BUSCAR en este Blog

lunes, 25 de abril de 2016

Acerca de las Debilidades de la Izquierda



    Presentamos aquí en castellano dos artículos firmados por Jaroslaw Ostrogniew que aparecieron en counter-currents.com el 16 y el 18 de Marzo pasado (The Left's Hollow Empire y The Left Is Inferior), que realizan ambos un permanente contrapunto entre la Derecha y la Izquierda políticas, que podrían no corresponder siempre en todas partes a las que así se denominan. A partir de su propia experiencia, el autor va exponiendo una serie de características que él percibe en gente e instituciones de Izquierda, y de ello va sacando sus conclusiones, sus reflexiones y sus consejos.

El Hueco Imperio de la Izquierda
por Jaroslaw Ostrogniew
16 de Marzo de 2016



Forastero en una Tierra Extraña

     Durante los últimos diez años he estado involucrado en la escena de Derecha, sobre todo la nacionalista y tradicionalista, tanto en Internet como en la vida real. Estoy perfectamente consciente de todos los vicios de esta escena (el apuñalamiento por la espalda, el sectarismo, las luchas internas, los alcohólicos, los excéntricos, los renegados) ya que los he experimentado de primera mano. Sin embargo, estoy también absolutamente consciente de todos los vicios de la escena de la Izquierda. Y con los años he llegado a la conclusión de que la Izquierda es moralmente corrupta, débil e inferior a la Derecha.

     Usted ve, durante los últimos diez años también he estado trabajando como traductor (aunque ése nunca ha sido mi único trabajo). Y como me especializo en la asistencia social, he trabajado sobre todo en proyectos internacionales, financiados por la Unión Europea y otras organizaciones transnacionales. Hasta ahora he trabajado con instituciones estatales, ONGs, escuelas, universidades, iglesias, profesionales y voluntarios de todos los países europeos (miembros y no miembros de la Unión Europea), Norteamérica, y algunos países africanos y asiáticos, incluyendo Turquía, Nigeria, Ghana, los Emiratos Árabes Unidos y Kazajstán.

     Como usted puede suponer, he trabajado en un ambiente predominantemente izquierdista. Y puesto que me he convertido en un nacionalista convencido hace aproximadamente quince años, usted puede preguntarse cómo he logrado permanecer en este trabajo. Entré en este trabajo por casualidad y coincidencia, y no había en ese entonces ninguna alternativa satisfactoria (en términos financieros u otros). Y los tres principales factores que hicieron posible para mí seguir trabajando en este ambiente izquierdista son los principales vicios de la Izquierda: narcisismo, incompetencia y avaricia.


La Tríada Oscura de la Izquierda:
Narcisismo, Incompetencia y Avaricia

     De acuerdo a mi experiencia la Izquierda es extremadamente narcisista. Ellos son a menudo la clase de gente que no quiere tener hijos para que ellos puedan tener más tiempo para publicar auto-imágenes en Instagram. Cuando primero comencé a trabajar, pensé que yo iba a discutir con cada uno acerca de todo, debido a las obvias diferencias de cosmovisión. Sin embargo, la mayor parte de los izquierdistas con que me he relacionado, viniendo de todo el mundo, son tan narcisistas que es difícil decir algo durante una conversación con ellos. Ellos divagan en monólogos interminables acerca de ellos mismos, y "Yo", "mí" y "mío" son las palabras más usadas.

     Si yo quería dar mi opinión, en la mayoría de los casos yo tenía que simplemente interrumpirme y cambiar de tema, que a su vez se convertiría en otro monólogo una vez que a la otra parte le tocara el turno de hablar. Para dar un ejemplo: he trabajado con una persona, con la que yo me encontraría al menos cada semana fuera del trabajo (subiendo al mismo autobús, etc.), de modo que hubo muchas ocasiones para breves conversaciones. Y fue después de más de un año que esa persona me preguntó sobre mi vida personal (a saber, mi matrimonio), lo que significa que durante más de 50 conversaciones nunca se me hizo ninguna pregunta relevante, y yo sólo escuchaba monólogos.

     No me gusta la falta de honestidad, pero por otra parte yo no soy muy efusivo, así que cuando comencé el trabajo, decidí que contestaría francamente cualquier pregunta directa en cuanto a mis creencias o algo relacionado. Hasta ahora, durante más de una década, ni una de tales preguntas me ha sido hecha. Y tenga en cuenta que estar involucrado en tales proyectos incluye mucha socialización: cenas o eventos culturales obligatorios durante los cuales el trabajo no es el tema número uno. Y como yo escucho más de lo que hablo, durante innumerables monólogos he aprendido mucho sobre esa gente, comenzando con detalles de sus vidas íntimas o sus vidas de familia, sus ridículas creencias, y bastantes chismes, peleas internas y cuchilladas por la espalda, suficiente como para evitar cualquier socialización no obligatoria con ellos. Francamente, irse a dormir temprano es mucho más divertido que parrandear con izquierdistas internacionales. Nunca he encontrado tales niveles de narcisismo, ni siquiera en mis tiempos de escuela secundaria.

     Nadie me pregunta sobre mis opiniones, pero incluso si ellos lo hicieran, ellos probablemente todavía tendrían un arduo trabajo conmigo. Y la razón es la incompetencia. Usted ve, la mayoría de estos izquierdistas administradores profesionales y participantes de proyectos no son muy profesionales. Ellos tienen un buen conocimiento de idiomas extranjeros, trabajos escritos y habilidades de oficina, etc., pero muchos de ellos simplemente no pueden hacerlo. Ellos tienen que contratar a gente de fuera de sus organizaciones o de su ambiente para hacer el trabajo más complicado (como la conversión de archivos .doc a archivos .pdf). Y si usted se especializa en ciertos campos, por lo general no hay mucha competencia. Para esconder su incompetencia, los izquierdistas a menudo elegirán el modelo de declarar ciertas habilidades y luego pagar a alguien de sus propios bolsillos para que haga el trabajo por ellos, de manera que simplemente puedan firmarlo con su nombre.

     El último componente de la Tríada Oscura de la Izquierda es la avaricia. Definitivamente los izquierdistas realmente son izquierdistas. Ellos creen honestamente en todas esas tonterías. Y por cierto, los proyectos están orientados a la realización de aquellos objetivos. Sin embargo, sólo los voluntarios más jóvenes están comprometidos y son idealistas. Ellos hacen todo el trabajo sucio —como trabajar realmente con la gente— y gratis. Los gerentes y los otros hacen aquello por dinero. Y a muchos de ellos les importan un comino las creencias de alguien con el que ellos trabajen. Si cualquiera de sus compañeros de trabajo fuera expulsado como un "malvado conspiracionista" o algo de aquella clase y fuera públicamente denunciado como un hereje, ellos probablemente lo denunciarían en voz alta, pero todavía le pagarían de manera no oficial para hacer el trabajo que tiene que ser hecho y que ellos no pueden hacer por sí mismos debido a su carencia de capacidades. Conozco a algunas personas con opiniones políticamente incorrectas, de las cuales ellos hablan abiertamente, que hacen un trabajo "fantasma" para organizaciones políticamente correctas, y que son pagados fuera de la lista de pagos.


La Izquierda Está en Todas Partes...

     He sido testigo de la hegemonía de la Izquierda en innumerables instituciones. La creencia en la igualdad y en la necesidad de erradicar las identidades existentes a fin de crear una utopía humanista impregna las ONGs, las escuelas, las academias y las Iglesias. Las instituciones que no se adhieren a esa ideología son excluídas de los sistemas de subvención internacional más importantes (lo que significa que ellos no tienen ningún acceso a dinero real).

     De manera interesante, he trabajado con unas cuantas Iglesias (diversas denominaciones católicas, Ortodoxas y Protestantes), y puedo decirle que cuando se trata de la ideología social, ellos son intensamente igualitaristas. La única diferencia es que ellos creen que esa utopía humanista post-racial será mucho mejor si es rociada con agua bendita o si alguien pone una cruz encima de ella. Aún más interesante, he trabajado con bastantes musulmanes, y muchos de ellos creen lo mismo, salvo que preferirían que un imán recitara versos del Corán sobre esa utopía.

     Desafortunadamente, en esas partes del mundo que llegué a conocer o la gente con que me encontré que venía de ellas, promueven mediante instituciones la cosmovisión izquierdista, lo cual están haciendo muy bien debido al existente sistema internacional de financiación de la subvención apoyado por gobiernos occidentales. Sin embargo, ellos no tienen ningún verdadero apoyo popular. Su apoyo popular está basado en gente que asiste a los eventos que las instituciones organizan gratis (la Unión Europea paga, no los participantes). Sin embargo, la mayor parte de ellos no apoyan financieramente a las organizaciones de ningún modo, y si ellos tuvieran que pagar, el 99% del apoyo popular desaparecería.


...Pero No Todo el Mundo Es Izquierdista

     Nunca he esperado encontrar otra cosa que izquierdistas durante mi trabajo. Pero como siempre sucede, la realidad es mucho más compleja. Por supuesto, la mayoría de la gente con la que he trabajado eran izquierdistas. Pero si usted escucha a la gente, puede aprender bastante, probablemente porque ellos suponen que si usted no expresa sus objeciones, eso significa que usted está de acuerdo con ellos.

     En primer lugar, están aquellos que realmente no tienen ninguna opinión en absoluto. Generalmente, ellos no apoyan ninguna ideología. Ellos de algún modo creen en el paradigma izquierdista, pero por otra parte ellos realmente no lo apoyan, y si el paradigma cambiara, a ellos realmente no les preocuparía. Lo que a ellos más les preocupa son sus cheques y otras ganancias que provienen de los proyectos.

     En segundo lugar, hay gente que está de acuerdo con los valores liberales, pero ellos no están de acuerdo con la forma en que son realizados o protegidos. Ésta es la clase de gente que apoya a la Unión Europea y el matrimonio homosexual y que desprecia a los conservadores, pero ellos se oponen a la inmigración musulmana porque interrumpe la realización de la utopía humanista en Europa. Parece que es mayormente la gente de Europa Occidental la que cae en esta categoría.

     En tercer lugar, está el grupo más interesante: la gente que rechaza al menos parcialmente la ideología izquierdista. La existencia de tal gente en el ambiente izquierdista me sorprendió muchísimo.

     Por ejemplo, un hombre con el que he trabajado, un antiguo profesor de 60 años, que venía de un país de la "vieja Unión Europea", el cual tiene a algunas personas de etnicidad mezclada en su organización y que previamente me había hablado sobre los méritos del "Che" Guevara, repentinamente me dijo que el jazz es para los negros y que los Blancos deberían escuchar su propia música, que son los judíos los que están impulsando la cultura africana entre los Blancos, y que Ezra Pound era un gran poeta y un visionario, con una gran comprensión de la política mundial. El mismo hombre vota por su partido laborista local y cambia su foto de perfil en Facebook por la bandera del arco iris o pone "Je Suis Charlie". Una mujer de mediana edad de Europa del Este, que promueve activamente el "anti-antisemitismo", etc., me dice que el multiculturalismo es la principal causa del delito en Europa. Un estudiante joven (después de unas copas de vino) me dice que está impaciente por que la Unión Europea se desintegre y que volvamos a Estados-naciones sin inmigrantes no-europeos.

     Lamentablemente hay muchos izquierdistas absolutos e incondicionales involucrados en estos proyectos, y si bien ellos pueden no constituír la mayoría de los trabajadores, son la minoría más ruidosa y son a menudo ellos los que dictan lo que los otros hacen. Ellos son también la gente más incompetente y arrogante implicada, quienes, debido a sus personalidades oscuras y a la falta de oposición a su explotación de otra gente, se han abierto camino hasta la cumbre de sus organizaciones.


El Trabajo de la Izquierda Es Inútil

     Si usted vive en Europa, sobre todo en Europa del Este, debe haber escuchado hablar innumerables veces acerca de los proyectos internacionales financiados por la Unión Europea. Déjeme decirle a partir de mi experiencia de primera mano: ellos son inútiles. El objetivo oficial de los proyectos es, por supuesto, sanar al mundo y hacerlo mejor para usted y para mí, y para la raza humana entera. Pero en realidad dichos proyectos se reducen a trasladar vía aérea a varias docenas de personas desde varios países hacia un lugar, albergarlos en hoteles y darles comida, hablando de los documentos que ellos han producido ya y decidiendo cómo producir sus siguientes documentos. Hay algunas acciones reales que benefician a algunas cantidades pequeñas de personas, pero aquéllas son extremadamente raras.

     Hay muchos casos más de organizaciones que no están haciendo nada productivo, pero producen documentos muy impresionantes. Por ejemplo, los proyectos sociales están determinados a promover ideas o acciones en la comunidad local. En realidad eso no es impresionante en absoluto: la gente que pertenece a una ONG también pertenece a otra ONG, de manera que ellos invitan a sus cinco amigos a escuchar una de sus presentaciones en PowerPoint, y luego ellos cambian de lado, y escuchan las presentaciones de sus amigos en otro proyecto. Entonces, mientras los proyectos están orientados a provocar un estado final, ellos son difícilmente los medios para conseguirlo.

     Sin embargo, los proyectos son muy eficaces para la creación de algo diferente: una clase de gente desarraigada no profesional que está atada por el cordón umbilical de la administración de proyectos al presupuesto de la Unión Europea. Esa gente es totalmente dependiente de la administración de la Unión Europea y hará cualquier cosa para apoyarla. Esos "equipos profesionales de proyectos de la Unión Europea" son un grupo raro: a menudo, ellos son no-vidas que vegetan en cuartos alquilados en sus patrias pero que pasan sus vidas viajando entre una reunión de proyectos a otra. Es como un jet set empobrecido: gente que viaja en aviones, que duerme en buenos hoteles y come dos veces al día durante las reuniones de proyectos, pero que no puede permitirse arrendar un departamento entero en casa. La administración de esos proyectos a menudo no paga mucho en dinero real, pero cuando usted considera los gastos de viajes y alojamiento, ellos son muy costosos, y proporcionan a gente que es difícilmente rica un estilo de vida lujoso.

     Esa clase de "gente de los proyectos" es muy cosmopolita y alienada de su sociedad original; por ejemplo, una búlgara que vive en España cuyo marido es un estonio que vive en Portugal, o un judío ucraniano que vive en los Países Bajos casado con una nigeriana de los Emiratos Árabes Unidos que reside en el Reino Unido. Éstos son los ciudadanos ideales de la Unión Europea: desarraigados, sin identidad real, con habilidades inútiles en cualquier otro campo, totalmente dependientes de la preservación del statu quo europeo. Sobre todo en países de Europa del Este, sin oportunidades profesionales para gente con grados universitarios en ciencias sociales y humanidades, así es básicamente cómo la burocracia de la Unión Europea corrompe a la juventud.

     Y es esa clase de gente la que hace la mayor parte del trabajo de la Izquierda. Ellos son no-profesionales inútiles; sin embargo, están perfectamente conscientes de que no hay ningún futuro para ellos fuera de la red de ONGs financiada por la Unión Europea. Así, ellos defenderán a la Unión Europea hasta su último aliento. Pero seamos honestos: ésa no será una defensa muy feroz.–




La Izquierda Es Inferior
por Jaroslaw Ostrogniew
18 de Marzo de 2016



La Izquierda Es Intelectualmente Inferior

     Mientras leo literatura o blogs derechistas (sobre todo de la Derecha Alternativa) veo una generalizada convicción de que la Izquierda es intelectualmente superior a la Derecha. Pienso que esa convicción proviene del hecho de que la mayoría de los intelectuales modernos son izquierdistas, y de que la academia y los medios de comunicación liberales deforman la historia intelectual de Occidente y pretenden que siempre ha sido de esa forma. Eso no es verdadero, y gracias al trabajo de diversos autores de la Derecha Alternativa (Alt-Right) lo sabemos.

     Pero el hecho de que la mayoría de los intelectuales sean ahora izquierdistas no significa que la mayoría de los izquierdistas sean intelectuales. Los izquierdistas con los que he trabajado son probablemente la flor y nata que recibe la mayor parte de la financiación, y ocupan importantes posiciones en ONGs, en la academia y otras instituciones públicas.

     Simplemente comencemos con el hecho de que la mayor parte de lo que la Izquierda cree —el igualitarismo, la tabula rasa, el reduccionismo cultural, el constructivismo radical, etc.— ha sido demostrado por científicos y pensadores como falso. Para decirlo de manera más precisa: la mayoría de las creencias de la Izquierda son pura basura.

     Pero los izquierdistas a menudo ni siquiera conocen sus estupideces muy bien. Ellos conocen unas cuantas citas —sobre todo citas incorrectas de autores izquierdistas que ellos han escuchado de sus mentores— pero a menudo no leen los libros reales. Y aquellos pocos que leen, a menudo tienen problemas entendiéndolos o poniéndolos en contexto. Excepto por unos pocos profesores izquierdistas con que me he encontrado, por lo general era yo el que tenía un mejor conocimiento de la literatura izquierdista.

     Además, los izquierdistas son los equivalentes modernos de los Puritanos. Ellos son simplemente igual de fanáticos. Ellos consideran que las otras opiniones son herejías, y ven a la así llamada "extrema Derecha" como el mal encarnado y como la voz del diablo. Por lo tanto, ellos rechazan escuchar lo que los nacionalistas están diciendo. Ellos a menudo apagan el televisor o literalmente cubren sus oídos cuando los nacionalistas aparecen en los medios de comunicación. Ellos también rechazan leer cualquier cosa escrita por sus opositores, ya que las palabras de Satán pueden corromper su alma, y al hablar con herejes usted deja que las palabras de Satán se difundan y envenenen el mundo. Así, los izquierdistas (salvo raras excepciones) no tienen ninguna pista sobre ninguna literatura no-izquierdista, y tienen una opinión muy pervertida de lo que creemos. Y ellos se enorgullecen de ser reacios a cambiar eso.

     La Derecha está mucho más interesada en la Izquierda y la conoce mucho mejor que esta última a aquélla. Los derechistas cultos que conozco tienen al menos un conocimiento básico de la literatura izquierdista, y algunos son muy conocedores de las ideas izquierdistas, que ellos conscientemente rechazan. Incluso los izquierdistas más cultos que he conocido (incluyendo a aquellos que afirman estar interesados en la historia de las ideas) conocen sólo memes básicos sobre la Derecha perpetuados por las publicaciones anti-racistas / anti-Blancos.


La Izquierda Es Moralmente Inferior

     Otro mito que existe en la Derecha es que muchos izquierdistas son idealistas que dedican sus vidas al logro de los objetivos izquierdistas. Es verdad que algunos izquierdistas son idealistas y que algunos de ellos dedican su tiempo a materializar los objetivos de la Izquierda. Pero en su mayor parte, los activistas izquierdistas son o pagados por lo que ellos hacen —por diversas agencias gubernamentales e instituciones locales, nacionales e internacionales— o ellos realmente no dedican la mayor parte de su tiempo al activismo. La mayor parte del activismo de la Izquierda se limita a Internet, especialmente los medios sociales, y todos los acontecimientos políticos de la vida real son realmente acontecimientos sociales con un barniz político agregado. (Todo esto, desafortunadamente, es también verdadero en el caso de la Derecha, pero ése es un tema totalmente diferente).

     Los dos ejemplos del mítico feroz activismo izquierdista son el bloque negro (black bloc) y los anti-fascistas (antifa). El bloque negro parece ser una violenta y efectiva fuerza callejera, pero en realidad se trata de un chiste infiltrado por agentes secretos de la policía. Algunas de sus acciones pueden parecer espectaculares, pero ese rompimiento de ventanas no provoca ningún cambio político serio. Los antifas son los pitbulls de la corrección política, y tal como el bloque negro, ellos sólo pueden existir porque son tolerados por la policía o incluso usados por ciertas fuerzas dentro del sistema para realizar sus propios objetivos. Especialmente en Europa del Este ellos no han logrado conseguir nada, y todas sus supuestas victorias han sido el resultado de la intervención de agentes externos, como diversas agencias del gobierno o del crimen organizado.

     Cuando usted observa el activismo no-violento, la Izquierda es incluso más patética. Mujeres envejecidas solteras se reúnen en una cafetería con algunos Beta orbiters [machos no-Alfa que frecuentan especialmente a sus amigas, no agresivos ni gallos rivales], donde ellas se quejan de sus empleos, se toman algunas fotografías para publicarlas en Facebook, proclaman que ellas han organizado otro "seminario", y luego salen fuera para fumar un porro.

     Sin embargo, cuando hay dinero involucrado, entonces se revela la verdadera cara de la moralidad de la Izquierda. Los izquierdistas con los que he trabajado no tenían escrúpulos para gastar o simplemente apropiarse del dinero que les ha sido confiado por varias agencias, por ejemplo, gastando en unas vacaciones el dinero asignado a un proyecto, o incluso algo tan pequeño como recolectar de amigos pasajes usados de autobús para ser reembolsado por ellos como gastos de viaje. Ellos creen de sí mismos que son la mejor gente en el mundo y que merecen conseguir dinero de las estúpidas masas de contribuyentes inferiores. Ahora, usted podría preguntarse cómo sé esto. Simple: los izquierdistas aman hablar de sí mismos, y ellos se enorgullecen de tal creatividad.

     ¿Pero por qué nada les sucede?. ¿Acaso tal fraude no sería suficiente para dar a la Izquierda un golpe mortal? Lamentablemente no.

     En primer lugar, hay poca o ninguna supervisión. Se supone que las subvenciones son concedidas por expertos imparciales en base a anónimas revisiones por parte de pares, pero el proceso entero es corrupto. Enormes sumas son distribuídas por no-expertos no-anónimos y tendenciosos. Éstos son por lo general izquierdistas que deciden que a otros izquierdistas se les debe dar dinero. Después los partidos cambian papeles, y los receptores de subvenciones distribuyen dinero a la gente que recién se había sentado a juzgarlos. Y exactamente la misma gente supervisa la realización de los proyectos de cada uno. Aquello sólo se trata de un circuito cerrado de gasto de dinero izquierdista.

     Y aun cuando los fraudes son descubiertos —como en el caso de un activista que gastó el dinero de un proyecto en la compra de un automóvil— nada se hace público, no sea que los contribuyentes amenacen con cortar los fondos. Las agencias que distribuyen fondos públicos tienen más que perder al ser honestas que al ser saqueadas, de manera que ellos encubren todo.

     Otra prueba de la inferioridad moral de la Izquierda es su tendencia a abusar y explotar a activistas jóvenes. Ellos atraen a jóvenes idealistas, especialmente estudiantes, y luego los usan para que les hagan todo su trabajo sucio. No veo nada incorrecto con exigir mucho de los activistas si usted cree que está trabajando en favor de una gran causa. Pero si el líder mayor consigue el dinero y no hace nada mientras los voluntarios hacen todo el trabajo sucio (y vano), entonces hay algo malo. A menudo, ellos usan a los activistas para que hagan trabajos personales, como cumplir mandados o incluso redecorar sus casas. Un buen caso de estudio es una activista local que pide voluntarios de su organización para ir con ella durante vacaciones —ella no paga por ellos, por cierto— para que ellos puedan cuidar a sus niños mientras ella se emborracha.

     Sé que hablar de cuestiones personales de otra gente parece algo impropio, pero por otra parte nos permite saber exactamente con quién estamos tratando. Entre los izquierdistas que conozco, hay muy pocas personas que tengan matrimonios o familias felices. La mayoría de ellos son muy hedonistas y narcisistas, de manera que ellos son solteros, divorciados, y por lo general no tienen hijos. Ellos son muy a menudo gente de un bajo carácter moral, que no tiene escrúpulos en usar cada pequeña ocasión para lograr alguna ganancia o placer personal: desfalco de fondos, emborracharse en vez de trabajar, o trampear a sus cónyuges o compañeros. Otro caso de estudio: una mujer casada de mediana edad, con hijos jóvenes, que usó varios proyectos como un pretexto para acostarse con sus compañeros de trabajo más jóvenes, lo cual resultó en un amargo divorcio.

     Además, los partidarios de la Izquierda realmente no están dispuestos a sacrificar nada. En la mayor parte de los casos ellos sólo afirman apoyar al movimiento, pero cuando se trata del apoyo financiero o de realmente hacer algo, la mayoría de ellos desaparece repentinamente. En los casos que conozco, los izquierdistas o no tienen fondos o el dinero proviene de diversas agencias gubernamentales u organizaciones y corporaciones internacionales. Los únicos idealistas son los voluntarios jóvenes, aunque en muchos casos ellos son simplemente tipos completamente normales que quieren "hacer algo", pero que realmente no tienen ninguna pista sobre política. Pero ellos pronto se desilusionan. O llegan ellos mismos a ser activistas profesionales inmorales y avariciosos.


La Izquierda No Está Unida

     Es un mito común en la Derecha la idea de que mientras los derechistas están divididos, los izquierdistas han definido objetivos claramente y luchan juntos para conseguirlos. Si bien estoy de acuerdo con que la Izquierda tiene más objetivos comunes (privilegios para minorías sexuales, religiosas y étnicas, la destrucción de países y naciones étnicamente homogéneos, etc.), no estoy de acuerdo con que la Izquierda esté unida en la realización de esos objetivos. Cuando se trata del asunto de la jerarquía de esos objetivos, los medios, o el liderazgo, para conseguirlos, ellos están tan divididos como la Derecha, o incluso más.

     En primer lugar, la Izquierda está dividida acerca de cuál de esos objetivos es más importante. Un buen caso de estudio es la ola reciente de violencia musulmana contra las mujeres en Europa. La pregunta es: ¿qué es más importante para la Izquierda: los derechos de las mujeres o los derechos de las minorías étnicas y religiosas? La estrategia más popular hasta ahora ha sido criticar la misoginia musulmana en países predominantemente musulmanes, y criticar la "islamofobia" en países no-musulmanes. Sin embargo, ahora que la guerra musulmana contra las mujeres ha venido a Europa, este asunto se ha hecho mucho más complicado.

     Sí, muchas feministas se han unido a esta verdadera guerra contra las mujeres, puesto que ellas odian a los europeos en un grado mayor al que aman al "segundo sexo". Pero hay muchos izquierdistas que discrepan con esa estrategia. Ellos creen que los musulmanes no son ninguna excepción, y que ellos deberían ser obligados a vivir de acuerdo a las normas culturales izquierdistas. La lista de tales problemas no para. ¿Qué vino primero: los derechos de los trabajadores o los derechos de homosexuales y bisexuales (LGBTQ)?. ¿En qué debería enfocarse la Izquierda: en la economía o en la cultura?. ¿Debería la Izquierda criticar la cultura popular o usarla para difundir su agenda?.

     En segundo lugar, la Izquierda está dividida en cuanto a la cuestión de los medios para conseguir sus objetivos. Los asuntos del infiltracionismo (entryism), la violencia política, el activismo en Internet y en la vida real, la consecución de fondos o la cooperación con el gobierno, son todos controversiales. Nuevamente: no hay respuestas simples a estas preguntas entre la Izquierda. En vez de eso, ellos funcionan en un caos total, hacen lo que parece posible en el momento, y a menudo cambian sus estrategias. Así, sus medios a menudo entran en conflicto, llevando a las organizaciones izquierdistas a oponerse y a anular las acciones de los otros.

     En tercer lugar, está el problema del liderazgo. La Izquierda está compuesta por individuos extremadamente narcisistas, cada uno de los cuales cree que él podría convertirse en el líder glorioso de un mundo globalizado. De esta manera, cada organización se esfuerza por dominar el movimiento, y cada miembro se esfuerza por dominar su organización. El efecto es una infinitud de pequeñas organizaciones en un estado de constante guerra fría de unos contra otros. Es muy difícil para los izquierdistas formar una coalición, y la mayor parte de su cooperación finaliza después de un breve tiempo debido a las diferencias ya mencionadas. Lo único que mantiene las colaboraciones a largo plazo es la corriente estable de los fondos externos. Además de que el dinero puede ser una fuente de conflictos y altercados acerca de la división de los fondos gubernamentales, le ha puesto un final a muchas iniciativas izquierdistas.

     La Izquierda está lejos de una estrategia de "Que florezcan mil flores" [frase de Mao con la que en 1956-1957 alentó la crítica y el debate acerca de los problemas políticos para que sus enemigos se mostrasen y luego liquidarlos]. Esto es más de una estrategia de "Que mil puñales se claven en la espalda de un compañero". ¿Usted piensa que la Derecha está enferma con la lucha sectaria interna? Sólo háblele a un izquierdista borracho que supone que usted está de su lado, o revise las polémicas en las secciones de comentarios, o los perfiles en los medios sociales de algunas irritadas publicaciones izquierdistas. Ellos realmente se odian unos a otros. Aunque no creo que la Derecha hasta ahora haya sido capaz de usar esa lucha interna para su ventaja.


La Izquierda Es Débil

     Todas estas experiencias y reflexiones me llevan a una conclusión: la Izquierda es débil. Es un zombie sin vida que es mantenido funcionando sólo mediante transfusiones de dinero del sistema al que afirma oponerse. La impotencia de la Izquierda es especialmene visible cuando es contrastada con el vigor de la Derecha Alternativa. No hay una sola secta entre la Izquierda contemporánea que sea de igual manera intelectualmente interesante.

     Durante mis años en la Derecha he conocido algunos excéntricos y gente horrible que trato de evitar a toda costa. Pero por otra parte, la mejor gente con la que me he encontrado —y que resultaron ser mis mejores amigos— es en su mayoría de la Derecha nacionalista. No hay un solo izquierdista con el que yo haya trabajado con el que quisiera pasar alguna cantidad de mi tiempo libre o que yo sepa que estaría dispuesto a ayudarme o apoyarme de cualquier modo.

     Estoy seguro de que si la Izquierda fuera el objeto de la clase de campañas de odio dirigidas a nosotros, la mayor parte de ellos perderían su aplomo y simplemente se marcharían. La Derecha nacionalista es mucho más dura debido a años de persecución más o menos explícita.

     En mi opinión, si nosotros conseguimos el poder —o, mejor dicho, cuando consigamos el poder— la Izquierda Blanca no será un oponente importante. Seguramente ellos comenzarán a entrar en un pánico moral. Ellos tratarán de "hacer algo". Pero ellos no serán nada más que perros ladrándole a un batallón que marcha. Temo mucho más del Estado y sus agencias policiales, del crimen organizado, y de grupos de minorías étnicas, todos los cuales no vacilarán en torturarnos y matarnos para aferrarse a su poder.

     Sin embargo, la Izquierda es un opositor con el cual tendremos que tratar. Tenemos que usar sus debilidades contra ellos mismos, sobre todo su avaricia y oportunismo. Una vez que los fondos gubernamentales e internacionales le sean cortados a la Izquierda, muchas personas simplemente dejarán de asociarse con ellos. Muchas de esas personas pueden ser "sobornadas" para conseguir su obediencia. Si a la gente joven se le ofrecen verdaderos empleos con sueldos reales por hacer un trabajo social real, ellos no se ofrecerán para el activismo izquierdista. En el caso de izquierdistas recalcitrantes, muchos pueden ser desacreditados, despedidos, e incluso encarcelados al denunciarse su corrupción y sus abusos personales. Los pocos fanáticos que permanecerían en libertad pueden ser silenciados, marginados e ignorados, tal como nosotros los derechistas lo somos bajo el actual régimen.


La Izquierda Es Malvada

     Los izquierdistas realmente nos odian. Y por "nosotros" quiero decir no sólo los Nacionalistas Blancos sino toda la gente de ascendencia europea que no está avergonzada de su pasado. Por ejemplo, hablé con una de las jóvenes izquierdistas con las que yo solía trabajar, justo después de que algunos nacionalistas lograron bloquear un evento izquierdista. Ella estaba obviamente disgustada y largó un discurso anti-nacionalista. Cuando ingenuamente le pregunté: "¿Qué exactamente defienden esos derechistas?", su respuesta fue: "Bueno, por supuesto ellos quieren exterminar a todas las minorías y a sus partidarios. Como Hitler". Cuando le pregunté si ella abogaba por matar a los nacionalistas en campos de concentración como en la URSS o Corea del Norte, la respuesta fue que aunque ésos fueran Estados fascistas y nacionalistas (¡sic!), algunas de sus políticas podrían ser usadas para llevar adelante una buena causa. Tenga en cuenta que ésta no era una comunista incondicional o una luchadora antifa sino una liberal de la Nueva Izquierda y una activista social universitaria.

     Otras interesantes confesiones políticas izquierdistas incluyen: los hijos de los conservadores deberían serles quitados a éstos para su adopción por parejas homosexuales; se debería introducir un impuesto a la herencia del 100% y usar el dinero para apoyar a organizaciones izquierdistas; nuestras patrias ya no deberían existir más como Estados; se deberían prohibir y quemar todos los libros de tendencia derechista, etc.

     Repito: la Izquierda realmente nos odia. Ellos nos consideran bichos que tienen que ser exterminados por cualquier medio necesario. Y ellos nos matarían a todos nosotros, si sólo tuvieran el poder para hacer eso. Pero ellos no lo tienen. Ellos son inferiores, intelectual y moralmente, y en gran parte ineficaces. No estoy diciendo que deberíamos ignorar a la Izquierda. Ellos son nuestro verdadero enemigo, y eso no cambiará. Pero ellos pueden ser derrotados. Ellos pueden ser despotenciados, marginados y silenciados. Todo su trabajo puede ser deshecho. Sólo tenemos que decidir cuándo y cómo golpear. Y no debemos vacilar en golpear con toda la fuerza necesaria una vez que el tiempo sea el apropiado.–






2 comentarios:

  1. Interesante traducción. Se ve que el pensamiento Izquierdista ha sido promovido por el Judío internacional, ya que como se puede leer en este artículo y como lo podemos ver en la actualidad nacional e internacional, el apoyo de los "ideales" solo estará mientras haya "alguien" que los sustente económicamente.
    En conclusión, no es amor a una "causa", sino amor al DINERO lo que los mueve en su diario actuar... Y ese amor por el dinero no es más que la herencia de los Judíos.

    Saludos Cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Muy lúcido su análisis. Eso es lo que el autor quiere dar a entender contando sus experiencias, aunque no lo diga directamente.

    Saludos

    ResponderEliminar