BUSCAR en este Blog

jueves, 14 de enero de 2016

Eric Thomson - Sobre Hitler, Talmudistas y Holocuento



     Se ofrecen aquí tres breves textos en castellano del escritor y ex-soldado estadounidense Eric Thomsom que encontramos en faem.com, escritos en diferentes épocas. El primero (What would Adolf Hitler Say to Us if He Were Speaking Here Today?) es el texto de un discurso dado por Eric Thomson a un grupo de jóvenes canadienses el 20 de Abril de 1991, en Toronto, Canadá. El segundo (The Cabalistic Curse of Christianity) es del año 2000, y el tercero (Explanatory Note on the Holohoax) es de 2002.


¿QUÉ NOS DIRÍA ADOLF HITLER
Si Él Estuviera Hablando Aquí Hoy?
por Eric Thomson, 1991



     Naturalmente, sólo podemos adivinar lo que él nos diría, aunque tengamos una idea bastante buena basada en sus escritos, discursos y acciones desde 1923 a 1945. Hitler era un hombre amable y él amaba a las cosas vivientes de un modo natural, no a la manera de Walt Disney. Él obviamente amaba a su Raza aria, no quizás por lo que ella era sino por lo que él sabía en lo que podría llegar a convertirse si ella sólo quisiera levantarse por encima de la lucha por la mera existencia en este planeta.

     Muchas personas no saben que Hitler fue un profeta así como un líder político. Él pronosticó muchas cosas en sus escritos y discursos y en sus conversaciones de sobremesa entre aquellos que trabajaron más cerca de él. ¿Cuántos de ustedes saben que Hitler escribió dos libros? Mein Kampf fue su primer libro, como todos sabemos, pero él realmente dictó un segundo libro sin título alrededor de finales de los años '20. Él nunca publicó ese libro porque él subió al poder en Alemania en 1933. Después de la guerra, los Aliados encontraron el manuscrito de su segundo libro y ellos lo publicaron bajo el título de "El Libro Secreto de Hitler". Cuando usted lo lea, usted entenderá por qué él no quiso publicar ese libro, ya que revela sus planes para evitar la guerra con Gran Bretaña incautando tierra de la Unión Soviética. En otras palabras, si Hitler hubiera publicado ese libro, tal como Mein Kampf, ¡él habría advertido a la Unión Soviética de sus intenciones incluso antes de que se hubiera convertido en el Canciller de Alemania!.

     Naturalmente, los Aliados pensaron que ellos dañarían la reputación de Hitler publicando un libro que él mismo no deseó publicar, pero ¡ahí es donde ellos se equivocaron! Gracias a aquellos que odiaron y temieron más a Hitler, somos capaces de leer el análisis de Hitler de las causas de la Primera Guerra Mundial que él percibió que eran rivalidades comerciales entre Gran Bretaña y Alemania. Ese análisis coincide con el de Benjamin Freedman, un judío que trabajó estrechamente con Hans Morgenthau Sr. en una de las oficinas bancarias de los Rothschild en Estados Unidos.

     Según Benjamin Freedman, los intereses bancarios de los Rothschild controlaban el Imperio británico y ellos no querían ver a Alemania irrumpiendo en el monopolio comercial británico mundial. Por eso vino la guerra, ¡no porque algún archiduque austriaco fuera baleado en Servia! Hitler razonó que esta vez Alemania evitaría la guerra con el Imperio británico evitando la competencia comercial por los escasos mercados internacionales. Alemania podría alimentar a su gente tomando tierra del monstruo comunista en el Este y la industria alemana podría concentrarse en proveer a la economía alemana local. ¡Gran Bretaña quedaría así libre de gobernar las olas y preservar el Imperio británico!.

     Sabemos con una visión retrospectiva segura que Hitler había cometido dos errores de cálculo. El primero fue que él no apreció la avaricia de los judíos y sus asociados banksters que querían controlar y gobernar sobre el mundo entero, no simplemente el Imperio británico. Ni tampoco Hitler apreció cuán judaizadas estaban las clases dirigentes británicas y cuán poco les importaba su pueblo británico Blanco. Él sólo pudo haber adivinado que el monstruo soviético era una creación de los banksters sionistas y que era sólo otro agente del orden mundial judío que el Presidente estadounidense Bush [el viejo] afirma ahora que él está listo para imponer oficialmente sobre el mundo entero.

     De cualquier modo, Hitler hizo exactamente lo que perfiló en su libro. Él intentó por cada medio posible evitar la guerra con Gran Bretaña, Europa occidental y Estados Unidos, y, en vez de invadir Gran Bretaña como Stalin esperaba que él hiciera, atacó al monstruo comunista y casi lo derrotó, si no hubiera sido por el fantástico apoyo que el monstruo recibió de los congéneres arios de Hitler de Gran Bretaña y Norteamérica. Lo triste fue que Hitler y su Vanguardia Aria Nacionalsocialista fueron derrotados por congéneres arios y por traidores arios en Alemania misma.

     En su segundo libro Hitler advirtió acerca de las corporaciones multinacionales que, decía él, tomarían las invenciones arias y las entregarían a no-arios quienes trabajarían por menos dinero y dejarían desempleados a los arios. Hitler advirtió sobre esto en 1928, y él dijo que muchos se reirían de tal posibilidad entonces, pero ¿quién se ríe ahora?. ¿Cuántos estadounidenses y canadienses están desempleados porque la industria está siendo exportada, junto con los empleos, a países así llamados del Tercer Mundo? Si ustedes piensan que el desempleo es malo ahora, ¡sólo esperen unos cuantos años más!.

    Si Hitler nos estuviera hablando hoy, él podría decir cuánta pena sentía de que la mayor parte de los arios no prestaron atención a sus advertencias y no quisieron ninguna parte de un programa que garantizaba la supervivencia y la prosperidad aria. Es como si la gran mayoría de los arios hubiera votado para morir como raza. ¿Por qué profanan ustedes las razas mediante el mestizaje?, él nos preguntaría. ¿Por qué adoptaron ustedes todas las sucias prácticas que conducen a la infección por la plaga del SIDA?. ¿Por qué permiten ustedes que la tierra de la cual ustedes viven sea invadida por extranjeros?. ¿Por qué permiten ustedes que su gobierno sea usado contra sus intereses?. ¿Por qué ocurre, ahora que el comunismo ha demostrado ser un fracaso total y un desastre, que ustedes permiten a comunistas aquí mismo dictar la política en cada nivel del gobierno?. ¿Por qué abortan ustedes a sus bebés arios hermosos e inteligentes y se aseguran de que los especímenes idiotas mal formados sobrevivan a costa de los contribuyentes?. ¿Por qué envenenan ustedes el aire que respiran, el agua que beben y la tierra que produce su alimento?. ¿Por qué animan ustedes a criminales a entrar en el país y destruír la sociedad?. ¿Por qué ustedes recompensan a los parásitos y castigan a los miembros productivos de su sociedad?. En otras palabras, ¿por qué ustedes se han vuelto locos?.

     Hitler predijo que Estados Unidos tendría que sacudirse el yugo judío y la mentalidad judía que esclaviza a la mayor parte de los estadounidenses, o EE.UU. se convertiría en una colonia de Asia. Él predijo que los europeos del Este pronto llegarían a estar tan asqueados con el comunismo que ellos se lo sacarían de encima, no importa cuán sangrienta fuera la lucha. ¿Pueden ustedes ver esas predicciones cumpliéndose? Pienso que sí. El Libro Secreto de Hitler está por lo general disponible en las librerías principales. Vale la pena leerlo porque ustedes pueden conseguir una buena comprensión sobre las cuestiones europeas y mundiales más importantes que Hitler intentaba solucionar antes de la Segunda Guerra Mundial.

     Lo sorprendente consiste en que ustedes encontrarán cuán pocas cosas han cambiado. La gente productiva todavía se esfuerza por producir y la gente parásita todavía pulula alrededor de ellos para tomar cualquier cosa que ellos puedan pedir, robar u obtener con amenazas de fuerza y/o conspiraciones de falsas culpas. Si alguno de ustedes ha leído Le Camp des Saints [1], entonces usted verá el mundo como es hoy. La plaga demográfica no es un invento de la imaginación del autor [Jean Raspail]. ¡Está aquí mismo y ahora! Lo asombroso, que encontré increíble y repugnante cuando leí el libro, fue que nadie tuvo las agallas y la voluntad de vivir a fin de defender su propio espacio vital, su país, su tierra nativa contra el apoderamiento y la destrucción por parte de hordas de extranjeros. Veo, para mi repugnancia adicional, que el autor describió la realidad que vendría. No se trataba de una fantasía. Sospecho que Hitler habría estado tan asombrado y disgustado por nuestra respuesta o no respuesta como yo lo estoy.

[1] En castellano se puede descargar desde http://www.beeupload.net/file/IYp3TwPf/  o en  http://es.scribd.com/doc/218753126/Jean-Raspail-El-Campamento-de-Los-Santos-El-desembarco#scribd

     Nuestros líderes nos han traicionado, pero al elegirlos, somos nosotros los que nos hemos traicionado a nosotros mismos. Eligiendo un estilo de vida que apoya al judío, servimos al judío, y mientras lo sirvamos, seremos conquistados. No quiero decir que espero que cada uno sea un héroe y se encargue del Z.O.G. sin ayuda, pero yo esperaría que cada uno hiciera ese poco que cada día priva al judío de su trabajo y que ayuda a disminuír su control sobre nosotros. Hacer circular la información es importante, porque puede llegar el día, antes de lo que esperamos, en que la información puede ser puesta en uso. Por información puedo ofrecer como ejemplos el aprendizaje y la enseñanza de habilidades de supervivencia, la organización, la naturaleza del enemigo. La Historia es también importante, ya que si ustedes quieren ir a alguna parte ustedes deben saber primero dónde están ustedes y cómo ustedes llegaron allí.

     Como dijo George Orwell, el autor de "1984": Quien controla el pasado controla el futuro, y quien controla el presente controla el pasado. Por eso nuestro enemigo ama bombardearnos con así llamados docu-dramas, y le gusta que tengamos cursos obligatorios sobre el "Holocausto" en nuestras escuelas. Él está tratando de hacernos aceptar su versión del pasado de modo que estemos de acuerdo con sus objetivos para el futuro. Sería como si yo quisiera que ustedes creyeran que todos ustedes están en la ciudad de Nueva York, en vez de Toronto, y ya que el dinero canadiense no sirve allí, ustedes podrían pasarme todas sus billeteras y yo, por generosidad y bondad de mi corazón, podría ofrecerles diez centavos por cada dólar. Si yo pudiera convencerlos, ustedes podrían caer en ese engaño. Bien; ¿cómo creen ustedes que caímos en el engaño del Estado de Israel? Caímos porque creímos en el Holofraude y en la mentira de que los judíos eran semitas que provenían de Palestina, de manera que todos ellos tenían derecho a "regresar" allí, sin tener en cuenta a los semitas árabes que eran realmente originarios del área.

     Adolf Hitler es un gran tema. El Mein Kampf es informativo, a condición de que no sea una versión kosher, pero allí se describen los acontecimientos del tiempo de Hitler y los sitios en los cuales Hitler vivió y luchó, vistos por los ojos de Hitler. Eso es lo que Hitler vio, pero ¿cómo nosotros, que no somos Hitler, vemos a Hitler? Pienso que la mejor perspectiva histórica de Hitler fue escrita por una mujer que adoptó el nombre hindú de Savitri Devi. Ella vio a Hitler desde una perspectiva cósmica y creyó que él era el representante de una fuerza eterna de la vida que estuvo y siempre está opuesta a la fuerza oscura de la enfermedad y la destrucción. El título de su libro "El Relámpago y el Sol" revela dos principios que toda la gente exhibe en mayor o menor medida. El relámpago es simbólico de aquella fuerza que mata, y el Sol es simbólico de aquella fuerza que da luz y vida. Ambas fuerzas pueden ser usadas para bien o para mal.

     Savitri Devi creía que Hitler tenía demasiado Sol en su naturaleza, que él perdonaba a sus enemigos lejos demasiado fácilmente y que él por lo tanto esperaba un tratamiento justo a cambio de su propia imparcialidad hacia ellos. Esto explica las órdenes de Hitler que permitieron que los británicos y otras fuerzas Aliadas se escaparan del rodeamiento en Dunkerque, y la carencia de sospecha por parte de Hitler hacia muchos traidores en el cuerpo alemán de oficiales, ya que Hitler creía que la confianza sería recompensada por la honradez. Hitler por lo general aceptaba la palabra de los hombres, ya que él era tan bueno como su palabra. ¿Fue ingenuo él o trataba de hacer a los hombres mejores de lo que ellos eran mostrándoles su propio ejemplo? Nunca podremos conocer la respuesta.

    Hitler le dijo a la prensa mundial: "No soy Aquél, pero debo trabajar hasta que yo lo encuentre" [2]. ¿A quién se refería él: al verdadero líder de Alemania? Savitri Devi dice que su significado era mucho más grande que el de un mero líder de una parte de la Europa aria. Hitler representó o encarnó la fuerza de la vida cuyo representante final en este ciclo de tiempo destruirá a los representantes encarnados de la fuerza de la oscuridad después de una gran lucha. El Ragnarok [Crepúsculo de los Dioses] y el Armagedón [batalla final en el Nuevo Testamento] vienen a la mente como símbolos de esa gran batalla entre los representantes de esas fuerzas.

[2] «Y nada muestra más claramente cuán consciente era él de su propio lugar y significado en la Historia que las palabras que él dirigió a Hans Grimm [en "Warum? Woher? Aber Wohin?", ed. 1954, p. 14] en 1928, en el curso de una conversación que duró una hora y cuarto: "Sé que debe aparecer algún hombre capaz de dar a nuestros problemas una solución final. Yo he buscado a tal Hombre. No pude descubrirlo en ninguna parte. Y por eso me he puesto a hacer el trabajo preparatorio (Vorarbeit); sólo el trabajo preparatorio más urgente, ya que sé que yo mismo no soy Aquél. Y sé también lo que me está faltando (para ser aquél). Pero aquel otro todavía permanece distante, y nadie aparece, y no hay más tiempo que perder"» (Savitri Devi en El Relámpago y el Sol, cap. XIII). NdelT.

     Savitri Devi escribe que era obvio para los representantes de la fuerza oscura quién era Hitler, porque ellos se unieron contra él: las Iglesias, los capitalistas y los comunistas repentinamente olvidaron todas sus supuestas diferencias y se unieron contra la Alemania de Hitler. Más de 52 países lucharon contra un país de aproximadamente el tamaño de Texas. El miedo y el odio que ellos muestran hasta hoy contra la posibilidad de que algo de la influencia de Hitler todavía permanezca, son revelados por las paranoides y opresivas leyes de delito de pensamiento, las cuales las autoridades de ocupación y sus lacayos imponen contra los alemanes pro-alemanes en la Alemania de hoy. La histeria que provoca en Francia tan solo el cuestionamiento de la conflagración kosher, alias "Holocausto", es increíble, pero verdadera.

     La última víctima de los agentes sionistas de la oscuridad es el profesor Robert Faurisson, que puede ser encarcelado tan largamente como Klaus Barbie, quien declaró simplemente que parece no haber habido ninguna cámara de gas en los presuntos campos de exterminio de Alemania. El gobierno de Estados Unidos oficialmente respalda el Holofraude, que es el pretexto para el estímulo de la mezcla de razas y la vil esclavización de todos los pueblos para satisfacer los intereses sionistas. Inglaterra, Australia y Canadá están experimentando una orgía kosher de supuestos juicios por crímenes de guerra, con la promesa de que vendrán más.

     En el tema de la salud, a los portadores de SIDA les están siendo garantizados derechos por sobre los no infectados. No tenemos ningún derecho de defendernos contra ser infectados por esa enfermedad mortal, tal como no tenemos ningún derecho de defendernos con armas de fuego contra criminales armados contra los cuales la policía es completamente ineficaz.

     Claramente, los representantes de la fuerza oscura están aumentando sus esfuerzos, pero ellos fracasarán, a pesar de lo peor que ellos puedan hacer. La vida continuará. El representante de la Fuerza de Vida en efecto retornará, si es que él ya no está entre nosotros, y los representantes de la fuerza oscura serán derrocados y destruídos. Como nuestros antepasados arios lo han pronosticado hace mucho tiempo, habrá un renacimiento y un nuevo comienzo, a condición de que seamos dignos de aceptar el deber que está delante de nosotros.

     La pregunta para nosotros es ésta: ¿Nos haremos cargo de nuestra revolución de la manera en que los alemanes lo hicieron (1933, 1989), o permaneceremos pasivos y desorganizados, como el pueblo ruso (1917) y dejaremos que extranjeros impongan su dominio sobre nosotros? Quejarse acerca de lo que no nos gusta no es suficiente; tener la voluntad para conseguirlo es lo que hace la diferencia.–



LA MALDICIÓN CABALÍSTICA CONTRA EL CRISTIANISMO
por Eric Thomson, 2000


     El Talmud babilónico comprende 63 libros en su traducción inglesa de Soncino. El Talmud es la base del judaísmo, como es practicado por aquellos que afirman ser judíos. Es la Ley del judaísmo, mientras que el Antiguo Testamento es la supuesta historia de los hebreos. En Estados Unidos uno puede leer o no leer lo que pretende ser Historia, pero uno está sometido a leyes que están basadas en la Constitución estadounidense. El Talmud babilónico incluye las religiones y filosofías semíticas que los judíos encontraron en Babilonia. También incluye la Kábala, que los Gentiles reconocerían como magia negra. Ésta es la Ley a la cual los judíos están sometidos y con la que ellos desean someter a sus planeadas víctimas: ¡nosotros!.

     Algunos se burlarían del uso de la magia, incluso aunque ellos sean las víctimas de ella. ¿Qué es la magia, de todos modos, sino la manipulación inteligente de los fenómenos naturales para el logro de resultados deseados por el practicante?. Un químico que produce cloruro de sodio sólido a partir de cloro gaseoso y sodio metálico es casi tan mago como uno que saca el proverbial conejo de un sombrero, ya que ambos manipulan fenómenos naturales. Un conocimiento de la mente humana se refleja en el uso de la propaganda y la hipnosis. ¿Quién puede cuestionar la magia del dinero? Simples pedazos de papel sobre los cuales hay números escritos, por los cuales los hombres se matarán unos a otros, incluso como ejércitos en el campo. ¿Y quién manipula la oferta de dinero mundial? Los judíos lo hacen, de acuerdo a sus recetas talmúdicas.

     Ya que el Talmud babilónico precedió a la redacción del Nuevo Testamento, la base del cristianismo, y ya que el Nuevo Testamento fue escrito por los herederos judíos de los talmudistas, debemos evaluar esa religión para Gentiles en términos talmúdicos, a fin de entender su verdadero sentido para aquellos a quienes los judíos esclavizarían y destruirían: ¡nosotros! El Talmud babilónico enseña la evitación de la culpa por parte del culpable, y en consecuencia la evitación del castigo, por lo general a manos de las víctimas y/o sus parientes. Para dejar al criminal libre de culpa y transferir esa culpa a la víctima del criminal, es necesario (según el Talmud) que el criminal "haga todas las cosas manifiestas" en un cierto punto en la comisión del delito.

     En resumen, el criminal debe informar a la víctima sobre sus hechos y sus intenciones. En términos simples, esto significa que un envenenador debe informar al envenenado que él ha estado envenenando a la víctima o que la han envenenado. SI LA VÍCTIMA NO HACE NADA EN SU PROPIA DEFENSA O NO HACE NADA PARA CASTIGAR AL CRIMINAL, ¡LA VÍCTIMA SE CONVIERTE EN EL CÓMPLICE DE SU PROPIO ASESINATO, Y EL CRIMINAL ES INOCENTE! Así es cómo los judíos ven las cosas, y así es cómo ellos actúan. Esaú es castigado por el delito de Jacob; el hijo pródigo es recompensado; los israelitas estafan a los egipcios y hacen bien su escape; el chivo expiatorio es inculpado con la carga de los pecados, de modo que los pecadores puedan pecar otra vez; el inocente Jesús es sacrificado por los hijos del Padre de la Mentira, etc.

     En cuanto al cristianismo, tenemos ciertas ideas sobresalientes que supuestamente emanan del dios cristiano mismo: "Ofreced la otra mejilla", "amad a vuestros enemigos", "no resistáis al mal", "perdonad", "perdonad", "perdonad". En otras palabras, el cristianismo es la imagen especular del judaísmo, así como la esclavitud es la imagen especular de la tiranía. El cristianismo no es la forma "correcta" del judaísmo, así como la esclavitud no es la forma "correcta" de la tiranía. Es tan simple y natural como el depredador y su presa, o el parásito y su anfitrión. Con el cristianismo los Gentiles son entrenados para convertirse en la presa y el anfitrión para los predadores y parásitos practicantes del judaísmo.

     Esto significa que los cristianos son entrenados para obedecer y servir a aquellos que Jesús describió como los esbirros de Satán. Sólo un tonto puede sentirse honrado cuando él ha realizado un gran servicio a Satán, como lo puso de manifiesto Jesús, que entonces ordenó a sus "ovejas" que "ofrecieran la otra mejilla". Cuán cristiano y también cuán talmúdico es todo esto. Los judíos simulan odiar al cristianismo, pero de vez en cuando ellos nos dirán cuánto lo necesitan para sus objetivos. Cuando consentimos o participamos en nuestra propia destrucción, entonces somos en efecto culpables, aunque seamos las víctimas, de modo muy parecido a los lemmings que participan en su apresuramiento hacia el mar.

     Si un judío le da a usted una taza con veneno y le dice qué es lo que contiene, usted no tiene que beberla; si él ofrece cortarle a usted su garganta con un cuchillo, usted no tiene que someterse a ello voluntariamente. Por una parte, su rechazo a beber el veneno impedirá la concretación de un crimen. Por otra, su defensa propia impedirá el crimen y castigará al criminal. Al beber el culto venenoso del cristianismo, los Gentiles hacen que los hijos de Satán sean mucho más productivos del mal. Un cristiano es, en términos judíos y talmúdicos, alguien que se siente honrado cuando hace el mal a sí mismo y a otras víctimas del judaísmo. ¡Despierta de tu aturdimiento judío, hombre Blanco!.


ORION = OUR RACE IS OUR NATION.



NOTA EXPLICATORIA sobre el HOLOCUENTO
por Eric Thomson
Abril de 2002


     Durante el sitio contra Bar Koquebas, los judíos relatan en su "santo" Talmud que «los romanos mataron a 400 millones o "como algunos dicen", cuatro mil millones de judíos». El Talmud afirma que la sangre de las víctimas judías brotó en tal torrente que hizo rodar grandes peñascos de las colinas, y contaminó el mar 6,5 kilómetros desde la orilla. En 1919, el periódico The American Hebew del 31 de Octubre alegó el "holocausto" de "seis millones de judíos", pero nadie creyó a los mentirosos judíos y extorsionadores de reparaciones en la Conferencia de Versalles.

     Todo aquello había cambiado en 1945, porque los Aliados habían difamado a los derrotados alemanes con su propio Holocuento, para encubrir las verdaderas atrocidades de sus "valerosos aliados soviéticos". Los mentirosos Aliados hicieron afirmaciones específicas que sostenían que los alemanes acarrearon a judíos y otras víctimas hacia "campos de exterminio" y los "gasearon" con cianuro de hidrógeno (HCN), que era usado como un agente para despiojar, antes y después del DDT. El HCN también fue usado para ejecutar a presidiarios en prisiones estadounidenses, antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Ningún país europeo ha adoptado cámaras de gas letales para sus ejecuciones. Las presuntas "instalaciones para gaseamiento" en todos los campos alemanes de trabajo y de internamiento, etiquetados éstos como "campos de la muerte", eran instalaciones de despiojamiento parecidas a las de la isla Ellis en Nueva York, y ellas eran simplemente inadecuadas para "gasear" a alguien.

     La cifra original alegada de gaseados judíos fue de 45 millones, la cual los Aliados rechazaron, ya que era escandalosamente absurda. Por la misma razón, los Aliados también rechazaron las cifras de 25 y 12 millones. Finalmente, los vencedores de la Segunda Guerra Mundial estuvieron de acuerdo en que "seis millones de judíos" fueron muertos en campos alemanes, junto con "cinco millones de no-judíos". Los archivos alemanes muestran que la mayor parte de los presidiarios de campos de concentración eran no-judíos, de manera que el número de presidiarios judíos y "víctimas" ha sido enormemente inflado por los mentirosos.

     No importa cuántos judíos hayan "sobrevivido" al "Holocausto", el tributo alemán o los "pagos como reparaciones" están basados en la ficticia cifra de "6 millones". En los años '80, el Canadian Jewish News reportó que más de 5 millones de "sobrevivientes del Holocausto" estaban recibiendo "pagos de reparaciones" de parte del gobierno alemán. Esto significa que al menos 16 millones de judíos y no-judíos habían sido "procesados" en "campos de exterminio" alemanes. Esa cifra es también absurda.

     La definición del "Holocausto" es mantenida deliberadamente vaga por sus defensores, pero podemos estar de acuerdo en que gente fue puesta en "campos de concentración" para trabajo e internamiento, debido a las emergencias y desarticulaciones del tiempo de la guerra. La mayor parte de los presidiarios de los campos no eran judíos. Los judíos alemanes que prefirieron no emigrar durante la época del Tercer Reich permanecieron donde estaban, como los judíos de Berlín, que ayudaron a defender su ciudad contra el Ejército Rojo, junto con hombres SS franceses.

     Ya que no ha sido encontrada ninguna orden para el "exterminio" de presidiarios de los campos por motivos étnicos, políticos o religiosos, la responsabilidad de probar que existieron "campos de exterminio" permanece en los Aliados. Los campos alemanes fueron establecidos para confinar a extranjeros enemigos, para protección de la población civil. Ellos también proveían al esfuerzo de guerra alemán con un valioso trabajo, por el cual ¡se le pagaba a los presidiarios!.

     Las muertes en campos como Auschwitz, Dachau, Bergen-Belsen et al. fueron debidas a epidemias de tifus y no a ejecuciones, con muy pocas excepciones. Los comandantes de campo alemanes que robaron los paquetes de la Cruz Roja para los presidiarios, por ejemplo, fueron ejecutados delante de los presidiarios, ¡por los alemanes! Los piojos y el agua infectados con el tifus hicieron de las instalaciones de despiojamiento y de los crematorios algo absolutamente necesario. El HCN fue usado para salvar vidas, no para matar gente, en los campos alemanes. ¡Las muertes ocurrieron cuando no había HCN!.

     En las transcripciones del Juicio de Núremberg del Tribunal Militar Internacional y el Tribunal Militar de Núremberg, los Aliados alegan que existieron "cámaras letales" en todos los campos alemanes, que usaban cianuro de hidrógeno, monóxido de carbono, vapor, el vacío y la electricidad, aparentemente según el capricho del comandante, además de flotas de "camiones gaseadores" (sin que se haya dado ninguna cifra) que llevaron a "millones" a sus letales últimos paseos. Los alemanes "registraron todo", afirmaron los Aliados, pero aquéllos ¡parecen haber omitido las toneladas de archivos necesarios para perpetrar el asesinato de masas a una escala supuestamente tan gigantesca!.

     En Agosto de 1943 el ministerio británico de Asuntos Exteriores inventó el fraude de las cámaras de gas como parte de un plan de propaganda contra los polacos, para disminuír el impacto de los 15.000 oficiales polacos asesinados por los soviéticos en Katyn. Sir Cavendish-Bentinck, jefe de la Inteligencia británica, se opuso a la inclusión del "libelo del gas" en la declaración británica oficial porque no había ninguna prueba, y parecía estar a la par con las mentiras británicas de la Primera Guerra Mundial. De ahí que las "cámaras de gas" fueron suprimidas. En 1944 ellas reaparecieron en el "Informe del Consejo de Refugiados de Guerra" estadounidense, sin pruebas adicionales.

     Con la ocupación de Alemania en 1945, el director judío de cine George Steven presentó Dachau en una película oficial de propaganda Aliada. Dado que Dachau carecía de la cámara de gas "requerida", Steven tuvo que construír una, completa, con la falsas duchas, y luego afirmó que entre "200.000 y 400.000" personas fueron gaseadas allí. Los alemanes fueron ahorcados por gasear a presidiarios en Dachau, Bergen-Belsen, Buchenwald y Mauthausen, que estaban en Alemania y Austria.

     Pero en 1960 los Aliados cambiaron sus mentiras. Ellos afirmaron que NADIE fue gaseado fuera de seis campos en Polonia: ¡Auschwitz, Birkenau, Maidanek (Lublin), Sobibor, Chelmno y Treblinka! En cuanto a la "cámara de gas" de Hollywood en Dachau, el letrero ahora dice que "nunca fue usada". Los Seis Millones habían saltado mágicamente desde Alemania y Austria completamente ¡hacia Polonia!. Pero incluso allí el Holofraude no está seguro, ya que la cifra de muertes en Auschwitz ha caído desde "4,2 millones" a 74.000. No deberíamos ser engañados por más tiempo.–




No hay comentarios:

Publicar un comentario