BUSCAR en este Blog

sábado, 9 de enero de 2016

John Kaminski - Acerca de la Reencarnación



     El conocido ensayista estadounidense John Kaminski (1944), en este artículo de tono bastante personal que presentó en renegadetribune.com hace una semana y que ofrecemos ahora en castellano, toca el tema de la posibilidad de la Reencarnación haciendo alusiones íntimas y aludiendo a un no muy conocido pero documentado personaje de la Segunda Guerra Mundial al que el autor dedica algunos inquietantes pensamientos. Al final hemos puesto algunos comentarios de los lectores que están en el sitio original y que por su interés van también aquí.


Si Yo Creyera en la Reencarnación...
por John Kaminski
2 de Enero de 2016


...Hubiera sido un general ruso
cuya lealtad estaba con el Führer


     Siempre he tenido una visión escéptica de la reencarnación. Cuando se me ha preguntado sobre ella, siempre he fruncido el ceño y he ladrado: "¡Matemáticamente imposible!", y me irritado un poco de que alguien sugiriera una idea tan ridícula.

     Recuerdo haber reconsiderado el concepto en mi mediana edad, cuando leí un maravilloso libro, El Libro Tibetano de los Muertos (edición de Evans-Wentz de 1927), que también es llamado El Libro de la Liberación por el Escuchar, y que es un texto budista fundacional. Si usted pudiera navegar por entre los nombres tremendamente largos e impronunciables de las deidades tibetanas, usted podría entender más o menos el argumento básico, que es que cuando usted muere, usted entra en algo llamado el estado bardo.

     En aquel estado, su primera opción es ir hacia la luz, y usted nunca tendrá que preocuparse nuevamente de las miserias de la vida, ya que usted será uno con todo y feliz como una almeja, o más específicamente, estará más allá de la felicidad y en una beatitud permanente. Pero por lo general, sólo los maestros disciplinados son lo bastante sagaces para hacer aquella elección, porque la mayor parte de nosotros, justo después de que morimos, comenzamos a pensar en el maravilloso estado llamado la vida que acabamos de dejar, en todos los tiernos recuerdos de las personas que amamos, y aquella clase de cosas.

     El deseo de volver a la vida rápidamente se hace irresistible.

     Ese sentimiento finalmente se hace tan poderoso que pronto comenzamos a desear que pudiésemos volver por otra ronda, y después de un período indeterminado de retozar con las Deidades Pacíficas y Coléricas (lo que significa el repaso de cada cosa que nos sucedió en nuestra vida anterior, tanto buena como mala), finalmente elegimos a nuestros futuros padres para lo que juzgamos que es un modo apropiado de volver a vivir otra vez en forma corpórea.

     Siempre he encontrado aquella fórmula como una especie de buenos deseos proyectados por los vivos sobre sus amados difuntos como un modo de disminuír el dolor de la pérdida, y como decirle a un niño que la Abuela está feliz en el cielo, o, como los indios norteamericanos que hablaban de la Tierra de la Cacería Feliz, como un modo de atribuír una buena fortuna a la persona que nos abandonó y a la que echamos de menos intensamente.

     De ese modo, llegué a considerar El Libro Tibetano de los Muertos como un libro sobre la vida más bien que como sobre la muerte, per se, en tanto toda vida es realmente una preparación para la muerte, siendo el mejor resultado el que usted sepa que ha hecho todo lo que pudo cuando llega el momento de su partida.

     Fue veinte años después de aquello cuando publiqué una historia de reencarnación que yo no podía refutar. Le tomó mucho tiempo a mi amigo Patrick, conocido como un niño genio, convencerme de que él había sido el gran inventor servio Nikola Tesla, y no fue su historia lo que realmente me convenció, sino que fue una historia que él me contó sobre su propio hijo lo que realmente cerró la puerta a cualquier posibilidad de que su historia no fuera verdadera.

     Su hijo, parece, cuando él había alcanzado una cierta edad, aproximadamente 8 ó 9 años, pienso, seguía insistiendo en que él había vivido en Florida, y que su esposa de su anterior vida todavía vivía allí. Además, él siguió hablando acerca de ciertos objetos, sobre todo un reloj Rolex, que él quería recuperar. Finalmente Patrick, que creía que él mismo era reencarnado, llevó a su hijo a Florida, y encontró a la persona que su hijo decía que había sido su esposa.

     Cuando ellos instantáneamente se reconocieron el uno al otro, su hijo preguntó: "¿Dónde están mis cosas?", tras lo cual su antigua esposa le presentó la caja que contenía su reloj Rolex.

     Aquello me impactó para comprender que tal vez mejor yo debiese conceder un poco más de credibilidad a los relatos de individuos reencarnados, de modo que adquirí una copia de un libro titulado "Almas Antiguas" (Old Souls) de Tom Shroder (1999), que llegué a considerar como una de las mejores exposiciones de este polémico fenómeno conocido como la reencarnación.

     De aquel libro aprendí que un número significativo de gente en el mundo creía incuestionablemente en este fenómeno y tenía el testimonio de amigos y parientes a ambos lados de la gran línea divisoria —es decir, que habían sido sus amigos en vidas anteriores— quienes podían verificar que ellos eran en efecto la persona que ellos afirmaban ser.

     "Almas Antiguas" trata acerca de la historia del fallecido doctor Ian Stevenson, un profesor de la Universidad de Virginia que viajó por el mundo documentando más de 2.000 de estos casos de recuerdos de vidas pasadas. Shroder, el autor del libro, viajó con Stevenson al Líbano y a la India y presenció pruebas irrefutables de que miles de personas pueden documentar suficientemente y demostrar que ellos fueron quienes ellos dicen que fueron en vidas anteriores.

     Las dos principales impresiones que conseguí del libro fueron que esos ejemplos de almas reencarnadas parecían pertenecer a aquellos que sufrieron muertes injustas, violentas o prematuras, y que muchas personas, sobre todo en India y el Líbano, aceptaban ese fenómeno como una parte natural de sus vidas actuales y anteriores.

     De este modo, después de todos estos acontecimientos yo ya no fui capaz de descartar la reencarnación como una especie de ilusión poseída por gente que no es feliz con sus propias vidas actuales. Pero buscando en mi propia mente, yo no estaba todavía listo para afirmar algún conocimiento de una vida pasada para mí mismo.

     Pero mientras rumiaba la idea, me vi obligado a recordar un acontecimiento ocurrido hace algunos años durante el cual una antigua novia y yo —realmente una relación no muy seria, al menos en lo que tenía que ver conmigo— adquirimos una copia de un análisis de vidas pasadas de nosotros dos de astrology.com para ver si seríamos compatibles como marido y esposa (lo cual resultó que no). Quedé enormemente perturbado al enterarme de que, según mi información de nacimiento (20 de Noviembre de 1944, a las 00:02 horas (tiempo universal [estadounidense] durante la Segunda Guerra Mundial), yo había cometido algún crimen importante en una vida pasada, y que yo estaba comprometido en esta vida a hacer algo que expiara aquello. No me gustó aquella idea. Se me pusieron los pelos de punta con sólo pensar en ello.

     Pensé poco en el asunto en los años intermedios hasta que completamente por casualidad (mientras yo había estado investigando el nombre de mi abuela paterna, cuyo nombre era Bronislava Kolodiej), me encontré con un artículo en Wikipedia que trajo el asunto de la reencarnación otra vez a mi mente.


     Coincidentemente, un hombre llamado Bronislav Kaminski (16 de Junio de 1899 — 28 de Agosto de 1944) fue un oficial militar ruso que posteriormente se convirtió en un general en el ejército alemán y que fue muerto más tarde en una emboscada o ejecutado por la Gestapo.

     Según http://en.wikipedia.org/wiki/Bronislav_Kaminski [1], su padre era polaco y su madre era alemana, pero él se consideraba a sí mismo un ruso. Él sirvió en el Ejército Rojo durante la guerra civil rusa [1917-1923]. Durante la "Gran Purga", Bronislav fue encarcelado. Más tarde desterrado a una región rural de lo que es ahora Bielorrusia, él se pasó al lado alemán y se convirtió en el comandante de una creciente milicia destinada a combatir la Amenaza Roja.

[1] En castellano en https://es.wikipedia.org/wiki/Bronislav_Kaminski

     Yo podría imaginar su odio contra los judíos que habían tomado el control de Rusia, y que, cuando todo fue dicho y hecho, habían matado a 66 millones de rusos no-judíos (según Solyenitsin). Este odio, supuse, lo había llevado a identificarse con Adolf Hitler y su pasión por impedir que los bolcheviques judíos invadieran Europa del Este y finalmente la recientemente revivida Alemania del Tercer Reich.

     Wikipedia describe cómo en 1942 Kaminski era el líder de su propio grupo de partisanos alemanes, y que pronto se convirtió en el comandante de la brigada de milicias [SS Sturmbrigade R.O.N.A., Ejército Ruso de Liberación Nacional, conocida como la Brigada Kaminski] en la ciudad de Lokot. Él administró el gobierno local, y estableció sus propios tribunales, cárceles y periódico.

     Después de algún éxito en diversas batallas en 1943, Kaminski estaba al mando de 10.000 soldados, pero su unidad comenzó a sufrir deserciones a medida que los soviéticos ganaban terreno. Aproximadamente 10.000 vidas civiles se perdieron cuando sus tropas se retiraron hacia el Oeste a Polonia.

     Durante la retirada aumentaron enormemente las deserciones, y su formación entera pareció cercana a la desintegración. Cuando uno de sus subordinados decidió desertar su unidad entera al enemigo, Kaminski según se afirma lo estranguló a él y a otros ocho delante de sus hombres. Esta acción no impidió que más hombres desertaran ante la exitosa embestida soviética.

     Sin embargo, el 27 de Enero de 1944 Himmler recompensó los "logros" de Kaminski con la Cruz de Hierro, de primera y segunda clase. Hacia Agosto, Kaminski había sido promovido a mayor-general de las Waffen SS. Pero el Levantamiento de Varsovia comenzó ese mes y los proyectos de Himmler cambiaron. Kaminski terminó siendo culpado por gran parte de un acontecimiento llamado la Masacre de Ochota en Polonia, en la cual 10.000 personas murieron en las circunstancias más angustiosas. Más tarde, habiendo sido culpado de robar propiedad que debería haber sido entregada al Reich, él fue ejecutado junto con su jefe de Estado Mayor, Ivan Frolov.

     Pero a sus hombres se les dio una explicación falsa: que él había sido muerto por partisanos polacos. Según reporta el artículo de Wikipedia, cuando los hombres de Kaminski rechazaron esa explicación, la Gestapo tomó el automóvil de Kaminski, lo empujó a una zanja, lo llenó de balas con una ametralladora, y esparció sangre de ganso por todas partes del automóvil. La desmoralizada unidad fue removida pronto de la ciudad y colocada lejos al Norte.

     Otra versión del fallecimiento del comandante de brigada Bronislav Kaminski declara que los funcionarios alemanes determinaron que su brigada era demasiado indisciplinada y poco confiable, y él fue llamado a Lodz para una conferencia de líderes, donde fue colocado delante de un consejo de guerra y ejecutado por un pelotón de fusilamiento. Otra versión sostiene que él fue fusilado cuando la Gestapo lo capturó.

     Meses después de la eliminación de Kaminski, en 1945 su antiguo subordinado Yuri Frolov declaró que Kaminski había dado permiso a sus hombres para saquear, proporcionando sustancia a la noción de que Kaminski había traicionado a la causa alemana.

     Por mi parte, después de oír tantos hechos negativos sobre alguien que posiblemente pudo haber sido mi antepasado pre-reencarnado, comencé a buscar algunas pruebas positivas de qué pudo haber sido realmente este personaje, pero la única defensa que pude encontrar fue que Kirill Frolov es el actual patriarca de la Iglesia Ortodoxa rusa, quien ha sido un abierto opositor de aquellos que han defendido lo justo de la causa alemana al tratar de frustrar ésta el despojo por parte de Stalin de Europa del Este.

     ¿Cómo fue que la Iglesia Ortodoxa rusa fue capaz de sobrevivir a casi un siglo de opresión judía sin ir sobre el enemigo de algún u otro modo? Ésa todavía es mi pregunta.

     De este modo, ésta es la historia de Bronislaw Kaminski, un polaco que se convirtió en un ruso y que se puso de parte de Hitler porque él odiaba lo que los judíos le habían hecho a Rusia. Y él murió, fue baleado por un pelotón de fusilamiento, faltando ocho días para que se cumplieran tres meses antes de que yo naciera.

     Entonces aquí estoy, uno de los críticos notables de la criminalidad judía en el mundo, que ha llegado a creer que la Segunda Guerra Mundial fue muy ciertamente un caso de tres países judíos —Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Soviética— uniéndose para hacer desaparecer a la Alemania Nacionalsocialista, que se había convertido en la mayor amenaza en toda la Historia mundial para la hegemonía financiera judía sobre todo el mundo.

     De hecho creo que la maniobra de Hitler bien puede haber sido la última posibilidad legítima del resto del mundo para frenar al despiadado pulpo financiero judío que hoy tiene al mundo entero bajo su apretón, y que es la causa principal de todas estas guerras ejecutadas por Estados Unidos, el cual realmente está cumpliendo las instrucciones judías de Israel.

     Yo diría que esto presenta un caso circunstancial bastante fuerte de que yo pudiera ser la reencarnación del mayor-general de las Waffen SS Bronislav Kaminski.

     Podría ser, excepto que no tengo ni una sola escena retrospectiva de tal encarnación, ningún fragmento de memoria distante de mi tiempo como un luchador rebelde en la tundra rusa, aniquilando cuerpos en Polonia o jugueteando con la SS.

     No, mi conocimiento sobre lo que le sucedió a Alemania en la Segunda Guerra Mundial ha ocurrido completamente a consecuencia de mis lecturas. Pasó primero casi por casualidad cuando un conocido me dio una copia del Informe Leuchter, que no mostraba ningún rastro de residuos de cianuro en las paredes de lo que las autoridades alemanas insistían (y mintieron al respecto) que eran las murallas de las cámaras de gas de Auschwitz.

     Luego leí los Protocolos de Sión, que son una descripción misteriosamente exacta de lo que está sucediendo en el mundo hoy (así como estaba sucediendo en la época de Henry Ford también).

     Yo de algún modo puse aparte todo aquello a finales de los años '90 hasta que ocurrió el 11-S. Aquél no fue el acontecimiento inicial que llamó mi atención hacia los judíos, sino que lo fueron los efectos posteriores, las mentiras que fueron presentadas como la explicación oficial, la destrucción de evidencias, las falsas historias contadas por todos los políticos que todavía son repetidas hoy, y la presencia ubicua de judíos en todas las posiciones claves, desde consejeros presidenciales, pasando por los judíos del DHS [Departamento de Seguridad Interior] que permiten que los sospechosos supervisores israelíes vayan libres, hasta los jueces judíos que frenaron las investigaciones.

     Quizás el factor más importante fueron los periódicos, que habían sido mi profesión antes en la vida. Los periódicos apoyaron cada mentira que el gobierno contó como la verdad absoluta. No fue ninguna coincidencia que todos esos periódicos estén poseídos por judíos.

     Mientras yo estaba ingiriendo ese material también estaba sorbiendo los análisis del "Holocausto" hechos por Arthur Butz, Germar Rudolf, James Bacque, Ernst Zündel, Robert Faurisson y todos los otros héroes que han luchado durante décadas para tratar de destruír la Gran Mentira Judía que hasta hoy lleva obligatoriamente a tantas personas a la cárcel.

     Entonces yo realmente no necesitaba ninguna experiencia de alguna vida pasada para dirigirme inconscientemente a mi temática seleccionada a comienzos del siglo XXI.

     Se hizo obvio para mí que había que destruír este candado mental judío que ha anestesiado a la mayor parte de la población del mundo poniéndola en una realidad artificial donde la gente puede ser desaparecida, suicidada y exterminada mucho más fácilmente... donde la filosofía judía ha borrado completamente todas las nociones de honor, deber, integridad, compasión y entendimiento y las  ha reemplazado por avaricia insaciable, perversión, infidelidad, sadismo, y el abuso sexual contra sus propios niños...

     No tengo ningún particular deseo de difamar o idolatrar a Bronislaw Kaminski, porque tuve que confiar en el recurso judío Wikipedia para aprender algo sobre él de algún modo. Wikipedia no es necesariamente una fuente fidedigna.

     Pero si yo quisiera soñar, y tener algún pensamiento sobre la reencarnación de alguna manera, no debería ser averiguado quién yo pude haber sido en alguna vida pasada sino saber que alguien por ahí se reencarnaría como yo (no, no tengo que estar allí) y tomaría el trabajo que he intentado torpemente, tarde en la vida, de exponer, neutralizar, des-toxificar, y de alguna manera hacer que se extinga lo que considero el mayor peligro alguna vez enfrentado por la especie humana, que sería este horrible veneno conocido como el Judaísmo, que miente sobre la vida misma y promete destruír el mundo entero si se le impide infligir sobre cada uno la enfermedad secreta que alberga dentro de su propia alma.

     Así, si alguien como yo apareciera en algunos años en el futuro, quejándose de todo y pegando gritos acerca de la retorcida depravación que es la religión judía, eso significaría que el mundo estaría tratando de ser sano, y aquello me daría la gran satisfacción de saber que yo hube desempeñado algún pequeño papel para hacer que eso sucediera.

     Tenemos que seguir aquel curso si nuestra especie debe sobrevivir en alguna forma que se parezca a los seres que en un tiempo u otro, en nuestros momentos más felices, hemos aspirado todos a ser.–





*****************************

ALGUNOS COMENTARIOS

Steve
3 de Enero de 2016

     Concuerdo con usted, John, en que el Libro de los Muertos es acerca de la vida. Hemos tomado la palabra "muerto" y "muerte" para significar la muerte corporal física, pero, lo mismo que como con la Biblia, esto no significa eso. "Muerto" o "muerte" en las Escrituras se refiere a que el alma cuando se encarna en el cuerpo animal llega figuradamente a su "muerte". El cuerpo es la "tumba" y es también el "útero" del alma. Somos los muertos vivientes, y de ahí que el alma debe ser "nacida otra vez" del espíritu. El primer hombre es de la tierra terrenal, el segundo hombre es del espíritu. El alma es comparada a una semilla que tiene que ser plantada en el reino inferior para que "muriendo" traiga posteriormente la vida. El alma (como una semilla divina) es plantada en el reino inferior —el cuerpo animal—, y figuradamente llega a su muerte en la Materia para el propósito de su desarrollo, que es nacer otra vez del espíritu.

     El cuerpo está compuesto aproximadamente por 7 octavos de agua, de modo que la encarnación del alma en la Materia es el bautismo de agua, y el renacimiento al espíritu es el bautismo de fuego. La tierra y el agua eran símbolos de lo físico inferior, y el aire y el fuego, símbolos de la mente (aire) y el espíritu (fuego). La vida está en la sangre, y la sangre tiene la misma constitución química que el agua de mar. María (del latín Maria) significa "agua amarga", y María simboliza la Materia. De este modo, María o la Materia es la "Madre de Dios". María, entonces, es la Madre Divina. La reencarnación entonces es el Ciclo de la Necesidad para el desarrollo del alma.


---------------------------------------
Robert Heimdal
3 de Enero de 2016

     A veces me pregunto si muchos de aquellos millones de personas que murieron en la 2ªGM, sobre todo en Alemania (en la destrucción de Dresden, Hamburgo, Berlín, en el hundimiento del Wilhelm Gustloff, en las expulsiones de alemanes después de la guerra) están volviendo a la vida en este nuevo milenio, ahora como jóvenes nacionalistas Blancos, para poner las cosas de vuelta en su lugar legítimo.

     Creer en la reencarnación, incluso de una manera débil, puede ser un buen antídoto contra el nihilismo.


---------------------------------------
Ramaski
6 de Enero de 2016

     En el modelo metafísico védico, las reencarnaciones repetidas son el proceso por el cual podemos alcanzar la iluminación o moksha. Después de un número suficiente de vidas, aquellos que han buscado diligentemente la verdad son capaces de ver más allá de la ilusión / maya de la separatividad individual. Cuando su conciencia se ha expandido a aquel grado, ellos vencen todos los deseos mundanos, se retiran de sus cuerpos, y se fusionan en Brahmán / Dios / Todo-lo-que-Es. Esta dichosa fusión finaliza los ciclos repetidos de nacimiento, lucha y muerte. En cierto modo, las almas individuales que navegan por la vida correctamente "se gradúan" finalmente de este mundo. A la inversa, las almas individuales que descuidan, o aún peor, intencionalmente rechazan la verdad espiritual, permanecerán atrapadas en la ilusión mundana de separatividad y todo el sufrimiento / samsara que va junto con ella.


---------------------------------------
Mr. Greystone
7 de Enero de 2016

     Entiendo sus pensamientos en cuanto al hinduísmo y he considerado inconsistencias similares dentro de la religión. Tiendo a creer que la religión védica más temprana, pre-hindú (es decir, la religión basada sólo en las escrituras sánscritas arias más tempranas: los Vedas y los principales Upanishads) incluyó una cosmovisión basada en la Naturaleza. Los dioses védicos tempranos (léase: pre-hindúes) eran realmente nombres / personificaciones de fenómenos naturales tanto en los niveles macro como micro. Esos "dioses" abarcan todo en el universo natural, desde el nivel atómico al universal, es decir, el universo natural cuando los "rishis" o videntes védicos "oyeron" este conocimiento antiguo directamente de una fuente primordial, invisible, no humana pero tampoco artificial.

     Según la información que he sido capaz de reunir, el hinduísmo post-védico (y su descendiente más corrompido, el budismo), sobre todo las variedades modernas, es, con todo, una cosa completamente diferente. Por favor vea la entrada reciente aquí en este sitio, de Revilo P. Oliver en cuanto al hinduísmo [1]. Oliver pareció tener una buena comprensión de por qué el hinduísmo moderno tiene muy poco que ofrecernos. Sin embargo, creo realmente que la religión védica es digna de ser investigada, si es que no de nuestra fe o práctica. (Los elaborados rituales de la religión védica son, para la mente moderna, insanamente detallados, complicados y derechamente poco prácticos; algunos rituales pueden durar días o incluso semanas). Aunque no sea por ninguna otra razón sino que es el politeísmo indoeuropeo más antiguo existente, la religión védica es digna de nuestra consideración.

[1] http://renegadetribune.com/a-religion-for-aryans/ y en castellano en http://editorial-streicher.blogspot.com/2012/03/revilo-p-oliver-una-religion-para-arios.html


---------------------------------------
Bhelenos
6 de Enero de 2016

     El Zoroastrismo de Irán encuentro que es una ideología aria preferible, con su progresión eterna, alcanzando el estado divino, o la inmortalidad y más allá.

     De http://authenticgathazoroastrianism.org/2015/07/28/auspicious-immortals-and-mortals-destined-for-immortality/ :

     «En el Zoroastrismo, los Afortunados Inmortales inspiran a los mortales una "fuerza sobrehumana" para ser tal como los dioses. Como leemos en los gathas poéticos, Yasna 48.1, "La Inmortalidad triunfará sobre las fuerzas demoníacas y los hombres mortales".

     «Para los demonios, la muerte y la mortalidad representan una limitación. Pero la "imperecedera energía del poder de la mente / pasión" representa a "Mazda".

     «Mazda y su ahûras "virtudes supremas / seres divinos" reharán la creación con esplendor y la inspirarán para ser imperecedera, no envejeciente e inmortal.

     «El poder imperecedero de la mente / pasión, las ideas geniales y creativas, son inmortales e indestructibles. Para la doctrina Zoroastriana, es el destino de los mortales llegar a hacerse inmortales. Estamos destinados para manifestar las ideas geniales y creativas en forma física, para evolucionar en un nuevo cuerpo y para hacernos inmortales en la carne. El viaje de la conciencia nunca terminará ni tampoco la evolución del hombre.

     «Los superhombres divinos de Ahûra Mazda le darán forma al mundo de nuevo en espléndida excelencia, y lo harán no envejeciente, inmortal, inmarchitable, eterno y por siempre joven, como es en el reino ideal (vasö / deseo de) (Yašt. 19. 11)».


---------------------------------------
Mr. Greystone
7 de Enero de 2016

     Sí, para mí (en mi limitado conocimiento), el Zoroastrismo, siendo una religión monoteísta y menos basada en la Naturaleza que el politeísmo indoeuropeo antiguo, también ha sido mejor conservada (léase: menos corrompida) y es más fácil de comprender y practicar. Mientras la religión védica realmente sólo fue bien entendida alguna vez por las clases sacerdotales de brahmanes, debido a los complejos y alucinantes rituales de la religión, el Zoroastrismo fue y es una religión que podía ser entendida y practicada por el laico, como lo fue hace miles de años y todavía lo es hoy (aunque en pequeños números). Tristemente, incluso encontrar buenas traducciones inglesas de escrituras zoroastrianas y otras escrituras no es tan fácil debido al relativamente pequeño número de eruditos zoroastrianos y adherentes de habla inglesa a dicha fe.

     Me gustaría definitivamente aprender más sobre Zoroastrismo y lo que aquél tenía en común (y contraste) con su antigua fe pariente también aria, la politeísta religión védica.


---------------------------------------
psychoNWO
6 de Enero de 2016
     
     Según los gnósticos hay dos creaciones, cada una reflejando orígenes ontológicos diferentes. Dos creaciones separadas y distintas, una divina y otra maléfica. Ambas creaciones están aparentemente atrapadas en la misma fisicalidad.

     La creación maléfica está absorta en la destrucción de todo lo que toca, como fue programada para hacer por su diseñador el Demiurgo, también conocido como Yaldabaoth, Yahvé, etc. El gnóstico del día moderno sostiene que el ADN de esa creación ha sido programado a la imagen de ese diseñador.

     Ellos también sostienen que la creación divina ha sido programada a la imagen de su diseñador, y como tal, su ADN está predispuesto a alcanzar brillantez, creatividad e inmortalidad. A pesar de haberse encontrado atrapada en la abyecta fisicalidad, su naturaleza divina ha determinado que haga lo mejor de una situación mala creando un ambiente civilizado en el cual conservarse hasta que sea rescatada. Además, su intelecto superior ha reconocido que el mejor camino para que esta civilización sobreviva es cumplir con la ley de la tierra sobre la que fue fundada. Ya que la ley está basada en la Naturaleza, esta civilización procura basar sus principios fundacionales sobre las leyes de la Naturaleza.

     La consideración del aspecto de inmortalidad de una creación y la ausencia de ella en la otra dará quizás una pista en cuanto a por qué el Demiurgo y sus bribones, que son probablemente judíos, parecen ser atraídos a establecer religiones grandiosas, y por qué la creación divina, que es probablemente la Raza Blanca, parece ser aspirada por las promesas de esas religiones grandiosas.

     Si éste es en efecto el caso, y si el sistema es regulado por el mecanismo de la reencarnación, como sostenían los gnósticos, entonces claramente ambas creaciones requerirían algo de la Naturaleza de diferentes dimensiones (o frecuencias) con lo cual facilitar las idas y venidas del sistema.

     Muchos investigadores afirman que a estas diferentes frecuencias dimensionales se puede acceder por medio del consumo de plantas psicodélicas, basadas en la Naturaleza, alteradoras de la conciencia. Pero el consumo de tales plantas, recibiendo ciegamente la instrucción de un sacerdote, no es un requisito previo para el descubrimiento de la propia divinidad. No deje, sin embargo, que los secuaces del Demiurgo lo atrapen a usted en ello, porque ellos podrían arrojarlo en una de sus cárceles para problema suyo. Eso es porque lo que usted descubre ¡podría significar que la fraudulenta "alianza cristiana-islámica-budista-hindú" de ellos se acabó!.–




No hay comentarios:

Publicar un comentario