BUSCAR en este Blog

viernes, 10 de junio de 2016

Secretos Ocultos del Dalai Lama



     En el sitio conspiracyschool.com fue pubicado en Marzo de 2014 el siguiente trabajo investigativo de David Livingstone que ofrecemos en castellano, donde el autor examina diversos aspectos y personajes en torno a la figura del actual Dalai Lama, pasando por el mito de Shambhala, los sueños de establecer un Imperio en Asia Central en el período de entreguerras, las expediciones al Tíbet enviadas por diversas potencias, la inefable y oriental Sociedad del Dragón Verde, y los nexos del lama tibetano con personajes del campo vencido durante la Segunda Guerra.


Secretos Ocultos del Dalai Lama
por David Livingstone
23 de Marzo de 2014




Shambhala

     Según lo relata Tim Cummings en The Guardian, el hombre al que se le da el crédito de "casi sin ayuda llevar el budismo tibetano a Occidente" fue el emisario del Dalai Lama, Gerald Yorke, un amigo personal y secretario de Aleister Crowley, el padrino del Satanismo del siglo XX [1]. Yorke también escribió un original prefacio a un libro secreto sobre la iniciación del Kalachakra, Aleister Crowley, la Golden Dawn y el budismo. Yorke también trabajó como asesor en Lucifer Rising, del cineasta experimental Kenneth Anger, basado en el concepto del Libro de la Ley, de Crowley. Anger, quien estuvo en el centro del extraño nexo entre rock 'n roll y ocultismo en Laurel Canyon durante los años '60, también estuvo cercanamente asociado con Anton LaVey, líder de la Iglesia de Satán, y los miembros del clan (de Charles) Manson.

[1] Tim Cummings, "Beyond Belief", The Guardian, 10 de Julio de 2004. https://www.theguardian.com/books/2004/jul/10/society

     Además, en Octubre de 1998 la administración del Dalai Lama reconoció que recibió 1,7 millón de dólares por año en los años '60 por parte del gobierno estadounidense a través de la CIA [2].

[2] "World News Briefs. Dalai Lama Group Says It Got Money From C.I.A.", The New York Times, 2 de Octubre de 1998. http://www.nytimes.com/1998/10/02/world/world-news-briefs-dalai-lama-group-says-it-got-money-from-cia.html

     ¿Le suena esto a usted como una mezcla incongruente? No cuando usted considera la verdadera historia del Dalai Lama, distinto del fantasma que ha sido descrito en los medios predominantes de comunicación.

     La popularidad del Dalai Lama como una expresión de la sabiduría del budismo está realmente relacionada con el mito ocultista de Shambhala, que tiene su origen en las bufonadas geopolíticas del Gran Juego, la rivalidad estratégica y el conflicto por la supremacía en Asia Central entre el Imperio británico y el Imperio ruso en el siglo XVIII. Esto no equivale a decir que los Imperios rivales lucharon por el control de una creencia anticuada, sino que más bien el mito ocultista parece haber sido alimentado para servir a las ambiciones imperiales.

     Shambhala, el hogar legendario de la raza aria, se derivó originalmente de la noción propuesta primeramente por Emanuel Swedenborg —y popularizada por el masón del Rito Escocés, Chevalier Ramsay— del Tantra hindú como una expresión de una "Kábala asiática", que proporcionó la oportunidad para proponer un origen de la tradición ocultista en un pueblo distinto que los judíos, y para identificarlos como los supuestos antepasados de los europeos.

     Hay alguna sustancia en las afirmaciones de Swedenborg, ya que Gershom Scholem también notó que la Kábala "tiene un marcado parecido tanto con la Yoga hindú como con el sufismo musulmán" (Kabbalah, p. 180). Sin embargo, en vez de antiguas migraciones arias, tales similitudes pueden ser atribuídas más probablemente a una influencia gnóstica posterior en India. En otras palabras, fue la Kábala judía la que influyó sobre el Tantra hindú, y no al revés.

     El Tantra es un estilo de ocultismo que los estudiosos han reconocido que se originó en la India medieval no después del siglo V d.C., después de lo cual influyó en las tradiciones hindúes y en el budismo. El Evangelio de Tomás, descubierto entre los evangelios gnósticos cerca de Nag Hammadi en 1945, se llama así por el apóstol Tomás, de quien tradicionalmente creen los cristianos en Kerala, en el Sudoeste de la India, que difundió el cristianismo entre los judíos que había allí. Edward Conze, un estudioso británico del budismo, señaló que "los budistas estaban en contacto con esos cristianos de Tomás" [3]. Elaine Pagels mencionó que "Las rutas comerciales entre el mundo greco-romano y el Lejano Oriente se estaban abriendo en el momento en que floreció el Gnosticismo (80-200 d.C.); durante generaciones, los misioneros budistas habían estado ganando prosélitos en Alejandría" [4].

[3] E. Conze, "Buddhism and Gnosis", Le Origini dello Gnosticismo: Colloquio di Messina 13-18 Aprile 1966, Leiden, 1967, p. 665.
[4] Elaine Pagels, The Gnostic Gospels, Nueva York, 1979, p. XXI.

     En 1833, Sándor (Alexander) Csoma de Körös (1784-1842) fue el primero en informar de la leyenda de Shambhala en Occidente. Basado en las afinidades lingüísticas entre el húngaro y las lenguas túrquicas, Csoma creyó que los orígenes del pueblo húngaro estaban en "la tierra de los yugurs (uigures)" en Xinjiang, una provincia del Noroeste de China. En una carta de 1825, Csoma de Körös escribió que Shambhala es como una Jerusalén budista, y creía que probablemente podía ser encontrada en Kazajstán, cerca del desierto de Gobi. Otros más tarde también la localizarían más específicamente en Xinjiang, o en las montañas Altai [5].

[5] Alexander Berzin, "The Nazi Connection with Shambhala and Tibet", The Berzin Archives, Mayo de 2003. En castellano en http://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/sociopol_germany10.htm

     El conocimiento que Csoma tenía de Shambhala se derivaba del Kalachakra Tantra del budismo tibetano, un supersticioso conjunto altamente ritualizado de creencias, amalgama que evolucionó desde el budismo, el Tantra hindú y la religión chamánica pre-budista del Bön. Desarrollado en el siglo X, el Kalachakra está bastante alejado de las tradiciones budistas más tempranas. En la tradición budista tibetana, se afirma que el Buda enseñó el Tantra, pero puesto que ya éstas eran enseñanzas "secretas", transmitidas sólo de gurú a discípulo, ellas fueron generalmente escritas mucho después de sus otras enseñanzas. Sin embargo, los historiadores sostienen que asignar dichas estas enseñanzas al Buda histórico es "evidentemente absurdo" [6].

[6] Joseph Mitsuo Kitagawa, The Religious Traditions of Asia: Religion, History, and Culture, Routledge, 2002, p. 80.

     El Kalachakra Tantra es considerado por los lamas como el pináculo de todos los sistemas budistas, pero tradicionalmente sólo ha habido expertos individuales que realmente dominan su complicado ritual. Para los Sombreros Amarillos (Gelugpa), éstos son el Dalai Lama y el Panchen Lama. En público, como lo ha revelado el acabado estudio de Victor y Victoria Trimondi, el Dalai Lama imparte sólo los siete niveles más bajos de la iniciación, mientras que los secretos de los ocho grados superiores no pueden, bajo pena de un castigo tortuoso, ser discutidos con los no iniciados. En esos grados superiores se usan ejercicios mentales y físicos extremos para impulsar al iniciado a un estado más allá del bien y el mal. Reflejando tendencias encontradas entre los gnósticos, el Kalachakra Tantra requiere que el iniciado se permita el asesinato, la mentira, el robo, la infidelidad, el consumo de alcohol y las relaciones sexuales con muchachas de "clase inferior" [7].

[7] Dalai Lama, The Kalachakra Tantra. Rite of Initiation, Londres, 1985, S. 348 ff.

     La mención de Csoma de Körös de Shambhala se convirtió en la base de las especulaciones místicas ofrecidas por H. P. Blavatsky, quien fundó la Sociedad Teosófica, y que llegó a ser considerada como un oráculo de la masonería y la madrina del ocultismo. Blavatsky llegó a ser en gran parte responsable de iniciar la popularidad del budismo como una fuente de la Sabiduría Antigua. Más específicamente, Blavatsky vio al budismo tibetano como la única preservación verdadera del antiguo chamanismo y de las tradiciones de la magia.


El Zar Blanco

     La explotación del mito de Shambhala estaba en línea con las nuevas direcciones políticas del Gran Juego, que desplegaría a actores relacionados con la Sociedad Teosófica y la Orden Martinista, encabezada por Gérard Encausse, también conocido como Papus. Cuando joven, Encausse estudió la Kábala y más tarde se unió a la Sociedad Teosófica francesa, y fue también miembro de la Hermandad Hermética de Luxor y de la Golden Dawn.

     Papus también había fundado la Orden Kabalística de la Rosa-Cruz junto con Saint-Yves d’Alveydre, Gran Maestro de la Orden Martinista, quien propuso la filosofía política del Sinarquismo, que se convirtió en el fundamento de gran parte del fascismo del siglo XX. "Sinarquía" llegó a significar "gobierno de las sociedades secretas", que servirían como la clase sacerdotal en comunicación directa con los "dioses", es decir, los Maestros Ascendidos de Agartha, una ciudad legendaria que se dice que reside en la Tierra Hueca.

     Agartha estaba relacionado con el mito de Shambhala, popularizado por Blavatsky como el hogar legendario de la raza aria, y sacó su influencia de la novela ocultista de Bulwer-Lytton "La Raza que Vendrá" o "Vril: el Poder de la Raza que Vendrá". Fue probablemente mediante canales Martinistas que el explorador polaco Ferdinand Ossendowski se enteró de la leyenda de Agartha. Ossendowski escribió un libro en 1922 titulado Bestias, Hombres y Dioses, en el cual cuenta una historia que él afirma que le fue impartida desde un reino subterráneo que existe dentro de la Tierra. Ese reino era conocido por los budistas como Agharti, que está asociado con Shambhala. A Ossendowski le hablaron de los poderes milagrosos de los monjes tibetanos, y del Dalai Lama en particular, que los extranjeros difícilmente podrían comprender, y continuó: "Pero allí también existe un hombre todavía más poderoso y más santo... el Rey del Mundo en Agharti" [8].

[8] Ferdinand Ossendowski, Beast, Men and Gods, 1922, p. 118.

     Al establecer la Orden Kabalista de la Rosacruz, que llegó a ser considerada como el "círculo interno" de la Orden Martinista, Papus soñó con unir a los ocultistas en una revivida hermandad rosacruz, como una orden ocultista internacional, en la cual él esperaba que el Imperio ruso jugaría un papel principal como el puente entre Oriente y Occidente [9]. Papus creía que el vasto Imperio ruso era el único poder capaz de frustrar la conspiración de los "Hermanos de la Sombra" y de prepararse para la guerra próxima con Alemania. Papus sirvió al Zar Nicolás II y a la Zarina Alexandra como médico y como asesor ocultista. Por medio de Papus la familia imperial llegó a relacionarse con el amigo y consejero espiritual de éste, el místico Maître Philippe que ejerció una importante influencia sobre la familia Real antes de Rasputin. Se creía que él poseía notables poderes de sanación, así como la capacidad de controlar el relámpago, para viajar de manera invisible. También se dijo que los supuestos falsificadores de los Protocolos de Sión habían hecho uso de una versión más temprana de la obra descubierta por Papus [10].

[9] Mehmet Sabeheddin, "The Secret of Eurasia: The Key to Hidden History and World Events", New Dawn, Nº 68 (Sept.-Oct. 2001). En castellano en http://editorial-streicher.blogspot.com/2014/07/sobre-el-conflicto-atlantico-y.html
[10] Cesare G. De Michelis, The Non-Existent Manuscript: A Study of the Protocols of the Sages of Zion, Jerusalem, 2004, p. 115.

     Entre esos círculos, la ciudad de San Petersburgo se convirtió en un semillero de complots en torno al Gran Juego de confusos intereses británicos y rusos. Como lo ha relatado Richard B. Spence en Secret Agent 666, en el verano de 1897 Aleister Crowley también había viajado a San Petersburgo en Rusia, empleado por el servicio secreto británico, pretendiendo ganar una designación en la corte del Zar Nicolás II.

     Un actor clave en esas intrigas fue el lama Agvan Dorjieff (o Dorzhiev), el principal tutor del 13er Dalai Lama, quien llegó a ser su embajador en la corte del Zar Nicolás II. En 1898, sólo unos meses después de la visita de Crowley, Dorjieff mismo viajó a San Petersburgo para reunirse con el Zar.

     La reunión de Dorjieff con Nicolás II fue arreglada por el confidente cercano del Zar, el príncipe Esper Ukhtomskii (1861-1921). Un teósofo, el aliado más cercano de Ukhtomskii era el conde Sergei Witte, el ministro de Finanzas de Rusia y primo hermano de Blavatsky. Cuando Ukhtomskii acompañó a Nicolás II mientras él estaba en su gran viaje al Oriente, entró en contacto con Blavatsky y Olcott en la oficina central de la Sociedad Teosófica en Adyar, India, y prometió usar su influencia para impulsar sus proyectos [11]. Sugiriendo la naturaleza de las ambiciones rusas que él representaba, Ukhtomskii escribió: "En nuestra conexión orgánica con todas esas tierras está la promesa de nuestro futuro, en el cual la Rusia Asiática significará simplemente toda Asia" [12]. Como él explicó,

     "Los lazos que unen nuestra parte de Europa con Irán y Turán [Asia Central], y por medio de ellos con India y el Imperio Celeste [China], son tan antiguos y duraderos que, hasta aquí, nosotros mismos, como una nación y un Estado, no comprendemos totalmente todo su significado y los deberes que ellos implican para nosotros, tanto en nuestro hogar como en la política exterior" [13].

[11] K. Paul Johnson, Initiates of Theosophical Masters, Nueva York, 1995, p. 133.
[12] Ukhtomskii, Travels in the East of Nicholas II Emperor of Russia when Czarewitch 1890-91, Westminster, 1896, p. 60.
[13] Ibid.

     Hacia la década de 1890 Dorjieff había comenzado a difundir la historia de que Rusia era la mítica tierra de Shambhala, y que Nicolás II era el Zar Blanco que salvaría al budismo, levantando esperanzas de que él apoyaría al Tíbet y a su religión. Hacia 1903, tanto Lord Curzon, el Virrey de la India, como Francis Younghusband se convencieron de que Rusia y el Tíbet habían firmado tratados secretos que amenazaban los intereses británicos en India, y habían sospechado que Dorjieff estaba trabajando para los rusos. El temor de que Rusia hiciera entrar al Tíbet en el Gran Juego para controlar las rutas a través de Asia fue por lo tanto una razón para la invasión británica del Tíbet durante 1903-1904. Según la leyenda, Dorjieff entonces huyó a Mongolia con el Dalai Lama.

     Es posible que Dorjieff también estuviera implicado en un complot posterior para forjar un enorme Imperio mongol en Asia Central, por medio del "Barón Loco" Roman von Ungern-Sternberg, quien en 1921 estableció un efímero régimen en Mongolia Exterior durante la Guerra Civil rusa. Un auto-proclamado guerrero budista que soñaba con conducir una guerra santa en Asia, el barón se adhirió al mito de "Shambhala", y creyó ser él mismo una reencarnación de Kangchendzönga, el dios mongol de la guerra, y supuestamente intentó ponerse en contacto con el "Rey del Mundo" con la esperanza de materializar su plan. El discípulo de Dorjieff era el oficial de suministros de Ungern-Sternberg, y Ferdinand Ossendowsky fue también un consejero clave, habiéndose integrado al ejército del barón como un oficial al mando de una de las tropas de auto-defensa.

     Se ha sospechado ampliamente que Dorjieff era el mismo George Gurdjieff, un carismático hipnotizador, comerciante de alfombras y espía, que trabajó como un agente secreto ruso en el Tíbet durante la primera parte del siglo XX. Habiendo estado en contacto con los sufíes Bektashi de Turquía, Gurdjieff también planteó el mito del chamanismo de Asia Central como la fuente de la tradición ocultista.


La Sociedad del Dragón Verde

     Gurdjieff también tenía supuestos lazos con la Inteligencia británica [14]. Y también a menudo ha existido la sugerencia de que él y Joseph Dzhugashvili, más tarde conocido como Stalin, se encontraron cuando eran jóvenes estudiantes mientras asistían al mismo seminario en el Cáucaso. Los archivos de familia de Gurdjieff contienen la información de que Stalin vivió en la casa de su familia durante un tiempo [15]. También hay sugerencias de que Stalin perteneció a una ocultista "hermandad oriental" que consistía en Gurdjieff y sus seguidores [16].

[14] Richard B. Spence, "Red Star over Shambhala: Soviet, British and American Intelligence & the Search for Lost Civilisation in Central Asia", New Dawn, 25 de Sept, 2005. En castellano en http://editorial-streicher.blogspot.com/2013/11/richard-spence-estrella-roja-sobre.html
[15] Luba Gurdjieff, A Memoir with Recipes, Berkeley, 1993, p. 3; citado en Paul Beekman Taylor, Gurdjieff and Orage: Brothers in Elysium, 2001, p. X.
[16] Margarita Troitsyna, "Joseph Stalin's Occult Knowledge and Experiments", Pravda, 23 de Junio de 2011. http://www.pravdareport.com/science/mysteries/23-06-2011/118290-joseph_stalin-0/

     Louis Pauwels, un antiguo alumno de Gurdjieff, en su libro Monsieur Gurdjieff afirma que uno de los "buscadores tras la Verdad" de los que Gurdjieff habla en su libro Encuentro con Hombres Notables, era Karl Haushofer, quien, por medio de su alumno Rudolf Hess, influyó en el desarrollo de las estrategias geopolíticas de Adolf Hitler. Haushofer era también un miembro principal de la Sociedad Thule, a partir de la cual se desarrolló el Partido Nacionalsocialista, y que fue fundada por el barón Rudolf von Sebottendorf, quien había estudiado la Kábala en Turquía bajo sufíes Bektashi quienes eran también masones. Se suponía que Haushofer había estado con Gurdjieff en el Tíbet, quien supuestamente aconsejó a Haushofer que adoptara la esvástica [17].

[17] Gary Lachman, Politics and the Occult; James Webb, The Harmonious Circle, Londres, 1980.

     La Sociedad Thule también iba a establecer contacto con órdenes monásticas secretas del Tíbet por medio de una pequeña colonia de budistas tibetanos, que fue establecida en Berlín en 1928. Según Pauwels y Bergier, en Le Matin des Magiciens (1960), la Sociedad Thule procuró hacer un pacto con Shambhala, pero sólo Agarthi consintió en ayudar. Haushofer creyó, de acuerdo a la leyenda ocultista, que posteriormente a un cataclismo global, los arios se dividieron en dos grupos. Uno fue al Sur y fundó Agarthi, sostenedor del Camino Derecho y del vril positivo, y el otro intentó retornar a Hiperborea-Thule, fundando en cambio a Shambhala, una ciudad del Camino Izquierdo degenerado y de las fuerzas negativas.

     Ya hacia 1926, explicaron Pauwels y Bergier, había colonias de hindúes y tibetanos en Múnich y Berlín, llamadas la Sociedad de Hombres Verdes, en conexión astral con la Sociedad del Dragón Verde en Japón, a la cual perteneció Haushofer. El líder de la Sociedad de Hombres Verdes era un lama tibetano, conocido como "el hombre con guantes verdes", quien supuestamente visitaba a Hitler con frecuencia y que tenía las llaves de Agharti [18].

[18] The Morning of the Magicians, Londres, 2001, p. 189.

     Mel Gordon en Hitler's Jewish Clairvoyant habla de la carrera de una figura ocultista en el Berlín de finales de Weimar, a veces referido como "el Mago con los Guantes Verdes", al servicio de los nacionalsocialistas. Él no era un tibetano sino un judío que circulaba con el nombre de Erik Jan Hanussen. Devoto de las tradiciones asiáticas y tántricas, él disfrutó de la compañía de la élite militar y comercial de Alemania. En Marzo de 1932, cuando el futuro político de Adolf Hitler parecía condenado, Hanussen predijo un resurgimiento del Partido Nacionalsocialista. Walter C. Langer, un psicoanalista judío, preparó un perfil psicológico de Hitler para la Oficina de Servicios Estratégicos en 1943, según el cual "Durante principios de los años '20 Hitler tomó lecciones regulares de oratoria y psicología de masas, de un hombre llamado Hanussen que era también un astrólogo practicante y adivino. Él era un individuo muy inteligente que enseñó a Hitler mucho en cuanto a la importancia de organizar reuniones para obtener el mayor efecto dramático" [19].

[19] A Psychologial Profile of Adolph Hitler (http://www.nizkor.org/hweb/people/h/hitler-adolf/oss-papers/text/profile-index.html); véase también de él, The Mind of Adolf Hitler: The Secret Wartime Report, 1972, p. 40.

     Un libro de 1933, Les Sept Tetes du Dragon Vert (Las Siete Cabezas del Dragón Verde) de Teddy Legrand, también hace mención de la misma sociedad. Teddy Legrand era un seudónimo, siendo el nombre real del autor Pierre Mariel. Bajo el nombre de Werner Gerson, él también escribiría más tarde Le Nazisme: Societé Secrete, uno de los primeros libros acerca del ocultismo nacionalsocialista. Pierre Mariel fue también en cierta ocasión un gran maestro francés de la Antiquus Mysticusque Ordo Rosae Crucis (AMORC), fundada en 1915 en Nueva York, y que fue desarrollada a partir de la de Aleister Crowley, y tomó prestado fuertemente de la Teosofía y de la Golden Dawn. Mariel era también un miembro de la Orden Martinista, que él insinuó que pudo haber tenido lazos con la Sociedad del Dragón Verde [20].

[20] Oleg Shishkin, Ubit’ Rasputina, Moscú, 2000; citado en Richard B. Spence, "Behold the Green Dragon: The Myth & Reality of an Asian Secret Society", New Dawn Nº 112, Ene-Feb. 2009. En castellano en http://editorial-streicher.blogspot.com/2013/11/en-busca-de-la-sociedad-del-dragon-verde.html

     El libro presenta a dicha Sociedad, o simplemente "Los Verdes", como una insidiosa conspiración internacional que busca la dominación mundial. Mariel también insinúa que conectado con esa conspiración estaba también Rudolf Steiner, el fundador de la Sociedad Antroposófica, una organización escindida de la Sociedad Teosófica, mediante sus conexiones con sociedades secretas pan-germanas. También se hace mención de Gurdjieff y de la sucesora de Blavatsky, Annie Besant.

     En el libro, dos espías hermanos son inspirados por su curiosidad compartida acerca de un objeto supuestamente encontrado en el cuerpo de la ejecutada zarina Alexandra, que tiene una enigmática inscripción en inglés: "S.I.M.P. El Dragón Verde. Usted estaba absolutamente en lo correcto. Demasiado tarde". Ellos rápidamente determinan que el primer elemento, que está acompañado por un símbolo "kabalístico" de seis puntas de los Martinistas, significa "Superieur Inconnu, Maître Philippe". Como lo ha reportado Legrand, después del asesinato de la familia imperial rusa en 1918, un investigador judicial, Nikolai Sokolov, concluyó que la Inteligencia alemana había estado activa tanto en el campo zarista como en el bolchevique.

     La zarina aparentemente había adoptado el símbolo de la esvástica como su firma personal, el cual parece haber sido usado para comunicarse con una organización que intentaba apoyarlos. El líder de la organización, Boris Soloviev, era el yerno de Rasputin y también un agente triple del servicio secreto alemán. Soloviev engañó al campo zarista fingiendo trabajar para su causa, mientras que realmente los estaba entregando a todos ellos a los bolcheviques. Rasputin era un agente en este esquema, recibiendo cartas de sus manejadores en Suecia firmadas "Los Verdes". Supuestamente entonces, el Maître Philippe había tratado de advertir a la zarina de la amenaza del Dragón Verde, representado por Rasputin, quien finalmente lo reemplazó en la Corte.

     Durante su búsqueda, los dos espías también buscaron la ayuda de Ignaz Trebitsch-Lincoln (1879-1943), un personaje de la vida real que era un aventurero judío de origen húngaro, que durante un tiempo también había sido un sacerdote cristiano, así como un miembro del Parlamento británico, un estafador condenado, un político derechista alemán y un agente triple, y un abad budista en China. Él fue iniciado en el ocultismo por Harold Beckett, un ex-oficial del Ejército hindú que supuestamente tenía lazos con Maître Philippe y Papus, después de lo cual Trebitsch-Lincoln iría a integrarse a numerosas sociedades secretas, incluídos los masones, la OTO y las tríadas chinas [21]. En 1925 Trebitsch-Lincoln se sometió a una "experiencia mística" en un cuarto de hotel en China, después de lo cual él abrazó la Teosofía. Su revelación abrió su interés en el Tíbet y el budismo, y recibió la iniciación como Dordji Den en un monasterio fuera de Lhasa [22].

[21] Serge Hutin, Governantes Invisiveis e Sociedades Secretas, Sao Paulo, 2004, p. 28, 46, citado en Richard B. Spence, «The Mysteries of Trebitsch-Lincoln: Con-Man, Spy, "Counter-Initiate"?», New Dawn Nº 116, Sept-Oct 2009. http://www.newdawnmagazine.com/articles/the-mysteries-of-trebitsch-lincoln-con-man-spy-counter-initiate
[22] Jean Robin, Hitler: l’Elu du Dragon, Paris, 2009, p. 95-96.

     Entre los secretos que Beckett supuestamente reveló a Trebitsch-Lincoln estaba que hay sólo setenta y dos "Hombres Verdaderos" por cada generación. Éstos son identificados con el Dragón Verde o, más simplemente, "Los Verdes", quienes cuentan precisamente a 72 conspiradores, que eran, presumiblemente, los "72 superiores desconocidos" de la leyenda ocultista. Ellos también son considerados los mismos mencionados por Walter Rathenau, un político judío que sirvió como ministro de Asuntos Exteriores de Alemania durante la República de Weimar (Jean Robin, Ibid.). Justo antes de que él muriera, culpó a los "setenta y dos hombres que controlan el mundo", como responsables de su asesinato el 24 de Junio de 1922, dos meses después de la firma del Tratado de Rapallo que renunciaba a las reclamaciones territoriales alemanas de la Primera Guerra Mundial.

     Del propio Trebitsch-Lincoln se sospechaba que era el "Hombre (o Lama) con los Guantes Verdes" [23]. Según Trebitsch-Lincoln, la Sociedad de los Hombres Verdes, progenitora del Grupo Thule, se originó en el Tíbet [24]. En 1939 Edouard Saby publicó Hitler et les Forces Occultes, en el cual él describe a Hitler como un médium, un mago e iniciado, y también se refiere a la conexión con el Tíbet: "¿No fue Trebitsch-Lincoln, el amigo del tibetano Badmaiev, quien inició a Hitler, revelándole la doctrina de Ostara, una escuela secreta de India, donde los lamas enseñan la supremacía de los arios?" [25]. El mongol doctor Piotr Badmaev, un practicante de la medicina herbaria tibetana, era un socio del lama Dordjieff, de Ukhtomskii y de Sergei de Witte en San Petersburgo, en la Corte de Nicolás II, a quien ellos visualizaban como el "Zar Blanco de Shambhala" [26].

[23] Richard B. Spence, "The Mysteries of Trebitsch-Lincoln". http://www.newdawnmagazine.com/articles/the-mysteries-of-trebitsch-lincoln-con-man-spy-counter-initiate
[24] The Morning of the Magicians, p. 189.
[25] Edouard Saby, Hitler et les Forces Occultes: La Magie Noire en Allemagne. La Vie Occculte du Fuhrer, París, 1939, en T. Hakl, Unknown Sources, p. 26.
[26] Fr. L, "Esotericism and Espionage: the Golden Age, 1800–1950", Journal of the Western Mystery Tradition, Nº 16, vol. 2, 2009. http://www.jwmt.org/v2n16/essay.html

     Trebitsch-Lincoln incluso ganó la confianza del representante local de la Gestapo, el coronel SS Joseph Meisinger, a quien él convenció de que podía reunir a los budistas del Este contra cualquier influencia británica restante en el área. Meisinger instó a que el plan recibiera seria atención, y envió a Berlín a Trebitsch-Lincoln, donde Heinrich Himmler se entusiasmó por dicho proyecto, tal como Rudolf Hess, pero fue abandonado después del vuelo de éste a Escocia en Mayo de 1941.


Expediciones al Tíbet

     Haushofer, por lo tanto, aparentemente puso en contacto a Hitler con la enseñanza de la Sociedad del Dragón Verde, y le enseñó las técnicas del Cuarto Camino de Gurdjieff, que estaban aparentemente basadas en las enseñanzas de los sufíes y los lamas tibetanos. Bajo la influencia de Haushofer, Hitler autorizó la creación del Instituto Ahnenerbe en 1935, que patrocinó expediciones para localizar a los ancestros arios en Shambhala y Agartha. Se dijo que la expedición de 1939 había ido al Tíbet con el objetivo específico de establecer un contacto radial vital entre el Tercer Reich y los lamas en 1939, y las Stanzas de Dzyan de la Blavatsky fueron usadas como un código para todos los mensajes entre Berlín y el Tíbet durante la guerra [27]. Pauwels y Bergier sostienen que Hitler envió la expedición por su deseo de encontrar Agarthi, de la cual él había sido hecho consciente tras su relación con "el hombre de los guantes verdes".

[27] Nicholas Goodrick-Clarke, "The Occult Roots of Nazism", The Ariosophists of Austria and Germany 1890-1935, Inglaterra, 1985, p. 221.

     Ernst Schäfer, un cazador y biólogo alemán, participó en tres expediciones al Tíbet, en 1931, en 1934-1935, y en 1938-1939, supuestamente por deporte e investigación zoológica. En la expedición estaba el doctor Bruno Beger, un miembro del personal de Himmler, que era el real "experto" que impulsó los estudios raciales del Ahnenerbe [28]. En 1939 él fue al Tíbet como un miembro de la expedición SS, donde midió los cráneos de más de 400 tibetanos a fin de investigar una posible relación entre las razas aria y tibetana. En 1943 él fue enviado a Auschwitz donde tomó las medidas de 150 prisioneros, principalmente judíos. En 1971 él apareció ante un tribunal alemán y fue condenado a tres años de cárcel en libertad condicional por sus crímenes como un nacionalsocialista.

[28] Victor & Victoria Trimondi, "The Shadow of the Dalai Lama", Parte II, 12, Fascist Occultism and Its Close Relationship to Buddhist Tantrism.

     Beger también estuvo relacionado con el actual 14º Dalai Lama, quien fue reverenciado como representante de una especial conexión entre los nacionalsocialistas y el Tíbet. Actuando como el tutor personal del joven Dalai Lama hasta principios de los años '50, estaba el ex-oficial SS Heinrich Harrer, un alpinista austriaco, esquiador competitivo, geógrafo y escritor [29]. Él es mejor conocido por sus libros, incluyendo Siete Años en el Tíbet (1952), que fue la base de una película en 1997, protagonizada por Brad Pitt en el papel de Harrer. Una fuerte amistad se desarrolló entre Harrer y el Dalai Lama que duraría el resto de sus vidas [30].

[29] "Rolf Magener", The Telegraph. http://www.telegraph.co.uk/news/obituaries/1366795/Rolf-Magener.html
[30] "His Holiness the Dalai Lama said Heinrich Harrer Will Always Be Remembered by the Tibetan People", Central Tibetan Administration. http://tibet.net/2006/01/his-holiness-the-dalai-lama-said-heinrich-harrer-will-always-be-remembered-by-the-tibetan-people/

     Coincidiendo con la expedición de Schäfer de 1934-1935 hubo otra conducida por Nicholas Roerich en busca de Shambhala, en Mongolia interior, Manchuria y China, organizada por el ministerio de Agricultura estadounidense [31]. Según algunos investigadores, Roerich se hizo un miembro de la Ordre Martiniste de Papus mientras estuvo en San Petersburgo antes de la Primera Guerra Mundial [32]. Allí Roerich se involucró en la construcción del templo budista bajo la dirección del lama Agvan Dorjieff [33].

[31] Alexander Berzin, "Mistaken Foreign Myths about Shambhala", The Berzin Archives, Nov. 1996, http://studybuddhism.com/en/advanced-studies/history-culture/shambhala/mistaken-foreign-myths-about-shambhala
[32] Markus Osterrieder, "From Synarchy to Shambhala", p. 15. http://www.conspiracyschool.com/sites/default/files/journal_articles/Osterrieder_From_Synarchy_to_Shambhala.pdf
[33] Frank Joseph & Laura Beaudoin, Opening the Ark of the Covenant: The Secret Power of the Ancients, the Knights Templar Connection, and the Search for the Holy Grail, New Jersey, 2007, p. 28.

     Las afinidades de Roerich con el Martinismo y la Sinarquía también fueron encontradas en su vínculo con Harvey Spencer Lewis, quien estaba interesado en hacer de Roerich un emisario de la AMORC (Orden Rosacruz) en su expedición al Tíbet, lo que aparentemente Roerich nunca fue. Sin embargo, la AMORC afirma hasta este día que Roerich comunicó ciertas técnicas ocultas del Tíbet que fueron desde entonces integradas en sus enseñanzas rosacruces. Lewis se jactó de la correspondencia que él recibió de la segunda expedición de Roerich (Ibid., p. 16).

     En Shambhala: In Search of a New Era, Roerich también insinuó que había semejanzas entre Shambhala y Thule, y mencionó la asociación de Shambhala con la ciudad subterránea de Agharti, alcanzada a través de túneles bajo las montañas himaláyicas. Heinrich Müller, que era responsable de una sección de la Gestapo, afirmó que Roerich era conocido por la Gestapo bajo la palabra en código "Lama", y que él se había puesto en contacto con el régimen nacionalsocialista en 1934 para averiguar si ellos estaban interesados en apoyar sus tareas en Asia Interior (Osterrieder, Ibid. p. 15).

     Uno de los seguidores de Roerich era un joven teósofo ruso, Vladimir Anatol’evich Shibaev, un agente de la Internacional Comunista (Comintern) que trabajaba con nacionalistas hindúes. Shibaev presentó a los Roerich a otros funcionarios soviéticos y estimuló sus proyectos para trasladarse a India como un primer paso hacia el Gran Plan de ellos. Roerich tenía lazos cercanos con la Cheka, la policía secreta bolchevique (más tarde rebautizada como OGPU, NKVD y finalmente KBG). El jefe del "Departamento Especial" de la OGPU era G. I. Bokii, un antiguo miembro de la Orden Kabalística de la Rose-Croix de Papus, que pertenecía al círculo de Badmaev en San Petersburgo, que incluía al lama Dorjieff.

     Durante los procesos estalinistas de purga, Bokii admitió haber sido parte de una logia masónica en 1909 que había sido fundada por Gurdjieff y que incluía a Nicholas Roerich y a su esposa [34]. Bokii era un socio de Aleksandr Barchenko, también un antiguo miembro rosacruz y antiguo alumno de Gurdjieff. Bokii era también un miembro de la sociedad secreta Edinoe Trudovoe Bratstvo (ETB), fundada por Barchenko, cuyo objetivo primario era establecer contacto con Shambhala, y que incluía a numerosos otros Chekistas actuales o antiguos y agentes dobles británicos [35]. La ETB duró hasta que fue disuelta por Stalin a finales de los años '30, después de acusaciones levantadas contra Bokii, Barchenko y sus socios, de que sus actividades ocultas eran parte de traicioneros complots asociados con la Inteligencia británica en el Lejano Oriente.

[34] Paul Beekman Taylor, Gurdjieff's America: Mediating the Miraculous, 2004, p. 164.
[35] Oleg Shishkin, Bitva za Gimalai, Moscú, 2003, p. 48; citado en Richard B. Spence, "Estrella Roja sobre Shambhala".

     Eran Bokii y Barchenko los que estaban a cargo del esfuerzo de la OGPU para explotar los servicios de Nicholas Roerich. Las expediciones de Roerich comenzaron en 1925, asistidas por agentes de la OGPU. Según su esposa Helena, ellos estaban también bajo la dirección de uno de los "mahatmas" de Blavatsky, el maestro Morya, o el maestro Allal Ming. Como Markus Osterrieder explica:

     «No se puede negar que ellos seriamente se interpretaron a sí mismos y a su "misión" como parte de algún Plan espiritual más grande que en último término debería servir para hacer progresar la evolución humana, especialmente desde que el maestro Allal Ming los animó revelándoles sus ilustres encarnaciones anteriores, liberando así la vanidad y la arrogancia, un fenómeno que ocurre no exclusivamente en círculos esotéricos sino que encuentra un terreno especialmente fértil entre adeptos y políticos» (Ibid., p. 1).

     El objetivo último de ellos, generalmente mencionado como el "Gran Plan", como el de Dorjieff y el de Von Ungern-Sternberg, era establecer un "Nuevo País" pan-budista y transnacional que se extendiera desde el Tíbet a Siberia del Sur, incluyendo el territorio que era gobernado entonces por China, Mongolia, el Tíbet y la Unión Soviética, para ser gobernado por el Panchen Lama, el líder espiritual del Tíbet, que había sido obligado a huír del país en 1923 debido a desacuerdos con el entonces Dalai Lama, el líder secular del país. Había sido predicho que el regreso del Panchen Lama señalaría el comienzo de una nueva Era.

     Al escuchar que la expedición de Roerich se acercaba a la frontera tibetana, los británicos aconsejaron al Dalai Lama que no le permitiera alcanzar Lhasa. Roerich entonces salió otra vez en una segunda expedición, esta vez con el apoyo del Vicepresidente estadounidense Henry A. Wallace, que era también un miembro de la Sociedad Teosófica. Se sospecha ampliamente que fue Roerich quien inspiró a Wallace para que añadiera el Gran Sello de Estados Unidos, diseñado primeramente en 1782, al dorso del billete de un dólar, que presenta una pirámide inacabada y el símbolo Illuminati del Ojo que Todo lo Ve [Ibid.].

     Con la ayuda de Wallace, los Roerich fueron también capaces de conseguir el apoyo del Presidente Roosevelt, que había llegado a ser un miembro de alto grado del masónico Rito Escocés en 1929. Roosevelt estaba profundamente fascinado por la geografía y la historia del Asia Interior, desde el Tíbet a la frontera siberiana, lo que él llamó "el tablero de ajedrez de la política internacional". Esa actitud es reflejada en la serie de ocho cartas dirigidas a él a instigación de los "Maestros", y escritas por Elena Roerich entre finales de 1934 y principios de 1936. El "Maestro" comunicó al Presidente que:

     «...un Gran Estado será creado en el Este. Ese comienzo traerá aquel equilibrio que es tan urgentemente necesario para la construcción del gran Futuro. Estados Unidos ha estado desde hace mucho tiempo unido con Asia. [...] Por lo tanto hay que aceptar que los pueblos que ocupan la parte más grande de Asia están destinados a responder a la amistad de Estados Unidos. [...] La alianza de las naciones de Asia está decidida, la unión de tribus y pueblos ocurrirá gradualmente, habrá una especie de Federación de países. Mongolia, China y los kalmucos constituirán el contrapeso de Japón, y en esa alianza de pueblos, vuestra buena voluntad es necesaria, señor Presidente» [36].

[36] Dnevnik, 10 Nov. 1934, t. 40: 15.08.1934–03.02.1935; citado en Markus Osterrieder, op. cit., p. 12.

    La verdadera ambición de Roerich era preparar la venida de una Nueva Era de "paz", la que sería conducida por Rigdenjyepo, la manifestación terrenal de Maitreya, quien es el profetizado Señor de la Nueva Era de Shambhala. Él es el "Gobernante del Mundo", y Maitreya mismo, el Último Avatara que trae el Kali-yuga, y cuyo representante en la Tierra es el Dalai Lama. Los Roerich no esperaban aguardar mucho tiempo para presenciar esos acontecimientos. Helena Roerich, canalizando a "Josephine Saint-Hilaire", dio a los heraldos de Shambhala del Norte cinco años para llegar, y un lama les predijo que "alguien de grandeza vendrá" en 1936 [37]. Tenzin Gyatso nació en 1935, y se identificó como la encarnación del Dalai Lama en 1937, convirtiéndose en el actual 14º Dalai Lama.

[37] Joscelyn Godwin, Arktos: The Myth of the Pole in Science, Symbolism and Nazi Survival, p. 102.


Hitlerismo Esotérico

     El Dalai Lama siguió manteniendo lazos importantes con los fascistas, particularmente con el diplomático chileno Miguel Serrano (1917-2009), quien fue un importante exponente de lo que es llamado el Nacionalsocialismo Esotérico. Serrano fue inspirado por Savitri Devi (1905-1982), quien consiguió amplia influencia entre círculos neo-nacionalsocialistas por su desarrollo de una forma religiosa del Nacionalsocialismo que asimiló muchas nociones del hinduísmo y que glorificaba a la raza aria y a Adolf Hitler. Ella unió esas ideas a la noción hindú del Avatara, quien encarna el periódico descenso a la Tierra de la deidad, típicamente Vishnu.

     Las ideas de Savitri acerca de los orígenes de los arios fueron sacadas de los libros de Bal Gangadhar Tilak (1856-1920), el primer líder popular del Movimiento de Independencia hindú. Las autoridades coloniales británicas burlonamente lo llamaron "el Padre de los desórdenes hindúes". Él también ayudó a fundar la All India Home Rule League en 1916-1918, con Muhammad Ali Jinnah y Annie Besant. Tilak era un consumado conocedor de la antigua literatura sagrada hindú. En 1903 él escribió el libro El Hogar Ártico en los Vedas, en el cual sostuvo que los Vedas sólo podría haber sido elaborados en el Ártico, y que los bardos arios los habían llevado al Sur después del inicio de la última época glacial.

     Después de la derrota del Tercer Reich, Serrano siguió creyendo que Hitler se había escapado desde las ruinas de Berlín y que había encontrado un refugio en la Antártica. Esa idea fue ampliamente rumoreada en la prensa iberoamericana durante el verano de 1945. En El Cordón Dorado. Hitlerismo Esotérico, Serrano afirmó que Hitler estaba en Shambhala, antes en el Polo Norte y el Tíbet, pero que había sido trasladado a una base antártica en Nueva Suabia. Allí, Hitler estuvo en contacto con los dioses hiperbóreos, y él surgiría un día con una flota de OVNIs para conducir las fuerzas de luz por sobre las fuerzas de la oscuridad en una última batalla y para inaugurar un Cuarto Reich.

     Las aseveraciones de Serrano son un reflejo de la afirmación del contacto nacionalsocialista con la Sociedad del Dragón Verde. El escritor alemán de conspiraciones Jan Udo Holey, quien eligió como su seudónimo "Van Helsing" después de que él leyó "Drácula" de Bram Stoker, ofrece detalles del mito. En Sociedades Secretas y Su Poder (1993), Helsing afirma que los monjes tibetanos trabajaron en el establecimiento del Tercer Reich con los Caballeros Templarios que estaban organizados en la más alta logia del "Sol negro", que supuestamente siguió manteniendo una base subterránea en los Himalayas. Se dice que el gobernante del reino subterráneo es "Rigdenjyepo", siendo su representante en la Tierra el Dalai Lama.

     Afirmaciones similares fueron planteadas por la controvertida obra La Lanza del Destino (1973) de Trevor Ravenscroft. Según Ravenscroft, las misiones nacionalsocialistas al Tíbet tenían el objetivo de establecer contacto con los antepasados arios en Shambhala y Agharti, adeptos que eran los guardianes de poderes secretos ocultos, sobre todo del Vril, y también mencionan la recurrente historia del establecimiento en Berlín de la Sociedad de los Hombres Verdes, y su misterioso líder, el "Hombre con los Guantes Verdes".

     Aunque esas afirmaciones no tienen mucha probabilidad, Allen H. Greenfield, que era también obispo dentro de la Iglesia católica gnóstica Ordo Templi Orientis (OTO), supuestamente confirmó la historia. Greenfield afirma haber entrevistado personalmente a un anónimo Caballero de Malta quien se reunió con la dirigencia esotérica del Tercer Reich en 1937, asistido por Haushofer, para "vender" al régimen nacionalsocialista el contacto con lo que él llamó "la raza que vendrá". Cuando Greenfield le pidió en 1979 que explicara lo que él quiso decir, él explicó: «Los Ultraterrestres, por supuesto. Los alemanes habían notado los "cohetes fantasmas" de ellos en Suecia, y estaban conscientes de su poder. La mayor parte de los nacionalsocialistas más antiguos presentes, sin embargo, eran antiguos miembros de la Sociedad Thule o de la arcaica Sociedad Vril, y me tocó hablar de los tibetanos o superhombres arios o algunos de tales absurdos. Ellos eran miembros, excepto Haushofer, quien sabía más, y el "Hombre con los Guantes Verdes" que, aunque supuestamente un tibetano él mismo, era ciertamente un Ultraterrestre» [38].

[38] Allen Greenfield, Secret Rituals of the Men In Black, 2005, p. 28.

     Gracias a sus designaciones diplomáticas, Serrano se reunió con muchas personalidades indias principales, convirtiéndose en un amigo personal de Jawaharlal Nehru e Indira Gandhi. Jawaharlal Nehru, el colaborador más cercano de Gandhi, que llegó a ser el primer Primer Ministro de la India independiente (1947-1964), fue reclutado por Annie Besant a la edad de sólo trece años, presidiendo ella misma su ceremonia de iniciación [39].

[39] Meyer, Karl Ernest & Brysac, Shareen Blair, Tournament of Shadows: The Great Game and the Race for Empire in Central Asia, p. 459.

     Durante sus cargos de embajador en Viena y posteriormente en Suiza, antes de que él fuera despedido del servicio diplomático chileno en los años '70 por el Presidente Salvador Allende, Serrano cultivó lazos de amistad con Arnold Toynbee, Arthur Koestler, Aldous Huxley y principales ex-nacionalsocialistas y fascistas internacionales como, entre muchos otros, Otto Skorzeny, Hans-Ulrich Rudel, Hanna Reitsch, Herman Wirth (el ex-director del Ahnenerbe), Ezra Pound y Wilhelm Landig [40].

[40] Goodrick-Clarke, Black Sun: Aryan Cults, Esoteric Nazism, and the Politics of Identity, p. 177.

     Wilhelm Landig era el líder del Grupo Landig, también conocido como la Logia de Viena, formada en 1950 para revivir la mitología aria de Thule. Descrita en Göten gegen Thule, en lo que él menciona como el Punto 103, está una base secreta que ha sido establecida por la élite SS en el Canadá ártico, con un gran complejo subterráneo equipado con avanzada tecnología que incluía platillos voladores. Muchos delegados extranjeros asisten a una gran conferencia celebrada en la sala de actos de la base, decorada con símbolos astrológicos y un enorme icono de Mitra matando al Toro. Los delegados, que han sido todos trasladados a la base por platillos voladores, incluyen a un lama tibetano, funcionarios japoneses, chinos y estadounidenses, hindúes, árabes, persas, un etíope, un brasileño, un venezolano, un siamés y un indio mejicano. Los árabes pertenecen a hermandades islámicas secretas, los hindúes y persas a tradiciones arias antiguas, y los orientales aluden a sus órdenes ocultas y a un misterioso centro mundial. Ataviados en sus uniformes o trajes típicos nacionales, muchos de los delegados hacen discursos que identifican sus mitos e ideales nacionales con los de Thule, y prometen su apoyo pleno cuando llegue el tiempo para la acción.

     Serrano también se jacta de ser "buenos amigos" con el 14º Dalai Lama, y proporciona su explicación de la curiosa relación como sigue:

    "También me reuní con el Dalai Lama en el momento en que él escapó del Tíbet durante la invasión comunista china. Él era muy joven, 25 años. Yo fui a encontrarlo en los Himalayas. Él nunca olvida eso. Y cuando nos encontramos otra vez durante el funeral de Indira Gandhi en Delhi, él me invitó a ir a Dharmasala, donde vive ahora. Tuvimos una conversación muy interesante. Es bueno saber que antes de que el budismo fuera introducido en el Tíbet, los tibetanos eran una raza guerrera, y su religión, el Bo, usaba también la misma esvástica del Hitlerismo. Hasta hoy los servicios de Inteligencia de Inglaterra y Estados Unidos han sido incapaces de descubrir los verdaderos misteriosos vínculos que existieron entre el Tíbet y la Alemania hitlerista" [41].

[41] "Dalai Lama's Depressing Past, Disappointing Politics", Foreign Confidential, 31 de Marzo de 2008). http://chinaconfidential.blogspot.com/2008/03/depressing-past-and-disappointing.html

     Como fue el caso con la mayoría de los agentes nacionalsocialistas, el Dalai Lama pasó a las manos de la CIA después de la Segunda Guerra Mundial. Después de la invasión china del Tíbet en 1950, la CIA comenzó a entrenar a combatientes tibetanos de la resistencia contra el Ejército de Liberación Popular de China. Un frente financiado por la CIA, la Sociedad Estadounidense para un Asia Libre, publicitó la causa de la resistencia tibetana, con el hermano mayor del Dalai Lama, Thubtan Norbu, desempeñando un papel activo en la organización. El segundo hermano mayor del Dalai Lama, Gyalo Thondup, estableció una operación de Inteligencia con la CIA tan pronto como en 1951 [42].

[42] Loren Coleman, Tom Slick and the Search for the Yeti, Londres, 1989.

     Como explican Victor y Victoria Trimondi, durante más de 25 años muchos cientos de miles han sido "iniciados" por el 14º Dalai Lama mediante los misterios del Kalachakra Tantra y de Shambhala, que se han convertido en pilares centrales en la mitología del neo-nacionalsocialismo religioso [43]. Serrano incorporó al 14º Dalai Lama en la formulación de sus mitos esotéricos en torno a Hitler. Su "habilidad", él dijo del 14º Dalai Lama, está "estrechamente unida con la de la Alemania de Hitler... sobre la base de conexiones todavía no descubiertas" [44]. El Dalai Lama nunca se ha distanciado de Serrano. En vez de oponerse al fascismo, él recientemente pidió que al ex-dictador chileno Augusto Pinochet le fuera ahorrado un proceso judicial, haciendo referencia a la necesidad del "perdón" [45].–


[43] Victor & Victoria Trimondi, "The Shadow of the Dalai Lama", Anexo: Critical Forum Kalachakra http://www.trimondi.de/SDLE/Annex.htm
[44] Miguel Serrano, El Cordón Dorado, p. 366.
[45] "Forgive Pinochet, says Dalai Lama", CBC News, 10 de Nov. 2000. http://www.cbc.ca/news/world/forgive-pinochet-says-dalai-lama-1.187150





1 comentario:

  1. Aunque algun grano de verdad es rescatable de las obras de Wilhelm Landig, en general no es de tomarlas en serio más que como un astuto intento de resucitar entre los jóvenes el espíritu combativo, disciplinario, orientalista y trascendente del Nacionalsocialismo, en su caso, pensando fundamentalmente en una alianza entre las naciones arias vencidas durante la IIa. G. M. y el Tercer Mundo oprimido por los gobiernos y corporaciones anglo-judeo-americanas. Buena propaganda orientada hacia una especie de Movimiento No Alineado pro-NSDAP, y ya. O sea: NO SON LITERALMENTE VERDAD, PLANTEAN UNA ESTRATEGIA FACTIBLE TODAVÍA, Y MÁS AÚN AHORA, DE RESURRECCIÓN GERMANO-ARIA INTERCULTURALIZADA, CON NUEVOS ALIADOS. Brillante pensada y es de ejecutarla, PERO NO ES ESOTERISMO REAL. Luego, las conexiones entre el Dalai Lama y en general el budismo tibetano con el Nazismo y con el glorioso Fuhrer NO SON SECRETAS, SINO SIMPLEMENTE DISCRETAS. Nunca jamás, el Dalai Lama, que yo sepa, se ha unido a los señalamientos de los famosos y de la "Historia" consumista "mainstream", "progre", contra el Eje como el único responsable de la IIa. G. M. ni el único causante de Holocaustos. Evade el tema y no se deja interrogar al respecto. No aplaude a Israel NI A LOS PERSONAJES MÍSTICOS DE LA CULTURA JUDÍA. Es como si para él no existiesen. Y jamás ha ocultado sus relaciones amistosas y hasta diplomáticas con Heinrich Harrer, Peter Aufschneiter, Miguel Serrano y otros personajes NS, a quienes luego de su escape de 1959 ha recibido en Cachemira varias veces en presencia de periodistas de naciones aliadas, dejándose filmar y grabar. A Miguel Serrano incluso lo recibió PROTOCOLARMENTE durante su visita oficial a Chile. No hay secretos en esta materia. Lo que ocurre es que Tibet de momento SE ENCUENTRA INVADIDO Y OCUPADO POR UNA POTENCIA AGRESORA Y CONQUISTADORA QUE ERA COMUNISTA, PRO-SOVIÉTICA, PRO-ALIADA Y ANTI-NIPONA CUANDO LO AGREDIÓ, y la historiografía oficial china continental, aunque el sistema económico haya cambiado bastante, SE SIGUE CASANDO EN TODO CON UNA VISIÓN POPULISTA, ROBO-LUCIONARIA Y ANTIFASCISTA DE LA HISTORIA DEL S. XX. Entonces, el Dalai Lama no puede ni debe dejar que la legitimidad y enorme popularidad con la que en Occidente acogemos la causa autonomista -en algunos grupos, inclusive independentista- del pueblo y de la cultura religiosa budista tibetana, SEA IMPRESENTABLEMENTE VINCULADA A LA VISIÓN REVISIONISTA DE LA HISTORIA, SIN HOLOCAUSTO NI "MALOS EXCLUSIVOS DE LA PELÍCULA" DE LA QUE ÉL FORMÓ PARTE EN SUS AÑOS MOZOS, por la sencilla razón de que éso es darle argumentos culturales a China Roja. Así que le "echa tierra" a todo el asunto. Pero, ojo, JAMÁS HA RENEGADO NI PEDIDO DISCULPAS POR SUS VIEJAS BANDERAS NI AMISTADES. Ni nadie le ha exigido que lo haga. ¡Viva el Tibet INDEPENDIENTE Y LIBRE, porque no es chino ni lejanamente!¡Abajo el gobierno rojo de China Continetal!¡Viva la República de China en Taiwán, único gobierno legal y legítimo de TODA CHINA!¡Viva el Retorno del Führer, Quien arde pleno de vida y poder en Hiperbórea y en nuestros corazones NS!Les escribió Max Brannon, combatiente político ario-védico desde San Salvador, República de El Salvador, Centro América.

    ResponderEliminar