BUSCAR en este Blog

lunes, 21 de marzo de 2016

John Kaminski - Humanos Arruinados



     Ayer se publicó en therebel.is el siguiente breve texto del cronista estadounidense John Kaminski (1944), que presentamos en castellano, una nueva variante de la sistemática denuncia y esfuerzo en que ha estado empeñado su autor desde hace un tiempo, que persigue de algún modo lograr despertar y hacer tomar conciencia a una adormecida gente que permite o colabora en un siniestro proceso de abuso y destrucción por parte de los sectarios que se han apoderado de los puestos de poder en la sociedad occidental.


Humanos Arruinados
por John Kaminski
20 de Marzo de 2016



Confundiendo amigos con enemigos, y enemigos con amigos.


     LOS PATRIOTAS ESTADOUNIDENSES NO COMPRENDEN QUE ELLOS SON PSICÓPATAS CRIMINALES QUE APLAUDEN CRÍMENES IMPERDONABLES

     Confundimos a nuestros amigos con enemigos, y somos constantemente engañados para pensar que nuestros verdaderos enemigos son nuestros actuales amigos.

     Vemos eso claramente en el contraste que existe entre los nobles líderes que matamos —desde Toro Sentado a Muamar Qaddafi— con los viles pervertidos que seleccionamos como nuestros Presidentes —desde Woodrow Wilson a Barack Obama—, quienes son basuras autómatas elegidas por adinerados banqueros por sus corruptos rasgos de carácter.

     Matamos a los enemigos cuyas cualidades decimos que admiramos —independencia, intrepidez y confiabilidad— y nos postramos ante la escoria de la que nosotros mismos nos convencemos que son dignos de nuestra confianza, aunque sepamos, por sus antecedentes y sus acciones, que ellos merecen solamente nuestro desprecio.

     Para el aplauso de nuestros sanguinarios ciudadanos, destruímos a otros países que no son ninguna amenaza para nuestra seguridad pero que poseen valiosas materias primas que deseamos robar, o aniquilamos países que nuestros amos israelíes desean sojuzgar.

     Como resultado, nos convertimos en nuestros propios peores enemigos, y enseñamos a nuestros hijos a asesinar a la gente de la cual decimos que más nos gustaría parecernos, a la vez que aceptamos sobornos de gente sin conciencia que realmente deberíamos odiar.

     Ya no podemos confiar en nosotros mismos para determinar cómo sería realmente un futuro sano. Somos controlados por nuestros temores, por las cosas que nos gustaría evitar, más bien que por las cosas que amamos y respetamos y por lo que suponemos que realmente sería bueno para nosotros, como alimentos sanos y aire limpio.

     Pensamos que robar es un arte y que la caridad es para tontos.

     Haremos cualquier cosa para evitar la muerte, y por lo tanto no hacemos nada para abrazar la vida.

     Pasamos junto al hombre en harapos que está inconsciente al lado del camino y veneramos al hombre que lo puso allí.

     Hace medio siglo, un personaje de aspecto gracioso en una historieta, quien llevaba el nombre de Pogo, nos dijo todo lo que necesitamos saber cuando él dijo: "Hemos encontrado al enemigo, y él somos nosotros". Nos reímos nerviosamente de su comentario, pero nunca tomamos su consejo, e incluso cuando desperdiciamos nuestras vidas en cosas no esenciales, nunca comprendemos la verdad eterna de lo que él dijo.

     Somos humanos arruinados, animales enfermos, mintiendo por ganancias a medida que la evitación de la verdad nos pone más enfermos cada día.

     Considere la reciente guerra en Siria, en la cual masacramos a 300 niños, y luego los exhibimos en un suelo de modo que ellos pudieran ser fotografiados y pudiera serle echada la culpa al presidente sirio Bashar al-Assad. Ésa fue usada como una razón para hacer la guerra sobre él, se nos dijo, hasta que vinieron los rusos, mataron a la mayor parte de los terroristas que estábamos financiando, y nos hicieron admitir que las fuerzas de Assad no cometieron aquella inconcebible atrocidad.

     Barack Obama y el Congreso estadounidense deberían ser acusados de ese crimen, pero, por supuesto, ellos no lo serán.

     Aquélla fue una de las atroces series de masacres que el gobierno estadounidense rechaza admitir, y nadie fue acusado por ello. Nadie es acusado nunca por los crímenes que cometemos que comienzan guerras, no importa cuán horrenda sea la atrocidad.

     Somos humanos arruinados. Siempre hemos vivido haciendo la guerra contra gente inocente, desde el genocidio de los Pequots, la masacre de Sand Creek [1] y la de los Ghost Dancers, el aplanamiento de Hiroshima, Nagasaki y Dresden, hasta Faluya, Bengazi y Yenín... somos humanos arruinados que asesinamos durante nuestro camino hacia lo que llamamos la felicidad y luego pedimos perdón a nuestro fraudulento Dios.

[1] Masacre del 29 de Noviembre de 1864, donde milicias de Colorado destruyeron un pueblo cheyenne en ese Estado, matando y mutilando mayormente a mujeres y niños.

     Al obedecer al psicótico dios del Antiguo Testamento conocido como Yahvé, creemos que el derramamiento de sangre inocente está santificado por Dios. Le sacrificamos a nuestros hijos y afirmamos que nuestras guerras son justas, aunque sepamos profundamente dentro nuestro que ellas no lo son.

     ¿Qué clase de retorcido dios se requiere para justificar siglos de asesinatos bárbaros, todos conducidos por aquellos malvados hombres que mienten acerca de su motivación última? Seguimos asesinando a gente inocente con el propósito de robar sus valiosos recursos, ya sea petróleo, como lo es en todas partes del Oriente Medio, o tierra, como fue el caso del genocidio de los indios americanos, o uranio, como ha sido en el caso de la guerra del gobierno estadounidense contra los patriotas estadounidenses.

     No es acerca de liberación o libertad, es sobre robo, robo a mano armada, y totalitarismo rápidamente creciente. Si esto es lo que la Humanidad pretende ser, no sobreviviremos mucho más, ya que en la búsqueda de destruír a otros, nosotros nos destruiremos inevitablemente, o seremos muertos por los líderes en los que equivocadamente hemos confiado con nuestras propias vidas.

     Y en todos estos violentísimos crímenes, negamos nuestra responsabilidad de ellos. Decimos: Oh, ése no es mi gobierno; o, como en el caso con Qaddafi, Aquella gente no merece estar segura ni ser rica.

     Qaddafi fue el verdadero benefactor de su pueblo y de toda África, y mentimos sobre él y lo violamos y lo asesinamos en la calle. Ésta es la esencia de la política exterior estadounidense, y el tipo de persona que la mayor parte de los estadounidenses realmente es. El nuevo mantra estadounidense pertenece a Hillary Clinton: "¡Fuimos, vimos, él murió!" (seguido de una risa demoníaca).

     El resto del mundo debería estar muy preocupado. A causa de la gente arruinada en Estados Unidos, las vidas de cada criatura sobre este planeta están en peligro inminente.

     No es ningún misterio por qué nuestro comportamiento es responsable de la destrucción del mundo. Las mentiras que hemos contado nos han conducido inexorablemente hacia nuestra propia extinción. Comprendemos totalmente esto ahora que el gobierno que pensamos que habíamos elegido para protegernos se concentra en el asesinato de su propia gente, mediante costosas píldoras que pulverizan nuestros órganos internos, que ataca con armas atómicas plantas nucleares que deliberadamente permitió que se filtraran, y que envenena con glifosato añadido a las cosechas justo antes de que ellas sean transportadas a los mercados.

     Hay dos culpables principales en el engaño deliberado que ha puesto profundamente en peligro todas nuestras vidas, y que sobre todo hoy, nos alimenta con información deliberadamente errónea que podría resultar fatal para el mundo entero en cosa de minutos.

     El primer culpable son los judíos, que controlan todos los medios noticiosos que siembran toda esta falsa información en nuestros cerebros que nos hace tomar las vidas de todas las personas a quienes los judíos quieren muertas.

     Y el segundo culpable somos nosotros, la población no-judía del mundo, quienes hemos sido deliberadamente estupidizados para cumplir las órdenes de los judíos, aterrorizados de que si traicionamos a los judíos, ellos se llevarán todo nuestro dinero. Hay sangre en los dientes del dios judío que adoramos.

     La falsa imagen que constantemente es reforzada mediante odiosos retratos del Presidente sirio Assad es la misma fórmula que ha sido usada a través de toda la historia estadounidense para vilipendiar a líderes honestos y convertirlos en monstruos de modo que las ignorantes tropas estadounidenses estén impacientes por matar en la vida real a las víctimas de todas esas injustas difamaciones de los informes de una prensa totalmente no fiable de los judíos.

     Ocurrió lo mismo en la época de Adolf Hitler, quien sólo quería independizarse de los banqueros judíos que habían devastado su país. Pero los judíos escribieron la historia de que él quería apoderarse del mundo. Aquello no era verdadero.

     Aquí está lo que siempre digo sobre la Segunda Guerra Mundial y los medios judíos de comunicación que convencieron a EE.UU. para ir a la guerra. Y no se equivoque con respecto a esto: fueron Estados Unidos y su socio el Estado criminal de Gran Bretaña los que comenzaron la Segunda Guerra Mundial, no Alemania. Fue Churchill quien primero bombardeó a Alemania. Hitler hizo siete ofertas de paz antes de que la guerra comenzase. Fueron Roosevelt y sus amigos los banqueros judíos los que querían la guerra. Ellos siempre lo hacen, que es por lo cual hemos tenido guerras continuas desde entonces.

     La Segunda Guerra Mundial fue un asunto de tres países controlados por los judíos —Estados Unidos, Gran Bretaña y la URSS bolchevique de Joe Stalin— todos agrupados contra el único país en la Historia que abiertamente se opuso a los judíos. Estados Unidos decidió aliarse con Stalin, quien finalmente terminó matando a 100 millones de rusos, por sobre Adolf Hitler, que no mató a ninguno de sus propios alemanes. Estados Unidos se puso del lado de la URSS porque ambos estaban controlados por los judíos, al igual que Gran Bretaña, y esa malvada alianza acabó con lo que fue probablemente la última posibilidad que tuvo la Humanidad para evitar ser aplastada en una sociedad de esclavos mundial que es completamente controlada por los judíos.

     Y esto es de hecho lo que tenemos ahora. Todo fue porque los judíos tomaron el control de los medios de comunicación del mundo. Ellos pudieron hacer eso porque ya habían tomado el control del dinero del mundo. Todo esto sucedió hace más de 70 años. Por medio de sus guerras interminables, los judíos simplemente han consolidado su control sobre el mundo desde entonces.

     Y la Humanidad ha sido arruinada por sus mentiras. Si Hitler hubiese ganado la Segunda Guerra Mundial, nunca habríamos tenido esta interminable serie de guerras al servicio de los judíos.

     Arruinar a Estados Unidos siempre ha sido la mayor prioridad para los judíos, porque el mundo, al menos durante el último siglo y medio, siempre ha emulado a Estados Unidos. Por eso la gente viene aquí. Ellos quieren ser estadounidenses.

     Desafortunadamente, Estados Unidos ha sido contaminado por los judíos, y a estas alturas también lo ha sido la mayor parte de los países en el mundo. La avaricia judía, mintiendo y haciendo trampas, ha abrumado al mundo como una gigantesca ola de aguas residuales envenenadas, y todo lo que percibimos por los medios judíos de comunicación  ha sido convertido en su opuesto.

    Por eso los más grandes líderes mundiales —Hitler, Qaddafi y Bashar al-Assad— han sido totalmente basureados como los mayores bandidos del mundo por los medios judíos de comunicación, mientras los líderes estadounidenses, británicos y franceses du jour, todos ellos promoviendo a Israel y al nido de víboras judías de la City de Londres, son ensalzados hasta los cielos por millonarios kosher al servicio del mayor mal que el mundo haya conocido alguna vez.

     Dicho de manera simple e irrefutablemente documentado, los judíos han arruinado a la Humanidad, y dejados a sus propios recursos, como Adolf Hitler correctamente previó, los judíos destruirán completamente la sociedad humana de serles permitido hacer así por el resto de la engañada gente de este planeta.

     Sin neutralizar a los judíos y liberar al mundo de sus prácticas psicóticas, parasitarias y envenenadas, la Humanidad no sobrevivirá. Usted realmente no necesita ninguna información adicional para predecir su oscuro futuro.–





1 comentario:

  1. Perfecta sintesis del principal problema de la humanidad actual.

    ResponderEliminar