un Mundo Único. Corliss Lamont, el hijo de un socio en la firma J. P. Morgan & Co. se convirtió en el principal portavoz del humanismo en Estados Unidos. Él dice: "Una civilización realmente Humanista debe ser una civilización mundial". Él redactó una Ceremonia de Boda Humanista que es ahora ampliamente usada para sustituír al rito cristiano tradicional.

     En 1953 apareció un Manifiesto Humanista oficial. Aquél declara que

(1) el universo es autoexistente y no creado;
(2) el hombre es parte de la Naturaleza (el noble salvaje, definido por Rousseau, el precursor de la Revolución francesa);
(3) la ciencia moderna proporciona la única definición aceptable del universo o de los valores humanos;
(4) cualquier explicación sobrenatural del universo o de los valores humanos debe ser excluída;
(5) la meta de la vida es la realización completa de la personalidad humana por medio del liberalismo y la educación liberal.

     El énfasis en el "desarrollo de la personalidad" llegó a ser efectivo sólo después de que los valores tradicionales habían sido destruídos. Las personas ya no sabían quiénes eran ellas o cuál podría ser el objetivo de su vida. Ellos estaban maduros entonces para la escuela de la "personalidad", es decir, propagandistas humanistas que podrían reclutarlos para "estilos de vida alternativos" o para el homosexualismo, y para el programa de la Revolución comunista. El humanismo también proporciona la justificación absoluta para la intervención opresiva de funcionarios liberales en cada aspecto de la vida de los ciudadanos.

     Nuestra libertad personal y nuestros derechos provienen directamente de Dios; ningún gobierno puede otorgarlos o arrebatarlos; sólo puede administrarlos. La doctrina del humanismo, negando al papel de Dios en los asuntos de la Humanidad, abre la puerta para que un Estado kabalístico arrebate todos los derechos humanos y establezca así el Gulag soviético, o campo de concentración mundial. Eso aseguraría la victoria final de los cananeos sobre el pueblo de Sem, venerando el odio que está en el núcleo de la filosofía humanística, en su poder absoluto sobre sus históricos oponentes.

     Las principales agencias del humanismo en Estados Unidos están centralizadas en un pequeño grupo de Fundaciones multimillonarias que fueron establecidas para subvertir la República estadounidense. En mi libro "El Orden Mundial" tracé la historia de esas Fundaciones hasta el Fondo Peabody, el principal poder político oportunista en los conquistados Estados del Sur después de 1865. Peabody, un estadounidense que se afilió en secreto a la casa bancaria Rothschild en Londres, fundó su propia casa bancaria, Peabody and Co., que más tarde se convirtió en J. P. Morgan and Co. Su oportunista Fondo Peabody, trabajando estrechamente con las fuerzas militares federales, que mantuvieron su ocupación de los Estados del Sur hasta 1877, más tarde se convirtió en el Consejo de Educación General. Todavía más tarde, fue absorbido por la Fundación Rockefeller. Desde la Segunda Guerra Mundial, al menos cuatro ministros de Asuntos Exteriores han sido presidentes de la Fundación Rockefeller, incluídos John Foster Dulles, Dean Rusk, Cyrus Vance y Henry Kissinger (este último sería un director).

     Las Fundaciones humanistas usan sus miles de millones exentos de impuestos para infiltrar y controlar la educación estadounidense, la religión y el gobierno. Los funcionarios humanistas de las fundaciones, después de someterse a un amplio lavado de cerebro en las filiales del Instituto Tavistock (éste mismo una rama del Departamento de Guerra Psicológica del Ejército británico) son completamente adoctrinados en el programa cananeo de control mundial. Así, Dean Rusk, que era de una antigua familia de Georgia, cuando él fue informado por sus controladores del Orden Mundial de que él debía casar a su hija con un hombre negro, entusiastamente convocó una conferencia de prensa para anunciar el feliz acontecimiento.

     De manera bastante sorprendente, las principales Fundaciones estadounidenses fueron la creación de un solo hombre, un miembro de los Illuminati alemanes llamado Daniel Coit Gilman. En el archivo "La Hermandad de la Muerte" hay una tarjeta del grupo alemán a Gilman. Gilman había sido vicepresidente del Fondo Peabody y otro fondo oportunista llamado el Slater Fund, que controló la política del Sur después de la Guerra Civil. Gilman se reunió con Frederick T. Gates, el director de las "empresas caritativas" de John D. Rockefeller, y estableció una nueva fundación para ellas en 1898, llamada el Consejo Educacional del Sur, que fusionó los Fondos Peabody y Slater. Esa fundación fue posteriormente centralizada cuando Gilman aconsejó que Rockefeller la llamara el Consejo de Educación General, una notable movida que significaba que su objetivo no era simplemente controlar la educación en el Sur sino en Estados Unidos entero. Ahora funciona bajo el nombre de Fundación Rockefeller.

     Además de ser uno de los formadores del Consejo de Educación General, Gilman fue también el formador del Instituto Carnegie, del cual fue el primer presidente, y de la Fundación Russell Sage. En 1856 Gilman había establecido el Russell Trust en la Universidad de Yale con Andrew White y Timothy Dwight. Ese grupo se hizo conocido como "Cráneo y Huesos" debido a sus símbolos que presentan aquellos elementos. También es conocido como la "Hermandad de la Muerte" porque entre sus miembros se incluyen muchos de los principales testaferros en Estados Unidos, los planificadores de la guerra, la paz, la revolución, y las calamidades financieras. Ellos incluyen a W. Averell Harriman y a muchos miembros de su firma bancaria, Brown Brothers Harriman, como Prescott Bush y su hijo, George W. H. Bush, el vicepresidente de Estados Unidos; el incansable propagandista William Buckley, y muchos otros.

     Los tres fundadores del Russell Trust ejercieron una profunda influencia en nuestra organización educacional; Dwight llegó a ser presidente de Yale; White se convirtió en el primer presidente de la Universidad Cornell; y el Gilman fue presidente de la Universidad de California, y más tarde de la Universidad Johns Hopkins, donde Woodrow Wilson quedó bajo su influencia.

     La Fundación Russell Sage, también fundada por Gilman, había desempeñado un importante papel detrás del escenario en Estados Unidos durante muchos años. Frederick A. Delano, uno de los formadores, y heredero de la fortuna del opio de su padre, fue un miembro del Consejo de la Reserva Federal original en 1914; él más tarde fue nominado presidente del Banco de la Reserva Federal de Richmond por su sobrino, Franklin Delano Roosevelt. Otro director de la Fundación Russell Sage, Beardsley Ruml, sirvió como presidente del influyente Banco de la Reserva Federal de Nueva York, que es conocido como nuestro banco del mercado de dinero. Él también impuso el impuesto retenido sobre la renta al pueblo estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial como una medida de "emergencia". La emergencia parece estar todavía con nosotros.

     Podríamos continuar por muchas páginas, detallando la enorme influencia de las Fundaciones humanistas en cada aspecto de la vida estadounidense. Ellas son las únicas responsables de poner en práctica el creciente control del gobierno sobre cada ciudadano, porque cada plan para más control e impuestos más altos es redactado por las Fundaciones, cuyo personal luego lo presenta a nuestros complacientes congresistas para su promulgación casi automática como ley. Puesto que no entendemos la demoníaca influencia y el origen de estos revolucionarios humanistas en los humeantes altares del sacrificio humano en Babilonia, no somos capaces de protegernos contra sus depredaciones. Sin embargo, las pruebas existen, y están disponibles si hacemos uso de ellas.

     En 1876 en Yale apareció un artículo sobre Skull and Bones que se jactaba de una entrada clandestina en el sacrosanto recinto de dicha Orden. En una pared había un grabado que representa una bóveda abierta, cuatro cráneos, y otra parafernalia. Debajo de él había una tarjeta con lo siguiente: "Del Capítulo alemán. Presentado por el Patriarca D. C. Gilman de D. 50". Patriarca es un título básico para funcionarios tanto de los Illuminati como de la masonería. Sin embargo, uno se equivocaría si concluye a partir de ese descubrimiento que Skull and Bones es simplemente otra rama de los masones. Éste es uno de los grados superiores secretos por medio de los cuales los Illuminati ejercen su poder mundial, pero no tiene ninguna vinculación directa con ningún grupo masón.–





Capítulo 4
http://editorial-streicher.blogspot.com/2016/07/eustace-mullins-la-maldicion-de-canaan-4.html


http://editorial-streicher.blogspot.com/2016/07/eustace-mullins-la-maldicion-de-canaan-5.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario