BUSCAR en este Blog

sábado, 7 de mayo de 2016

John Kaminski - Un Momento Instructivo



     Ayer se publicó en therebel.is el siguiente interesante breve artículo (A Teachable Moment) de John Kaminski que ofrecemos traducido que, como en general, aborda la realidad estadounidense, esta vez a partir de una expresión planteada por el candidato presidencial Donald Trump que ha molestado a la tribu perdida, que no cesa, con el más mínimo pretexto, de sacar a relucir sus falsos traumas y a proyectar su retorcido subconsciente, adjudicando intenciones que sólo existen en su cerebro.


Un Momento Instructivo
por John Kaminski
6 de Mayo de 2016



La frase "Estados Unidos Primero" (America First)
es considerada ofensiva por los judíos.
Los estadounidenses lavados de cerebro son demasiado estúpidos
para comprender lo que eso realmente significa.


     Las protestas judías sobre el uso de Donald Trump de la frase "Estados Unidos Primero" como algo anti-judío deberían decirle a usted todo lo que necesita saber acerca de cómo los judíos sienten con respecto a Estados Unidos.

     Ellos sienten que son los dueños de Estados Unidos —¡y en gran parte lo son!—, pero ellos también consideran que los goyim deberían obedecerlos cuando ellos pontifican que Israel está primero, y que los estadounidenses deberían poner los intereses de Israel antes que los de Estados Unidos.

     ¿Y por qué estos últimos no deberían hacerlo? Los partidarios de Israel Primero —tanto judíos como aquellos sobornados por los judíos— poseen el gobierno estadounidense y prácticamente la infraestructura estadounidense entera, y los han tenido durante décadas.

     Agréguele a eso el triste hecho de que casi toda la información que cada uno recibe a través de medios electrónicos e impresos proviene de testaferros cuyos dueños son los judíos, lo que crea la receta perfecta para el totalitarismo que está siendo tragado completamente por las generaciones más jóvenes de estadounidenses que no han experimentado nunca la Historia real del mundo, la cual revela cientos de años de perfidia judía hacedora de guerras exactamente como lo que está sucediendio en el mundo hoy.

     La judía Liga Anti-Difamación, la red CNN y un fatuo columnista judío llamado Eli Lake han insistido en que la frase "Estados Unidos Primero" evoca recuerdos muy cargados de una época diferente de hace aproximadamente 76 años, cuando el mundo fue colocado en el precipicio de la Segunda Guerra Mundial, y el famoso aviador estadounidense Charles Lindbergh era la figura más visible que trataba desesperadamente de mantener a Estados Unidos fuera de una matanza sin precedentes.

     Los sanguinarios judíos espumaban por la boca en su frenesí para aniquilar a Adolf Hitler, quien había removido a los judíos del poder en Alemania y había encarcelado a muchos de ellos en campos de trabajo, que no eran los campos de exterminio de la propaganda mediática judía. La patraña de los 6 Millones ha sido desacreditada hace mucho como una historia de portada para ocultar cómo Alemania llegó a ser próspera cuando puso serias sanciones contra el traicionero comportamiento de los explotadores judíos.

     El Presidente estadounidense Franklin Roosevelt, el Primer Ministro británico Winston Churchill y el dictador de la Unión Soviética Josef Stalin —todos ellos descendientes de judíos y rodeados por consejeros judíos— habían pretendido durante años derrocar a Hitler y liquidar a la población alemana entera.

     Cuando Hitler removió a los judíos del poder en Alemania en 1933, los judíos de todo el mundo declararon la guerra contra él, y mediante su control político, desde detrás del escenario, de Estados Unidos, Gran Bretaña y la URSS, finalmente redujeron a la nada a la próspera e inocente nación que Hitler había resucitado desde las cenizas de la Primera Guerra Mundial.

     Por supuesto, por causa de que los principales medios de comunicación del mundo han sido controlados por los judíos a lo largo del siglo XX, al mundo le ha sido contada una historia muy diferente sobre esos acontecimientos.

     Ahora la ADL y sus pagados perros falderos de la prensa hedionda a kosher de Estados Unidos realmente ha afirmado que no está bien que Trump use la frase "America First" porque trae de vuelta recuerdos de cuando uno de los grandes estadounidenses, Charles Lindbergh, luchaba valientemente para que Estados Unidos se mantuviera ajeno a una Segunda Guerra Mundial falsamente motivada.

     Si Lindbergh hubiera tenido éxito, se habrían salvado decenas de millones de vidas. Pero la combinación de la prensa judía y su disposición a publicar las mentiras de los políticos que fueron pagados generosamente por los judíos que controlaban la oferta de dinero del mundo, era simplemente demasiado fuerte para que los ciudadanos promedio que simplemente querían vivir en paz se sobrepusieran a ello.

     Después de todo —y hasta este mismo día— la paz nunca ha estado en la agenda judía.

     Hoy la CNN, una organización propagandística completamente judía que despide a la gente cuando ellos mencionan aquel hecho, realmente reconoce la verdad de los hechos de la Segunda Guerra Mundial, pero los etiqueta como "mentiras". Ésa es la manera en la que los judíos típicamente ponen la realidad de cabeza, tal como lo hacen cuando ellos apoyan la noción de que gritar "Estados Unidos Primero" es anti-semita.

     En un documento aburrido y corrupto escrito por la profesora del Williams College Susan Dunn [1], la CNN procede a pintar con una ancha brocha de un supuesto anti-semitismo a una falange entera de políticos estadounidenses, desde el juez de la Corte Suprema Potter Stewart y el ex-Presidente Gerald Ford, el antiguo miembro del círculo de Kennedy [su cuñado] Robert Sargent Shriver, hasta al ex-presidente de Yale, Kingman Brewster, por unirse a la cruzada "aislacionista" de Lindbergh.

[1] http://www.cnn.com/2016/04/27/opinions/trump-america-first-ugly-echoes-dunn/

     Robert Wood, el presidente del consejo de Sears Roebuck, aceptó actuar como el presidente temporal de ese grupo. La creciente organización pronto incluyó a hombres poderosos como el coronel Robert McCormick del Chicago Tribune; el industrial de la carne de Minnesota Jay Hormel; Sterling Morton, presidente de la Morton Salt Company; el Representante estadounidense Bruce Barton de Nueva York, y Lessing Rosenwald, ex-presidente de Sears.

     Esos hombres eran todos patriotas que abogaban por la independencia estadounidense, los cuales son ridiculizados ahora por la CNN como "blandos con Hitler". Los verdaderos hechos del asunto son que Hitler y Alemania fueron las víctimas inocentes de una conspiración judía mundial para estrangular al desafío más peligroso alguna vez visto por la hegemonía financiera judía a nivel mundial.

     La forma en que la CNN lo cuenta es que America First luchó con el problema del anti-judaísmo de algunos de sus líderes y muchos de sus miembros. La CNN llama a Henry Ford "notoriamente anti-judío", pero Ford era y es la figura más importante en el siglo XX que correctamente dio la alarma sobre los judíos internacionales que no tenían lealtad a ningún país sino a su propia tribu demente y su deseo insano de conquistar el mundo, que era una acusación que los judíos siempre levantaron contra Hitler pero que era realmente una proyección de su propio retorcido objetivo.

     A medida que la CNN enumeraba los supuestos aspectos anti-judíos del movimiento America First de Lindbergh, citó a un líder de la rama de Kansas que expuso que el Presidente Franklin Roosevelt y Eleanor Roosevelt eran "judíos" y que Winston Churchill era un "medio judío".

     La CNN menosprecia esas aseveraciones como ridículas, pero los hechos demuestran que las acusaciones eran todas verdaderas. Roosevelt descendía de judíos por ambos lados de su familia, y la abusiva madre de Churchill era una judía estadounidense que crió a uno de los grandes maníacos homicidas y políticos incompetentes del siglo XX.

     (Sí, resulta que estoy leyendo la última lección de Historia de Mike King, "El Perro Rabioso Británico: Desacreditando el Mito de Winston Churchill", The British Mad Dog: Debunking the Myth of Winston Churchill).

     Después de Pearl Harbor, el America First Committee cerró sus puertas, pero no antes de que Lindbergh pronunciara su famoso discurso en una concentración de America First en Des Moines, Iowa, en Septiembre de 1941. Después de acusar que el Presidente Roosevelt había fabricado "incidentes" (¡como Pearl Harbor!) para impulsar al país a la guerra, Lindbergh procedió a expresar sus verdaderos pensamientos.

     "Las razas británica y judía", declaró él, "por motivos que no son estadounidenses, desean involucrarnos en la guerra". El enemigo de la nación era uno interno, uno judío. "El mayor peligro que ellos representan para este país está en sus grandes propiedades e influencia sobre nuestras películas, nuestra prensa, nuestra radio y nuestro gobierno", aseveró.

     Hoy, estos hechos son aún más verdaderos que lo que lo eran en 1941.

     El mensaje inequívoco de Lindbergh era que los judíos que vivían en Estados Unidos constituían una "raza" extranjera rica, influyente y conspiradora que se había apoderado de "nuestros" medios de comunicación y se había infiltrado en "nuestras" instituciones políticas. Ellos eran el grupo ajeno, hostil a "nosotros".

      Aunque las aseveraciones de Lindbergh eran todas verdaderas, ellas fueron hechas desaparecer por el enorme poder de los medios de comunicación controlados por el judío y de los políticos sobornados y chantajeados por los judíos, un hecho demoníaco de la vida que sigue saboteando a Estados Unidos hasta el momento actual.

     Muy confiada de su poder para engañar a los estadounidenses con mentiras absurdas, la CNN amante del "Holocausto" citó a la "hermanastra" de Ana Frank, que comparó a Donald Trump con Adolf Hitler (deberíamos ser así de afortunados):

     «Eva Schloss, ahora de 86 años, era una amiga de los Frank en Amsterdam después de que sus familias huyeron de la Alemania nacionalsocialista en los años '30. Su madre, Fritzi, se casaría con Otto Frank, el padre de Ana, después de la Segunda Guerra Mundial. "Si Donald Trump se convirtiera en el siguiente Presidente de Estados Unidos eso sería un completo desastre", dijo ella a Newsweek. "Pienso que él está actuando como otro Hitler al incitar el racismo"».

     Por supuesto, cualquiera que esté familiarizado con el timo de Ana Frank conoce lo que William Pierce descubrió [2]: que grandes partes del llamado Diario de una Muchacha fueron escritas con bolígrafo (a pesar de una avalancha de argumentos judíos que tratan de defender sus mitos del "Holocausto" en cuanto a que dicho diario fue escrito con una pluma estilográfica).

[2] http://nationalvanguard.org/2015/01/anne-frank-hoax-exposed/

     La revelación consiste en que el bolígrafo fue inventado en 1951, y Ana Frank murió en 1945.

     Curiosamente, yo estaba revisando mis archivos recientemente y encontré algunos comentarios del ahora encarcelado revisionista Horst Mahler que fueron traducidos al inglés por James Damon, lo que me recordó durante cuánto tiempo este asalto judío sobre la realidad ha estado ocurriendo.

     Aunque muchos de los grandes pensadores del mundo, desde Cicerón a Ezra Pound, hayan sopesado el depravado comportamiento de los judíos, Mahler concentró su atención en una largamente olvidada lumbrera literaria que describió adecuadamente el comportamiento judío hace más de 200 años.

     En 1793 el filósofo alemán Johann Gottlieb Fichte describió el problema judío muy claramente:

     "Un poder, un Estado lleno de animosidad dentro de otro Estado, se está extendiendo por entre casi todos los países de Europa... Ese Estado está constantemente en guerra con todos los otros, oprimiendo severamente a la ciudadanía general.

     "Se trata del judaísmo, el Estado judaico.

     "A los judíos deben concedérseles derechos humanos aunque ellos los nieguen a otros.

     "Ellos son, después de todo, seres humanos; y las injusticias que ellos cometen no nos dan el derecho a comportarnos como ellos lo hacen.

     "Al concederles los derechos de los ciudadanos, sin embargo, no puedo ver ninguna alternativa a la amputación de sus cabezas y la sustitución de ellas con cabezas que estén purgadas de ideas judías...

     "A fin de protegernos de ellos, no veo ninguna otra alternativa sino transportarlos a todos ellos a su tierra prometida".

     Mahler, quizás el más elocuente de los revisionistas alemanes de la Segunda Guerra Mundial que continúa siendo abusado por las judificadas autoridades alemanas, tenía lo siguiente para decir sobre dicha cita:

     "Para Fichte, el peligro no estaba simplemente en el hecho de que los judíos forman un Estado dentro de un Estado.

     "El mayor peligro está en el hecho de que el Estado judío está fundado en el odio hacia todos los otros Estados".

     Mahler posteriormente comentó sobre la evaluación de Fichte, añadiendo:

     "No creo que esto sea verdadero porque aquél forme un Estado separado y estrechamente delimitado sino más bien porque está fundado en el odio a la raza humana entera".

     Hemos sabido durante muchos siglos que los judíos son una amenaza letal para cualquier país en el cual ellos decidan anidar. Ninguna evaluación de su comportamiento criminal ha sido más exacta que la del famoso filósofo francés del siglo XVIII, Voltaire:

     "Ellos son, todos ellos, nacidos con un furioso fanatismo en sus corazones, tal como los bretones y los alemanes nacen con el pelo rubio. Yo no estaría sorprendido en lo más mínimo si esa gente llegara a ser algún día mortal para la raza humana".

     La mayoría de los estadounidenses no tiene idea de cuán peligrosamente cerca estamos de que esa observación se haga realidad. Voltaire luego predijo lo que debemos hacer para impedir eso:

     "Ustedes han sobrepasado a todas las naciones en cuanto a fábulas impertinentes, en mala conducta y en barbarie. Ustedes merecen ser castigados, ya que ése es vuestro destino" [3].

[3] http://www.judeofascism.com/2011/03/voltaire-on-jews.html

     De esta manera, la próxima vez que usted vea a un judío, salúdelo con el saludo de mano de Hitler y grite: "Estados Unidos Primero". Entonces dígale que regrese a donde él pertenece (lo que podría ser, de hecho, las entrañas del infierno).

     Dígale que se marche ahora, mientras todavía tiene una posibilidad para evitar su destino, antes de que cada uno finalmente comprenda las terribles cosas que los judíos han hecho —y están haciendo— al mundo entero. El mundo ya debería saber que no se puede razonar con perros rabiosos.

     El tratamiento especial debería ser reservado para aquellos políticos que toman dinero de los judíos y propagan las mentiras de éstos a costa del bienestar de Estados Unidos. Y eso incluye prácticamente a cada político en Estados Unidos.–






No hay comentarios:

Publicar un comentario