BUSCAR en este Blog

sábado, 20 de febrero de 2016

John Kaminski - Despreciables Estadounidenses



     Hace dos días en renegadetribune.com apareció publicado el siguiente artículo (American Scumbags) de John Kaminski que ofrecemos en castellano, algo más extenso que lo habitual en él, donde vuelve a revisar la realidad estadounidense, aludiendo a diversos temas de la actualidad y a otros conexos, poniendo en una balanza además los daños que la gente Blanca ha causado a otras culturas, lo que no impide criticar la siniestra política de inundación de extranjeros que no cumplen los requisitos para convivir en una sociedad Blanca estable.


Despreciables Estadounidenses
por John Kaminski
18 de Febrero de 2016



     Los ciudadanos indiferentes permanecen silenciosos mientras nuestros líderes criminales asesinan a millones, incluyendo a la mejor de nuestra propia gente.


    "Nada puede traerle a usted la paz sino usted mismo. Nada puede traerle la paz sino el triunfo de los principios" (Ralph Waldo Emerson).


     El Presidente Barack Obama es aficionado a telefonear a mediocres atletas homosexuales y a darle mucha importancia a congratularlos por su "coraje" al "salir del armario", pero cuando se trata de un verdadero héroe estadounidense, alguien que defiende la libertad individual, "por la libertad y la justicia para todos", como Robert "Lavoy" Finicum [26 de Enero], quien fue muerto a tiros en la nieve de Oregon por malolientes asesinos a sueldo del Gobierno, Obama no aparece por ninguna parte. Él probablemente estaba jugando golf, o moviéndose furtivamente en algún sauna gay en Chicago.

     Más recientemente, quizás él asesinó a su propio juez de la Corte Suprema [Antonin Scalia, 13 de Febrero]. Sabemos que él ha ordenado las muertes de muchos otros estadounidenses que tenían historias que contar que él no quería que hubieran sido reveladas. Vivimos en un sistema que permite que el poderoso cometa crímenes mientras encarcela a aquellos de menor status que no han cometido ningún delito en absoluto.

     Pero ésas son precisamente las prerrogativas del poder, los privilegios de los Presidentes, en una sociedad "civilizada" que siempre ha sido corrupta, repugnante e injusta.

     Despreciables estadounidenses se han apoderado del país. Cada uno en Estados Unidos está en peligro, no sólo de parte del Gobierno sino por aquellos que son pagados por el Gobierno para mantener sus bocas cerradas, como aquellos empleados del condado Harney [en Oregon] que no pudieron decir lo que ellos realmente vieron o habrían perdido sus empleos.

     ¿Despreciables estadounidenses? No, no estoy hablando de nuestros candidatos presidenciales, aunque podría. Cada uno de ellos es apasionado por matar a gente inocente por todo el mundo, por perpetuar la ficción de que EE.UU, es una fuerza global para el bien (como el anuncio de la Armada trata de decirnos) cuando es realmente una malévola amenaza para toda vida.

     Todos estos supuestos candidatos, sinceramente o no, se han tragado las mentiras de que terroristas árabes en Afganistán hicieron volar el centro de Nueva York y que por eso estuvo bien bombardear a Iraq hasta regresarlo a la Edad de Piedra, aunque Iraq no tuviera nada que ver con ello. Y ahora todos estos adinerados mentirosos, cuando ellos pueden dejar de censurar a sus oponentes, están preparados para, dispuestos a y son capaces de bombardear al siguiente país que los judíos ordenen que ellos destruyan. "Vote por mí", dicen ellos. "Yo mataré gente".

     Y no, no estoy necesariamente hablando de nuestros Presidentes pasados tampoco, porque cada uno de ellos ya ha sido un cómplice de asesinatos masivos (para decirlo suavemente), y todos ellos han demostrado que ellos no trabajaron para la gente que los eligió. Ellos dedicaron sus corruptos esfuerzos a la gente que los puso en el poder, los financieros judíos que han comprado y vendido a EE.UU. repetidas veces y que seguirán en ello hasta que sean acorralados y puestos en un lugar seguro donde ellos no puedan dañar a nadie más.

     El lugar más seguro, por supuesto, sería un cementerio, pero esos misántropos no merecerán ninguna señal para sus huesos cuando eso suceda, ya que el daño que ellos han hecho y están haciendo al mundo es incalculable.

     Y desafortunadamente ya sabemos que nunca nos libraremos de estos parásitos patológicos mientras leguleyos judíos dirijan la Casa Blanca, mientras banqueros judíos controlen lo que queda de nuestro dinero, y pervertidos judíos hipnoticen a nuestra defectuosa población con fecalidades de nuestras redes televisivas, estudios de cine y universidades.

     Los Presidentes estadounidenses están a la par con los presentadores televisivos. Ellos pueden ser removidos a voluntad por alguna imprudente insinuación sobre los judíos que controlan el mundo, y removidos mediante algún escándalo vergonzoso o una muerte repentina causada por una máquina inductora de ataques cardíacos [alusión a la muerte del juez Scalia].

     Y usted ya no puede apelar a las mejores naturalezas de los funcionarios públicos porque, como los policías, ellos están todos poseídos por los judíos y no están en el negocio de ayudarlo a usted, sino que ellos sólo ayudan a los policías y a los jueces y a los abogados que están permanentemente dispuestos a tomar vuestra propiedad y vuestra vida bajo el pretexto más nimio, o con ningún pretexto en absoluto.

     Pero hay una categoría de estadounidenses que usted muy probablemente pasará por alto como la verdadera razón de la desintegración de nuestro "mayor país en la Tierra", y aquella razón sería porque se trata de una categoría en la que usted está incluído.

     La gente más responsable de la destrucción de EE.UU. son los que pagaron sus impuestos, agitaron sus banderas y apoyaron a los criminales que han servido como nuestros funcionarios públicos durante el siglo pasado, la gente que apoyó aquella criminalidad encubierta que nos ha conducido a esta absurda situación de nuestros empleos siendo enviados al extranjero, nuestro dinero quedando sin valor, y nuestros funcionarios públicos mintiendo acerca de todo mientras ellos trabajan para aquellos que nos esclavizan en vez de trabajar para nosotros los ciudadanos ignorantes que los eligieron.

     Hoy somos una nación de negadores de la realidad. Estando en la calle porque nuestras casas y nuestra propiedad nos han sido robadas, encogemos nuestros hombros y nos sometemos a la derrota, lamentándonos: "No hay nada que podamos hacer; entonces, ¿por qué preocuparse por ello?". Muchas de esas patéticas personas (quienes son tal como nosotros) se acostarán un día en la calle y morirán, gimiendo.

     Mientras continuemos tomando nuestras informaciones de los medios dominantes de comunicación, estamos perdidos. Mientras sigamos empleando el contador de votos electrónico, nunca tendremos líderes en los que podamos confiar. Mientras insistamos en funcionarios públicos que reciben sus órdenes de banqueros judíos, a menos que nos dediquemos al delito, llegaremos a estar sin dinero, nuestra salud se deteriorará radicalmente, y nuestras vidas serán drásticamente acortadas.

     Hasta ahora, todo lo que escuchamos de las masas estadounidenses es a un grupo étnico culpando a otro, y al gobierno kosher echándole leña al fuego de esta discordia con la esperanza de que se hará bastante violenta para enviar a la policía y a los mercenarios, todos apropiadamente entrenados en Israel, para acribillar el pueblo con balas de punta hueca y gas tóxico.

     No me diga que estas cosas no son su responsabilidad. Aquello me hará gritarle a usted: "Tú, estúpido hijo de perra. Tú has matado a nuestro país".

     Pero entonces, casi cada uno grita que hoy día —culpando de todos nuestros problemas a alguien más, cuando a menudo somos responsables de ellos—, como chivos expiatorios se ha atomizado a la población en grupos étnicos violentamente discutidores.


Los Musulmanes Son Nuestros Enemigos

     Estoy en completo acuerdo con el grandilocuente candidato presidencial Donald Trump en cuanto a que todos los musulmanes deberían ser prohibidos de entrar en Estados Unidos. La justificación es simple y obvia: Los musulmanes creen que cualquiera que no cree que Alá es el Ser Supremo y que Mahoma es su profeta, merece la muerte inmediata, preferentemente por vía de una justa decapitación.

     Esta instrucción automáticamente descalifica a los musulmanes para la ciudadanía estadounidense, porque ellos nunca podrán adherirse al mejor gobierno de Estados Unidos, a la misma primera cosa mencionada en la Constitución estadounidense, que es la garantía de libertad de religión.

     Soy un ferviente creyente en la libertad de religión, con la salvedad de que el judaísmo no es una verdadera religión sino sólo un retorcido esquema criminal de parásitos homicidas que ha distorsionado y arruinado prácticamente a cada nación en el planeta con sus falsas declaraciones psicóticas, que son obviamente insanas para cualquiera con un cerebro que funcione.

     El Islam y el judaísmo comparten aquella actitud xenofóbica de asesinar a todos aquellos que rechazan aceptar sus corruptas disquisiciones. Ambos credos sostienen que los no-creyentes no son realmente humanos y que deberían ser muertos con toda la velocidad posible.

     Todos los musulmanes que ahora viven en EE.UU. están en violación de aquella protección constitucional, y por consiguiente deberían ser arrestados por traición, procesados, condenados y ejecutados (la traición en tiempos de guerra está automáticamente sujeta a la pena de muerte, algo que se aplica a Obama y los otros Presidentes), o sumariamente deportados a sus patéticos países de procedencia.


Primera Enmienda a la Constitución Estadounidense

    "El Congreso no hará ninguna ley con respecto al establecimiento de una religión, o prohibiendo el libre ejercicio de ella; o reduciendo la libertad de expresión, o de la prensa; o el derecho de la gente a reunirse pacíficamente, y a presentar una solicitud al gobierno para una reparación de agravios".

     El hecho de que nuestros Padres Fundadores estipularan que la libertad de religión era la primera y más importante política del documento que gobernaría su nuevo país fue en gran parte debido a la profusión de sectas religiosas que se habían instalado en su nuevo país hacia fines del siglo XVIII.

     Por supuesto, los musulmanes no eran parte de la ecuación estadounidense en 1776. El espectro religioso estaba formado principalmente por diversas variaciones cristianas, aunque un gran porcentaje de los políticos de entonces eran deístas, que respaldaban la idea de un ser supremo pero no la de una descendencia divina.

     Además, y a pesar de los hipócritas aspavientos de políticos y medios de comunicación que aspiran a ser "políticamente correctos", los comentarios anti-musulmanes del prohibitivo favorito presidencial Donald Trump han sido ya justificados por la revelación de que una ley largamente olvidada prohíbe la inmigración islámica a Estados Unidos.

     La Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1952, sección 212, capítulo 2, prohíbe la entrada en Estados Unidos de extranjeros que pertenezcan a alguna organización que busque el derrocamiento ilegal del Gobierno federal por la fuerza, la violencia u otros medios inconstitucionales.

     La inmigración islámica es ilegal conforme a esta ley. ¿Por qué? El Corán, la ley de la Sharia y el Hadith todos requieren la sumisión completa al Islam. Para los musulmanes, ese mandamiento reemplaza a la lealtad a la Constitución estadounidense, y como consecuencia, los hace inelegibles para la ciudadanía estadounidense.

     Lamentablemente, tenemos a un Presidente que se ha apropiado del cargo ilegalmente y que aprueba muchísimo y que está ayudando al derrocamiento del gobierno estadounidense por parte de los islámicos.

     La ley declara que aquellos que solicitan entrar en Estados Unidos y que están afiliados a cualquier organización que abogue por el derrocamiento de nuestro gobierno están prohibidos [1].

[1] http://www.liveleak.com/view?i=3dd_1449612435#DC20eKGsiWs3qj5i.99

     La religión musulmana es completamente incompatible con la Constitución estadounidense, y a los musulmanes simplemente no se les debería permitir vivir en Estados Unidos. Al menos entonces, el gobierno poseído por los judíos que constantemente lleva a cabo todos estos ataques terroristas de bandera falsa contra los ciudadanos estadounidenses ya no podría culpar de estas engañosas mascaradas a terroristas islámicos.

     El ejemplo espeluznante de lo que está sucediendo hoy en Europa debería servir de adecuada advertencia de que permitir musulmanes en Estados Unidos resultará en un caos total, violaciones masivas y la destrucción de nuestro país.


Si los Musulmanes Deberían Irse, ¿Qué Hay acerca de los Judíos?

     Realmente, de la idea de repatriación de inmigrantes indeseables ha sido discutida sobre todo por Blancos acerca de los negros y "latinos" que han invadido los sistemas sociales de EE.UU. y han privado a los Blancos de las oportunidades y beneficios que eran legítimamente suyos antes de que los políticos controlados por el judío abrieran las esclusas a la inmigración del Tercer Mundo en 1965.

     Sin tener en cuenta cómo el vicepresidente Joe Biden ensalza el efecto positivo de los judíos en la vida estadounidense, si usted realmente quisiera echar a patadas a alguien del país, lo cual mejoraría al instante la salud de Estados Unidos, aquel grupo serían los judíos, quienes como vampiros han sorbido la sangre de Estados Unidos y lo han convertido casi en un cadáver.

     Lamentablemente hoy tenemos una administración presidencial dirigida por el judío que trabaja para sabotear a la población estadounidense, para inundarla con salvajes africanos y campesinos latinoamericanos para crear una nación de mendigos cobardemente dependientes de ayudas gubernamentales y carentes de la determinación e imaginación necesarias para conseguir una genuina independencia y autosuficiencia.

     Yo siempre he creído que todas las declaraciones repugnantes y pervertidas del supuesto libro santo judío conocido como el Talmud deberían ser invertidas, y que todas las terribles penas sádicas que los judíos desean infligir a los no-judíos sean vueltas contra ellos, y que los no-judíos deberían ser animados y potenciados para infligirlas sobre los judíos.

     Con esto en mente, yo le encomendaría a usted que considerase los comentarios del rabino en este escalofriante cuento titulado "Rabino Israelí Pide la Ejecución de Todos los Palestinos" [2].

[2] http://217.218.67.231/Detail/2016/01/24/447076/Israel-Shmuel-Eliyahu-Palestinian-Muslims-

     «Un importante rabino israelí dice que Tel-Aviv debería ejecutar a los palestinos en vez de detenerlos y "no dejar a ninguno vivo" a fin de establecer la seguridad en los territorios palestinos ocupados, informan los medios palestinos de comunicación.

     «"El ejército israelí tiene que dejar de detener a los palestinos", dijo Shmuel Eliyahu en un mensaje publicado en su página de Facebook el martes, agregando "sino que debe ejecutarlos y no dejar a ninguno vivo", reportó Palestine News Network».

     Propongo con entusiasmo que la recomendación del buen rabino sea totalmente invertida y que todos los no-judíos del mundo cumplan el deseo del rabino y no dejen a ningún judío vivo a fin de establecer una liberadora seguridad a través de todo el mundo. Quizá entonces los estadounidenses podrían volver al tiempo en que ellos estaban preocupados por sus vecinos en vez de la ética judía que ha sido impuesta a la población para robar o saquear a sus vecinos.

     El hecho es que los judíos han convertido a Estados Unidos en una nación salvaje completamente sin honor en cuya palabra no se puede confiar y cuyos ciudadanos están en grave riesgo de parte de los criminales patológicos que dirigen su supuesto gobierno. Para ser justos, quizás en la palabra de EE.UU. no se podría confiar nunca, si su trato sórdido con los indios norteamericanos es algún indicio.

     Los judíos tienen que ser encarcelados en algún lugar donde ellos no puedan ser parásitos de confiadas víctimas no-judías y donde ellos puedan depredarse entre ellos mismos hasta que se extingan.

     ¿Y qué hay de todos esos quejumbrosos negros que muerden la mano que los liberó, y que luego incendian sus propios vecindarios mientras protestan por la muerte de conocidos traficantes de drogas que son baleados por la policía?.

     Su afirmación de que "las vidas de los negros importan" (Black Lives Matter) claramente implica que las vidas Blancas no importan, y este abismo que se está ampliando amenaza con destruír a Estados Unidos, particularmente a medida que más habitantes del Tercer Mundo se derraman por el país por orden del primer Presidente negro de EE.UU.


Los Negros Quieren Convertir a EE.UU. en África

     Por supuesto a los judíos les gustaría aquello. De hecho, los judíos defendieron toda esta desenfrenada inmigración para el mismo objetivo de debilitar todos los países Blancos del mundo, procurando sustituír a ciudadanos independientes y funcionales por basuras autómatas totalmente dependientes de alguna autoridad central, algo que los negros en gran parte han estado dispuestos a hacer, a juzgar por generaciones de ellos que nunca han parecido capaces de salir de las nóminas de la ayuda social.

     Los judíos quieren una población sub-educada que apenas funcione y que no pueda percibir las estafas que los están explotando, y los negros parecen hechos para ese papel.

     Una cosa que he notado sobre estos virtuosos protestantes negros, particularmente los arrogantes alborotadores en los campus universitarios, es que ellos nunca están especialmente preocupados por el bienestar total de la nación sino sólo por las cosas gratis que ellos puedan conseguir del gobierno. Ellos exigen ventajas encima de todas las ventajas de la discriminación inversa que ellos ya han recibido a costa de la cada vez más pobre gente Blanca.

     Desde que Estados Unidos eligió a un Presidente medio negro, la gente Blanca ha notado con extremo resentimiento la injusticia intrínseca de los beneficios extraordinariamente generosos que han sido ofrecidos a los nuevos residentes del Sur de la frontera y de otras áreas pobres del mundo. Además, la gente Blanca también ha notado que los descontentos negros parecen disfrutar realmente incendiando sus propios vecindarios cuando participan en protestas sociales legítimas. Esos actos de incendios provocados son rara vez observados en las protestas sociales de la gente Blanca.

     Luego está el asunto de las culturas de generaciones anteriores. La gente Blanca vino a EE.UU. desde países europeos relativamente cultivados, algunos de los cuales tenían herencias intelectuales y materiales gigantescas que ayudaron a crear una sociedad estadounidense que el mundo entero ha decidido emular.

     ¿Qué tradiciones culturales trajo la gente negra al crisol de Estados Unidos? Los negros vinieron desde selvas africanas de un continente que, con la única excepción de Libia, tiene que producir aún un país productivo que no esté controlado por financieros Blancos explotadores, y por lo tanto no han creado, en la Historia registrada, una cultura viable propia.

     Sin embargo, los defensores del truco de "las vidas de los negros importan" orgullosamente quieren imponer su retrasada cultura y sus rituales en un país Blanco, Estados Unidos, que prosperó cuando la cultura y los rituales de los Blancos fueron seguidos con integridad, y ahora los promotores del nihilismo y la indolencia de los negros, que son promovidos por cínicos impulsores judíos, siempre procuran degradar las sociedades estables mediante drogas, sexo y anarquía auto-destructiva.

     Los promotores de la cultura judía estimulan el comportamiento de la selva como un método principal para desestabilizar la sociedad Blanca sobria y estable, en la cual la iniciativa individual es promovida por sobre una parasitaria dependencia de los sistemas de asistencia social.

     La discusión acerca de la repatriación de los negros a sus patrias originales ocurrió durante el tiempo de Abraham Lincoln, pero nunca ganó amplia aceptación, probablemente porque demasiado poca gente rica, sobre todo en el Norte, quería renunciar a sus esclavos [3].

[3] http://www.washingtontimes.com/news/2011/feb/9/book-lincoln-sought-to-deport-freed-slaves/?page=all

     Pero este actual énfasis en Estados Unidos para convertirlo en una nación multicolor es probablemente la peor cosa que alguna vez haya sucedido a una república que cuando era Blanca era idolatrada por el mundo, y desde que se han agregado demonios de Somalia que blanden cuchillos y Dios sabe quién de Siria, ha sido profundamente ensuciada por la demoníaca influencia judía, y se ha convertido en el paria del mundo, cuya gente es conocida hoy como los robots asesinos que hacen el trabajo sucio de los judíos por todo el mundo.


El Resto del Mundo Ha Tenido Suficiente de los Blancos

     Vaya y pregúntele a un indio norteamericano. Él le dirá que el hombre Blanco habla con una lengua bifurcada. Usted no puede confiar en una sola cosa que él diga. Desde Adán en el Jardín de Edén a Hillary en los pasillos del Congreso... solamente grandes cuentos... y mentiras egoístas. El hombre Blanco rompió cada tratado que alguna vez hizo con el hombre rojo, tal como EE.UU. ha roto cada acuerdo alguna vez hecho con el resto del mundo.

     Según más del 90% de la población del mundo —que no es Blanca— el nacionalismo Blanco es la misión de un tonto. Y según todos los Blancos que no apoyan al nacionalismo Blanco, ellos creen en las palabras de Thomas Jefferson según las cuales todos los hombres son creados iguales.

     Es, después de todo, el hombre Blanco el que pavimentó el paraíso y construyó una zona de estacionamiento, inventó un mundo tecnológico que mata a 200 especies por día, que quema los bosques y ensucia el cielo, y luego afirma que él es el pináculo de la civilización, la que él construyó sobre los cadáveres de millones de indios norteamericanos y millones de búfalos.

     Por supuesto los judíos se han aferrado a esto para implicar que está bien destruír a la raza blanca, porque ellos mismos quieren ser la raza blanca y gobernar el mundo desde la cumbre de la jerarquía. Los dos grupos son muy parecidos, y es difícil distinguirlos, particularmente ahora con judíos que controlan la emisión del dinero estadounidense, y con estadounidenses intentando con esfuerzo mantener a los judíos pagándoles por los crímenes que ellos cometen.

     El gran problema con los nacionalistas Blancos —o todos aquellos que piensan que tienen alguna posibilidad de retornar a un mundo irreprochable, o peor, que ellos pueden forjarse alguna clase de enclave Blanco para ellos— es que ellos no comprenden tres cosas:

1. Los Blancos que creen que todavía pueden crear una sociedad únicamente de Blancos para ellos, son completamente incapaces de comprender el daño que ellos han hecho a los países que han saqueado y a la gente que ellos han asesinado en busca de la ganancia perfecta, en busca del progreso mediante un proceso explotador que ellos vinieron a llamar colonialismo. Ellos han transformado el instinto de supervivencia en un sadismo social que reconoce sólo a ellos mismos como los ciudadanos legítimos del mundo.

     Los Blancos han enseñado a las razas de color del mundo a ser estafadores y tramposos, más bien que ciudadanos responsables. No hay ningún límite para las repercusiones de este comportamiento. Esto contamina al mundo entero. Nadie puede confiar en lo que alguien más dice.

     Cada uno que gana guerras piensa que ellos son el grupo más grande que alguna vez haya vivido, hasta que ellos pierden una guerra, como los griegos y los romanos. Entonces ellos desaparecen en la Historia, olvidados por tiempo y por las mentes de los hombres. Las sociedades que ellos han construído finalmente se hunden en la arena empapada de sangre.

     Lo que faltaba completamente en el proceso de los Blancos de ganar guerras, vívidamente demostrado por el exterminio de los indios norteamericanos, era una comprensión legítima de su propia moral y códigos religiosos, en los cuales el mandamiento de "haz a los otros" fue totalmente reemplazado por "roba lo que puedas" y "mata a quien debas matar".

     El principal requisito para llevar a cabo esta fea tarea es creer que el enemigo no es totalmente humano, y siempre hemos tenido hombres santos que por el precio justo están dispuestos a señalar quién es malo y tiene que ser destruído.

     Pero la hipocresía finalmente viene volando de vuelta a nosotros en la forma de repercusiones, ya que los males de una explotación sádica son devueltos decuplicados por aquellos que han nutrido su resentimiento durante generaciones.

2. Más del 90% del mundo es gente no-Blanca. Que los Blancos creen un bastión sólo de Blancos para ellos significaría que ellos estarían constantemente bajo ataque por aquellos que buscan las comodidades que los Blancos han creado para sí mismos. Vemos aquello ahora por camionadas a través de Europa con utópicos habitantes del Medio Oriente y africanos muertos de hambre que esperan encontrar un almuerzo gratis en Europa, y debido a las actitudes podridas de líderes comunistas que traicionan a sus propios conciudadanos, a menudo lo encuentran en sitios como Suecia y Estados Unidos (para gran consternación de los habitantes Blancos nativos).

3. No hay ningún problema en forjar un enclave negro porque en gran parte ninguna otra gente quiere ir allí porque son muy primitivos, retrógrados y carentes de comodidades. Los Blancos tienen que culparse a sí mismos por crear tales atractivos ambientes de vida.

     Pero más bien que absorber a inmigrantes que desean emular el comportamiento cultural Blanco, habría sido mucho más inteligente haberles enseñado a crear sus propias culturas como las de los Blancos en sus propios países originales, y aquello queda como la mejor recomendación para el futuro de todo el mundo, si alguno de nosotros legítimamente posee un verdadero futuro.


Los Indios No Pudieron Defenderse contra la Tecnología

     Están aquellos que intentan decir que el "noble salvaje" vivía la vida ideal, en sincronía con la Naturaleza, orando a sus espíritus santos para que los perdonara por la presa que ellos mataron para sobrevivir. Sin embargo ellos no pudieron sobrevivir a los gérmenes que los asesinos Blancos trajeron de Europa, o defenderse contra la superioridad tecnológica de los invasores. Y si alguna vez hubo un grupo étnico que infligió una constante violencia sobre sus vecinos, fue la mayoría de los indios norteamericanos.

     Thomas Goodrich escribió un relato que pone los pelos de punta ("Hellstorm") de lo que le sucedió a alemanes inocentes después de que su país fue destruído, pero igualmente inquietante es su libro anterior ("Scalp Dance") que hace la crónica de los detalles espeluznantes de lo que las tribus indias occidentales hicieron a los primeros pobladores estadounidenses Blancos que viajaron por sus territorios.

     Pero en las balanzas de la Historia habita la imagen de los Peregrinos Puritanos, que primero colonizaron el cuadrante Noreste que más tarde se convirtió en Estados Unidos, que una vez, antes de que fuera arruinado por los judíos, fue promovido como el mayor país de todos. (Y aún es así en algunos sitios remotos que no han sido quemados y esterilizados por la robótica mentalidad corporativa judía).

     Esos Peregrinos hubieran muerto si no se les hubiese mostrado cómo cultivar el maíz y otros alimentos por las consideradas tribus indias del Sudeste de Massachusetts. Para recompensarlos por su bondad, los colonos Blancos mataron a los indios Pequot del Sudeste de Connecticut, envenenaron a muchas otras tribus con mantas con viruela, mataron y quemaron a sus mujeres y niños, y luego se jactaron de lo que ellos habían hecho ante su dios demente.

     Esa orgía de violencia continuó a través de Norteamérica durante trescientos años, y desde entonces se ha desbordado por todo el mundo, donde continúa hasta este mismo día.

     Entonces éstos son los despreciables estadounidenses que se han dedicado a quejarse entre ellos mismos sobre quién es mejor que quién. Sus riñas por tonterías le hacen el juego a aquellos que planean matar a la mayor parte de los contendientes y capturar el mundo, con una población mucho más pequeña, para ellos mismos.


Las Balanzas de la Justicia

     Hoy es cierto que la raza blanca parece ser los nuevos indios, siendo rápidamente extinguidos por índices de natalidad de la gente no-Blanca que exceden por lejos el tamaño de las familias Blancas, que han reducido voluntariamente sus tasas reproductivas porque los judíos los estafaron para que creyeran que el mundo estaba sobrepoblado.

     Si usted quiere declarar a los musulmanes no aptos para vivir en Estados Unidos, entonces usted, cierto como el infierno, debería prohibir a los estadounidenses vivir en cualquier condado musulmán. Sólo compare el daño que cada uno ha hecho al otro.

     Los estadounidenses, británicos, franceses, australianos y otros diversos países Blancos han aniquilado absolutamente a casi todos los países islámicos del mundo. ¿Qué han hecho los musulmanes a Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Australia?: ¿han robado unos pocos vecindarios en Detroit, Minneapolis, Malmo y Marsella?.

     Entonces ¿quién consiguió la varilla más corta?: ¿los miles de personas Blancas incomodadas en ciudades occidentales disfuncionales, o los millones de asesinados por bombarderos Blancos controlados por el judío que atacan a gente inocente por motivos que eran claramente mentiras completamente fabricadas?.

     Camine un kilómetro en los zapatos de otro hombre y la respuesta se hace clara. El único camino a la paz es mantener una respetuosa separación, que no excluye el visitar otros países para propósitos de viajes o comercio, pero que no fomenta la inmigración a gran escala a sitios extraños, porque eso, como hemos visto, sólo crea interferencias a gran escala y una animosidad insoluble.

     Todo ese mantra de la "fuerza en la diversidad" ha sido solamente una estafa judía que está arruinando tanto a Europa como a Estados Unidos.

     Todo este trepar cuesta arriba por todo el mundo en algo que la gente debería ser capaz de encontrar en casa ocurre por lo que Ralph Waldo Emerson llamó el fracaso de nuestro sistema educativo. No nos han enseñado cómo vivir vidas funcionales y provechosas, de modo que viajamos por el mundo a fin de encontrarlas, pero rara vez lo hacemos. De esta manera el mundo ha sido desgarrado, por invasores que destruyen otros países, y por aquellos que buscan refugio en sitios lejanos tratando en vano de recrear los hogares que ellos dejaron detrás.

     La identidad de los criminales, el enemigo, los asesinos, todo depende de quién sea usted, de quién ha hecho el exterminio y quién ha sido exterminado. Todo depende de dónde es usted. Y una mejor comprensión de esto es el único modo en que el mundo encontrará alguna vez la paz.

     Al final de su famoso ensayo "Auto-Confianza" (Self-Reliance), Emerson escribió:

    "Más bien que admirar la propiedad, el hombre culto está avergonzado de ello, sobre todo de la propiedad que no es adquirida por el trabajo honesto. El respeto por la propiedad conduce a una distorsión de la vida política: la sociedad es corrompida por la gente que considera al gobierno como principalmente un protector de la propiedad más bien que de las personas".

     La mayor parte de nosotros que ha prestado atención ha entendido ya que los Presidentes no trabajan para la gente estadounidense, sino que ellos sirven a los invisibles espíritus malignos que permiten que ellos postulen para Presidente porque ellos no levantarán la tapa que cubre a la gente que nadie conoce pero que dirige el mundo.

     Llené un cuestionario esta noche para el Partido Republicano de Florida, y les dije que los cinco últimos Presidentes deberían ser todos juzgados por traición. Pienso que usted podría añadir también a todos los actuales candidatos presidenciales, incluso Trump, ciertamente a la señora Clinton, y a todos los otros aduladores, que concuerdan en fingir que las mentiras son la verdad y que EE.UU. tenía derecho a destruír todos aquellos otros países y a estacionar asesinos uniformados por todo el mundo para proteger la "democracia".

     Por supuesto lo que todos ellos ha hecho a otros países palidece en las mentes de los estadounidenses con respecto a lo que ellos han hecho al propio Estados Unidos: Holder vendiendo armas a bandas mejicanas de drogas de modo que ellos [los federales] puedan correr desenfrenados sobre rancheros de Arizona, la CIA contrabandeando drogas en ghettos de modo que policías entrenados por los israelíes puedan arruinar a los tontos que se drogan y mantener pobladas las prisiones.

     Váyanse a casa. Estén entre los suyos, sus amigos, sus parientes, su familia. No hay lugar más fuerte o más seguro para estar en la Tierra, ningún lugar más seguro para estar que con aquellos que lo entienden a usted. Procuren no dominar despóticamente a aquellos menos aventajados que ustedes mismos. Más bien procuren levantar a aquellos que están debajo de ustedes hasta su nivel, y respetuosamente pidan a aquellos que están por encima de ustedes que los eleven hasta donde ellos. De esta manera la paz vendrá, no por la conquista sino por la gratitud.

     Pero necesitamos un gobierno que nos proteja, y no tenemos uno. Tenemos que tratar con eso, antes de que eso trate con nosotros. Pero si somos todos despreciables como los líderes que tenemos ahora, podemos contar justificadamente con no encontrar nunca un gobierno decente, y ése será el final de nosotros.–





No hay comentarios:

Publicar un comentario