BUSCAR en este Blog

domingo, 10 de enero de 2016

Elias Akleh - Sobre los Criminales Genocidas Judíos



     Publicado en tres partes en el sitio mwcnews.net durante Febrero y Marzo de 2014, apareció el siguiente texto del analista palestino doctor Elias Akleh, que presentamos en castellano en una sola entrada. Como lo indica el título, el señor Akleh pasa revista aquí a diversos acontecimientos criminales: el genocidio de los armenios, la criminal Revolución bolchevique y el genocidio de los ucranianos, el genocidio perpetrado por la gente de Colón en el Caribe, el de los africanos por parte de los traficantes de esclavos, para concluír con el de los palestinos que no se ha detenido, todos los cuales el autor los atribuye, de acuerdo a la abundante documentación histórica existente, a la gente judía.


Los Mayores Criminales Genocidas Judíos
por Elias Akleh
Febrero-Marzo de 2014



     Desde el principio de la historia humana hemos presenciado a muchos asesinos genocidas: reyes, presidentes, líderes militares y clero político, que pidieron, defendieron y perpetraron crímenes genocidas contra naciones enteras. Un estudio exhaustivo de aquellos criminales muestra claramente que los peores asesinos genocidas a través de toda la Historia fueron mayormente judíos.

     Uno puede descubrir claramente una característica genocida judía en sus líderes y sus rabinos desde el principio de su historia que comienza con Moisés junto con otros líderes y rabinos como Josué, David, Samuel, Saúl, Salomón, y otros líderes israelíes de los tiempos contemporáneos como Ariel Sharon, Ovadia Yosef, Shimon Peres, Benjamin Netanyahu, Tzipi Livni, Ehud Barak y todos los Primeros Ministros y rabinos israelíes desde el establecimiento de Israel.

     Mientras los judíos atacan ferozmente a cualquier no-judío que los critique o exponga sus crímenes, ellos aprecian y honran a sus propios criminales genocidas y se jactan de ellos en su propia literatura, en sus propios medios judíos de comunicación y hasta en sus propios libros religiosos, como p. ej. en la Torá, en la Enciclopedia Judaica, la Universal Jewish Encyclopedia, el Who is Who in American Jewry, y muchos periódicos israelíes como Ynet y muchos otros.

     Se requerirían muchos volúmenes para enumerar a aquellos criminales judíos a través de toda la Historia; por lo tanto limitaré este artículo a algunos de sus criminales del siglo XX y dejaré que los lectores hagan su propia investigación sobre los miles de otros.

     A los judíos generalmente se les lava el cerebro para creer que ellos mismos son el pueblo elegido de Dios y que todas las otras naciones son sus sirvientes esclavos. Su élite se esfuerza por controlar las finanzas globales, un país a la vez, en su camino a construír su Israel judío en Palestina para que sea el centro de control del globo entero. Por medio de su retorcido sistema de la usura ellos fueron capaces de controlar el destino de Imperios, comenzando con el Imperio romano hasta el actual Estados Unidos. Ellos incitan el odio, los conflictos étnicos y las guerras religiosas azuzando a cristianos contra musulmanes para destruír esos Imperios para eliminar a cualquier Imperio rival de su soñado Israel judío. Su modo de actuar favorito es mediante los cripto-judíos, que aparentemente se convierten a otras religiones, cambian sus nombres y perpetran genocidios para culpar de ellos a otros.

     En 1915 aquellos cripto-judíos perpetraron el genocidio de los armenios y culparon de ello a los turcos. El Imperio otomano estaba controlando Palestina, buscada para ser convertida en el Estado judío, y había rechazado la oferta de Rothschild de comprarlo. La comunidad israelita sionista de Salónica, en Grecia, financió al turco "Comité para la Unión y el Progreso" (Ittihad ve Terakke) formado principalmente por cripto-judíos, para derrocar al Imperio turco en la que es conocida como la "Revolución de los Jóvenes Turcos" de 1908. Esa revolución fue de hecho una toma judía del poder conducida por cripto-judíos, como lo ha expuesto sir Gerard Lowther, embajador del Reino Unido ante el Imperio otomano.

     Después de la "Revolución de los Jóvenes Turcos" los nuevos líderes del Imperio otomano como Mustafá Kemal Pashá (Ataturk), Tala'at Pashá, Djavid Bey y muchos otros, eran cripto-judíos. Ellos controlaban el Imperio, la intelectualidad turca de entonces, que formaba la muy rica e influyente clase media, y aprovecharon la oportunidad para asesinar masivamente a los cristianos armenios. Tala'at Pashá fue el principal organizador del proceso de masacre y deportación. Los hombres armenios fueron asesinados en masa en sus propios barrios residenciales, y las mujeres junto con los niños y los ancianos fueron deportados al desierto sirio y fueron dejados allí para morir sin comida ni agua. El resultado fue 1,5 millón de armenios muertos.

     Los judíos querían una guerra religiosa global entre la Europa cristiana y el Imperio otomano musulmán, con la esperanza de asegurar Palestina para ellos. A fin de atraer a la Europa cristiana para que atacara al Imperio otomano con la justificación de proteger a los cristianos, los cripto-judíos mataron a los cristianos armenios y culparon de ello a los turcos musulmanes. Otros grupos étnicos cristianos, como asirios y griegos, fueron también puestos en la mira.

     Los turcos, más bien que los judíos, todavía son hasta ahora culpados por el genocidio armenio. Para una investigación en profundidad adicional revise de Christopher Jon Bjerknes la exhaustiva investigación "El Genocidio Judío de Cristianos Armenios" [1].

[1] En inglés en http://www.jrbooksonline.com/pdf_books/jewishgenocide.pdf

     La Revolución bolchevique de 1917 condujo al genocidio de aproximadamente 100 millones de rusos cristianos. Muchos no saben que la Revolución bolchevique fue de hecho una revolución judía. La edición de Mayo de 1907 de la revista National Geographic declaró que "Los líderes revolucionarios casi todos pertenecen a la raza judía, y la agencia revolucionaria más eficaz es la Asociación Judía...".

     El historiador ruso ganador del Premio Nóbel Aleksandr Solzhenitsyn culpó a los judíos por la Revolución y genocidio de los rusos en sus dos libros "El Archipiélago Gulag" y "Doscientos Años Juntos".

     Winston Churchill llamó a la Revolución bolchevique un movimiento judío en su artículo "Bolchevismo versus Sionismo" en el "Illustrated Sunday Herald" el 8 de Febrero de 1920 [2]. Él describió al comunismo como una "siniestra confederación de Judíos Internacionales, que han agarrado a la gente rusa por sus cabellos y se han convertido prácticamente en los amos indiscutibles de aquel enorme Imperio".


     En su libro "Les Derniers Jours des Romanofs" (Los Últimos Días de los Romanov), Robert Wilton, el renombrado corresponsal extranjero del Times de Londres, relató que de los 384 comisarios rusos, había 300 judíos, 264 de los cuales llegaron desde Estados Unidos tras la caída del gobierno imperial, y él enumeró los nombres de todos los líderes judíos de la Revolución.

     Los informes del capitán Schuyler, un oficial de Inteligencia del ejército estadounidense en Rusia durante la Revolución rusa, están guardados en los Archivos Nacionales estadounidenses en Washington. En su reporte de Marzo de 1919 él declaró que "el movimiento bolchevique es y ha sido desde su comienzo dirigido y controlado por judíos rusos del tipo más grasiento".

     La revista "American Hebrew" en Nueva York declaró en su edición del 10 de Septiembre de 1920 que "La Revolución bolchevique en Rusia fue el trabajo de la planificación judía y la insatisfacción judía. Nuestro plan es tener un Nuevo Orden Mundial. Lo que funcionó tan maravillosamente en Rusia va a convertirse en la realidad para el mundo entero".

     La Encyclopedia Judaica publica que la Revolución bolchevique era tan judía que los líderes judíos eran instruídos para que cambiaran sus nombres a fin de ocultar la dominación judía. El fundador del Ejército Rojo León Trotsky (verdadero nombre, Lev Bronstein) y el ministro soviético de asuntos exteriores Maxim Litvinov están denominados como judíos en la publicación "Quién es Quién en la Judería Mundial". Karl Marx aparece en una lista en el "Inside Judaica" como un judío proveniente de una larga línea de eruditos talmúdicos que había aprendido el comunismo del sionista Moisés Hess. Lenin (verdadero nombre, Vladimir Ulyanov) era en parte judío, casado con una judía, y defendió la superioridad judía.

     Según el libro del rabino Marvin Adelman "To Eliminate the Opiate", Jacob Shiff, el capitalista judío estadounidense de la firma bancaria Kuhn & Loeb, había financiado a los revolucionarios comunistas judíos con 24 millones de dólares, y recibió como un retorno de inversión 100 millones de rublos rusos.

     En Diciembre de 1917 Lenin estableció un organismo de Inteligencia conocido como la Cheka (más tarde fue conocido como GPU, NKVD y luego KGB) supuestamente para combatir a los contra-revolucionarios y saboteadores. La Cheka fue encabezada por el judío Genrikh Yagoda (Yahuda), quien fue responsable de la muerte de aproximadamente 66 millones de rusos —políticos, educadores, industriales, sacerdotes cristianos y otros— víctimas de la política de la colectivización forzada, el hambre, las grandes purgas, las expulsiones, los destierros, las ejecuciones y muertes masivas en los campos de concentración de prisioneros del Gulag. Él había expropiado las propiedades de la rica clase media y grandes propiedades de la Iglesia. Las iglesias y las mezquitas fueron su objetivo para la demolición, mientras que las sinagogas y las propiedades judías fueron dejadas intactas.

     Yagoda (Yahuda) fue responsable de la ejecución de millones de rusos y del encarcelamiento de otros millones en las prisiones del Gulag, donde él y otros comandantes judíos, como Lazar Kogan, Yakov Rappaport, Naftaly Frenkel, Aaron Solts y Matvei Berman, administraron 11 de 12 prisiones de muerte concentracionaria en el Gulag entre los años 1930 y 1938. Yagoda (Yahuda) es considerado el mayor asesino genocida judío del siglo XX, aunque muy pocas personas están conscientes de este hecho, mientras que el supuesto y todavía impugnado "Holocausto" emprendido por Hitler, con una cantidad comparada de víctimas de menos del 0,1%, es muy conocido en todo el planeta. 

     Lazar Kaganovich fue otro asesino genocida judío en Rusia. Con su hermana (Rosa) casada con Stalin y su hijo (Mihaíl) casado con la única hija de Stalin (Svetlana), a Kaganovich se le aseguraron las posiciones políticas más altas después de Stalin mismo. Él puso en práctica las políticas de Stalin de industrialización y colectivización de los modos más crueles, ya que él fue responsable de la muerte de al menos 20 millones de personas, incluyendo el Holodomor ("holocausto" de hambre) ucraniano de 1932-1933, donde 8 millones de ucranianos murieron de hambre. Él supervisó personalmente la confiscación de granos en Ucrania que provocó el Holodomor. Los archivos soviéticos en Moscú indican que "El hambre en Ucrania fue provocada para disminuír la cantidad de ucranianos, sustituír a los muertos con gente de otras partes de la URSS, y así matar el más leve pensamiento de alguna independencia ucraniana".

     Kaganovich había firmado personalmente las órdenes de ejecución de al menos 36.000 personas. Sus políticas también habían provocado un sufrimiento enorme a otras regiones rusas, como Kazajstán, la región Kuban, la región del Volga Inferior, el Cáucaso del Norte, Siberia y Kulaks. En 1957 Nikita Jrushev lo acusó de haber asesinado a 20 millones de rusos, lo cual él no negó, pero contestó que Jrushev mismo tenía mucha sangre en sus manos.

     Para una investigación posterior en profundidad puede revisar "Behind Communism" de Frank Britton [3], "The Jewish Century" de Yuri Slezkine [4], "The Rulers of Russia" de Denis Fahey [5], y "The Secret Behind Communism" [6] de David Duke.

[3] http://www.iamthewitness.com/books/Frank.L.Britton/Behind.Communism.htm
[4] Revisión de Kevin MacDonald en http://www.vdare.com/articles/stalins-willing-executioners
[5] http://www.whale.to/c/rulers-of-russia-by-denis-fahey.pdf
[6] http://www.pdfarchive.info/pdf/D/Du/Duke_David_-_The_secret_behind_communism.pdf

     Mientras los judíos han cargado al mundo occidental con la culpa por su presunto "holocausto" de 6 millones y, todavía hasta la fecha, demandan millones de dólares en reparaciones, ellos mismos no han reconocido su propia culpa directa en el genocidio armenio, el ruso y muchos otros que ellos perpetraron contra muchas naciones durante toda la Historia. Los judíos se dan a sí mismos el derecho de acusar a otros de genocidas, pero no permiten que los demás pronuncien una sola palabra sobre crímenes genocidas judíos o ni siquiera investigar la validez de su propio "Holocausto". Ellos usan esta última historia del "holocausto" de 6 millones de judíos (ha habido varias historias de un "holocausto" de 6 millones de judíos en el pasado) para manipular y dictar la política exterior de países europeos y de Estados Unidos.


* * * *


     Los judíos han estado desempeñando un siniestro y egoísta papel manipulador en Estados Unidos desde que Colón descubrió el Nuevo Mundo. Sus crueles explotaciones han provocado el exterminio de millones de personas de las naciones indígenas. Sus comerciantes de esclavos causaron la muerte de aproximadamente 100 millones de víctimas africanas.

     Muchos no son todavía conscientes de que Cristóbal Colón era de hecho un judío marrano. Los marranos, a veces llamados conversos (convertidos) eran los judíos españoles que vivieron y prosperaron bajo el dominio árabe en España, y que más tarde, después de la recaptura cristiana de España, fingieron convertirse al cristianismo para evitar la Inquisición española de 1350 iniciada por la Iglesia Católica para afirmar el cristianismo a través de toda Europa. Cecil Roth, el historiador judío británico declaró: "No fue difícil para los judíos insinceros y oportunistas convertirse en cristianos oportunistas e insinceros" (Cecil Roth, "Historia de los Marranos", Filadelfia, 1932) [7].

[7] http://newensign.christsassembly.com/A%20History%20of%20The%20Marranos.pdf

     Muchos historiadores judíos, como Cecil Roth ("Personalidades y Acontecimientos en la Historia Judía", Filadelfia, 1953) y Tina Levitan ("Jews in American Life", Nueva York, 1969), afirmaron que hay una fuerte evidencia de que Colón era un judío. Levitan encontró una referencia a la judeidad de Colón en un documento diplomático escrito por el embajador francés en España, que se refería a Colón como "el judío". Cristóbal Colón era hijo de Domingo Colón y Susana Fontanarrosa, a su vez hija del judío Jacob Abraham. Según Levitan, "Ningún judío español podría haber esperado alguna vez la ayuda del rey y la reina de España, de modo que el explorador (Colón) afirmó ser un católico italiano".

     Dos historiadores judíos, George Cohen en su libro "Jews in the Making of America" (Boston, 1924), y el doctor M. Kayserling en su libro "Christopher Columbus and the Participation of the Jews in the Spanish and Portuguese Discoveries" (Nueva York, 1894), proclamaron que judíos marranos ricos como Luis de Santángel, Gabriel Sánchez, Juan Cabrero y otros, y no la reina Isabel, habían financiado las expediciones de Colón. Santángel y Cabrero invirtieron 17.000 ducados (más de 100.000 dólares), mientras otros judíos como Abraham ben-Samuel Zacuto proporcionaron el equipamiento de astronomía y de navegación.

     En su primera expedición Colón descubrió la isla de La Española (actuales Haití y República Dominicana), donde él estableció una pequeña colonia de treinta y nueve personas de su tripulación. A su regreso a España él afirmó que había descubierto una nueva tierra. Él la llamó la Nueva Tierra Prometida a fin de animar a los judíos a financiar y unirse a él en más expediciones. Su segunda expedición consistió en una fuerza invasora de 17 grandes barcos y muchos nuevos colonos para La Española. Tras su llegada él descubrió que los nativos, conocidos como Taínos, habían matado a los 39 tiránicos hombres que él había dejado allí. Así, a fin de restablecer su autoridad y colonizar la isla para sus nuevos colonos mayormente judíos, Colón instituyó duras políticas de esclavitud y exterminio contra la población taína nativa.

     En su libro "Indians Are Us? Culture and Genocide in Native North America" (1994) [8], Ward Churchill, ex-profesor de estudios étnicos en la Universidad de Colorado, describió a Colón como un criminal de masas peor que el líder SS Heinrich Himmler, declarando que la campaña genocida de Colón redujo la población nativa de no menos de 8 millones en 1500 a simplemente 22.000 en 1514, según el censo español, un genocidio de 7.978.000, el exterminio de una población entera. Sin embargo, el bien documentado "holocausto" de ocho millones llevado a cabo por Colón, a diferencia del impugnado supuesto "holocausto" de 6 millones llevado a cabo por Hitler, ha sido olvidado y Colón es aclamado como un héroe por los medios de comunicación controlados por los sionistas y por la distorsionada Historia occidental.

[8] http://web.mit.edu/thistle/www/v9/9.11/1columbus.html

     La esclavitud está prohibida en las religiones, en el cristianismo, en el Islam, en el budismo, pero no en el judaísmo. En el judaísmo la propiedad de esclavos no sólo era legal sino una obligación religiosa, y es fomentada por los mandamientos de Moisés (Levítico 25:44-46). Los esclavos, de naciones no-judías, son una propiedad para ser comprada, vendida y heredada según Moisés. A los judíos se les dio un permiso divino para comerciar con la esclavitud. El 4 de Enero de 1861 el rabino Morris Jacob Raphall de la congregación B’nai Jeshurun en Nueva York dio un sermón defendiendo la esclavitud, declarando que los bíblicos Abraham, Isaac, Jacob y Job, a quienes Yahvé "se dignó dar el carácter de perfectos, justos y temerosos de él, eran propietarios de esclavos". Los comerciantes judíos de esclavos, especialmente judíos estadounidenses, habían prosperado enormemente del costo de vidas de cientos de millones de esclavos.

     Los colonos europeos, los llamados Pioneros estadounidenses de la recientemente descubierta Tierra Prometida, necesitaban mucha mano de obra para limpiar los campos para construír sus nuevas casas, plantar y cosechar, sobre todo en el área del enorme Sur que era apta para el cultivo de arroz, algodón, tabaco y caña de azúcar. Los judíos de Holanda, que proporcionaron esclavos al Viejo Mundo, consideraron esa necesidad como su oportunidad dorada para expandir su comercio de esclavos en el Nuevo Mundo. Ellos establecieron la Dutch West Indies Company y enviaron a Jacob Barsimson a Nueva Amsterdam (Nueva York) para comenzar dicho comercio. Muchos otros judíos siguieron estableciéndose a lo largo de la costa del Este en Nueva Amsterdam y Newport, Rhode Island, que más tarde sería comúnmente referido como "El Centro Mundial Judío de Newport del Comercio de Esclavos".

     Al principio los judíos construyeron destilerías de licor para producir ron y whisky a fin de venderlos como aguardiente a los indios nativos para conseguir enviciarlos y explotarlos como esclavos. Los indios resultaron ser demasiado orgullosos para ser esclavos obedientes y eran agricultores pobres. Entonces los tratantes judíos de esclavos pusieron sus ojos en África. Ellos construyeron lo que fue llamado una Agencia Africana, cuya función era "recolectar" esclavos africanos, llevarlos a las costas africanas del Oeste, y prepararlos para ser embarcados hacia el Nuevo Mundo. Adictos al licor hecho por los judíos, los jefes de los pueblos solía asaltar otros pueblos, secuestrar a sus niños e intercambiarlos como esclavos con la Agencia por más licor y cuentas de cristal.

     Los esclavos capturados eran encadenados juntos, dos a la vez, acorralados como ganado a través del páramo africano hasta las costas del Oeste, cargados en barcos poseídos por judíos en un ambiente asqueroso y atestado, sufriendo durante el mes y medio de viaje hacia EE.UU., y vendidos en subastas humillantes. Muchos no sobrevivieron al viaje y murieron en el camino. Se ha calculado que por cada esclavo africano que resistió el rigor de ese viaje y alcanzó suelo norteamericano, otros nueve murieron por el camino. Con la captura y transporte anual de un millón de esclavos africanos se ha estimado que desde 1661 hasta 1776 (115 años) aproximadamente 110 millones de esclavos habían sido sacados de sus propios pueblos. Sólo aproximadamente el 10% de los esclavos, once millones, alcanzaron las Américas. El costo de ese comercio judío de esclavos fue de aproximadamente 100 millones de almas africanas. ¿Cómo se compara esto con el presunto "holocausto" judío?.

     Algunos de los judíos que fueron responsables de este gran holocausto fueron Aarón López, que poseía el 50% de barcos de esclavos, Issac Levy, Moses Levy, Mordecai Gómez, Nathan Marston, Jacob Barrett, Abraham Baruch, Judah Benjamin, Abraham Cohen, Isaac Elizer, Samuel Moses, y muchos otros.

     El Instituto Carnegie de Tecnología en Pittsburgh, Pennsylvania, alberga y hace públicos documentos auténticos titulados "Documentos Ilustrativos de la Historia de la Trata de Esclavos en Estados Unidos". Esos documentos enumeran con detalle los nombres y los dueños de los barcos de esclavos (exclusivamente judíos), la correspondencia de esos dueños judíos con los capitanes de sus barcos, y el número de esclavos, incluyendo sus pérdidas, en cada viaje. También revise el estudio de 1968 de Walter White "¿Quién Trajo los Esclavos a América?" [9], y los libros "The Secret Relationship Between Blacks and Jews", volúmenes uno y dos [10], del Departamento de Investigación Histórica de las Naciones del Islam.

[10] Volumen 1 en https://www.radioislam.org/islam/english/books/secrrel1/The%20Secret%20Relationship%20between%20Blacks%20and%20Jews.pdf   y volumen 2 en
http://www.pdfarchive.info/pdf/T/Th/The_Nation_of_Islam_-_The_Secret_Relationship_between_Blacks_and_Jews_Volume_2.pdf


* * * *


     Basada en el distorsionado supremacista y racista mito religioso judaico del "Pueblo Elegido de Yahvé en la Tierra Prometida de Yahvé", la élite del poder judío se reunió, hace más de dos mil años, y trazó un plan para establecer un Orden Mundial judío, cuyo objetivo último es establecer un Gran Israel exclusivamente judío en el corazón del Viejo Mundo que se extienda desde el Éufrates al Nilo con Jerusalén como su capital.

     Durante los pasados dos mil años este proyecto de un Gran Israel no ha logrado materializarse. El sionismo ha permanecido como un movimiento minoritario de judíos principalmente de Europa del Este. Los judíos en general, especialmente los judíos europeos y estadounidenses, son más materialistas que religiosos y han prosperado bien en Occidente debido a sus desviadas prácticas: usura, prostitución, juegos de azar y adicción a sustancias. Los judíos orientales Mizrahi se habían establecido cómodamente en los Estados musulmanes árabes y no quisieron desarraigarse ni siquiera por objetivos religiosos.

    Para forzar a los judíos a emigrar a Palestina, los líderes sionistas siguieron la recomendación de Theodor Herzl donde él declaró: "Es esencial que los sufrimientos de los judíos empeoren. Eso ayudará a la realización de nuestros proyectos. Tengo una excelente idea... induciré a los anti-judíos a liquidar la riqueza judía... los anti-judíos nos asistirán, reforzando así la persecución y la opresión de los judíos. Los anti-judíos serán nuestros mejores amigos".

     Los líderes sionistas lanzaron encubiertas campañas anti-judías y de propaganda afirmando que los judíos eran perseguidos y masacrados en Europa del Este. Incluso antes de la 1ªGM, las publicaciones de los medios estadounidenses poseídas por los sionistas afirmaron que 6 millones de judíos europeos habían sido exterminados en un holocausto. Las historias de ese "Primer Holocausto" [11] llenaron las primeras páginas de los periódicos estadounidenses, especialmente del New York Times, poseído por los judíos, el cual comenzó la campaña en su edición del 11 de Junio de 1900, la cual duró hasta la edición del 17 de Febrero de 1945, contando historias de masacres judías y los 6 millones de víctimas, la mitad de la población judía. Hay una profecía talmúdica de que los judíos "retornarán" a Palestina después de la muerte de 6 millones de ellos.

[11] http://www.zioncrimefactory.com/wp-content/uploads/2011/09/The-First-Holocaust.pdf

     La mayoría de los judíos europeos, sobre todo alemanes, se consideraban europeos, y rechazaron el Sionismo. Cuando las campañas sionistas fallaron en forzarlos a emigrar a Palestina, la organización sionista decidió emprender acciones reales. Europa, especialmente Alemania, presenció ataques terroristas contra propiedades judías. El ataque que fue más publicitado fue la Kristallnacht del 9 y 10 de Noviembre de 1938. Lo que se omite de ese incidente es el hecho de que dos días antes de la Kristallnacht, el 7 de Noviembre, un joven judío polaco de nombre Herschel Grynszpan [12], fue enviado para matar al embajador alemán ante Francia, el conde Welczek. En vez de eso, él equivocadamente disparó a la oficina del Primer Secretario, Ernst vom Rath. Los alemanes se enfurecieron y fueron incitados a atacar propiedades judías.

[12] http://www.thepeoplesvoice.org/TPV3/Voices.php/2013/11/11/kristallnacht-75th-anniversary-what-real

     Vale la pena mencionar aquí, aunque son ignorados deliberadamente, los esfuerzos de la policía alemana para proteger las propiedades judías de la muchedumbre. Para empeorar las cosas, las organizaciones sionistas declararon un boicot económico contra Alemania y aprovecharon esa oportunidad para animar a los judíos alemanes a evitar la persecución alemana emigrando a Palestina.

     Ese "escape" judío desde Alemania es una historia fraudulenta. El hecho era que los viajes y la emigración a Palestina por parte de judíos, como lo explica el ensayo "Jewish Emigration from the Third Reich" de Ingrid Weckert [13], eran libres y realmente muy bien organizados y animados por los nacionalsocialistas. Los sionistas tenían muchos acuerdos con los nacionalsocialistas para facilitar la emigración judía, sólo a Palestina. La cooperación entre nacionalsocialistas y sionistas se remonta a 1933 cuando el Congreso de la Organización Sionista Mundial apoyó al Partido Nacionalsocialista y derrotó una resolución que pedía acciones contra Hitler. La Federación Sionista de Alemania apoyó al Partido Nacionalsocialista desde 1933.

[13] http://www.vho.org/aaargh/fran/livres8/WECKERTjewemig.pdf

     El Banco Anglo-Palestina de la Organización Sionista Mundial rompió el boicot judío de Alemania e hizo un tratado comercial con Hitler y se convirtió en el principal distribuidor de bienes nacionalsocialistas a través de todo Oriente Medio y Europa del Norte. La organización sionista estableció campos de trabajo en Alemania para entrenar a jóvenes judíos alemanes nacionalsocialistas en agricultura y guerra antes de transportarlos a Palestina. El lema de esos campos de trabajo era "ARBEIT MACHT FREI", "El Trabajo Te Libera". Aquellos eran campos de entrenamiento militar y no campamentos para prisioneros como se ha afirmado.

     Los judíos alemanes que rechazaron el Sionismo fueron perseguidos, sus propiedades confiscadas, y fueron enviados a esclavizadores campamentos para prisioneros, para trabajo de guerra, no sorprendentemente por la policía judía llamada la "Policía Judía del Orden" [14] también conocida como "Judenratte". Fue esa policía judía la que fue responsable de los encarcelamientos y las muertes de muchos judíos alemanes no-sionistas. Por otra parte, los judíos sionistas, sobre todo los jóvenes y capaces, fueron transferidos en barcos alemanes a Palestina. La Organización Sionista Mundial, que supervisó esa transferencia, rechazó todas las solicitudes judías de inmigración a cualquier otro país aparte de Palestina.

[14] http://davidduke.com/polish-historian-who-dared-to-tell-truth-sacked-faces-criminal-charges/

     Además de ese acuerdo de transferencia, conocido como "Ha’avara" en hebreo, las organizaciones sionistas habían cooperado con los nacionalsocialistas en sus esfuerzos de guerra contra los Aliados. En 1941 Avraham (Ya’ir) Stern hizo un pacto militar entre la sionista Organización Militar Nacional (conocida como el grupo terrorista Stern) conducida por Yizhak Shamir, una vez un Primer Ministro israelí, y la Alemania Nacionalsocialista, conocido como el "Documento de Ankara". Esas organizaciones terroristas sionistas [15] habían bombardeado objetivos británicos en el Mandato británico de Palestina, como el hotel Rey David en Julio de 1946, ataques contra los ferrocarriles, refinerías de petróleo y botes de la policía. Gran parte de ese terrorismo sionista está documentado en el libro de David A. Charters "The British Army and Jewish Insurgency in Palestine, 1945-1947". Los ataques terroristas sionistas contra Gran Bretaña no estuvieron restringidos sólo a Palestina. El 31 de Octubre de 1946 el grupo terrorista sionista Irgun bombardeó la embajada británica en Roma. El grupo terrorista sionista Stern envió asesinos a Gran Bretaña para asesinar a funcionarios británicos.

[15] https://journals.lib.unb.ca/index.php/jcs/article/view/10538/11136

     Inicialmente las organizaciones sionistas habían sacrificado intencional y voluntariamente las vidas de millones de judíos europeos no-sionistas, y más tarde de judíos árabes sefardíes, a fin de presionar a otros judíos para que emigraran a Palestina para establecer un Estado judío.

     Muchos historiadores y escritores judíos han documentado este sacrificio sionista, el "Holocausto" o Shoa. Entre éstos están los libros de Lenni Brenner "El Sionismo en la Época de los Dictadores" y "51 Documentos. Colaboración Sionista con los Nacionalsocialistas"; el libro del ferviente sionista Ben Hecht "Perfidia", acerca del sacrificio de judíos húngaros; el libro de 1960 de Hannah Arendt "Eichmann en Jerusalén. Un Informe sobre la Banalidad del Mal"; el libro del escritor pro-Israel Edwin Black "El Acuerdo de Transferencia: La Dramática Historia del Pacto entre el Tercer Reich y la Palestina Judía", acerca del pacto de 1933 para transferir a 60.000 judíos alemanes y 100.000 dólares a Palestina; el libro de Alfred Lilienthal "¿Qué Precio Israel?", y el libro de Ingrid Weckert "Emigración Judía desde el Tercer Reich", sólo para mencionar unos pocos de entre muchos otros libros.

     El núcleo de la ideología sionista es diferente al de cualquier otro movimiento colonialista orientado a explotar a la población autóctona. El objetivo sionista es la evacuación total de la tierra de parte de sus habitantes palestinos mediante el proceso de exterminio y transferencia masiva, arrasamiento de sus ciudades y pueblos, borradura de su historia y cultura, y suplantación con una población extranjera únicamente de judíos occidentales, para inventar una nueva historia y cultura, y construír una nueva sociedad supremacista. El idioma del "Estado judío [que] es impensable sin la transferencia obligatoria de los árabes a los Estados árabes" había sido adoptado desde el primer Congreso Sionista en Basilea en 1897, y había sido repetido por célebres líderes sionistas como Israel Zangwill (escritor judío sionista), Haim Weisman (presidente de la Organización Sionista), Theodor Herzl (fundador de la Organización Sionista Mundial, WZO), Nahman Syrkin (fundador del Sionismo Social), Selig Soskin (director del Fondo Nacional Judío), y muchos otros líderes sionistas hasta hoy.

     Esta mentalidad genocida fue expresada en la declaración de Arthur Ruppin, jefe de la Agencia Judía en Palestina desde 1933 a 1935: "No creo en la transferencia de individuos, creo en la transferencia de pueblos enteros". En una carta de 1937 a su hijo, el sionista David ben-Gurión, que se convertiría en el primer Primer Ministro de Israel, escribió: "Expulsaremos a los árabes y tomaremos su lugar. En cada ataque debería darse un golpe decisivo que provoque la destrucción de casas y la expulsión de la población". Ante los ejecutivos de la Agencia Judía, Ben-Gurión declaró en 1938: "Estoy a favor de la transferencia obligatoria, y no veo nada inmoral en ello".

     Los ataques y expulsiones en las que Ben-Gurión estaba pensando comenzaron realmente a principios de los años '30 cuando el dinero sionista fue usado para comprar la tierra de señores feudales otomanos ausentes y expulsar a todos los agricultores palestinos de la tierra. Hacia 1931, 20.000 familias palestinas fueron desalojadas de su tierra de este modo. Para acelerar el proceso, Ben-Gurión y Moshe Sharett, quien más tarde se convirtió en el segundo Primer Ministro israelí, lanzaron el "Plan C", cuyos objetivos eran el asesinato de líderes políticos palestinos, apoyadores financieros, oficiales de alta graduación y funcionarios, daño a los transportes, daño a los medio de subsistencia de los palestinos, a los pozos de agua, granjas y pequeños negocios, y el ataque a pueblos, clubes, cafés y lugares de encuentro de los palestinos. Esos ataques fueron cometidos por los grupos terroristas "Itzel", conducido por Menájem Begin, y "Lehi", conducido por Yitzhak Shamir. Los terroristas Begin y Shamir se convirtieron en posteriores Primeros Ministros del Estado terrorista de Israel.

     A principios de 1948 las milicias sionistas estaban muy bien entrenadas y armadas, y listas para tomar la tierra. El 10 de Marzo de 1948 Ben-Gurión lanzó el "Plan D", también conocido como "Plan Dalet", cuyos objetivos eran la destrucción de pueblos palestinos y la transferencia forzosa de los aldeanos para que se convirtieran en una responsabilidad económica de las fuerzas árabes generales.

     El Plan Dalet tenía muchas sub-operaciones militares originadas en la Palestina central hacia tres direcciones: Operación Dani, hacia el Este para capturar Jerusalén, Operación Dekel, hacia el Norte para alcanzar el río Litani en el Líbano, y Operación Anti-Farouq, hacia el Sur para capturar Gaza y Sinaí. El Plan Dalet fue comunicado a los comandantes militares con órdenes operacionales de Ben-Gurión claramente definidas para la acción sin distinguir entre inocentes y culpables. Él declaró que "ha llegado el tiempo de infligir daño colateral... cada ataque tenía que terminar con la ocupación, destrucción total de pueblos y expulsión de todos los habitantes".

     Ben-Gurión estableció un escuadrón de la muerte terrorista conocido como la Unidad 101 que fue encabezado por Ariel Sharon, quien más tarde llegó a ser Primer Ministro, el peor criminal genocida en la historia de Israel, también conocido como "el carnicero" y "la retroexcavadora". Durante comienzos de los años '50 la Unidad 101 de Sharon fue responsable de muchas demoliciones de pueblos y masacres en Idna, Surif, Wadi Fukin, Jalameh, Rantis, Budrus, Dawayima, Jan Yunis y Gaza, entre muchos otros lugares. Sharon posteriormente fue responsable de muchas otras masacres y demoliciones de casas en la Cisjordania, Gaza, Egipto y Líbano. Esas masacres seguían un patrón, repetido en un pueblo tras otro.

     Durante la guerra de 1948 los israelíes despoblaron 675 pueblos y villas de los palestinos y cometieron 70 masacres. Al menos 33 masacres de civiles palestinos [16] fueron cometidas y 450 pueblos palestinos fueron completamente arrasados hasta el suelo [17] incluso antes de que cualquier ejército árabe hubiera entrado en el conflicto. Los soldados israelíes también habían ejecutado a sangre fría a prisioneros árabes. Se reportó que entre 5.000 y 15.000 prisioneros egipcios fueron asesinados a sangre fría durante la guerra de 1956. Según el secretario general de la Organización de Derechos Humanos egipcia, Muhamad Munib, 11 fosas comunes fueron descubiertas en Sinaí. La BBC reportó el 7 de Septiembre de 1997 que los soldados israelíes, no dispuestos a cuidar de los prisioneros de guerra y queriendo ahorrar sus municiones, condujeron sus tanques sobre los presos egipcios que estaban amarrados.

[16] https://occupiedpalestine.wordpress.com/2010/10/03/the-deathmasters-israeli-massacres-on-palestinians/
[17] http://www.israelnationalnews.com/News/News.aspx/168912#.Uwma8oZBlnA

     Ben-Gurión lanzó también una campaña para borrar de la Historia la historia palestina y su cultura. Él estableció un "comité de nombramiento" formado por presuntos arqueólogos y expertos bíblicos para rebautizar todas las ciudades palestinas y los sitios de los pueblos arrasados que habían sido militarmente usurpados. El objetivo de ese comité era des-arabizar y hebraizar la tierra, un proceso de memoricidio de la historia palestina y su cultura afirmando que Palestina era una tierra desierta sin gente, y que los judíos habían convertido ese desierto en jardines florecientes. Golda Meir más tarde negó la existencia de los palestinos declarando que nunca hubo un pueblo palestino.

     Los sucesivos líderes israelíes prosiguieron el genocida plan sionista ocupando la Cisjordania, la Franja de Gaza y los Altos del Golán en 1967. En la Cisjordania ellos asesinaron a 13.000 palestinos y desalojaron de sus hogares a casi 400.000. La expulsión de familias palestinas y la demolición de sus casas se ha convertido en una rutina israelí en curso. Sólo en Jerusalén ellos demolieron 9.000 casas y perturbaron la residencia de 15.000 palestinos allí. La usurpación de la tierra palestina y la construcción de colonias israelíes (llamadas "asentamientos") prosiguen con toda fuerza hasta el presente.

     Las guerras israelíes contra los Estados árabes buscadores de la paz nunca se ha detenido. En 1982 Israel ocupó el Líbano y durante 18 años devastó dicho país. Israel atacó el Líbano otra vez en 2006, pero fue repelido. Israel rechazó el gobierno palestino democráticamente elegido de Hamás y le puso sitio en la Franja de Gaza durante los pasados siete años haciendo de Gaza el campo de concentración al aire libre más grande de la Historia, privando de comida a su población, y haciendo de Gaza su campo de matanza y práctica de tiro para armas internacionalmente prohibidas, como sucedió en Diciembre de 2008.

     Cuando Israel afrontó una resistencia árabe eficaz y dejó de conseguir cualquiera de sus objetivos militares contra el libanés Hezbolá y Hamás de Gaza, los líderes sionistas perpetraron los ataques del 11-S contra Estados Unidos. Ellos usaron los ataques del 11-S, la guerra global contra el terrorismo, el "Holocausto", el "anti-semitismo" y la protección del "pueblo elegido de Yahvé" para azuzar al Occidente cristiano contra el mundo musulmán, manipulando las intervenciones militares estadounidenses en el mundo, sobre todo en el Oriente Medio, para perpetrar muchos "holocaustos" contra naciones no-judías: Afganistán, Iraq, Siria, Libia, Líbano y Palestina.

     El sionismo con su herramienta israelí constituye la amenaza más grande para el mundo entero. Con un dios celoso, enojado, vengativo y genocida, como es descrito en su Torá, como el ídolo y ejemplo ideal a imitar, uno puede muy bien entender que los judíos, a lo largo de sus generaciones, han desarrollado en su conciencia colectiva una característica genocida supremacista similar. Después de todo, Jesús se dirigió a ellos, hace dos mil años, diciéndoles: "Ustedes pertenecen a vuestro padre, el diablo" (Juan 8:44).–





No hay comentarios:

Publicar un comentario