BUSCAR en este Blog

domingo, 12 de junio de 2016

David Livingstone - Sobre los "Protocolos"



     Del sitio conspiracyschool.com hemos traducido el siguiente texto de David Livingstone, de Mayo del año pasado, que examina, haciendo numerosas referencias y manteniéndose en la objetividad, diversos orígenes que se le han supuesto al texto Los Protocolos de los Sabios de Sión, a la vez que hace analogías con el presente.

Los Protocolos de Sión:
Revelación del Método
por David Livingstone
9 de Mayo de 2015



     Una mirada objetiva al mundo hoy revelará claramente que un número desproporcionado de gente en posiciones de poder en los países occidentales tiene apellidos judíos. Por causa de aquellos que son lo peor de las corruptas actividades de la política exterior occidental, en particular en el Oriente Medio, "los judíos" entonces se convierten en el lógico chivo expiatorio. En alimentar su sospecha consiste la duradera popularidad de los célebres Protocolos de los Sabios Ancianos de Sión, que bosquejan una intrincada y centenaria conspiración judeo-masónica para dar origen a un Nuevo Orden Mundial, a ser gobernado por el "Rey de los Judíos".

     Para el observador imparcial, no intimidado por las cobardes tácticas de los medios de comunicación, los cuales descartan cualquier investigación acerca de conspiraciones como "paranoide", los Protocolos presentan una notable semejanza con los acontecimientos como ellos parecen desplegarse. Sin embargo, hay un complot más profundo en desarrollo que el que los investigadores conspiracionistas creen que descubren leyendo los Protocolos, y es el engañador truco de cultivar deliberadamente el anti-judaísmo para apoyar la causa sionista.

     Los Protocolos parecen ser un producto de uno de tales arriesgados designios.

     Como lo perfila en sus diarios, Theodor Herzl, el padre del Sionismo, buscaba inflamar deliberadamente el anti-judaísmo. Siguiendo la percepción de los judíos declarada en los Protocolos, él escribió: "Los judíos ricos controlan el mundo. En sus manos está el destino de gobiernos y naciones. Ellos ponen a los gobiernos unos contra otros, y por su decreto los gobiernos hacen la paz. Cuando los judíos ricos tocan la música, las naciones y los gobernantes bailan. De una u otra forma, ellos se enriquecen". Herzl sugirió: "En realidad, el anti-judaísmo, una fuerza poderosa y profundamente arraigada en el subconsciente de las masas, no dañará a los judíos. Encuentro que eso ayuda a construír el carácter judío —la edificación grupal de las masas—, una educación buena para producir su asimilación. La asimilación es conseguida sólo por medio de problemas. Los judíos se adaptarán". Él por lo tanto concluyó: "Una idea excelente entra en mi mente: atraer a anti-judíos absolutos, y hacer de ellos los destructores de la riqueza judía".

     Como lo he detallado en Black Terror White Soldiers, la aparición de los Protocolos estuvo asociada con las actividades ocultas del rito Menfis-Mizraím de la masonería. El conde Cagliostro había sido iniciado en la masonería del Rito Egipcio, también conocido como el Rito de Mizraím, por el misterioso conde de Saint Germain [1]. Cuando Napoleón conquistó Egipto, los masones en su ejército del Rito Egipcio de Cagliostro supuestamente entraron en contacto con una fraternidad Hermética nativa. Samuel Honis, un egipcio nativo llevó el Rito Egipcio a Francia, y en 1815 Honis, Marconis de Negre y otros fundaron una logia (Ibid.). De Negre había unido su Rito de Menfis con la organización de fachada para los Illuminati, los Filadelfos [2].

[1] Webster, Nesta, Secret Societies and Subversive Movements, p. 174.
[2] "Philalèthes", Encyclopédie de la Franc-Maçonnerie, pp. 658-659

     Las dos tradiciones de la masonería egipcia fueron fundidas en un solo Rito de Menfis-Mizraím bajo la influencia de Giuseppe Garibaldi, de la sociedad secreta italiana los Carbonari. Un miembro principal de los Carbonari, Giuseppe Mazzini, que tenía la reputación de haber sido el sucesor de Weishaupt como líder de los Illuminati, participó en importantes acontecimientos en el proceso de la unificación italiana, a menudo referida como el Risorgimento.

     Los Protocolos fueron publicados primeramente en 1905 por el profesor Sergei Nilus, un funcionario del ministerio de Religiones Extranjeras en Moscú. A Nilus le había proporcionado una copia original una mujer llamada Yuliana Glinka, que tenía vínculos con la Inteligencia rusa en París, y que era discípula de H. P. Blavatsky, la célebre mística rusa. Junto con Edward Bulwer-Lytton, líder de los Rosacruces ingleses, Blavatsky fue la principal personalidad del Renacimiento Ocultista de finales del siglo XIX. Blavatsky era también miembro de los Carbonari, y estaba asociada con Mazzini y Garibaldi [3]. En 1875 ella fundó la Sociedad Teosófica, cuyos miembros principales eran también miembros del Rito de Menfis-Mizraím. Sus dos libros Isis Sin Velo y La Doctrina Secreta son considerados "escrituras" de la Francmasonería [4]. Ella también es considerada como la "madrina" del movimiento New Age.

[3] Réne Guénon, Le Theosophisme, p. 14, citado de K. Paul Johnson, The Masters Revealed, p. 40.
[4] Manly P. Hall (masón de grado 33), "The Phoenix, An Illustrated Review of Occultism and Philosophy", 1960, p. 122.

     Nilus más tarde afirmó en 1917 haberse enterado por fuentes autorizativas de que los Protocolos eran un plan estratégico presentado por Theodor Herzl al Primer Congreso Sionista, sostenido en 1897 en Basilea, Suiza [5]. Él afirmó haber recibido su copia en 1901, por medio de un conocido suyo, quien le aseguró que era una traducción fiel de los documentos originales, los que una mujer había robado de uno de los líderes más altos y más influyentes de los masones en una reunión secreta en algún lugar en Francia.

[5] De Michelis, Cesare G; Newhouse, Richard, The Non-Existent Manuscript: A Study of the Protocols of the Sages of Zion, Nebraska, 2004.

     Cuando Victor Marsden, corresponsal ruso para The London Morning Post, primero tradujo los Protocolos al inglés en 1920, ellos fueron ampliamente aceptados como genuinos por un gran segmento de diplomáticos y estadistas eminentes. El Times de Londres pidió "una investigación imparcial". El Morning Post, el periódico de Marsden, publicó veintitrés artículos que hablaban de los Protocolos y del papel de los judíos en los asuntos mundiales, y también pidió una investigación. Lord Sydenham, un ávido promotor de los Protocolos, escribiendo en The Spectator comentó como muchos otros en cuanto al modo en que las "profecías" publicadas en los Protocolos estaban siendo "literalmente cumplidas ahora", y también pidió una investigación acerca de sus orígenes.

     Finalmente, en Agosto de 1921 el Times publicó un artículo de su reportero en Constantinopla, Philip Graves, que afirmaba haber determinado que los Protocolos eran una falsificación. Graves dijo haber encontrado a un terrateniente Ruso Blanco en 1921, mencionado sólo como el "señor X", que tenía vínculos con la Okhrana, el servicio secreto ruso, en Constantinopla, y quien le dijo que él sabía que los Protocolos eran un plagio de un antiguo raro libro francés. Sospechosamente, según su biógrafo Peter Grose, era Allen Dulles, un presidente del CFR que más tarde llegaría a ser el jefe más famoso de la CIA, y que cultivaba lazos íntimos con los nacionalsocialistas, quien estaba en Constantinopla desarrollando relaciones en las estructuras políticas post-otomanas, y quien descubrió la "fuente" proporcionada a The Times [6].

[6] Peter Grose, en Gentleman Spy: The Life of Allen Dulles, 1994.

     El raro libro que supuestamente sirvió como fuente para los Protocolos resultó ser un trabajo de 1864 de Maurice Joly, titulado Diálogo en el Infierno entre Maquiavelo y Montesquieu. También sospechosamente, el de Joly estaba entre varios trabajos que aparecieron en los años fundamentales entre 1859 y 1869. Eso no fue mucho después de que las sociedades secretas se habían hecho sumamente activas, y varios trabajos dirigidos contra los judíos y las sociedades secretas comenzaron a aparecer. El período comenzó con el Año de las Revoluciones de 1848, seguido de las actividades de Mazzini y los Carbonarios, lo que condujo a la creación del Reino de Italia en 1861.

     Nesta Webster, autora de Sociedades Secretas y Movimientos Subversivos, notó que además de los paralelos encontrados por Graves, había dos trabajos adicionales que también pertenecían a ese período de tiempo. Uno era del programa del anarquista revolucionario y luciferino Mijaíl Bakunin, un masón del Gran Oriente, discípulo del fundador de los Illuminati Adam Weishaupt, y un declarado satanista [7]. El otro trabajo del período era de Jacques-Cretineau Joly, de 1859, donde él reprodujo documentos de la Alta Vendita, un texto supuestamente producido por la más alta logia de los Carbonarios italianos y escrito por el "Pequeño Tigre", nombre en código para Giuseppe Mazzini, en el cual él criticaba a la dirigencia judía de "las sociedades secretas". Dicho trabajo estaba principalmente dirigido contra los judíos de la Asociación Internacional de Trabajadores, que Karl Marx había formado consolidando a diversas sociedades secretas (Ibid., p. 410).

[7] Nesta H. Webster, World Revolution Or the Plot Against Civilization, p. 187.

     Nesta Webster nombra posteriormente otro trabajo que apareció en 1869, titulado Los Judíos, el Judaísmo y la Judeificación del Pueblo Cristiano, por Gougenot des Mousseaux, con un énfasis particular en la Alliance Israëlite Universelle y la francmasonería "universal", "compartiendo una sola vida, y animada por la misma alma". En el mismo año, tanto Des Mousseaux como Bakunin habían descrito una filtración de información desde las sociedades secretas. Según Des Mousseaux, los primeros practicantes de la Kábala fueron los hijos de Caín, que después del Diluvio fueron sucedidos por los hijos de Cam, que se convirtieron en los caldeos. Ellos transmitieron su secreto a los judíos, los que a su vez influyeron en los gnósticos, los maniqueos y los Asesinos. Ellos transmitieron su culto diabólico a los Templarios, quienes lo pasaron a los francmasones, donde siempre los judíos eran los Grandes Maestros.

     Según Des Mousseaux, los principales símbolos de ese culto a Lucifer eran la serpiente y el falo, con rituales que incluían orgías sexuales. Asesinando a niños cristianos, los judíos, que eran brujos, adquirieron el poder demoníaco. Finalmente, en el último capítulo de su libro, el Anticristo sería un rey judío a quien todas las naciones aceptarían como salvador y gobernante de un gobierno de un mundo único.

    «...Los judíos levantarán a un hombre con un genio para la impostura política, un siniestro hechicero alrededor de quien las multitudes fanáticas se aglomerarían. Los judíos aclamarán a ese hombre como el Mesías, pero él será más que eso. Después de destruír la autoridad del cristianismo, él unirá a la Humanidad en una gran hermandad universal y le otorgará una superabundancia de bienes materiales. Por esos grandes servicios, las naciones Gentiles lo aceptarán, lo exaltarán y lo adorarán como un dios; pero en realidad, a pesar de toda su aparente benevolencia, él será el instrumento de Satán para la perdición de la Humanidad» [8].

[8] Gougenot des Mousseaux, Le Juif, le Judaisme et la Judaisation des Peuples Chretiens, Paris, 1869, pp. 485-498.

     En 1870 Bakunin explicó que su sociedad secreta tenía que ser disuelta, debido a ello. Des Mousseaux también había reportado en The Jew que en Diciembre de 1865 él había recibido una carta de un estadista alemán al respecto:

    «Desde la recrudescencia revolucionaria de 1848, he tenido relaciones con un judío quien, por vanidad, reveló el secreto de las sociedades seguras con las que él había estado asociado, y quien me advirtió, con ocho o diez días de antemano, de todas las revoluciones que estaban a punto de estallar en algún punto de Europa. A él le debo la firme convicción de que todos esos movimientos de "pueblos oprimidos", etc., etc., son ideados por media docena de individuos, que dan sus órdenes a las sociedades secretas de toda Europa. El terreno está absolutamente socavado bajo nuestros pies, y los judíos proporcionan un gran contingente de esos socavadores...» [9].

[9] Secret Societies and Subversive Movements, p. 411.

     Según Jeffrey Steinberg y otros, en Dope Inc., los anarquistas de Bakunin junto con la Orden de Sión formaban parte de una red clandestina de subversión encabezada por Lord Palmerston, el Primer Ministro de Inglaterra, como Patriarca del Rito Escocés de la masonería. Bajo la dirección de Palmerston, Giuseppe Mazzini había organizado todas sus sectas revolucionarias: la Joven Italia, la Joven Polonia y la Joven Europa [10].

[10] George Dillon, Grand Orient Freemasonry Unmasked, Londres, 1950, p. 89.

     En 1870 Mazzini junto con Lord Palmerston, Otto von Bismarck y Albert Pike, todos masones de grado 33 del Rito Escocés, completó un acuerdo para crear un rito universal supremo de la Masonería que predominaría sobre todos los otros ritos. Conocido como el Rito Paladio, era el pináculo del poder masónico, una alianza internacional para llevar a las Grandes Logias, el Gran Oriente, los 97 grados de Menfis y Mizraím de Cagliostro, también conocido como el Rito Antiguo y Primitivo, y el Rito Escocés, o Rito Antiguo y Aceptado. El general de la guerra civil estadounidense Albert Pike era el Gran Maestro Soberano Comandante del Consejo Supremo de la masonería del Rito Escocés en Charleston, Carolina del Sur, y el presunto fundador del famoso Ku Klux Klan [11].

[11] John C. Lester, Daniel Love Wilson, Ku Klux Klan: Its Origin, Growth and Disbandment, p. 27.

     La Orden de Sión era el brazo secreto de la élite de la orden de estilo masónico Aliance Israëlite Universelle, cuyo brazo estadounidense era la B'nai B’rith. Fue el rabino Antelman, en To Eliminate the Opiate, quien indicó que los Frankistas introdujeron el Sabateísmo a gran escala en el judaísmo, principalmente por medio de los movimientos de la Reforma y conservadores, así como organizaciones que apoyaban a los sionistas como el Congreso Judío Estadounidense (AJC), el Congreso Judío Mundial (WJC) y la B'nai B’rith, también llamada la Gran Logia Constitucional de la Orden de los Hijos del Pacto, como una rama reconocida del Rito Escocés para los judíos estadounidenses.

     El sionismo es un movimiento secular. Es una causa nacionalista que retiene la lengua del judaísmo para formar una identidad racial, a la vez que rechaza lo que hace del judaísmo una religión. Según Gershom Scholem, y más tarde Jacqueline Rose, como está presentado en The Question of Zion, el sionismo se derivó del Sabateísmo, una secta kabalística fundada cuando Sabbatai Zevi se anunció a sí mismo como el prometido Mesías de los judíos en 1666 [12]. Zevi fue sucedido después por Jacob Frank en el siglo XVIII, cuya secta es conocida como los Frankistas, o Zoharistas, por su rechazo de la Torá en favor del Zohar, el más famoso texto kabalístico.

[12] John Rose, "Zionism under the Microscope", International Socialism, 6 Oct. 2008.

     Tan paradójico como esto pueda parecer, como ha señalado Abraham Duker, la anti-judeidad era la característica entre los sabateos Frankistas, quienes rechazaban a los "judíos ortodoxos" por su adhesión a la Biblia y tenían resentimientos contra éstos por la persecución que ellos habían tenido que soportar:

     "Los Frankistas también estaban unidos por aspectos menos positivos, a saber, la aversión contra los judíos que los forzaron a la conversión y que de esa manera los separaron de sus seres queridos y cercanos, así como por el odio al clero católico que tuvo su parte en ese drástico paso... La tarea de criar una nueva generación en tal condición de doble Marranismo era en efecto difícil y requería mucha cooperación y callar de boca. El parentesco y las cercanas relaciones sociales habían hecho del Frankismo en gran medida una religión de familia, que continuamente ha sido reforzada por el matrimonio y por lazos económicos mediante la concentración en ciertas ocupaciones" [13].

[13] Abraham G. Duker, "Polish Frankism's Duration: From Cabbalistic Judaism to Roman Catholicism and from Jewishness to Polishness", Jewish Social Studies, Oct. 1963, p. 301.

     Según Scholem, «El sabateísmo es la matriz de cada movimiento significativo que surgió en los siglos XVIII y XIX, desde el hasidismo y la Reforma del judaísmo, hasta los tempranos círculos masónicos y el idealismo revolucionario. Los "creyentes" sabateos sentían que ellos eran campeones de un nuevo mundo que debía ser establecido derrocando los valores de todas las religiones positivas» [14].

[14] Jack Manuelian, "The Origins of Modern Zionism", Illuminati News, 30 de Abril de 2005.

     Así, los sabateos inventaron el término "Judaísmo Ortodoxo" para sugerir que sus propias interpretaciones heréticas eran sólo una evolución de la fe verdadera, a la vez que rechazaban las tradiciones sobre las que estaba fundada, que eran la Torá y el Talmud, en favor del Zohar. Como comentó el rabino Samson Raphael Hirsch en 1854:

    «No fueron los judíos "ortodoxos" los que introdujeron la palabra "ortodoxia" en la discusión judía. Fueron los modernos judíos "progresistas" los que primero aplicaron ese nombre a los judíos "viejos" y "atrasados" como un término despectivo. Dicho apelativo al principio fue resistido por los judíos "viejos". Y con justa razón. El judaísmo "ortodoxo" no conoce ninguna variedad del judaísmo. Concibe al judaísmo como uno e indivisible. No conoce un judaísmo mosaico, profético y rabínico, ni un judaísmo ortodoxo y liberal. Sólo conoce judaísmo y no-judaísmo. No conoce a judíos ortodoxos y liberales. Conoce en realidad a judíos conscientes e indiferentes, judíos buenos, judíos malos o judíos bautizados; todos, sin embargo, judíos con una misión que ellos no pueden quitarse de encima. Ellos sólo son distinguidos de acuerdo a cómo realizan o rechazan su misión» [15].

[15] Samson Raphael Hirsch, Religion Allied to Progress, en JMW. p. 198; Cohn-Sherbok, Dan, Judaism: History, Belief, and Practice, 2004, p. 264.

     La investigación del rabino Antelman ha demostrado que —reflejando el rechazo Frankista de la Torá—, según el judaísmo de la Reforma, que es ahora el grupo más grande de los judíos estadounidenses, casi todo lo relacionado con la ley ritual y la costumbre judía tradicional es del pasado antiguo, y por ello ya no es apropiado para que los judíos lo sigan en la época moderna. El rabino considera sólo al monoteísmo como la verdadera base del judaísmo, aunque a veces incluso ofrezca una interpretación teísta. Como el rabino Antelman comenta, "y así la maldición del insípido Gnosticismo penetra la santa casa de Israel y existe dentro de su medio como una quinta columna de destrucción" [16].

[16] Rabbi Antelman, To Eliminate the Opiate, vol. 2. Jerusalén, 2002, p. 102.

     Un Frankista llamado el rabino Zecharias Frankel (1801-1875) se separó del movimiento de la Reforma, al que él consideraba como demasiado radical, a fin de hacer su ataque contra el judaísmo desde un frente diferente, supuestamente pidiendo una vuelta a la ley judía. Sin embargo, según Frankel, la ley judía no era estática sino que siempre se había desarrollado en respuesta a condiciones cambiantes. A su acercamiento al judaísmo él lo llamó "positivo-histórico", lo que significaba que habría que aceptar la ley y la tradición judías como normativas, aunque hay que estar abierto al cambio y al desarrollo de la ley en la misma manera histórica que el judaísmo siempre se ha desarrollado históricamente.

     Frankel fue también el mentor de otro Frankista, un rabino rumano e inglés nacido en Moldavia, Solomon Schechter (1847-1915), el fundador del Movimiento Conservador Judío Estadounidense. Aunque Schechter enfatizaba la posición central de la ley judía, diciendo: "En pocas palabras, el judaísmo es absolutamente incompatible con el abandono de la Torá". Él sin embargo creía en el que él llamaba el Israel Católico. La idea básica era que la ley judía está formada y evoluciona en base al comportamiento de la gente, y se afirma que Schechter violó abiertamente las prohibiciones asociadas con la observancia tradicional del Sabbath.

     Judah P. Benjamin, un súbdito británico y líder de la B'nai B’rith y de la Orden de Sión, junto con el doctor Kuttner Baruch, abuelo del financiero estadounidense Bernard Baruch, asistieron a Albert Pike en la fundación del Ku Klux Klan. Judah P. Benjamin fue también el individuo que dio la orden para el asesinato de Lincoln, según el informe del consejero legal militar asignado para investigar el asesinato e informar a la Comisión Militar responsable [17].

[17] John A. Bingham, Special Judge Advocate, "Trial of the Conspirators for the Assassination of President Lincoln Delivered June 2-28, 1865, before the Military Commission of the Court Martial of the Lincoln Conspirators", War Department Records, Section Monograph 2257, transcripción oficial; citado en Dope Inc. p. 25.

     La mayor parte de la financiación de la Orden de Sión provino de las casas bancarias de París y Londres de Rothschild, Montefiore y Hirsch. Según Jeffrey Steinberg y otros, la Orden de Sión formaba parte de una red subterránea de subversión encabezada por Lord Palmerston, como Patriarca del Rito Escocés de la masonería:

     «Los soldados irregulares de Palmerston, empleados en el tráfico ilegal de drogas, asesinatos y subversiones de "quinta columna" contra Estados Unidos en el período anterior y durante la Guerra Civil, son los antepasados directos de lo que es llamado ahora el crimen organizado. Las "Tríadas" chinas, o Sociedades del Cielo; la Orden de Sión y su derivado estadounidense la B'nai B’rith; la "Joven Italia", cuyo brazo siciliano de aplicación de la ley se hizo conocido como la Mafia; la orden jesuíta basada en la decadente Austria de los Habsburgo; las pandillas anarquistas lanzadoras de bombas de Mijaíl Bakunin, y casi cada otro habitante del inframundo político británico, siguieron una cadena de comando que conducía por medio del Rito Escocés de la masonería directamente a Lord Palmerston y sus sucesores» [18].

[18] Konstandinos Kalimtgis, David Goldman y Jeffrey Steinberg, Dope Inc.: Britain's Opium War against the U.S., Nueva York, 1978, p. 25.

      Un exponente principal de la Orden de Sión fue Moses Hess (1812-1875), uno de los primeros líderes importantes de la causa sionista, siendo considerado como el fundador del sionismo laborista, que originalmente abogaba por la integración judía en el movimiento socialista. Hess era nieto del rabino David T. Hess, quien accedió al rabinato de Manheim después de que de éste se habían apoderado los seguidores sabateos del rabino Eybeshütz [19]. Hess también enseñó a Marx y a Engels la filosofía del Comunismo [20].

[19] Rabbi Antelman, To Eliminate the Opiate, vol. 2., p. 20.
[20] Nachum Glatzer, The Judaic Tradition, Boston, 1969, p. 526.

    Según el rabino Antelman, en To Eliminate the Opiate, Marx también era de origen sabateo, habiendo sido su padre Heinrich reclutado en dicha secta [21]. La filosofía de Marx del comunismo representaba un desarrollo posterior del Idealismo alemán, que tiene sus raíces en la Kábala de Isaac Luria, mediante la influencia de Friedrich Hegel [22]. Como el historiador judío Paul Johnson indicó en su Historia de los Judíos, la teoría de Marx de la Historia se parece a las teorías kabalísticas de la Era Mesiánica del mentor de Sabbatai Zevi, Nathan de Gaza [23].

[21] Vol. 2, p. 16.
[22] Véase Glenn Magee, Hegel and the Hermetic Tradition, Cornell University Press, Julio de 2001.
[23] Paul Johnson, A History of the Jews, Londres, 1987, p 348; citado de Robert Mock MD, "The Sabbatean Jews and Their Affect on Global Politics" http://biblesearchers.com/reflections/2004/augustkerry.shtml

     Mijaíl Bakunin era un masón del Gran Oriente, un discípulo del fundador de los Illuminati Adam Weishaupt, y un declarado satanista [24]. Él creó la semi-secreta Alianza Socialdemócrata, que tenía una afiliación directa con los Illuminati. Él la concibió como una vanguardia revolucionaria dentro de la Primera Internacional de Karl Marx, de la cual él fue expulsado en 1872 [25]. Como lo ha demostrado Boris I. Nicolaevsky, la creación de la Primera Internacional fue el resultado de los esfuerzos de los Filadelfos del Rito de Mizraím, quienes se habían hecho partidarios de Mazzini y del general Guiseppe Garibaldi.

[24] Nesta H. Webster, World Revolution Or the Plot Against Civilization, p. 187
[25] David Livingstone, Terrorism and the Illuminati, p. 137.

     La Aliance Israëlite Universelle fue fundada en 1860 por Benjamin Disraeli, el primer Primer Ministro judío de Inglaterra, así como por Moses Montefiore, Adolph Cremieux (1796-1880), el Consejo Supremo de la Orden de Mizraím, y el Gran Maestro de la masonería del Rito Escocés [26]. En su juventud Cremieux había sido un admirador de Napoleón I, y más tarde llegó a ser un amigo íntimo así como el asesor jurídico de la familia Bonaparte. Al igual que los Carbonarios, él dirigió sus esfuerzos contra Napoleón III, y se asoció con todos los enemigos del Emperador. Cremieux era también un amigo de Victor Hugo, éste mismo un amigo de Saint-Yves d’Alveydre, el fundador del Sinarquismo, así como de Eliphas Levi, un amigo de Bulwer-Lytton.

[26] Lady Queenborough (Edith Starr Miller), Occult Theocrasy, Francia, 1933, p. 417.

     El protegido de Cremieux era Maurice Joly, autor del Diálogo en el Infierno entre Maquiavelo y Montesquieu, que es considerado como la supuesta base de los Protocolos. Joly era judío, y él era un masón de toda la vida y un miembro del Rito de Mizraím [27]. Su libro era un ataque contra las ambiciones políticas de Napoleón III que, representado por Maquiavelo, conspira para gobernar el mundo. Joly fue encarcelado en Francia durante quince meses como un resultado directo de la publicación de su libro.

[27] Lord Alfred Douglas, Plain English, 1921; Kerry Bolton, The Protocols of Zion in Context.

     Escribiendo en The Times, Graves compartió lo que él pensaba que eran numerosos paralelos con dicha obra, lo que lo llevó a concluír que gran parte de los Protocolos era una paráfrasis de ella. Según el análisis de Norman Cohn del texto, en Warrant for Genocide (Autorización para el Genocidio):

     «En total, más de 160 pasajes en los Protocolos, que totalizan dos quintos del texto entero, están claramente basados en pasajes de Joly; en nueve de los capítulos los préstamos equivalen a más de la mitad del texto, en algunos ellos equivalen a tres cuartos, y en uno (el Protocolo VII) a casi el texto entero. Además, con menos de una docena de excepciones, el orden de los pasajes tomados prestados es el mismo que en Joly, como si el adaptador hubiera trabajado con el Diálogo mecánicamente, página por página, copiando directamente en sus "Protocolos" a medida que procedía. Incluso la disposición de los capítulos es más o menos igual, correspondiendo los veinticuatro capítulos de los Protocolos aproximadamente con los veinticinco del Diálogo. Sólo hacia el final, donde predomina la profecía de la Era Mesiánica, el adaptador se permite alguna verdadera independencia de su modelo. Es de hecho un caso clarísimo de plagio —y de falsificación— como uno bien podría esperar» [28].

[28] Norman Cohn, Warrant for Genocide: The Myth of the Jewish World Conspiracy and the Protocols of the Elders of Zion, 1970, p. 82.

     De esta manera, si bien los Protocolos pueden haber sido en parte plagiados de la obra de Joly, él puede a su vez haber sacado su información de alguna otra fuente. Joly también fue acusado de plagiar una popular novela de Eugene Sue, Les Mystères de Paris. Según Lord Alfred Douglas en su revista Plain English en 1921, Joly era un judío y su nombre real era Moses Joel. Una acusación similar fue hecha por Kerry Bolton en Los Protocolos de Sión en Su Contexto, donde el verdadero nombre de Joly era Joseph Levy, y él era un masón de toda la vida y miembro del Rito de Mizraím. Joly fue también un amigo de Victor Hugo, y ambos fueron supuestos miembros de los Rosacruces [29]. El trabajo de Joly también fue precedido por otro de los protegidos de Cremieux, Jacob Venedy, titulado Maquiavelo, Montesquieu, Rousseau. De Venedy también se ha afirmado que era un judío, un masón, un comunista y un amigo de Karl Marx [30].

[29] Jim Marrs, Rule by Secrecy, 2001.
[30] Kerry Bolton, The Protocols of Zion in Context, 2003, p. 34.

    Es la logia Mizraím la que parece haber sido el origen de lo que finalmente llegó a ser conocido como los Protocolos, cuando ellos surgieron de los círculos teosóficos en conexión con la Inteligencia rusa en París. A mediados de los años '30 el testimonio ruso en el Proceso de Berna vinculó al jefe del servicio de seguridad ruso en París, Pyotr Rachkovsky, con la aparición de los Protocolos. Fue la venta de los Protocolos en librerías por el Frente Nacional lo que condujo al Proceso de Berna, un famoso juicio realizado en Berna, Suiza, entre 1933 y 1935, que provocó una sensación internacional. Los demandantes eran la Asociación Judía Suiza y la comunidad judía de Berna, que demandó al Bund Nationalsozialistischer Eidgenossen (BNSE). Los demandados fueron financiados en su defensa por agentes nacionalsocialistas trabajando para el gobierno alemán.

     Theodor Fritsch del Frente Nacional declaró genuinos a los Protocolos y como habiendo sido producidos durante el Primer Congreso Sionista en Basilea, y él citó lo que consideraba como el testimonio incriminatorio del rabino Marcus Ehrenpreis (1869-1951) de la sinagoga de Estocolmo. Como lo ha reportado Victor Marsden, Ehrenpreis debe haber dicho antes en 1924:

     «Durante mucho tiempo he estado bien familiarizado con los contenido de los Protocolos, en realidad durante muchos años antes de que ellos fueran publicados alguna vez en la prensa cristiana. Los Protocolos de los Sabios de Sión no eran de hecho los Protocolos originales en absoluto sino un extracto comprimido de los mismos. De los 70 Sabios de Sión, en cuanto al origen y la existencia de los Protocolos originales, hay sólo diez hombres en el mundo entero que lo sepan.

     «Participé con el doctor Herzl en el primer Congreso Sionista que fue celebrado en Basilea en 1897. Herzl era la figura más prominente en el Congreso Mundial Judío. Herzl previó, veinte años antes de que la experimentáramos, la revolución que trajo la Gran Guerra, y él nos preparó para lo que iba a suceder. Él previó la partición de Turquía, y que Inglaterra obtendría el control de Palestina. Podemos esperar importantes acontecimientos en el mundo».

     El experto anti-judío Ulrich Fleischhauer afirmó que ellos eran genuinos, pero de autoría incierta, posiblemente compuestos por el autor judío Ahad Haam. Ahad Haam era el seudónimo de Asher Zvi Hirsch Ginsberg, uno de los principales primeros pensadores sionistas, que se decía que había sido un miembro de la Aliance Israëlite Universelle. La versión originalmente hebrea de Ginsberg fue supuestamente traducida al ruso, y finalmente al francés para los miembros de la Aliance Israëlite Universelle, y aprobada en una reunión secreta de la B'nai B’rith que supuestamente tuvo lugar en 1897 durante el primer Congreso Sionista en Basilea [31].

[31] Cesare G. De Michelis, The Non-Existent Manuscript: A Study of the Protocols of the Sages of Zion, Jerusalén, 2004, p. 115.

     Sin embargo, los expertos Arthur Baumgarten y C. A. Loosli declararon los Protocolos como un plagio y una falsificación producidos por ayudantes de la Okhrana rusa zarista, para promover sentimientos anti-judíos durante la época de los pogroms. En particular, la intención era influír en el Zar Nicolás II contra cualquier intento de modernización e industrialización de Rusia, identificando a tales políticas como inspiradas por los judíos.

     Muchos autores sostienen que fue Matvei Golovinski, un agente de Rachkovsky, quien en París a principios de la década de 1900 redactó la primera edición de los Protocolos [32]. Su padre, Vasili Golovinski, era un amigo de Fiodor Dostoyevski. Sin embargo, en Un Estudio de los Protocolos de los Sabios de Sión, el académico italiano Cesare de Michelis escribe que la hipótesis de la autoría de Golovinski estaba basada en declaraciones de la princesa Catherine Radziwill, quien era conocida por ser una fuente no fiable. Ella afirmó haber visto el manuscrito de los Protocolos escrito por Golovinsky, Rachkovsky y Manusevich en 1905, pero en 1905 Golovinsky y Rachkovsky ya habían abandonado París y se habían trasladado a San Petersburgo [33].

[32] Martin J. Manning, Herbert Romerstein, Historical Dictionary of American Propaganda, p. 227; Eliza Slavet, Racial Fever: Freud and the Jewish Question, p. 244; Bat Ye'or, Eurabia: The Euro-Arab Axis, p. 149; Michael Streeter, Behind Closed Doors: The Power and Influence of Secret Societies, p. 148; Avner Falk, Anti-Semitism: A History and Psychoanalysis of Contemporary Hatred, p. 147.
[33] "Matvei Golovinski", Wikipedia.

     Sin embargo, en su libro de 2001 "The Question of the Authorship of The Protocols of the Elders of Zion", un erudito ucraniano, Vadim Skuratovsky, proporciona pruebas de que Charles Joly, un hijo de Maurice Joly, visitó San Petersburgo en 1902, y de que él y Golovinsky trabajaron juntos en Le Figaro en París. Skuratovsky también rastrea las influencias de la prosa de Dostoyevski, en particular de El Gran Inquisidor y de Los Poseídos, sobre los escritos de Golovinsky, incluídos los Protocolos.

     También se dijo que los presuntos falsificadores en el círculo de Rachkovsky habían hecho uso de una versión más temprana de los Protocolos descubierta por Gerard Encausse, alias Papus, el principal defensor del sinarquismo, que era el Gran Maestro de la logia de Menfis-Mizraím [34]. En 1920 un periódico en idioma ruso, el Órgano de la Idea Democrática, publicó un artículo que afirmaba que Papus había emprendido un viaje especial por Europa y que había recolectado información en círculos masónicos. Papus había informado sobre una conspiración de parte de uno de sus protegidos, el místico Maître Philippe y sus partidarios, contra el Zar Nicolás II de Rusia. Papus compartió una serie de Protocolos de las Reuniones de las Logias Masónicas Secretas, que habían jurado destruír a la familia imperial rusa (Ibid.).

[34] Cesare G. de Michelis, The Non-Existent Manuscript: A Study of the Protocols of the Sages of Zion, p. 115.

     En 1901 Papus también colaboró con un periodista anti-judío, Jean Carrere, en una serie de artículos publicados en el Echo de Paris acerca de una corporación financiera secreta opuesta a las relaciones entre franceses y rusos. Sus ataques estaban dirigidos contra importantes figuras del gobierno ruso, específicamente Rachkovsky y su patrocinador, el conde Sergei Witte, ministro de Hacienda de Rusia y primo de la Blavatsky, así como un cercano aliado del príncipe Ukhtomskii [35]. Cuando Ukhtomskii acompañó a Nicolás II mientras éste era el Tsesarevich (príncipe heredero) en su Gran Viaje al Este, él entró en contacto con Blavatsky en la oficina central de la Sociedad Teosófica en Adyar, India, y prometió usar su influencia para impulsar los proyectos de ella [36]. James Webb propuso, y K. Paul Johnson concuerda, que el modelo para los "Buscadores de la Verdad" era el considerado por George Gurdjieff [37]. Según Papus:

     «Esto no ve que en todos los conflictos, ya sea que surjan dentro de las naciones o entre ellas, hay, junto a los actores aparentes, motores ocultos quienes gracias a sus cálculos egoístas hacen inevitables esos conflictos.

    «Todo lo que sucede en la confusa evolución de la naciones es así preparado en secreto con el objetivo de asegurar la supremacía de unos pocos hombres; y son esos pocos hombres, a veces famosos, a veces desconocidos, quienes deben ser buscado detrás de todos los acontecimientos públicos.

    «Ahora, hoy, la supremacía está asegurada por la posesión del oro. Son las corporaciones financieras las que sostienen en este momento los hilos secretos de la política europea...

    «Hace unos pocos años fue fundada de esa manera en Europa una corporación financiera, hoy todopoderosa, cuyo objetivo supremo es monopolizar todos los mercados del mundo, la cual, a fin de facilitar sus actividades, tiene que adquirir influencia política» [38].

[35] Gary Lachman, Politics and the Occult: The Left, the Right, and the Radically Unseen, 2008, p. 164.
[36] K. Paul Johnson, Initiates of Theosophical Masters, Nueva York, 1995, p. 133.
[37] K. Paul Johnson, Initiates of Theosophical Masters, p. 141.
[38] Mehmet Sabeheddin, "El Secreto de Eurasia: La Clave de la Historia Oculta y los Acontecimientos Mundiales", http://editorial-streicher.blogspot.com/2014/07/sobre-el-conflicto-atlantico-y.html

     Umberto Eco indica en El Péndulo de Foucault que Rachkovsky parece haber estado relacionado con el conde de St. Germain. Aunque el de Eco sea un trabajo de ficción, destinado a burlarse de las tendencias que tienen los "teóricos de la conspiración" a tocar todas las cuerdas de las coincidencias para fabricar insidiosos complots, K. Paul Johnson ha sugerido que los "maestros ascendidos" de Blavatsky eran gente real, como Jamal ud Din al-Afghan y Max Theon, etcétera.

     Entre sus numerosos alias, Saint Germain había asumido la identidad de Rakoczi. Y como Eco señala, el príncipe Carlos de Hesse-Kassel, nieto del rey Jorge II de Inglaterra y miembro de los Illuminati, en cuya residencia se suponía que había muerto St. Germain, había dicho que este último era de origen transilvano y que su apellido era Rackoczi. Carlos era también el Gran Maestro de los Hermanos Asiáticos, una sociedad secreta Frankista que sucedió a los Illuminati. Saint Germain era según se cree el hijo de Francis II Rakoczi, príncipe de Transilvania, que era el nieto de Jorge II Rakoczi y de Sophia Bathory, dos familias que, como Vlad Dracul, más tarde conocido como Drácula, pertenecían a la medieval Orden del Dragón [39]. Y Comenius, un prominente rosacruz del Círculo Hartlib que participó en el ascenso de la misión de Sabbatai Zevi, dedicó su obra Pansophiae a un landgrave [conde o príncipe] llamado "Ragovsky".

[39] Isabel Cooper-Oakley, The Comte de St. Germain, Milán, 1912.

     Algunos grupos esotéricos consideran a St. Germain como habiendo sido el Sumo Sacerdote de la Atlántida hace 13.000 años; como el mago Merlín; como una reencarnación de Christian Rosenkreutz; como habiendo escrito las obras de Shakespeare, o habiendo sido Francis Bacon. Otros lo acreditan como habiendo sido el inspirador de los Padres Fundadores para redactar la Declaración de Independencia y la Constitución estadounidenses, así como el diseñador del Gran Sello de Estados Unidos.

     Tanto Blavatsky como su alumna Annie Besant afirmaron haberse reunido con el conde. En las obras de su sucesora Alice A. Bailey, Saint Germain es llamado Maestro Rakoczi o simplemente Maestro R, donde su título espiritual se dice que es Señor de la Civilización, cuya tarea es el establecimiento de la nueva civilización de la Era de Acuario. Bailey declaró que "en algún momento después de 2025 d.C." Jesús, el maestro Rakoczi, Kuthumi y otros en la Jerarquía Espiritual se "materializarían", descendiendo desde los mundos espirituales e interactuando en cuerpos tangibles visibles.

     Blavatsky también se relacionó estrechamente con otro agente de Rachovsky, Yuliana Glinka, a quien muy a menudo se le ha atribuído el papel de haber conseguido la copia más temprana de los Protocolos. Glinka era la nieta de un coronel cuyas afiliaciones masónicas habían conducido a su detención por su participación en el complot de los Decembristas, inspirados por los Carbonarios, en 1825 contra el Zar Nicolás I [40]. El padre de Yuliana, Dmitri Feodorovich Glinka, llegó a ser un general y entró en el servicio diplomático, y por consiguiente, ella pasó un tiempo en Portugal y Brasil donde se relacionó con el candomblé, una versión brasileña de la Santería caribeña.

[40] Alex Butterworth, The World that Never Was: A True Story of Dreamers, Schemers, Anarchists and Secret Agents, Londres, 2011, p. 182.

     Gracias a sus conexiones familiares, Yuliana consiguió un puesto como dama de honor de la Tsaritsa (zarina) Maria Alexandrovna, la Emperatriz consorte de Alejandro II de Rusia. Yuliana pasó la mayor parte de su tiempo en París donde asistió a sesiones de espiritismo y se asoció con los discípulos de Eliphas Levi. Por medio de su tío, el general Orzheyevsky, ella se involucró con Rachkovsky. Ella también más tarde se unió a la Sociedad Teosófica y se convirtió en una compañera personal de Blavatsky [41]. Como Blavatsky, Yuliana Glinka se convirtió en una discípula de los Maestros Ocultos.

[41] James Webb, The Occult Establishment, Illinois, 1976, p. 217.

     Según Bolton y Marsden, en 1844 Yuliana Glinka contrató a Joseph Schorst-Shapiro, un miembro de la logia Mizraím de Joly, para obtener información sensible, comprándole una copia de los Protocolos [42], la que Glinka posteriormente dio a un amigo que los entregó a Nilus. Así, el secuaz de Nilus, George Butmi de Katzman, afirmó: «Los Protocolos ya mencionados fueron tomados de las actas de la logia masónica del rito egipcio "Mizraím", en la cual entran sobre todo los judíos» [43].

[42] Kerry Bolton en "The Protocols of Zion In Context", 2003; citado en Henry Makow, "Maurice Joly Plagiarized Protocols of Zion (not vice-versa)", HenryMakow.com
[43] Cesare G. De Michelis, The Non-Existent Manuscript, p. 118.

     Los Protocolos fueron primeramente mencionados en la prensa rusa en Abril de 1902, por el periódico de San Petersburgo Novoye Vremya. El artículo, escrito por un famoso publicista conservador, Mijaíl Menshikov, "reportó cómo la dama de moda (Yuliana) lo había invitado a su casa para ver el documento de enorme importancia. Asentada en un elegante departamento y hablando un perfecto francés, la dama le informó que ella estaba en contacto directo con el mundo más allá de la tumba y procedió a introducirlo en los misterios de la Teosofía... Finalmente, ella lo inició en los misterios de los Protocolos" [44].

[44] "1884: One Hot Number", Joseph Trainor, ed. UFO Roundup. vol. 8. Nº 40, Oct. 2003.

     En último término, la diseminación de los Protocolos es parte de una estrategia atrevida y engañosa que ha sido mencionada como la "Revelación del Método". La estrategia sigue siendo empleada por los sionistas modernos, como lo ha explicado Abraham Foxman, líder de la Liga Anti-Difamación (ADL), originalmente fundada por la B'nai B’rith. La función de la ADL, como lo ha demostrado Yoav Shamir en True Stories: Defamation, un documental de 2010 emitido por el Canal 4, es en gran parte nutrir la impresión de una duradera amenaza mundial de parte del anti-judaísmo. Foxman, quien mantiene una relación muy cercana con el gobierno israelí, y que es buscado por Washington y gobiernos y líderes políticos alrededor del mundo, explicó a Shamir su poder e influencia como la explotación de la "línea fina" del anti-judaísmo.

     Porque, como explica Foxman, los judíos "no son tan poderosos como los no-judíos piensan que somos, ni tan poderosos como creen nuestros enemigos. Estamos en algún punto en el medio. Ellos creen realmente que podemos hacer una diferencia en Washington, y no vamos a convencerlos de lo contrario". Foxman pregunta: "¿Cómo combate usted esa visión conspirativa de los judíos sin usarla?". Yoav Shamir interpreta la explicación de Foxman como diciendo: "Es como un juego de póker, en el cual Foxman engaña al otro lado para que piense que los judíos tienen más influencia y poder en Washington que lo que realmente tienen. El aspecto negativo es que la idea de los judíos como siendo tan poderosos puede resultar en envidia, e incluso en odio" (Ibid.).

     La misma estrategia ha sido referida en "1984" de George Orwell, donde a Winston, el protagonista del libro, le entregan una copia de "El Libro" que detalla los engaños del Estado, a fin de ser descubierto como un disidente, y finalmente reformado. Hoy, el mito de una conspiración "judía" es usado para muchos propósitos, principalmente para manipular a aquellos lo bastante astutos para que reconozcan que [los judíos] no son como ellos parecen, y para conducirlos en una dirección diferente y más apropiada, a menudo conduciendo a esos mismos disidentes a apoyar inconscientemente los mismos proyectos de los Illuminati a los que ellos creen que están en oposición.–







No hay comentarios:

Publicar un comentario